Casi el 100% de los casos de acoso y hostigamiento sexual queda impune
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo Cuartoscuro

Casi el 100% de los casos de acoso y hostigamiento sexual en contra de la mujer queda impune: Red TDT

Entre 2017 y mayo de 2019 las fiscalías abrieron 33 mil 316 carpetas de investigación por violación, pero solo se lograron 3 mil 698 sentencias condenatorias, el 11%.
Archivo Cuartoscuro
4 de marzo, 2020
Comparte

Las historias son interminables. Aunque una de las que más impactó a Ciudad de México, y a todo el país, fue la que se produjo en febrero pasado, cuando la joven de 25 años Ingrid Escamilla fue asesinada presuntamente a manos de Erick Francisco ‘N’, en el departamento donde ambos vivían en la capital mexicana.

Aún no hay certeza de si Ingrid había denunciado por malos tratos a su pareja previo al feminicidio. Las autoridades de la Fiscalía confirmaron que quien sí lo hizo fue la exmujer del presunto homicida, aunque no sirvió de nada: Erick siguió libre e Ingrid fue asesinada de una manera brutal.

Lee: Suben penas por feminicidios, pero solo 3 de cada 100 asesinatos de mujeres son esclarecidos y llegan a condena

Precisamente, en la calle donde vivía la joven en la colonia Vallejo de la alcaldía Gustavo A. Madero, un grupo de mujeres se congregaron pocos días después del feminicidio para mostrar su rechazo a un sistema de justicia que cotidianamente las ignora, las revictimiza, y que promueve la impunidad de los agresores.

“Anoche mi hermano me apuntó con la pistola. No sé qué esperan para hacer algo. Ya lo denuncié en la Fiscalía de la ciudad y solo abren carpetas de investigación. No giran orden de aprehensión, no lo buscan, no hacen nada. Solo esperan a que también me mate”, contó Aline Guerrero en aquella manifestación del 14 de febrero.

A partir de este contexto, este miércoles, la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos Todos los Derechos para Todos y Todas (Red TDT), publicó un informe en el que traduce las historias particulares de impunidad cotidiana, como la de Ingrid y la de otros miles de casos de mujeres, a una macro radiografía de la violencia feminicida en México.

Para la elaboración del estudio, la Red TDT elaboró múltiples solicitudes de información que dirigió a las fiscalías y tribunales de justicia de las 32 entidades del país, a partir de las cuales analizó el número de denuncias y de sentencias conseguidas en 15 tipos de delitos contra la mujer, como el acoso, la violación, o el feminicidio.

Aunque Olga Arnaiz, responsable de incidencia internacional de la Red TDT, advirtió en entrevista con este medio que, si bien los datos oficiales recabados muestran “un panorama dramático de impunidad”, hay que tomar las cifras “con cautela” debido a que hay un “gran subregistro” y una “gran cifra negra” como consecuencia de la opacidad de múltiples estados que no respondieron a ni una sola solicitud de información.

Lee: Incompetencia, misoginia y manejo político afectan el registro de feminicidios en los estados, alertan expertas

La radiografía

De acuerdo con el estudio ‘Impunidad feminicida: radiografía de los datos oficiales sobre violencia contra las mujeres (2017-2019)’, en los 15 tipos de delito analizados en los que la denunciante fue una mujer, los niveles de impunidad, en cuanto a sentencias condenatorias conseguidas en los últimos tres años, roza prácticamente el 99%.

En el caso de abuso sexual, entre 2017 y mayo de 2019, la Red TDT documentó que las fiscalías estatales recibieron 28 mil 977 denuncias, siendo Jalisco la entidad en la que más denuncias se interpusieron con 5 mil 660 casos, seguida de la Ciudad de México, Chihuahua y Baja California, que superan las 3 mil denuncias.

Sin embargo, el nivel de sentencias condenatorias conseguidas en el mismo periodo de tiempo y en las que se benefició a mujeres fue de apenas 785.

Es decir, solo el 2.7% de las denuncias por abuso sexual documentadas acabaron en una sentencia a favor de la víctima mujer. El 97% restante continúa impune.

Y en los casos de acoso y de hostigamiento sexual, el nivel de impunidad es todavía mayor.

De acuerdo con la Ley General de Acceso de las Mujeres a un Vida Libre de Violencia, el hostigamiento se produce en ámbitos laborales y/o escolares en una relación de subordinación de la víctima frente al agresor, y se expresa por medio de “conductas verbales, físicas o ambas, relacionadas con la sexualidad de connotación lasciva”.

Entre 2017 y mayo de 2019, la Red TDT registró 3 mil 502 denuncias por hostigamiento sexual, de las cuales solo 10 acabaron en una sentencia a favor de una víctima mujer. Esto es, el 0.2% de los casos registrados, por lo que el nivel de impunidad es de prácticamente el 100%.

Para este caso, la organización civil precisó que hubo estados como Baja California Sur y Guerrero que no respondieron a las solicitudes de información sobre las denuncias y las sentencias por este delito, respectivamente, y que entidades como Quintana Roo, Campeche y Veracruz, no presentaron la información desagregada por sexo, lo que dificultó la precisión de los datos relativos a las agresiones a la mujer.

