¿Cómo explicarle la cuarentena por COVID-19 a los niños?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

¿Cómo explicarle la cuarentena por COVID-19 a los niños y prepararse para pasarla en casa?

Expertos recomiendan explicarles sin engaños lo que está pasando en el mundo, y establecer horarios y espacios para actividades.
Cuartoscuro
23 de marzo, 2020
Comparte

A partir de este lunes 23 de marzo y hasta el 20 de abril, todas las niñas y niños del país dejarán de ir a clases por las medidas de “sana distancia” tomadas por la Secretaría de Educación Pública (SEP). Un mes en casa sin que tampoco puedan salir libremente, por el riesgo de contagio de COVID-19, puede traerles ansiedad, aburrimiento y problemas de convivencia para toda la familia.

Por ello, psicólogos especialistas y organizaciones mundiales como el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) están dando algunas recomendaciones para manejar la crisis por la epidemia con infantes, desde explicarles sin engaños lo que está pasando en el mundo, hasta establecer horarios y espacios para actividades.

Crear rutinas

Aunque no vayan a la escuela, no son vacaciones. La psicóloga educativa Romina Mondragón sugiere mantener cierta rutina y disciplina similares a las que tienen normalmente por la escuela.

“Mi recomendación para esto es: hagan un horario. Los horarios son esenciales. A tal hora nos vamos a despertar, vamos a desayunar… como si fuera normal levantarse para ir a la escuela, pero meterles actividades. Muchas escuelas sí están mandándoles actividades, entonces marcarles como si fuera hora de clases, este es tu receso, vamos a tomar un lunch, después otra vez una actividad”, explica.

Recurrir a juegos de mesa y también a las nuevas tecnologías: si tienen una tablet, ya hay juegos que son muy didácticos o que les ponen retos para estimularlos cognitivamente.

En caso de ver televisión, estar pendientes de qué ven y que sean contenidos adecuados para su edad, pero no usarlo como recurso para tenerlos entretenidos el día completo.

Entérate: COVID-19: Psiquiatras y dentistas anticipan cancelaciones de consultas y mientras tanto atienden hasta por videollamada

“Pueden hacer muchas cosas, los niños tienen mucha imaginación. El aburrimiento puede ser bueno para los niños, es esencial para que la imaginación siga funcionando”, comenta.

En caso de tener jardín o patio, o algún espacio al que puedan salir con seguridad para su salud, que también salgan a jugar en algún momento del día para que se despejen.

La organización internacional Save The Children, enfocada en la infancia, emitió una “Guía emocional para la convivencia en cuarentena” que recomienda ejercicio o actividades físicas, que para niñas y niños es fundamental para liberar energía, reduce el estrés y genera emociones positivas.

También hace énfasis en definir estructuras y horarios, ya que “la rutina reduce su sensación de incertidumbre”.

Como papás y mamás, darse sus espacios

Además, para que también los adultos puedan hacer home office, poner en claro que necesitan tiempo propio sin que los pequeños pidan su atención, así como darse momentos para hacer cosas para ellos, por ejemplo, si hay un momento para siesta, que los adultos aprovechen para leer, oír música o ver un programa que les guste.

“Es complicado porque tienes la rutina de la escuela y los dejas de ver ocho horas al día, y de la nada, los vas a tener en casa. Por eso es importante lo de los horarios, hacer un calendario, una planeación de: ok, tú vas a estar en esto, yo voy a hacer mi trabajo, porque yo tengo que trabajar. Eso también es importante, porque los niños también ven que los papás tienen que estar trabajando, y si se le explica desde el principio, van a respetar esos tiempos. Y como van a empezar a ver que es una rutina, se van a acostumbrar a esto”, aconseja Mondragón.

“Para los niños, los cambios son gigantescos. Un cambio de coche, los cambios de ciudad, y si no se les explica, los frustra. Entonces ahorita es muy importante esta parte de hablar y explicarle que tienen que estar en casa, que todos vamos a estar ahí, que tal vez papá y mamá sí tengan que estar saliendo, ir a comprar las cosas necesarias, pero ellos no pueden salir, ni modo, es ponerles ese límite”.

