Así viven adultos mayores aislados en asilos por COVID-19
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cortesía de la Casa Betti.

'Nadie entra y si sale ya no regresa', así viven adultos mayores aislados en asilos por COVID-19

Se ha suspendido el ingreso de voluntarios, practicantes y trabajadores sociales, y se limitaron las visitas a sólo una a la semana.
Cortesía de la Casa Betti.
29 de marzo, 2020
Comparte

“Yo voy a cumplir 96 años y le digo algo: nunca, jamás, vi una cosa de éstas; hubo muchas enfermedades, yo me acuerdo del tiempo de la Revolución, del tifo y todo eso, que se moría la gente de un momento a otro, pero yo no vi que fuera en todo el mundo”, recuerda Bertha Ramírez desde su habitación en una casa de retiro para adultos mayores. “Yo no sé qué pensar, yo soy creyente, pienso que nosotros hemos destruido el mundo, ya todo mundo es sinvergüenza”.

Casa Betti, la residencia de retiro para mujeres en la que vive Bertha, restringió el ingreso de familiares y amigos al inmueble para salvaguardar la salud de las adultas mayores, que forman parte de los grupos vulnerables ante la pandemia de coronavirus. Luego de que en España se han registrado decenas de muertes de ancianos en instituciones de este tipo debido al contagio, casas de retiro en la Ciudad de México apresuraron medidas de prevención.

Lee: Fase de aislamiento puede extenderse más allá del 19 de abril, advierten autoridades de Salud

“Gracias a Dios, estamos salvándonos aquí, porque somos todas muy grandes ya”, explica Bertha vía telefónica. “Aquí ahorita estamos encerradas, nadie puede salir, los familiares están restringidos para entrar, tienen que demostrar que están sanos, que no tienen problemas de gripa ni nada de eso; estamos bien cuidadas, realmente, por eso yo creo que nos estamos salvando”.

Cortesía de la Casa Betti.

En esta residencia viven 51 mujeres de entre 60 y 101 años. Juan Carlos Guzmán, subdirector de la institución, ubicada en Azcapotzalco, detalla que se ha suspendido el ingreso de voluntarios, practicantes y trabajadores sociales, y se limitaron las visitas a sólo una a la semana (y sólo pueden ingresar uno o dos familiares directos). A su vez, al personal que diariamente entra y sale del inmueble se le impusieron medidas de higiene.

“Se les toma la temperatura corporal una vez que ingresan y cuando salen de la institución; el baño diario, el cambio de ropa al ingresar -deben de traer una muda de ropa limpia-; al entrar deben de lavarse las manos con agua y jabón, y tenemos puntos de jabón antibacterial en varias partes del asilo, y el uso de tapabocas es obligatorio”, explica.

Guzmán detalla que, para mantener activas a las residentes, reforzaron las actividades físicas y de entretenimiento, como la realización de clubes de lectura y de cine-debates (recién vieron Los dos Papas en Netflix, dada la cercanía de la Semana Santa, y leyeron en grupo El eterno femenino, de Rosario Castellanos).

Cortesía de la Casa Betti.

“Fíjese que estamos muy distraídas aquí, se encargan de hacernos una tarde muy agradable con lecturas, jugando, y se nos va el tiempo, nos desconectamos de los problemas”, sostiene Bertha. “El ratito cuando pensamos en nuestros familiares, ya estamos calmadas, ya no lo vemos con ese miedo y esa cosa que nos pone nerviosas; yo estoy tranquila, y todas yo creo que están tranquilas, porque son personas ya grandes, y, como ya no ven noticias, no saben qué pasa alrededor de su mundo”.

Entérate: México enfrenta emergencia por COVID-19 con 60,600 camas y 5,523 respiradores mecánicos

En la residencia Las Magnolias, localizada en Magdalena Contreras, también se ordenó la restricción de visitas a los adultos mayores.

