Países de América Latina y Europa cierran fronteras por coronavirus
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Países de América Latina y Europa anuncian cierre de fronteras por coronavirus

Como parte de las medidas para frenar los contagios de coronavirus, países como Canadá, Chile, Argentina, Alemania y España han anunciado el cierre de sus fronteras.
AFP
16 de marzo, 2020
Comparte

El nuevo coronavirus ha causado más de 160.000 contagios y más de 3.200 muertes en todo el mundo, mientras se multiplica el confinamiento de la población y el cierre de las fronteras.

Estos son los países que han anunciado el cierre de fronteras como medida para frenar los contagios de COVID19:

Canadá

El primer ministro Justin Trudeau ha anunciado que Canadá cerrará sus fronteras a ciudadanos no canadienses, informó la cadena CTV News.

Con excepción de residentes permanentes, familiares de personas canadienses, diplomáticos, tripulaciones aéreas y ciudadanos estadounidenses, otros extranjeros no podrán ingresar a Canadá.

Tampoco podrán entrar personas con síntomas de COVID-19, por lo que se está instruyendo a operadores aéreos para evitar que personas que los presenten aborden aviones.

“Sé que esta noticia despertará preocupación”, sin embargo, Trudeau dijo a los canadienses que están fuera del país que el gobierno los apoyará a través de un programa que cubrirá los costos para repatriarlos o pagar sus necesidades básicas mientras esperan volver.

Te puede interesar: Nuevo León y Puebla suman nuevos casos de Covid-19; Guerrero registra su primer paciente positivo

Chile

Chile anunció el cierre de todas las fronteras tras duplicarse el número de contagiados de coronavirus en el país en las últimas 24 horas, pasando de 75 a 155, informó este lunes el presidente Sebastián Piñera.

“Hemos decidido cerrar todas las fronteras terrestres, marítimas y áreas de nuestro país para el tránsito de personas extranjeras. Esto no afectará la entrada y salida de carga”, afirmó el mandatario en el palacio presidencial, al anunciar la medida que comenzará a regir a partir de este miércoles.

Piñera confirmó que Chile entró en Fase 4. “Esta es la etapa más compleja, en que se produce circulación viral y dispersión comunitaria de esta enfermedad”, recalcó.

El mandatario agregó que los chilenos y los residentes permanentes en el país que provengan de lugares de alto riesgo podrán ingresar al país sometiéndose a una cuarentena obligatoria de 14 días.

Las Fuerzas Armadas colaborarán con el control de las fronteras “para asegurar que el cierre que hemos determinado sea íntegramente respetado”, agregó el mandatario.

Igualmente, Piñera anunció que se redujo de 200 a 50 el número de personas que se pueden reunir para “ceremonias, eventos o actos públicos que sean estrictamente necesarios”.

Perú

Perú declaró este domingo el estado de emergencia nacional, el confinamiento de la población y el cierre de todas sus fronteras como parte de una serie de medidas extraordinarias para hacer frente a la pandemia del coronavirus, que se elevó a 71 casos.

“Hemos aprobado un decreto supremo que declara el estado de emergencia nacional a consecuencia del coronavirus”, anunció el presidente Martín Vizcarra, en un mensaje al país transmitido por radio y televisión.

“La medida tendrá una vigencia de 15 días e implicará el aislamiento social obligatorio de nuestra población”, resaltó Vizcarra.

El estado de emergencia empezará este lunes e incluye el cierre de las fronteras de Perú y transporte de pasajeros con Ecuador, Colombia, Brasil, Bolivia y Chile.

En su mensaje, el presidente matizó que “el transporte de carga y mercancía no se encuentra comprendido en ello (el cierre de fronteras)”.

Según el gobierno, las nuevas medidas “no contemplan el cierre de establecimientos comerciales de primera necesidad”, como farmacias, bancos o tiendas de alimentos.

Solo podrán salir a la calles las personas que necesiten acceder a bienes esenciales, enfatizó Vizcarra.

El gobierno también suspendió las actividades del sector público y privado a partir del lunes.

Lee más: ¿Por qué no se hacen más pruebas para detectar COVID-19? Esto dice Salud

Argentina

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, anunció la noche del domingo la suspensión de las clases en todo el sistema educativo y el cierre de las fronteras del país, ambos hasta el 31 de marzo, para contener el contagio del nuevo coronavirus.

Flanqueado por el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y el alcalde de la capital, el opositor Horacio Rodríguez Larreta, anunció el cierre de las fronteras para el ingreso de extranjeros no residentes sin impedimento para salidas del territorio.

