‘Vamos a morir en la raya': Restauranteros que no despedirán a trabajadores
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Restaurante Tenxókotl

‘Vamos a morir en la raya': Restauranteros que no despedirán a sus trabajadores

Mientras grandes empresas y locales perfilan su cierre temporal y recortes, restauranteros de CDMX seguirán dando salario a trabajadores.
Restaurante Tenxókotl
22 de marzo, 2020
Comparte

¿Pueden congeniar la subsistencia de un negocio y la solidaridad con los trabajadores? Fernando Campo cree que sí. Ha visto que grandes empresas restauranteras han decidido dejar de pagar a su personal para compensar las pérdidas corporativas y él, aunque lo lamenta, no se sorprende.

“Sería absurdo pensar que ellos van a ser solidarios”, dice como si se tratara de una obviedad.

Dueño de tres restaurantes en la Ciudad de México –llamados Fonda Garufa y Alacena Bistró- que dan empleo a más de 60 personas, Fernando decidió aplazar el pago de las rentas y de algunos servicios para garantizar el sueldo de los trabajadores de manera íntegra.

Lee más: Alsea, operador de firmas como Starbucks o Burger King, recorta empleos en México por COVID-19

“Sobre la renta, ya se mandó una carta a los caseros diciendo que es época difícil y que pagaremos cuando y como se pueda. La prioridad es el empleo, los sueldos, la subsistencia y después vienen la renta, los impuestos, etcétera”, explica.

“La actitud es morirse en la raya. No tenemos los recursos ni somos de la formación de estas grandes empresas que dicen: ‘esto ya no es productivo y lo cierras’; tenemos 28 años en la Condesa y tenemos colaboradores que tienen 27, 25 y 24 años con nosotros; es un asunto mucho menos empresarial y más de compañerismo y de equipo”.

Mientras más de un centenar de restaurantes y bares, principalmente de la Roma, Condesa y Polanco, ya perfilan su cierre temporal a partir del próximo lunes, Fernando guardó insumos en los congeladores y lanzó una campaña en redes para promover la venta de comida a domicilio.

Productoras de El Maguey Maguaquite, en el municipio de Chicontepec, en la Huasteca veracruzana, que proveen insumos a Maíz de Cacao. Foto: Maíz de Cacao.

“Nuestros colaboradores saben que no queremos que se vaya nadie”, dice.

Hace una pausa, respira, se conmueve al contar que los trabajadores han mostrado comprensión y, también, solidaridad de vuelta.

Te puede interesar: COVID-19: México tiene 251 casos confirmados, se mantiene con dos muertes por coronavirus

“La actitud del personal de parte de nosotros ha sido maravillosa, están al pie del cañón, no han manifestado preocupación, al contrario, hemos recibido de ellos propuestas de: ‘vamos a girarnos los turnos’, ‘vamos recibiendo las propinas el día que nos toque y los otros días no’. Están conscientes que estamos en un problema”, cuenta.

“Son momentos muy difíciles en el sentido práctico y son momentos también muy conmovedores, porque, contrario a las empresas enormes, lo que encuentra uno es una solidaridad que de veras conmueve”.

Esta semana, Alsea, operadora de una docena de restaurantes en México, informó que implementará un “programa voluntario” para que sus trabajadores se ausenten del trabajo durante un mes, pero sin goce de sueldo.

Para el promotor cultural indígena Mardonio Carballo, fundador de tres restaurantes de gastronomía originaria, las corporaciones persiguen el mayor rendimiento a costa de los trabajadores, una lógica que contrasta con su modelo de economía solidaria de la que se benefician campesinos, maestros mezcaleros, cocineras indígenas, artesanos y hasta músicos.

“A diferencia de ellos, hemos creado espacios donde el mesero, el productor y la cocinera son tus amigos, que los fundadores no somos gente que nos dediquemos al negocio de restaurantes sino a la cultura; nuestra apuesta es otra, es solidaria”, observa.

Entérate: Supermercados y farmacias en la CDMX empiezan a restringir las compras de pánico por el coronavirus

“Qué terrible que ocurra esto, porque ellos responden al interés del capital, nosotros más bien respondemos al carácter amoroso, amigable, sensible, comunal, de una persona que se junta con otra para medio sobrevivir en un espacio ya de por sí caníbal, donde estas empresas, justamente, han hecho de la pobreza una forma de administrar su propia riqueza”.

Carballo, que también es poeta, ofrece empleo a 21 personas, en su mayoría indígenas, en los tres restaurantes que fundó en las colonias Roma y Juárez: Café de Raíz, Maíz de Cacao y Tenxókotl.

