Estudiantes de la primera Universidad del Bienestar amagan con paro
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Estudiantes de la primera Universidad del Bienestar amagan con paro por cambio de sede

El pasado 19 de febrero, Raquel Sosa, la coordinadora Nacional de las Universidades les informó que plantel cambiaría de sede al municipio de Jacala, dos horas de ahí y hasta cinco en transporte público.
5 de marzo, 2020
Comparte

Alumnos del Mexe, la primera de las 100 Universidades del Bienestar donde el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció el programa en diciembre de 2018, amagan con iniciar un paro si no son escuchados ante su inconformidad por el cambio de sede anunciado por la coordinadora nacional, Raquel Sosa, el pasado 19 de febrero.

Se trata de la Escuela Normal Rural Luis Villarreal en Hidalgo, cerrada en 2003, y que sería reabierta para recuperar la historia y revalorar la carrera normalista, dijo en un acto multitudinario el presidente Andrés Manuel López Obrador, días después de iniciar su mandato.

Desde mayo de 2019 suman poco más de mil alumnos de tres generaciones. Y han pasado por el cambio de nombre en tres ocasiones, dejaron de ser normal rural, luego sólo normal y ahora el plantel se llama Universidad del Bienestar Benito Juárez García sede Francisco I. Madero.

La primera generación tuvo que tomar clase en la telesecundaria Lázaro Cárdenas aunque después fueron reubicados en cinco salones del ala norte de la hacienda donde operaba la Normal Rural, un terreno de 70 hectáreas donde también operan la  Universidad Politécnica Francisco I. Madero y el Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Hidalgo (CECyTH).

La generación más reciente ingresó en enero pasado, pero el número es tal que no tienen cabida en el inmueble de la Normal y, ocupan las instalaciones de la primaria Lázaro Cárdenas, pero toman clase hasta en el suelo porque no hay espacio para grupos grandes y tampoco tienen servicio de limpieza, por lo que los mismos alumnos se encargan de asear las instalaciones con los insumos que ellos compran o la comunidad les dona.

La Coordinación de Universidades del Bienestar firmó en agosto de 2019 un convenio para el comodato de un terreno dentro de la hacienda de la Normal donde supuestamente se construiría el edificio de la Universidad del Bienestar, sólo faltaba la aprobación del proyecto arquitectónico, pero no ocurrió.

El pasado 19 de febrero, Raquel Sosa, la coordinadora Nacional de las Universidades les informó que ese plantel cambiaría de sede al municipio de Jacala, sólo a dos horas de ahí, dijo. “Pero eso es en carro, en transporte público son 4 horas o hasta cinco horas”, dice Dhamar García, una de las estudiantes, en entrevista con Animal Político.

Antes de esa reunión no habían tenido noticia alguna respecto a algún cambio de sede, menos aún porque en la convocatoria de ingreso se advierte que los estudios se realizarían en la Hacienda de la Normal.

“Nos llegó a sorprender Raquel Sosa, nos empieza a platicar y de repente da el anuncio del cambio de sede y nos desconcierta porque aunque el amor por nuestra escuela llegar hasta allá no sería una barrera, hay estudiantes que son padres y madres que no podrían ir, y también muchos de nuestros compañeros no tendrían dinero para desplazarse, si a veces entre todos cooperamos para comer”, dice Daniel Mendoza, otro alumno.

“El que quiera ir a donde se va a instalar la escuela y el que no, que vaya buscando una nueva casa de estudios”, dijo Sosa en la reunión, según coinciden los estudiantes en entrevistas por separado.

“No nos dio una explicación lógica de por qué nos teníamos que ir. Y nos duele porque creímos en su proyecto porque ellos dijeron que el proyecto nos iba a ayudar y nos iba a acercar a la educación a quienes no habían tenido las posibilidades o siguen sin tenerlas”, afirma Daniel.

El cambio de sede implicaría una deserción de 75% de la matrícula, asegura Dhamar, por aquellos que tienen hijos y por quienes no tendrían posibilidad de trasladarse, y peor aún el cambio que significaría para todos después de tener un año de estudios en ese municipio.

Entre los supuestos argumentos está que se cambiaban porque en el municipio de Jacala necesitan una universidad y, además, al irse evitarían algún conflicto con las otras instituciones que ocupan el espacio de la hacienda de la Normal, pero “no hay conflicto”, agrega la estudiante.

Por ello, este jueves 5 de marzo, los estudiantes acudirán a Palacio Nacional para manifestarse y solicitar interlocución con el equipo del Presidente o él mismo para que sus demandas sean escuchadas.

“En los cambios nos hemos ido adaptando, porque no sólo queremos pedir, sino también dar, pero esto no lo podemos dar, no nos podemos ir a otro lado”, dice Daniel.

De no encontrar respuesta, afirma Dhamar, incluso piensan en la posibilidad de irse a paro, como se encuentra la Universidad de Derecho Ponciano Arriaga desde el pasado 20 de febrero.

Sin planeación

Animal Político ha hecho solicitudes de información desde 2019 respecto a las 100 universidades del Bienestar, uno de los programas principales del gobierno del presidente López Obrador, anunciado por él en diciembre de 2018.