“Hemos cerrado las fronteras de Argentina porque el coronavirus está empezando a afectar a los países limítrofes y porque por las fronteras terrestres llegan turistas que vienen de zonas de riesgo”, explicó.

Se suspenden además los espectáculos deportivos y musicales y se cierran los centros comerciales y los parques nacionales para evitar concurrencia de turistas.

Aclaró que los partidos de la liga de fútbol, el deporte más popular de Argentina, podrán seguir jugándose a puertas cerradas como ya sucedió este fin de semana.

A partir de este lunes se buscarán medidas para “disminuir el tránsito” en Buenos Aires y su periferia, donde habitan unas 15 millones de personas y donde vive el 70% de los infectados, dijo Fernández.

Advirtió que el gobierno “será inflexible” con quienes no cumplan con el aislamiento en los casos previstos.

En Argentina, este domingo aumentó de 45 a 56 las personas contagiadas, de las cuales dos fallecieron. Todos los casos son importados o de personas con estrecho contacto con un caso confirmado.

Colombia

El presidente de Colombia, Iván Duque, anunció el cierre de los pasos fronterizos con Venezuela y restringió la entrada de extranjeros que hayan estado en Europa y Asia en los últimos 14 días, como medidas para frenar la expansión del nuevo coronavirus.

Los extranjeros que residen en el país sudamericano no están contemplados en la medida, pero deberán someterse a un aislamiento preventivo obligatorio en sus hogares, al igual que los colombianos o miembros de misiones diplomáticas que hayan estado en esos continentes en el mismo lapso, declaró el mandatario desde la presidencial Casa de Nariño, en Bogotá.

“Con esto fortalecemos la protección en nuestro país y damos un paso adicional para que enfrentemos esta pandemia global”, señaló Duque, rodeado de autoridades migratorias, de transporte y salud, luego de que este viernes subieran de nueve a 16 los contagios confirmados del nuevo coronavirus.

Desde el miércoles, los extranjeros provenientes de China, España, Francia e Italia tenían que someterse a un aislamiento preventivo de 14 días a su llegada al país. A partir del lunes los ciudadanos de otros países que hayan estado en Europa y Asia en las últimas dos semanas “serán sujetos de inadmisión” a su llegada a Colombia, precisó la autoridad migratoria en un comunicado.

Entérate: Ya no solo Salud, 3 hospitales y 16 laboratorios privados están validados para pruebas de COVID-19

Uruguay

El gobierno uruguayo suspenderá “hasta nuevo aviso” la llegada de todos los vuelos provenientes de Europa debido a la epidemia de coronavirus, anunció este domingo el secretario de la presidencia, Álvaro Delgado.

“Esta suspensión tendrá efecto a partir del viernes a las 0 horas”, indicó Delgado en conferencia de prensa, agregando que solo se permitirá regresar a ciudadanos o residentes uruguayos.

“Las aerolíneas podrán embarcar en el país del que provienen solamente pasajeros de nacionalidad o residencia uruguaya. Queremos darle la posibilidad a los connacionales de que puedan regresar al país”, agregó el secretario en la sede presidencial al finalizar una reunión de la Junta Nacional de Emergencias.

El gobierno había decretado el viernes un cierre parcial de fronteras, con cuarentena obligatoria de 14 días para pasajeros provenientes de países de riesgo (España, Italia, Francia, Alemania, China, Corea del Sur, Japón, Singapur e Irán) o sintomáticos.

En la misma conferencia en la Torre Ejecutiva (sede presidencial) este domingo, el ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, anunció los dos primeros casos autóctonos de COVID-19, que se suman a los seis conocidos hasta el sábado.

Paraguay

Paraguay cerró parcialmente sus fronteras con Brasil y Argentina y sus autoridades anunciaron la restricción a la circulación de personas entre las 20:00 y 04:00 horas locales para prevenir el contagio por la epidemia del COVID19.

“Quedaron habilitados 13 puestos aduaneros de los 42 que tenemos (con Argentina y Brasil). Solo pueden ingresar los extranjeros residentes, diplomáticos y miembros de organizaciones internacionales”, precisó la directora de Migraciones, Maria de los Angeles Arriola, en conferencia de prensa.

La funcionaria aseguró que se permitirá el ingreso de camiones con mercaderías. El acceso de extranjeros se extenderá hasta el 31 de marzo.

La aplicación de las restricciones a extranjeros produjo largas colas de vehículos en las principas entradas terrestres Ciudad del Este (vecina Foz de Iguazú y Puerto Iguazú en la triple frontera), Encarnación (370 km al sureste) y Puerto Falcón, a 60 km de Asunción, la frontera con Argentina.

