'No se compara ni con un huracán': turismo sufre por COVID-19
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

“No se compara ni con un huracán”: destinos turísticos lucen vacíos por la pandemia de COVID-19

Empresarios del sector turístico piden al gobierno ayuda urgente debido a la pérdida de empleos y ganancias por la pandemia de COVID-19.
Especial
30 de marzo, 2020
Comparte

En la víspera de las vacaciones de la Semana Santa, el sector turístico del país vive una de sus peores debacles debido a la epidemia de coronavirus.

En destinos de Quintana Roo, Guerrero, Jalisco, Baja California Sur y la Ciudad de México, hoteles y restaurantes se han visto obligados a cerrar sus puertas, y miles de fuentes de empleo penden de un hilo. 

Animal Político entrevistó a funcionarios y empresarios del ramo turístico de las cinco entidades, cuyo llamado de apremio es el mismo: se requiere de un rescate urgente para una industria que genera alrededor del 9% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional.

Lee: ‘Nadie entra y si sale ya no regresa’, así viven adultos mayores aislados en asilos por COVID-19

Quintana Roo

“Esto ni siquiera se compara con la influenza de 2008-2009, porque no había una pandemia como tal en el estado; ni siquiera cuando llegó el huracán Wilma; ni siquiera se compara con el huracán Gilberto; sí estamos hablando de que esto se va a desplomar muy fuerte, esperemos que no llegue a más”, confía Marcy Bezaleel Pacheco, presidente regional de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes (Canirac) en Cancún, Puerto Morelos e Isla Mujeres.

El 87.7 por ciento de los 300 restaurantes que forman parte de este gremio decidió cerrar sus puertas a partir de este sábado, informa el líder empresarial.

“Está muy complicado, yo no creo que aguanten. El 25 por ciento de los restaurantes que están afiliados a la Cámara no van a regresar (tras su cierre), son números crudo,s pero así son, porque no todos son grandes empresarios: aquí hay familias trabajando en la misma empresa, son personas que crearon el concepto su restaurante y son autoempleos”, explica.

Pacheco expone que el ramo restaurantero en Quintana Roo genera una derrama de 40.9 millones de pesos, equivalentes al 20 por ciento del PIB estatal; tan sólo los 300 restaurantes asociados a la Canirac, detalla, crea 5 mil fuentes de empleo directo y más de 100 mil empleos indirectos de los ramos industrial, comercial, agrícola, agropecuario y pesquero.

Pese al cierre de los alrededor de 261 restaurantes, indica, se acordó que se protegieran los empleos.

Entérate: 5 lugares que han aplicado estrategias exitosas contra la pandemia de COVID-19

“Hicimos el compromiso de no despedir a nadie y de tratar de jalar juntos, trabajar juntos, para que la pandemia pase lo antes posible, porque sabemos, como empresarios, que si yo despido a alguien, ese alguien tiene que comer, y si no hay trabajo en ninguna parte, desde nosotros hacemos mal en generar que haya asaltos. El pacto que hicimos con el gobierno del estado es que no vamos a correr a nadie, vamos a aguantar lo más posible”, asegura.

El empresario hotelero Juan Carrillo, que dirige un establecimiento en el centro de Cancún desde 1973, reporta menos del 10 por ciento de ocupación, una regularidad que, sostiene, se repite a lo largo de la ciudad.  

“Está todo cerrado, todo apagado; se ve como una zona hotelera fantasma”, compara.

Expone que 30 personas dependen del empleo en su hotel, llamado Carrillos.

“Seguimos abiertos, no podemos correr a la gente y dejarla sin dinero, ¿de qué va a vivir? Hay que ver la forma, a ver si los bancos dan créditos o a ver qué hacemos”, avizora. “Nosotros vamos a aguantar dos quincenas, un mes, mes y medio con nuestros recursos, y después que Dios nos bendiga a todos”.

La Asociación de Hoteles de Cancún, Puerto Morelos e Isla Mujeres ha informado del cierre de 51 establecimientos en las tres ciudades, equivalentes a 18 mil 262 habitaciones, debido a la drástica baja de visitantes.