Aunque en la administración pública cada programa debe un análisis de pertinencia, programación, avance del proyecto y del ejercicio presupuestal, en más de una decena de preguntas, la respuesta fue “inexistencia”.

En la solicitud número 1100068819 se solicitó a la SEP los datos respecto a los lugares donde se preveía construir, instalar u operar las 100 nuevas universidades, el plan de construcción y operación de cada una o los procesos de obtención, compra, renta, donación, cesión, comodato de los terrenos donde se construirán, pero la dependencia dijo que no existía.

En la solicitud número 1100068119, se solicitó la documentación que diera cuenta de la pertinencia u objetivo que el gobierno federal pretende alcanzar al aplicar este programa; las proyecciones, metas, acciones, calendario de avances y todo aquello que explicara cómo se llevará a cabo dicho programa, desde su anuncio, hasta la operación de las 100 universidades; las reglas de operación, lineamientos, y reglamentos para operar.

La SEP respondió que no existe ningún documento con la información requerida. En cambio sólo adjunto ocho links con boletines de prensa, versiones estenográficas de las intervenciones del Presidente y conferencias de prensa en las que no se encuentra datos concretos respecto a lo solicitado.

También respondió que la Subsecretaría de Educación Superior “se encuentra en proceso de elaboración de los lineamientos para la operación del Programa en cita y una vez finalizado dicho proceso, la información se pondrá a disposición del particular”.

Y respondió exactamente con los mismos argumentos y links a la solicitud de información 1100068619 en la que se pidió la justificación legal sobre la decisión que el programa de Universidades fuese operado, como se anunció entonces, desde el Centro de Cooperación Regional para la Educación de Adultos en América Latina y el Caribe (Crefal), un organismo internacional, ajeno a la administración pública federal.

Sin embargo, esto también cambió, y en septiembre de 2019, mediante un decreto, se creó el Organismo Público Descentralizado “Organismo Coordinador de las Universidades para el Bienestar Benito Juárez García”, para encargarse del programa, cuya titular ha sido Raquel Sosa.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Reuters

Violencia en México: qué es 'El Seguimiento', el misterioso “cartel de carteles” del país

El gobierno de EE.UU. la define como una "sofisticada organización" que hizo negocios con los principales carteles de drogas de México. Es "El Seguimiento 39", un grupo desconocido hasta ahora y que fue fundado por un veterano de guerra estadounidense.
Reuters
11 de febrero, 2020
Comparte

Es una organización peculiar que ha pasado desapercibida en la guerra contra las drogas en México que empezó en 2007.

Se llama “El Seguimiento 39” y según el Departamento de Justicia de Estados Unidos es una de las organizaciones más sofisticadas y peligrosas del país.

Algunos lo llaman “el cartel de carteles” porque durante varios años logró hacer negocios con grupos rivales entre sí, y cuyo enfrentamiento causó la muerte a más de 200.000 personas según datos oficiales.

Pero otros lo conocen más como una eficiente organización, que lo mismo trasladaba cocaína de Sudamérica que conseguía armas, brindaba seguridad a cargamentos de droga o establecía redes de lavado de dinero para distintos grupos.

Era un grupo desconocido en México. La primera información pública de su existencia apareció a mediados de enero pasado en el proceso que se sigue en Estados Unidos contra Iván Reyes Arzate, excomandante de la Policía Federal.

Algunos indicios aparecieron también en el proceso contra Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, sentenciado a cadena perpetua.

Reyes Arzate es acusado de proteger y filtrar información de la agencia antidrogas estadounidense, la DEA, a organizaciones como “El Seguimiento 39”.

Chapo Guzmán

Reuters
En el juicio contra “El Chapo” Guzmán surgieron indicios del misterioso cartel.

Especialistas como Alberto Islas, director de la consultora en seguridad Risk-Evaluation, dicen que los miembros de “Seguimiento 39” tienen un papel singular en medio de la violenta guerra de carteles.

“Son como facilitadores, una especie de brockers para varios carteles” explica a BBC Mundo. “Ofrecen servicios como lavado de dinero, compra de armas y municiones, transportan gente o falsifican documentos”.

De acuerdo con el Departamento de Justicia, “El Seguimiento 39” fue creado por un veterano del cuerpo de Infantes de Marina de su país.

Se trata de Ángel Domínguez Ramírez, quien actualmente enfrenta en una cárcel mexicana un proceso de extradición.

BBC Mundo solicitó a la Fiscalía General de la República (FGR) información sobre el caso, pero no hubo respuesta.

Veterano de guerra

Ángel Domínguez Ramírez cuenta con la nacionalidad mexicana y estadounidense, lo que le permitió formar parte del Cuerpo de Infantes de Marina de ese país.

Fue herido en combate y por eso cojea al caminar, según la acusación de la Fiscalía de Estados Unidos ante la Corte de San Diego.

Marines

Getty Images
El fundador de “Seguimiento 39” fue entrenado en Estados Unidos.

El exmarino regresó a México y se instaló en Nuevo Laredo, en la frontera de Tamaulipas con Texas.

