Habrá 'reconversión hospitalaria' para atender a pacientes graves por COVID-19
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Habrá “reconversión hospitalaria” para atender a pacientes graves por COVID-19 con 1,283 camas

La estrategia consiste en equipar hospitales de especialidades para atender a enfermos que necesiten cuidados intensivos.
Cuartoscuro
30 de marzo, 2020
Comparte

Por el probable aumento de casos graves de COVID-19, el Gobierno Federal anunció el proceso de “reconversión hospitalaria” que permitirá tener mil 283 camas equipadas con respiradores, monitores y personal médico capacitado, durante las tres fases de la pandemia en México. 

Así lo informó Gustavo Reyes Terán, titular de la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad, aunque sin precisar el presupuesto destinado a dicha estrategia. 

En la conferencia de prensa de este domingo 29 de marzo, Reyes Terán explicó que la reconversión hospitalaria es una medida para coordinar e integrar la respuesta hospitalaria ante la propagación de coronavirus en el país porque “la carga de la enfermedad esperada en esta pandemia, hace que no solo dos hospitales, sino la mayoría de hospitales adopten este modelo de reconversión hospitalaria”.

Lee: 20 personas fallecidas y 993 casos confirmados de COVID-19, reporta Salud

Sin embargo, la principal estrategia para evitar el colapso del sistema de salud está en cada uno de los ciudadanos que acaten las indicaciones de la autoridad. “Confiamos en la población, es fundamental quedarse en casa. Sólo así podemos evitar que se desborde (el sistema de salud)”.

Insistió en que la gente permanezca en sus casas para evitar la propagación. “Cada vez que piensen en salir, piensen que un virus los está esperando afuera. Si son jóvenes tal vez no les pasa nada, pero regresarían a casa y tal vez podría contagiar a alguien en su casa”, dijo Reyes Terán.

En tanto, en la decisión que corresponde a la autoridad sanitaria, la estrategia de “reconversión hospitalaria” consiste en equipar hospitales de especialidades para atender a enfermos que necesiten cuidados intensivos. En este caso, el anuncio se centró en los nosocomios de la Ciudad de México y en el Estado de México, donde se prevé que se presentarán “la mayor cantidad de casos graves que requieran hospitalización”.

Los hospitales que atenderán a los pacientes graves, llamados “centro COVID-19” serán el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) y el Instituto de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, el Hospital General de México, el Hospital Juárez, el Hospital Infantil de México, el Hospital General Dr. Manuel Gea González y el Hospital Regional de Alta Especialidad de Ixtapaluca.

Mientras que los considerados “no COVID”, están el Instituto Nacional de Cancerología, el Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez, el Instituto Nacional de Perinatología, el Instituto Nacional de Rehabilitación y el Instituto Nacional de Perinatología.

Los hospitales que se sumen a la atención para pacientes que requieren cuidados intensivos por coronavirus, suspenderán los servicios de atención ambulatoria y quirófano y proyectar, cuando estén en ocupación de 50%, las necesidades de recapacitación de más personal para transitar a la siguiente fase.

Además, para integrarse como receptores de pacientes con COVID-19 que requieren atención especializada, los hospitales deberán hacer una evaluación de sus capacidades y enlistar al personal y especialidades, fuentes de oxígeno y aire, número y utilidad.

También el número de ventiladores mecánicos, utilidad; cantidad de monitores y la integridad de sus módulos y sensores, eficiencia de compresor de gases en litros/hora; eficiencia del generador eléctrico y las plantas auxiliares y el número de camas totales que podrá atender en contingencia hasta la tercera etapa.

Lee: “No se compara ni con un huracán”: destinos turísticos lucen vacíos por la pandemia de COVID-19

En esta estrategia de reconversión se prevé la disponibilidad de 421 camas con el equipamiento necesario en la primera fase de atención; en la segunda fase se sumarían 421 y en la tercera 745, para hacer un total de 1,283 camas.

El tránsito de un nivel a otro dependerá de que los enfermos ocupen todas las camas disponibles por la primera fase, al agotarse se pasará a la segunda y luego a la tercera. Lo que Reyes Terán prevé es que el avance entre una y otra fase sea “escalonada y uniforme entre los centros COVID-19”.