“Detectamos dos o tres casos de personas con alta temperatura. Mucha gente se sintió molesta por el control”, comentó a la televisión el médico Néstor Franco, de la Cruz Roja, quien prestó servicios en la frontera con Brasil.

Las mismas restricciones a paraguayos comenzaron a aplicarse al promediar la mañana, tanto en las aduanas habilitadas con Argentina y Brasil, reportaron periodistas apostados en los puestos fronterizos.

Te puede interesar: Mexicanos en Italia y España: así viven la cuarentena por COVID-19

Guatemala

El presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, anunció este lunes el cierre de las fronteras y la suspensión de vuelos internacionales para enfrentar el nuevo coronavirus, tras la muerte de un contagiado y el aumento de casos.

“Es el momento de habilitar el cierre del país para que podamos enfrentar la crisis de una mejor manera”, declaró el mandatario en un mensaje a la nación.

Guatemala cerrará las fronteras terrestres por los próximos 15 días y “a partir de las 00:00 horas de mañana martes estaremos incomunicados por la vía aérea con cualquier destino del mundo”.

Guatemala tiene fronteras con México, Honduras, El Salvador y Belice.

El domingo murió el primer guatemalteco por el covid-19, un hombre de 85 años que se contagió en España.

Giammattei anunció también que el número de guatemaltecos contagiados pasó el domingo de uno a seis, incluidos dos familiares del fallecido.

El gobernante dijo que solo se permitirá el ingreso por la vía terrestre a los guatemaltecos y a los diplomáticos acreditados en el país, aunque serán sometidos a cuarentena.

El país instalará un centro de atención a los afectados por el coronavirus, con capacidad para 3.000 personas, en el Parque Industrial de la capital, un complejo para realizar eventos masivos.

El Salvador

El Congreso de El Salvador aprobó en la noche del sábado a pedido del gobierno restricciones de garantías constitucionales referentes a la libre movilización y reunión como prevención ante la pandemia del nuevo coronavirus, pese a que no hay casos en el país.

“Apruébese la restricción temporal en el marco de la emergencia por la pandemia declarada por el virus COVID-19 de los derechos consagrados en la Constitución y que se refiere a la libertad de tránsito y al derecho a reunirse pacíficamente y al derecho a no ser obligado a cambiarse de domicilio”, señaló el decreto, aprobado por 57 de los 84 diputados del Congreso unicameral a pedido del presidente Nayib Bukele.

Según el decreto aprobado, las autoridades migratorias podrán impedir por asuntos de salud el ingreso de extranjeros al territorio del país por un lapso de 30 días, que es el período que durará el decreto que restringe las garantías constitucionales.

Con el decreto aprobado se deja sin efecto una disposición similar que adoptó el presidente Bukele el pasado 11 de marzo que ya impedía el ingreso de extranjeros.

Según lo dispuesto en el decreto, los salvadoreños no tendrán ninguna restricción de ingresar al país, pero sí tendrán que someterse obligatoriamente a las medidas sanitarias correspondientes establecidas para detectar un eventual contagio por COVID-19.

Tampoco habrá restricciones para la salida del país.

Las autoridades sanitarias salvadoreñas también tendrán la autoridad de declarar prohibiciones para circular en zonas específicas declaradas como “de riesgo” ante una eventual aparición de algún caso de coronavirus.

La disposición aprobada también establece restricción al derecho de reunión. Salud Pública podrá  autorizar reuniones de carácter religioso, cultural o económicas que “no pongan en riesgo” la salud de las presonas.

Este mismo sábado, los parlamentarios aprobaron el estado de emergencia que permitirá al gobierno disponer de fondos de emergencia y solicitar ayuda internacional para destinarlos a la atención de la pandemia del coronavirus.

Lee más: COVID-19: Adultos mayores son más vulnerables, ¿cómo deben cuidarse y cómo apoyarlos?

Honduras

El gobierno de Honduras decretó un periodo de cuarentena a nivel nacional que contempla el cierre de fronteras, excepto la entrada de ciudadanos hondureños.

De acuerdo con la agencia Europa Press, el veto incluye el uso del transporte público, en un intento por contener la expansión del coronavirus.

Hasta el momento hay cinco casos confirmados de coronavirus en Honduras.

El cierre de fronteras se suma al veto de viajes desde Europa que se anunció la semana pasada, y la prohibición de actividades deportivas y otros eventos.

El gobierno ha advertido que el incumplimiento de las órdenes podría castigarse con penas de cárcel de entre seis meses y dos años.

