Familiares de víctimas reclaman a AMLO saludo a madre del Chapo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

“A ella la busca y a nosotros nos cierra las puertas”: familiares de víctimas reclaman a AMLO saludo a madre del Chapo

Colectivos de víctimas y familiares de desaparecidos se sienten agraviados por el saludo del presidente a Consuelo Loera. Hace dos meses, AMLO rechazó recibir en Palacio Nacional a representantes de la marcha por la paz encabezada por Javier Sicilia.
Cuartoscuro
Comparte

“¿Qué privilegio goza la señora? Nosotros no sabemos dónde están nuestros hijos. Se ve mal que el presidente haga eso”. María Isabel Cruz Bernal busca desde hace “tres años, tres meses y un día” a su hijo Reyes Yosimar García, desaparecido en Culiacán, Sinaloa, “a manos de la Policía Municipal”. No le gustó la imagen del presidente, Andrés Manuel López Obrador, saludando a Consuelo Loera, madre de Joaquín “Chapo” Guzmán, exjefe del cártel de Sinaloa. “Para que el gobierno nos reciba a nosotros tiene que pasar mucho, más el federal”, afirma. 

“Estamos molestos, pero ¿qué vamos a hacer? No podemos hacer nada más que oír, ver y callar”, dice. 

Joaquín Guzmán Loera fue detenido por última vez en Los Mochis, Culiacán, en enero de 2016. Un año después fue extraditado a Estados Unidos, donde un juez federal lo condenó a cadena perpetua el pasado año. El domingo, tras una visita a Badiraguato, Sinaloa, el presidente saludó a su madre, quien le entregó una carta en la que pide apoyo para poder ver a su hijo.

Lee: ‘Saludé a madre del Chapo porque es una adulta mayor’, justifica AMLO

López Obrador, en su conferencia mañanera, reconoció haber mantenido el encuentro y aseguró que intercederá por la mujer, de 92 años y que en los últimos cinco asegura no haber visto a su hijo.

Hace un año, Consuelo Loera envió otra carta al presidente en la que le solicitaba apoyo para que su hijo cumpliese la condena en México y no en Estados Unidos. Un reclamo imposible de cumplir para alguien como Guzmán, que se escapó en dos ocasiones de penales mexicanos, en 2001 y en 2015.

La solicitud ahora es más urgente: tramitar un permiso de entrada en Estados Unidos para poder ver a su hijo. 

“Ella tiene todo el derecho de pedir lo que pide, entiendo que es una madre. Pero ella al menos sabe dónde está su hijo”, afirma.

Las imágenes del presidente saludando a la madre de uno de los principales capos mexicanos llega en un momento difícil para los familiares de desaparecidos.

Las medidas de protección por la pandemia de COVID-19 han provocado que se suspendan las labores de búsqueda. Un paréntesis que alarga la agonía de gente que ya lleva demasiado esperando. 

Por eso, porque desconfía de las autoridades, Cruz Bernal ignoró las indicaciones de la comisión de búsqueda estatal y salió el sábado a buscar.

Revisaron terrenos en Agua Caliente, Culiacán, un lugar en el que recientemente se constituyó el grupo Fuerza Comunitaria para combatir a la delincuencia y se han registrado enfrentamientos armados. Sin el apoyo de fiscalía ni seguridad pública, las mujeres realizaron el rastreo solas. “No encontramos nada, pero al menos descartamos los puntos”, asegura. 

Sin comunicación tras la marcha de enero

El saludo a la madre de Guzmán Loera también genera molestia en colectivos de víctimas por sentirse agraviados.

En enero, una marcha convocada por el poeta Javier Sicilia, fundador del Movimiento por la Paz, partió desde Cuernavaca a Ciudad de México para pedir políticas públicas en clave de justicia transicional. No hubo encuentro ni nadie cercano al presidente les ha vuelto a llamar después de aquella caminata.  

Lee: AMLO saluda en Badiraguato a la madre del Chapo Guzmán

“Lo veo como la confirmación de que es un presidente que no está dispuesto a trabajar por sacar adelante el país. Hay un gran desprecio y falta de sentido humano por las víctimas”, dijo Sicilia, cuyo hijo fue asesinado en 2011 a manos del crimen organizado.

Para Sicilia, la puerta cerrada a las víctimas y el saludo a la madre del narco es un “terrible mensaje a la nación”. 

