Sola y sin contacto: mexicana cuenta trato en Roma por COVID-19
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Sola en un cuarto y sin contacto con nadie: mexicana cuenta trato en Roma tras viajar en crucero

Sin una prueba que haya dado positivo en COVID-19, a Mildred Rhodes le impusieron un estricto confinamiento que no tiene claro cuándo termina ni si después de eso podrá volver a su casa en México.
AFP
28 de marzo, 2020
Comparte

Desde el lunes 23 de marzo, la mexicana Mildred Rhodes está confinada en un cuarto de hotel en Roma, Italia. No le han hecho la prueba para saber si tiene coronavirus COVID-19, pero la tratan como si fuera un caso positivo por haber estado en un crucero del que bajaron dos personas con esa enfermedad. 

Mildred cuenta a Animal Político que no tiene contacto físico con nadie desde el lunes. “La comida me la dejan en un box lunch en la puerta, la primera vez, se me ocurrió abrir cuando la estaban dejando y me castigaron, se la llevaron, solo porque abrí la puerta cuando estaban ahí, y me dejaron horas sin comer”. 

Leer más | Cuatro pasajeros del crucero Zaandam fallecieron por COVID-19; esperan que algún puerto los deje desembarcar

Después de eso, a Mildred le informaron, vía electrónica, los horarios en los que se deja la comida, así que se espera 10 o 15 minutos para no volver a toparse con quienes llevan el servicio. 

Y no es que la comida que le llevan sea un gran alimento, Mildred dice que la come porque no tiene opción, “pero son puros carbohidratos y almidones. No me dan nada caliente, no me dan café ni té, jugos solo artificiales, no me dan fruta ni verdura, es pan y pasta, siempre frío todo”. 

Mientras habla, a Mildred le viene un poco de tos, dice que sabe que en el hotel hay un médico. “Pero prefiero no hablarle, solo tengo tos, ningún otro síntoma, no tengo fiebre, me dieron un termómetro para medirme la temperatura dos veces al día y estoy bien, no creo tener COVID, aunque tampoco me han hecho el estudio, pero si el médico me escucha toser, me vayan a tratar peor”. 

Mildred dice que no sabe cuándo podrá volver a Mexico. “En el hotel habemos 10 mexicanos que veníamos en el mismo crucero, por ahora el consulado nos ha dicho que debemos quedarnos aquí y respetar la cuarentena, pero no nos dicen si después de eso podremos volver o qué va a pasar”. 

Hay algo que a ella la tiene más agobiada que el encierro y la probabilidad de una enfermedad. “No tengo más familia que mi madre, una mujer mayor, ya de 89 años, que no ve y escucha poco. Apenas en diciembre aceptó mudarse conmigo, y ahora está sola en casa con la persona que la cuida, quien me ha prometido que esperará dos semanas más”. 

Con su madre, Mildred solo ha tenido contacto por mensajes de WhatsApp que la cuidadora le lee. “Le digo que estoy bien, que todo está bien, no quiero alterarla”.  

Entérate | Mexicanos en Italia y España: así viven la cuarentena por COVID-19

Empezamos a quedarnos solos 

Confinada desde el 15 de marzo en su habitación en el crucero, al que subió con dos amigas, Mildred escuchaba cómo llamaban a los pasajeros de otras nacionalidades. “Se oía cómo le pedían a los franceses, a los alemanes ir al lobby con sus maletas, se escuchaba el ruido de las personas yéndose, en Marsella bajaron muchos, sus países los estaban sacando de ahí”. 

Con las dos amigas de Mildred pasó eso, son mexicanas ambas pero tienen también la nacionalidad estadounidense, “a ellas las sacaron también. Yo me quedé sola. Al final en el barco quedamos un 10% de los pasajeros, unos 1,800 en total, sacaron a todos los europeos, a los de EU y Canadá. Nos quedamos los mexicanos, los argentinos, sudafricanos y australianos. Fuimos los que nos tuvimos más opción que y bajar hasta Savona, Italia”.

Mildred había tratado de cancelar el viaje en ese crucero. “Sí intenté cancelar, claro que sí, pero la naviera no quiso, me dijeron que todo estaba bien, que ellos no iban a cancelar, que si no me quería subir era mi decisión, pero que no me reembolsarían nada”.