Cierres fronterizos en Europa

La Comisión Europea propuso este lunes restringir los viajes “no esenciales” en la Unión Europea, la última de una serie de medidas comunes para limitar las consecuencias económicas y humanas del nuevo coronavirus.

Europa es, según la Organización Mundial de la Salud, el nuevo epicentro del COVID-19, que ya ha causado más de 7.000 muertos en el planeta. Entre los países más afectados en el mundo, se encuentran los europeos Italia, España y Francia.

Entérate: ¿Qué debo hacer si tengo síntomas de coronavirus COVID-19?

Alemania

Alemania comenzó a imponer este lunes controles fronterizos con Austria, Dinamarca, Francia, Luxemburgo y Suiza, en una medida que busca frenar el avance de la pandemia de nuevo coronavirus, constataron periodistas de la AFP.

Solo aquellas personas con una razón justificada para viajar, como trabajadores transfronterizos y choferes de camiones de mercancías, están autorizados a cruzaras las fronteras, según las autoridades.

En la frontera entre Kiefersfelden (Alemania) y Kufstein (Austria), la policía dejaba pasar los camiones pero detenía a los autos para interrogar a los conductores, observó un fotógrafo de la AFP.

Los ciudadanos alemanes y personas con permiso de residencia pueden regresar al país, dijo este domingo el ministerio alemán del Interior Horst Seehofer al anunciar los controles fronterizos.

España

España cerrará la medianoche de este lunes sus fronteras terrestres para “contener la expansión del coronavirus”, anunció el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska.

La entrada en el país por vía terrestre sólo se permitirá a ciudadanos españoles, residentes en España, personal diplomático acreditado y a quienes aleguen “causas de fuerza mayor”.

La frontera que comparte con Portugal y Francia estará abierta al tráfico de mercancías, “para asegurar la cadena de abastecimiento”, dijo el ministro.

La disposición se aplicará “a partir de las 00:00 horas de esta noche y hasta que concluya la declaración del estado de alarma”, decretado por el gobierno español el pasado sábado y vigente durante al menos 15 días.

La medida suspende así temporalmente la libre movilidad de personas dentro de Schengen, el espacio europeo de libre circulación de ciudadanos del que forman parte España, Francia y Portugal, entre otros.

El ministro invocó uno de los artículos del tratado de Schengen, que permite restablecer controles ante este tipo de emergencias.

Interrogado por la prensa sobre un posible cierre del tráfico aéreo, Grande Marlaska señaló que de momento no se da el caso, aunque podría llegarse a ese extremo “si las circunstancias lo exigen”.

España es el segundo país europeo más afectado por la pandemia, sólo por detrás de Italia, con 9.191 casos y 309 fallecidos hasta este lunes, según el ministerio de Sanidad.

Entérate: Coronavirus: ¿qué le hace el COVID-19 a tu cuerpo?

Rusia

Rusia cerrará sus fronteras a partir del miércoles y hasta el 1 de mayo a los ciudadanos extranjeros, con excepción de los residentes permanentes en el país, anunció este lunes el gobierno ruso.

Según un comunicado, el primer ministro Mijaíl Mishustin alertó a varios jefes de gobierno de la entrada en vigor de esta medida a partir del miércoles a media noche para proteger la “salud pública” en Rusia, que cuenta hasta ahora con 93 personas infectadas por el nuevo coronavirus.

“Para garantizar la seguridad del Estado, defender la salud pública y prevenir la propagación de la infección del coronavirus, el gobierno ruso (…) decidió limitar temporalmente la entrada a la Federación de Rusia a los ciudadanos extranjeros y apátridas”, declaró Mishustin a sus colegas, según este comunicado.

Los diplomáticos y los ciudadanos extranjeros residentes de forma permanente en Rusia no se verán afectados por la medida, agregó.

Esta decisión fue anunciada después de que el número de infectados por el nuevo coronavirus ha pasado de 63 el domingo a 93 el lunes en Rusia, la mayoría en la capital. Por primera vez, se han registrado en Moscú personas infectadas en suelo ruso, y no en el extranjero.

Poco antes, la ciudad de Moscú había anunciado el cierre a partir del 21 de marzo de todas escuelas, dejando hasta entonces en manos de los padres la decisión de retirar a sus hijos de la escuela y dejarlos en casa.

Moscú decidió ampliar las medidas de autoconfinamiento a las personas procedentes de Estados Unidos, Reino Unido y de toda la Unión Europea, Ucrania y Bielorrusia. Hasta ahora, la lista estaba limitada a los países asiáticos y europeos más afectados.

República Checa

Las fronteras se han cerrado tanto para los extranjeros como para los checos que deseen viajar al extranjero.