“Aquí en Cancún nunca se había visto algo así, nunca nos había tocado una pandemia. Ni cuando los huracanes”, refiere el hotelero Carrillo, de 79 años. “Cuando nos pegó el huracán Gilberto, en el 88, fue muy rápido, fue el huracán que nos ha pegado con más fuerza y muy rápido nos recuperamos todos; cuando nos pegó Wilma, ese sí fue muy desastroso, nos pegó como tres días que estuvo estacionado aquí, y también nos recuperamos rápido, pero esto… La gente tiene temor, la gente no sale, tiene temor de que, sin dinero, ¿cómo va a comer? La gente afincada aquí de muchos años está apanicada”.

Gerardo Bacelis, líder regional del Sindicato de Trabajadores de la Industria Gastronómica de la CTM, señala que la empresas de la región congelaron las nuevas contrataciones de personal, o bien, optaron por no renovar contratos temporales.

“Lo que sucedió fue que pararon todas las contrataciones, las personas que hace más de tres semanas lograban entrar en un hotel y firmaban un contrato, se quedarán hasta que venzan, pero ya no hubieron contrataciones en la mayor parte de los hoteles de Cancún y Playa del Carmen”, explica.

El dirigente sindical alerta por el cierre masivo de hoteles y restaurantes.

“Desde la semana pasada, muchas empresas, al ya no tener huéspedes, optaron por diferentes opciones, en algunos casos el cierre total; desgraciadamente, creo que vamos a terminar todos así, porque prácticamente ya no está llegando nadie, las ocupaciones han bajado de una manera muy drástica, ahora en estado crítico”, advierte. 

Lee más: La apuesta de Suecia de luchar contra el COVID-19 protegiendo la economía y la libertad ciudadana

Baja California Sur 

La presidenta de la Canirac en el estado, Lorena Hinojosa, alerta que las ventas en restaurantes de Los Cabos alcanzan apenas el 1 por ciento, mientras que en La Paz ascienden al 5 por ciento.

La ausencia de turistas, afirma, ha provocado el cierre del 50 por ciento de establecimientos de la entidad, un duro golpe para una industria que genera 10 mil empleos formales directos y 30 mil indirectos, relacionados con la adquisición de pescado, carne, frutas y verduras, pan y tortilla, así como transporte.

“Es una situación muy crítica la que estamos viviendo, no solamente como empresarios dueños de estos restaurantes, micro, pequeños y medianos empresarios, sino toda la generación de empleo que hay detrás de cada restaurante, directos e indirectos, que es una cadena muy grande”, indica.

“Hay mucha gente que tarde que temprano ya no vamos a poder soportar, no sabemos cuánto pueda durar esto, ahorita estamos cumpliendo cabalmente con pagar sueldos, pero, si no ingresa, ¿de dónde vamos a pagar?”.

Con 358 pequeñas y medianas empresas asociadas a la Canirac, Hinojosa considera poco útil la medida anunciada por el Gobierno estatal de aplazar el pago de servicios, y urge apoyos fiscales drásticos que ayuden a paliar la crisis por la que atraviesa el turismo.

“No queremos que nos regalen nada, queremos que nos apoyen, porque nosotros, los micro, pequeños y medianos empresarios, que somos la gran mayoría en todo el país, somos gente trabajadora, honesta, que siempre ha cumplido cabalmente con sus pagos y que lo único que pedimos es que nos permitan, durante estos tres meses, un descuento en el pago del seguro social, de la electricidad, en el IVA, en el ISR, algo en lo que tenemos derecho, porque hemos sido pequeños empresarios que hemos ido, durante muchos años. pagándole al gobierno, y ahora queremos un poquito de reciprocidad”, demanda.

Agustín Olachea, presidente de la Asociación de Hoteles y Prestadores de Servicios en La Paz, reporta una ocupación de apenas el 7 por ciento de las 2 mil 400 habitaciones disponibles en la capital del estado.

Refiere que la industria genera 4 mil 500 empleos directos y una derrama de hasta 5 millones de pesos diarios sólo en la ciudad.

“Nuestro principal objetivo es proteger a esa planta productiva, que es nuestro mejor insumo y son colaboradores ya muy entrenados, muy eficientes, de una calidez enorme, que son los que nos van a sacar adelante una vez que esto se normalice”, perfila. “Todos estamos haciendo un esfuerzo para que esa planta laboral siga teniendo recursos económicos en la bolsa mientras este fenómeno pasa”.

El líder empresarial critica que el Gobierno federal, en lugar de formar un plan de rescate el sector turístico, busque, mediante el SAT, endurecer el pago de impuestos, pese a la circunstancia de crisis.

