INER desaloja sala de espera por paciente sospechoso de COVID-19
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

INER desaloja sala de espera por paciente sospechoso de COVID-19

El hombre regresó al hospital después de tener ayer jueves alta voluntaria.
20 de marzo, 2020
Comparte

Al medio día de este viernes, alrededor de 15 personas que esperaban realizarse la prueba para saber si tienen COVID-19 fueron desalojados de la sala de urgencias del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) por el caso de un posible afectado por este nuevo coronavirus.

Martha, quien solicitó el anonimato, contó a Animal Politico, que su padre, un hombre de 40 años, sin antecedente de viaje al extranjero pero con una salida reciente por trabajo a Oaxaca, había acudido un día antes al INER con fiebre alta, mucha tos y dolor en el cuerpo, pero que no había querido quedarse hospitalizado y lo dejaron ir a su casa.

También puedes leer: Se debe hacer pruebas y aislar, OMS llama a analizar todos los casos sospechosos de coronavirus

“A mi papá no le gusta estar encerrado. No se quiso quedar. Le dieron alta voluntaria, bajo nuestra responsabilidad, pero hoy se volvió a sentir mal y lo volvimos a traer”.

La joven, sin embargo, aseguró que su padre no tiene COVID-19. “Tiene neumonía, ya está confirmado, le hicieron la prueba y no es COVID-19 pero sí es un tipo de neumonía”.

AP: ¿Sabes qué tipo de neumonía tiene?, se le preguntó.

M: No, pero no es COVID, insistió.

AP: ¿Por qué desalojaron la sala entonces?

M: No sé

Mientras adentro de la sala de urgencias se observaba el movimiento del personal sanitizando el área, afuera las 15 personas desalojadas aguantaban los síntomas que los hicieron llegar hoy hasta este hospital designado como uno de los principales para atender a las personas con COVID.

Margarita tose y se cubre con el antebrazo aunque trae cubrebocas, dice que no tiene antecedente de viaje pero que convivió con un caso sospechoso. Tiene fiebre y la cara cubierta de sudor.

“Ahora estoy más preocupada, yo estuve ahí en la sala de espera, sentada atrás del señor que metieron al consultorio y luego nos sacaron a todos, de por si ya traía sospecha de estar contagiada, ahora estoy más asustada”.

La joven duda entre esperarse aquí a que terminen de sanitizar la sala y les permitan entrar para someterse a la revisión médica o ir a otro hospital designado para hacerla la prueba, como el de Nutrición.

Te puede interesar: Visita nuestro micrositio con información verificada sobre el Covid-19

En reconversión

Allá, en Nutrición, quienes llegan encuentran las puertas cerradas del acceso principal y flanqueadas por dos policías con cubrebocas. A las personas que arriban a consulta se les informa que deben reprogramar su cita, por ahora la prioridad (como lo indican los planes de reconversión de estos hospitales) es dar atención a quienes lleguen solicitando la prueba de COVID-19.

A cinco personas con cita les dicen esto y se retiran, a una le dicen que si lo cree necesario puede acudir a otro hospital por atención, al Hospital Gea González. Entonces arriba un joven para quien las puertas sí se abren. “Vengo por una prueba de COVID”, le dice a los policías de la entrada, murmura otras dos frases inaudibles y lo dejan pasar.

Adentro tarda unos minutos dando datos frente a una escritorio donde hay un enfermero enfundado en cubrebocas y googles. Le indican después pasar a otra área y empieza la sanitización.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Texas: 4 contradicciones de la policía sobre el tiroteo que cuestiona la actuación de los agentes

Las autoridades de Texas han revelado detalles que contradicen declaraciones anteriores.
28 de mayo, 2022
Comparte

La policía de Texas ha corregido detalles clave sobre el tiroteo en una escuela de Uvalde a medida que aumentan las críticas por parte de algunos padres sobre el recuento inicial de los hechos.

El pasado martes, la pequeña y normalmente tranquila localidad, en el estado de Texas, se convirtió en el escenario de la peor masacre ocurrida en una escuela de Estados Unidos en casi una década.

Al menos 21 personas murieron (19 de ellas niños y dos maestras) cuando Salvador Ramos, un adolescente de 18 años, irrumpió en la primaria Robb con una pistola de mano y un rifle AR-15, se atrincheró en un salón de clases y comenzó a disparar.

Desde entonces se han ido revelando detalles de cómo transcurrió la jornada que cambió para siempre la vida de este pueblo fronterizo.

Pero en sus últimas declaraciones, la policía se ha retractado de otras hechas anteriormente.

