Medidas del gobierno de CDMX para frenar COVID-19 vacía las calles
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Carlo Echegoyen

“Ni en días festivos hay tan poca gente”: cierre de negocios por COVID-19 vacía las calles de CDMX

Tras el cierre de bares, discotecas, cines, teatros, gimnasios y museos, las principales calles de la CDMX lucen desiertas.
Carlo Echegoyen
Por Manu Ureste y Francisco Sandoval
24 de marzo, 2020
Comparte

En mangas de camisa y con el gesto relajado, distendido, el presidente López Obrador miraba a la cámara que lo grababa el pasado domingo 22 de marzo durante una gira por Oaxaca, y pronunció un mensaje dirigido al pueblo de México. 

“No dejen de salir. Todavía estamos en la primera fase, yo les voy a decir cuándo no salgan”, dijo el mandatario en relación al coronavirus, el virus que ha desatado una pandemia en medio mundo, ocasionando miles de infectados y de muertes en Europa, Asia y Norteamérica. 

“Si tienen posibilidad económica sigan llevando a la familia a comer a los restaurantes y a las fondas”, añadió AMLO en el video, en el que, además, pidió a los mexicanos que sigan “haciendo vida normal” ante la pandemia, aunque, eso sí, manteniendo “una sana distancia”.

Lee: COVID-19: México suma ya 4 muertes por la enfermedad; 367 casos confirmados

Cuatro horas después de ese mismo domingo, a las ocho de la noche, los habitantes de la Ciudad de México recibieron otro mensaje muy distinto.

Con un tono de voz neutro, serio, y con la preocupación en el rostro de quien anuncia medidas que afectarán a millones de personas, la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum advirtió en un video publicado en sus redes sociales que en apenas cinco días los casos confirmados de coronavirus se duplicaron en la ciudad: se pasó de 21 casos el miércoles, a 45 el domingo. 

De ahí que su gobierno decidió tomar medidas “de suma importancia”, como el cierre de bares, discotecas, cines, teatros, gimnasios, y museos, entre otros, que tendrán que cerrar sus puertas progresivamente entre el lunes y el próximo miércoles 25 de marzo.   

Como resultado, y a pesar de la recomendación del presidente de “no dejar de salir” a la calle, la Ciudad de México vivió ayer lunes una nueva fase de ‘apagado’ ante el avance del coronavirus. 

Avenida Balderas luce con poco tránsito vehicular. Foto: Carlo Echegoyen

“El gran desplome”

Hace una semana, la zona que comenzó a vaciarse lentamente fue el Paseo de la Reforma, luego de que cientos de corporativos, bancos, y embajadas, mandaron a sus empleados a trabajar desde casa. 

Y ayer lunes, el apagón entró en ‘fase dos’: los pocos transeúntes que caminaban por el paseo no fotografiaban El Ángel o la Diana Cazadora, sino la avenida vacía de coches. El Metrobús iba de una estación a otra sin recibir pasajeros. Y en la zona de los ríos, junto a las embajadas de Estados Unidos y de Japón, los restaurantes, a diferencia de hace una semana, tenían letreros que anunciaban el cierre de sus puertas hasta nuevo aviso. 

Lee: Cierran en Edomex cines, bares, guarderías y centros comerciales para contener COVID-19

Fuera de Reforma, la ‘fase dos’ de apagado se amplió a múltiples puntos de la capital, como la Avenida Juárez, y las calles Madero, 5 de Mayo y 16 de septiembre, en el corazón colonial de la metrópoli, habitualmente un hervidero de personas que van a trabajar a empresas, a hacer trámites en Cancillería y Hacienda, o a visitar algunos de los atractivos turísticos del centro histórico, como el zócalo o el Palacio Nacional. 

Un hombre cruza avenida Juárez a un día de que Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno capitalina, anunciara nuevas medidas para comercios ante la pandemia del Coronavirus Covid-19. Foto: Carlo Echegoyen

Rogelio García, un dependiente de una tienda que vende trajes económicos frente al Palacio de Bellas Artes, otro de los atractivos turísticos y culturales más visitados de México que también cerró sus puertas, explicó que el descenso de clientela comenzó a sentirse desde la semana pasada. 

Aunque “el gran desplome”, hizo hincapié, se produjo este lunes.

“Hoy se sintió mucho más la ausencia de clientes”, subrayó Rogelio, que opinó que “el bajón” de personas caminando al mediodía por la avenida Juárez se debe tanto a las medidas anunciadas por el gobierno de la ciudad, como al temor creciente al coronavirus. 