“Aquí el que tiene posibilidad de dar apoyos importantes al sector turístico es el Gobierno federal, el cual no lo ha hecho; está exigiendo que se haga el pago de los impuestos, no solamente no ha habido exenciones o apoyos en impuestos importantes en el sector, está exigiendo que se paguen todas las contribuciones, o sea, no entiende el problema, ahí vemos una falta de solidaridad de parte del Gobierno federal al sector turístico”, observa.

Olachea considera que se deben redireccionar recursos invertidos en los megaproyectos del sexenio para aliviar al turismo.

Lee: Muro con EU está evitando contagios en la frontera, dicen autoridades de Salud

“Hay proyectos que deberían ahorita de parar de manera temporal y redireccionarse, por ejemplo, en lugar de estar pensando en el Tren Maya, esos recursos deberían regresar al sector turístico, ya sea para proteger la planta laboral y en su momento impulsar una campaña fuerte de la marca México para salir al mercado lo más fortalecidos posibles. No estamos viendo, desafortunadamente, medidas que sean empáticas con la problemática que está sufriendo el sector”, lamenta.

Ciudad de México 

Rafael García, presidente de la Asociación de Hoteles de la Ciudad de México, revela que al menos 40 hoteles de la capital del país han cerrado sus puertas y que se prevé el cierre de una cifra semejante la próxima semana.

“Tenemos una de las peores semanas de la historia de la hotelería de esta ciudad”, alerta.

Este fin de semana, señala, se registró una ocupación del 7 por ciento de las 53 mil habitaciones en los 610 hoteles de la CDMX.

Afirma que, debido a la baja de turistas, ya hay pérdidas de 100 millones de pesos diarios en el ramo hotelero, cifra que puede ascender a 3 mil millones de pesos en un mes.

Estima que la hotelería de la ciudad genera 40 mil empleos directos y hasta 160 mil indirectos. 

Lee: Personas con síntomas de COVID-19 en CDMX recibirán kit con cubrebocas, termómetro y gel: Sheinbaum

Para conservar las fuentes de trabajo, expone, los patrones han recurrido, en acuerdo con los empleados, a recortar los salarios de 20 a 30 por ciento, otorgar días de descanso solidario (no pagados) y reducir las jornadas laborales.

García prevé que la ocupación caerá aún más, hasta un 3 por ciento, por lo que urge al Gobierno federal a conceder condonaciones fiscales y suspender el cobro de impuestos especiales.

“Pedimos, en la medida que se pueda, la reducción de los impuestos; diferir los pagos al segundo semestre, que estos tres meses se difieran en seis meses; y, si se puede reducir a la mitad el Impuesto Sobre la Nómina y el Impuesto Sobre el Hospedaje, sería mejor; reducir las cuotas obrero-patronales, y que se pueda diferir el pago de luz, gas y agua. Todo lo que es ayuda para el empresario se está pidiendo, pero no se ha obtenido nada, y a nivel federal no ha habido ninguna respuesta”, señala. 

Jalisco 

Puerto Vallarta, la capital turística de Jalisco, tuvo este fin de semana una ocupación de entre el 10 y el 12 por ciento de las 14 mil 500 habitaciones disponibles en la ciudad, de acuerdo con el Secretario de Turismo estatal, Germán Ernesto Kotsiras Ralis Cumplido.

En entrevista, expone que, a nivel estatal, Jalisco cuenta con 75 mil cuartos de hotel, cada uno de los cuales, detalla, genera 1.5 empleos formales y 3 empleos informales.

“Hay una gran preocupación del sector hotelero, restaurantero y también de todo aquel que tiene que ver con la actividad turística”, plantea. “Esto ya habla de un impacto directo en la economía, aportamos casi el 10 por ciento del PIB, es una economía muy importante, una industria muy dinámica, genera muchos miles de millones de pesos y está pasando por una situación complicada”.

Entérate: Fase de aislamiento puede extenderse más allá del 19 de abril, advierten autoridades de Salud

El funcionario estatal advierte que, sin un plan de contención económica diseñado por el Gobierno federal, y ante el previsible endurecimiento de las políticas sanitarias de aislamiento de la población, se acentuará el golpe al turismo.

“Si estamos anticipando que la curva (de casos de coronavirus) todavía va a crecer y que la potencialidad del contagio es mayor, obviamente las políticas sanitarias tendrán que endurecerse, y evidentemente esperamos menor ocupación y habrá un impacto mayor”, anticipa.

