Estudiantes de la primera Universidad del Bienestar amagan con paro
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Estudiantes de la primera Universidad del Bienestar amagan con paro por cambio de sede

El pasado 19 de febrero, Raquel Sosa, la coordinadora Nacional de las Universidades les informó que plantel cambiaría de sede al municipio de Jacala, dos horas de ahí y hasta cinco en transporte público.
5 de marzo, 2020
Comparte

Alumnos del Mexe, la primera de las 100 Universidades del Bienestar donde el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció el programa en diciembre de 2018, amagan con iniciar un paro si no son escuchados ante su inconformidad por el cambio de sede anunciado por la coordinadora nacional, Raquel Sosa, el pasado 19 de febrero.

Se trata de la Escuela Normal Rural Luis Villarreal en Hidalgo, cerrada en 2003, y que sería reabierta para recuperar la historia y revalorar la carrera normalista, dijo en un acto multitudinario el presidente Andrés Manuel López Obrador, días después de iniciar su mandato.

Desde mayo de 2019 suman poco más de mil alumnos de tres generaciones. Y han pasado por el cambio de nombre en tres ocasiones, dejaron de ser normal rural, luego sólo normal y ahora el plantel se llama Universidad del Bienestar Benito Juárez García sede Francisco I. Madero.

La primera generación tuvo que tomar clase en la telesecundaria Lázaro Cárdenas aunque después fueron reubicados en cinco salones del ala norte de la hacienda donde operaba la Normal Rural, un terreno de 70 hectáreas donde también operan la  Universidad Politécnica Francisco I. Madero y el Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Hidalgo (CECyTH).

La generación más reciente ingresó en enero pasado, pero el número es tal que no tienen cabida en el inmueble de la Normal y, ocupan las instalaciones de la primaria Lázaro Cárdenas, pero toman clase hasta en el suelo porque no hay espacio para grupos grandes y tampoco tienen servicio de limpieza, por lo que los mismos alumnos se encargan de asear las instalaciones con los insumos que ellos compran o la comunidad les dona.

La Coordinación de Universidades del Bienestar firmó en agosto de 2019 un convenio para el comodato de un terreno dentro de la hacienda de la Normal donde supuestamente se construiría el edificio de la Universidad del Bienestar, sólo faltaba la aprobación del proyecto arquitectónico, pero no ocurrió.

El pasado 19 de febrero, Raquel Sosa, la coordinadora Nacional de las Universidades les informó que ese plantel cambiaría de sede al municipio de Jacala, sólo a dos horas de ahí, dijo. “Pero eso es en carro, en transporte público son 4 horas o hasta cinco horas”, dice Dhamar García, una de las estudiantes, en entrevista con Animal Político.

Antes de esa reunión no habían tenido noticia alguna respecto a algún cambio de sede, menos aún porque en la convocatoria de ingreso se advierte que los estudios se realizarían en la Hacienda de la Normal.

“Nos llegó a sorprender Raquel Sosa, nos empieza a platicar y de repente da el anuncio del cambio de sede y nos desconcierta porque aunque el amor por nuestra escuela llegar hasta allá no sería una barrera, hay estudiantes que son padres y madres que no podrían ir, y también muchos de nuestros compañeros no tendrían dinero para desplazarse, si a veces entre todos cooperamos para comer”, dice Daniel Mendoza, otro alumno.

“El que quiera ir a donde se va a instalar la escuela y el que no, que vaya buscando una nueva casa de estudios”, dijo Sosa en la reunión, según coinciden los estudiantes en entrevistas por separado.

“No nos dio una explicación lógica de por qué nos teníamos que ir. Y nos duele porque creímos en su proyecto porque ellos dijeron que el proyecto nos iba a ayudar y nos iba a acercar a la educación a quienes no habían tenido las posibilidades o siguen sin tenerlas”, afirma Daniel.

El cambio de sede implicaría una deserción de 75% de la matrícula, asegura Dhamar, por aquellos que tienen hijos y por quienes no tendrían posibilidad de trasladarse, y peor aún el cambio que significaría para todos después de tener un año de estudios en ese municipio.

