Una disculpa no resuelve el caso, dice madre de Carlos Sinuhé a autoridades de CMDX
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Rodrigo Crespo

La disculpa no es suficiente, reclama a autoridades la madre de Carlos Sinuhé, joven asesinado y criminalizado en CDMX

En un emotivo mensaje, la madre del joven asesinado en 2011, pidió a las autoridades que dejen de criminalizar a los jóvenes asesinados.
Rodrigo Crespo
4 de marzo, 2020
Comparte

La Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México y el Poder Judicial capitalino ofrecieron una disculpa pública a la familia de Carlos Sinuhé Cuevas Mejía, quien fue asesinado a balazos el 26 de octubre de 2011 y cuyo crimen sigue impune.

Al evento asistieron familiares y amigos del joven, encabezados por su madre, María de Lourdes Mejía, mientras que por parte de las autoridades estuvieron presentes la fiscal general Ernestina Godoy, el magistrado Miguel Ángel Mesa Carrillo, en representación del Poder Judicial, y la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la CDMX, Nashieli Ramírez. 

El caso de Carlos formó parte del especial de Animal Político: Matar en México: Impunidad garantizada.

“Te prometí que iba a luchar por ti”

María de Lourdes Mejía agradeció a las autoridades presentes pero señaló que no es la primera vez que le piden disculpas y prometen justicia.

“En 2011 me reuní con el entonces procurador Mancera y prometió abrir todas las líneas de investigación, incluyendo el activismo de Carlos pero lo que hizo fue vincular a mi hijo con el  narcotráfico y criminalizarlo. A 8 años 5 meses no hay justicia”, comentó. 

Lourdes dijo que esta disculpa no resuelve el caso y que solo es una pequeña luz para que haya justicia. 

“Me decepciona que hoy solo me puedan ofrecer una disculpa y NO justicia. Someten a los familiares a que sean ellos los que busquen pruebas e investiguen porque la negligencia e incapacidad de las instituciones ha permeado en toda la sociedad”. 

Lourdes agradeció a sus familiares, amigos y organizaciones por no abandonarla en todos estos años, “vamos a seguir luchando. No estamos de acuerdo con esta sociedad criminal”.

Al magistrado Mesa pidió que la situación en procuración de justicia cambie “se oye bonito cuando piden perdón pero es cabrón cuando nos hablan a los familiares y se burlan de nuestro dolor”. 

Lee: Derechos Humanos de la CDMX ordena que grupo independiente investigue asesinato del estudiante Carlos Sinuhé

Y añadió: “Públicamente los comprometemos a que hagan su trabajo y sean sensibles. No están exentos de que sus hijos sean asesinados (…) Ahorita se va a comenzar a investigar. Hay un chingo de hojas pero no hay justicia. Hay muchos tomos en la averiguación para indagar a mi hijo, no a su asesinato”. 

Recordó la criminalización hecha a su hijo: “lo persiguieron por su activismo. Lo criminalizaron diciendo que era militar infiltrado entre muchos estudiantes para ponerlo en su contra”, y lamentó que Carlos no sea el único que ha pasado por esta situación. 

Hizo una petición a la fiscal Godoy para que se respete y atienda la protesta de las y los estudiantes de las preparatorias y facultades de la UNAM que denuncias casos de acoso y violencia de género y que su protesta se dignifique. 

Para finalizar, Lourdes dio un mensaje para su hijo: 

“Donde quiera que estés hijito lindo te amo. Te prometí que iba a luchar por ti. En vida me dijiste que te iban a matar. Te dije que me moriría. Tú me dijiste que no querías una madre chillona sino chingona. Aún no lo soy pero estoy luchando. Para que tu sangre hijo sirva. Yo te parí a la vida y tú me pariste a la lucha. Te juré que seguiría tu lucha. Te amo hijo donde quiera que estés. Te extraño. ¡Ni perdón ni olvido, castigo a los asesinos!”

