Poner el cuerpo para defender la causa de otros: así trabaja Marabunta
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Alejandro Ponce.

Poner el cuerpo para defender la causa de otros: así trabaja la Brigada Marabunta

El objetivo de Marabunta en las marchas es garantizar que las protestas lleguen al final, que cumplan su propósito. Una de sus reglas es sonreir.
Alejandro Ponce.
Comparte

Cada que se convoca una marcha ciudadana en la Ciudad de México, un grupo de jóvenes vestidos con una playera y un casco rojos acuden a apoyar en las labores de protección de los manifestantes. Se trata de la Brigada de Paz Marabunta, dedicada a defensa de derechos humanos.

Desde 2012, jóvenes voluntarios de la ciudad comenzaron a capacitarse en primeros auxilios y mediación de conflictos para acudir a las marchas en la capital del país y documentar las agresiones policiales, además de atender a las personas lesionadas. Así se conformó este grupo.

Carla Ríos, subdirectora de la Brigada Marabunta, recuerda que la primera vez que salieron a brindar apoyo fue en la protesta por el inicio del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Lee: Marchas del #8M: Horarios, rutas, recomendaciones y todo lo que debes saber

“Decidimos ir a ayudar porque no había quien atendiera a los protestantes ni quién documentara lo que estaba pasando, además de que la mayoría de los que estaban ahí eran jóvenes. Fuimos con esa intención, y nos volvimos constantes, por el periodo de represión que hubo en las movilizaciones”, cuenta.

En esa primera protesta a la que acudieron hubo enfrentamientos entre policías y manifestantes. De ahí en adelante comenzaron a profesionalizar su labor: compraron playeras y cascos iguales para acudir uniformados y ser identificados, y se capacitaron para documentar y apoyar en la seguridad de las marchas.

Araceli Buendía, fundadora e integrante de Marabunta, dice que salir a las calles a defender personas es lo mínimo que puede hacer en una sociedad en la que el sufrimiento se convierte en un espectáculo.

“A veces da miedo, pero nosotros sabemos que es importante que salgamos y con eso aseguramos que las personas puedan manifestarse. A veces terminamos llenos de moretones por los golpes de policías, pero vamos a seguir aguantando, esa es nuestra labor”, señala.

Poner el cuerpo, un acto de amor

La primera regla de Marabunta es sonreír.

“No solo es poner el cuerpo como los policías que están en las protestas. Nuestra actitud, nuestras razones y objetivos son completamente diferentes. Para nosotros, poner el cuerpo se convierte en un acto de amor y ternura”, explica Carla.

Araceli dice que para la organización es importante asegurarse de que todas las personas puedan manifestarse.

Las dos coinciden en que las protestas de mujeres han sido especiales para su labor, pues además del compromiso humanitario de apoyo a la protesta social, sienten una empatía por la exigencia de la erradicación de la violencia de género, de la que también han sido víctimas.

Para Araceli el apoyo a causas sociales es una labor de décadas, sin embargo, las protestas de mujeres que se llevaron a cabo el último año en la Ciudad de México han marcado su vida.

“Lo que sucede en el país es una emergencia. Es por eso que las protestas de mujeres se han ido tornando cada vez más violentas, aunque la verdad es que se queda corto quemar la puerta de un edificio comparado con la violencia contra las mujeres”, señala.

“Los relatos de las familias son tan feos que una se queda con el corazón apachurrado. Desapariciones feminicidios… nos ha tocado conocer a las madres de esas mujeres y sus hijos que quedan huérfanos”, cuenta Araceli.

En su opinión, “lo que las mujeres salen a hacer es nada, porque es un día y ya, hacen catarsis porque no pueden hacer otra cosa, mientras los feminicidios se dan todos los días, el acoso… muchas de nosotras lo hemos vivido. Por eso salimos a defender la causa”.

“A mí me queda claro que como mujer es lo mínimo que puedo hacer, defender a las compañeras porque no podemos seguir indiferentes. Para nosotros es importante poder salir y que eso asegure a las personas que pueden manifestarse”, sentencia.

Lee: Torneo Violeta: Mujeres combaten la violencia feminicida con futbol en el Edomex

El año del feminismo

Xóchitl, Eréndira, Citlali y Liliana son voluntarias en Marabunta y forman parte de la brigada, así como de las actividades artísticas que se realizan en la organización.