El gobierno checo anunció el domingo que se limitará durante ocho días la libre circulación de las personas para tratar de frenar la propagación del coronavirus.

Los checos estarán autorizados a ir a trabajar, al médico, a comprar, visitar a familiares, cuidar de las mascotas, comprar gasolina o salir a caminar por la naturaleza, declaró el primer ministro Andrej Babis.

“Estas medidas están destinadas a restringir la libre circulación de personas y prevenir la propagación del virus”, afirmó Babis en una rueda de prensa limitada a ciertos medios para reducir el riesgo de contagio.

Permanecerán en vigor hasta el 24 de marzo a las 6 de la madrugada en este país de 10,7 millones de habitantes, miembro de la UE, donde se contabilizaron 293 casos de contagio.

Te puede interesar: Coronavirus: ¿en qué casos es recomendable el autoaislamiento y cómo debe hacerse?

Con información de AFP, Europa Press y Newsweek México.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'El narcotraficante no era yo': la historia del fotógrafo personal de Pablo Escobar

Edgar Jiménez fue compañero de secundaria de Pablo Escobar y años más tarde tuvo acceso al círculo íntimo del capo como su fotógrafo durante uno de los periodos más convulsionados de la historia de Colombia.
22 de julio, 2022
Comparte

El 22 de julio se cumplen 30 años de la fuga del narcotraficante Pablo Escobar de la Catedral, la cárcel donde estaba recluido con sus secuaces, tras entregarse voluntariamente al gobierno de Colombia. Poco más de un año después, terminaría muerto a tiros por las autoridades en un tejado de Medellín, su ciudad natal.

Este julio también sale publicado el libro “El Chino: La vida del fotógrafo personal de Pablo Escobar”, un recuento y álbum fotográfico de la vida de Edgar Jiménez -escrito por Alfonso Buitrago- quien conoció al futuro capo desde temprana edad y años después captó con su cámara los momentos más íntimos del poderoso jefe del Cartel de Medellín.

Edgar Jiménez, apodado “El Chino”, habló recientemente con el programa Outlook del Servicio Mundial de la BBC sobre esos primeros años de amistad en la adolescencia y cómo de adulto reconectó con Escobar quien lo contrató para fotografiar su espectacular hacienda y zoológico y sus eventos personales y familiares.

Esa relación abarcó desde la “época dorada” del narcotraficante (como la llama el fotógrafo) cuando era considerado un benefactor de los pobres, hasta la campaña que lanzó para ser elegido al Congreso y finalmente la sangrienta ola de violencia que desató contra el estado colombiano.

A pesar de haber acompañado durante varios años a uno de los hombres más buscados por la justicia, de haber penetrado su círculo interno, de compartir tragos con sus despiadados sicarios y de conocer las atrocidades que habían cometido, Jiménez no tiene reparos por su cercanía con Escobar. “El narcotraficante no era yo”, dijo a la BBC. “Yo estaba haciendo una actividad legal que era la fotografía”.

Esta es la historia de ese fotógrafo que tuvo acceso a uno de los personajes más famosos e infames de finales del siglo XX, durante un dramático período en la historia de Colombia y el mundo.

Uno del montón

Edgar Jiménez y Pablo Escobar se conocieron en 1963, cursando el primer año de secundaria en el Liceo Antioqueño, una institución pública para clases populares y sectores medios, pero considerada de muy buena calidad.

Tenían 13 años y forjaron una amistad típica de compañeros de un mismo salón; había camaradería, practicaban deportes juntos y en los descansos charlaban. “Fuimos muy amigos”, dice Jiménez.

Al principio, Escobar no era una persona que se destacara mucho. “Pablo era un estudiante del montón. Ni bueno ni pésimo”, recuerda Jiménez. “No significa que no fuera inteligente, que sí lo era, peros sus preocupaciones eran de otra naturaleza”.

Más o menos desde los 16 años se notaba que tanto él como su primo Gustavo Gaviria -que también estudiaba en el liceo- “eran muy inquietos por conseguir dinero” y empezaron a negociar con cigarrillos de contrabando.

“Los estudiantes éramos de bajos a medianos recursos económicos, Escobar y Gaviria también, pero ellos eran los que más solvencia tenían por cuenta de sus actividades de esa índole”.

Por falta de disciplina académica, Pablo Escobar reprobó el cuarto año de secundaria y tuvo que repetirlo en una institución paralela. Al no estar ya más en el mismo salón, ni el mismo año, los amigos empezaron a distanciarse y perdieron contacto.

