Instituto de Rehabilitación, con cobros excesivos y sin equipo: personal
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Andrea Vega

Instituto de Rehabilitación opera con cobros excesivos, sin equipo médico y goteras, denuncia personal

Ante las irregularidades en el Instituto de Rehabilitación, personal médico pide la visita del secretario de Salud, Jorge Alcocer, y la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval.
Andrea Vega
4 de marzo, 2020
Comparte

En el Instituto Nacional de Rehabilitación, un hospital de tercer nivel, hay salas sin un solo paciente, como una de Hospitalización de Ortopedia Pediátrica. Ahí las cuatro camas están vacías y en el piso se acumulan, casi ya como en bodega, mesas de servicio, lámparas, sillas de ruedas.

A las salas vacías se suman las paredes agrietadas por todas partes de la institución. Son los efectos del sismo de 2017, que aquí siguen sin poder repararse. Los techos tienen goteras, en áreas cruciales como el banco de sangre y los laboratorios de rayos x. Hay baños fuera de servicio y zonas con escaso alumbrado por falta de focos. El mobiliario está viejo, y roto.

Leer más: Errores humanos y no robo, la causa en falta de medicamentos del Hospital 20 de Noviembre, dice ISSSTE

Del Instituto Nacional de Rehabilitación, pacientes y personal tienen quejas de todo tipo: médicos que envían a sus pacientes a comprar con un proveedor específico, espacios comerciales dentro del hospital que se adjudican directo, mobiliario viejo, falta de insumos y materiales, equipos que no funcionan, cobros excesivos a pacientes, corrupción en el sindicato y hasta fallas estructurales en el edificio.

Todas estas irregularidades, afirma el personal, vienen arrastrándose de años atrás, hasta 10, desde los últimos del sexenio de Felipe Calderón.

Si un paciente requiere una cirugía aquí en Rehabilitación tiene que pagar entre 30 mil y 50 mil pesos en material, que incluye desde batas desechables y guantes hasta instrumentos para traumatología: clavos, tornillos; además de la cuota de recuperación que son unos 5 mil pesos.

En el Hospital hay salas que están vacías y sosn usadas como almacén

En el Hospital hay salas que están vacías y sosn usadas como almacén

Esto, pese a que solo en 2019, el Instituto Nacional de Rehabilitación tuvo un presupuesto de casi 1,400 millones de pesos.

Animal Político solicitó a la Secretaría de Salud una entrevista con el director, José Clemente Ibarra Ponce de León, pero al cierre de esta edición no hubo respuesta.

“En el material que piden está el negocio de los médicos, unos tienen casas comerciales a través de sus familiares, otros reciben beneficios por mandarles clientes”, denuncian en entrevista una decena de empleados de esta institución.

Un usuario del INR, a quien llamaremos Fernando, cuenta que le pidieron algo que se llama Placas en 8, para colocárselas a su hijo de 12 años.

“Le está creciendo más una pierna que la otra, necesita una cirugía para colocarle estas placas, pero me pidieron que las comprara en una casa comercial en específico y cada una, mi hijo necesita dos, cuesta 7 mil 500 pesos. No tengo ese dinero, le pregunté al médico si puedo buscar otro proveedor a ver si está más barato y me dijo que no, que mejor reprogramaban la cirugía para asegurar la calidad del material”.

Ese tipo de exigencias y de cobros ha vaciado la mitad de las camas. “Los pacientes no pueden pagar todo lo que se les exige adquirir y por eso hay áreas de hospitalización ya sin uso”, dice una de las enfermeras.

Animal Político lo pudo comprobar. En un recorrido de más de cuatro horas por Rehabilitación, realizado con el apoyo del personal de diversas áreas, desde mantenimiento hasta médicas.

Una de las trabajadoras sociales cuenta que hay una lista de 240 pacientes para reconstrucción articular. “Y solo se están haciendo unas cuatro cirugías a la semana porque la mayoría de esas personas no tiene para pagar todo lo que se les pide adquirir, más la cuota del hospital”.

Además, los pacientes no tienen la garantía de que el material que compran se usa con ellos. “Reusan cosas que solo se deben utilizar una vez, como las puntas de rasurador, que son para darle forma a las rodillas. Esas cuestan unos 7 mil pesos. Se las piden al paciente y las nuevas quien sabe qué les hacen, porque usan unas viejas, que nada más esterilizan”, asegura una de las terapistas.

