"Somos la última generación que puede revertir la extinción de especies"
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cortesía: Gerardo Ceballos.

“Somos la última generación que puede revertir la acelerada extinción de especies”

El científico mexicano Gerardo Ceballos está entre los seis finalistas del Indianapolis Prize 2020, galardón que reconoce a quienes contribuyen a conservar animales en riesgo de extinción.
Cortesía: Gerardo Ceballos.
Por Thelma Gómez Durán/Mongabay Latam
1 de marzo, 2020
Comparte

Hay libros que provocan ansiedad. Otros son un resorte que impulsan a tomar acciones, a no quedarse con los brazos cruzados. Gerardo Ceballos experimentó estas dos sensaciones cuando, a los 11 años, leyó El último chorlito. La historia tiene como protagonista a un ave solitaria, la única representante de su especie. Esa lectura lo llevó a dedicar buena parte de su trabajo científico a diseñar estrategias para la conservación de animales en extinción.

Desde 1989, Gerardo Ceballos, doctor en biología evolutiva, dirige el Laboratorio de Ecología y Conservación de Fauna Silvestre del Instituto de Ecología de la UNAM. Desde esa trinchera, junto con su equipo, ha diseñado estrategias para que especies como el jaguar o el perrito de la pradera tengan un futuro.

Lee: Operación jaguar: la carrera por proteger el hábitat del felino en México

También ha impulsado la creación de varias áreas naturales protegidas, entre ellas las reservas de la biósfera Chamela-Cuixmala, en Jalisco; y la de Calakmul, en Campeche.

Estas fueron algunas de las acciones que la Indianapolis Zoological Society tomó en cuenta para seleccionar al investigador mexicano como uno de los seis finalistas del Indianapolis Prize 2020, uno de los más importantes reconocimientos en el terreno de la conservación.

Los otros cinco finalistas del premio —cuyos nombres se dieron a conocer el pasado 18 de febrero— son Dee Boersma, especialista en pingüinos; la bióloga marina Sylvia Earle; John Robinson, vicepresidente de la Wildlife Conservation Society; Christophe Boesch, quien trabaja en la conservación de los chimpancés, y Amanda Vincent, dedicada al estudio y protección de las 44 especies de caballitos de mar.

El ganador se anunciará durante la primavera y la premiación se realizará el próximo 12 de septiembre.

Mongabay Latam conversó con el doctor Gerardo Ceballos sobre su trabajo científico y la crisis de extinción que tiene a muchas especies al borde de repetir la historia que se narra en El último chorlito.

Foto: Cortesía Gerardo Ceballos.

En 2010 y 2014 también fue seleccionado como finalista del Indianapolis Prize. De hecho, varios de los investigadores con los que compite también han sido finalistas en otros años. Es un premio con mucha competencia.

El premio Indianápolis es considerado el mayor reconocimiento en conservación en el mundo. Es por esto que es un reconocimiento muy competido. El haber estado ya nominado, y el que me hayan vuelto a nominar como finalista, me da una gran satisfacción. Y esto por varias razones. La primera es porque soy científico, hago conservación y busco que eso se traduzca en política pública. No es fácil hacer las tres cosas. Creo que hay poca gente que hace eso en su conjunto.

En segundo lugar, la mayoría de los seleccionados son de instituciones de conservación muy grandes, que tienen muchos recursos. En mi caso represento a un grupo de trabajo pequeño, universitario. Eso me hace sentir muy satisfecho. Poder competir contra otros grandes conservacionistas a nivel mundial es un reconocimiento que me llena de gusto. Este es un reconocimiento a la UNAM y a la educación pública de México.

Me da una enorme satisfacción que, aunque sea solo uno, ya esté México y Latinoamérica representada en estos premios.

Lee: En riesgo, la mitad de la población nacional de jaguares si el Tren Maya no cumple ley ambiental

¿Cuál fue la primera especie en la que puso su interés científico?

