Censo 2020: qué hacer si no me encuentran y la multa por no participar
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Censo 2020: qué hacer si no me encuentran y la multa por no participar

Durante marzo, 151 mil entrevistadores del INEGI recorrerán el territorio para contar a todas las personas que viven en México.
Cuartoscuro
2 de marzo, 2020
Comparte

El número de escuelas públicas, cuántas nuevas viviendas se requieren, la cantidad de agua que se necesita y hasta cuántos alimentos se cultivan tienen que ver con el censo de población que inicia este lunes en todo el país. 

Se trata de un conteo que realiza el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) para medir las características básicas de la población que permite hacer políticas públicas específicas en cada región geográfica.

De acuerdo con el INEGI, el primer conteo poblacional en México se realizó en la época prehispánica. Y ahora, en el 2020 se llevará a cabo el primer censo 100% tecnificado.

El ADN del país 

“En el censo se encuentra el ADN de las políticas públicas y privadas de este país. Es un instrumento estadístico con alcances de una década”, señala Edgar Vielma Orozco, director general de estadisticas sociodemograficas.

El funcionario del INEGI apunta que “las formas de gobernanza depende del censo, porque en un estado democrático se necesitan distritos electorales y para tener distritos electorales se necesita el conteo de la población por legislación”. 

El censo inicia tres años antes con una consulta pública donde se anuncia lo que va a medir el censo en los 5 cuestionarios que incluye:  el cuestionario básico, que se aplica a todas las viviendas; el ampliado, que se aplica a una muestra de 4 millones de viviendas; un cuestionario de entorno urbano; un cuestionario de entorno rural y un cuestionario de asistencia social.

Edgar Vielma explica que éste “es el primer censo que es 100% tecnificado, es decir que desde el inicio hasta el final va a pasar por instrumentos tecnológicos, empezando porque la información se va recopilar en dispositivos móviles, también se va a poder participar vía internet o telefónica”. 

¿Cómo se realiza el Censo?

Se encuentre o no se encuentre a una persona en el domicilio, el encuestador del INEGI pegara en el exterior de la vivienda un código QR. “Ese código va a permitir la construcción de un verdadero inventario nacional de inmuebles y viviendas, nos va a permitir darle seguimiento a la participación”, dice Vielma Orozco. 

¿Qué pasa si el entrevistador no me encuentra en casa?

Si a la tercera visita nadie recibe al encuestador, entonces dejará una carta invitación que incluye ese código QR para que en los próximos dos días se conteste por teléfono en el 800 111 46 34 o en la página censo2020.mx

Vielma Orozco, señala que antes solamente se podía contestar el cuestionario con un entrevistador, “pero ahora ya no hay excusas”.

De hecho, si no quieres ayuda de un encuestador puedes pedirle desde el inicio que te proporcione la carta invitación para contestar el cuestionario por tu cuenta en lo siguientes 2 días.

Participar es obligatorio y si no lo haces te pueden multar

Por Ley, todas las personas que viven en el país deben sumarse a este esfuerzo, Vielma Orozco asegura que la información que se le provee al INEGI es de carácter confidencial y nadie podrá solicitarla. “ La Ley del INEGI es rígida, aunque lo pida autoridad judicial o hacendaria, no es posible entregar información”, dice. 

La Ley del Sistema Nacional de Información Estadística y Geográfica también señala que quienes se nieguen a proporcionar datos, o den datos falsos, incompletos o incongruentes serán considerados infractores.

Vielma Orozco explica que estas acciones implican una sanción económica de 5 a 500 Unidades de Medida y Actualización (UMA). Y para este año la UMA se calculó en 86.88 al día, lo que representa una multa que va desde los 434 hasta los 43 mil 440 pesos. Por obstruir la entrada a algún funcionario del INEGI a una comunidad la multa podría ser de hasta un millón de pesos. 

Pero de acuerdo con Vielma Orozco, la participación no es un problema pues “México es un referente a nivel de participación censal en el mundo. En el censo del 2010 el 99% de las viviendas participaron”. 

