Enfrentar el COVID-19 sin agua: el desabasto en CDMX
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

‘¿Cómo enfrentamos el COVID-19 sin agua para lavarnos las manos?’, denuncian pobladores de CDMX

La recomendación de lavarse las manos está chocando, en plena contingencia sanitaria, con un tremendo obstáculo, el desabasto el alcaldías de la CDMX.
Cuartoscuro
21 de marzo, 2020
Comparte

Se trata, probablemente, de la medida en la que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las autoridades sanitarias de México más han insistido desde que el coronavirus se propagó por el mundo en forma de pandemia: hay que lavarse las manos para evitar los contagios.

Una, dos, tres… incluso, doctores como Javier Baruch, especialista de la Clínica del Viajero de la UNAM, recomienda hacerlo hasta 30 veces por día para tratar de frenar la propagación de un virus que, en países de Europa, como España e Italia, ya ha demostrado una tremenda habilidad para infectar a miles de personas en un solo día. 

“Mantener una distancia de un metro o dos entre las personas, estornudar en el ángulo del codo, y lavarse continuamente las manos, son de las tres medidas básicas para evitar la propagación del Covid-19”, hace hincapié el especialista. 

Sin embargo, la recomendación de lavarse las manos está chocando, en plena contingencia sanitaria, con un tremendo obstáculo: según cifras del Instituto Nacional de Estadística (Inegi), en México, aunque el 94% de los hogares cuenta con infraestructura para recibir agua dentro de sus casas o terrenos, solo el 69% la recibe a diario. El resto, dispone de agua únicamente cada tercer día, una vez o dos por semana, o de vez en cuando. 

Esa es, precisamente, la situación que están enfrentando en la alcaldía de Azcaptozalco de la Ciudad de México, que junto a Tlalpan e Iztapalapa son las que tradicionalmente tienen más problemas por abasto de agua.

Leer más: “Me da miedo el coronavirus, pero me da más miedo morirme de hambre si no trabajo”

De hecho, este viernes 20 de marzo, un grupo de ciudadanos convocó una protesta, a la altura de la carretera Azcapotzalco-La Villa, por los continuos cortes de suministro.

“Desde octubre pasado empezó a haber fallas. Hay temporadas en las que pasan dos semanas sin que caiga ni una gota. Y hay otras en las que hay agua en la noche, luego la cortan, y así nos la llevamos”, explica en entrevista José Gabriel Gleaves, vecino de la colonia San Rafael de Azcapotzalco, que, si bien matiza que los problemas de suministro no son nuevos en la alcaldía, ahora las protestas presentan un nuevo factor: el coronavirus.

“A cada rato estamos viendo en la televisión que el gobierno nos pide lavarnos las manos, que es muy importante para evitar contagiarnos. ¿Pero, cómo le hacemos si a cada rato nos cortan el agua?”, pregunta José Gabriel.

En el plano virtual de las redes sociales, como Twitter, múltiples usuarios plantearon la misma pregunta a las autoridades de la alcaldía, al Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACMEX), y al gobierno capitalino. 

“¿Cómo podemos tener cuidados sanitarios si nos quitan el agua en Azcapotzalco?”, cuestionaba el usuario Antonio Sánchez. 

“En la colonia El Recreo de Azcapotzalco no tenemos agua. ¿Cómo enfrentamos el Covid-19?”, preguntaba por su parte el usuario Roy Hunter. 

De vuelta a la colonia San Rafael, otro vecino, Armando Álvarez, explica que en determinados lugares de la alcaldía hay depósitos donde la gente puede llenar gratis sus cubetas. Pero, en muchas ocasiones, el abasto no es suficiente para tanta población con el mismo problema. 

“Aquí es muy difícil que podamos cumplir con las recomendaciones sanitarias para evitar la propagación del coronavirus”, lamenta Álvarez, que es el coordinador del comité ciudadano de la colonia San Rafael. 

Ante esta situación, Armando expone que muchos vecinos recurren al SACMEX para que les proporcionen una pipa de agua con la que puedan ir solventando algunas de las necesidades más básicas de sus casas, como agua para los sanitarios o para la ducha. 

No en vano, en México hay 5.7 millones de personas que se abastecen de agua por medio de pipas, u otras formas no convencionales. De ahí que un estudio de la American Association for the Advancement of Science posicionó a México como el cuarto país en el mundo con más personas viviendo una severa escasez de agua durante el transcurso del año. 

Pero, de nuevo, ante el exceso de demanda las pipas tardan mucho en llegar, si es que llegan, subraya Armando. Por lo que, quienes tienen el dinero suficiente, acaban comprando una pipa de 10 mil litros, y quienes no, se buscan la vida para llenar unos pocos tambos con los que ir tirando.