“Nos avisaron a todos los que vivimos aquí que están prohibidas las visitas, ni de familiares ni de amistades ni nada, con el fin de que no venga alguien que ya traiga el virus y nos contagie”, explica Carmen, de 91 años, vía telefónica. “Nadie puede salir, y si sale, pues ya no puede regresar, porque por ahí se contagian; es una cosa muy difícil y muy rigurosa para que no nos contagiemos de algo”.

La recepción de Las Magnolias detalló que el personal que entra y sale, como cocineros y camaristas, es monitoreado de temperatura y debe seguir pasos estrictos de higiene personal.

“Estamos con el uso constante de gel antibacterial; de igual manera, estamos checando la temperatura de todos, tanto personal administrativo como empleados en general, y cualquier anomalía que lleguemos a detectar, directamente los mandamos con enfermería, se les estará pidiendo que abandonen la residencia y, hasta que no entreguen un certificado de que están en perfecta salud, podrían entrar, mientras, se están tomando esas medidas para que todo se lleve con normalidad”, explicó una recepcionista.

Cortesía de la Casa Betti.

Nilda cuenta que las camaristas ingresan a su habitación pertrechadas con gorro, tapabocas, guantes y bata.

“Haz de cuenta: como en los hospitales, lo que usan los cirujanos en los hospitales, para que no esté contaminado nada, se lo quitan lo tiran”, describe. “Parecen fantasmas”.

Aunque los adultos mayores tienen permitido hacer paseos en el jardín y en los pasillos, la administración les lleva las comidas a sus recámaras para reducir también el contacto entre los residentes.

“Estamos tomando las mejores medidas para que ellos no estén en ningún riesgo y no llegue a entrar el virus; estas medidas de restricciones se tomaron hasta nuevo aviso”, detalló la recepción.

En el hogar de retiro Triunfo de la Libertad, ubicado en Tlalpan, se dio la instrucción de no admitir nuevos ingresos de adultos mayores como residentes, al menos, hasta mayo. También se redoblaron las medidas sanitarias para el personal.

“A las personas que lleguen de fuera (se les pide que) se bañen aquí o se cambien; ponerse tapabocas para no contagiar a los abuelitos y lavarse las manos constantemente, no tocarse la cara, etcétera. Hizo una visita personal de salubridad y nos dijo que hasta los zapatos hay que desinfectar, que pusiéramos una jerga con cloro”, refirió una directiva de la residencia.

Vía telefónica, agregó que siguen recomendaciones de especialistas para mantener ocupados a los adultos mayores, a fin de que no desarrollen depresión debido al encierro.

“Precisamente, nosotros no queremos que se nos depriman; los cambiamos de lugar, los ponemos en el jardín para que vayan cambiando de la rutina de siempre, sobre todo que extrañan a sus familiares. Está viniendo una psicóloga a ponerles música, a bailar, a hacer juegos con ellos; viene la maestra de gimnasia; es tratar de entretenerlos lo más que se pueda para que no se depriman; estamos haciendo videollamadas con sus familiares, en algunos casos”, expuso.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Tribunal Constitucional de Perú ratifica el indulto a Alberto Fujimori y ordena liberar al expresidente

El exmandatario, de 83 años, cumple condena por las matanzas de La Cantuta y Barrios Altos y pidió su liberación por motivos humanitarios.
17 de marzo, 2022
Comparte

El Tribunal Constitucional de Perú acordó restablecer el indulto concedido al expresidente Alberto Fujimori en 2017, por lo que deberá ser puesto en libertad, según informaron medios locales.

El Tribunal votó a favor del recurso de hábeas corpus presentado por el exmandatario para que el indulto recobrara vigencia y fuera puesto en libertad por motivos humanitarios, lo que podría suceder en las próximas horas.

Su abogado, César Nakazaki, informó en su cuenta de Twitter que se dirige al penal de El Barbadillo, donde Fujimori está encarcelado, para comunicarle la decisión del Tribunal.

https://twitter.com/CesarNakazaki/status/1504531283241807872

Los delitos por los que se condenó a Fujimori

Alberto Fujimori, de 83 años, cumple condena por los crímenes de La Cantuta y Barrios Altos, en los que grupos parapoliciales dirigidos desde el gobierno acabaron con la vida de 25 personas.