No solo fue dinero lo que inclinó la balanza para decidir. “Las dos amigas con las que embarqué son mayores que yo, tienen 78 años, nos gusta viajar, pero se apoyan en mí, yo las cuido. No querían cancelar y yo no quise dejarlas solas. Y ellas se bajaron (y Mildred suelta una breve carcajada) pero yo les dije, no, se van. Las sacaron vía Estados Unidos y una sigue allá y otra ya está en su casa en México)”.

Los casos positivos 

Sin opción de reembolso y ante la promesa de que todo estaba bien por parte de la naviera, el 5 de marzo, Mildred y sus amigas se embarcaron en el crucero Costa Luminosa, en el puerto de Fort Lauderdale, en Florida, Estados Unidos. El plan era llegar el 25 de marzo a Venecia. 

“A los dos días llegamos a Puerto Rico y bajamos, pasamos el día ahí. Al día siguiente llegamos a Antigua y ya no nos dejaron bajar. Nos avisaron por el sonido del barco que nos estaban negando la bajada porque en Puerto Rico habían tenido que bajar a dos pasajeros que estaban enfermos; es decir, la empresa ya sabía que había dos personas mal y no había dicho nada”. 

En el barco, lo único que hicieron después de esa negativa de bajada en Antigua fue cerrar las actividades sociales como las clases de baile o de cocina. Pero no hubo confinamiento y siguieron abiertos restaurantes, bares y casinos.

Fue hasta el 15 de marzo cuando estaban por llegar a Tenerife, que el capitán les informa que los dos pasajeros que habían tenido que bajar en Puerto Rico dieron positivo en COVID-19. “Nos lo dijeron hasta entonces, cuando tres días antes los periódicos dieron la noticia. Y hasta entonces nos confinaron en nuestras habitaciones”. 

A partir de ahí, Mildred solo escuchó bajar a los pasajeros que sus embajadas y consulados sí rescataron. 

La mujer cuenta que desde Tenerife hicieron contacto con el consulado mexicano, “les dijimos lo que estaba pasando, les pedimos ayuda para salir, que intercedieran para no llegar hasta acá porque sabíamos que sería complicado, pero escuchamos bajar a muchos, yo pensé que bajaría y el barco partió conmigo a Savona con un recadito de mis autoridades consulares de que lo sentían pero que allá iban a tener ya todo arreglado, no fue así”. 

Pese a todo, Mildred dice: “Sé que lo deben estar intentando. Ya me habló el embajador, de hecho, estoy segura que hay interés de apoyarnos, solo les pedimos que ese apoyo se acelere, porque no tenemos claridad de cuándo acaba la cuarentena, estuvimos desde el 15 de marzo encerrados, y no tenemos pruebas positivas, a partir de cuándo contamos y qué va a pasar después, queremos que nos lleven a casa”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué se sabe de la vacunación masiva que Rusia prepara para octubre y por qué genera dudas

La Organización Mundial de la Salud alertó que, pese a existir diversas vacunas en fase final de pruebas, la efectividad de las mismas estaba por ser demostrada y que, probablemente, nunca habrá una "solución inmediata".
8 de agosto, 2020
Comparte

El desenfreno por encontrar una nueva vacuna contra el coronavirus es quizás “la carrera espacial” del siglo XXI.

Si a mediados del siglo pasado llegar al cosmos y conquistarlo era el desafío de las grandes potencias, ahora lo es encontrar una solución que ponga fin a la pandemia.

Y otra vez, como hace medio siglo, Rusia quiere dejar atrás a sus contendientes: la pasada semana, el Kremlin anunció que iniciaría en octubre un proyecto de vacunación masiva contra el coronavirus con una inyección de la que poco se sabe y cuya eficacia ya ha sido cuestionada por expertos internacionales.

Según informó el ministro de Salud, Mijail Murashko, tras “completar ensayos clínicos”, el país realizará los registros y comenzará la producción de las dosis para iniciar en dos meses la vacunación masiva.

“La primera vacuna contra el coronavirus, desarrollada por el Instituto Gamaleya, ha completado sus ensayos clínicos y ahora se está preparando la documentación para el procedimiento de registro”, indicó Murashko.