“Confirma este desprecio hacia las víctimas. Tiene todo el derecho del mundo a saludar, pero ese exhibicionismo con la madre de uno de los mayores narcotraficantes y criminales que ha asolado el país… Después del desprecio a las víctimas, saludar a la madre de un victimario es un terrible mensaje”, dice. 

Sicilia todavía recuerda aquel 26 de enero cuando, junto a víctimas de la violencia y activistas, llegó al Zócalo. “El presidente no solo mostró desprecio hacia la marcha, sino que hubo grupos de choque que vinieron a insultarnos, a llamarnos vendepatrias”, dice. 

Los días previos a la caminata, López Obrador advirtió que él no recibiría a Sicilia ni a ninguno de sus acompañantes. Dejó la reunión en manos del consejo de seguridad, que fue el encargado de recoger los documentos que traían para abordar el tema de la justicia transicional.

Nunca más volvieron a llamarlos, denuncia Sicilia. 

“Nos regresamos. Entregamos los papeles a una instancia que no era la adecuada. No me han vuelto a llamar. Entiendo que las relaciones están rotas”, lamenta el poeta.

El documento había sido consensuado por colectivos y activistas tras encuentros mantenidos con el equipo de transición de López Obrador antes de que este tomase el poder, el 1 de diciembre de 2018.

Una semana antes de la marcha, en enero de 2020, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, mantuvo un encuentro con el poeta en el que recogió el documento, que en teoría ya había sido entregado al gobierno un año atrás. 

“No hemos vuelto a hablar, no creo que haya nada más que hablar”, dice Sicilia.

El pasado 28 de marzo, con motivo del noveno aniversario del Movimiento por la Paz, tuvo lugar un acto en Cuernavaca, Morelos. Allí, Sicilia lamentó que la irrupción de la pandemia por COVID-19 había relegado al olvido a las víctimas de la violencia.

En opinión del poeta, la pandemia “nos ha hecho olvidar el horror de otras profundas y graves violencias que estaban allí antes de la llegada del COVID-19, y que continúan y continuarán estando entre nosotras y nosotros cuando el virus haya sido controlado”.

“¿Qué criterios se utilizan?”

Juan Carlos Trujillo Herrera estuvo también en la marcha de finales de enero.

Hijo de María Herrera, activista incansable, y con cuatro hermanos desaparecidos, Trujillo dice tener “sensaciones encontradas”. Por un lado, la desazón porque “te das cuenta de verdaderamente quién tiene el control”. Por otro, reconoce que esto “es algo que hicieron también otros presidentes, pero en otros sexenios lo hacían a escondidas”. 

Para Trujillo, de Michoacán, pero con hermanos desaparecidos en Guerrero y Veracruz, es preocupante que “se hable de cuidar la investidura” para no recibir a las víctimas y, sin embargo, sí que se tenga atenciones para una figura como Loera. 

“¿Qué criterios se utilizan para tener cercanía con unos sí y con otros no?”, se pregunta. 

Reconoce el activista que, si a él le hubiese tocado estar en los zapatos del presidente, no sabe qué hubiese hecho. “Hizo lo que debía hacer”, reflexiona.

Es decir, que en su opinión el problema no es haber dado la mano a la madre del “Chapo” Guzmán, sino que no se atendiese a las víctimas. 

“Las familias organizadas para seguir buscando a nuestros familiares quedamos en un segundo peldaño”, lamenta. En la memoria, los sucesos de octubre en Culiacán, en los que Ovidio Guzmán fue arrestado y posteriormente, liberado ante la toma de la ciudad por parte de grupos armados del cartel de Sinaloa. “Eso demostró el poderío”, reflexiona.

Trujillo apuesta por el fin de la violencia y lamenta que el gobierno “no sabe qué hacer con nosotros”, en referencia a los colectivos de familiares. 

“A ella le busca y a nosotros nos cierra las puertas”, se queja, en referencia a López Obrador. 

“El proceso de deshumanización del país implica que haya que tener acercamientos”, asegura, mientras lamenta el alejamiento entre colectivos de víctimas y un gobierno que prometió que serían su prioridad.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El país que con solo 12 camas con oxígeno se enfrentó al COVID y logró contener la pandemia

Con solo siete médicos por cada 100 mil habitantes, Senegal ha sido elogiado por su manejo de la epidemia de coronavirus.
8 de octubre, 2020
Comparte

A pesar de tener solo siete médicos por cada 100.000 habitantes, Senegal se ha ganado no pocos elogios por su manejo de la pandemia de coronavirus. Mayeni Jones y Naomi Scherbel-Ball, de la BBC, analizan cómo este país africano logró mantener a raya a la covid-19.