“La gente se está guardando más en sus casas, y ya no están saliendo a consumir si no es algo muy necesario. Y como puede ver -dijo paseando la palma de la mano por el establecimiento lleno de maniquíes y vacío de clientes-, un traje, ahorita mismo, no es una necesidad básica para nadie”. 

A unos pocos metros de la tienda, cruzando el Eje Central -que a las 12 del mediodía lleva tráfico, pero sin llegar a ser el ‘estacionamiento’ de carros que se forma a la altura del Banco de México cuando los semáforos cambian al rojo-, en la calle Madero el hormigueo de gente caminando es constante, aunque la estampa nada tiene que ver con la habitual fotografía de millones de personas tratando de avanzar por el estrecho corredor que desemboca en el zócalo.  

De hecho, Érica Reséndiz, una mujer de 53 años que trabaja repartiendo publicidad y captando posibles clientes para una de las muchas ópticas que hay por la zona, explicó que la mayoría de la gente que queda en la calle Madero, o son vendedores ambulantes, que tratan de hacer su agosto vendiendo cubre bocas artesanales; o son algunas de las personas que vienen a trabajar a joyerías, tiendas de zapatos, o a las cadenas de hamburgueserías económicas que aún resisten abiertas. 

“La gente que puede, ya se está quedando en casa. Y aquí, si la cosa sigue así, ya nos avisaron que esta semana muy probablemente van a cerrar la tienda”, lamentó Érica, que llevaba las manos protegidas por unos guantes de color rosa mexicano y un cubrebocas azul claro.

Una mujer espera clientes en la entrada de una plaza comercial sobre Madero. Ella gana una comisión de 50 pesos por ofrecer reparación de lentes y servicios oculares. Foto: Carlo Echegoyen

Para ejemplificar el descenso de clientela, y de personas caminando por esta calle, Érica aseguró que en toda la mañana no “captó” a ni un solo cliente, cuando en un día normal ya llevaría al menos cinco. 

En un puesto de prensa que hay junto al edificio de Cancillería, frente al Hemiciclo a Juárez, José Luis Pérez, de 80 años, hizo el mismo cálculo parar ejemplificar cómo se ha ido apagando la actividad de la ciudad: el lunes pasado, vendió 60 periódicos. Este lunes no llegó ni a los 10. 

Mientras que, a un par de puestos de distancia, sobre Juárez esquina con Dolores, la calle que da acceso al Barrio Chino de la ciudad donde ayer lunes nadie se tomaba fotos bajo el arco que decora la entrada al lugar, Juan Carlos, de 40 años, dijo que para él la cosa pinta aún peor: no vendió ni una sola revista, ni tampoco cómics. Aunque, por ahora, la venta de gel antibacterial y de cigarros es lo que le está manteniendo a flote. 

Este voceador lleva trabajando en su local más de 40 años y cuenta que ha visto pasar terremotos, epidemias y nada lo hace dejar su negocio. Foto: Carlo Echegoyen

En la calle 5 de mayo, la paralela a la calle Madero, varias fondas y restaurantes colgaron el cartel de cerrado. 

“Estamos seguros de que esta situación se resolverá muy pronto y volveremos a disfrutar de su compañía”, rezaba un letrero pegado a la persiana metálica de un restaurante. 

Y los cafés tradicionales que aún permanecían abiertos, lucían con los taburetes vacíos y las mesas sin comensales. 

“A las dos de la tarde siempre hay gente haciendo fila en la puerta esperando una mesa. Y ahora, mire cómo estamos, con la terraza vacía”, lamentó Cinthya, mesera de 18 años, que haciendo cálculos dijo que los 62 pesos que le dan como salario base por día de trabajo no serán suficientes ni siquiera para pagar los gastos de transportarse desde ciudad Neza. 

“Lo que más sentimos es la falta de turistas extranjeros, que son los que más consumen en la terraza y los que más propinas nos dejan”, recalcó la joven mesera. 

Empleadas del café “El popular” están preocupadas por la falta de clientes; su principal ingreso son las propinas. Foto: Carlo Echegoyen

Gustavo, de 54 años, es guía en un turibús. Acaba de subir a un grupo de siete personas de nacionalidad francesa al camión. Los únicos turistas que atendió en todo el día. 

“Solo tenemos activo este circuito, el del centro histórico”, explicó. 

“Tuvimos que cerrar el de la Basílica, porque está cerrada y no tiene caso ir. Mantuvimos abierto el del sur, aunque ya nadie lo toma porque el museo Frida Kahlo está cerrado y también los museos de la UNAM. Y cerramos el circuito de Polanco, porque también están cerrados los museos, el acuario, y muchos establecimientos comerciales”.