“Hay quienes solo pueden comprar un garrafón de agua. Y vale, tal vez se lave las manos con esa agua, como pide el gobierno. Pero si está tres días sin agua en casa y con el baño y la cocina sucia, a lo mejor no se infecte de coronavirus, pero lo más probable es que contraiga dengue u otras enfermedades”. 

Juan Manuel Cuenca, un contador público de 37 años, cuenta que en la tercera sección de la colonia Miguel Hidalgo, en Tlalpan, están viviendo una situación idéntica a la de los vecinos de Azcapotzalco.

“Para los vecinos de esta colonia un servicio ‘normal’ de agua significa que tenemos suministro los miércoles, viernes y el fin de semana. El resto de días, nada”, plantea en entrevista. 

No obstante, Juan Manuel matiza a colación que, desde el miércoles de la semana pasada, el suministro se ha vuelto aún más irregular, y ha tenido que tirar de todas sus reservas -4 tinacos de más de mil litros cada uno- para ir haciendo frente a la ‘sequía’. 

Pero, claro, enfatiza, las reservas se agotan. 

Y desde que empezó este lunes a trabajar en casa, luego de que su empresa le pidiera trabajar desde casa ante el arrecio de contagios de coronavirus -de lunes a viernes se pasó de poco más de 80 casos confirmados a 203-, los litros se consumen a una velocidad mayor. 

Por eso, a pesar de la recomendación de lavarse constantemente las manos, Juan Manuel ha tenido que dividir las prioridades entre muchas otras necesidades básicas -ducharse, lavar trastes, etcétera-, mientras el saturado servicio del SACMEX le surte la pipa de agua que solicitó desde hace varios días para volver a llenar su reserva de tinacos.

“¿Qué puedo hacer con un tambo de agua?”

El problema, dice ahora Patricia Ávila, una empleada del hogar de 58 años que en una casa en la misma colonia de Tlalpan que Juan Manuel, es que muchos vecinos no tienen dinero para comprar tantos tinacos, ni para estar comprando cada semana una pipa que cuesta, como mínimo, unos mil 300 pesos. 

Lo que hace Patricia, explica, es pedir a sus vecinos que le venden un poco del agua que a veces les sobra cuando compran pipas grandes, aunque con eso apenas le alcanza para las necesidades más básicas de su hogar. 

“¿Qué puedo hacer con un tambo de agua? -pregunta la señora-. En mi casa vivimos cuatro adultos, y hay que echarle agua al baño, lavar suelos y trastes, y bañarnos todos. Y además de todo eso, nos piden que nos lavemos las manos a cada rato por el coronavirus. Pero ¿cómo le hacemos sin agua? ¿Cómo prevenimos los contagios si no tenemos lo más básico, que es el agua?”. 

Ahí en Tlalpan y en la misma colonia Miguel Hidalgo, pero en la sección Primera, la estudiante de enfermería Lucero Contreras dice que su formación sanitaria lleva varias semanas insistiendo mucho en su casa para que su familia se tome muy en serio las recomendaciones higiénicas de las autoridades frente al coronavirus. 

Pero, sin agua, la situación se complica mucho. 

“Mi mamá consiguió un tambo de agua, pero somos seis en casa y no es suficiente. Hemos intentado priorizar el agua para lavarnos las manos y para el sanitario, pero así es muy complicado”, expone Lucero, que además señala que están enfrentando otro problema: la falta de gel antibacterial en las farmacias, y las restricciones que múltiples supermercados, y también farmacias, están imponiendo en la compra de productos de higiene, como detergentes y desinfectantes. 

“Ahora mismo nos estamos lavando con alcohol puro y con algunas toallitas. Sin agua, es lo que podemos hacer para prevenir el coronavirus”, lamenta la joven estudiante de enfermería. 

Animal Político solicitó una entrevista al SACMEX sobre las denuncias ciudadanas acerca de los problemas en el suministro de agua, pero no obtuvo respuesta. 

El miércoles pasado, la dependencia capitalina informó que realiza trabajos de equipamiento de 10 pozos que abastecen a las alcaldías de Venustiano Carranza, Gustavo A Madero y Azcapotzalco. 

