ONG detecta mayor expulsión de jóvenes LGBT+ de sus casas por Covid-19
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
FOTO: GABRIELA PÉREZ MONTIEL /CUARTOSCURO.COM

ONG detecta mayor expulsión de jóvenes LGBT+ de sus casas en contingencia por Covid-19

La ONG It Gets Better en México afirma que las expulsiones de jóvenes LGBT+ son debido a la incertidumbre por la nueva enfermedad y las medidas de quedarse en casa.
FOTO: GABRIELA PÉREZ MONTIEL /CUARTOSCURO.COM
22 de marzo, 2020
Comparte

En tan solo 10 días, al director de la organización It Gets Better en México, Alex Orué, le llegaron 15 casos de jóvenes que fueron expulsados de sus casas tras la revelación de que son lesbianas, gays, bisexuales, trans u otras identidades de género (LGBT+). Esto en plena contingencia por la llegada del Covid-19 a México, en contraste con que, regularmente, atiende solo dos casos por semana.

“15 casos en 10 días es una crisis”, dice contundente.

Para Orué, una situación de incertidumbre por la nueva enfermedad y las medidas recomendadas de quedarse en casa, son como echarle gasolina  a problemas que ya se tenían: la alta incidencia de personas LGBT+ que están en situación de calle, la falta de servicios públicos para ellos —sobre todo fuera de la Ciudad de México— y que regularmente no cuentan con el respaldo familiar, por lo que pueden sufrir violencia y discriminación dentro de su propio hogar.

“Piensa en cualquier otro tipo de discriminación, por etnia, estrato socioeconómico, discapacidad, religión… cualquier otro factor, normalmente al llegar a casa nos encontramos con gente que o viene de un contexto similar o tiene empatía. Pero si eres LGBT, normalmente no encuentras referencias cercanas de gente como tú”, lamenta.

Entérate: Juez niega amparo a Colectivo de Yucatán, les pide pruebas de que son personas LGBTI

Por ello, recomienda que para los días que se vienen, cada persona valore si la situación con su familia puede tornarse hostil, busque su red de apoyo con amigos u otros de su misma comunidad, e incluso tenga a la mano teléfonos y páginas de organizaciones como la que él dirige en caso de necesitar ayuda profesional.

¿Cómo enfrentar la cuarentena si eres LGBTIQ+?

La psicóloga especialista en personas LGBT+, Gladys Balderas, que colabora en la asociación civil Yaaj para proteger los derechos de estas comunidades, aconseja planear actividades para mantenerse ocupado, asegurarse de tener espacios a solas, y evitar roces con la familia.

“Muchas de las personas LGBT  no tienen  una buena relación familiar y desafortunadamente tampoco tienen el capital económico para poder salirse de casa, y son bastantes días encerrados, entonces eso puede generar muchos choques. Con la falta de actividades, muchas veces se recurre a discusiones que ya se habían tenido con anterioridad, que van siempre de la orientación sexual o de la identidad de género y eso puede escalar muy fácilmente por el encierro. Entonces es importante evitar estas discusiones, tratar de distraernos, no atender a reclamos de tiempos pasados”, explica.

“El encierro también tiende a desesperarnos mucho y que algo que puede ser muy pequeño, detone en cuestión de segundos. Por eso también es importante, aún en el encierro, tratar de buscar espacios de aislamiento para tranquilizarnos y no permitir que la situación escale”.

Lee: Derechos de la comunidad LGBT+: ¿Qué se ha logrado en 10 años?

El también psicólogo especializado en esta población, Moisés Hernández, dirige el programa “La Hora Segura” de It Gets Better, un espacio los miércoles de 8 a 9 de la noche en la que se atienden dudas y se da contención por las redes de la organización. A base de esa experiencia, enumera a Animal Político cinco recomendaciones, también dependiendo del nivel de conflicto que se pueda llegar a enfrentar durante la crisis por la pandemia del nuevo coronavirus:

  1. Fortalécete

“Trabajar en sí mismo, en sí misma, en sí misme. Leer, informarse, empoderarse, inspirarse. Para esto, por ejemplo, mirar películas de temática LGBT, leer libros de eso, visitar canales de YouTube y hacer todo lo necesario para elevar su autoestima”, comenta.

