Trabajo en casa y negocios sin clientes: CDMX se apaga por el COVID-19
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Carlo Echegoyen

Trabajo en casa, calles semivacías, y negocios sin clientes: la CDMX comienza a apagarse por el coronavirus

Por las dos laterales de Reforma, a la altura de la Torre Mayor, no circulan coches, ni tampoco bicicletas.
Carlo Echegoyen
18 de marzo, 2020
Comparte

Son poco más de la seis de la tarde y en la avenida Paseo de la Reforma, en el corazón financiero de la Ciudad de México, el tráfico fluye con una ligereza poco habitual para un martes después de un puente y en plena hora pico.

Los carriles centrales de esta arteria, entre el Ángel de la Independencia y la Estela de Luz, llevan carga vehicular, aunque apenas se escuchan los habituales toques de claxon escupiendo estridencias.

Los semblantes de los agentes de tránsito, cotidianamente tensos y con las mandíbulas apretadas por la cascada de gritos y de insultos que salen del embudo que se forma en la glorieta de la Diana, están relajados. Hoy, los semáforos se bastan por sí solos para controlar el tráfico capitalino.

Lee: Alumnos y padres en CDMX se adelantaron a la suspensión de clases; salones lucieron semivacíos

A unos pocos metros de distancia, en la estación del Metrobús Chapultepec donde a diario hay largas filas de usuarios, el policía está sorprendido porque los autobuses que bajan desde Campo Marte traen múltiples lugares libres.

“Parece domingo”, dice sonriente y encogiendo los hombros.

Por las dos laterales de Reforma, a la altura de la Torre Mayor, no circulan coches, ni tampoco bicicletas.

Y la calle Toledo, que en día laboral es un corredor estrecho de puestos ambulantes y de miles de personas caminando hacia el Metro Sevilla después del trabajo, está casi desierta y con lugares libres de estacionamiento. Algo insólito para la zona.

La ciudad continúa con las pulsaciones constantes: los restaurantes, las cafeterías, las fondas, los puestos ambulantes… Todo sigue abierto.

Aunque en México aún no se decreta ninguna medida excepcional de confinamiento para evitar la propagación del COVID-19-, como en otros países donde el brote ha causando miles de contagios, como España, Italia o Francia, una parte de los capitalinos han comenzado a resguardarse. A apagarse.

Se nota especialmente a esta hora pico, y en esta zona, donde varios corporativos bancarios, compañías transnacionales, empresas locales, y embajadas instruyeron a su personal para que laboren desde casa. En home office.

Lee: COVID-19: México registra 93 casos confirmados en 19 estados

“Si uno no sale a trabajar a la calle, no come”

Pero el home office, que para muchos es un alivio ante la pandemia, como dijo Cristina Rodríguez, para otras personas es un verdadero quebradero de cabeza y un sufrimiento para el bolsillo.

Por ejemplo, Olivia Hernández, una comerciante ambulante de 62 años que vende cigarrillos, chicles, y botellas de agua, frente de la torre BBVA, dice que hoy ha sido un día pésimo para ella. Y lo peor, añade, es que apenas es el primero de una pandemia de consecuencias aún desconocidas para México.

“Ya son casi las siete de la tarde y aún no he vendido ni la mitad de mi día”, lamenta la mujer, que está comenzando a recoger su puesto para dirigirse hacia el metro Chapultepec, desde donde iniciará un largo recorrido hasta Ciudad Neza, en el Estado de México.

“No sé qué es lo que a pasar con el coronavirus. Para mí, es una situación muy complicada -dice apuntando con la barbilla al enorme monstruo vertical de hierros, cristales, y miles de tonelada de acero que dan forma a la Torre BBVA-. Porque si la gente no viene a trabajar al banco, o si deja de pasear por aquí, yo me quedo sin mi única fuente de ingreso. Y, entonces, ¿de qué voy a comer si no puedo trabajar?”.

Foto: Carlo Echegoyen.