En la Catedral Metropolitana, uno de los puntos donde habitualmente se concentran cientos de feligreses y también turistas que van a fotografiarla, ayer los pasillos estaban vacíos. 

Junto una pantalla de plasma, en la que los pocos asistentes podían leer ‘La oración para frenar el Covid-19’, la persona que atendía el puesto de venta de estampitas religiosas y escapularios dijo que la afluencia bajó drásticamente este lunes, luego que la jefa de gobierno capitalina también prohibiera la realización de “eventos masivos” en las iglesias. 

Vista de la plancha del Zócalo sin eventos ni marchas y con poca gente. Foto: Carlo Echegoyen.

“Ni en días festivos está tan vacío Polanco”

En la colonia Polanco, a varios kilómetros de distancia al oeste de la ciudad, las calles y comercios de una de las zonas más exclusivas de la urbe también estaban vacíos. 

La avenida Lago Alberto, que por las tardes suele ser una de las vialidades más transitadas en la alcaldía Miguel Hidalgo, lucía vacía a las 15:30 horas de este lunes. Sólo dos vehículos transitaban a esa hora.

Las avenidas Miguel de Cervantes Saavedra y el Lago Victoria era la misma postal: pocos vehículos y un par de personas caminado por las banquetas.

La avenida Cervantes una de las más transitadas en Polanco luce vacía a las 3:30 de la tarde. Foto: Francisco Sandoval.

La avenida Mariano Escobedo, entre Homero y Horacio, sólo una patrulla de la policía de la CDMX vigilaba la zona.

Por la avenida Presidente Masaryk, que a las 4 de la tarde de cualquier lunes suele ser una de las calles más transitadas de una ciudad de por sí habitualmente saturada, había más patrullas de la policía que coches.  

La avenida Mariano Escobedo totalmente vacía a las 4 de la tarde. Foto: Francisco Sandoval.

Las tiendas y centros comerciales de Polanco también estaban vacíos. En una tienda de venta de zapatos deportivos, que suele ser muy concurrida, apenas dos personas habían entrado ese día, dijo Judith, una de las empleadas del lugar.

“Los lunes suelen ser días tranquilos. Al día solemos atender entre 50 y 60 personas, pero hoy solo han venido dos”, comentó.

La plaza Antara, sobre Marina Nacional, los restaurantes estaban solos a las 3 de la tarde. En el área de comida de dicha plaza, un hormiguero de gente a esa hora en el que, en promedio, se espera de 15 a 20 minutos por una mesa, más de 80% de los lugares estaban disponibles.

La zona de comida de Plaza Antara luce totalmente vacía a las 3 de la tarde. Foto Francisco Sandoval.

 “Nunca me había tocado un día así. Ni en los días festivos está tan vacío”, lamentó Samantha, una joven cajera de un restaurante de comida rápida.

En la entrada de la plaza, un ejército de jóvenes dedicados a la entrega de comida y productos en bicicleta esperaba paciente a que saliera un servicio. Algunos comían tacos de canasta vendidos por un hombre con camisa blanca y cubre bocas que hacía comentarios sobre el coronavirus.

“Pásale a los tacos de canasta sin coronavirus”, bromeaba el vendedor, mientras que a 3 metros de él una pareja con una niña buscaba desesperadamente vender cigarros sueltos y dulces.     

En contraste, la plaza Miyana, localizada frente a Antara, presentaba algo de movimiento, lo cual puede deberse a que en su interior hay un supermercado, así como una tienda dedicada a la venta de artículos de oficina. 

Aun así la afluencia era baja. De los tres pisos que esta plaza tiene de estacionamiento, sólo el primero estaba con poco menos de la mitad de automóviles.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus : cómo son las pruebas para diagnosticar el covid-19

El nuevo coronavirus ya está presente en cerca de 114 países y la OMS lo clasificó como pandemia. Un mecanismo fundamental para frenarlo es poder diagnosticarlo a tiempo para reducir su tasa de mortalidad.
12 de marzo, 2020
Comparte
Una mujer es examinada con un termómetro en un aeropuerto.

Getty Images
La detección de síntomas no es suficiente para saber si la persona está contagiada con el nuevo coronavirus.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que ya se puede hablar de pandemia en el brote de covid-19 que ya ha llegado a más 114 países y ha causado la muerte de cerca de 4,000 personas.

Los países más afectados son China, donde se originó, Italia, Irán y Corea del Sur.