Empecé estudiando murciélagos, pero después hice el doctorado con pequeños mamíferos. Sabía que si quería hacer trabajo de campo, debía elegir un grupo de estudio que tuviera muchos datos. Además, me interesaban los roedores.

Descubrí, en términos científicos, las praderas de Janos (en el noroeste del estado de Chihuahua) y me interesé por los perritos de las praderas. Ya había leído un artículo sobre esta especie escrito por Bernardo Villa (pionero en el estudio de mamíferos silvestres en México); pero no había más referencias. Así que decidí estudiarlos.

¿Cuál fue la primera especie en la que puso su interés científico?

Empecé estudiando murciélagos, pero después hice el doctorado con pequeños mamíferos. Sabía que si quería hacer trabajo de campo, debía elegir un grupo de estudio que tuviera muchos datos. Además, me interesaban los roedores.

Descubrí, en términos científicos, las praderas de Janos (en el noroeste del estado de Chihuahua) y me interesé por los perritos de las praderas. Ya había leído un artículo sobre esta especie escrito por Bernardo Villa (pionero en el estudio de mamíferos silvestres en México); pero no había más referencias. Así que decidí estudiarlos.

¿Por qué estaba en riesgo de perderse esa colonia de perritos de la pradera?

En México se comenzó a perder población de esa especie por muchas razones. Una de ellas es que se registró una sequía muy grande y eso llevó a que la población solo se encontrara en mil hectáreas. También pensamos que hubo una epidemia de peste porque, de un día para otro, desaparecieron. Hemos trabajado mucho para recuperar esta colonia y hoy se encuentra en una superficie de unas seis mil hectáreas. La población que existe es de unos cien mil ejemplares. El objetivo es que lleguemos a tener unas 15 mil hectáreas con presencia de perritos de la pradera.

¿Por qué es importante esta especie para la conservación de los pastizales silvestres que hay en Janos?

Cuando empezamos a estudiar a los perritos de la pradera se les consideraba una especie plaga. De hecho, en Estados Unidos los siguen matando (los envenenan). Pero nosotros empezamos a estudiarlos y en 1994 publicamos un artículo en donde mostramos que es una especie clave para este ecosistema. Son animales gregarios, viven en colonias muy grandes; son diurnos y tienen muchos depredadores: águilas, gavilanes, coyotes… Por ello, para protegerse, lo que hacen es que se paran en sus patas traseras y miran a su alrededor. Para poder tener una adecuada visión del terreno, destruyen el mezquite y los arbustos que invaden el área. Eso ayuda a mantener el pastizal.

Al hacer hoyos y madrigueras, los perros de la pradera remueven el suelo, permiten que se infiltre el agua y crean refugios para muchas otras especies: tortugas, roedores, serpientes de cascabel. La estructura del ecosistema gira alrededor de ellos. Si se pierden los perritos de la pradera, el mezquite invade los pastizales.

Foto: Cortesía Gerardo Ceballos.

En Janos comenzó la reintroducción del bisonte hace poco más de una década, ¿cuáles han sido los resultados?

Reintrodujimos a una población pura de bisonte; en ese entonces llegaron 23 ejemplares, ahora hay más de 200. Así es que el programa ha marchado muy bien. Ahora, quisiéramos reintroducir al ciervo rojo. Hay registros de que esa especie se encontraba en la zona. Todavía hay un área muy grande que podríamos aprovechar. La idea es que, a lo mejor en esta década, podríamos tener todos los animales que alguna vez existieron en la zona.

¿Qué acciones se deben realizar para garantizar la salud de ese ecosistema?

En términos de biodiversidad es necesario evitar que siga la pérdida de pastizal, porque los menonitas han incrementado su presencia en el lugar y han devastado. No respetan reglas y hay mucha corrupción alrededor de todos los pozos de agua que han construido en la zona.