“Cuando llegó el primer caso, estábamos muy ansiosos y yo me enojé porque era un caso importado”, cuenta la doctora Khardiata Diallo, quien coordina el centro de tratamiento epidémico del Hospital Fann en la capital, Dakar.

“Nos preocupaba la falta de equipamiento para tratar el coronavirus, había solo 12 camas con suministro limitado de oxígeno para todo el país“.

Los médicos del Hospital Fann ahora pueden monitorear a los pacientes usando cámaras, como medida para minimizar el contacto.

BBC
Los médicos del Hospital Fann ahora pueden monitorear a los pacientes usando cámaras, como medida para minimizar el contacto.

Eso fue a finales de febrero, cuando un ciudadano francés regresó a Dakar, después de unas vacaciones en un centro de esquí, con fiebre, dolor de garganta y dolor de cabeza.

Fue el primer caso de covid-19 en Senegal y el segundo caso reportado en África subsahariana.

Diallo, que formó parte del equipo que trató el único caso de ébola del país durante el brote que afectó a África occidental en 2014 y tiene experiencia en brotes de cólera en los últimos 15 años, sabía que debían actuar rápido para contener la pandemia.

Tests gratuitos las 24 horas

Sus colegas del prestigioso Instituto Pasteur de Dakar, que en febrero fue uno de los dos laboratorios de África que podían realizar pruebas de coronavirus, capacitaron a personal de decenas de otros países sobre cómo realizar las pruebas.

Ibrahima Diop, quien contrajo coronavirus en Senegal en abril.

BBC
Ibrahima Diop fue primero diagnosticado y tratado por malaria cuando contrajo el nuevo coronavirus en abril.

En abril, 43 países del continente africano podían diagnosticar covid-19 de manera efectiva.

Hoy en día, el laboratorio en Dakar funciona las 24 horas y las pruebas se han extendido por todo el país.

Los tests para aquellos que tienen síntomas son gratuitos y los resultados se obtienen en ocho horas.

Si bien ha habido preocupaciones sobre el bajo número de pruebas en todo el continente, el Centro Africano para el Control de Enfermedades está apoyando a los países para aumentar los niveles de testeo y hay esperanzas de que los kits de diagnóstico baratos puedan ayudar.

El Instituto Pasteur ha sido crucial en este esfuerzo, ya que su virólogo jefe, Amadou Sall, se asoció con la firma británica Mologic para desarrollar dos kits de prueba caseros:

  • Uno para probar si alguien tiene el virus actualmente, similar a las pruebas PCR de laboratorio
  • El otro para comprobar si alguien ha desarrollado anticuerpos contra el coronavirus de una infección anterior

La fabricación de la prueba de anticuerpos ya comenzó y deberían lanzarse en las próximas semanas, explica Sall.

Funcionará como un test de embarazo, con un costo cercano a US$1 y con resultados en solo 10 minutos.

Mientras, la prueba para determinar si alguien tiene coronavirus se ha retrasado y está siendo validada por la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool, pero hay esperanzas de que aún esté disponible antes de fin de año.

Un mayor nivel de pruebas también deberían ayudar a realizar diagnósticos tempranos.

Gente con mascarilla en un autobús en Dakar.

BBC
El uso de mascarillas es obligatorio en Dakar.

Ibrahima Diop, de 29 años y quien trabaja en un call center en Dakar, se enfermó en abril y fue tratado inicialmente por malaria.

Ante la insistencia de su madre, quien trabajaba en un hospital, fue a que le hicieron la prueba y le diagnosticaron coronavirus, junto con 60 de sus colegas. Recibió rápidamente tratamiento y fue dado de alta del hospital en una semana.

Su caso mostró la necesidad de que las personas se realicen pruebas en un país donde los síntomas pueden confundirse fácilmente con la malaria, algo que las autoridades han enfatizado durante sus sesiones informativas televisadas diariamente sobre el coronavirus.

