¿Qué hacer en caso de violencia doméstica en encierro por COVID-19?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

¿Qué hacer en caso de violencia doméstica durante encierro por COVID-19?

La Red Nacional de Refugios emitió una serie de acciones y teléfonos para pedir ayuda en caso de violencia doméstica durante la cuarentena.
Cuartoscuro
20 de marzo, 2020
Comparte

Durante el mayor momento de crisis en China por la epidemia de coronavirus COVID-19, en febrero, se registraron el triple de denuncias de violencia doméstica en la ciudad de Jingzhou, a 200 kilómetros de Wuhan, epicentro de la enfermedad. El 90%, según dijo una ONG que lucha contra la violencia intrafamiliar al portal chino Sixth Tone, estaban relacionadas con la cuarentena: el miedo, la ansiedad, la tensión económica y el confinamiento en las casas pueden ser detonantes.

En México, la Red Nacional de Refugios para mujeres víctimas de violencia ya recibió una llamada de una mujer preocupada porque su pareja, con antecedentes de agredirla, le dijo que a ver si estos días le servían para reflexionar y darse cuenta de que está equivocada y lo mejor para ella es estar con él. Mensajes de control, culpabilizándola y, veladamente, amenazándola.

Te puede interesar: Confinamiento por COVID-19 aumenta riesgo de que mujeres sean violentadas, alerta Inmujeres

Aunque las autoridades mexicanas consideran que el brote todavía está en fase 1, se vienen días de pasar más tiempo en casa para prevenir contagios de COVID-19 y de estar con más estrés por las preocupaciones de la pandemia y de la falta de ingresos que puede provocar no salir a trabajar. Estos dos factores combinados pueden aumentar el riesgo para las mujeres al estar en contacto todo el día con su pareja.

Ante ello, la Red Nacional de Refugios pone a su disposición las 24 horas su línea telefónica para pedir ayuda, 55-56-74-96-95 en la capital y 800-822-44-60 a nivel nacional, y su directora, Wendy Figueroa, brinda una serie de recomendaciones.

Estas van en tres vías: directamente para las mujeres que han tenido episodios de maltrato o violencia previa y que estén prevenidas por si su pareja se pone agresiva, para que la sociedad reaccione y ayude a quien esté en peligro, y para que las autoridades creen un plan y garanticen la seguridad a las mujeres que van a necesitarlo.

Si eres mujer y crees que estás en riesgo

Lo primero es aceptar que se vive una situación de violencia que puede aumentar, y no esperar a que se ordene el confinamiento; de una vez estar en contacto con quienes puedan ser una red de apoyo para ir a refugiarse o pedir ayuda en caso de una agresión.

“Aunque no se den episodios de violencia física o sexual durante el tiempo del aislamiento, es importante que las mujeres que viven con una persona agresora no minimicen la violencia que están viviendo y que reconozcan que cualquier situación, por mínima que sea, puede detonar un evento violento contra ella o sus hijos e hijas, y que puedan buscar ayuda en la primera oportunidad que tengan”, señala.

Una idea que están promoviendo es crear una “red de amigas solidarias”: armar un chat de WhatsApp con tres personas de confianza o al menos avisarles y establecer con ellas palabras clave, para que en caso necesario la mujer en riesgo se las pueda enviar rápidamente y que si las amigas las reciben por mensaje, sepan que es momento de llamar a la policía o acudir a casa de esa mujer a auxiliarla.

Esto es importante incluso para quienes ya han estado en contacto con la Red previamente, ya que la organización suele hacer llamadas y visitas de seguimiento, pero si ahora el agresor va a estar todo el día al lado de su pareja, se va a complicar.

Lee más: Epidemia de COVID-19 durará al menos 12 semanas; gobierno gastará 3 mil 469 millones para atenderla

En estos días y tras empezar a promover la denuncia en sus redes sociales, ya han tenido un incremento del 40% de contactos, al recibir alrededor de 100 llamadas por día y 250 mensajes por escrito. Seis de cada diez, por mujeres que ya están enfrentando violencia, aunque ninguna ha necesitado huir de su casa y acudir a un refugio.

