Enfrentar el COVID-19 sin agua: el desabasto en CDMX
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

‘¿Cómo enfrentamos el COVID-19 sin agua para lavarnos las manos?’, denuncian pobladores de CDMX

La recomendación de lavarse las manos está chocando, en plena contingencia sanitaria, con un tremendo obstáculo, el desabasto el alcaldías de la CDMX.
Cuartoscuro
21 de marzo, 2020
Comparte

Se trata, probablemente, de la medida en la que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las autoridades sanitarias de México más han insistido desde que el coronavirus se propagó por el mundo en forma de pandemia: hay que lavarse las manos para evitar los contagios.

Una, dos, tres… incluso, doctores como Javier Baruch, especialista de la Clínica del Viajero de la UNAM, recomienda hacerlo hasta 30 veces por día para tratar de frenar la propagación de un virus que, en países de Europa, como España e Italia, ya ha demostrado una tremenda habilidad para infectar a miles de personas en un solo día. 

“Mantener una distancia de un metro o dos entre las personas, estornudar en el ángulo del codo, y lavarse continuamente las manos, son de las tres medidas básicas para evitar la propagación del Covid-19”, hace hincapié el especialista. 

Sin embargo, la recomendación de lavarse las manos está chocando, en plena contingencia sanitaria, con un tremendo obstáculo: según cifras del Instituto Nacional de Estadística (Inegi), en México, aunque el 94% de los hogares cuenta con infraestructura para recibir agua dentro de sus casas o terrenos, solo el 69% la recibe a diario. El resto, dispone de agua únicamente cada tercer día, una vez o dos por semana, o de vez en cuando. 

Esa es, precisamente, la situación que están enfrentando en la alcaldía de Azcaptozalco de la Ciudad de México, que junto a Tlalpan e Iztapalapa son las que tradicionalmente tienen más problemas por abasto de agua.

Leer más: “Me da miedo el coronavirus, pero me da más miedo morirme de hambre si no trabajo”

De hecho, este viernes 20 de marzo, un grupo de ciudadanos convocó una protesta, a la altura de la carretera Azcapotzalco-La Villa, por los continuos cortes de suministro.

“Desde octubre pasado empezó a haber fallas. Hay temporadas en las que pasan dos semanas sin que caiga ni una gota. Y hay otras en las que hay agua en la noche, luego la cortan, y así nos la llevamos”, explica en entrevista José Gabriel Gleaves, vecino de la colonia San Rafael de Azcapotzalco, que, si bien matiza que los problemas de suministro no son nuevos en la alcaldía, ahora las protestas presentan un nuevo factor: el coronavirus.

“A cada rato estamos viendo en la televisión que el gobierno nos pide lavarnos las manos, que es muy importante para evitar contagiarnos. ¿Pero, cómo le hacemos si a cada rato nos cortan el agua?”, pregunta José Gabriel.

En el plano virtual de las redes sociales, como Twitter, múltiples usuarios plantearon la misma pregunta a las autoridades de la alcaldía, al Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACMEX), y al gobierno capitalino. 

“¿Cómo podemos tener cuidados sanitarios si nos quitan el agua en Azcapotzalco?”, cuestionaba el usuario Antonio Sánchez. 

“En la colonia El Recreo de Azcapotzalco no tenemos agua. ¿Cómo enfrentamos el Covid-19?”, preguntaba por su parte el usuario Roy Hunter. 

De vuelta a la colonia San Rafael, otro vecino, Armando Álvarez, explica que en determinados lugares de la alcaldía hay depósitos donde la gente puede llenar gratis sus cubetas. Pero, en muchas ocasiones, el abasto no es suficiente para tanta población con el mismo problema. 

“Aquí es muy difícil que podamos cumplir con las recomendaciones sanitarias para evitar la propagación del coronavirus”, lamenta Álvarez, que es el coordinador del comité ciudadano de la colonia San Rafael. 

Ante esta situación, Armando expone que muchos vecinos recurren al SACMEX para que les proporcionen una pipa de agua con la que puedan ir solventando algunas de las necesidades más básicas de sus casas, como agua para los sanitarios o para la ducha. 