La guía de Save The Children recomienda conversar desde el principio y hacer acuerdos sobre las tareas que realizará cada miembro de la familia, y fijar metas, para motivar a cumplir con horarios de trabajo y tareas escolares.

Agrega la importancia de que cada miembro mantenga su espacio. “Es clave que cada quien pueda hacer sus propias actividades y pasar tiempo a solas”.

Entérate: Qué es la Jornada de Sana Distancia, cuándo inicia y qué se suspendería

Hablar con la verdad y despejar dudas

Lo primero que niñas y niños tienen que entender es por qué se van a quedar en casa, saber que hay una nueva enfermedad y que no es menor, por lo que tienen que tener estos cuidados.

Unicef publicó una guía para madres, padres y educadores en la que da tips de cómo abordar el tema con las niñas y niños de hasta seis años. Recomienda usar lenguaje apropiado para que entiendan, pero que no sea engañoso.

Buscar información solo en fuentes confiables y ser muy claros al transmitírselas, pero evitar que estén sobreexpuestos al tema o a comentarios fatalistas, como puede pasar en estos momentos en los que las noticias giran en torno al coronavirus.

También pide poner atención en las conversaciones de adultos que vayan a escuchar, ya que puedan incluir bromas que los menores no entiendan y los confundan o preocupen. Por esto último y por las pláticas que pueden tener con otros niños, Unicef recomienda incluso tomarse un tiempo extra para detectar malentendidos que pueden afectar su percepción de salud y sentar bases para prejuicios que les quedarán en un futuro. Por ejemplo: que se preocupen de que si el abuelo tose, se va a morir; que hay que alejarse de los viejos; que los pobres contagian enfermedades.

La psicóloga educativa Mondragón subraya el tema de las y los abuelos: habrá que explicar a los nietos que para cuidarlos, es mejor no abrazarlos y darles muchos besos por el momento.

“La comunicación es esencial, los niños escuchan muy bien, ponen atención, y se sienten parte”, dice. “Obviamente no les vamos a dar estadísticas, pero lo entienden, que tienen que estar en la casa por su protección”.

Lee: SEP suspenderá clases durante un mes por coronavirus, “no son vacaciones”, afirma

¿Qué hacer si dicen que están preocupados o se comportan raro?

Aun con todas estas recomendaciones, niñas y niños pueden desarrollar angustia y depresión ante la idea de la pandemia y el encierro. Por ello, también es importante estar alerta de cualquier cambio en su comportamiento y pedir ayuda en caso de que sea necesario.

Save The Children recomienda que los propios padres y madres animen a sus hijos a expresar cómo se sienten respecto al tema, por si hay dudas o sentimientos negativos. Explicarles, y decirles que no tienen por qué asustarse ni asustar a otros niños.

Los niños son muy transparentes, señala Mondragón, por lo que ellos mismos pueden empezar a expresar sus sentimientos, gritar que ya están hartos, o se les va a notar la tristeza. Si ya no quieren hacer nada, o solo quieren ver televisión, es momento de poner atención en su salud mental.

“Primero, lo más sencillo, hablar y tranquilizarlos. Respiración profunda. Te explico la situación: no nos vamos a enfermar porque estamos tomando todas las medidas para cuidarnos”, remarca.

“Escucharlos también es muy importante. Si están preocupados, no minimizar. Decir: ok, ¿cuál es tu preocupación, por qué te estás sintiendo así? Y se lo explicas de la manera más sencilla, pero en lo que lo escuchas, el niño ya con eso se va a tranquilizar mucho”.

Los especialistas coinciden en que la primera fuente de calma o angustia ante la situación, es la propia familia. Por ello es importante que todos los miembros estén bien informados y mantengan el ánimo, a pesar de que no es sencillo para nadie, o busquen ayuda para sí mismos si no pueden controlar el estrés.