Hay también mucha renta de equipos que antes eran propiedad de la institución y se los llevaron, dice una enfermera. Hay dentro del hospital hasta un estacionamiento público y lo que se cobra nadie sabe dónde para, hay una cafetería, un banco dentro del hospital, esos espacios no se licitan, se adjudican directo, denuncia casi a coro el grupo de trabajadores.

“Esto lleva más de una década y ha sido peor en los últimos años”, señala una enfermera.

La dirección del Instituto ha estado en manos de una familia. El actual director, que está por cumplir cinco años en el cargo, es José Clemente Ibarra Ponce de León. Antes de él estuvo en ese mismo cargo su padre, Luis Guillermo Ibarra Ibarra, quien se quedó en la dirección durante una década.

El personal denuncia que el director actual aparentemente se eligió en una votación, pero hubo coacción, incluso despidos de quienes se oponían a que asumiera el cargo.

Te puede interesar: Farmacia del Hospital General vende medicinas más caras que en supermercados; sobreprecio es un error, responde

Esto un día va a tronar

Los problemas estructurales del instituto incluyen también los físicos, hay incluso muros donde se aprecian separaciones. “Protección Civil vino a revisar el edificio después del sismo de 2017 y dijo que no había peligro, pero sí hay muchas grietas y todo truena muy feo cuando tiembla”, afirma un empleado de mantenimiento.

Grietas en el Instituto de Rehabilitación

Grietas en el Instituto de Rehabilitación

Las goteras son otro problema. En el Banco de Sangre de la institución hay al menos tres grandes, que ya causan desprendimiento del yeso. Las hay también en la zona de Rayos X, incluso en una sala donde se encuentran equipos que, de acuerdo a lo dicho por el personal, cuestan entre 500 mil y un millón y medio de pesos.

En esa área hay además un problema de iluminación. La mitad de las lámparas no sirve.  En la zona de vestidores, donde los pacientes deben cambiar su ropa por batas, ningún foco funciona. “Yo ya lo he reportado, pero me dijeron que así está bien, que si está oscuro los pacientes menos se pueden ver unos a otros”, dice uno de los técnicos.

En Audiología, pese a que a muchos pacientes se les complica subir escalones o usan silla de ruedas, no hay rampas para entrar a las cabinas de estudios, lo que hay es una especie de escalón alto de metal. “Hemos tenido que cargar a los pacientes con todo y silla para poderlos meter, con el riesgo de que se nos caigan o pase cualquier accidente”, cuenta una médica.

También denuncia que antes en esta zona tenían equipos de alta tecnología para el lavado de oídos. “Esos se los llevaron a otra área, a otorrino, y aquí nos trajeron otros que no sirven, son tan inservibles que los usamos sólo para poner las bolsas o las mochilas”.

En el Banco de Sangre hay un equipo igual, que solo sirve para poner bultos. “Hay dos mezcladoras donde se colocan las bolsas de sangre para separar el plasma, de esas solo una funciona, la otra lleva tiempo parada”, afirma una empleada de ese lugar.

El mobiliario de la mayor parte del Instituto está ya maltratado, desde las sillas de las salas de espera, hasta los sillones donde sientan a los pacientes para los estudios, pasando por los colchones de las camas de hospitalización.

“Muchos de los colchones tienen hasta 10 años, y las sillas están tan viejas y descuidadas que hemos tenido plagas de chinches, han tenido que venir a fumigar”, dice una enfermera.

En el Hospital hay salas que están vacías y sosn usadas como almacén

El mobiliario de la mayor parte del Instituto está ya maltratado.

 

En el cuarto de máquinas, el personal cuenta que la mitad de las bombas para llevar agua a los pisos no sirven. “Aun así hemos podido mantener el suministro, pero si se descomponen más, ya no vamos a poder”.

Las calderas tienen más de 20 años, y ya no funcionan bien. Los pacientes ya empieza a pagar por eso. A Rosa, una mujer con un padecimiento de columna, le habían indicado 10 sesiones de terapia en tanque, en una especie de piscina, de 100 pesos cada una, las pagó, pero nunca se las dieron. “Fuimos cuatro días seguidos varias personas y que no podían dárnoslas porque la caldera no funcionaba, mejor nos pasaron a otro tipo de terapia”.

Entérate | Desabasto de medicinas en Veracruz: “Vendí mi propiedad para salvar a mi hijo con cáncer”

¿Y el sindicato de Rehabilitación?

