¿Qué hacer en caso de violencia doméstica en encierro por COVID-19?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

¿Qué hacer en caso de violencia doméstica durante encierro por COVID-19?

La Red Nacional de Refugios emitió una serie de acciones y teléfonos para pedir ayuda en caso de violencia doméstica durante la cuarentena.
Cuartoscuro
20 de marzo, 2020
Comparte

Durante el mayor momento de crisis en China por la epidemia de coronavirus COVID-19, en febrero, se registraron el triple de denuncias de violencia doméstica en la ciudad de Jingzhou, a 200 kilómetros de Wuhan, epicentro de la enfermedad. El 90%, según dijo una ONG que lucha contra la violencia intrafamiliar al portal chino Sixth Tone, estaban relacionadas con la cuarentena: el miedo, la ansiedad, la tensión económica y el confinamiento en las casas pueden ser detonantes.

En México, la Red Nacional de Refugios para mujeres víctimas de violencia ya recibió una llamada de una mujer preocupada porque su pareja, con antecedentes de agredirla, le dijo que a ver si estos días le servían para reflexionar y darse cuenta de que está equivocada y lo mejor para ella es estar con él. Mensajes de control, culpabilizándola y, veladamente, amenazándola.

Te puede interesar: Confinamiento por COVID-19 aumenta riesgo de que mujeres sean violentadas, alerta Inmujeres

Aunque las autoridades mexicanas consideran que el brote todavía está en fase 1, se vienen días de pasar más tiempo en casa para prevenir contagios de COVID-19 y de estar con más estrés por las preocupaciones de la pandemia y de la falta de ingresos que puede provocar no salir a trabajar. Estos dos factores combinados pueden aumentar el riesgo para las mujeres al estar en contacto todo el día con su pareja.

Ante ello, la Red Nacional de Refugios pone a su disposición las 24 horas su línea telefónica para pedir ayuda, 55-56-74-96-95 en la capital y 800-822-44-60 a nivel nacional, y su directora, Wendy Figueroa, brinda una serie de recomendaciones.

Estas van en tres vías: directamente para las mujeres que han tenido episodios de maltrato o violencia previa y que estén prevenidas por si su pareja se pone agresiva, para que la sociedad reaccione y ayude a quien esté en peligro, y para que las autoridades creen un plan y garanticen la seguridad a las mujeres que van a necesitarlo.

Si eres mujer y crees que estás en riesgo

Lo primero es aceptar que se vive una situación de violencia que puede aumentar, y no esperar a que se ordene el confinamiento; de una vez estar en contacto con quienes puedan ser una red de apoyo para ir a refugiarse o pedir ayuda en caso de una agresión.

“Aunque no se den episodios de violencia física o sexual durante el tiempo del aislamiento, es importante que las mujeres que viven con una persona agresora no minimicen la violencia que están viviendo y que reconozcan que cualquier situación, por mínima que sea, puede detonar un evento violento contra ella o sus hijos e hijas, y que puedan buscar ayuda en la primera oportunidad que tengan”, señala.

Una idea que están promoviendo es crear una “red de amigas solidarias”: armar un chat de WhatsApp con tres personas de confianza o al menos avisarles y establecer con ellas palabras clave, para que en caso necesario la mujer en riesgo se las pueda enviar rápidamente y que si las amigas las reciben por mensaje, sepan que es momento de llamar a la policía o acudir a casa de esa mujer a auxiliarla.

Esto es importante incluso para quienes ya han estado en contacto con la Red previamente, ya que la organización suele hacer llamadas y visitas de seguimiento, pero si ahora el agresor va a estar todo el día al lado de su pareja, se va a complicar.

Lee más: Epidemia de COVID-19 durará al menos 12 semanas; gobierno gastará 3 mil 469 millones para atenderla

En estos días y tras empezar a promover la denuncia en sus redes sociales, ya han tenido un incremento del 40% de contactos, al recibir alrededor de 100 llamadas por día y 250 mensajes por escrito. Seis de cada diez, por mujeres que ya están enfrentando violencia, aunque ninguna ha necesitado huir de su casa y acudir a un refugio.