El resto, para recibir atención de contención emocional, porque muchas están viviendo con ansiedad e incertidumbre la situación, que en sus trabajos no se estén tomando medidas para protegerlas de contagios, medidas para apoyarlas en el cuidado de sus hijos, que ahora están sin ir a la escuela, o que son trabajadoras informales y no saben qué va a pasar si no tienen clientes e ingresos.

Otra opción para pedir ayuda es el Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia. También tienen una línea de apoyo, al 55-55-33-55-33, y dos sedes, en la calle Amberes de la Zona Rosa, y en Iztapalapa, en el barrio de San Pablo, donde se da tanto apoyo psicológico como asesoría legal en caso de querer denunciar.

“Cualquier tipo de violencia contra una mujer es motivo suficiente para salirse de ahí, denunciar, o terminar una relación. Violencia de carácter simbólico, violencia física, violencia sexual, patrimonial, verbal. Cualquiera es suficiente para concluir un vínculo o modificar la relación”, recomienda su presidente, Salvador Guerrero Chiprés.

“Hay un día que es curioso, el domingo. Es un día caótico para muchas familias donde se padece violencia familiar. Es un día de frustración, para algunos integrantes, la inminencia de la jornada que inicia el lunes profundiza las posibilidades de violencia. En este contexto, si tú sumas domingo a este esquema del COVID-19, se crean condiciones para que esa violencia pudiera incrementarse”.

Si tienes una vecina o conocida que sufre violencia

En los edificios de departamentos se escucha todo, y si ya alguna vez alguien ha oído peleas violentas en la casa de al lado, es momento de asumir que puede haber un riesgo mayor y no quedarse de brazos cruzados.

“Si hay ruidos, hay gritos, insultos, hay golpes en la casa vecina, que llamen a la policía, que informen de la situación y no desistan si no les contestan, llamen hasta que los puedan atender, pensando en que probablemente muchas mujeres no van a poder hacer estas llamadas o no se van a poder contactar. Y ahí es donde la sociedad también tiene que asumir un papel súper importante y es parte de estas redes de cuidado que estamos invitando a que todos nos sumemos”, explica Figueroa.

La denuncia puede ser anónima, por lo que no tendrían que temer por involucrarse, solo dando la ubicación donde está ocurriendo la agresión.

“Si eres de las mujeres privilegiadas que pueden estar en aislamiento social y no estás en un entorno violento, ofrece a tus amigas o familiares que deben continuar con sus actividades diarias, cuidar a sus hijas e hijos. Puedes crear estrategias de economía del cuidado con un grupo de mujeres, en donde se apoyen mutuamente definiendo turnos y roles”, agregó la Red en un comunicado.

Llamado al gobierno

Figueroa se dice preocupada porque no ve hasta ahora un plan de acción integral del gobierno para no dejar solas a las mujeres víctimas de violencia.

“No podemos dejar de mirar que en México tenemos una pandemia de feminicidios antes del coronavirus: 11 mujeres son asesinadas diariamente. El tema del coronavirus por supuesto que no genera la violencia, pero sí la potencializa”, advierte.

Están dejando de trabajar instituciones de procuración de justicia por la contingencia, pero sería fundamental que se prevea que tiene que funcionar de algún modo los Ministerios Públicos, las Fiscalías, que puedan girar las órdenes de protección de forma inmediata durante este periodo.

También propone que se abra una oficina especializada con personal suficiente para atender a las mujeres en situación de violencia, con una línea conectada directamente con servicios de emergencia o policiales, para que en caso de que sea necesario, se envíe una patrulla o una ambulancia.

“El gobierno no solo tendría que dar un paso más adelante, sino varios pasos, para que efectivamente haya estrategias integrales e intersectoriales”, opina.

Por otro lado, carencias que ya se vienen arrastrando: los Centros de Justicia para las Mujeres, lugares creados específicamente para sus necesidades deben tener, por decreto, casas de emergencia, pero muchos no los han creado.

La Red garantiza que sus refugios seguirán operando con normalidad, donde además de implementar todas las medidas de higiene recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y por el propio gobierno mexicano, están suspendiendo actividades grupales, como terapias, para que todo sea individual.

En los centros de atención externa, se está buscando que la atención psicológica y asesoría se pueda hacer virtual, dependiendo de los recursos de cada mujer, por Skype, llamada telefónica, o hasta mensajes de WhatsApp. Pero que la atención continúe al 100%.