En los próximos cinco años, tenemos tres objetivos: que la población de perritos llegue a disponer de entre 10 y 15 mil hectáreas en la zona. Lo segundo es recuperar a la fauna grande, como la población de berrendos. Y lo tercero sería uno de los esfuerzos de restauración más grande del país: recuperar el pastizal en 50 mil hectáreas invadidas por el mezquite. Con nuestros estudios hemos aprendido cómo eliminar el mezquite y sembrar pastos nativos para recuperar el pastizal. Queremos proponer esta idea al gobierno federal. Si logramos poner en marcha esto, en cinco años podríamos recuperar esas 50 mil hectáreas.

¿Por qué Janos es un lugar clave en términos de conservación?

El desierto de Chihuahua es el último lugar en donde hay este tipo de pastizales en México. Y a pesar de que tenemos muchos problemas con el cambio de uso de suelo, sigue siendo la región mejor conservada del país. Además, las especies que ahí existen no se encuentran bien representadas en otras regiones de México.

¿Y qué lo llevó a trabajar con jaguares?

Empiezo con el tema porque unos cazadores se acercaron a preguntarme por qué no se podía cazar jaguares. Mi respuesta fue que estaban en peligro de extinción. Pero me puse a buscar información y encontré que había muy poca. Empecé a armar un equipo de trabajo que incluyó a diversos especialistas. Pero fue a raíz de que no había mucha información sobre esta especie que tiene una enorme relevancia en la cultura mexicana. Así que fue el primer mamífero grande con el que trabajé. En ese tiempo, la década de los años 90, comenzaban a utilizarse los estudios con radiocollares. Así que también eso fue un reto para mí.

Cuando ves a un jaguar en estado silvestre entiendes porque en el pasado fue tan venerado. Es un privilegio trabajar con un animal tan majestuoso.

Lee: Las reformas que necesita México para impulsar el desarrollo forestal sustentable

Además del jaguar, ¿hay otras especies con las que están trabajando en el laboratorio que dirige?

Hay muchas. Queremos hacer la primera reintroducción de un pez que se extinguió y que nada más queda en zoológicos: el cachorrito de Monterrey.

Este año queremos ir a hacer una expedición a República Dominicana, a buscar al solenodón, mamífero que parece una musaraña gigante. Es un insectívoro y uno de los pocos mamíferos venenosos.

¿Por qué Janos es un lugar clave en términos de conservación?

El desierto de Chihuahua es el último lugar en donde hay este tipo de pastizales en México. Y a pesar de que tenemos muchos problemas con el cambio de uso de suelo, sigue siendo la región mejor conservada del país. Además, las especies que ahí existen no se encuentran bien representadas en otras regiones de México.

¿Y qué lo llevó a trabajar con jaguares?

Empiezo con el tema porque unos cazadores se acercaron a preguntarme por qué no se podía cazar jaguares. Mi respuesta fue que estaban en peligro de extinción. Pero me puse a buscar información y encontré que había muy poca. Empecé a armar un equipo de trabajo que incluyó a diversos especialistas. Pero fue a raíz de que no había mucha información sobre esta especie que tiene una enorme relevancia en la cultura mexicana. Así que fue el primer mamífero grande con el que trabajé. En ese tiempo, la década de los años 90, comenzaban a utilizarse los estudios con radiocollares. Así que también eso fue un reto para mí.

Cuando ves a un jaguar en estado silvestre entiendes porque en el pasado fue tan venerado. Es un privilegio trabajar con un animal tan majestuoso.

Además del jaguar, ¿hay otras especies con las que están trabajando en el laboratorio que dirige?

Hay muchas. Queremos hacer la primera reintroducción de un pez que se extinguió y que nada más queda en zoológicos: el cachorrito de Monterrey.

Este año queremos ir a hacer una expedición a República Dominicana, a buscar al solenodón, mamífero que parece una musaraña gigante. Es un insectívoro y uno de los pocos mamíferos venenosos.

Foto: Cortesía Gerardo Ceballos.

¿Hay tiempo para revertir la velocidad con la que se están extinguiendo poblaciones de especies?

Tenemos poco tiempo. Somos la última generación que podemos hacerlo. Pero, por otro lado, creo que sí hay esperanza. Si somos catastróficos no vamos a lograr nada.