Allí fue reclutado por el grupo de Los Zetas, que en ese entonces todavía formaba parte del Cartel del Golfo.

En esa organización se le conocía como Z-39. Las autoridades estadounidenses creen que es una de las razones por las que su cartel adoptó ese número como parte de su nombre.

De acuerdo con Alberto Islas, el capo colaboraba estrechamente con Jorge Eduardo Costilla Sánchez, “El Coss”, quien fue uno de los últimos líderes de la organización del Golfo, que para mediados de esa década enfrentaba una guerra interna con Los Zetas.

“El Coss” fue detenido en 2012. Domínguez Ramírez y su grupo se instalaron en Monterrey, Nuevo León, en el noreste de México.

Empresarios

En esa ciudad nació el cartel. “Empiezan a dar servicios a otras organizaciones, traen armas de Estados Unidos, consiguen transporte para el tráfico” de drogas, cuenta Alberto Islas.

También creó empresas de seguridad privada y otros negocios para lavar dinero.

Por el entrenamiento militar de Z-39 en Estados Unidos, el cartel también establece grupos especiales para custodiar cargamentos de droga.

Genaro García Luna

Getty Images
Según el Departamento de Justicia de EE.UU., el grupo recibió ayuda de colaboradores de Genaro García Luna.

Una parte de los embarques eran de otros grupos, pero también contaba con los propios.

La Fiscalía General estadounidense define al grupo como “una sofisticada organización de tráfico con una amplia red de distribución de cocaína desde Colombia a Estados Unidos”.

El cartel compraba cocaína en países de Sudamérica y América Central. Los cargamentos eran enviados a México en botes de alta velocidad o en aeronaves, y de allí embarcados a Estados Unidos.

Desde territorio mexicano la droga “se movía por la red (del grupo) a través de los puertos de entrada en California o Texas, y de allí a distintas ciudades de Estados Unidos”, explica la Fiscalía.

En la corte de San Diego la Fiscalía estadounidense presentó una acusación contra Z-39.

Es el caso 16CR1996-WQH donde además del exmarino otras 40 personas son acusadas de conspiración para traficar marihuana, cocaína y lavar dinero.

Alianza impensable

Pero ésta es una parte de la historia. Según el Departamento de Justicia “El Seguimiento 39” estableció alianzas con grupos como el Cartel de Sinaloa, la organización de los hermanos Beltrán Leyva, el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), Los Zetas y el Cartel del Golfo.

Zetas

AFP
Los Zetas hicieron negocios con el misterioso cartel.

Se trata de grupos enemigos entre sí, e inclusive desde 2010 protagonizan una cruenta disputa por controlar las rutas y el mercado de narcotráfico.

Es, de hecho, uno de los elementos centrales en la violencia desatada por la guerra contra el narcotráfico.

Como resultado de esa alianza, señala el Departamento de Justicia, la organización movió grandes cantidades propias de marihuana y cocaína a Estados Unidos.

Al mismo tiempo “líderes de otros carteles y organizaciones de tráfico confiaron en el grupo para mover ilegalmente drogas” a ese país.

Según el Departamento de Justicia, para cumplir la tarea tuvo el apoyo de jefes policíacos como Reyes Arzate, uno de los principales miembros en el equipo del exsecretario de Seguridad Genaro García Luna.

El exfuncionario, el principal colaborador del expresidente Felipe Calderón, está detenido en Nueva York acusado de narcotráfico.

Reyes Arzate era el enlace de la Policía Federal con la DEA, pero según el gobierno estadounidense utilizó el cargo para alertar a Z-39 también sobre operaciones contra su grupo.

Gracias a ello “el cartel obtuvo, entre otras cosas, pasaje seguro para sus cargamentos” así como “información sensitiva” de la agencia sobre organizaciones rivales.

balas

AFP
“El Seguimiento 39” compraba armas para varios carteles.

Nuevos tiempos

La historia de “El Seguimiento 39” revela una nueva forma de operación de los carteles mexicanos de narcotráfico, señalan especialistas.

En los últimos años los grandes grupos dejaron de contar con una estructura homogénea y vertical, es decir con un solo liderazgo, para dividir responsabilidades y con ello bajar los riesgos.

Así, varias organizaciones como Sinaloa o Jalisco Nueva Generación suelen encargar parte de sus operaciones a otros grupos.

Lo hacen por ejemplo para comprar armas y municiones, una tarea donde la experiencia de Domínguez Ramírez fue útil.

La nueva operación de los carteles permitió la existencia de grupos como “El Seguimiento 39”, pero también de otros dedicados a tareas específicas como reclutamiento de sicarios o lavar dinero.

Por eso el cartel logró entablar negocios con organizaciones enemigas entre sí recuerda Alberto Islas.

“Entre esos grupos saben que si no se cumplen las tareas la sanción no es un despido sino la muerte” explica. “Por eso se dieron a conocer. A ese cartel le ayudó su reputación”.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA&t=21s

https://www.youtube.com/watch?v=nKSZ-QzamhU

https://www.youtube.com/watch?v=6ri6xiEMwao

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts