Siberia: donde violar la cuarentena puede costar cinco años de cárcel
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Siberia: donde violar la cuarentena puede costar cinco años de cárcel

La mexicana Laura Guadalupe Rodríguez Hernández relata cómo es el confinamiento en Rusia, donde hasta el momento se han detectado 253 casos de COVID-19.
AFP
Comparte

“Toda persona que haya visitado recientemente algún país europeo (incluyendo Ucrania y Belarús), los Estados Unidos, China, Corea e Irán, así como las personas que vivan con ellas, deberán auto aislarse durante 14 días al regresar a Rusia. De no cumplir con esta disposición, se enfrentaría a una pena de hasta 5 años”. La advertencia la realiza la embajada de México en Rusia a través de un email dirigido a todos los residentes en el país. En el correo también se recuerdan las restricciones impuestas por el gobierno de Vladimir Putin a causa de la epidemia de COVID-19: limitación de los vuelos, veto a la llegada de extranjeros, cierre de instituciones eucativas y deportivas y cancelación de eventos en los que participen más de 50 personas.

Laura Guadalupe Rodríguez Hernández, de Guadalajara, Jalisco, y de 30 años, es una de las mexicanas que recibió esta comunicación. Lleva tres años y medio viviendo en Rusia, concretamente en Tiumen, Siberia Oriental, 1,700 kilómetros al este de Moscú. Enamorada del país de los zares y la revolución bolchevique desde que era una niña, trabaja como profesora de español para cumplir su sueño ruso. 

“Al principio solo había visto memes y me pareció broma. Pero teniendo en cuenta el tamaño de Rusia, y que comparte frontera con 14 países, incluido China, entiendo estas disposiciones, aunque sean tan estrictas”, dice, en conversación telefónica con Animal Político

Lee más: COVID-19: México tiene 251 casos confirmados, se mantiene con dos muertes por coronavirus

Siberia, tierra inhóspita y de clima extremo, siempre fue utilizado como territorio de castigo. Primero los zares y después la Unión Soviética, el lugar fue destino de confinamiento para disidentes. Más de un cuarto de siglo después del colapso del denominado “socialismo real” llegó Rodríguez Hernández a la nueva Rusia. 

Laura Guadalupe Rodríguez Hernández, de Guadalajara, Jalisco, actualmente vive en Tiumen, Siberia Oriental. Foto: Cortesía

Ahora el lugar es clave para entender la expansión de la pandemia. O, al menos, para entender una parte, la del país que ha impuesto algunas de las sanciones más duras para quien incumple el confinamiento obligado. 

Por un lado, porque las medidas de profilaxis tienen algunas de las sanciones más duras del mundo: en Italia o España, si te saltas la cuarentena, pueden multarte o arrestarte durante unos días. Y eso que estamos hablando de los dos principales focos de la pandemia, con 50 mil y 25 mil casos; y casi 5 mil y 2 mil 500 muertos, respectivamente.

En Rusia, por lo mismo, te pueden caer casi cinco años a la sobra. Casi nada. 

Entérate: Encerrados en casa por el coronavirus y la tarea: estudiantes del país se alistan para cuarentena

En el país más extenso del mundo, 253 personas se han contagiado, según datos oficiales, y se ha registrado solo una víctima mortal. 

“Vine de México el 1 de marzo haciendo escala en Estados Unidos”, explica Rodríguez Hernández. Para entonces la disposición no se había decretado, y dice la mexicana que ella usó su cubrebocas, pero, reconoce, “la situación es un poquito preocupante”.

Sin embargo, la joven considera que “hay que tomarse las cosas en serio”.

El COVID-19 es el mismo virus a lo largo de todo el planeta. Su impacto, no obstante, ha sido diferente en cada país. A día de hoy se impone el aislamiento, y más de 500 millones de personas están sometidos a algún tipo de cuarentena, según la agencia Afp. Hemos visto ciudadanos obedientes, ciudadanos asustados, ciudadanos vigilantes hacia sus vecinos, ciudadanos colaborativos, ciudadanos que actúan como si la cosa no fuese con ellos. Por otro lado, existen fenómenos que, de un modo u otro, se han replicado en sociedades bien diversas. La de buscar refugio en la segunda residencia es una de ellas.

En Rusia, según explica Rodríguez Hernández, son tradicionales las casas de campo, conocidas como “dachas”. “En el verano, la gente va a estas casas para plantar verduras y pasar el tiempo. Ahora, tras la cuarentena decretada el martes, todos marcharon a las casas de campo. Las ciudades están quedando vacías”, dice. 

Te puede interesar: Supermercados y farmacias en la CDMX empiezan a restringir las compras de pánico por el coronavirus

La escasez determinados productos a causa de las compras de pánico es también un comportamiento que se ha expandido junto a la pandemia. En Tiumen, como en muchos comercios de la colonia Roma, no se pueden conseguir cubrebocas. 

Quizás el confinamiento sea más sencillo acatarlo ahora mismo en Siberia. No solo por la amenaza de la cárcel, sino porque la oscilación de las temperaturas, entre siete y dos grados bajo cero, tampoco invita a salir.

Tiumen es ahora una región completamente aislada, como muchas otras en el planeta. “Hay un aeropuerto internacional pero no reciben extranjeros”; dice la mexicana, que logró llegar a su casa porque llegó una semana antes de las restricciones.

La cuarentena no es nueva para esta zona alejada, más cerca de Kazajstán que de Moscú. En febrero, cuando la pandemia se extendía, unos 200 rusos procedentes de Wuhán, China, fueron confinados allí hasta comprobar que no habían contraído el virus. Perseguidos políticos, disidentes, posibles contagiados, al final Tiumen siempre fue hogar para confinados.

La región estará cerrada hasta el próximo 1 de mayo. Ahí estará Rodríguez Hernández hasta que se abran las fronteras. Si se abren para esa fecha. Por el momento tiene visado hasta el 29 de mayo. Pero no hay certezas en la era del coronavirus. 

“No sabemos qué va a pasar con nosotros”, dice. 

Es buena pregunta, porque nadie sabe.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué hacer frente al virus porcino con "potencial pandémico" detectado en China

El virólogo australiano Ian M. Mackay advierte que aunque es importante estar alerta ante una nueva cepa de virus gripal con "potencial pandémico" detectada en China, también es conveniente no alarmarse.
4 de julio, 2020
Comparte

Los investigadores han encontrado una nueva cepa de virus gripal con “potencial pandémico” en China. Se trata de un virus que puede contagiarse de cerdos a humanos, y que ha generado un buen puñado de titulares alarmantes.

Que el virus haya sido detectado tan pronto es una excelente noticia, pues activar la situación de alerta de forma rápida permite a los virólogos pasar a la acción y desarrollar nuevos test específicos para este virus gripal concreto.

Pero es importante que entendamos que hasta ahora no hay pruebas de que este virus se pueda transmitir de humano a humano. Y a pesar de que los test de anticuerpos han demostrado que algunos trabajadores chinos de explotaciones porcinas sí que lo han tenido en el pasado, de momento tampoco hay pruebas de que este virus sea particularmente mortífero.

Lo que sabemos hasta ahora

China posee un fantástico sistema de vigilancia contra la gripe implantado en todas sus provincias. Rastrean la aparición de brotes de gripe que tengan su origen en aves, humanos o cerdos. Y lo hacen porque, como afirman los científicos en un artículo “la vigilancia sistemática de virus gripales en cerdos es clave tanto para emitir una alerta temprana como para estar preparados ante una potencial pandemia“.

Entre 2011 y 2018, en sus tareas de vigilancia de virus gripales procedentes de cerdos, los investigadores encontraron lo que denominaron “un genotipo 4 (G4) surgido recientemente y reclasificado como virus H1N1, similar a los procedentes de aves euroasiáticas (EA)”. En ese artículo llamaban al virus G4 EA H1N1. Sostenían que había estado propagándose muy lentamente desde 2013, y que se convirtió en el componente fundamental del virus H1N1 de origen porcino que se detectó en China en 2018.

En castellano: lo que descubrieron fue un nuevo tipo de gripe que era una mezcla de nuestra gripe humana H1N1 y otra de origen aviar.

Lo interesante es que los test de anticuerpos han demostrado que los trabajadores de las explotaciones porcinas de las áreas afectadas estaban contagiados. De entre los trabajadores testados, en torno al 10% (35 personas de 338) presentaban signos de haber contraído el nuevo virus G4 EA H1N1 en el pasado. Las personas de –entre 18 y 35 años parecían más propensas a haberlo tenido.

Hasta ahora no hay pruebas de que el virus se transmita entre humano.