El resto, para recibir atención de contención emocional, porque muchas están viviendo con ansiedad e incertidumbre la situación, que en sus trabajos no se estén tomando medidas para protegerlas de contagios, medidas para apoyarlas en el cuidado de sus hijos, que ahora están sin ir a la escuela, o que son trabajadoras informales y no saben qué va a pasar si no tienen clientes e ingresos.

Otra opción para pedir ayuda es el Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia. También tienen una línea de apoyo, al 55-55-33-55-33, y dos sedes, en la calle Amberes de la Zona Rosa, y en Iztapalapa, en el barrio de San Pablo, donde se da tanto apoyo psicológico como asesoría legal en caso de querer denunciar.

“Cualquier tipo de violencia contra una mujer es motivo suficiente para salirse de ahí, denunciar, o terminar una relación. Violencia de carácter simbólico, violencia física, violencia sexual, patrimonial, verbal. Cualquiera es suficiente para concluir un vínculo o modificar la relación”, recomienda su presidente, Salvador Guerrero Chiprés.

“Hay un día que es curioso, el domingo. Es un día caótico para muchas familias donde se padece violencia familiar. Es un día de frustración, para algunos integrantes, la inminencia de la jornada que inicia el lunes profundiza las posibilidades de violencia. En este contexto, si tú sumas domingo a este esquema del COVID-19, se crean condiciones para que esa violencia pudiera incrementarse”.

Si tienes una vecina o conocida que sufre violencia

En los edificios de departamentos se escucha todo, y si ya alguna vez alguien ha oído peleas violentas en la casa de al lado, es momento de asumir que puede haber un riesgo mayor y no quedarse de brazos cruzados.

“Si hay ruidos, hay gritos, insultos, hay golpes en la casa vecina, que llamen a la policía, que informen de la situación y no desistan si no les contestan, llamen hasta que los puedan atender, pensando en que probablemente muchas mujeres no van a poder hacer estas llamadas o no se van a poder contactar. Y ahí es donde la sociedad también tiene que asumir un papel súper importante y es parte de estas redes de cuidado que estamos invitando a que todos nos sumemos”, explica Figueroa.

La denuncia puede ser anónima, por lo que no tendrían que temer por involucrarse, solo dando la ubicación donde está ocurriendo la agresión.

“Si eres de las mujeres privilegiadas que pueden estar en aislamiento social y no estás en un entorno violento, ofrece a tus amigas o familiares que deben continuar con sus actividades diarias, cuidar a sus hijas e hijos. Puedes crear estrategias de economía del cuidado con un grupo de mujeres, en donde se apoyen mutuamente definiendo turnos y roles”, agregó la Red en un comunicado.

Llamado al gobierno

Figueroa se dice preocupada porque no ve hasta ahora un plan de acción integral del gobierno para no dejar solas a las mujeres víctimas de violencia.

“No podemos dejar de mirar que en México tenemos una pandemia de feminicidios antes del coronavirus: 11 mujeres son asesinadas diariamente. El tema del coronavirus por supuesto que no genera la violencia, pero sí la potencializa”, advierte.

Están dejando de trabajar instituciones de procuración de justicia por la contingencia, pero sería fundamental que se prevea que tiene que funcionar de algún modo los Ministerios Públicos, las Fiscalías, que puedan girar las órdenes de protección de forma inmediata durante este periodo.

También propone que se abra una oficina especializada con personal suficiente para atender a las mujeres en situación de violencia, con una línea conectada directamente con servicios de emergencia o policiales, para que en caso de que sea necesario, se envíe una patrulla o una ambulancia.

“El gobierno no solo tendría que dar un paso más adelante, sino varios pasos, para que efectivamente haya estrategias integrales e intersectoriales”, opina.

Por otro lado, carencias que ya se vienen arrastrando: los Centros de Justicia para las Mujeres, lugares creados específicamente para sus necesidades deben tener, por decreto, casas de emergencia, pero muchos no los han creado.

La Red garantiza que sus refugios seguirán operando con normalidad, donde además de implementar todas las medidas de higiene recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y por el propio gobierno mexicano, están suspendiendo actividades grupales, como terapias, para que todo sea individual.