Edgar Jiménez se había interesado en la fotografía gracias a un laboratorio muy bien montado y un club de fotógrafos en el liceo. Cuando se graduó e ingresó en la universidad para estudiar ingeniería se dedicó a fotografiar eventos sociales para solventar sus estudios.

Por su parte, Escobar se graduó de bachiller un año después, pero supuestamente frustrado por no poder conseguir un empleo le dijo a su madre que ya no lo intentaría más, pero le juraba que antes de cumplir los 30 conseguiría su primer millón.

“Ahí fue donde tomó la decisión de volverse bandido y delincuente… como a los 19, 20 años”, explicó Jiménez.

No fue sino hasta 1980 que los dos excompañeros volvieron a toparse. Jiménez, ya un fotógrafo profesional, estaba cubriendo un evento en el municipio de Puerto Triunfo, a unas tres horas de Medellín, cuando un amigo de él que era un funcionario público lo invitó a conocer una esplendida finca que había en esa región.

Era la Hacienda Nápoles, famosa ahora internacionalmente como el extravagante complejo campestre de Pablo Escobar, con una avioneta en la puerta de entrada con la que supuestamente “coronó” su primer cargamento de cocaína en Estados Unidos.

La entrada de la Hacienda Nápoles con una avioneta

Getty Images
Esta foto de archivo muestra la icónica entrada de la Hacienda Nápoles con la avioneta en la que Escobar “coronó” su primer cargamento de cocaína a Estados Unidos.

“Como un safari del África”

Jiménez cuenta que quedó asombrado por la magnitud de la hacienda -de unas tres mil hectáreas- con una zona selvática por la que pasaba un importante afluente del río Magdalena, el mayor de Colombia. Además tenía unos 30 lagos, plaza de toros, una gran pista de aterrizaje, helipuerto y hangar.

Pero lo más memorable era el espectacular zoológico con “la fauna más representativa de todos los continentes”. De Australia, por ejemplo, tenía casuarios, emúes y canguros; de África, cebras, rinocerontes, antílopes, hipopótamos, elefantes y jirafas.

Tenía un aviario con gran cantidad de aves estupendas. Además de pericos, pavorreales y faisanes había “guacamayas de todos los colores, unas loras negras que habían costado un infierno de plata, una guacamaya azul de ojos amarillos por la que había pagado US$100.000”.

Los lagos estaban llenos de todo tipo de cisnes, gansos, patos, pelícanos, incluso delfines rosados del Amazonas.

“Para uno que no estaba acostumbrado era como estar en un safari del África, porque los animales andaban en libertad y estaban muy bien cuidados”, recuerda.

Pablo Escobar reconoció inmediatamente a su antiguo compañero de escuela y lo saludó efusivamente de abrazo. Cuando supo que se dedicaba a la fotografía lo contrató para que le tomara fotos a todos sus animales pues quería tener un inventario con las imágenes de todos, que eran unos 1.500.

“Ahí empezó mi nueva relación con Pablo. Desde el año 80 hasta su muerte”, dijo Jiménez.

Fue una tarea larga, que implicó numerosas visitas a la hacienda, pues tomaba fotos de unos 50 a cien animales y luego regresaba a los 15 o 20 días a seguir fotografiando.

Se siente muy orgulloso de las fotos que tomó, particularmente de los primeros hipopótamos que llegaron a la hacienda y que ahora son “los papás, abuelos y tatarabuelos de esos hipopótamos que ahora están diseminados por una gran zona de Colombia” y que son considerados una especie invasora.

Hipopótamos en el parque temático de la Hacienda Nápoles

Getty Images
Estos hipopótamos son descendientes de los originales que importó Escobar a su hacienda. La especie se ha diseminado por la región y es considerada invasiva.

Recuerda momentos graciosos, como la vez que una avestruz le arrebató de un picotazo un cigarrillo a su asistente y la retrató como si el ave estuviera fumando.

Pero también hubo momentos de riesgo. Jiménez le tomó fotos a un casuario, una de las aves más peligrosas del mundo que tiene pezuñas tan afiladas como cuchillos, capaces de partir un ser humano. “Yo no sabía, y le tomé fotos a una distancia de un metro. Me miraba fijamente. Si me ataca, me mata”.

Igualmente le sucedió con unas avestruces -también de potente patada- que lo persiguieron y tuvo que escapar moviéndose en zig zag, hasta que un trabajador las interceptó y pudo escapar ileso.

Portada del libro "El Chino. La vida del fotógrafo personal de Pablo Escobar"

Universo Centro
El libro “El Chino. La vida del fotógrafo personal de Pablo Escobar”, incluye todos los pormenores de la tarea de fotografiar los animales del zoológico en la Hacienda Nápoles.