Entre los supuestos argumentos está que se cambiaban porque en el municipio de Jacala necesitan una universidad y, además, al irse evitarían algún conflicto con las otras instituciones que ocupan el espacio de la hacienda de la Normal, pero “no hay conflicto”, agrega la estudiante.

Por ello, este jueves 5 de marzo, los estudiantes acudirán a Palacio Nacional para manifestarse y solicitar interlocución con el equipo del Presidente o él mismo para que sus demandas sean escuchadas.

“En los cambios nos hemos ido adaptando, porque no sólo queremos pedir, sino también dar, pero esto no lo podemos dar, no nos podemos ir a otro lado”, dice Daniel.

De no encontrar respuesta, afirma Dhamar, incluso piensan en la posibilidad de irse a paro, como se encuentra la Universidad de Derecho Ponciano Arriaga desde el pasado 20 de febrero.

Sin planeación

Animal Político ha hecho solicitudes de información desde 2019 respecto a las 100 universidades del Bienestar, uno de los programas principales del gobierno del presidente López Obrador, anunciado por él en diciembre de 2018.

Aunque en la administración pública cada programa debe un análisis de pertinencia, programación, avance del proyecto y del ejercicio presupuestal, en más de una decena de preguntas, la respuesta fue “inexistencia”.

En la solicitud número 1100068819 se solicitó a la SEP los datos respecto a los lugares donde se preveía construir, instalar u operar las 100 nuevas universidades, el plan de construcción y operación de cada una o los procesos de obtención, compra, renta, donación, cesión, comodato de los terrenos donde se construirán, pero la dependencia dijo que no existía.

En la solicitud número 1100068119, se solicitó la documentación que diera cuenta de la pertinencia u objetivo que el gobierno federal pretende alcanzar al aplicar este programa; las proyecciones, metas, acciones, calendario de avances y todo aquello que explicara cómo se llevará a cabo dicho programa, desde su anuncio, hasta la operación de las 100 universidades; las reglas de operación, lineamientos, y reglamentos para operar.

La SEP respondió que no existe ningún documento con la información requerida. En cambio sólo adjunto ocho links con boletines de prensa, versiones estenográficas de las intervenciones del Presidente y conferencias de prensa en las que no se encuentra datos concretos respecto a lo solicitado.

También respondió que la Subsecretaría de Educación Superior “se encuentra en proceso de elaboración de los lineamientos para la operación del Programa en cita y una vez finalizado dicho proceso, la información se pondrá a disposición del particular”.

Y respondió exactamente con los mismos argumentos y links a la solicitud de información 1100068619 en la que se pidió la justificación legal sobre la decisión que el programa de Universidades fuese operado, como se anunció entonces, desde el Centro de Cooperación Regional para la Educación de Adultos en América Latina y el Caribe (Crefal), un organismo internacional, ajeno a la administración pública federal.

Sin embargo, esto también cambió, y en septiembre de 2019, mediante un decreto, se creó el Organismo Público Descentralizado “Organismo Coordinador de las Universidades para el Bienestar Benito Juárez García”, para encargarse del programa, cuya titular ha sido Raquel Sosa.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Vacunas contra la COVID: las fortalezas y debilidades de las nueve candidatas más adelantadas

Los anuncios recientes de Pfizer y Moderna han sido buenas noticias en la batalla contra la pandemia de coronavirus. Pero estas no son las únicas farmacéuticas que han avanzado en la fabricación de vacunas.
Getty Images
22 de noviembre, 2020
Comparte

La comunidad científica recibió con gran entusiasmo las buenas noticias sobre la vacuna contra el coronavirus desarrollada por las compañías farmacéuticas Pfizer y BioNTech: un 95% de efectividad, ningún efecto secundario preocupante y buena protección para personas mayores de 65 años y de diferentes razas y etnias.

La efectividad se midió utilizando a los 170 voluntarios de los ensayos clínicos de Fase III que fueron diagnosticados con covid-19, pues al comparar los resultados los científicos constataron que la gran mayoría de participantes infectados pertenecían al grupo al que se le había administrado un placebo, es decir, una sustancia sin efecto terapéutico.

Esto significa que la gran mayoría de voluntarios inmunizados parecen haber sido protegidos del Sars-CoV-2, el coronavirus responsable de la pandemia.