Como parte de la brigada deben capacitarse previo a cada marcha: deben saber qué hacer en caso de que haya un enfrentamiento entre manifestantes y policías, si lanzan gas lacrimógeno o si se cometen detenciones arbitrarias.

Para prepararse acuden a un entrenamiento en el que simulan una protesta con situaciones de tensión entre ciudadanos y policías, y ensayan su participación como barrera humana para evitar enfrentamientos. También aprenden técnicas de respiración en caso de ser rociadas de gas pimienta o humo de extintor y qué hacer en caso de que se irrite la garganta.

Algunas aprenden a curar heridas, a atender fracturas y a dar contención a los manifestantes que tengan ataques de ansiedad.

Aunque han participado por años en diferentes movilizaciones como parte de la Brigada de Paz Marabunta, las cuatro coinciden en que este ha sido “el año del feminismo”.

“Cuando rompieron las puertas de la Procuraduría -en la marcha del 16 de agosto de 2019- se detonó todo. Las mujeres vieron que nada las va a parar y se soltaron con todo. Aunque la represión también ha ido en aumento” comenta Eréndira, quien estudia Antropología Social.

Participar en las marchas feministas como Marabunta ha sido para Eréndira una forma de poder estar ahí con las mujeres y transformar la rabia de todas en fuerza y temple “para estar ahí parada frente a las policías diciéndoles que se calmen, que no lastimen a las manifestantes”.

“Es algo que como mujeres nos han dicho que no podemos hacer (participar en protestas), que somos calmadas y no gritamos. Pero con estas movilizaciones descubrimos esa parte de nosotras que se enoja y transforma ese enojo en fuerza para irse a parar frente a una policía”, expresa.

Otra de las voluntarias, Xochitl, mira su labor en la brigada de paz como un regalo para las mujeres y niñas del país.

Lee: Mujeres SOS: Funcionarios tocarán casa por casa para identificar casos de violencia de género en CDMX

“Qué mejor regalo le puedo dar a las niñas que la seguridad de salir a la calle sin que las agredan, desaparezcan o asesinen. A lo mejor yo no lo voy a ver, pero detrás de mí hay generaciones que van a disfrutar de un mundo diferente”, comenta con una sonrisa en el rostro.

A sus 25 años, dice estar orgullosa de poder participar como voluntaria en las marchas y dar clases gratuitas de danza aérea en el centro cultural La Roca, que es parte del proyecto de Marabunta.

Citlali y Lili también conocieron a la brigada Marabunta por las actividades artísticas y culturales que promueven a través del centro cultural La Roca, que dirige Araceli Buendía.

Al preguntarles si consideran que las protestas de mujeres han sido distintas de otras que han apoyado como Brigada de Paz Marabunta, Citlali señala que estas han tenido más prejuicios contra las manifestantes, quienes han recibido insultos y agresiones incluso de otras mujeres.

“No se dan cuenta que es una lucha de todas. Pero ya lo hemos dicho antes, aunque muchas mujeres no apoyan al movimiento también luchamos por ellas”.

Del lado de los desprotegidos

Ganarse la confianza de manifestantes y policías no ha sido sencillo, reconoce Carla Ríos.

Al inicio de su participación en las protestas, los integrantes de Marabunta eran considerados como “infiltrados del gobierno” por los manifestantes, mientras los policías los calificaban de “anarquistas” y les pedían no interferir en su trabajo.

Miguel Barrera, fundador de Marabunta, explica que la brigada basa su apoyo en cuatro principios: independencia, neutralidad, imparcialidad y humanidad.

Esto implica “no estar del lado de nadie, pero desde el humanitarismo tenemos un posicionamiento político y en la intervención estamos obligados a estar con los más desprotegidos, que casi siempre son los manifestantes”.

“Un oficial está todo blindado y la banda a veces va hasta sin calcetines. Nosotros lo único que queremos es que se detenga la violencia, que se pueda ejercer el libre derecho a la manifestación y que los oficiales no violen derechos humanos”, dice.

Para que los principios internacionales en los que basan su actuar no se vean coartados, Carla señala que no acuden a marchas promovidas por partidos políticos ni aquellas que promuevan opiniones que vayan en contra de la dignidad humana.