Entre 1980 y 1984, además de recopilar el catálogo fotográfico de los animales, Jiménez registró los eventos sociales y familiares de Pablo Escobar y sus allegados. Penetró su círculo más íntimo y se codeó con sus lugartenientes y sicarios.

También lo acompañó en las actividades cívicas, la repartición de dinero entre los pobres y la construcción de viviendas, acciones por las que integrantes de las clases populares adoraron al capo, haciendo caso omiso de sus actividades ilegales.

Al fotógrafo le “pagaban muy bien” por su trabajo y aunque era consciente de la procedencia del dinero, Jiménez asegura que no tiene nada de qué arrepentirse de la relación durante esos años que llama “la faceta buena, el lado noble y amable de Pablo Escobar”.

Indica que a finales de los 70 y comienzos de los 80 se sabía de los “mafiosos” que tenían mucho dinero, pero eran bien vistos en la sociedad colombiana, no solamente en los estratos bajos de la sociedad, sino en las altas esferas empresariales y políticas.

“Había una connivencia con los narcos. Ellos generaban empleo, negocios, ayudaban a mucha gente”, señaló. “Y los políticos a quienes Pablo les financió la campaña tampoco jamás se preguntaron de dónde venían esos dineros”.

Fuera de eso, afirma: “El narcotraficante no era yo, Yo estaba haciendo una actividad legal que era la fotografía”.

Lealtades opuestas

En 1982 Escobar se lanzó a la política, buscando un escaño en la Cámara de Representantes. En ese momento, aunque se hablaba de que era un mafioso, “no estaba cuestionado ni se le había comprobado absolutamente nada”, explica Jiménez, así que aceptó acompañarlo y ser coordinador de su campaña.

“Consideré que si la política colombiana ha estado llena de bandidos desde hace 200 años, por qué entonces un bandido más no puede llegar a la Cámara, además un bandido que hacía obras sociales”.

La experiencia en política de Sergio Jiménez venía de su trayectoria con la ANAPO (Alianza Nacional Popular) un partido de izquierda que se fracturó después de perder las cuestionadas elecciones presidenciales de 1970 y algunos de sus integrantes terminaron formando parte del movimiento guerrillero M-19, responsable de algunos de los golpes más espectaculares contra el gobierno de Colombia.

Sergio Jiménez fue militante del M-19 desde su inicio. Una situación delicada para el fotógrafo pues simultáneamente el M-19 estaba en un conflicto violento con el Cartel de Medellín.

Unos meses antes, una célula del grupo guerrillero había secuestrado a Martha Nieves Ochoa -del Clan Ochoa, socios de Pablo Escobar en el negocio del narcotráfico. A raíz de ese secuestro el Cartel de Medellín auspició el grupo armado MAS (Muerte a Secuestradores) -que fue parte del origen al paramilitarismo en Colombia- y desataron una cruenta guerra.

“Yo estaba entre dos bandos enfrentados y opuestos. Dos bandos bien duros”, reconoce Jiménez.

Carlos Pizarro Leongómez (izq.) líder del M-19 y el representante legal de la organización Ramiro Lucio, en 1990

Reuters
El M-19 fue una poderosa guerrilla urbana que entró en conflicto con el Cartel de Medellín en la década de los 80. En esta foto, su líder Carlos Pizarro Leongómez (izq.) discute con la prensa el posible desarme del grupo en 1990.

Pudo salir de esa encrucijada por que, según explica, Escobar conocía de su militancia en el grupo guerrillero, pero le “tenía mucho aprecio” y sabía que el M-19 era una guerrilla compartimentada y que una célula independiente había realizado el secuestro de Martha Nieves Ochoa sin autorización.

Por otra parte, Edgar Jiménez le contó a la cúpula guerrillera de su trabajo en la campaña de Escobar, lo cual les pareció apropiado y favorable a sus intereses.

“Ambos bandos sabían dónde estaba, qué estaba haciendo y cuáles eran mis lealtades. Por eso no me pasó absolutamente nada”, asegura y añadió que en parte, fue determinante en los acercamientos del M-19 y el Cartel de Medellín para frenar esa guerra que había costado tantas vidas.

El antes y el después

Pero eso no significó el fin del derramamiento de sangre pues, a partir de 1984, se desató una guerra entre el Cartel de Medellín y el estado colombiano y el país entró en uno de los períodos más convulsionados de su historia.

El detonante fue el asesinato ordenado por Pablo Escobar del entonces ministro de Justicia, Rodrigo Lara Bonilla, que adelantaba una cruzada contra los carteles del narcotráfico.