  1. Conéctate con tu comunidad

Este es uno de los puntos que más destacan todos los especialistas: si la familia los hace sentir solos, buscar a los amigos, otras personas de su comunidad, incluso parejas o exparejas que los hagan sentir comprendidos.

Balderas los considera la otra familia que uno se crea. Y aunque no sea posible verse por la cuarentena, echar mano de la tecnología y las redes sociales para estar más en contacto con esa gente con la que sí se siente apoyo.

  1. Evita riesgos

“Siempre aconsejamos que cuando van a tratar algún tema como salida del clóset o retomar temas inconclusos con la familia, que se haga en las mejores condiciones. Pero probablemente la cuarentena no vaya a ser justamente una situación en la que se puedan tratar estos temas. Recomendamos buscar señales, pero sugerimos que si no saben cómo van a reaccionar o hay indicios de que  no será de manera positiva, es mejor esperar a que pase”, señala.

Puede haber casos, advierte, en el que la convivencia de varios días sí mejore la convivencia y fortalezca lazos familiares, y entonces sí pueda, por ejemplo, volver a hablar de la salida del clóset, porque la familia ya tuvo un tiempo para asimilarlo.

  1. Busca apoyo

Si es inevitable que salgan los temas de conflicto, porque la propia familia los saca del clóset o los presiona con hablar de su orientación sexual o identidad de género, o si los amigos no son suficientes para darles contención, Hernández recomienda acudir a ayuda profesional.

La Hora Segura, el programa que coordina, es los miércoles de 8 a 9, con un equipo de cinco psicólogos con años de experiencia que da apoyo a través del chat de Facebook de It Gets Better, pero están atentos a toda hora en caso de que haya una emergencia. También se puede recurrir para terapias personalizadas a la Clínica Diversa, en sus redes sociales o su correo [email protected].

Balderas ofrece su apoyo si la contactan a través de su cuenta de Twitter, @Lessintelectual. Trabaja también con el Consejo Ciudadano para la Seguridad y la Justicia de la Ciudad de México, que tiene una línea con casi 90 psicólogos. Aunque todos tienen capacitación para atender a población LGBT+, ella comenta que a quien tome la llamada se le puede decir que necesitan específicamente este enfoque, para estar seguros.

Además, un punto clave es que  no solo es por teléfono, sino que también funciona por chat, lo cual puede ser muy útil si alguien no se siente cómodo hablando o no tiene la privacidad para una llamada y prefiere recibir asesoría por escrito. El número es 55-55-33-55-33.

“Las crisis de ansiedad se identifican por respiraciones agitadas, incapacidad de ver con claridad en algunos casos, mareos, dolores focalizados en el área de la cabeza o el estómago, porque es donde estamos acumulando el enojo. Entonces, si yo noto que ya estoy pensando de manera acelerada, la hiperventilación, es importante tratar de calmar mi respiración por mí mismo, y si no lo logro, llamar a una línea de ayuda”, detalla la especialista.

  1. Planea

“Por último, sugerimos: planea. Si hay alguna posibilidad de que vayan a sufrir violencia y que incluso tengan que tomar distancia de la familia durante la cuarentena, que anticipen con qué otros familiares o amistades pueden encontrar alojamiento y apoyo en caso de ser necesario”, indica Hernández.

Alex Orué comenta que hay pocos albergues públicos o de asociaciones civiles, pero existen en Guadalajara, en Mexicali para migrantes y personas LGBT+, en Tijuana, y los de la red “Casa Alianza” para poblaciones en calle.