Sin embargo, hace un nuevo llamado al gobierno, ya que hasta la fecha no ha salido la convocatoria para otorgar a los refugios los poco más de 400 millones de pesos destinados a este fin (que el año pasado se había cancelado pero se dio marcha atrás y se asignó el dinero como había sido antes).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Tokio: Naomi Osaka, la "tenista rebelde" que está cambiando Japón

La tenista ha causado una verdadera revolución en Japón al poner sobre la mesa temas que en esa sociedad suelen ser un tabú.
24 de julio, 2021
Comparte

Naomi Osaka cuenta una historia.

Ocurrió en Florida, donde los mejores tenistas jóvenes del mundo se congregan y compiten.

Osaka, de unos 10 años, se estaba preparando para un partido del prestigioso torneo Orange Bowl cuando escuchó una conversación de su oponente japonés.

“Estaba hablando con otra chica japonesa”, le dijo Osaka al diario Wall Street Journal.

“Y no sabían que yo estaba escuchando o que hablaba japonés”.

“Su amiga le preguntó con quién estaba jugando”, contó Osaka. “Y su amiga dijo: ‘Oh, esa chica negra. ¿Se supone que es japonesa?’. Y luego la chica con la que estaba jugando dijo: ‘No lo creo’ “.

Todo el mundo lo sabe ahora. Osaka, la hija de madre japonesa y padre haitiano, criada en Estados Unidos, es el rostro de Tokyo 2020.

En cada parada de autobús en Tokio, la joven de 23 años aparece mirando hacia abajo desde un anuncio, saludando a los pasajeros locales e internacionales. Está vestida con una chaqueta rosa neón sobre ropa deportiva negra.

Naomi Osaka

Getty Images

El lema del anuncio está escrito mitad en inglés y mitad en japonés. Es la palabra “nuevo”, seguida de un símbolo que puede traducirse como “mundo” o “generación”.

Funciona. Porque Osaka, quien renunció a su ciudadanía estadounidense en 2019 en favor de su herencia japonesa, está trayendo más que títulos a su tierra natal. Ella está trayendo cambio.


“Nos sentimos un poco alejados de ella”

No es necesario volver a la infancia de Osaka para encontrarse con interrogantes sobre cómo encaja en la sociedad japonesa.

“Para ser honesto, nos sentimos un poco alejados de ella porque es muy diferente físicamente“, dijo Nao Hibino, actualmente la número tres de Japón, mientras Osaka avanzaba hacia los escalones más altos del tenis femenino en 2018.

“Creció en un lugar diferente y no habla tanto japonés”, agregó. “No es como Kei (Nishikori), que es un jugador japonés puro”.

Osaka no es la primera deportista de raza mixta o “hafu” que genera este tipo de interrogantes.

Sanchio Kinugasa

Getty Images
La estrella del béisbol Sachio Kinugasa era hijo de padre afroestadounidense y madre japonesa.

Sachio Kinugasa and Hideki Irabu eran estrellas del béisbol.

Ni ellos ni el público japonés estaban interesados ​​en hablar sobre sus padres estadounidenses -soldados que ocuparon el país después de la Segunda Guerra Mundial- o la discriminación que enfrentaron.

Osaka es diferente.

“Algunas personas mayores han planteado ideas sobre cómo debe hablar y comportarse una atleta japonesa en público”, explica Hiroaki Wada, reportera del periódico Mainichi de Japón.

Naomi no encaja en ese molde tradicional. Ella visibilizó esos problemas a través de sus palabras y acciones en Japón”, agrega.

“El tema de la raza y la identidad se discutieron más en los medios y en las redes sociales gracias a ella, incluidas sus declaraciones políticas. Es una figura que despierta pensamientos y reacciones”.

Sus denuncias contra el racismo

Osaka entró en el club reservado a los jugadores en el US Open del año pasado con un plan. Empacó siete mascarillas faciales diferentes. Una para cada ronda del torneo. Cada una con el nombre de un estadounidense negro que murió por presunta violencia policial o racista.

Las usó todas, mostrando los nombres de George Floyd, Breonna Taylor y Trayvon Martin a una audiencia global en su camino hacia el título.