El personal también denuncia presuntos actos de corrupción en el sindicato y de colusión con los directivos del Instituto. “No hay un mecanismo de escalafones, para ascender de puesto, no se publican convocatorias ni se hacen concursos, solo se designa a la persona que va a ascender y ya, es totalmente discrecional”, señala una de las dietistas.

En mantenimiento, por ejemplo, denuncia un integrante de ese equipo, debería haber 95 personas entre los dos turnos, mañana y tarde, pero “en realidad sólo nos presentamos a cubrir las funciones unas 30 personas”.

En realidad, el sindicato no cumple sus funciones, dicen también casi a coro los empleados. “Saben las condiciones precarias en las que estamos obligados a trabajar por toda la corrupción y el desabasto en el Instituto y no hacen nada. Yo no tengo ni abate lenguas para revisar a mis pacientes, si quiero usarlos debo comprarlas porque aquí ni eso nos proporcionan”, cuenta otra terapista.

Para cerrar, los empleados dicen: “no queremos que nos crean. Queremos que vengan a comprobar lo que estamos diciendo, que se investigue lo que pasa aquí. Queremos que vengan el secretario de Salud, Jorge Alcocer, y la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval. Ya los directivos se están preparando maquillando ciertas áreas, pero no vamos a permitir más mentiras”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Hongo negro: 6 preguntas clave sobre la rara infección que ataca a pacientes COVID en India

En India los hospitales están viendo un alarmante aumento de los casos de mucormicosis, una infección que puede causar ceguera o la muerte en pacientes tratados por coronavirus.
26 de mayo, 2021
Comparte

Lo llaman el “hongo negro” y en India es considerado “una pesadilla dentro de la pandemia” de coronavirus.

Esta semana fueron reportados casi 9.000 casos de mucormicosis, una infección causada por un hongo.

Algunos pacientes solo han podido ser salvados al extirparles un ojo. Y la tasa de mortalidad entre quienes se contagian es del 50%.

Miles de casos se han registrado entre pacientes que se habían recuperado de covid-19 o que estaban en proceso de recuperación, de ahí que se asocie a la pandemia de coronavirus.

Los médicos aseguran que existe una relación con losesteroides que se usan para tratar la enfermedad. Y se sabe que los diabéticos tienen un mayor riesgo de sufrir de mucormicosis.

Estas son algunas claves para entender qué es la infección por mucomicosis y por qué tiene efectos tan devastadores.

1. ¿Qué es la mucormicosis?

La mucormicosis, comúnmente llamada “hongo negro”, es una infección muy rara.

Es causada por la exposición al hongo mucor, que es parte de la familia Mucoraceae que se encuentra comúnmente en el suelo, las plantas, el estiércol y las frutas y verduras en descomposición.

Una vista microscópica del hongo mucor

Getty Images

“Es omnipresente y se encuentra en el suelo y el aire e incluso en la nariz y la mucosidad de las personas sanas”, explica a la BBC el doctor Akshay Nair, un cirujano ocular de Bombay, India.

Afecta los senos nasales, el cerebro y los pulmones y puede ser potencialmente mortal en personas diabéticas o gravemente inmunodeprimidas, como pacientes con cáncer o personas con VIH/sida.

2. ¿Qué causa la infección?

Los médicos creen que la mucormicosis puede estar provocada por el uso de esteroides, unos compuestos farmacológicos usados para los tratamientos de pacientes graves o en estado crítico por covid-19.

Los esteroides reducen la inflamación en los pulmones y ayudan a detener algunos de los daños que pueden ocurrir cuando el sistema inmunológico del cuerpo se acelera para combatir el coronavirus.

Pero también reducen la inmunidad y aumentan los niveles de azúcar en la sangre, tanto en pacientes diabéticos como no diabéticos con covid-19.

Un paciente de covid en India

EPA
Pacientes graves de covid-19 en India y otras partes del mundo requieren tratamientos con esteroides, lo que abre la puerta a la mucormicosis.

Los expertos creen que esta disminución de la inmunidad podría desencadenar los casos de mucormicosis.

“La diabetes reduce las defensas inmunológicas del cuerpo, el coronavirus lo agrava y luego los esteroides que ayudan a combatir la covid-19 actúan como combustible para el fuego”, dice Nair.

3. ¿Por qué en India?

Está muy relacionado con la pregunta anterior.