En los centros de atención externa, se está buscando que la atención psicológica y asesoría se pueda hacer virtual, dependiendo de los recursos de cada mujer, por Skype, llamada telefónica, o hasta mensajes de WhatsApp. Pero que la atención continúe al 100%.

Sin embargo, hace un nuevo llamado al gobierno, ya que hasta la fecha no ha salido la convocatoria para otorgar a los refugios los poco más de 400 millones de pesos destinados a este fin (que el año pasado se había cancelado pero se dio marcha atrás y se asignó el dinero como había sido antes).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Luna Azul': el raro evento cósmico que podrá verse este 31 de octubre (y no se repetirá hasta 2023)

El de la "Luna azul" es un fenómeno inusual que se produce cada 2.5 años aproximadamente debido al tiempo que duran los ciclos lunares.
27 de octubre, 2020
Comparte

En realidad no es azul. Es una Luna llena, como cualquier otra, del color que se ven la mayoría de las Lunas llenas: entre gris pálido, blanco lechoso o plateado.

Lo que hace raro a este fenómeno, que el folclor bautizó como “Blue Moon” o “Luna azul”, es que se dan dos Lunas llenas en un solo mes, cuando lo normal es ver una.

Un ciclo lunar, el período en el que ocurren todas las fases de la Luna, se repite cada 29,5 días aproximadamente.

Si coincide que la Luna llena se produce el primer o segundo día y el mes tiene 31 días, es entonces cuando es probable que aparezca una segunda Luna llena.

Esta es la conocida como “Luna azul”.

El mes de febrero, que tiene 28 días, nunca verá una.

Luna en el Capitolio

Getty Images
Así se vio la Luna Azul detrás del domo del Capitolio, en Washington D.C. en 2015.

¿Cuándo es la “Luna azul” de 2020?

Es un fenómeno inusual que se da cada 2,5 años.

La última vez que ocurrió fue el 31 de marzo de 2018.

Este año aparecerá en el cielo en la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre, cuando muchos países celebran Halloween y en México empieza la festividad del Día de Muertos.

Ya hubo una Luna llena el 1 de octubre y a finales de mes podremos ver la segunda.

Calabaza de Halloween

Getty Images
Este año coincide con Halloween.

¿Por qué azul?

Tal como explica la NASA en su sitio web, la definición de Luna azul surgió en la década de los 40 del siglo XX.

En esa época el Maine Farmer’s Almanac (la fuente más confiable en todo lo relacionado con el clima desde hace casi 200 años) ofrecía una definición de la Luna Azul tan enrevesada que muchos astrónomos tenían dificultades para entenderla.

Para poder explicar las Lunas azules en lenguaje llano, la revista Sky & Telescope publicó un artículo en 1946 titulado ‘Una vez cada Luna Azul’. El autor, James Hugh Pruett (1886-1955) citó al almanaque de Maine de 1937 y dijo: “La segunda (Luna llena) en un mes, tal como yo la interpreto, se llama Luna Azul”.

Esto no era correcto -asegura la NASA- pero por lo menos pudo entenderse.

Y así nació la Luna Azul moderna.

El volcán Krakatoa

Getty Images
El volcán Krakatoa, en Indonesia, volvió a expulsar cenizas el pasado 11 de abril de 2020.

Lunas y volcanes

Aunque la que veremos no fue una verdadera Luna azul, sí existen las lunas de este color.

Pero sólo pueden verse azules después de una erupción volcánica.

En 1883, después del terremoto del volcán Krakatoa en Indonesia, la gente dijo que casi cada noche se podían ver Lunas azules.

Con la fuerza de la erupción, similar a una bomba nuclear de 100 megatones, se elevaron hacia lo más alto de la atmósfera terrestre nubes de ceniza cuyas partículas hicieron que la Luna se viera azul.

También hubo informes de Lunas azules en México en 1983, tras la erupción del volcán El Chichón, y en el estado de Washington en 1980, tras la erupción del Monte Santa Helena.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=24JaHawe-RM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.