Reyes Terán explicó que el gobierno Federal afina detalles para obtener el número de ventiladores que se requieren, mientras que el Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (INSABI) y el IMSS abrieron convocatorias para reclutar al personal médico necesario para afrontar la pandemia.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué impacto tiene para la elección que Trump tenga COVID (y qué otras dudas deja)

Dos de las grandes cuestiones tras el positivo de Trump son cuál es su riesgo y cómo afectará su convalecencia a la campaña electoral.
2 de octubre, 2020
Comparte

“Se convirtió en el paciente de más alto perfil del mundo de una enfermedad que ha matado a más de un millón de personas”.

Así ha descrito el sitio Político a Donald Trump tras darse a conocer su positivo por covid-19.

Hasta este momento solo presenta síntomas leves, según funcionarios de la Casa Blanca.

Durante meses, el presidente estadounidense minimizó la pandemia y se mostró escéptico sobre la gravedad de la enfermedad, pese a que Estados Unidos acumula 208.000 fallecidos por covid-19, la cifra más alta de muertes en el mundo.

Pero la noticia del positivo de Trump, y de su esposa Melania, llega en un momento particularmente delicado: solo un mes antes de la elección presidencial en la que el actual mandatario se mide al demócrata Joe Biden.

Biden dijo que “rezaría por la salud y la seguridad” de Trump y su familia.

Una de las grandes cuestiones ahora es cómo afectará la convalecencia de Trump a la campaña electoral.

Analizamos esta y otras interrogantes que deja este positivo.

¿Qué se sabe sobre la salud de Trump?

El médico de Trump, Sean Conley, emitió un comunicado a última hora del jueves, diciendo que el presidente y la primera dama estaban “bien en este momento y planean quedarse en la Casa Blanca durante su convalecencia”.

“Espero que el presidente continúe desempeñando sus funciones sin interrupciones mientras se recupera, y los mantendré informados sobre cualquier desarrollo futuro”, agregaba el comunicado.

El médico no proporcionó más detalles.

Donald Trump sosteniendo una mascarilla.

Getty Images
Durante meses, el presidente estadounidense minimizó la pandemia y ha sido reacio a usar la mascarilla.

Según el examen físico más reciente de Trump, realizado a principios de este año, pesaba 110,7 kg.

Esto se considera obeso para su altura de 1,9 m.

Pero el doctor Conley dijo en ese momento que el presidente “se mantiene sano”.

Trump también tendrá la mejor atención médica disponible.

¿Está en un riesgo particular por su edad?

Para el caso del nuevo coronavirus, la edad es un factor de riesgo claro: a mayor edad, mayor es el peligro de que una infección por coronavirus se convierta en una amenaza para la vida.

Las personas de entre 64 y 74 años con covid en EE.UU. tienen cinco veces más probabilidades de necesitar atención hospitalaria y 90 veces más probabilidades de morir que alguien de 20 años.

Según los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), 8 de cada 10 muertes por covid-19 en el país han sido mayores de 65 años.

Trump y Melania

Reuters
El mandatario y la primera dama recibieron la confirmación de su contagio después de que una asistente presidencial diera positivo.

El virus también parece afectar más a los hombres y a las personas con sobrepeso.

Esto ocurre porque la obesidad provoca un estado de inflamación crónica que afecta al funcionamiento de las células del cuerpo y de sus superficies mucosas, que ven interrumpida su función de barrera protectora natural y facilitan el ataque de virus como el covid-19.

También tiene efectos negativos sobre el sistema inmune, como la disminución en la producción de proteínas vitales para defender al cuerpo contra posibles infecciones.

Pero ese es el panorama general, un patrón visto en toda la población, y no se puede adelantar cómo evolucionará el presidente estadounidense.

Para el corresponsal de salud de la BBC James Gallagher es peligroso especular sobre cómo afectará el virus a cualquier persona.

La salud de dos personas de 74 años puede ser muy diferente y otras afecciones médicas alteran enormemente la amenaza que representa este virus.

¿Qué va a pasar con la campaña?

Los CDC dicen que una persona debe aislarse durante 10 días después de una prueba positiva.