Y aunque el estudio, en el que participan más de 43.000 personas repartidas por Sudáfrica, Alemania, Argentina, Brasil, Estados Unidos y Turquía, continuará durante varios meses, estos hallazgos preliminares servirán para que Pfizer y BioNTech soliciten una autorización de emergencia para su producto a la FDA, la agencia reguladora de los Estados Unidos, “en los próximos días”.

La de Pfizer y BioNTech no es la única candidata al borde de la aprobación.

En un comunicado difundido esta semana, el laboratorio Moderna informó que su inmunizador había registrado una tasa de efectividad del 94%.

Y nuevos anuncios de otras empresas parecen inminentes.

Pero, ¿cuáles son las fortalezas y debilidades de cada competidor en esta carrera por una vacuna? Ha llegado el momento de conocerlos.

1. BNT162 (Pfizer y BioNTech)

Por lo que se sabe hasta el momento, la vacuna BNT162 es una de las más avanzadas y debería ser aprobada por Estados Unidos en las próximas semanas.

Esta utiliza la tecnología conocida como ARN: es decir, contiene una pequeña secuencia genética creada en el laboratorio que “enseña” a las propias células del cuerpo humano a producir proteínas similares a Sars-CoV-2. A partir de ahí, el sistema inmunológico reconoce la amenaza y crea una respuesta que protege al cuerpo de futuras infecciones.

Gráfico sobre la vacuna.

BBC

Cabe destacar que los resultados anunciados por Pfizer y BioNTech aún necesitan ser publicados en alguna revista científica y evaluados por expertos independientes.

Pero si son consistentes, representarán un cambio de paradigma en la ciencia, pues la suya sería la primera vacuna genética de la historia.

¿Cuál es la ventaja de esto? Primero, son mucho más fáciles y rápidas de producir. Luego, los requisitos de laboratorio y equipo son menores en comparación con los inmunizadores que tenemos hasta ahora.

Pero el mayor inconveniente es la necesidad de mantener las dosis a una temperatura inferior a 70° C para evitar que la sustancia pierda su efecto. Esto puede convertirse en un obstáculo importante en regiones remotas o muy cálidas.

En entrevistas recientes, los representantes de Pfizer dijeron que están pensando en soluciones y tecnologías para garantizar una temperatura tan baja, menor incluso que el más frío invierno en la Antártida.

Otro problema sería la disponibilidad de este inmunizador en los países en desarrollo.

Por ahora, por ejemplo, y a pesar de la participación de Brasil en las pruebas, no existe ningún arreglo para la compra o transferencia de tecnología al país. E incluso si el gobierno brasileño y las dos empresas cierran un acuerdo, las primeras dosis solo llegarían a Brasil a partir del primer trimestre de 2021, pues otras naciones ya se han garantizado los primeros lotes.

Vacunación

Getty Images
Dadas las limitaciones en el número de dosis, las primeras vacunas aprobadas estarán restringidas a algunos grupos, como profesionales de la salud, ancianos y personas con enfermedades crónicas.

2. mRNA-1273 (Moderna)

Esta candidata también forma parte del grupo de vacunas basadas en ARN. El reciente anuncio de Moderna, por su parte, se basó en 95 participantes en ensayos clínicos diagnosticados con covid-19. Los resultados muestran que 90 de ellos eran del grupo placebo, lo que sugiere una tasa de efectividad del 94%.

También hay otras buenas noticias relacionadas con esta primer informe: el inmunizador no causó ningún evento adverso notable y generó una respuesta constante del sistema inmunológico incluso en los ancianos o en personas con enfermedades crónicas. También parece prevenir casos graves que requieren hospitalización e intubación.

Antes de solicitar la aprobación, sin embargo, el fabricante de medicamentos debe esperar un poco más para completar el objetivo de 150 eventos (es decir, 150 participantes infectados de covid-19) para tener datos más sólidos. Esto debería suceder en las próximas semanas.

Comparado con el competidor Pfizer y BioNTech, el producto de Moderna tiene la ventaja de almacenarse a menos de 20° C. Esta es una temperatura mucho más fácil de garantizar con los congeladores que tenemos actualmente.