“Los niños como hasta los 10 años reflejan mucho lo que ven de los adultos. Si los ven ansiosos y nerviosos, también se van a poner así, son el reflejo. Más en los chiquitos, como de los 3 a los 7 años”, dice la psicóloga.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

COVID-19: Qué nivel de vacunación se necesita para volver a "la vida normal"

Todavía no está claro qué normalidad viviremos al conseguir una inmunidad colectiva. Dependerá de cuánto dure la protección de las vacunas y de si cortan la transmisión además de evitar que enfermemos.
27 de noviembre, 2020
Comparte

Los anuncios sobre las vacunas contra el coronavirus invitan al optimismo, pero acabar con la pandemia y regresar a la normalidad sigue estando lejos.

Viajar sin restricciones, no usar mascarillas y asistir a eventos masivos son algunas actividades que tardarán en volver.

No basta con que se aprueben las vacunas y los países arranquen sus campañas de vacunación.

Para hablar de “nueva normalidad”, según expertos, hará falta vacunar a una gran mayoría.

Y esto podría tomar varios meses o incluso años.

Tampoco está claro qué normalidad viviremos al conseguir una inmunidad colectiva. Dependerá de cuánto dure la protección de las vacunas y de si cortan la transmisión además de evitar que enfermemos.

Cuatro desarrolladores han mostrado hasta ahora sus credenciales: Pfizer/BioNTech (EE.UU.-Alemania), Instituto Gamaleya (Rusia), Moderna (EE.UU.) y la Universidad de Oxford/AstraZeneca (Reino Unido).

Las cuatro vacunas demostraron ser efectivas en la Fase III de ensayos clínicos, pero son resultados preliminares pendientes de aprobación.

Cómo se comparan las vacunas en la Fase III de los ensayos clínicos

BBC

Teniendo en cuenta esto y los sacrificios para distribuir dosis en masa, ¿Cuánta gente hará falta vacunar para recuperar la vida antes del coronavirus?

Inmunidad global

“Cómo y cuándo volveremos a la normalidad está en la mente de todos“, reconoce Andrew Bradley, profesor de medicina molecular de la Clínica Mayo en Estados Unidos.

Pero es muy seguro que para lograrlo haya que vacunar a cerca del 75% de la población“, explica Bradley a BBC Mundo.

Son datos similares a los que maneja la Asociación de Vacunología en España (AEV), país que el 24 de noviembre aprobó su plan de vacunación contra la covid-19.

Este arrancará en enero de 2021 y las vacunas serán gratuitas y se administrarán primero a los grupos con mayor riesgo de mortalidad y exposición a la enfermedad.

Vacunación contra la gripe en California.

Getty Images
La OMS estima que hará falta inmunizar a un 60-70% de la población para frenar el avance del virus.

“Con un 60-70% de vacunación se empieza a controlar al microorganismo y cortar la transmisión”, dice a BBC Mundo Amós García Rojas, presidente de la AEV.

Los números también coinciden con los porcentajes que la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima necesarios para alcanzar la inmunidad de rebaño, es decir, una inmunidad colectiva mínima pero necesaria para frenar la enfermedad.

“Dada la alta transmisibilidad del SARS CoV-2, creemos que será necesario inmunizar entre el 60 y 70% de la población. Eso se consigue vacunando de forma segura”, dijo en conferencia la doctora Soumya Swaminathan, científica jefa en la OMS.

Con estas cifras, en países como México habría que vacunar a 88 millones de personas, en Colombia a 35 millones y en Perú a 22 millones, por ejemplo.

México, que anunciará pronto su plan definitivo de vacunación, tiene preacuerdos cerrados con AstraZeneca y Pfizer para adquirir sus vacunas cuando se aprueben.

Colombia, por otra parte, aseguró tener 20 millones de dosis cerradas el 24 de noviembre.

Y el Ministerio de sanidad peruano se comprometió a pagar más de US$100 millones para adquirir 9,9 millones del compuesto de Pfizer.

Sin embargo, opina Bradley, es vital que los niveles de vacunación se consigan a nivel global.

“Será necesario alcanzar la inmunidad de rebaño a una escala global para reducir la incidencia de la enfermedad o erradicarla. Teniendo en cuenta que somos más de siete billones, esto podría tomar años”, estima el especialista.