En cuanto al acoso, una forma de violencia en la que, si bien no existe la subordinación, hay un ejercicio abusivo de poder que conlleva a un estado de indefensión y de riesgo para la víctima, el estudio refleja que las fiscalías recibieron 3 mil 796 denuncias, de las que solo 16 acabaron en una sentencia condenatoria a favor de la mujer, el 0.4%.

Para otro delito grave, el de la violación sexual, el informe refiere que entre 2017 y mayo de 2019 las fiscalías abrieron 33 mil 316 carpetas de investigación. Pero solo se lograron 3 mil 698 sentencias condenatorias, el 11%.

Aunque en este caso cabe precisar que las fiscalías no dieron datos desagregados por sexo, por lo que no se conoce cuántas de las sentencias condenatorias beneficiaron a víctimas mujeres.

Para la tentativa de violación, se abrieron 818 carpetas en las que mujeres denunciaron este delito. En 126 casos, el 15%, la denuncia terminó en una sentencia condenatoria.

Lee: Retomar la vida tras un ataque con ácido, el largo y difícil proceso para la recuperación

Feminicidio vs homicidio doloso

Por otra parte, el estudio subraya que continúa existiendo “una resistencia” por parte de las fiscalías estatales para tipificar los asesinatos de mujeres como feminicidio.

De ahí, que, para los últimos tres años, las instancias de procuración de justicia que respondieron señalaron que solo abrieron 1 mil 862 carpetas por feminicidio, una cifra que Olga Arnaiz, de la Red TDT, criticó que está muy lejos de lo que realmente está sucediendo en el país.

“Existen entidades donde el feminicidio aún no está tipificado. Pero, incluso en las que sí lo está, se sigue investigando los asesinatos de mujeres como homicidio doloso con el fin de invisibilizar la gravedad de la situación de la violencia hacia la mujer”, subrayó la activista.

“Hay logros que están en peligro”, añadió Arnaiz, quien insistió en que hay una gran preocupación acerca de esta tendencia de minimizar el feminicidio, máxime en el contexto de las notas periodísticas que hacían referencia a que diputados federales de Morena declararon que el fiscal general, Alejandro Gertz Manero, había propuesto eliminar el delito de feminicidio del próximo Código Penal Nacional.

Paradójicamente, los datos del estudio de la Red TDT muestran que el delito de feminicidio es el que menos nivel de impunidad tiene: de las 1 mil 862 denuncias documentadas en el informe, 507 acabaron en una sentencia condenatoria a favor de la víctima mujer, es decir, el 27%.

Mientras que, de las 5 mil 798 denuncias recibidas por las fiscalías por homicidio doloso contra la mujer, 848 acabaron en una sentencia condenatoria, el 14%.

Lee: La vida después del feminicidio de Mara Castilla: entre el miedo y la exigencia de justicia

Opacidad

Otro de los puntos clave que documenta la investigación de la Red TDT es la opacidad de los estados para responder las solicitudes de información.

Por ejemplo, estados como Baja California, Baja California Sur, Estado de México, Tlaxcala, Nayarit, e Hidalgo, no respondieron las solicitudes de información realizadas a través de la Plataforma Nacional de Transparencia. Mientras que las Procuradurías/Fiscalías estatales tampoco dieron respuesta vía telefónica.

Y otras entidades como Aguascalientes, Guanajuato, Sinaloa, Yucatán y Quintana Roo, no tiene información desagregada por sexo sobre la mayoría de los datos solicitados.

“Hay una falta de datos oficiales confiables por parte del Estado mexicano en cuanto a violencia contra la mujer”, apuntó Olga Arnaiz.

“Y si el mismo Estado no tiene información confiable, nos preguntamos cómo entonces se va a realizar un diagnóstico que pueda llevar al diseño de políticas públicas y cambios legislativos que comiencen a solucionar, o a paliar al menos, el problema de la violencia en México contra las mujeres”, cuestionó la activista.

Lee aquí el informe completo de la Red TDT.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
MOHAN KRISHNAN

El caso de la elefanta embarazada que murió tras comer fruta con explosivos

Las autoridades en el estado de Kerala están investigando el caso de una elefanta embarazada que agonizó durante 3 días luego de consumir fruta con explosivos. Las trampas con petardos suelen ser muy usadas por los agricultores locales.
MOHAN KRISHNAN
5 de junio, 2020
Comparte
La elefanta herida en un arroyo

MOHAN KRISHNAN
La elefanta Hathini estaba embarazada cuando sufrió graves heridas que llevaron a su muerte.

“Lo siento, hermana”, escribió Mohan Krishnan, un rescatista de la vida forestal de India, en un mensaje en Facebook.

Su publicación describió la muerte de la elefanta llamada Hathini que había comido fruta con explosivos que le causaron graves heridas en la boca. Estaba embarazada y agonizó durante tres días hasta morir en un río.

El caso ha provocado gran indignación más allá del país asiático. Las autoridades lo investigan como un posible crimen de crueldad contra los animales ocurrido en el estado Kerala.