Además, hay muchas experiencias que han demostrado que es posible. En México, tenemos muchos casos de éxito de conservación: recuperamos el borrego Cimarrón, había menos de mil, ahora hay alrededor de 10 mil. También se recuperaron poblaciones de pecarís de labio blanco, de tortuga y de varias especies más.

Ahora trabaja en un proyecto que bautizó como “Stop Extinction”, ¿en qué consiste?

Es un proyecto muy grande, a nivel internacional, que estamos haciendo con Stanford y con una organización llamada Global Conservation. Tiene tres grandes objetivos: el primero es una base de datos pública sobre la distribución de los vertebrados en el mundo. Se va a desarrollar una aplicación para que esa información pueda consultarse. Además, en una sola página se podrá identificar a todas las organizaciones que estén trabajando, de una manera seria, con las diferentes especies.

Lo segundo es que queremos llegar acuerdos con varios países para implementar y apoyar acciones que eviten la extinción de poblaciones de especies.

El tercer punto será brindar información a la gente. Todo el mundo me pregunta qué podemos hacer para impedir que siga la extinción. Así que la aplicación servirá para guiar a la gente para que realice acciones concretas.

En México, Stop Extinction será mucho más detallado: vamos a mostrar todas aquellas especies que están en extinción y ayudar a impulsar proyectos para su recuperación.

¿Por qué me meto a mi edad a hacer una cosa tan complicada? Porque lo que yo quiero es salvar especies, esa es mi misión en la vida.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo opera la mafia albanesa en América Latina y hasta dónde llegan sus nexos

Desde hace dos décadas, miembros de los clanes de las organizaciones delictivas albanesas han hecho jugosos negocios con los cárteles de América Latina.
15 de noviembre, 2022
Comparte

Fue el 9 de junio pasado cuando un cargamento etiquetado como “espárragos finos” salió en un tráiler de 18 toneladas de la ciudad de Trujillo, en el noroeste de Perú.

Se dirigía al puerto comercial de Callao, el más importante del país ubicado en Lima. Allí esperaba el cargamento de vegetales un buque que tenía como destino final el puerto de Rotterdam, en Países Bajos.

Pero el cargamento no estuvo ni cerca de salir del país sudamericano.

Los agentes de la Dirección Antidrogas (Dirandro) de la Policía Nacional de Perú lograron detectar que los espárragos estaban contaminados con una substancia que resultó ser cocaína líquida.

“La droga en el Huallaga (norte de Perú) posiblemente pueda estar costando US$500 o US$700, para que ya en Lima tenga un valor de US$1.300 y llegando a un puerto en Europa a un precio de US$40.000 por kilo“, explica el director de la Dirandro, Deny Rodríguez.

Detectaron dos toneladas de droga, un golpe estimado de US$77 millones. Rodríguez dice que en la pirámide de esta operación de tráfico de cocaína estaban dos ciudadanos albaneses: Malo Franc, alias “Pelao”, y Meta Gentjan, “Barbas”.

Meta Gentjan y Malo Franc

Dirandro
Meta Gentjan y Malo Franc fueron seguidos por las autoridades durante su estancia en Perú.

Ambos ingresaron a Perú legalmente, como turistas a través de la frontera con Ecuador, pero la Dirandro los estuvo vigilando durante su permanencia en el país.

“Estos sujetos albaneses son los que se encargandel tema financiero y logístico para generar operaciones de tráfico ilícito de drogas en territorio peruano”, afirma Rodríguez.

Aunque no es numerosa, la presencia de hombres originarios de Albania en países donde operan carteles de producción y tráfico de drogas en América Latina no es nueva.

Desde la década de 2000, miembros de clanes familiares de la llamada “mafia albanesa” han viajado a la región latinoamericana para extender sus negocios en Europa.

“Los clanes criminales albaneses están en América Latina por una razón: para comprar cocaína a bajo precio”, señala Alessandro Ford, un investigador de InsightCrime.

Empaques de espárragos con droga

Getty Images
Los “espárragos finos” enlatados en Perú tenían cocaína líquida que luego sería comercializada en Europa.