Ese es un tema con el que Japón, una de las naciones con menor diversidad étnica del mundo, todavía lucha.

Naomi Osaka

Getty Images
Osaka utilizó mascarillas en el US Open denunciando el racismo en EE. UU.

Por ejemplo, la emisora pública japonesa NHK se disculpó el año pasado después de que una película animada que explicaba las protestas por la justicia racial caricaturizara a las personas negras y excluyera algunas de las razones clave del movimiento.

Y en 2019, la compañía japonesa de fideos instantáneos Nissin publicó, y luego retiró, un anuncio con una ilustración de Osaka con piel blanca.

Es un tema que está arraigado profundamente en otras generaciones. La madre y el padre de Osaka emigraron a Estados Unidos cuando ella tenía 3 años, sin la aprobación de sus abuelos maternos.

“Creo que lo que ha pasado en el último año ha sido un proceso de aprendizaje para los japoneses“, dice Robert Whiting, autor de Tokyo Junkie, un libro que detalla sus casi 60 años viviendo en la ciudad.

Naomi Osaka

Getty Images

“Ha habido una discusión en programas de televisión, explicando por qué Naomi se siente de esa manera y habla del modo en que lo hace”.

“En Japón, la tradición es evitar conflictos y discusiones. No es como en Estados Unidos, donde es algo común”, agrega Whiting.

“Generalmente, cuanto más famoso, más taciturno eres. No quieres ninguna controversia, no quieres que eso se refleje en tus compañeros de equipo, tu organización o patrocinadores”.

“El individualismo es algo muy valorado en Occidente, pero no en Japón. Aquí, la armonía es lo más importante”, explica.

Largos episodios de depresión

Si el año pasado el tema giraba en torno al origen de Osaka, este año lo ha hecho sobre su vida.

En mayo, después de decir inicialmente que no hablaría con los medios durante el Abierto de Francia, se retiró de ese torneo y luego de Wimbledon, citando problemas de salud mental y largos episodios de depresión durante los tres años anteriores.

Naomi Osaka

Getty Images

Los Juegos Olímpicos de Tokio marcan su regreso a la cancha después de dos meses.

Ella es la figura japonesa de más alto perfil que ha instalado el problema de la salud mental en la opinión pública. Pero no es la única.

La futbolista internacional Kumi Yokoyama, de 27 años, reveló el mes pasado que es transgénero y que tiene la intención de hacer la transición por completo a hombre, una vez que se retire del deporte.

Explicó cómo haber jugado en Estados Unidos y Alemania le había hecho tomar conciencia de la ignorancia y los prejuicios en Japón.

En 2020, Hana Kimura, una luchadora profesional, se quitó la vida después de aparecer en Terrace House, un popular reality show.

En la población japonesa en general, el número de personas que reportan problemas de salud mental se ha duplicado entre 1999 y 2014.

“Tradicionalmente en nuestra nación, recordando cuando era niño, hace 40 años, era vergonzoso que tú o un pariente tuyo tuvieran un problema de salud mental”, dijo el periodista Hiroaki Wada.

“En general, la percepción de debilidad, probablemente más entre los atletas, ha impedido que la gente hable”.

“Pero las cosas están cambiando. La gente se está volviendo más abierta a admitir que las personas tienen problemas de salud mental y que es algo con lo que tenemos que lidiar”, comentó.

Osaka y la nueva generación japonesa

Y Whiting no tiene ninguna duda de dónde viene ese cambio.

“Creo que Naomi Osaka y otros japoneses de raza mixta todavía son forasteros hasta cierto punto”, apunta.

Naomi Osaka

Getty Images

“Pero esta generación de japoneses es mucho más sofisticada que las generaciones anteriores, tienen una perspectiva mucho más global con el acceso a internet y a innumerables canales de televisión”.

“Hay un entendimiento más amplio que no existía cuando llegué en la década de 1960 o en las décadas de 1980 y 1990. El mundo es un lugar mucho más pequeño ahora y Japón se ha beneficiado de eso”.

Un nuevo mundo. Una nueva generación. Como sea que lo expliques, Osaka es una parte importante del cambio.


BBC Mundo en Tokio

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=lGUuIKrNxbE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.