No hay mucha información sobre la posible llegada de esta vacuna a los países en desarrollo. Una forma de obtener el producto puede ser el Fondo Global de Acceso a Vacunas para Covid-19 (Covax), creado por la Organización Mundial de la Salud con el objetivo de distribuir dosis a países menos desarrollados. Numerosos países latinoamericanos son parte de esta iniciativa.

3. AZD1222 (Universidad de Oxford y AstraZeneca)

También probada en Brasil, esta candidata pertenece al equipo de vacunas de vectores virales no replicantes.

Esto quiere decir que se construyó a partir de un adenovirus, un tipo de virus que no daña nuestra salud. En su interior, los científicos insertaron algunos genes de Sars-CoV-2 para provocar una reacción del sistema inmunológico.

A la vacuna le ha ido bien en ensayos clínicos: la información completa del estudio de Fase II se publicó el 19 de noviembre en The Lancet y confirmó que el inmunizador es seguro y no causa efectos secundarios graves, incluso en ancianos. Otro punto a destacar es que produjo anticuerpos, una gran señal.

Queda por ver si esta producción de anticuerpos está realmente relacionada con un efecto protector contra el propio virus. Pero esta tasa de efectividad solo se conocerá en la Fase III, cuyos resultados preliminares están programados para ser publicados próximamente.

Las fortalezas y debilidades de AZD1222 están en su originalidad: hasta el momento, no existe una vacuna aprobada que utilice este tipo de metodología. Por un lado, esto puede funcionar y revolucionar el conocimiento en el campo. Por otro, es necesario esperar pacientemente los resultados para ver la efectividad y seguridad del producto.

Una ventaja de la vacuna de la Universidad de Oxford y AstraZeneca está en su disponibilidad. Entre otros, Brasil, Argentina y México ya tienen convenios para la compra y transferencia de tecnología.

A nivel mundial, los responsables de esta vacuna garantizan que tendrán capacidad para entregar 3.000 millones de unidades en 2021. Las empresas aún no han revelado si su producto necesita una refrigeración especial.

Coronavirus

Getty Images
Vacunas de virus inactivado, basadas en ARN, de subunidad proteica … hay muchos tipos de armas que se están probando en la lucha contra el covid-19.

4. CoronaVac (Sinovac)

Esta vacuna china copó titulares la semana pasada, luego de la suspensión de las pruebas clínicas en Brasil por la muerte de un voluntario. La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) y el Instituto Butantan intercambiaron críticas en una serie de notas y entrevistas colectivas.

Pero pocos días después se aclaró que la muerte no había tenido nada que ver con la vacuna y se retomó el estudio con normalidad.

Dejando a un lado la polémica, la farmacéutica Sinovac también apuesta por la estrategia del virus inactivado. Los científicos utilizaron algún método, como calor o productos químicos, para desactivar el Sars-CoV-2 y que no cause infección ni se reproduzca dentro del cuerpo. Aun así, cuando se aplica en una vacuna, el virus es reconocido por el sistema inmunológico, creando una respuesta protectora.

El punto fuerte aquí es la fiabilidad. La ciencia ha estado trabajando con vacunas de virus inactivados durante casi siete décadas. Por eso ya sabemos muy bien cómo producirlas y los principales problemas que pueden aparecer por el camino.

En la dirección opuesta, el punto débil es el retraso. La fabricación requiere un rigor extremadamente alto y una planta industrial muy bien equipada. La formulación tampoco rinde mucho en dosis por litro.

El producto se encuentra en la Fase III de prueba y pronto espera completar la cantidad mínima de eventos (voluntarios infectados con covid-19) para calcular su tasa de efectividad, como sucedió recientemente con Pfizer / BioNTech y Moderna.

La refrigeración no parece ser un problema, ya que otras vacunas de virus inactivados pueden guardarse en un refrigerador convencional.

Otro punto positivo es el acuerdo entre Sinovac y el Instituto Butantan, en São Paulo, que debería facilitar el acceso a CoronaVac en Brasil y América Latina.

5. Sputnik V (Centro Gamalaya de Investigación en Epidemiología y Microbiología)

Durante mucho tiempo, la palabra que mejor definió a la vacuna Sputnik V fue misterio. Las primeras noticias de Rusia, donde se encuentra el Instituto de Investigación Gamalaya, decían que ya se encontraba en una etapa avanzada de investigación. Poco después, fue aprobada por el gobierno.