Dichas labores se hacen en conjunto con la Comisión Nacional del Agua y concluirá en los próximos 10 días. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
EPA

Qué dice el documento sobre la investigación del 11-S recién desclasificado por el FBI

El memorando enumera algunos contactos entre varios ciudadanos sauditas y los secuestradores de los aviones, pero no implica directamente al gobierno de Riad.
EPA
12 de septiembre, 2021
Comparte

En el vigésimo aniversario del atentado más mortífero en suelo estadounidense, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) publicó un documento que analiza las posibles conexiones entre varios ciudadanos sauditas en Estados Unidos y dos de los atacantes del 11 de septiembre de 2001.

Los familiares de las víctimas de los ataques de las Torres Gemelas llevaban años solicitando la divulgación de estos archivos clasificados, argumentando que los funcionarios sauditas habrían tenido conocimiento previo del atentado pero que no intentaron detenerlo.

15 de los 19 secuestradores de los aviones eran ciudadanos sauditas.

Sin embargo, el documento —el primero de varios que se espera que sean hechos públicos— no proporciona ninguna evidencia de que el gobierno saudita hubiera estado vinculado o tuviera conocimiento del complot contra las Torres Gemelas.

Antes de la desclasificación, la embajada saudita en Washington se mostró a favor de que los archivos se sacaran a la luz, y una vez más negó cualquier vínculo entre su país y los secuestradores, señalando que tales afirmaciones son “falsas y maliciosas”.

¿Qué dice el documento?

El documento del FBI de 16 páginas se basa en entrevistas con una fuente cuya identidad está clasificada (nombrada como PII) y describe los contactos entre varios ciudadanos sauditas y dos de los secuestradores, Nawaf al-Hazmi y Khalid al-Midhar.

Ambos se hicieron pasar por estudiantes para ingresar a Estados Unidos en el año 2000.

El memorando del FBI dice que luego recibieron un apoyo logístico significativo de Omar al-Bayoumi, quien, según testigos, era un visitante frecuente del Consulado de Arabia Saudita en Los Ángeles a pesar de que su estatus oficial en ese momento era el de estudiante.

Según la fuente del FBI, Bayoumi tenía “un estatus muy alto” en el consulado.

“La asistencia de Bayoumi a Hamzi y Midhar incluyó traducción, viajes, alojamiento y financiación”, dice el documento.

Ataque torres gemelas

Getty Images

Por otra parte, el archivo del FBI también asegura que hubo vínculos entre los dos secuestradores y Fahad al-Thumairy, un imán (líder musulmán) de la mezquita del rey Fahad en Los Ángeles, a quien las fuentes citadas describen como “de creencias extremistas”.

Tanto Bayoumi como Thumairy abandonaron Estados Unidos semanas antes de los ataques del 11 de septiembre, según la agencia de noticias AP.

La agencia también citó a Jim Kreindler, un abogado de los familiares de las víctimas del 11 de septiembre, diciendo que el documento publicado “valida los argumentos que presentados en el litigio sobre la responsabilidad del gobierno saudí en los ataques del 11 de septiembre”.

El mes pasado, una demanda iniciada por familiares llevó a que varios altos exfuncionarios sauditas fueran interrogados bajo juramento.

Joe Biden en el Pentágono

EPA
Las familias de algunas víctimas llevaban tiempo presionando al presidente Joe Biden para que desclasificara los documentos.

Las administraciones precedentes, las de George W. Bush, Barack Obama y Donald Trump,se negaron a desclasificar los documentos, citando como argumento la seguridad nacional.

Pero el actual presidente Joe Biden ordenó la semana pasada una revisión de los documentos y les pidió a los funcionarios que publicaran lo que pudieran durante los próximos seis meses.

Durante mucho tiempo se ha especulado sobre vínculos oficiales sauditas con el atentado, dado el número de ciudadanos de ese país involucrados y los antecedentes del líder de al Qaeda, Osama bin Laden.

El líder de al Qaeda, Osama Bin Laden.

Getty Images
El líder de al Qaeda, Osama Bin Laden.

Estados Unidos y Arabia Saudita han sido aliados durante mucho tiempo, aunque a veces la relación ha sido compleja.

El anterior presidente estadounidense, Donald Trump, fortaleció los lazos entre su país y la monarquía absoluta.

Pero Biden calificó a Arabia Saudita de “paria” después de que en febrero de este año un informe de inteligencia de Estados Unidos implica al príncipe heredero, Mohammed bin Salman, en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, ocurrido en 2018. Bin Salman niega haber ordenado el asesinato, que tuvo lugar en el consulado saudita en Estambul.

El corresponsal de seguridad de la BBC, Frank Gardner, afirma que desde entonces Biden ha suavizado su postura hacia el que es el hombre más poderoso de Arabia Saudita, reflejando la importancia de la alianza entre ambos países.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=LOgy5j2Z8vw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.