Lo importante, explican, es encontrar un lugar seguro para no verse en la situación de los 15 casos que el activista tuvo conocimiento en los últimos días.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Lo que los últimos estudios revelan sobre cuántas horas de sueño necesitas para pensar y sentirte mejor

Lograr dormir las horas suficientes de forma regular es crucial para mantener el funcionamiento normal del cerebro, así como para mejorar el estado de ánimo y el comportamiento tanto de niños como de adultos.
Por Barbara Jacquelyn Sahakian, Jianfeng Feng y Wei Cheng / BBC News Mundo
6 de mayo, 2022
Comparte

La mayoría de nosotros tiene problemas para pensar claro después de pasar una noche de mal sueño, con la mente nublada y la incapacidad de funcionar como de costumbre en la escuela, la universidad o el trabajo.

Podrás notar que no te concentras bien o que tu memoria no está en su punto. Como quiera que sea, décadas de mal sueño pueden potencialmente producir una disminución cognitiva.

El mal sueño también afecta el estado de ánimo y el comportamiento de las personas, ya sean niños o adultos. De manera que, ¿cuánto sueño necesita nuestro cerebro para poder operar apropiadamente a largo plazo? Nuestra nueva investigación, publicada en Nature Aging, ofrece una respuesta.

El sueño es un componente importante para mantener el funcionamiento normal del cerebro. El cerebro se reorganiza y se recarga durante el sueño. Además de remover los desperdicios tóxicos y fortalecer nuestro sistema inmune, el sueño también es clave para la “consolidación de la memoria”, durante la cual nuevos segmentos de recuerdos basados en nuestras experiencias son transferidos a nuestra memoria de largo plazo.

Una cantidad y calidad óptima de sueño nos permite tener más energía y mejor bienestar. Posibilita el desarrollo de nuestra creatividad y pensamiento.

Investigadores que observaron a bebés entre los tres y 12 meses notaron que un mejor sueño está asociado a mejores resultados de comportamiento en el primer año de vida, como la habilidad de adaptarse a nuevas situaciones o la regulación eficiente de la emoción.

Hay importantes cimientos fundamentales para el conocimiento, incluyendo la “flexibilidad cognitiva” (que nos permite cambiar de perspectiva fácilmente), y que están vinculados al bienestar posterior en la vida.

La regularidad del sueño parece estar conectada a la “red neuronal por defecto” (RND), que involucra a las regiones que están activas cuando estamos despiertos pero sin que estemos haciendo una tarea específica, como cuando descansamos mientras nuestra mente vaga.

Esta red incluye regiones que son importantes para la función cognitiva, como la corteza cingulada posterior (que se desactiva durante las funciones cognitivas), los lóbulos parietales (que procesan la información sensorial) y la corteza frontal (implicada en la planeación y cognición compleja).

Ilustración con la silueta de un hombre dormido y el cerebro y sistema nervioso superpuesto

Getty Images
El cerebro se reorganiza y se recarga durante el sueño.

Hay señales de que, en adolescentes y adultos jóvenes, el mal sueño puede estar asociado con cambios de conectividad dentro de esta red. Esto es importante porque nuestros cerebros todavía se están desarrollando hasta entrada la adolescencia y en la temprana adultez.

La alteración de esta red puede entonces tener un efecto colateral en la cognición, como la interferencia en la concentración y el procesamiento basado en el recuerdo, así como en procesos cognitivos más avanzados.

La alteración de los patrones de sueño, incluyendo la dificultad de caer y permanecer dormido, son características significativas del proceso de envejecimiento. Estas alteraciones del sueño son candidatos altamente verosímiles a ser contribuyentes a la disminución cognitiva y los desórdenes psiquiátricos en gente mayor.

Siete horas, pero no más ni menos

Una mujer de mediana edad con dificultades para dormir

Getty Images
Todos reaccionamos diferente a la falta de sueño.

El objetivo de nuestro estudio es conocer mejor el vínculo entre el sueño, la cognición y el bienestar.