Fujimori fue acusado de ordenar que un escuadrón de la muerte conocido como el Grupo Colina cometiera las dos masacres.

La primera tuvo lugar en 1991 en el vecindario de Barrios Altos, en Lima, y la segunda en 1992 en la Universidad de la Cantuta, también en la capital.

También se le condenó por su participación en los secuestros del periodista Gustavo Gorriti y del empresario Samuel Dyer, ambos en 1992.

Fue la primera vez que un exmandatario constitucional de América Latina era juzgado y sentenciado en su propio país por crímenes de lesa humanidad.

Su familia solicitó en repetidas ocasiones su puesta en libertad por motivos de salud, a lo que se oponen sus víctimas, que denuncian que nunca se arrepintió de sus delitos ni abonó las compensaciones establecidas.

Manifestante contra el indulto (foto de archivo)-

AFP
El indulto a Fujimori es motivo de gran polémica en Perú (foto de archivo).

En 2017, en mitad de la crisis política que acabó costándole la presidencia, Pedro Pablo Kuczynski concedió el indulto a Fujimori, en lo que fue interpretado como un intento de ganarse el apoyo del fujimorismo en el trámite de la moción de vacancia que se había presentado en su contra en el Congreso.

Pero la Corte Suprema anuló más tarde ese indulto porque consideró que no cabía la concesión de la medida de gracia en casos de crímenes de lesa humanidad, y Fujimori tuvo que regresar a la cárcel de la que había salido temporalmente.

El Tribunal Constitucional anula ahora esa anulación y restablece la concesión del indulto.

Lo ha hecho en una votación dividida en la que, según los medios locales, tres de sus magistrados votaron a favor y tres lo hicieron en contra, dirimiéndose finalmente el asunto por el voto de calidad del presidente.


Otro capítulo polémico en una polémica biografía

Por Guillermo D. Olmo, corresponsal de BBC News Mundo

Si nada inesperado lo impide, Fujimori saldrá de la cárcel.

La decisión del Tribunal Constitucional ha provocado gran indignación entre las víctimas de los crímenes de Fujimori y entre sus detractores.

El expresidente sigue siendo una de las figuras que más divide a los peruanos y la noticia del restablecimiento de su indulto ha vuelto a ponerlo de manifiesto. Los partidarios de su puesta en libertad subrayan su edad, sus problemas de salud y no son pocos quienes todavía le agradecen por el papel clave que le atribuyen en el saneamiento de la economía peruana y en la desarticulación del movimiento armado Sendero Luminoso.

Quienes se oponen a la liberación recuerdan la gravedad de los crímenes por los que fue condenado y los escándalos de corrupción que han salpicado a su familia, y dirigen ahora su mirada hacia Pedro Castillo.

Fue elegido presidente frente a la hija de Fujimori, según los analistas, sobre todo por el rechazon que el fujimorismo ha provocado en gran parte de la sociedad peruana.

Ya hay manifestaciones de protesta convocadas en Lima. Si son masivas, a Castillo le resultará difícil no tomar cartas en el asunto ante una liberación que para muchos es una afrenta.


Las reacciones a la noticia no se han hecho esperar.

En distintos foros digitales ya se ha convocado a una manifestación de protesta esta tarde en Lima, y en otros puntos del país. Las protestas cuentan con el apoyo de varias bancadas del Congreso.

El primer ministro, Aníbal Torres, dijo en la cadena RPP que con esta decisión el tribunal “garantiza la impunidad, no de cualquier delincuente, sino de los que tienen cierto poder, como es el caso del señor Fujimori”.

Mirtha Vásquez, ex primera ministra, aseguró que el fallo “atropella la memoria y el derecho a la justicia de las víctimas de la dictadura de los años 90”.

Eduardo Castillo, uno de los voceros de la bancada fujimorista en el Congreso peruano, consideró en cambio que “al fin se hace justicia con el hombre que le devolvió la esperanza al país”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=FL9hB7wQsZA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.