De acuerdo con el ministro, el país está a la vez probando otras vacunas que también esperan someter a otros ensayos clínicos en los próximos meses.

Rusia no es la primera nación en probar vacunas contra el coronavirus o en decir que tiene una con resultados alentadores (incluso Corea del Norte lo aseguró este fin de semana), pero sí es el primero que anuncia que se lanzará a vacunar de forma masiva a su población.

Gráfico

BBC

La efectividad de la vacuna, sin embargo, ha sido puesta en tela de juicio.

Rusia no ha publicado ningún estudio o dato científico sobre las pruebas que realizó y tampoco se conocen detalles sobre las fases del proceso que generalmente debe cumplir antes de aprobar y lanzarse al mercado una vacuna.

El viernes, en una audiencia en el Congreso de Estados Unidos, el doctor Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas de EE.UU, cuestionó si los métodos utilizados en Rusia y China para probar las vacunas fueron correctos por la rapidez con que se completaron.

“Nosotros también podríamos tener una vacuna mañana. No sería segura o efectiva, pero podríamos tener una vacuna mañana”, dijo.

La Organización Mundial de la Salud alertó que, pese a existir diversas vacunas en fase final de pruebas, la efectividad de las mismas estaba por ser demostrada y que, probablemente, nunca habrá una “solución inmediata”.

“Varias vacunas se encuentran ahora en ensayos clínicos de fase tres, y todos esperamos tener varias efectivas que puedan ayudar a prevenir la infección de las personas. Sin embargo, no hay una solución inmediata en este momento y puede que nunca la haya”, dijo el director de la organización, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

¿Qué se sabe de la vacuna rusa?

Según explica el servicio ruso de la BBC, la primera vacuna rusa contra el coronavirus fue desarrollada por científicos del Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología (Gamaleya) junto con el Ministerio de Defensa.

A mediados de junio, este último informó sobre la finalización “exitosa” de las pruebas en voluntarios en el hospital militar Burdenko, aunque no publicó ningún tipo de evidencia científica al respecto.

voluntarios

Reuters
Rusia mostró algunos de los voluntarios que participaron en la prueba.

“En el momento del alta, todos los voluntarios sin excepción que recibieron inmunidad al coronavirus se sintieron bien. Por lo tanto, la primera vacuna doméstica contra la nueva infección por coronavirus está lista”, dijo entonces el primer viceministro de Defensa, Ruslan Tsalikov.

El funcionario indicó entonces que la producción masiva de la vacuna estaba programada para comenzar en agosto, cuando esperaban recibir la aprobación final.

El Ministerio de Defensa enfatizó que los resultados de la prueba mostraban “inequívocamente” el desarrollo de “una respuesta inmune en todos los voluntarios, sin efectos secundarios, complicaciones o reacciones no deseadas”.

No se informó cuántas personas fueron sometidas a la prueba, detalles de las mismas o información sobre cuánto duraría la respuesta inmune o el tipo de inmunidad que produciría la vacuna.

El anuncio de la campaña de vacunación masiva se produjo cuando, según la agencia estatal Itar-Tass, Rusia aún se encuentra en “la etapa final de la segunda fase” de la vacuna, (de tres, la última de las cuales es la más decisiva y ofrece las claves reales sobre su potencial uso extendido).


Las fases de prueba de una vacuna

En una reciente entrevista con BBC Mundo, la doctora Maria Elena Bottazzi, experta en vacunología tropical de la Universidad de Baylor, en Houston, EE.UU., explicó las distintas fases de prueba de una vacuna y la importancia de su cumplimiento.

De acuerdo con la experta, que co-dirige el desarrollo de una de las vacunas contra el covid-19, hay tres fases previas al registro y aprobación de una vacuna.

  • “La fase 1 es la evaluación inicial de seguridad en la que se prueba en un número de individuos muy pequeño y se hace en un rango de edad también muy restringido, entre 18-50 años”.
  • “En la fase 2 se expande a cientos de individuos y ya se empiezan a ver indicios de la potencial eficacia de la vacuna. En esa fase se empieza a dar la idea de cuántas dosis serían necesarias y qué distancia de tiempo debe haber entre estas dosis”.
  • “Ya la fase 3, que es la más importante, es la que se hace multicéntrica, o sea, en varios lugares. Requiere miles de personas y de nuevo es necesario expandir el perfil de seguridad y el número de dosis”.