Godoy acepta criminalización de Carlos

En su turno, la fiscal Ernestina Godoy reconoció el trabajo de las y los activistas y dijo que su administración asume el compromiso de no repetir actos como el ocurrido con Carlos. 

Aceptó que la entonces Procuraduría, encabezada por Miguel Ángel Mancera, cometió “actos denigrantes y estigmatizantes” contra la víctima y sus familiares. 

“La forma en cómo ocurrieron los primeros actos de investigación y las declaraciones dan cuenta de múltiples violaciones. Desde indebido cuidado del lugar de los hechos hasta la falta de resguardo de la cadena de custodia”, declaró.

La fiscal dijo que la búsqueda de la verdad emprendida por sus familiares “ha ocasionado daños irreparables a su núcleo familiar”, propiciando consecuencias negativas a su vida cotidiana. 

“Su proyecto de vida fue modificado y ahora gira en torno a la búsqueda de verdad y justicia. Hoy es una reconocida activista social”, declaró refiriéndose a la madre de Carlos.

Godoy también resaltó el trabajo de los expertos independientes, requerido en la recomendación de la Comisión de Derechos Humanos de la CDMX, el cual tiene como finalidad elaborar un análisis de la averiguación previa: “se indaga la posible ocurrencia de una  ejecución extrajudicial en el caso”.

Para finalizar su intervención, la fiscal ofreció la disculpa pública a Lourdes y su familia por las afectaciones y violaciones a derechos humanos cometidas.

“El daño ya no puede revertirse”

En su intervención, Nashieli Ramírez dijo que la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHCM) emitió una recomendación “por indebida procuración de justicia al no agotar todas las líneas de investigación incluida una posible ejecución extrajudicial de Carlos”. 

Ramírez señaló que se constituyó un grupo especial para el análisis de la indagatoria y se ha pedido a la Fiscalía que deje de criminalizar la protesta y el activismo social como el que realizaba Carlos. 

Ramírez añadió que la disculpa pública deber ser el arranque de una reparación del daño real en memoria del joven estudiante de Filosofía y Letras.

“El perjuicio causado ya no puede revertirse. Ese es el punto de partida de una disculpa pública. El acto solemne de hoy solo cobrará sentido si es el punto de partida para que casos como este no sucedan más”, refirió. 

Reconoció la fuerza y tenacidad de la madre de Carlos, Lourdes, por los años de lucha para lograr justicia. 

El representante legal de la familia, Guillermo Naranjo, calificó la disculpa como “un logro de defensores de derechos humanos”. 

Añadió que Carlos fue hostigado y señalado después de su muerte por el entonces procurador Miguel Ángel Mancera. “Lo tacharon (a Carlos) de consumidor por estudiar en Filosofía y Letras y hasta señalaron que fue un crimen pasional. Eso minó su perfil de luchador social”. 

Naranjo reconoció que expertos independientes hayan revisado una investigación que se vio alterada por la deficiente participación de los órganos de justicia.

“Esperamos que el caso de Carlos Sinuhé sea paradigmático para que ya no se criminalice a la juventud. A mujeres y hombres estudiantes que hoy salen a las calles”, acotó.

En tanto, el magistrado Mesa Carrillo reconoció violaciones a derechos humanos en la investigación por parte del Poder Judicial y del Instituto Forense. “Reconocemos que la necropsia fue deficiente y no cumplió con el objetivo médico y legal del caso (…) Hoy, señora Lourdes, en el Poder Judicial le pedimos una disculpa y la extendemos a Carlos Sinuhé y a la ciudad”.