Encontramos que tanto el sueño insuficiente como el excesivo contribuían a una deficiencia en la función cognitiva de una población de mediana a avanzada edad de 500 mil adultos tomados del UK BioBank (un banco de datos biomédicos en Reino Unido).

Sin embargo, no estudiamos a los niños ni adolescentes, y como sus cerebros todavía se están desarrollando, es posible que requieran diferente duración de sueño óptimo.

Uno de nuestros descubrimientos clave fue que siete horas de sueño cada noche era óptimo, con más o menos que eso aportando menos beneficios en cognición y salud mental.

De hecho, encontramos que las personas que durmieron esa cantidad tuvieron en promedio mejores resultados en exámenes cognitivos (incluyendo velocidad de procesamiento, atención visual y memoria) que aquellos que durmieron más o menos. Los individuos también necesitan consistentemente siete horas de sueño, sin mucha fluctuación en duración.

Dicho eso, todos respondemos ligeramente diferente a la falta de sueño. Descubrimos que la relación entre la duración del sueño, la cognición y la salud mental estaba mediada por la genética y la estructura cerebral.

Observamos que las regiones del cerebro más afectadas por la privación de sueño incluían el hipocampo, bien conocido por su papel en el aprendizaje y la memoria, y las regiones de la corteza frontal, implicada en el control vertical de la emoción.

Una doctora examina a un hombre mayor

Getty Images
La privación del sueño puede afectar el aprendizaje y la memoria.

Pero, aunque la falta de sueño puede afectar nuestros cerebros, también puede ocurrir a la inversa.

Es posible que el encogimiento asociado con la edad de las regiones del cerebro involucradas en la regulación del sueño y la vigilia contribuya a los problemas para dormir más adelante en la vida. Puede, por ejemplo, reducir la producción y secreción de melatonina, una hormona que ayuda a controlar el ciclo de sueño, en adultos más viejos.

Este descubrimiento parece sustentar otra evidencia que sugiere que hay un vínculo entre la duración del sueño y el riesgo de desarrollar enfermedad de Alzheimer y demencia.

Mientras siete horas de sueño son óptimas para protegernos contra la demencia, nuestro estudio indica que dormir lo suficiente también puede ayudar a aliviar los síntomas de la demencia protegiendo la memoria.

Esto realza la importancia de monitorear el sueño en pacientes mayores con desórdenes psiquiátricos y demencia para poder mejorar sus funciones cognitivas, salud mental y bienestar.

Cómo mejorar nuestro sueño

Un buen comienzo es asegurarnos de que la temperatura y la ventilación en nuestros dormitorios sean buenas: deberían estar frescas y aireadas.

También podrías evitar beber mucho alcohol y no ver películas de terror u otro contenido alarmante antes de irte a la cama. Idealmente, deberías estar en un estado calmado y relajado cuando intentas entrar en sueño. Pensar sobre algo agradable y relajante, como la última vez que estuviste en la playa, funciona para muchos.

Una mujer de espaldas dentro de un mar cristalino observando una idílica isla en la distancia

Getty Images
Piensa en un momento agradable que tuviste para relajarte y poder dormir.

Soluciones tecnológicas como las apps o dispositivos personales también pueden beneficiar la salud mental, así como registrar el sueño y garantizar la consistencia de la duración del sueño.

Para disfrutar la vida y funcionar óptimamente en la vida diaria, podrías entonces monitorear tus propios patrones de sueño para asegurarte de que estás obteniendo siete horas de sueño de manera regular.

*Barbara Jacquelyn Sahakian es profesora de Neuropsicología Clínica y Christelle Langley es investigadora asociada de posdoctorado en Neurociencia Cognitiva, ambas de la Universidad de Cambridge; Jianfeng Feng es profesor de Ciencia y Tecnología para la Inteligencia Inspirada en el Cerebro y Wei Cheng es principal joven investigador de Neurociencia, ambos de la Universidad de Fudan. Su artículo original fue publicado en The Conversation, cuya versión en inglés puedes leer aquí.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=x8FioTCY5gA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.