Barcroft Media/Getty Images
Hasta ahora no hay pruebas de que el virus se transmita entre humano.

Lo más destacable, sin embargo, fue que también dieron positivo en anticuerpos un pequeño porcentaje del total de muestras de sangre recogidas; unas muestras que procedían de personas que, en principio, habían tenido poco contacto con los cerdos. Es decir, estas personas también habían tenido el virus en el pasado.

Es muy relevante que hasta ahora los investigadores no hayan encontrado pruebas que apunten a que es posible la transmisión del virus entre humanos.

Han descubierto “eficiencia infecciosa y transmisión por aerosol en hurones”, lo que quiere decir que hay pruebas de que el nuevo virus se puede contagiar a través de gotitas que viajan por el aire de hurón a hurón (se trata de animales a los que a menudo usamos como sustitutos de humanos en los estudios sobre virus de la gripe).

Los hurones infectados por el virus G4 se pusieron enfermos, perdieron peso y sufrieron daños en los pulmones, lo mismo que otros ejemplares infectados con una cepa estacional del virus gripal H1N1 de origen humano.

También descubrieron que el virus puede infectar las células de las vías respiratorias humanas. La mayoría de las personas todavía no tiene los anticuerpos contra los virus G4, lo que quiere decir que la mayoría de sistemas inmunológicos humanos carecen de las herramientas necesarias para combatir la enfermedad en caso de tener que enfrentarse a un virus de este tipo.

En resumen: este virus ha estado circulando durante años, sabemos que puede saltar de cerdos a humanos, y cumple todos los requisitos para convertirse en una de esas enfermedades infecciosas que los investigadores denominan PPP (patógeno potencialmente pandémico).

Si un humano se contagia, ¿es grave?

Aún no tenemos demasiados datos con los que trabajar, pero es probable que la gente que sufrió esas infecciones en el pasado ni se acuerde de que las tuvo. El nuevo artículo sobre el asunto no ofrece demasiados detalles, pero ninguna de las personas de las que procedían las muestras murió a causa de este virus.

No hay indicios de que este nuevo virus haya tenido un gran impacto o una gran expansión en las regiones de China donde ha sido detectado. China posee unos sistemas de vigilancia de virus excelentes y en este momento no debemos tener miedo.

La Organización Mundial de la Salud ha afirmado que está siguiendo muy de cerca los acontecimientos, y que esto “pone de relieve que no podemos bajar la guardia ante la gripe”.

Virus H1N1

Getty Images
La OMS dijo que no hay que bajar la guardia.

¿Qué va a ocurrir ahora?

Las personas que trabajan en mi campo (la investigación de enfermedades infecciosas) están alerta, pero no alarmadas.

Las cepas nuevas de gripe surgen de vez en cuando y necesitamos estar preparados para darles respuesta. Tenemos que prestar la máxima atención a cualquier posible signo de transmisión de humano a humano.

Hasta donde sé, los test específicos que usamos para la gripe en humanos no serán capaces de identificar este nuevo virus G4 EA H1N1, por lo que deberíamos desarrollar nuevos test y tenerlos listos pronto. Sin embargo, nuestros test de cribado estándar para la gripe A deberían funcionar.

En otras palabras: podemos saber si alguien tiene la denominada “gripe A” (un tipo de virus gripal que normalmente detectamos en la gripe estacional). Pero se trata de un término muy general que abarca muchos tipos de cepas de gripe. Todavía no tenemos un test específico para detectar esta cepa concreta descubierta en China, pero podremos desarrollar uno rápidamente.

Resulta clave estar preparados en el laboratorio por si detectamos repuntes inusuales de gripe. Esta preparación subraya la importancia que tienen la planificación contra pandemias, los actuales sistemas de vigilancia de virus así como la ejecución de políticas sanitarias integrales.

Y, como ocurre con toda gripe, nuestras mejores defensas son lavarnos las manos de forma meticulosa y mantener la distancia social en caso de que otros, o nosotros mismos, tengamos el más mínimo síntoma.

*Ian M. Mackay es virólogo y profesor asociado adjunto en la Universidad de Queensland, en Brisbane (Australia)

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation y es reproducido aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí para leer el artículo en su versión original.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial

Banner

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-kpIq2W8Sqs

https://www.youtube.com/watch?v=RsrBdPxW3Xw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.