India está en medio de una segunda durísima ola de coronavirus, aunque el número diario de casos está empezando a bajar. Pero el sistema de salud indio estuvo completamente saturado durante semanas, y en los hospitales escaseaba el suministro de oxígeno y medicamentos para afrontar la pandemia.

Los doctores recurrieron sobre todo a esteroides para tratar la enfermedad.

El estado occidental de Maharashtra es uno de los que registra más casos de hongo negro y también es uno de los más afectados por la segunda ola de covid-19.

Por otro lado, como explicábamos arriba, los casos de hongo negro también se han vinculado con los niveles de azúcar en la sangre. India tiene la segunda tasa más alta de diabetes en el mundo.

4. ¿Cuáles son los síntomas?

Los pacientes que padecen la infección por hongos suelen tener síntomas de congestión y sangrado nasal.

También hinchazón y dolor en el ojo, párpados caídos, visión borrosa y finalmente la pérdida de un ojo. Puede haber manchas negras en la piel alrededor de la nariz.

Los médicos dicen que la mayoría de sus pacientes llegan demasiado tardepara ser tratados, cuando ya están perdiendo la visión. Los médicos tienen que extirpar quirúrgicamente el ojo afectado para evitar que la infección llegue al cerebro.

Un paciente de mucormicosis en India

EPA
Los médicos buscan la manifestación de la mucormicosis en los ojos y la boca.
Un paciente de mucormicosis en India

Getty Images

En algunos casos, los pacientes han perdido la visión en ambos ojos. Y en casos raros, los médicos tienen que extirpar quirúrgicamente el hueso de la mandíbula para evitar que la enfermedad se propague.

Se puede tratar con una inyección intravenosa antifúngica que debe administrarse todos los días durante un máximo de ocho semanas. Es el único fármaco eficaz contra la enfermedad.

5. ¿Es contagioso?

La mucormicosis no es contagiosa entre personas o animales. Solo se desarrolla en pacientes con las condiciones propicias en su cuerpo, como la diabetes o la inmunodepresión causada por otras enfermedades.

Sin embargo, ya que se propaga por las esporas de hongos que están presentes en el aire o en el medio ambiente, es casi imposible evitarla.

Un paciente de mucormicosis en India

EPA
La enfermedad no se transmite entre personas, pero sí puede adquirirse a través del ambiente si está presente.

Una persona sana, o sin problemas del sistema inmunitario no debe temer por un contagio de este tipo.

“Las bacterias y los hongos están presentes en nuestro cuerpo, pero el sistema inmunológico los mantiene bajo control“, explicó K. Bhujang Shetty, director del hospital Narayana Nethralaya de India.

“Cuando el sistema inmunológico se debilita debido al tratamiento del cáncer, la diabetes o el uso de esteroides, estos organismos toman ventaja y se multiplican”, explicó Shetty a la agencia Reuters.

“La cepa parece ser virulenta, elevando los niveles de azúcar en sangre a niveles muy altos. Y extrañamente la infección por hongos está afectando a muchos jóvenes“, dice por su parte el doctor Raghuraj Hegde, de la ciudad sureña de Bangalore.

6. ¿Qué tan extendido está el contagio en India?

Un alto funcionario del gobierno de India, V. K. Paul, ha declarado que “no hay un gran brote” de mucormicosis. Sin embargo, en todo el país se ha reportado un número creciente de casos que ha llegado a más de 8.800 esta semana.

“Ya estamos viendo dos o tres casos por semana aquí. Es una pesadilla dentro de una pandemia“, dice la doctora Renuka Bradoo, del Hospital Sion de Bombay.

Una UCI en Delhi, capital de India.

Getty Images
India ha tenido varios records mundiales de contagios y muertes por covid-19 en los últimos días.

El doctor Baxi trató a unos 800 pacientes diabéticos con covid-19 el año pasado y ninguno de ellos contrajo la infección por hongos.

En cambio, el mes pasado su paciente más joven fue un hombre de 27 años que ni siquiera era diabético. “Tuvimos que operarlo durante su segunda semana de covid-19 y quitarle el ojo. Es bastante devastador”.

El Consejo Indio de Investigación Médica y el Ministerio de Salud de la Unión han pedido a la población mantener la higiene personal y enfermedades como la diabetes bajo control.

También los han instado a usar zapatos, pantalones largos, camisas de manga larga y guantes mientras manipulan tierra, musgo o estiércol para evitar la exposición al hongo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=WhrDWNcNQEM&t=1s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.