Guerrero 

Hubo una época en que Acapulco era visitado por Elizabeth Taylor, Frank Sinatra, Elvis Presley, Orson Welles y John F. Kennedy. 

“Si ahora vienen cinco, veinte, cuarenta turistas, ¡qué bueno que vengan, se les va a atender muy bien!”, ofrece José Luis Smithers Jiménez, dirigente de la Asociación de Hoteles y Empresas Turísticas de Acapulco (AHETA). “Acapulco no está cerrado, la gente que venga se encontrará las más altas medidas de responsabilidad e higiene en cada uno de los hoteles”, insiste.

El puerto turístico amaneció el sábado con una ocupación del 20 por ciento de sus 18 mil habitaciones, informa Smithers Jiménez. En años “normales”, recuerda, la ocupación habría llegado al 90 por ciento por la Semana Santa, suficiente para mantener los 150 mil empleos directos e indirectos que genera la industria en Acapulco.

El líder empresarial afirma, resignado, que el objetivo de los hoteleros no es siquiera atraer a más turistas, sino pagar la nómina de sus trabajadores, a quienes ya se les comenzó a asignar días de descanso solidario.

“Lo que nos ocupa a nosotros es nuestra gente, los trabajadores, que les demos garantías; hoy el turismo pasa a un segundo plano”, sostiene. “Al gobierno no le estamos pidiendo que nos dé nada, queremos que nos condonen impuestos, que el impuesto lo utilicemos para pagar salarios, hoy lo que nos atañe y lo que nos ocupa son nuestros trabajadores, no el turismo”.

El pasado viernes, la Secretaría de Turismo de Guerrero reportó que, a nivel estatal, la ocupación hotelera había sido de 11.3 por ciento. Smithers Jiménez asegura que los empresarios del ramo están dispuestos a asumir las pérdidas para pagar a los trabajadores, pero advierte el riesgo de que, eventualmente, cerrarán los hoteles.

“Sabemos que no se va a ganar lo que estábamos ganando, pero no se pierde, porque esto es una inversión que estamos haciendo; la gente está siendo solidaria, aquí estamos dejando de ganar, no estamos perdiendo, son negocios que han sido lucrativos, ahorita (estamos usando) lo que se guardó; cuando empecemos a perder, tendremos que cerrar las puertas; ahorita estamos en pie de lucha”, subraya.

Smithers Jiménez reconoce que ésta es la peor crisis que ha afrontado como dirigente de la AHETA, pero decide ser optimista.

“Cuando más oscuro está, es porque va a amanecer”, asienta.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

5 razones por las que 2021 puede ser un año crucial en la lucha contra el cambio climático

El año que comienza representa una gran oportunidad para encaminarnos hacia un planeta con menos emisiones de carbono.
6 de enero, 2021
Comparte
Glaciar en Argentina

Getty
El mundo no está encaminado hacia lograr sus metas de reducción de emisiones de carbono.

El mundo tiene un tiempo limitado para actuar si quiere evitar los peores efectos del cambio climático.

La pandemia de covid-19 fue el gran problema de 2020, sin duda, pero espero que, para fines de 2021, las vacunas se hayan activado y hablemos más sobre el clima que sobre el coronavirus.

Este año que comienza será decisivo para enfrentar el cambio climático.

Según Antonio Guterres, secretario general de la ONU, estamos en un “punto de quiebre” para el clima.

Con el espíritu optimista de Año Nuevo, estas son cinco razones por la que creo que 2021 podría confundir a los fatalistas y ver un gran avance en la ambición global sobre el clima.

1. La crucial conferencia climática

En noviembre de 2021, los líderes mundiales se reunirán en Glasgow, Escocia, para trabajar en el sucesor del histórico Acuerdo de París de 2015.

París fue importante porque fue la primera vez que prácticamente todas las naciones del mundo se unieron para acordar que todas necesitaban ayudar a abordar el cambio climático.

El problema fue que los compromisos asumidos por los países para reducir las emisiones de carbono en ese entonces no alcanzaron los objetivos establecidos por la conferencia.

En París, el mundo acordó que para fines de siglo el aumento de la temperatura global no estaría por encima de 2 °C respecto a los niveles preindustriales. El objetivo era limitar el aumento a 1,5 °C, si era posible.