Edgar Jiménez dice que ese evento fue el “corte en la vida de Escobar, el antes y el después”. El antes siendo lo que llama la “época dorada” del narcotraficante, en torno a sus actividades que no estaban asociadas con violencia sino con “beneficio social”.

Lo que vino después fueron años de atentados con bomba, asesinato de periodistas, magistrados, militares y policías. “Con esa violencia desmedida, con esos asesinatos y crímenes no podía estar de acuerdo. Jamás”, expresó. “Pero tampoco podía hacer nada, porque yo no era parte del Cartel de Medellín, yo no pertenecía a esa estructura”.

Asegura que tampoco podía ponerse a denunciarlo por que era seguro que lo mataban.

Después del asesinato de Lara Bonilla, Jiménez fue un par de veces más a la Hacienda Nápoles. La visita que más recuerda fue en 1989 -el año más violento en la historia reciente de Colombia– cuando fue a fotografiar el cumpleaños número 13 del hijo de Escobar, Juan Pablo. Ahí tomó una foto del capo que dice ser la más significativa porque revela tanto sobre el momento que atravesaba.

Escobar se había separado de la fiesta y estaba completamente absorto en sus pensamientos, mirando al piso y fue ahí que Jiménez apretó el obturador. “Yo creo que en ese momento él estaba lucubrando sobre todos esos acontecimientos violentos que se venían encima. Esa foto la relaciono con lo que se vino después”.

Lo que se vino después fue el asesinato del candidato presidencial Luis Carlos Galán, la voladura de un avión de pasajeros y los atentados con bomba contra las instalaciones del Departamento Administrativo de Seguridad y del diario El Espectador.

Perseguido por el ejército y policía de Colombia y el llamado Bloque de Búsqueda, exigido en extradición por las agencias DEA y CIA de Estados Unidos, Pablo Escobar decidió entregarse a las autoridades colombianas tras lograr un acuerdo mediante el cual pagaría unos años de cárcel mientras el Estado le garantizaría su seguridad y no lo extraditaría.

Fue un golpe de astucia del capo. La cárcel fue construida sobre una montaña, según sus especificaciones, llena de lujos, incluyendo jacuzzi, sala de billar, bar, televisores, muebles importados y cancha de fútbol. Desde allí continuó delinquiendo, convocando a sus secuaces e, incluso, asesinando a algunos de ellos.

Bajo presión de la Fiscalía, el gobierno ordenó trasladar a Escobar y sus compañeros reclusos a una “cárcel verdadera”, pero estos lograron escapar fácilmente por un muro de yeso construido para ese propósito, el 22 de julio de 1992.

A partir de ahí, empieza nuevamente la cacería implacable del jefe del Cartel de Medellín, que termina con su muerte a tiros en un tejado de la ciudad de Medellín, el 2 de diciembre de 1993.

Tristeza y alivio

En ese momento, Edgar Jiménez se encontraba en su laboratorio de fotografía en el centro de Medellín, cuando se enteró por la radio de la noticia que le estaba dando la vuelta al mundo.

Confiesa que tuvo sentimientos encontrados. Por un lado sintió tristeza por alguien que, a pesar de ser un criminal que hizo tanto daño -como él bien lo sabía- no dejaba de conservar el afecto que en su niñez tuvo por Escobar y Escobar por él.

“Pablo conmigo siempre se portó muy bien, en lo personal y como amigo”, aseguró. “Me dolió que alguien con su capacidad e inteligencia, que hubiera sido muy útil para la sociedad, hubiera tomado un rumbo diferente”.

Pero por otro lado, reconoce que sintió alivio “por la sociedad colombiana, porque el país se encontraba en una zozobra” por los constantes atentados con bomba en los que murieron policías y mucha gente inocentes, incluyendo mujeres y niños. “Por lo menos toda esa violencia se acababa. Eso lo vi como positivo”.

Jiménez continuó en contacto hasta comienzos de los 2000 con la familia de Escobar; la mamá y los hermanos, y la familia Henao de su esposa, cubriendo eventos de tipo social. Pero su vida siempre estará ligada al desaparecido jefe del Cartel de Medellín.

“Es el bandido más famoso de la historia, su vida lo convirtió en leyenda y su muerte en un mito. Yo, de alguna manera, hago parte de ese mito”.

“El Chino: La vida del fotógrafo personal de Pablo Escobar”, de la editorial Universo Centro, saldrá al mercado este julio.Todas las fotos tienen derechos reservados.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VAA9SgC0w9Q

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.