León Guzmán trabaja a unos pasos de distancia de la señora Olivia, junto a la Estela de Luz. Él se dedica a bolear zapatos, principalmente de quienes salen del Metro y se dirigen a algunas de las torres corporativas que hay en la zona.

Lee: Aerolíneas: Sus medidas contra el coronavirus y las tarifas especiales para cambios en vuelos

Con un diario entre las manos con manchas de grasa, León asegura que está al tanto de los estragos del COVID-19 en España, donde las autoridades decretaron un férreo estado de emergencia para controlar el brote, que incluye confinamientos y el cierre de comercios y establecimientos, afectando a millones de personas.

Frente a una canasta de mimbre repleta de chicles y chucherías, con las que complementa las ganancias de las boleadas, León comenta que le preocupa el estado de precariedad laboral con el que va a afrontar la pandemia.

Relata en un día normal de trabajo ya habría boleado al menos 40 pares de zapatos. Hoy, ya casi terminando la jornada, no alcanza ni los 10.

O, en cifras más concretas: de ganar aproximadamente 500 pesos al día, apenas supera los 130 pesos.

“A diferencia de Europa, aquí si uno no sale a la calle a trabajar, ese día no come. Es así de sencillo”, resume el hombre de 58 años.

“A lo mejor más adelante busco protegerme de alguna forma, comprando algún cubrebocas -añade-. Pero, aunque nos dijeran ‘quédate en casa’, yo tengo que seguir viniendo a mi trabajo, porque en mi casa todos los días se gasta y todos los días se come”.

Hora pico, calle vacía

En la calle Toledo, rumbo al Metro Sevilla, el flujo de coches y de personas caminando es notoriamente inferior al de cualquier otro día, a pesar de que en la esquina de la calle Tokio hay un centro médico del IMSS habitualmente saturado.

En una cafetería, Michael observa con el ceño fruncido las cuentas escritas en una libreta. A su alrededor, las mesas están vacías de clientes, y la cafetera hace rato que está fría y con las tazas limpias e intactas.

“Es hora pico y la calle está casi vacía, cuando en un día cualquiera estaría llena”, resume Michael su situación, que asegura que le recuerda mucho a la que ya ha vivido en otras crisis que enfrentó la ciudad, como el sismo de septiembre de 2017, o la epidemia de influenza AH1N1 de 2011.

Por el momento, de los 200 cafés que vende habitualmente al día, Michael dice con una sonrisa nerviosa que casi al cierre de la jornada lleva solo 14.

“Esto tiene mucho que ver con que muchas empresas de esta zona ya mandaron a sus empleados a trabajar desde casa”, explica el joven que, como la mayoría de los entrevistados durante el recorrido, hace hincapié en que “aquí vivimos al día”, de ahí su estado de nerviosismo ante el cierre parcial de actividades empresariales en la capital.

“Hoy todavía hay escuelas abiertas en la ciudad, pero a partir de mañana muchas ya no van a abrir. Veremos qué sucede entonces. Tal vez me den vacaciones hasta que esto pase, o tal vez el dueño se declare en bancarrota, cierre todo, y tenga que buscar otro trabajo cuando todo esto pase”, dice Michael con la mirada fija en las cuentas de la libreta.

En un estacionamiento público de la calle Praga, a un par de cuadras de una de las oficinas de la Embajada de Estados Unidos, donde habitualmente se ven personas haciendo fila para acceder a las instalaciones donde se hacen trámites para conseguir un visado, ahora es distinto.

Manuel Villeda, empleado del estacionamiento, afirma que el descenso de personas caminando por las calles para ir a trabajar es notable.

Foto: Carlo Echegoyen.

De los casi 200 coches que habitualmente tienen a diario en el estacionamiento, hoy apenas llegan a los 130.

Y la situación, comenta con una sonrisa amarga, está lejos de haber tocado fondo.