Ante ello, numerosos gobiernos adoptaron de forma acelerada medidas para evitar que se extienda el contagio, como la realización de controles aeroportuarios y el aislamiento de aquellos viajeros sospechosos de estar afectados por el nuevo coronavirus.

EE.UU., por ejemplo, anunció que suspendería la entrada de extranjeros desde 26 países de Europa.

Sin embargo, debido a que los síntomas del coronavirus son similares a una neumonía, es difícil identificar a una personas que tiene el virus de una que simplemente estará resfriada o sufre de una afección respiratoria.

Entonces ¿cómo se está diagnosticando el coronavirus?

Los genes del virus

Carmen Sofía Arriola, epidemióloga de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), le explicó a BBC Mundo que cuando surgió el nuevo virus lo primero que se hizo fue estudiar su código para detectar marcadores genéticos consistentes que permitan identificarlo.

Un científico realiza una prueba de ADN para detectar un coronavirus.

Getty Images
El primer paso para diagnosticar la enfermedad es lograr identificar genéticamente el virus.

El nuevo coronavirus causa algunos síntomas similares a otros virus, por lo que hace falta una prueba de este tipo para poder diferenciarlo y descartar otras enfermedades.

“Los CDC desarrollaron una prueba de reacción en cadena de la polimerasa (PCR, por sus siglas en inglés). Es una prueba de biología molecular diagnóstica en la que se detecta el código genético del virus”, señala.

Arriola explicó que las pruebas tienen distintos controles de calidad que permiten determinar si la muestra es positiva o negativa.

Para realizarlas se emplean esputos u otras secreciones respiratorias que se obtienen por mecanismos como los aspirados o lavados nasofaríngeos. Además se pueden usar muestras de suero sanguíneo.

Una vez que las muestras llegan al laboratorio, se tiene un diagnóstico en pocas horas.

Arriola indicó que los CDC publicaron el protocolo para hacer estas pruebas en su página web y que ya se está implementando en varios estados de EE.UU.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Otro sistema que se ha desarrollado mientras avanza el virus han sido los análisis con sangre. El objetivo de este test es detectar los anticuerpos específicos que combaten el coronavirus dentro del cuerpo humano.

China fue uno de los primeros países en utilizar este método, que además ayudar a detectar los casos de contagio en personas que todavía no han mostrado ningún síntoma, lo que ayuda a disminuir las tasas de mortalidad.

Sin embargo, la OMS advierte que los test no son 100% infalibles: “Uno o más resultados negativos en estos test no descartan que exista la posibilidad de infección”, señala el organismo.

¿Y en América Latina?

Hasta este jueves la presencia del nuevo coronavirus ya ha sido confirmada en 14 países de América Latina: Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Chile, Ecuador, Honduras, México, Panamá, Perú, República Dominicana y Paraguay.

El primer caso “latinoamericano” de covid-19 se registró en Brasil el 26 febrero, seguido de México dos días después.

Y el último país de la región en sumarse a la lista es Cuba, que confirmó sus primeros tres casos este miércoles, 11 de marzo.

La primera muerte se registró en Argentina el 7 de marzo: un hombre de 64 años de edad, residente de Buenos Aires, que había regresado a finales de febrero de un viaje por Europa.

Y el segundo fallecimiento fue anunciado por Panamá el 10 de marzo: también un hombre de de 64 años con complicaciones derivadas de diabetes y una neumonía bacteriana, según comunicado de las autoridades sanitarias.

Según explica Marcos Espinal, director del departamento de Enfermedades Transmisibles de la Organización Panamericana de la Salud, en el continente americano hay 29 países con laboratorios capaces de realizar la prueba del PCR.

Investigador con una muestra de coronavirus

Getty Images
El nuevo coronavirus llegó a América Latina a fines de febrero.

EE.UU., Canadá,Colombia, Ecuador, Brasil, Surinam, México, Paraguay y Chile fueron los primeros países del continente donde se realizaron exámenes locales para diagnosticar el coronavirus.

“Nuestra región está mejor preparada ahora que cuando tuvimos el SARS en 2002″, señala.

“No se trata solamente de detectar los casos en laboratorio. Hay que tener áreas de aislamiento, la vigilancia, la comunicación de riesgos para educar al pueblo”, dice.

“La clave no es solo identificar los casos sino además investigar los contactos para evitar la diseminación, cortar la cadena de transmisión”, concluye el experto.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=TBuHqj-S9F4&t=5s

https://www.youtube.com/watch?v=B_Gzc2Z7uQY&t=36s

https://www.youtube.com/watch?v=-O7sw3Pe5TI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts