Familiares de víctimas reclaman a AMLO saludo a madre del Chapo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

“A ella la busca y a nosotros nos cierra las puertas”: familiares de víctimas reclaman a AMLO saludo a madre del Chapo

Colectivos de víctimas y familiares de desaparecidos se sienten agraviados por el saludo del presidente a Consuelo Loera. Hace dos meses, AMLO rechazó recibir en Palacio Nacional a representantes de la marcha por la paz encabezada por Javier Sicilia.
Cuartoscuro
Comparte

“¿Qué privilegio goza la señora? Nosotros no sabemos dónde están nuestros hijos. Se ve mal que el presidente haga eso”. María Isabel Cruz Bernal busca desde hace “tres años, tres meses y un día” a su hijo Reyes Yosimar García, desaparecido en Culiacán, Sinaloa, “a manos de la Policía Municipal”. No le gustó la imagen del presidente, Andrés Manuel López Obrador, saludando a Consuelo Loera, madre de Joaquín “Chapo” Guzmán, exjefe del cártel de Sinaloa. “Para que el gobierno nos reciba a nosotros tiene que pasar mucho, más el federal”, afirma. 

“Estamos molestos, pero ¿qué vamos a hacer? No podemos hacer nada más que oír, ver y callar”, dice. 

Joaquín Guzmán Loera fue detenido por última vez en Los Mochis, Culiacán, en enero de 2016. Un año después fue extraditado a Estados Unidos, donde un juez federal lo condenó a cadena perpetua el pasado año. El domingo, tras una visita a Badiraguato, Sinaloa, el presidente saludó a su madre, quien le entregó una carta en la que pide apoyo para poder ver a su hijo.

Lee: ‘Saludé a madre del Chapo porque es una adulta mayor’, justifica AMLO

López Obrador, en su conferencia mañanera, reconoció haber mantenido el encuentro y aseguró que intercederá por la mujer, de 92 años y que en los últimos cinco asegura no haber visto a su hijo.

Hace un año, Consuelo Loera envió otra carta al presidente en la que le solicitaba apoyo para que su hijo cumpliese la condena en México y no en Estados Unidos. Un reclamo imposible de cumplir para alguien como Guzmán, que se escapó en dos ocasiones de penales mexicanos, en 2001 y en 2015.

La solicitud ahora es más urgente: tramitar un permiso de entrada en Estados Unidos para poder ver a su hijo. 

“Ella tiene todo el derecho de pedir lo que pide, entiendo que es una madre. Pero ella al menos sabe dónde está su hijo”, afirma.

Las imágenes del presidente saludando a la madre de uno de los principales capos mexicanos llega en un momento difícil para los familiares de desaparecidos.

Las medidas de protección por la pandemia de COVID-19 han provocado que se suspendan las labores de búsqueda. Un paréntesis que alarga la agonía de gente que ya lleva demasiado esperando. 

Por eso, porque desconfía de las autoridades, Cruz Bernal ignoró las indicaciones de la comisión de búsqueda estatal y salió el sábado a buscar.

Revisaron terrenos en Agua Caliente, Culiacán, un lugar en el que recientemente se constituyó el grupo Fuerza Comunitaria para combatir a la delincuencia y se han registrado enfrentamientos armados. Sin el apoyo de fiscalía ni seguridad pública, las mujeres realizaron el rastreo solas. “No encontramos nada, pero al menos descartamos los puntos”, asegura. 

Sin comunicación tras la marcha de enero

El saludo a la madre de Guzmán Loera también genera molestia en colectivos de víctimas por sentirse agraviados.

En enero, una marcha convocada por el poeta Javier Sicilia, fundador del Movimiento por la Paz, partió desde Cuernavaca a Ciudad de México para pedir políticas públicas en clave de justicia transicional. No hubo encuentro ni nadie cercano al presidente les ha vuelto a llamar después de aquella caminata.  

Lee: AMLO saluda en Badiraguato a la madre del Chapo Guzmán

“Lo veo como la confirmación de que es un presidente que no está dispuesto a trabajar por sacar adelante el país. Hay un gran desprecio y falta de sentido humano por las víctimas”, dijo Sicilia, cuyo hijo fue asesinado en 2011 a manos del crimen organizado.

Para Sicilia, la puerta cerrada a las víctimas y el saludo a la madre del narco es un “terrible mensaje a la nación”. 

“Confirma este desprecio hacia las víctimas. Tiene todo el derecho del mundo a saludar, pero ese exhibicionismo con la madre de uno de los mayores narcotraficantes y criminales que ha asolado el país… Después del desprecio a las víctimas, saludar a la madre de un victimario es un terrible mensaje”, dice. 

Sicilia todavía recuerda aquel 26 de enero cuando, junto a víctimas de la violencia y activistas, llegó al Zócalo. “El presidente no solo mostró desprecio hacia la marcha, sino que hubo grupos de choque que vinieron a insultarnos, a llamarnos vendepatrias”, dice. 

Los días previos a la caminata, López Obrador advirtió que él no recibiría a Sicilia ni a ninguno de sus acompañantes. Dejó la reunión en manos del consejo de seguridad, que fue el encargado de recoger los documentos que traían para abordar el tema de la justicia transicional.

Nunca más volvieron a llamarlos, denuncia Sicilia. 

“Nos regresamos. Entregamos los papeles a una instancia que no era la adecuada. No me han vuelto a llamar. Entiendo que las relaciones están rotas”, lamenta el poeta.

El documento había sido consensuado por colectivos y activistas tras encuentros mantenidos con el equipo de transición de López Obrador antes de que este tomase el poder, el 1 de diciembre de 2018.

Una semana antes de la marcha, en enero de 2020, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, mantuvo un encuentro con el poeta en el que recogió el documento, que en teoría ya había sido entregado al gobierno un año atrás. 

“No hemos vuelto a hablar, no creo que haya nada más que hablar”, dice Sicilia.

El pasado 28 de marzo, con motivo del noveno aniversario del Movimiento por la Paz, tuvo lugar un acto en Cuernavaca, Morelos. Allí, Sicilia lamentó que la irrupción de la pandemia por COVID-19 había relegado al olvido a las víctimas de la violencia.

En opinión del poeta, la pandemia “nos ha hecho olvidar el horror de otras profundas y graves violencias que estaban allí antes de la llegada del COVID-19, y que continúan y continuarán estando entre nosotras y nosotros cuando el virus haya sido controlado”.

“¿Qué criterios se utilizan?”

Juan Carlos Trujillo Herrera estuvo también en la marcha de finales de enero.

Hijo de María Herrera, activista incansable, y con cuatro hermanos desaparecidos, Trujillo dice tener “sensaciones encontradas”. Por un lado, la desazón porque “te das cuenta de verdaderamente quién tiene el control”. Por otro, reconoce que esto “es algo que hicieron también otros presidentes, pero en otros sexenios lo hacían a escondidas”. 

Para Trujillo, de Michoacán, pero con hermanos desaparecidos en Guerrero y Veracruz, es preocupante que “se hable de cuidar la investidura” para no recibir a las víctimas y, sin embargo, sí que se tenga atenciones para una figura como Loera. 

“¿Qué criterios se utilizan para tener cercanía con unos sí y con otros no?”, se pregunta. 

Reconoce el activista que, si a él le hubiese tocado estar en los zapatos del presidente, no sabe qué hubiese hecho. “Hizo lo que debía hacer”, reflexiona.

Es decir, que en su opinión el problema no es haber dado la mano a la madre del “Chapo” Guzmán, sino que no se atendiese a las víctimas. 

“Las familias organizadas para seguir buscando a nuestros familiares quedamos en un segundo peldaño”, lamenta. En la memoria, los sucesos de octubre en Culiacán, en los que Ovidio Guzmán fue arrestado y posteriormente, liberado ante la toma de la ciudad por parte de grupos armados del cartel de Sinaloa. “Eso demostró el poderío”, reflexiona.

Trujillo apuesta por el fin de la violencia y lamenta que el gobierno “no sabe qué hacer con nosotros”, en referencia a los colectivos de familiares. 

“A ella le busca y a nosotros nos cierra las puertas”, se queja, en referencia a López Obrador. 

“El proceso de deshumanización del país implica que haya que tener acercamientos”, asegura, mientras lamenta el alejamiento entre colectivos de víctimas y un gobierno que prometió que serían su prioridad.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Anabel Sharma

La foto de una hija y su madre antes de morir por COVID (y por qué la hija decidió difundirla)

Maria Rico se quitó la mascarilla de oxígeno para decir adiós a su familia, a pesar de saber que esto aceleraría su muerte.
Anabel Sharma
5 de enero, 2021
Comparte

Maria Rico, de 76 años, de Leicestershire, Inglaterra, se quitó la mascarilla de oxígeno para hablar con sus dos hijas por última vez, a pesar de saber que esto aceleraría su muerte.

Anabel Sharma vio a su madre morir junto a ella en el hospital después de que ambas se contagiaron de COVID-19, y ahora le suplica a la gente que tome precauciones con el coronavirus.

Sharma describió el momento como “desgarrador”, pero dijo que se alegraba de que su madre no muriera sola.

Ahora publicó la última fotografía de su madre antes de morir para crear conciencia sobre el virus.

“Consuelo”

Sharma dijo que su madre había muerto aproximadamente media hora después de que se quitó la mascarilla.

“Mi mamá pidió que le quitaran la mascarilla y ellos dijeron: ‘una vez que te la quitemos, se acabará todo. No tendrás mucho tiempo’.

“Ella dijo: ‘sí, lo sé, pero ya tuve suficiente'”, declaró Sharma, de 49 años.

“Tuvimos unos cinco minutos con ella mientras pudo hablar, luego perdió el conocimiento”.

“Nos dijo que no tenía miedo de morir, que estaba lista. Me dijo que tenía que luchar mucho porque tenía a mis hijos en casa”.

Anabel y Maria

Anabel Sharma
Maria Rico vivía con su hija, yerno y tres nietos.

A su hermana, Susana, también se le permitió estar presente mientras usaba equipo de protección personal.

“Le sostuvimos la mano hasta su último aliento”, agregó.

“Me reconforta saber que pudimos estar con ella y sé que también trajo consuelo a mi madre”.

Rico vivía en la misma casa que Sharma, su esposo y sus tres hijos, Noah, 10, Isaac, 12 y Jacob, 22.

Sharma indicó que creía que uno de sus hijos contrajo el coronavirus en la escuela y luego “arrasó” a la familia a una velocidad “aterradora”.

“Le pediría a la gente que siga todas las precauciones y piense en los demás”, dijo.

Maria con hija y nietos

Anabel Sharma
El coronavirus se propagó en toda la familia y todos en la casa dieron positivo.

Sharma y su madre fueron admitidas en el hospital Leicester Royal Infirmary el mismo día de octubre y Rico murió el 1 de noviembre.

Su funeral fue transmitido en vivo a Sharma, quien todavía estaba en el hospital.

“Ella estaba muy consciente de lo que iba a suceder y sabía que no se iba a recuperar y ya había tenido suficiente tratamiento”, explicó Sharma, quien continúa recibiendo tratamiento con oxígeno en casa porque sus pulmones quedaron dañados por el virus.

Describió a su madre como una “abuela increíble” y “muy, muy tenaz”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ARrMFeZEfmU&feature=emb_title

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.