No en vano, en México hay 5.7 millones de personas que se abastecen de agua por medio de pipas, u otras formas no convencionales. De ahí que un estudio de la American Association for the Advancement of Science posicionó a México como el cuarto país en el mundo con más personas viviendo una severa escasez de agua durante el transcurso del año. 

Pero, de nuevo, ante el exceso de demanda las pipas tardan mucho en llegar, si es que llegan, subraya Armando. Por lo que, quienes tienen el dinero suficiente, acaban comprando una pipa de 10 mil litros, y quienes no, se buscan la vida para llenar unos pocos tambos con los que ir tirando.

“Hay quienes solo pueden comprar un garrafón de agua. Y vale, tal vez se lave las manos con esa agua, como pide el gobierno. Pero si está tres días sin agua en casa y con el baño y la cocina sucia, a lo mejor no se infecte de coronavirus, pero lo más probable es que contraiga dengue u otras enfermedades”. 

Juan Manuel Cuenca, un contador público de 37 años, cuenta que en la tercera sección de la colonia Miguel Hidalgo, en Tlalpan, están viviendo una situación idéntica a la de los vecinos de Azcapotzalco.

“Para los vecinos de esta colonia un servicio ‘normal’ de agua significa que tenemos suministro los miércoles, viernes y el fin de semana. El resto de días, nada”, plantea en entrevista. 

No obstante, Juan Manuel matiza a colación que, desde el miércoles de la semana pasada, el suministro se ha vuelto aún más irregular, y ha tenido que tirar de todas sus reservas -4 tinacos de más de mil litros cada uno- para ir haciendo frente a la ‘sequía’. 

Pero, claro, enfatiza, las reservas se agotan. 

Y desde que empezó este lunes a trabajar en casa, luego de que su empresa le pidiera trabajar desde casa ante el arrecio de contagios de coronavirus -de lunes a viernes se pasó de poco más de 80 casos confirmados a 203-, los litros se consumen a una velocidad mayor. 

Por eso, a pesar de la recomendación de lavarse constantemente las manos, Juan Manuel ha tenido que dividir las prioridades entre muchas otras necesidades básicas -ducharse, lavar trastes, etcétera-, mientras el saturado servicio del SACMEX le surte la pipa de agua que solicitó desde hace varios días para volver a llenar su reserva de tinacos.

“¿Qué puedo hacer con un tambo de agua?”

El problema, dice ahora Patricia Ávila, una empleada del hogar de 58 años que en una casa en la misma colonia de Tlalpan que Juan Manuel, es que muchos vecinos no tienen dinero para comprar tantos tinacos, ni para estar comprando cada semana una pipa que cuesta, como mínimo, unos mil 300 pesos. 

Lo que hace Patricia, explica, es pedir a sus vecinos que le venden un poco del agua que a veces les sobra cuando compran pipas grandes, aunque con eso apenas le alcanza para las necesidades más básicas de su hogar. 

“¿Qué puedo hacer con un tambo de agua? -pregunta la señora-. En mi casa vivimos cuatro adultos, y hay que echarle agua al baño, lavar suelos y trastes, y bañarnos todos. Y además de todo eso, nos piden que nos lavemos las manos a cada rato por el coronavirus. Pero ¿cómo le hacemos sin agua? ¿Cómo prevenimos los contagios si no tenemos lo más básico, que es el agua?”. 

Ahí en Tlalpan y en la misma colonia Miguel Hidalgo, pero en la sección Primera, la estudiante de enfermería Lucero Contreras dice que su formación sanitaria lleva varias semanas insistiendo mucho en su casa para que su familia se tome muy en serio las recomendaciones higiénicas de las autoridades frente al coronavirus. 

Pero, sin agua, la situación se complica mucho. 

“Mi mamá consiguió un tambo de agua, pero somos seis en casa y no es suficiente. Hemos intentado priorizar el agua para lavarnos las manos y para el sanitario, pero así es muy complicado”, expone Lucero, que además señala que están enfrentando otro problema: la falta de gel antibacterial en las farmacias, y las restricciones que múltiples supermercados, y también farmacias, están imponiendo en la compra de productos de higiene, como detergentes y desinfectantes. 