“Nosotros no vamos a despedir a nadie, vamos a aguantar lo que se tenga que aguantar, porque el espíritu de estos lugares es la solidaridad, y sería incongruente no ser solidarios con la gente que trabaja con nosotros. ¡Hasta donde se pueda y como se pueda! Siempre nos hemos manejado en una lógica congruente y no vamos a dejar de hacerlo”, zanja.

En el Café Zapata Vive, ubicado en la colonia Álamos, se acordó desde este sábado la suspensión del servicio, pero los 20 trabajadores gozarán de su sueldo y conservarán sus puestos para cuando pase la contingencia, indica Diego García, fundador del lugar.

“Como colectivo, hemos resuelto apoyarnos entre todos y, aunque suspendemos las actividades de servicio al público, al menos nuestras compañeras y compañeros van a tener un apoyo económico que es producto de un proceso de organización y que hemos previsto que, ante cualquier contingencia sanitaria, política, de seguridad, apoyarnos entre todos, y ya sea una semana, dos, cinco, las que sean, todos van a estar recibiendo el apoyo que desde el espacio del café se ha generado y se fomenta para este tipo de emergencias”, explica.

“A diferencia de los grandes consorcios que despiden a sus trabajadores, nosotros no podemos hacer eso, porque no son nuestros trabajadores, son nuestros compañeros, y tenemos que velar entre todos por el bien de todos y vamos a mantenernos con un apoyo económico durante todo este periodo de contingencia; si fueran tres, cuatro semanas, las vamos a soportar, porque para eso es el trabajo de organización, de colectividad, solidaridad y autonomía”.

Diego comenta que, mientras el establecimiento esté cerrado, venderán de manera directa los productos como miel, café y artesanías para abonar al ahorro comunitario que se repartirá entre todos de manera igualitaria.

Lee más: COVID-19: Psiquiatras y dentistas anticipan cancelaciones de consultas y mientras tanto atienden hasta por videollamada

La decisión de Alsea sobre sus trabajadores, expone, es ejemplo de un régimen al que no le importa la vida humana -si una persona tiene comida, agua o techo- más que sus ganancias.

“A costa de la propia vida, lo que están haciendo es despedir, desplazar a los trabajadores, y con ello conllevan a ahondar más la miseria, el desprecio y el olvido a la clase más jodida, que son los trabajadores”, critica.

A Diego no parece preocuparle el cierre temporal del Café Viva Zapata. Afirma que, si bien su lucha de autoorganización ya los ha expuesto a peligros como la persecución política, es la misma autoorganización solidaria la que los ha salvado.

“Tenemos un antecedente de más de 20 años de trabajo de organización, de lucha, y eso nos ha permitido que, hoy que tenemos el espacio del café, ya sepamos cómo afrontar la situación que vivimos en este momento. La autoorganización es la única forma como podemos resistir: los zapatistas nos han convocado a resguardar y luchar por la vida, lo estamos haciendo, pero también nos han convocado a organizarnos, y hoy te puedo decir que la única forma de sortear una crisis como la que estamos viviendo es un proceso de organización, un proceso de autonomía y un proceso comunitario”, instruye.

Mardonio Carballo recuerda, a propósito, su reciente poema sobre la epidemia, que es posible, asegura el autor náhuatl, amar sin tocarse.

“No seamos codos ni mezquinos;

Cuidemos todos al otro,

Cuidémonos entre todos.

Se impone hoy”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
EPA

Entre el 30% y el 50% del agua en el mundo se obtiene de manera ilegal, según estudio

La agricultura consume alrededor del 70% del agua disponible en el planeta y la forma en la que la obtiene no siempre es legítima. 3,000 millones de personas no tienen acceso a servicios de agua potable seguros y solo el 10% del agua en el mundo se destina a los hogares.
EPA
15 de septiembre, 2020
Comparte

Puede sonar difícil de creer que entre el 30% y el 50% del agua en el mundo sea “robada”.

Como también parece sorprendente que el 70% de ese recurso sea destinado para la agricultura cuando casi un tercio de la población del planeta no tiene acceso a servicios potables.

Sin embargo, diferentes estudios y expertos señalan que eso es lo que ocurre.

El agua es “robada” o desviada y en lugar de abastecer a las poblaciones se dirige al negocio del agro, según explica a BBC Mundo Adam Loch, experto en el tema de la Universidad de Adelaide (Australia).

Pero el problema no termina ahí.