Los albaneses han establecido contactos con carteles y grupos del narcotráfico en países como Colombia, Ecuador, México y Perú al menos desde hace dos décadas.

Sin la necesidad de contar con un comando de muchos hombres y armas de alto calibre, como los carteles latinoamericanos, han hecho jugosos negocios con los carteles de esos países.

“Su función es ser conectores del negocio, cerrar tratos, cuestiones logísticas. Pero nunca se verá un convoy armado de la mafia albanesa, salvo guardias que ofrezcan protección”, explica Víctor Sánchez, un investigador mexicano que estudia el crimen organizado.

Su poder radica en el control compartido con otras mafias, como la italiana, de puertos en Europa por los que ingresan drogas y productos ilegales.

¿Por qué albaneses?

Albania ha sido históricamente un corredor en el tránsito comercial entre Asia y Europa en la península de los Balcanes.

“Una vez que el comunismo colapsó, Albania, junto con la antigua Unión Soviética, experimentó una revitalización dramática del crimen organizado”, explica Ford.

Desde el tráfico ilegal de heroína y armas hasta cigarrillos y personas, “los clanes criminales albaneses lo pasaban todo de contrabando”, señala el investigador.

Un mapa con la ubicación de Albania

Getty Images

A inicios de la década de 2000, los albaneses empezaron a asociarse con la mafia italiana. En especial, se vincularon con clanes de la ‘Ndrangheta, una poderosa organización criminal del sur de Italia.

“Sin embargo, los albaneses pronto enviaron sus propios emisarios a América Latina para negociar la compra al por mayor de cocaína barata. Estas personas se establecieron predominantemente en dos ciudades portuarias del Pacífico: Guayaquil, en Ecuador y, en menor medida, El Callao, en Perú”, explica Ford.

A partir de entonces construyeron contactos con otros países donde se producen de drogas, como Bolivia, Colombia y México.

Kompania Bello

La mafia albanesa no es solo un grupo, sino que hay varios clanes por Europa, dicen los expertos.

La organización más prominente, que aglutina a varios clanes, es la autodenominada Kompania Bello. Ha sido una de las más grandes y extendidas por países como Reino Unido, Países Bajos, Bélgica, Francia, España, Portugal, Italia y Alemania.

“Funciona como una especie de diáspora, un poco como durante muchos años funcionaron mafias italianas como la Cosa Nostra, la Camorra y La ‘Ndrangheta”, explica Sánchez.

“La mafia albanesa lo que ha hecho es precisamente empezar a colonizar otros países con mayores ingresos. Y entonces los inmigrantes albaneses se reúnen como especie de familia y empiezan a controlar mercados ilegales”.

Una agente en el puerto de Rotterdam

Getty Images
Las operaciones de Kompania Bello han sido combatidas durante mucho tiempo en puertos como el de Rotterdam.

Kompania Bello afianzó su poder a lo largo de los últimos viente años. Sin embargo, la Interpol anunció en 2020 una gran operación en 10 países europeos que llevó a la captura de 20 destacados miembros. Un duro golpe para los clanes familiares.

Según la Agencia de la Unión Europea para la Cooperación Policial (Europol), la mafia albanesa ha optado por cubrir toda la cadena de venta de drogas: “desde organizar grandes envíos directamente desde Sudamérica hasta la distribución en toda Europa”.

Para lograrlo, los clanes han logrado controlar el tráfico ilegal en los puertos de Rotterdam (Países Bajos) y Amberes (Bélgica), desde donde distribuyen drogas y hacen comercio ilegal.

Una rueda de prensa de Interpol

Getty Images
Europol anunció en 2020 un gran golpe a Kompania Bello que la dejó a la organización sin varios de sus líderes.

La Europol informó que Kompania Bello ha lavado dinero a través de “un sistema alternativo clandestino de remesas de origen chino, conocido como el sistemafei ch’ien“.