Los especialistas estaban muy preocupados porque las pruebas clínicas que garantizan la confiabilidad del proceso de investigación no habían sido registradas ni publicadas en ninguna revista científica.

Desde entonces, ha surgido mucha información: la vacuna se basa en el vector viral no replicante (del mismo tipo en la Universidad de Oxford / AstraZeneca) y se está probando en unos 40,000 voluntarios en países como Rusia, Emiratos Árabes Unidos, Venezuela y Bielorrusia.

Con base en uno de estos análisis preliminares, los investigadores de la Sputnik V anunciaron una efectividad del 92%, basándose en 20 eventos registrados. Hay que esperar a que el estudio evolucione un poco más para que este ritmo se consolide.

Se especula que el inmunizador no requiere congelación, pero esa información aún no se ha confirmado.

6. JNJ-78436735 (Johnson & Johnson)

Sudáfrica, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Estados Unidos, México y Perú son los países donde actualmente se prueba la vacuna de Johnson & Johnson. Hay más de 60 mil voluntarios en estos países.

Basada en la tecnología del vector viral no replicante (el mismo utilizado por la Universidad de Oxford / AstraZeneca y la Sputnik V), parece estar un poco retrasada, ya que la farmacéutica no ha hecho anuncios de análisis preliminares. Se espera que suceda en las próximas semanas.

La principal ventaja estaría en los números: parte de los estudios de Fase III evalúa una sola aplicación de la vacuna. Los otros competidores necesitan dos dosis para tener efecto. Si este esquema funciona, podría significar ahorros de miles de millones de dólares.

Vacunas contra el covid

Getty Images
Se están evaluando varias estrategias y tecnologías para crear vacunas contra el covid-19: desde métodos establecidos con virus inactivados hasta nuevas formulaciones con ARN, un código genético creado en el laboratorio.

7. NVX-CoV2373 (Novavax)

Este es el representante más avanzado de la clase de vacunas de subunidades de proteínas. En lugar de utilizar todo el virus, se desarrolló a partir de un pequeño fragmento de Sars-CoV-2 capaz de activar una respuesta inmunitaria.

En relación con los competidores enumerados anteriormente, el desempeño de Novavax tardará más en conocerse. Parte de los estudios de Fase III se llevan a cabo en el Reino Unido con 15,000 voluntarios y se esperan resultados preliminares en enero o febrero de 2021.

Hay otra parte de esta investigación que se realizará con decenas de miles de participantes en Estados Unidos. Se espera que la etapa comience a fines de noviembre o principios de diciembre.

Como el producto de Novavax es parte de Covax (ese consorcio de la OMS para la compra y distribución de dosis a países menos desarrollados), es posible que llegue a América Latina en algún momento, si todo va bien.

8. Ad5-nCoV (CanSino)

También elaborada a partir de un vector viral que no se replica (como los candidatos de la Universidad de Oxford / AstraZeneca, Sputnik V y Johnson & Johnson), fue aprobada de emergencia para su uso por personal militar chino, incluso antes de importantes estudios de seguridad y eficacia.

En las pruebas de Fase III, la Ad5-nCoV se aplica actualmente a más de 40.000 voluntarios de Pakistán, Arabia Saudita y México.

Hay poca información sobre esta vacuna así que es necesario esperar nuevos anuncios por parte de los responsables.

9. Covaxin (Bharat Biotech)

Desarrollada en India, es una de las últimas candidatas en entrar en la Fase III de ensayos clínicos. Al igual que CoronaVac, también utiliza virus inactivados en su formulación.

Como se mencionó anteriormente, existe una gran experiencia mundial en el uso de esta tecnología, aunque es costosa y requiere mucho tiempo en comparación con los métodos más modernos.

Para los ensayos, los responsables pretenden reclutar a más de 25.000 participantes en territorio indio. Según un informe de Reuters, se espera que la distribución de dosis comience a partir de febrero de 2021.

Pronto se darán a conocer más detalles sobre Covaxin.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ARrMFeZEfmU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.