“Ahora mismo nos estamos lavando con alcohol puro y con algunas toallitas. Sin agua, es lo que podemos hacer para prevenir el coronavirus”, lamenta la joven estudiante de enfermería. 

Animal Político solicitó una entrevista al SACMEX sobre las denuncias ciudadanas acerca de los problemas en el suministro de agua, pero no obtuvo respuesta. 

El miércoles pasado, la dependencia capitalina informó que realiza trabajos de equipamiento de 10 pozos que abastecen a las alcaldías de Venustiano Carranza, Gustavo A Madero y Azcapotzalco. 

Dichas labores se hacen en conjunto con la Comisión Nacional del Agua y concluirá en los próximos 10 días. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

3 casos que explican cómo una reunión se puede convertir en un evento superpropagador de covid-19

Las reuniones en bares o la celebración de cumpleaños han sido fuente comprobada de contagios masivos de coronavirus. Un médico explica por qué eventos que antes solían ser cotidianos ahora pueden resultar tan peligrosos.
6 de julio, 2020
Comparte
Una mesera en un restaurante de Washington DC

Getty Images
A pesar de que se sigan las medidas sanitarias adecuadas, algunos lugares son fuente de alto riesgo de contagio.

Con la pandemia de covid-19 presente desde hace meses, las precauciones sanitarias se han convertido en una rutina: mantenerse a dos metros de distancia de otros, usar mascarilla y lavarse las manos constantemente.

Estados Unidos, el país con más contagios del mundo, no ha sido la excepción.

Aun así, ciertos eventos considerados como superpropagadores parecen ser los culpables de una gran cantidad de infecciones de covid-19.

¿Cómo una simple noche o una sola persona infectada puede desencadenar decenas de casos?

Le pedimos al doctor Abraar Karan, médico e investigador de salud pública de la Facultad de Medicina de Harvard, que examinara tres casos diferentes ocurridos en EE.UU. para comprender cómo algunos eventos pueden pasar de bajo a alto riesgo, y cómo evitar asistir a uno.

Pero primero, para aclarar qué se considera superpropagador, Karan señala que un evento en el que el número de casos de contagio se convierte desproporcionadamente alto en comparación con la transmisión general.

Una fiesta de cumpleaños en California

Reuters
Una simple fiesta de cumpleaños se puede convertir en un evento superpropagador de coronavirus.

Todavía se están realizando investigaciones, dice Karan, pero los primeros resultados indican que la propagación del coronavirus se debe principalmente a estos eventos superpropagadores.

Y aunque los perfiles de riesgo variarán ampliamente entre eventos similares, Karan dice que hay ciertos factores que deberían encender la señal de alarma.

Que haya una reunión en un lugar cerrado, que esté muy concurrido, que los asistentes no tengan ningún tipo de protección, como mascarillas.

“Creo que todos son de alto riesgo”, dice.

1. Una fiesta de cumpleaños

El 30 de mayo, la familia Barbosa reunió un grupo de 25 personas para una fiesta sorpresa de cumpleaños en el norte de Texas, EE.UU. El anfitrión, sin saberlo, estaba infectado con SARS-CoV-2.

Para fines de junio, uno de los asistentes, Chance O’Shel, dijo que ocho miembros de la familia y 10 amigos habían contraído el virus, incluidos los abuelos Frank y Carole Barbosa.

Una protesta en Texas contra las mascarillas

Getty Images
Texas, uno de los estados con más casos de covid-19, ha tenido manifestaciones de rechazo a las medidas sanitarias.

Tanto Frank como Carole Barbosa fueron hospitalizados más tarde y, el 1 de julio, Frank murió, informaron los familiares.

“Fueron aún más cautelosos que antes, pero aun así llevó a mi abuela, abuelo y tía al hospital”, dijo O’Shel sobre la reunión a la emisora KAVU.

Para el doctor Karan, una fiesta de cumpleaños como la de los Barbosa podría tener todos los ingredientes para un evento superpropagador.

“Si estás en una fiesta de cumpleaños, hay mucho contacto. También hay personas que hacen cola para usar el baño”, lo cual los pone juntos en pequeños pasillos donde el distanciamiento social es imposible.