“El mejor censo es aquel en el que tenemos una participación activa de la sociedad pero sobre todo esa participación se realiza con veracidad. Nosotros no le apostamos a la sanción, sino al diálogo y a explicarle a la población el porqué es relevante su participación”, dice Vielma Orozco.

Primer censo en inglés, francés y lenguas originarias

Para levantar el censo, el INEGI contrata personal originario de las propias comunidades. En el caso de los pueblos originarios o comunidades indígenas se cuenta con la participación de entrevistadores que además de su lengua hablan español. 

Además, también se realizó un cuestionario en Inglés y en Francés. Es el primer censo que se levanta considerando lenguas extranjeras. 

¿Cómo identifico al encuestador?

Las y los entrevistadores del INEGI cuentan con tres elementos de identificación: una credencial oficial de la dependencia, un chaleco, una mochila y una gorra con logotipo del operativo y del Instituto.

Para verificar que la persona que visite tu domicilio es un entrevistador del INEGI, el Instituto cuenta con un verificador en su página web. Con el nombre y el folio que aparezcan en su credencial podrás corroborar la identidad del funcionario.

También se puede verificar su identidad a través del número telefónico 800 111 46 34. Sólo tienes que tener a la mano los datos que el entrevistador porta en su credencial. 

Protocolos para cuidar la seguridad de la población y de los encuestadores

El director general de estadísticas sociodemográficas del INEGI explica que existen protocolos de seguridad para cuidar la seguridad de la población y de los encuestadores. 

“Nosotros no vamos ir a tocar la puerta para que nos dejes entrar a tu vivienda y esto es parte del protocolo para cuidar la seguridad de nuestros encuestadores. Tienen instrucción de no entrar a los inmuebles, y mucho menos de no andar solicitando la entrada”, señala. 

Por otro lado Edgar Vielva Orozco también asegura que los encuestadores portan “unos rastreadores que nos permiten saber con toda precisión donde estuvieron, así como un botón de pánico para pedir ayuda”. 

“Tenemos protocolos específicos en zonas de riesgo que no solo incluyen a la delincuencia, sino también ataques de fauna o riesgos del terreno. Y ya tenemos protocolos de cómo vamos a actuar en ciertas zonas”, asegura. 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo llegó a Líbano la carga de nitrato de amonio que causó la devastadora explosión

Antes de dejarse en un almacén del puerto de Beirut durante 6 años el nitrato de amonio que causó la explosión tenía un destino muy distinto.
6 de agosto, 2020
Comparte
El MV Rhosus llegó a Beirut en 2013 con las 2.750 toneladas de nitrato de amonio.

EPA
El MV Rhosus llegó a Beirut en 2013 con las 2.750 toneladas de nitrato de amonio.

¿Cómo llegaron al puerto de Beirut las 2,750 toneladas de nitrato de amonio?

Esa es la pregunta que muchos se hacen desde que el presidente de Líbano, Michel Aoun, señalara al nitrato de amonio que llevaba seis años en el puerto de la capital en la explosión que dejó al menos 137 muertes y más de 5,000 heridos.

Y las miradas se han puesto en un hecho acontecido en 2013, cuando un barco arrendado por un ruso y con bandera de Moldavia atracó de emergencia en Beirut por problemas técnicos.

El gobierno no ha dicho que ese sea el origen del nitrato de amonio de la explosión, pero el barco transportaba, precisamente, la cantidad de 2,750 toneladas que fueron confiscadas por las autoridades libanesas.

Imagen del puerto de Beirut tras la explosión.

Getty Images
2,750 toneladas de amonio estuvieron almacenadas en el puerto de Beirut durante seis años.
beirut

BBC

El nitrato de amonio es un compuesto que puede ser utilizado como fertilizante pero también en la fabricación de explosivos.

Si no se almacena en las condiciones adecuadas, como parece ser el caso de lo que había en la capital libanesa, puede resultar muy peligroso.

A pesar de que el director general de Aduanas, Badri Daher y el encargado del puerto, Hassan Koraytem, advirtieron en repetidas ocasiones sobre el peligro que suponía mantener el nitrato de amonio sin las medidas de seguridad requeridas, su llamamiento fue ignorado.