“Este martes todavía mucha gente vino a sus empresas para ver qué les decían -explica Villeda-. Y muchas personas ya nos dijeron que los mandaron a todos con sus computadoras a trabajar desde casa hasta nuevo aviso. Es decir, que pronto estaremos sin clientela”.

En la calle contigua, entre Hamburgo y Varsovia, Kevin dice con el gesto malhumorado que a partir de este miércoles 18, cuando está previsto que la embajada de Estados Unidos suspenda los trámites de visas hasta nuevo aviso, esperan también una caída drástica de clientes.

“Con la embajada cerrada -dice el joven sentado en una silla de plástico, a espaldas de cajones de estacionamiento ya vacíos- toda esta zona se va a apagar por completo”.

Mientras que en la avenida Chapultepec, en la boca del metro Sevilla, uno de los puntos más concurridos de la Línea 1 del Metro, una imagen resume en buena medida el ‘apagón’ progresivo de la ciudad: en la entrada, no hay rastro de la habitual fila que va desde la avenida hasta prácticamente los tornos que dan acceso a los andenes.

Foto: Carlo Echegoyen

En su lugar, un lento peregrinar de usuarios baja con fluidez las escaleras de manera espaciada, ante la mirada atónita de un empleado del Metro, que mira su reloj y dice que, a esta hora pico, la afluencia de pasajeros ha bajado hasta un 50% en esta estación, en comparación con un día ‘normal’ en la Ciudad de México.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las 17 primeras medidas con las que Joe Biden empieza a revertir las políticas de Trump

El presidente número 46º de EU, que asumió el mando este miércoles, tiene una larga lista de prioridades. Estas son las primeras medidas que tomó tras asumir el cargo.
21 de enero, 2021
Comparte
Biden

Reuters
Joe Biden tomó sus primeras decisiones como presidente firmando las órdenes ejecutivas.

Diecisiete acciones ejecutivas para empezar.

Con apenas unas pocas horas en el cargo de presidente de Estados Unidos, Joe Biden firmó 17 decretos y directivas para poner en marcha su promesa de revertir con urgencia los cuatro años de políticas de Donald Trump.

Una muestra de que Biden no quiere perder tiempo para encarar las crisis del país es que Trump, en comparación, firmó ocho órdenes ejecutivas en las dos primeras semanas en la Casa Blanca, y Obama, nueve.

Biden firmó, ente otras, la orden del mandato de usar mascarillas y mantener la distancia social en edificios públicos, así como el regreso al Acuerdo de París contra el cambio climático.

Aquí te damos más detalles de los temas que han recibido la atención inmediata del nuevo presidente.

Combatir la pandemia del coronavirus

Coordinación contra la covid-19

Biden firmó una orden nombrando a Jeffrey Zients como coordinador de respuesta contra la covid-19 en un intento de que haya una dirección y una guía desde el gobierno federal.

Máscaras por 100 días

Uno de los primeros pasos de Biden fue la orden ejecutiva que requiere que los estadounidenses usen mascarilla en edificios públicos de todo el país para frenar el contagio de covid-19 y también dio inicio al reto de usar máscara al menos por 100 días para prevenir que el coronavirus siga extendiéndose.

No hay garantía de que los gobernadores estatales que hasta ahora se han opuesto a las órdenes de uso de mascarillas cambien repentinamente de opinión. Y hay cierto consenso en que no hay autoridad legal que otorgue a un presidente el poder de ordenar el uso de mascarillas a nivel nacional.

Joe Biden.

Getty Images
La primera orden que firmó Biden es la que ordena usar mascarilla en edificios de propiedad del gobierno federal.

Biden parece haber admitido ese punto y dice que él personalmente tratará de persuadir a los gobernadores para que actúen.

Si no hacen caso, se comprometió a hacer llamadas a alcaldes y funcionarios municipales para reclutarlos para la causa. Tampoco se sabe aún cómo hará cumplir esa orden.