Naturaleza.

Getty
La conferencia de Glasglow es una nueva oportunidad para lograr las metas climáticas.

La realidad es que no estamos avanzando en ese sentido.

Según los planes actuales, se espera que el mundo supere el límite de 1,5 °C en 12 años o menos, y que alcance 3 °C de calentamiento para fines de siglo.

Según el acuerdo de París, los países prometieron volver a reunirse cada cinco años y aumentar sus objetivos de reducción de carbono.

Eso debía suceder en Glasgow en noviembre de 2020, pero debido a la pandemia se aplazó para este año.

Así, Glasgow 2021 puede ser un encuentro en el que se aumenten los recortes a las emisiones de carbono.

2. Grandes reducciones de emisiones

El anuncio más importante sobre el cambio climático el año pasado salió completamente de la nada.

En la Asamblea General de la ONU en septiembre, el presidente de China, Xi Jinping, anunció que su país tenía como objetivo convertirse en neutral en emisiones de carbono para 2060.

Los ambientalistas quedaron atónitos.

Reducir el carbono siempre ha sido visto como una tarea costosa, pero aquí estaba la nación más contaminante del mundo, responsable de cerca del 28% de las emisiones mundiales, comprometiéndose a cortar sus emisiones incondicionalmente, independientemente de si otros países seguirán su ejemplo.

Ese fue un cambio total respecto a las negociaciones anteriores, cuando todos temían asumir el costo de descarbonizar su propia economía, mientras que otros no hacían nada, pero disfrutaban a costa de los que sí habían hecho la tarea.

Planta de carbón.

Getty
China es responsable de cerca del 28% de las emisiones de gases de efecto de invernadero.

China no es la única en tener esta iniciativa.

En 2019, Reino Unido fue la primera de las principales economías del mundo en asumir un compromiso legal de cero emisiones netas.

La Unión Europea hizo lo mismo en marzo de 2020.

Desde entonces, Japón y Corea del Sur se han sumado a lo que, según estimaciones de la ONU, son ya más de 110 países que han establecido una meta de cero neto para mediados de siglo.

Según explica la ONU, el cero neto significa que no estamos agregando nuevas emisiones a la atmósfera. Las emisiones continuarán, pero se equilibrarán absorbiendo una cantidad equivalente de la atmósfera.

Los países que se han puesto la meta de llegar al cero neto representan más del 65% de las emisiones globales, y más del 70% de la economía mundial, dice la ONU.

Con la elección de Joe Biden en Estados Unidos, la economía más grande del mundo ahora se ha reincorporado al coro de reducción de carbono.

Estos países ahora necesitan detallar cómo planean lograr sus nuevas aspiraciones, que serán una parte clave de la agenda de Glasgow, pero el hecho de que ya estén diciendo que quieren llegar a ese punto es un cambio muy significativo.

3. La caída del costo de las energías renovables

Hay una buena razón por la que tantos países ahora dicen que planean tener cero emisiones netas: la caída del costo de las energías renovables está cambiando por completo el cálculo de la descarbonización.

En octubre de 2020, la Agencia Internacional de Energía, una organización intergubernamental, concluyó que los mejores esquemas de energía solar ofrecen ahora “la fuente de electricidad más barata de la historia”.

Cuando se trata de construir nuevas centrales eléctricas, las energías renovables ya suelen ser más baratas que la energía generada por combustibles fósiles en gran parte del mundo.

Paneles solares

Getty
El costo de producción de las energías renovables está disminuyendo.

Si los países aumentan sus inversiones en energía eólica, solar y de baterías en los próximos años, es probable que los precios caigan aún más, hasta un punto en el que comenzará a ser rentable cerrar y reemplazar las centrales eléctricas de carbón y gas.

Esto se debe a que el costo de las energías renovables sigue la lógica de toda la industria: cuanto más produces, más barato se vuelve, y entre más barato se vuelve, más produces.

Esto significa que los activistas no tendrán que presionar a los inversores para que hagan lo correcto.

Por su parte, los gobiernos saben que al aumentar las energías renovables en sus propias economías, ayudan a acelerar la transición energética a nivel mundial, al hacer que las energías renovables sean aún más baratas y competitivas en todas partes.

Granja eólica.

EPA
La energía eólica es una alternativa para reducir las emisiones de carbono.