El objetivo de Marabunta en las marchas “es garantizar que las protestas lleguen al final, que cumplan su propósito. Durante la administración de Peña Nieto y Miguel Ángel Mancera, en la capital, siempre se interrumpían las protestas y la nota eran los disturbios, nunca el contenido de las demandas, ahora pueden terminar y se saben las razones por las que salen a las calles”, explica Miguel.

De acuerdo con Barrera, para ser parte de Marabunta se debe tener “una fibra ética bien asentada, se debe sentir que los mueve la indignación, que les lastima ver la injusticia”.

Las hormigas que no se detienen

Debido a amenazas contra los integrantes de Marabunta, desde 2009 la organización se encuentra bajo el Mecanismo de Protección a Periodistas y Defensores de Derechos Humanos.

Los integrantes de Marabunta dicen que sus labores en las marchas disgustan a los policías, y que incluso les han pedido dejar de acudir a las protestas, pero aseguran que no van a dejar de realizar su labor voluntaria.

Además del trabajo que realizan en las protestas, Marabunta apoya la defensa de derechos humanos acudiendo voluntariamente a las labores de búsqueda de personas desaparecidas en diferentes estados del país, actividad que también los ha puesto en riesgo.

Sin embargo, como dice Miguel, a Marabunta “nada lo detiene”.

El fundador explica que el nombre de la organización proviene de una especie de hormiga que se mantiene en movimiento constante y no hace hormiguero.

“Mucha gente dice que son destructoras, porque avanzan todo el tiempo y se comen todo lo que se les cruce en el camino”, abunda.

Sin embargo, para él la Marabunta son las hormigas a las que nada las detiene. Por eso hace años su familia decidió llamar así a un club de montañismo, y años después él nombró de la misma forma a la organización que fundó con Araceli Buendía.

En palabras de Carla, “lo que hacemos es, primero, sabernos juntas y juntos, que hay un grupo de rojito que va a estar ahí contigo si algo te pasa, pero si algo le pasa a los demás va a ir contigo a ayudar”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo es un huracán espacial, el espectacular fenómeno detectado por primera vez en la Tierra

Los científicos observaron un remolino de cerca de 1.000 km de ancho a una altura de cientos de kilómetros.
6 de marzo, 2021
Comparte

Los científicos jamás habían observado un huracán como este.

Los huracanes se dan en las capas bajas de la atmósfera, pero no habían sido detectados hasta ahora en la atmósfera superior.

Un equipo internacional de científicos liderado por el profesor Qing-He Zhang, de la Universidad de Shandong, en China, realizó la primera observación de este fenómeno.

“Observamos un fenómeno con características de huracán en la atmósfera superior sobre el polo norte magnético, al que llamamos huracán espacial“, señaló el Profesor Zhang a BBC Mundo.

Si bien se teorizaba sobre la existencia de esos huracanes en las capas superiores de la atmósfera terrestre, es la primera vez que se confirma su existencia.

El estudio sobre el hallazgo fue publicado en la revista Nature Communications.

Electrones en lugar de agua

Los científicos describieron al huracán como un remolino de plasma de cerca de 1.000 kilómetros de ancho ubicado a una altura de cientos de kilómetros. Las observaciones de plasma fueron realizadas a unos 860 km de la superficie terrestre.

Hasta ahora ni siquiera había certeza de que los huracanes de plasma existieran, así que lograr probar que sí existen con esta observación es increíble”, afirmó Mike Lockwood, científico espacial de la Universidad de Reading, en Inglaterra, quien también participó en el estudio.

El plasma es un gas en el que debido a fuertes colisiones a alta temperatura los átomos se han roto, y los electrones negativos e iones positivos se mueven libremente.

Profesor Qing-He Zhang

Gentileza Qing-He Zhang
“Pasamos cerca de dos años estudiando miles de imágenes”, señaló el profesor Qing-He Zhang a BBC Mundo.

“El huracán espacial se caracteriza por una estructura en espiral con múltiples brazos porque precipita electrones en lugar de agua, una fuerte circulación de plasma con flujo horizontal cero en el centro (el ojo del huracán), y un flujo y deposición de energía enorme y veloz hacia la ionósfera polar”.

La ionósfera es una parte muy activa en la atmósfera que se superpone a las capas de la atmósfera denominadas mesosfera, termosfera y exosfera.