La pandemia de coronavirus, que se había cobrado hasta este miércoles la vida de más de 400.000 personas en EE.UU., será la principal prioridad del nuevo gobierno.

Es “una de las batallas más importantes que enfrentará nuestro gobierno”, dijo Biden, y prometió implementar su estrategia sobre la covid-19 de inmediato.

Mensaje que dice "se requieren mascarillas".

Getty Images
Biden ordenó usar mascarillas en los edificios públicos del país.

Reencuentro con la OMS

Biden revirtió la decisión del gobierno de Trump de que EE.UU. abandone la Organización Mundial de la Salud (OMS).

A mitad de 2020, Trump anunció sus planes para que el país abandone la OMS, acusándola de gestionar mal la pandemia de covid-19 después de que surgiera el virus en China y diciendo que no había hecho “reformas muy necesarias”.

El doctor Anthony Fauci dirigirá la delegación de Estados Unidos en la OMS a partir de este jueves.

Broches sobre la vacunación

Getty Images
Biden tratará de hacer llegar las vacunas a un mayor número de estadounidenses.

Política de inmigración

Eliminar la prohibición de entrada a EE.UU. desde países musulmanes

La prohibición de la entrada a EE.UU. firmada por Trump solo siete días después de asumir el cargo en enero de 2017 fue otra de las primeras políticas en ser eliminadas por el nuevo mandatario.

La prohibición inicialmente afectaba a personas de siete países de mayoría musulmana, pero la lista se modificó tras una serie de impugnaciones judiciales.

Ahora restringe el ingreso a los ciudadanos de Irán, Libia, Somalia, Siria, Yemen, Venezuela y Corea del Norte.

Un camino hacia la ciudadanía

En otra importante promesa sobre inmigración, Biden envió un proyecto de ley al Congreso que establece un camino hacia la ciudadanía para más de 11 millones de inmigrantes indocumentados.

“Y todos esos supuestos soñadores, esos niños del programa DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia), serán certificados nuevamente de inmediato para poder permanecer en este país y emprender el camino hacia la ciudadanía“, había dicho a finales de octubre.

Biden envió este miércoles un memorándum al Departamento de Seguridad Nacional y al fiscal general para preservar el programa DACA, que protege de la amenaza de la deportación a los inmigrantes que llegaron como indocumentados cuando eran niños.

Protesta de inmigrantes

AFP
Biden quiere hacer más fácil el camino a la ciudadanía de muchos inmigrantes.

El equipo de Biden ha anunciado que el nuevo presidente crearía un grupo de trabajo para reunir a unos 545 niños migrantes separados de sus padres en la frontera sur de EE.UU.

En diciembre, los colaboradores del entonces presidente electo admitieron que necesitaría más tiempo para revertir una de las políticas de Trump, los Protocolos de Protección al Migrante que obligan a miles de solicitantes de asilo a esperar en México las audiencias de los tribunales de inmigración de Estados Unidos.

Si bien se trató de un compromiso del “primer día”, los asesores ahora dicen que podría tomar alrededor de seis meses abordarlo.

Otra orden ejecutiva revoca el plan de excluir del censo a los que no son ciudadanos, y otra acaba con el agresivo esfuerzo de la administración Trump por encontrar y deportar a inmigrantes indocumentados

Poner fin a la construcción del muro fronterizo

Como prometió, Biden detuvo la construcción de un proyecto representativo de la presidencia de Trump: el muro fronterizo entre EE.UU. y México. Su equipo de campaña lo había calificado como “una pérdida de dinero” que “desvía recursos críticos de las amenazas reales”.

El equipo dijo que, en cambio, desviará los fondos federales hacia esfuerzos como nuevas medidas de control fronterizo.

Trump firmando el muro en la frontera con México.

AFP
El muro de Trump no seguirá creciendo.

Medidas económicas

Alivio para inquilinos y propietarios (y para estudiantes)

Biden firmó otra orden para extender una moratoria sobre los desalojos y las ejecuciones hipotecarias de viviendas, que se congelaron al principio de la pandemia, así como para ampliar la pausa actual en los pagos e intereses de los préstamos estudiantiles federales.