“Al igual que el sistema de transferencia hawala, las personas que usan el fei ch’ien depositan una suma en una ‘agencia’ de la red en un país. Otro operador retira la cantidad equivalente en otro lugar del mundo y se la pasa al destinatario previsto”.

Así, “sin dejar rastro de evidencia reveladora para los investigadores”, han blanqueado millones de euros a lo largo de los años

Su influencia en América Latina

La noticia más reciente que ha generado la mafia albanesa en América Latina es su asociación con un ala del poderoso Cartel de Sinaloa mexicano dirigida por Ismael “El Mayo” Zambada, el gran socio de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Diversos reportes en la prensa, que citan información del Gabinete de Seguridad del gobierno de México, indican que “El Mayo” Zambada estableció una asociación con fines de lavado de dinero con miembros del clan de los hermanos Hysa.

Con su ayuda, crearon empresas fachada -casinos, restaurantes y una empresa de exportación- en los estados de Baja California, Quintana Roo y Sonora, según los documentos de inteligencia.

Ismael Zambada

BBC
“El Mayo” lleva más de 40 años en el narcotráfico y es uno de los grandes líderes del Cartel de Sinaloa.

Para Víctor Sánchez, quien se especializa en las operaciones de grupos criminales en México, esa asociación es lógica pues los albaneses “son mejores para el lavado de dinero que los mexicanos”.

“Para tener una buena relación con las organizaciones mexicanas, pueden ayudarlos con el lavado de dinero. Pero seguramente lo que generó el contacto fue la venta de droga”, considera Sánchez.

Para albaneses como los hermanos Luftar, Arben, Fatos y Ramiz Hysa, cuya presencia se detectó en México, los países de la región latinoamericana ofrecen condiciones favorables para sus negocios.

Alessandro Ford dice que la región es “muy atractiva” incluso para aquellos que no solo son emisarios, sino que se establecen por largos periodos o permanentemente.

“Muchos de los que migran ya tienen antecedentes penales en Europa, mientras que algunos son prófugos activos. Cruzar el Atlántico significa el anonimato, significa una segunda oportunidad. Pueden forjar nuevas identidades, vivir en comunidades cerradas ricas y explotar la capacidad más débil de aplicación de la ley para traficar cocaína”, explica el investigador.

Dritan Rexhepi

Europol
Dritan Rexhepi, llamado el “rey de la cocaína”, ha sido uno de los más prominentes albaneses en América Latina.

Es el caso de Dritan Rexhepi, un narcotraficante que emigró a Ecuador a inicios de la década pasada y estableció un esquema de envío de drogas para Komania Bello. Llegó a ser llamado el “rey de la cocaína”. Escapó de Europa, donde era buscado por la justicia de Italia y Albania, y adoptó varias identidades como Edmir Kraja y Mutaraj Lulezim, entre otras.

En 2014 fue detenido y luego sentenciado a 13 años de prisión. Europol lo identificaba como “cabecilla de la organización”, que ha continuado con el liderazgo del narcotráfico hacia Europa incluso estando en prisión.

“Cualquier persona perseguida en Europa puede encontrar un refugio relativamente seguro, por la fuerza en las organizaciones aliadas, por la corrupción imperante, por las condiciones económicas”, considera Sánchez.

Varias fotos de Dritan Rexhepi

Europol
Reportes de prensa, que citaban documentos judiciales de Ecuador, indicaban que Rexhepi ha obtenido una libertad condicional.

Sin embargo, el experto advierte que a grupos como los albaneses les resultaríamuy difícil asentarseen los países de la región como un cartel completo e independiente.

“Una célula de mafia albanesa que se asiente como tal suena complicado porque ellos se dan a notar mucho. Para los competidores sería muy fácil eliminarlos, sobre todo porque sería una organización nueva que llega sin protección”, explica.

Y en cuanto a número, en realidad son muy pocos los albaneses que hay en la región y sus ganancias no son tan importantes en Latinoamérica como las de los grandes carteles del narcotráfico locales. Su negocio principal está en Europa.

“Se llevan una partida del pastel, pero organizaciones como las mexicanas tienen la mayor cuota”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.