El planeta desecha la tercera parte de los alimentos que produce y eso hace más injusta esta desproporción en el uso que hacemos del agua, como comenta Richard Connor, responsable del Informe Mundial de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos.

“Es una desperdicio cuando se destina a la sobreproducción de comida”, señala a BBC Mundo.

El “gran robo”

La escasez de agua se agudizó por el cambio climático primero y después por la pandemia del coronavirus.

3.000 millones de personas no tienen acceso a redes de distribución, según la ONU, y el uso “desproporcionado” del recurso en rubros como la agricultura o la minería agrava el problema.

Represa

EPA
El agua se convirtió en un valioso recurso para la generación de electricidad.

Adam Loch señala que, a pesar de los vacíos jurídicos existentes alrededor de la propiedad y el valor del agua, se puede hablar de “robo” dado que existen actores dentro de este modelo de explotación que esquivan procedimientos legales a tal escala que entre el 30% y 50% del recurso se puede considerar sustraído.

Y en perjuicio de las poblaciones.

“Es difícil de precisar los porcentajes, pero sabemos que la agricultura es el mayor usuario a nivel mundial. Y encontramos que esa extracción o consumo en muchos casos se realiza sin que exista derecho legítimo“, explica el experto.

Loch, junto a un equipo de investigadores, publicó recientemente un ensayo titulado “Gran robo de agua”, publicado en la revista científica Nature.

En el trabajo sostienen que la incertidumbre y los cambios repentinos en el suministro de ese recurso aumentan las posibiidades de la ilegalidad de su uso.

“Por ejemplo, los períodos de sequía también pueden alterar las percepciones de las normas, la legitimidad y la equidad de las personas o entidades”, explica el investigador.

Loch añade que el fenómeno del robo del agua tiene un margen elevado de subregistro o directamente es minimizado por los estados.

Pone el ejemplo de la región andina sudamericana, donde no hay un adecuado control del consumo de los sistemas de riego y que puede ser un uso excesivo para maximizar las ganancias.

Zona árida en México

Reuters
Las regiones áridas y las que sufren largos periodos de sequía son un factor que impulsa a la extracción ilegal de agua.

Esta zona, compartida por Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela produce plantaciones de alta demanda en el mercado mundial como la quinua que, a la vez, requieren altos niveles de agua después de la siembra.

Las dificultades

Para Richard Connor el concepto del “robo de agua” se puede utilizar, pero es necesario tomar en cuenta otras figuras.

“Se puede calificar así, pero también hablar de la pérdida del recurso”, explica.

El experto indica, como ejemplo, cuando el agua es desviada a través de canales artificiales o a través de tuberías.

“Cuando esto pasa es difícil de monitorear y determinar si se trata de robo”, explica.

Connor indica que existen muchas “áreas grises” con relación a las concesiones y a la propiedad como tal del agua.

“La agricultura usa enormes cantidades del recurso y puede ser usada de fuentes no permitidas como humedales, que se supone deben ser protegidos, pero también la aprovechan de los sistemas municipales legales”, indica.

Minas en Chile

Reuters
Actividades como la agricultura y la minería demandan grandes cantidades de agua.

El relator de Naciones Unidas explica que, en el mundo, se considera un bien común el agua que se encuentra en ríos, lagos, debajo de la tierra y otros espacios naturales, pero a la vez existen usuarios individuales y compañías que logran los derechos propietarios en determinadas regiones.

“Tratar de establecer quién es el dueño del agua es como buscar al dueño de la electricidad. Es bastante difícil de definir”, concluye.

Consecuencias

Los expertos consultados por BBC Mundo coinciden en que, se trate de robo, explotación o desvío, el uso desproporcional del agua afecta directamente a las poblaciones.

Y con mayor énfasis en las regiones que sufren largas sequías o que por condiciones socioeconómicas no tienen garantizados los servicios sanitarios y potables.

Solo el 10% del agua va para uso doméstico y la inmensa mayoría que va a la agricultura genera poco valor agregado para los productos internos brutos de los países”, indica Connor.

El experto añade que, si bien no hay productividad económica significativa en la distribución del recurso a los hogares, sí se generan beneficios sociales en diferentes áreas como la salud.

“Si la gente crece con acceso a agua potable, claro que repercute en menores costos futuros para los sistemas de salud”, afirma.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=WHVHsbI4oYs&t=

https://www.youtube.com/watch?v=d4L-tZXPhxY

https://www.youtube.com/watch?v=GFJ_N84JzUI&t=

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.