“Todavía falta mucho por la parte de las evaluaciones clínicas para determinar no solo cuál es el perfil de seguridad de las vacunas que están siendo evaluadas, sino también si son efectivas una vez que sean distribuidas”, señaló Botazzi.


¿Qué se sabe de la campaña de vacunación de Rusia?

Según indicó el Ministerio de Salud, tras el registro y la producción se prevé comenzar una campaña de vacunación en octubre de forma gratuita.

Inicialmente, de acuerdo con la autoridad sanitaria, se vacunará a grupos especiales de la población: médicos, maestros y aquellos que están constantemente en contacto con grandes grupos de personas.

Según la viceprimera ministra rusa, Tatiana Golikova, la vacuna, que es “una de las dos más prometedoras” que se prueban actualmente en el país, será sometida a un ensayo clínico mayor este mes.

“En agosto de 2020, se planea probarla bajo otras condiciones, es decir, después del registro se planea otro ensayo clínico para 1.600 personas. Se espera el lanzamiento a la producción industrial en septiembre de 2020”, dijo.

Inyección

Getty Images
Las vacunas tienen que pasar generalmente por varias fases de prueba hasta que puedan aprobarse para uso masivo.

Este lunes, en una entrevista con la agencia estatal Itar-Tass, el ministro de Industria y Comercio Denis Manturov indicó que el mes próximo tres compañías rusas comenzarán la producción comercial de “la primera vacuna contra el coronavirus”.

¿Por qué genera sospechas y dudas esta vacuna?

El servicio ruso de la BBC señala que tanto dentro como fuera de Rusia varios expertos y analistas han expresado temores de que los ensayos clínicos puedan haber sido insuficientes en el esfuerzo del Kremlin por ganar la carrera de las vacunas contra otros países.

El presidente ruso, Vladimir Putin, instruyó al gobierno en abril a tomar decisiones destinadas a simplificar y acortar el plazo para los ensayos clínicos y preclínicos.

En mayo pasado, la Asociación de Organizaciones de Investigación Clínica criticó a Rusia luego de que se conociera que los científicos del Instituto Gamaleya se habían autoinculado algunas dosis, cuando aún estaban en la etapa de prueba de la vacuna en animales.

Sin embargo, el director del Instituto, Alexander Gintsburg, explicó que el personal del centro se había inyectado un medicamento experimental “para continuar desarrollándolo sin el riesgo de infección durante la pandemia”, y señaló que los científicos no tuvieron efectos secundarios.

Laboratorio

Getty Images
Los avances en la búsqueda de una vacuna se están produciendo a una velocidad extraordinaria, según científicos.

El servicio ruso de la BBC indica que recientemente hubo reportes de que algunos miembros de la élite rusa supuestamente obtuvieron en abril acceso a la vacuna contra el coronavirus producida por el Instituto Gamaleya, aunque el Ministerio de Salud lo negó.

Varios expertos internacionales, incluido Fauci, también han cuestionado la prisa de Rusia, la posible efectividad de la vacuna y el hecho de anunciar una campaña masiva de vacunación sin haber terminado las pruebas a mayor escala.

Cualquiera puede decir que tiene una vacuna y fabricarla, pero hay que demostrar que es segura y efectiva, lo cual dudo que lo hayan demostrado”, dijo Fauci la semana pasada en una entrevista con BlackPressUSA TV.

“Hay que tener cuidado con los que ahora dicen tener una vacuna”, agregó.

La periodista científica rusa Irina Yakutenko también cuestionó el procedimiento por considerar que “inocularán la vacuna y verán lo que sucede, no se esperan análisis y comparaciones normales”, dijo en su canal de Telegram.

De acuerdo con el servicio ruso de la BBC, otra de las preguntas que quedan por resolver también es qué tan efectiva será la vacuna y si el país logrará comenzarán la producción a tiempo a gran escala antes de la fecha prometida, dados los desafíos de infraestructura que esto supone.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0&t=14s

https://www.youtube.com/watch?v=Fq8jbuaUW0M

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.