Reprobó el tratamiento post-mortem que se le dio al cuerpo del joven y el mal trato que recibió su madre, situaciones que se dieron por “un cumplimiento indolente, deficiente e insensible de nuestras obligaciones constitucionales”. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué tan rápido dejamos de estar en forma cuando abandonamos el ejercicio

Tener un buen estado físico puede tomar meses de trabajo duro y los logros se pueden desvanecer si dejas de hacer ejercicio. Aunque puede que, cuando quieras retomarlo, no te toque comenzar desde cero.
18 de junio, 2021
Comparte

Ponerse físicamente en forma no es fácil. Y después de todo ese trabajo que hacemos con nuestro cuerpo, ¿por cuánto tiempo podemos mantener el buen estado?

Resulta que, incluso con el gran esfuerzo que dedicamos al entrenamiento, tomarse un tiempo de descanso puede significar perder la forma mucho más rápido de lo que tardamos en adquirirla.

Para comprender cómo podemos tan fácilmente perder lo ganado, antes necesitamos entender cómo logramos “estar en forma”.

La clave para conseguir un buen estado físico o mejorarlo —ya sea porque aumentamos nuestra capacidad cardiaca o nuestra fuerza muscular— es sobrepasar la “carga habitual”.

Esto significa hacer más de lo que nuestro cuerpo está acostumbrado.

El esfuerzo que esto implica hace que el cuerpo se adapte a la exigencia y mejore su tolerancia, lo que finalmente conduce a alcanzar un nivel de resistencia física más alto.

Ahora, el tiempo que nos lleva ponernos en forma depende de varios factores, entre los que se cuentan nuestro nivel de resistencia, la edad, el esfuerzo que hacemos en cada sesión de entrenamiento e incluso el lugar donde entrenamos (la contaminación y el calor pueden afectar la respuesta fisiológica al ejercicio).

Pero algunos estudios indican que incluso seis sesiones de entrenamiento a intervalos pueden aumentar el consumo máximo de oxígeno (V02 máx.), una medida de la condición física general, y mejorar la eficacia de nuestro cuerpo para abastecerse de combustible utilizando el azúcar almacenado en nuestras células durante el ejercicio.

Cpooredora

Getty Images
Si dejan de hacer ejercicio, los corredores comienzan a perder su aptitud cardíaca en unas pocas semanas.

En el caso del entrenamiento de fuerza, se puede observar un aumento de la fuerza muscular en tan solo dos semanas, pero los cambios en el tamaño de los músculos no se verán hasta las 8 o 12 semanas.

Capacidad cardiovascular

Cuando dejamos de entrenar, la rapidez con la que perdemos la forma física también depende de muchos factores, incluido el tipo de forma física de la que hablamos (como la fuerza o la condición cardiovascular).

Como ejemplo, consideremos a un corredor de maratón, que está en plena forma atlética y puede correr un maratón en dos horas y 30 minutos.

Esta persona seguramente entrena cinco o seis días a la semana y recorre un total de 90km.

Además, ha pasado los últimos 15 años de su vida entrenando para llegar a este nivel.

Ahora digamos que este corredor deja de entrenar de un día para otro. Debido a que el cuerpo ya no tiene esa exigencia casi todos los días, el maratonista va a comenzar a perder la forma física en pocas semanas.

La aptitud cardiorrespiratoria, indicada por el factor VO2 máx. (la máxima cantidad de oxígeno que una persona puede usar durante el ejercicio), comenzará a disminuir en alrededor de un 10% en las primeras cuatro semanas después del último entrenamiento.

Esta tasa va a continuar disminuyendo, pero más lentamente durante largos periodos.

Hombre levantando pesas.

Getty Images
12 semanas sin entrenamiento provocan una disminución significativa en la cantidad de peso se que puede levantar.

Aunque los atletas de alto rendimiento (como, por ejemplo, un maratonista) ven un rápido declive en su factor VO2 máx. en las primeras cuatro semanas, esta pérdida luego se detiene y logran mantener un VO2 máx. por encima del promedio.

Sin embargo, para quienes no son atletas de alto rendimiento y dejan de hacer ejercicio, en menos de ocho semanas el VO2 máx. caerá bruscamente a los niveles en que estaban antes del entrenamiento.