También aprobó una moratoria para el pago de las deudas estudiantiles hasta final de septiembre.

Mensaje contra los desalojos

Getty Images
Evitar los desalojos es otra de las prioridades de Biden.

Medio ambiente y cambio climático

De vuelta al Acuerdo de París

Otra medida que Biden tomó en su primer día en el cargo fue volver a unirse al acuerdo climático de París, un tratado global que tiene como objetivo mantener el aumento de las temperaturas por debajo de 2 °C y “esforzarse por limitar” el aumento aún más, a 1,5 °C.

El predecesor de Biden sacó a Estados Unidos del acuerdo de 2015. La salida se hizo oficial el 4 de noviembre, convirtiendo a EE.UU. en la primera nación del mundo en salir.

Letrero que advierte sobre calor extremo

Reuters
Biden sí parece interesado en combatir el cambio climático.

“No se equivoquen, regresar al Acuerdo de París no es un mero simbolismo, es un acto envuelto en un poderoso significado político”, dice Matt McGrath, corresponsal de Medio Ambiente de la BBC.

“Si bien volver a unirse al pacto implica la simple firma de una carta y una espera de 30 días, no podría haber una señal más profunda de intención por parte de este gobierno entrante. Volver a París significa que Estados Unidos tendrá que seguir las reglas una vez más”, señala.

“Esas reglas significan que en algún momento de 2021, EE.UU. tendrá que mejorar su compromiso anterior de reducir las emisiones de carbono, realizado en la capital francesa en 2015”, escribe McGrath.

Biden también se ha comprometido a “subir la apuesta” y apuntar a estándares más altos en medidas de mitigación climática, y convocar una cumbre mundial sobre el clima dentro de los primeros 100 días en el cargo.

Biden ha dicho que quiere trabajar con el Congreso para promulgar una legislación este año que permitirá a EE.UU. alcanzar emisiones netas cero para 2050.

Cancelación del oleoducto de Keystone XL

Es una medida que ya ha provocado la alarma entre sus vecinos de Canadá. Biden rescindió el permiso transfronterizo para el controvertido oleoducto Keystone XL.

El proyecto permitiría transportar petróleo desde la región canadiense de Alberta hasta el territorio estadounidense de Nebraska.

Opositores del oleoducto Keystone XL en una manifestación en 2017.

AFP/Getty Images
Biden ordenó rescindir de inmediato el permiso transfronterizo para el controvertido oleoducto Keystone XL.

Reformas sociales

La deuda nacional con la cuestión racial es la cuarta crisis, junto a la covid-19, la economía y el clima, que Biden dijo que debía abordarse rápidamente.

Algunas de esas políticas, como abordar las disparidades raciales en vivienda y atención médica, se superponen con sus otros planes.

El presidente designó a Susan Rice para liderar un esfuerzo de todas las agencias del gobierno para acabar con el “racismo sistémico”, para lo que las agencias deberán hacer un informe sobre equidad en sus filas.

Joe Biden

Reuters
Joe Biden fue juramentado este miércoles como presidente de Estados Unidos.

Una orden ejecutiva firmada este miércoles prohíbe la discriminación laboral en el gobierno federal basada en la orientación sexual y asegura protección para la comunidad LGBTQ.

En la campaña, Biden se comprometió con la comunidad LGBT a dirigir recursos para ayudar a prevenir la violencia contra las personas transgénero, poner fin a la prohibición en el Ejército y restaurar la orientación para los estudiantes transgénero en las escuelas.

Otra prioridad en el futuro es aprobar en el Congreso la Ley de Igualdad que agregaría la orientación sexual y la identidad de género a las leyes federales de derechos civiles existentes, aunque no está claro qué tan rápido puede aprobar esa legislación.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=pYJwidxW4-E

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.