Cantar para combatir el virus

Un índice de respuesta global a la covid-19 de la revista Foreign Policy otorgó a Senegal la puntuación más alta posible por su estrategia de comunicación, a la que se unieron los mejores músicos del país para informar a la gente.

En abril, se juntaron para lanzar Daan Corona, que significa “Derrotar al coronavirus” en wolof, el idioma local.

En la canción, el famoso músico senegalés Youssou Ndour pide a la gente que se quede en casa y se lave las manos.

https://www.youtube.com/watch?v=qwT19-up78M


También hay coloridos murales en la universidad más antigua de Senegal que muestra a los estudiantes las técnicas adecuadas para evitar la transmisión del coronavirus.

En algunas áreas se instalaron lavabos públicos para que la población pueda lavarse las manos.

En los primeros días de la pandemia, se implementaron otras medidas preventivas, incluida la declaración del estado de emergencia, el cierre total de las escuelas y un toque de queda nocturno.

Los restaurantes, supermercados y bancos se apresuraron a introducir controles de temperatura en sus entradas.

Mural en Dakar de un hombre tosiendo en su codo.

BBC
Murales en Dakar muestran los métodos para evitar la propagación del virus.
Lavabos públicos en Dakar.

BBC
Los lavabos públicos se ven en varias calles de Dakar para que la gente pueda lavarse las manos.

Si bien algunas de esas medidas fueron levantadas, en las calles de Dakar las mascarillas siguen siendo obligatorias, una regla que se introdujo ya en abril.

Hoy en día, las 14 regiones de Senegal están equipadas para tratar a pacientes con coronavirus.

En la sala para los enfermos graves de coronavirus del Hospital Fann de Dakar, Oumar Kane monitorea a su último paciente con coronavirus que depende de un respirador.

El hombre de 58 años ha sido tratado allí durante poco más de una semana, y es diabético.

Para minimizar el contacto, las cámaras de la sala se conectan a una pantalla fuera.

Anuncio de la hermandad musulmana Mouride en el que le pide a la población que use mascarillas.

BBC
La popular hermandad musulmana Mouride le pide a la población que use mascarillas.

Pero en marzo, cuando los casos en Senegal comenzaron a aumentar, el doctor Kane recuerda una situación muy diferente.

“El problema era que solo teníamos 10 camas con respiradores y había momentos en que recibíamos llamadas pidiendo una cama pero no podíamos recibir al paciente”, recuerda.

“Esa demanda continuó durante unas tres semanas, hasta que se equiparon otros hospitales”.

El número de casos diarios registrados ha ido disminuyendo desde mediados de agosto.

Senegal, que tiene una población de 16 millones de personas, solo había registrado hasta esta semana 15.000 casos positivos y poco más de 300 muertes.

Su estrategia para contener el virus se ha adaptado y muchos pacientes con síntomas leves ahora son tratados en casa, con personal médico monitoreando su estado de forma remota desde el hospital y entregando medicamentos.

El desafío de la peregrinación musulmana

Cuando los vuelos internacionales reabrieron en julio, existía la preocupación de que hubiera un aumento en los casos.

Senegal, como muchos otros países africanos, ha pedido a los visitantes que presenten una prueba negativa fechada no más de una semana antes del viaje.

A su llegada, se toma la temperatura de los pasajeros.

En la tumba del fundador de la hermandad Mouride se suelen concentrar grandes concentraciones durante la peregrinación de Grand Magal.

AFP
En la tumba del fundador de la hermandad Mouride se suelen concentrar grandes concentraciones durante la peregrinación de Grand Magal.

Estas medidas parecen haber funcionado, como muestra el bajo número de casos importados.

Se espera que esta semana cuatro millones de personas asistan a la fiesta anual más grande del país, el Grand Magal de Touba.

Es una peregrinación histórica a Touba, que se encuentra a 190 km al este de Dakar y es el hogar espiritual de la hermandad musulmana Mouride.

Los peregrinos hacen cola durante horas en las calles de la ciudad para llegar a la Gran Mezquita y al mausoleo del fundador de la hermandad.

Si bien los carteles alrededor de la capital muestran al líder de la comunidad pidiendo a sus seguidores que usen mascarillas, reunir a un número tan grande de fieles en un solo lugar será una prueba crucial cuando el país busca mantener el progreso logrado.


Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=0MknUIeXFIg

https://www.youtube.com/watch?v=RaH9rA2Kdxw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.