A medida que las personas beben y comen, surgen más problemas, comenzando por el hecho de que es poco probable que usen protección facial mientras lo hacen, lo que permite una propagación más fácil.

Un desfile de cumpleaños

Reuters
Los desfiles de invitados en sus autos han sido una alternativa a las fiestas tradicionales de cumpleaños en EE.UU.

En segundo lugar, si los invitados a la fiesta comienzan a beber, el distanciamiento social se va perdiendo o se ignora por completo.

“Estamos pidiendo a las personas que cambien sus comportamientos, que hagan cosas que no son naturales para ellos”, resalta Karan.

“Si se añaden cosas como el alcohol, es más probable que las personas vuelvan a su comportamiento normal, están menos inhibidas y puedan olvidarlo”.

2. Un bar restaurante

El 8 de junio, los propietarios del Harper’s Restaurant y Brew Pub, un restaurante cubierto con una gran terraza al aire libre en East Lansing, Michigan, abrieron sus puertas después de semanas de cierre obligado por el covid-19.

Los gerentes brindaron capacitación sobre prácticas seguras, las mesas se separaron y el aforo se redujo a la mitad, lo que permitía recibir hasta 225 clientes.

Semanas después, el 2 de julio, 152 infecciones en 13 condados de Michigan han sido vinculadas al bar Harper‘s.

Un restaruante en Nueva York

Getty Images
Algunos modelos sugieren que solo el 20% de las personas, los superpropagadores, son responsables del 80% de las infecciones.

De estos casos, 128 informaron que estuvieron presentes en el establecimiento entre el 12 de junio y el 20 de junio, y el resto son contactos cercanos de quienes lo hicieron.

Acudir a un bar o restaurante cubierto puede llevar a un territorio arriesgado, dice Karan.

Al igual que en una fiesta de cumpleaños, la comida puede ser un factor: “Cuando hay personas que comen, no usan máscaras, mastican y hablan, y van a estar cara a cara, uno frente al otro“, señala.

Esto permite que las gotas bucales se transmitan entre los invitados.

Un bar en Texas

Getty Images
El consumo de bebidas alcohólicas inhibe el respeto a las reglas sanitarias, advierten los expertos.

Si hay música a alto volumen o si la concurrencia hace difícil escuchar, el hablar en voz más alta también aumentará el riesgo “como una fiesta en su apogeo”, añade Karan.

Y las altas temperaturas en el verano son un factor más.

“Existe alguna evidencia de que los aires acondicionados pueden contribuir a la propagación, al tener potencial de hacer volar las gotas a lo largo del camino del aire”.

El compartir los baños y varias áreas de alto contacto, como las puertas, tienen potencial de superpropagación.

La calle Ocean Drive en Florida

Getty Images
Florida ha vuelto a reimponer el cierre de restaurantes debido al repunte de casos de covid-19.

“Es importante tomar precauciones. Pero al final del día, no importa cuántas precauciones tomes, algunas cosas son de alto riesgo y los bares son una“, dice el médico.

3. El ensayo de un coro

En marzo, cuando iniciaba la primera ola de contagios en EE.UU., 61 miembros de un coro en el condado de Skagit, en el estado de Washington, se reunieron para su ensayo semanal.

Una persona mostró síntomas parecidos al de un resfriado.

Mujer con una caja de mascarillas

AFP
Una de las principales funciones de las mascarillas es evitar la dispersión o absorción de gotas de saliva.

Días después, tras una investigación realizada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) se identificaron 53 casos de covid-19, dos miembros del grupo murieron después.

En este caso, el factor clave es probablemente la razón del grupo para reunirse: el canto.

Cuando se canta, al igual que cuando se habla en voz alta o se grita, se expulsan gotas de la boca y la nariz, dice Karan.

“Cuando realmente estás respirando fuerte, estás produciendo más aerosol, gotas más pequeñas que pueden flotar en el aire”, explica.

En el coro, el enfermo inicial podría haber expulsado estas gotitas mientras ensayaban que luego flotaban en el aire mientras los demás cantaban y socializaban a lo largo de dos horas.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dDHHLysaCHg

https://www.youtube.com/watch?v=fezPCtz6HSQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.