Mientras que la pregunta sobre por qué se descuidó el nitrato de amonio durante seis años parece ser la clave de la investigación, al menos comienza a dilucidarse de dónde pudo proceder el compuesto.

Cómo acabó el nitrato de amonio en el puerto de Beirut

Las 2,750 toneladas de nitrato de amonio que investiga el gobierno libanés es la misma cantidad que las autoridades confiscaron a un buque de carga llamado MV Rhosus en 2013.

El MV Rhosus llevaba la bandera de Moldavia y transportaba el nitrato de amonio desde Georgia hasta Mozambique, pero sufrió problemas técnicos durante la travesía y tuvo que parar en Beirut.

rHOSUS

Reuters
En 2014, los tripulantes del Rhosus protestaron por haber sido retenidos en Beirut.
Rhosus

EPA
El Rhosus llegó a Beirut navegando con bandera de Moldavia.

Una vez allí, la nave fue inspeccionada por las autoridades libanesas y se le prohibió reemprender la ruta por no pagar las tarifas portuarias correspondientes, de acuerdo a un reporte de 2015 de Shiparrested, una red de abogados que gestiona asuntos legales de buques de carga.

El antiguo capitán de ese buque, el ruso Boris Prokoshev, fue entrevistado esta semana por la cadena rusa Radio Libertad de Siberia.

Según Prokoshev, la nave pertenecía al ciudadano ruso Igor Grechushkin, el cual se desentendió del asunto y no respondió al llamado de tripulantes y abogados para pagar las tarifas y continuar con la travesía.

Algunos de los tripulantes que iban en el barco fueron liberados, pero el capitán Prokoshev, otro ciudadano ruso y tres ucranianos fueron retenidos.

Ruta del Rhosus antes de llegar a Beirut.

BBC

Posteriormente, la carga de nitrato de amonio fue confiscada por las autoridades y trasladada a un contenedor del puerto por motivos de seguridad.

Shiparrested, que gestionó la liberación de los cuatro tripulantes retenidos, publicó que “la embarcación había sido abandonada por sus dueños”.

“Los esfuerzos por ponerse en contacto con los dueños y arrendatarios del barco así como con los compradores de la mercancía para pagar las tasas no fructificaron”, reportaron los abogados.

Prokoshev sostiene que Grechushkin aún le debe dinero a él y los tripulantes por los servicios prestados. Sin embargo, sus demandas no han tenido éxito porque este ya no reside en Rusia.

El antiguo capitán también aseguró en la entrevista con Radio Libertad que el barco estaba dañado por falta de mantenimiento y que se hundió después de haber sido liberados.

La BBC intentó ponerse en contacto con Grechushkin, pero no obtuvo respuesta.

Por qué nunca se movió el nitrato de amonio del puerto de Beirut

Desde el servicio árabe de la BBC, señalan que dar respuesta a esa pregunta es la clave a la hora de dirimir responsabilidades.

Según Nidale Abou Mrad, periodista de la BBC, muchos libaneses culpan a la corrupción y falta de liderazgo del país, un problema que llevan denunciando desde hace años.

Por su parte, el presidente Aoun prometió que se llevaría a cabo una investigación transparente.

El encargado general del puerto, Hassan Koraytem, y el director de aduanas libanesas, Badri Daher, insisten en que avisaron del peligro del nitrato de amonio almacenado pero que se les ignoró constantemente.

Bomberos buscan desaparecidos entre los escombros.

Getty Images
A la explosión siguió una frenética búsqueda de desaparecidos.
Barco destrozado en el puerto de Beirut.

Getty Images
El puerto de Beirut quedó devastado tras la explosión.

“Requerimos que fuera reexportado pero no ocurrió. Dejamos que los expertos e involucrados determinen por qué”, dijo Daher a la cadena libanesa LBCI.

De acuerdo a documentos oficiales, los funcionarios de aduanas enviaron cartas al sistema judicial buscando una solución hasta seis veces entre 2014 y 2017.

A causa de la investigación, el gobierno anunció este miércoles que se había puesto en arresto domiciliario a los encargados de vigilar el nitrato de amonio en el puerto.

Y el Consejo Superior de Defensa de Líbano ha prometido que los responsables se enfrentarán al “máximo castigo posible”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.