La razón por la que este factor se reduce está relacionada con la merma en los volúmenes de sangre y plasma de casi un 12% en las primeras cuatro semanas después de que la persona deja de entrenarse.

Y los volúmenes de sangre y plasma caerán debido a la falta de exigencia sobre nuestro corazón y músculos.

El volumen de plasma incluso podría disminuir cerca de un 5% en las primeras 48 horas después de dejar de hacer ejercicio.

El efecto de la disminución del volumen de sangre y plasma es que habrá menos sangre bombeada por todo el cuerpo con cada impulso del corazón.

Grafico de varios hombres corriendo

Getty Images
Para una persona que no es un atleta de alto rendimiento y deja de paracticar algún tipo de ejercicio, el VO2 max caerá bruscamente a niveles de preentrenamiento en menos de ocho semanas.

El efecto de la disminución del volumen sanguíneo y plasmático hace que se bombee menos sangre por el cuerpo en cada latido del corazón. Pero estos niveles solo descienden al punto de partida, lo que significa que no empeoramos.

Por supuesto, la mayoría de nosotros no somos maratonistas, pero tampoco somos inmunes a estos efectos.

En el momento en que dejemos de ejercitarnos, el cuerpo comenzará a perder esas adaptaciones cardiovasculares a un ritmo muy similar al de los atletas de alta competencia.

Entrenamiento de fuerza

En cuanto a la fuerza, las pruebas demuestran que, en la persona promedio, 12 semanas sin entrenar provocan una disminución significativa de la cantidad de peso que podemos levantar.

La buena noticia es que la investigación muestra que se logra mantener algo de la fuerza que se había ganado antes de dejar de entrenar.

Lo que llama la atención es que, a pesar de la disminución significativa en la fuerza, solo hay una reducción mínima en el tamaño de las fibras musculares.

La razón por la que perdemos fuerza muscular tiene que ver, en gran medida, con el hecho de que ya no estamos sometiendo nuestros músculos a una presión.

Por lo tanto, cuando ya no estamos trabajando nuestros músculos con fuerza, estos se vuelven «perezosos», lo que hace que el número de nuestras fibras musculares disminuya, y que se empleen menos músculos durante una actividad.

Esto, en última instancia, hace que seamos menos capaces de levantar el peso que solíamos levantar.

HOmbre haciendo abdominales

Getty Images
Perdemos fuerza porque ya no estamos poniendo nuestros músculos bajo presión.

La cantidad de fibras musculares utilizadas durante el ejercicio disminuye en alrededor de un 13% después de solo dos semanas sin entrenamiento, aunque esto no conlleva una pérdida de fuerza muscular.

Esto implica que las pérdidas observadas durante los períodos más largos sin entrenamiento son una combinación de esta disminución inicial en la cantidad de fibras musculares que usamos, pero también de la disminución más lenta de la masa muscular.

El aficionado al gimnasio promedio que levanta pesas experimentará una disminución en el tamaño de sus músculos y, con el tiempo, le resultará más difícil levantar cargas pesadas, ya que tienen menos fibras musculares ejercitadas.

Por lo tanto, incluso después de todo ese esfuerzo que hacemos para ponernos en forma, comenzamos a perder estado cardiovascular y fuerza dentro de las 48 horas posteriores a la interrupción del ejercicio.

Pero no comenzamos a sentir estos efectos hasta después de dos o tres semanas en el aspecto cardiovascular, y en el muscular hasta entre seis y 10 semanas.

La tasa de “desentrenamiento” es similar para hombres y mujeres, e incluso para atletas de mayor edad.

Pero cuanto más en forma estés, más lentamente perderás lo que has ganado.

*Dan Gordon es profesor asociado de fisiología dela Universidad Anglia Ruskin. Justin Roberts es profesor asociado de salud y nutrición física en la misma universidad.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=22IycDOkSFM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.