1. Entró sin mayor esfuerzo

Las autoridades informaron inicialmente que Ramos intercambió disparos con un agente policial de la escuela antes de ingresar al edificio.

Poco después, durante una sesión informativa el miércoles, Steven C. McCraw, director del Departamento de Seguridad Pública (DPS), aseguró que un agente policial de la escuela “atacó” al tirador pero que no hubo intercambio de disparos.

Gente llorando tras la masacre.

Getty Images
Ramos compró legalmente dos rifles estilo AR el día en que cumplió 18 años, una semana antes del ataque.

Pero este jueves la policía reveló que el atacante deambuló afuera de la escuela durante 12 minutos antes de entrar sin ser cuestionado.

“Se informó (inicialmente) que un agente policial del distrito escolar confrontó al sospechoso cuando ingresaba. No es correcto. Entró sin obstáculos”, reveló Victor Escalon director regional del DPS.

2. La “rapidez” de la respuesta

Inicialmente, varios funcionarios estadounidenses celebraron la respuesta “rápida” de las autoridades.

Steven C. McCraw, el director del DPS, aseguró el miércoles que un agente actuó rápidamente cuando Ramos se acercaba a la escuela tras estrellar su vehículo.

El gobernador estatal Greg Abbott, por su parte, elogió la “respuesta rápida” de los “valientes funcionarios locales” que, según dijo, se habían enfrentado al pistolero antes de que ingresara a la escuela.

“Mostraron un coraje increíble”, agregó

Aula de la escuela.

Getty Images
Ramos entró libremente a la escuela por una puerta que estaba abierta a las 11:40am

Pero este jueves, Escalon reveló que la policía llegó después de que el hombre armado entrara y que fue muerto 90 minutos luego de su llegada.

La respuesta ahora es considerada como tardía y una serie de videos que muestran a padres frustrados siendo abordados y esposados ​​por la policía mientras el atacante aún estaba dentro de la escuela, ha provocado una creciente ira en Estados Unidos.

3. No ingresaron de inmediato

Este jueves, Escalón detalló que Ramos estrelló su vehículo cerca a las 11:28am, y la primera llamada de emergencia llegó dos minutos después cuando algunos testigos reportaron que habían visto a un hombre con un arma de fuego.

Ramos disparó a transeúntes, recorrió las instalaciones de la escuela y entró libremente por una puerta que estaba abierta a las 11:40am.

La policía llegó al lugar cuatro minutos después, según Escalon.

Inicialmente, la policía dijo que los oficiales estaban “adentro” tratando de actuar y se cubrieron después de ser atacados.

Pero Escalon contradijo el jueves esta versión.

Dolientes visitan el monumento a las víctimas del tiroteo en la escuela de Texas.

Getty Images

“Ellos (no) entraron de inmediato debido a los disparos que estaban recibiendo”, precisó.

A las 12:45, el pistolero fue muerto a tiros no por agentes locales. sino por una unidad táctica dirigida por agentes fronterizos estadounidenses.

Escalon restó importancia a las declaraciones anteriores de la policía de que hubo intercambios de disparos en curso durante la hora en la que Ramos estuvo en el lugar.

“La mayoría de los disparos fueron al principio”.

4. Chaleco antibalas

Inicialmente, las autoridades locales afirmaron que el hombre armado tenía un chaleco antibalas, pero luego cambiaron el discurso.

El sargento Erick Estrada, vocero del Departamento de Seguridad Pública de Texas, aseguró el miércoles que Ramon tenía “un rifle y un chaleco antibalas“.

“Después del choque (de su vehículo) salió un hombre armado, con un chaleco antibalas. Entró por una puerta en el sur (del plantel), donde se encontró con un policía y empezaron a dispararse entre ellos”, detalló.

Pero más tarde, el teniente Christopher Olivarez, vocero del Departamento de Seguridad Pública de Texas, dijo que el atacante no llevaba chaleco antibalas, sino un chaleco para guardar cargadores adicionales.

Ramos compró legalmente dos rifles estilo AR el día en que cumplió 18 años, una semana antes del ataque.

La investigación no ha encontrado indicios de que tuviera antecedentes de enfermedad mental o penales.

Pese a la línea de tiempo ofrecida por el director regional del DPS, Victor Escalon, este jueves, aún quedan muchas dudas sobre los hechos.

Escalon se negó a responder varias preguntas sobre por qué el pistolero no había sido abatido antes. Pero afirmó que había “tomado en consideración todas las preguntas” y que pronto ofrecería una actualización.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=QkzsUZOK6-0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.