“Con la boca y la lengua destruidas por la explosión, se paseaba hambrienta sin poder comer. Debe haber estado más preocupada por la salud del bebé dentro de ella que por el hambre que pasaba”, escribió Krishnan en su página de Facebook el pasado 30 de mayo, informó BBC Hindi.

Algunos agricultores suelen usar trampas para ahuyentar de las cosechas a los animales silvestres, principalmente jabalíes. Pero no es la primera vez que un elefante sufre heridas por explosivos.

La investigación ha llevado a interrogatorio a varios sospechosos, uno de los cuales fue detenido.

La elefanta herida en un arroyo

MOHAN KRISHNAN
Hathini no pudo ser rescatada por funcionarios y habitantes que la vieron herida.

“El acusado trabaja como jornalero en el cultivo del caucho”, dijo el funcionario policial G.P. Sivavikram, del distrito de Pallakad, a BBC Hindi.

¿Qué se sabe del incidente?

El incidente ocurrió el pasado 23 de mayo en el distrito Palakkad del estado de Kerala, suroeste de India, cerca de una zona de tierras de cultivo.

“Solo sabemos que las lesiones fueron causadas por alguna sustancia explosiva“, dijo el funcionario forestal Sunil Kumar.

La elefanta preñada había salido de los límites del parque nacional Valle Silencioso en busca de comida cuando ocurrió el incidente, según las investigaciones.

Map

La hembra preñada fue localizada después a mitad de un arroyo con heridas. Los lugareños intentaron sacarla del agua para que recibiera tratamiento, pero los esfuerzos no fueron suficientes y el animal se derrumbó y murió.

Krishnan, miembro del Equipo de Rescate Rápido del Departamento Forestal, explicó en Facebook que Hathini tenía heridas considerables en las mandíbulas y probablemente se mantuvo sumergida para aliviar el dolor.

Pasó tres días en el arroyo antes de morir, explicó.

Al investigar el caso, informó BBC Hindi, uno de los detenidos llevó a los funcionarios al lugar donde ocurrió el incidente y después se dieron los arrestos.

El oficial Sivavikram explicó que “para mantener a los animales alejados de los campos, es muy común que la gente de la región use piñas, coco o jaca” como trampa.

Hombres intentan ayudar a una elefanta

Reuters
Los lugareños intentaron rescatar a la elefanta, pero no tuvieron éxito.

El Jefe de la Guardia de Vida Silvestre de Kerala IFS Surendra Kumar le dijo a la BBC: “Parece que el objetivo principal de usar explosivos era eliminar los jabalíes de los campos”.

“Solo sabremos si el coco o piña se usó para explosivos cuando otros dos acusados sean arrestados”, explicó.

Uno de ellos se fugó. Se sospecha que él fue quien puso el explosivo en la fruta, informó BBC Hindi.

Una práctica común

Empacar explosivos ligeros en piña o carne y evitar que los animales entren en los campos es una práctica local común conocida como “foil padkam” en malayalam, que significa “galleta de cerdo”.

Estos explosivos se preparan a partir de materiales fabricados localmente o con fuegos artificiales como los utilizados en festivales.

Los expertos en vida silvestre creen que los explosivos y los diferentes tipos de trampas se usan no solo en Kerala sino en todo el país.

El caso de Hathini ha motivado a varias personas a publicar mensajes con dibujos sobre la elefanta y su cría.

Un incidente similar ocurrió hace 18 años con un elefante al que Jacob Chiran, exprofesor del Colegio de Ciencias de la Vida Silvestre y Silvicultura de India, le practicó una cirugía luego de que resultó gravemente herido en la boca.

“No pudimos salvar al elefante porque ningún animal puede sobrevivir cuando las mandíbulas superior e inferior sufrieron heridas graves”, le dijo Chiran a BBC Hindi.

Otro incidente se dio apenas en abril pasado, cuando un elefante de 8 o 9 años entró en contacto con el explosivo cerca de Pathanpur, en el distrito Kollam.

Elefantes cruzan un camino en India

AFP
La reducción de bosques hace más frecuente la presencia de elefantes en zonas habitadas en India.

El exdirector de veterinaria forestal de Kerala, EK Eswaran, dijo a BBC Hindi que “por lo general, los elefantes no dañan el café u otras plantaciones. Solo toman cultivos de arroz y plátano”.

“Los jabalíes están en todas partes, pero hoy en día rara vez vemos incidentes de lesiones de jabalíes”, añadió.

Pero ¿es la única forma de ahuyentar a los animales?

Sobre esta pregunta, el administrador de Wildlife First, Praveen Bhargava dijo: “Absolutamente no”.

“Hay muchos tipos de redes, trampas de mandíbulas, redes excavadas en cajas y redes puntiagudas. Aparte de esto, hay algunas sustancias venenosas aplicadas a las plantas, que son fabricadas solo por ciertas personas. De esta manera, el trabajo de caza se realiza a gran escala en todo el país“, explicó.

Bhargava llama al uso de todos estos métodos y explosivos un “asesino silencioso”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=cKtEr6wc8L4

https://www.youtube.com/watch?v=qKGT8_94Sjk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.