“Comenzaremos nuestro proceso de cuarentena y recuperación de inmediato. ¡Lo superaremos juntos!”, escribió en Twitter Trump, al dar la noticia de su positivo.

Para Anthony Zurcher, corresponsal de la BBC para Norteamérica, es difícil decir exactamente cuán trascendental es esto a tan solo 32 días de las elecciones estadounidenses.

Esta ya era una campaña muy particular, sin eventos masivos debido a la pandemia.

El segundo debate presidencial entre Trump y Biden está programado para el 15 de octubre en Miami, Florida, y todavía no está claro cómo afectará el contagio del presidente a su organización.

No obstante, Mica Mosbacher quien forma parte del equipo de asesores de la campaña de Trump, dijo este viernes en el programa Today de la BBC que se sienten “muy optimistas” y no descarta que el debate se pueda hacer de manera virtual.

“Siguiendo los lineamientos de los CDC, (Trump) no podrá asistir a eventos masivos”, dijo Mosbacher, “pero es totalmente posible hacer un debate virtual en dos semanas”.

“El presidente continuará trabajando desde la Casa Blanca”.

También está por ver cómo maneja esto la campaña del mandatario, que según Zurcher tendrá que responder por qué el presidente adoptó una actitud aparentemente tan arrogante hacia la pandemia, y cuántos altos cargos en la Casa Blanca pueden haberse vistos expuestos.

Debate presidencial entre Trump y Biden.

Getty Images
Donald Trump y Joe Biden se enfrentaron en el primer debate presidencial el pasado 29 de septiembre.

Hace solo dos días, durante el primer debate, Trump menospreció al oponente demócrata Joe Biden por usar con frecuencia mascarillas y no dar mítines de campaña del mismo tamaño que los suyos.

¿Bajo qué circunstancias se podrían retrasar las elecciones?

En cualquier caso, el período de cuarentena del presidente Trump tiene un impacto en su capacidad para hacer campaña y por eso otra de las cuestiones que surge es sobre las posibilidades de que la elección se retrase.

Según la ley estadounidense, las elecciones presidenciales se llevan a cabo el martes después del primer lunes de noviembre, cada cuatro años, por lo que este año son el 3 de noviembre.

Cambiar la fecha dependería de los legisladores estadounidenses, no del presidente. Se requeriría una mayoría en ambas Cámaras del Congreso -Cámara de Representantes y Senado- para cualquier cambio de fecha.

Eso parece poco probable dado que la Cámara de Representantes está controlada por los demócratas.

Pero incluso aunque se cambiara, la Constitución estadounidense establece que una administración presidencial solo dura cuatro años. Entonces, el mandato del presidente Trump expirará automáticamente al mediodía del 20 de enero de 2021.

¿Qué pasa si Trump cae gravemente enfermo y no puede cumplir con sus deberes?

Por ahora, no se ha informado que el presidente se encuentre mal, y este es un escenario que no anticipan desde la campaña de Trump.

“Es un guerrero y un luchador y no anticipamos en este momento que quedará incapacitado”, dijo Mosbacher en el Today. “Así que nos sentimos muy optimistas acerca de esta situación”.

Donald Trump y Mike Pence.

Getty Images
La Constitución de Estados Unidos establece que el presidente puede entregar el poder a su vicepresidente si no puede seguir con sus deberes.

No obstante, si resulta gravemente enfermo y no puede cumplir con sus deberes, la 25ª Enmienda la Constitución de Estados Unidos establece que el presidente puede entregar el poder a su vicepresidente, lo que significa que Mike Pence se convertiría en presidente interino.

Pence dio negativo en la última prueba que se le realizó, este viernes, según informó su vocero.

Una vez recuperado, Trump podría reclamar su posición.

Esto sucedió durante las administraciones de Ronald Reagan y George W. Bush.

Si Pence quedara incapacitado también, bajo la Ley de Sucesión Presidencial Nancy Pelosi, la presidenta de la Cámara de Representantes, una demócrata, sería la siguiente en la fila, aunque los expertos constitucionales dicen que tal transferencia de poder generaría batallas legales.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial

Banner

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-kpIq2W8Sqs

https://www.youtube.com/watch?v=RsrBdPxW3Xw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.