La ionósfera crece y se encoge dependiendo de la energía que absorbe del Sol.

Su nombre se debe a que los gases son agitados por la radiación solar y forman iones o átomos con carga eléctrica.

Partes de la ionosfera se superponen con la magnetósfera de la Tierra, que es el área alrededor de nuestro planeta en la que las partículas cargadas experimentan el campo magnético terrestre.

El huracán espacial se prolongó durante cerca de ocho horas.

“En este estudio presentamos una observación de un huracán espacial duradero, enorme y energético en la ionósfera sobre el Polo Norte magnéitco, que depositó energía del viento solar y la magnetósfera en la ionósfera durante un período de varias horas”, señala el estudio.

(El viento solar es la corriente de partículas cargadas liberadas desde la atmósfera superior del Sol, llamada corona solar).

“Miles de imágenes”

La confirmación del huracán espacial se basó en observaciones satelitales de 2014.

“Mi grupo de investigación en la Universidad de Shandong se enfoca principalmente en la conexión de la ionósfera y la magnetósfera, y sus impactos en las condiciones meteorológicas y espaciales”, afirmó el profesor Zhang.

Mi estudiante y yo pasamos cerca de dos años estudiando miles de imágenes de auroras observadas por satélites DMSP en los últimos 15 años y encontramos decenas de casos con características de huracanes espaciales, algunos no tan claros. El caso que mostramos en el estudio es el mejor”.

El programa DMSP o Programa de Defensa de Satélites para Meteorología (Defense Meteorological Satellite Program) monitorea las características físicas meteorológicas, oceanográficas y solares para el Departamento de Defensa de Estados Unidos.

“Podrían ser un fenómeno común”

“La presencia de plasma y de campos magnéticos puede verse en la atmósfera de otros planetas en el universo, por lo que los huracanes espaciales podrían ser un fenómeno común”, señaló Lockwood.

Gráfico de un huracán espacial

Zhang et al
El huracán espacial “duradero, enorme y energético” depositó energía del viento solar y la magnetósfera en la ionósfera durante un período de varias horas

En el espacio, los astrónomos han detectado huracanes en Marte, Saturno y Júpiter, que son similares a los huracanes de la atmósfera baja terrestre. También hay gases que giran en gigantescas formaciones en espiral en la atmósfera solar, y son conocidos como tornados solares.

Sin embargo, no se habían detectado huracanes en la atmósfera alta en ninguno de los planetas de nuestra heliósfera.

Impacto en las comunicaciones

El estudio del huracán espacial ayudará a comprender mejor las interacciones entre el viento solar, la magnetósfera y la ionósfera en condiciones de baja actividad geomagnética, explicó el Profesor Zhang.

“En general se cree que la transferencia de energía del viento solar y plasma a la ionósfera es muy débil cuando la actividad geomagnética es baja. Este estudio indica que aún en condiciones geomagnéticas extremadamente tranquilas existen deposiciones de energía comparables a las que ocurren en las supertormentas”.

“Esto sugiere que los indicadores de actividad geomagnética no representan apropiadamente la actividad dramática dentro de los huracanes espaciales, que se encuentran más hacia el norte que los observatorios de índices geomagnéticos”.

Campo magnético terrestre

Science Photo Library
El estudio de huracanes espaciales puede ayudar a comprender las conexiones entre la ionósfera y el campo magnético terrestres.

Comprender mejor huracanes como el observado también es clave por otros motivos.

El huracán espacial causa efectos como perturbaciones en las radiocomunicaciones de alta frecuencia y errores en navegación satelital y sistemas de comunicaciones, señaló el profesor Zhang.

Para el experto de la Universidad de Shandong, la primera observación de un huracán espacial plantea numerosas preguntas.

“Este estudio es solo el comienzo”, afirmó.

“Hay muchos interrogantes abiertos como por ejemplo: ¿qué controla la rotación de los huracanes espaciales?, ¿Son estas tormentas espaciales estacionales como sus contrapartes tropicales?, ¿Pueden predecirse los huracanes espaciales como los eventos del clima terrestre?.

“Esperamos continuar nuestras investigaciones para contestar algunas de esas preguntas y seguir aprendiendo de las respuestas”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dMEho2ZcVtE&t=2s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.