4. La pandemia lo cambia todo

La pandemia de coronavirus ha sacudido nuestra sensación de ser invulnerables y nos ha recordado que es posible que nuestro mundo se trastorne de formas que no podemos controlar.

También ha provocado la conmoción económica más significativa desde la Gran Depresión.

En respuesta, los gobiernos están dando un paso adelante con paquetes de estímulo diseñados para reactivar sus economías.

Y la buena noticia es que rara vez, si es que alguna vez, ha sido más barato para los gobiernos realizar este tipo de inversiones. En todo el mundo, las tasas de interés rondan el cero o incluso son negativas.

economía verde.

Getty
Muchos países tienen planes de incentivar la economía verde.

Esto crea una oportunidad sin precedentes para hacer las cosas mejor esta vez.

La Unión Europea y el nuevo gobierno de Joe Biden en EE.UU. han prometido billones de dólares en inversiones verdes para poner en marcha sus economías e iniciar el proceso de descarbonización.

Ambos dicen que esperan que otros países se unan a ellos, ayudando a reducir el costo de las energías renovables a nivel mundial. Pero también advierten que, junto con esta zanahoria, planean blandir un garrote: un impuesto a las importaciones de países que emiten demasiado carbono.

La idea es que esto puede ayudar a que los rezagados en la reducción de carbono, como Brasil, Rusia, Australia y Arabia Saudita, se animen a recortar emisiones.

La mala noticia es que, según la ONU, los países desarrollados están gastando un 50% más en sectores vinculados a los combustibles fósiles que en energías bajas en carbono.

5. Los negocios también se está volviendo verdes

La caída del costo de las energías renovables y la creciente presión pública para que se actúe sobre el clima también están transformando las actitudes en los negocios.

Existen sólidas razones económicas para ello. ¿Por qué invertir en nuevos pozos de petróleo o centrales eléctricas de carbón que se volverán obsoletas antes de que puedan amortizarse a lo largo de sus 20 o 30 años de vida?

De hecho, ¿por qué tener en sus carteras riesgos asociados al carbono?

La lógica ya se está desarrollando en los mercados. Solo este año, el vertiginoso precio de las acciones de Tesla la ha convertido en la empresa automotriz más valiosa del mundo.

auto eléctrico.

Getty
Los autos eléctricos han ganado terreno en el mercado automotriz.

Mientras tanto, el precio de las acciones de Exxon, que llegó a ser la compañía más valiosa del mundo, cayó tanto que fue expulsada del Promedio Industrial Dow Jones de las principales corporaciones estadounidenses.

Al mismo tiempo, existe un impulso creciente para lograr que las empresas incorporen el riesgo climático en su toma de decisiones financieras.

El objetivo es hacer que sea obligatorio para las empresas y los inversores demostrar que sus actividades e inversiones están dando los pasos necesarios para la transición a un mundo de cero emisiones netas.

Setenta bancos centrales ya están trabajando para que esto suceda, y la integración de estos requisitos en la arquitectura financiera mundial será un enfoque clave para la conferencia de Glasgow.

Aún está todo en juego.

Por lo tanto, hay buenas razones para la esperanza, pero está lejos de ser un trato hecho.

Confinamiento.

Getty
El confinamiento causó una reducción de las emisiones, pero ya los niveles están volviendo a subir.

Para tener una posibilidad razonable de alcanzar el objetivo de 1,5 °C, debemos reducir a la mitad las emisiones totales para fines de 2030, según el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, el organismo respaldado por la ONU que recopila la ciencia necesaria para informar las políticas.

Esto implicaría lograr cada año la reducción de emisiones que hubo en 2020 gracias a los confinamientos masivos debido a la pandemia.

Las emisiones, sin embargo, ya están volviendo a los niveles que tenían en 2019.

La verdad es que muchos países han expresado grandes ambiciones de reducir el carbono, pero pocos han implementado estrategias para alcanzar esos objetivos.

El desafío para Glasgow será lograr que las naciones del mundo se adhieran a políticas que comenzarán a reducir las emisiones ya.

La ONU dice que quiere ver el carbón eliminado por completo, el fin de todos los subsidios a los combustibles fósiles y una coalición global para llegar al cero neto para 2050.

Eso sigue siendo una tarea muy difícil, incluso si los sentimientos globales sobre enfrentar el calentamiento global están comenzando a cambiar.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=G127XBhPq_4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.