“Estamos en una pandemia y no se trata de solo controlar la enfermedad en Reino Unido, Francia o España. También hay que combatirla en África y América Latina“, coincide García Rojas.

Puesto de vacunación en Ciudad de México.

Getty Images
Los expertos opinan que para hablar de nueva normalidad, debe alcanzar altos porcentajes de vacunación a nivel global y no solo en algunos países.

“Los países ricos deben ayudar a los de menos recursos. Esto es un problema global, de solidaridad”, añade.

Actualmente, varios gobiernos, organizaciones sanitarias, fabricantes, científicos y filántropos contribuyen en el proyecto Covax, diseñado para proveer un reparto equitativo y fluido de vacunas y tratamientos en todo el mundo, al margen de los recursos de cada país.

Algunos países, explica García Rojas, puede que ya tengan más inmunizados por vía natural y hayan superado la enfermedad.

Sin embargo, opina que la vacuna debe administrarse a todos “independientemente de si se hayan infectado o hayan sido asintomáticos o no”.

Interrogantes

Aunque existe cierto consenso sobre vacunar a un 70% de la población para recuperar cierta normalidad, otras organizaciones demandan cautela y apuntan a varias interrogantes por despejar.

“Todavía no se conocen al 100% la enfermedad y su inmunidad. Es pronto para decir qué porcentaje se necesita vacunar para disminuir la transmisión“, comenta a BBC Mundo el doctor Rodrigo Romero, secretario general de la Asociación Mexicana de Vacunología.

“También dependerá de la efectividad de la vacuna y cuánto dure la protección en las personas”, añade.

A las dudas sobre la protección e inmunidad de las vacunas, se suman los retos logísticos, de distribución y almacenamiento.

Las vacunas de Moderna y Pfizer/BioNtech, por ejemplo, deben conservarse a temperaturas ultrafrías usando tecnologías especiales.

Persona sostiene una cartel donde se lee "No vaccine" (No a la vacuna) durante una protesta en Estados Unidos.

Getty Images
“Estamos viendo un considerable número de personas que no están seguras sobre si vacunarse o no. Cada campaña de vacunación tendrá que acompañarse de una estrategia de comunicación clara. Todo esto suma más tiempo”

Los expertos opinan que esto será un desafío, especialmente en países con menos recursos o en vías de desarrollo.

“El ritmo de cómo van llegando las vacunas a cada país irá marcando posibles horizontes temporales sobre cuándo volver a la normalidad”, dice García Rojas.

“También estamos viendo un considerable número de personas que no están seguras sobre si vacunarse o no. Cada campaña de vacunación tendrá que acompañarse de una estrategia de comunicación clara. Todo esto suma más tiempo”, agrega.

¿Nueva o vieja normalidad?

Aún consiguiendo inmunizar a suficiente población, los expertos dudan sobre cómo será la vuelta a la normalidad e incluso si volveremos a tener una vida como la de antes de la pandemia.

Bradley, de la Clínica Mayo, cree “improbable” volver pronto a la misma vida. Argumenta que “muchos negocios cambiarán y los empleados continuarán su trabajo remoto”.

Hombre con mascarilla dentro de un vagón del metro de Moscú.

Getty Images
García Rojas espera que el uso de mascarillas continúe tras la pandemia. No siempre, pero como muestra de solidaridad cuando estemos resfriados, por ejemplo.

“Los restaurantes y bares funcionarán con capacidad reducida y los viajes seguirán limitados”, añade.

García Rojas, por otra parte, dice que hablar de ‘nueva normalidad’ le provoca “sarpullidos”.

“Yo quisiera la normalidad de siempre. Pero hablar de esto en medio de una pandemia es peligroso para la ciudadanía. Puede hacer creer que estamos listos para volver a la rutina de antes”, opina.

“Honestamente, espero que después del coronavirus mantengamos muchas costumbres que adquirimos para protegernos. Espero que el lavado de manos frecuente se quede. También las mascarillas; no siempre, pero sí para solidarizarnos y usarla en la calle cuando estamos resfriados”, concluye García Rojas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=3KQvURTJmgA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.