Sin encuestas ni tomas de temperatura: así llega un vuelo de España a México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Alberto Pradilla

Sin encuestas sobre salud ni tomas de temperatura: así llega un vuelo de España a México

Según fuentes del Servicio de Salud Pública de la Ciudad de México, las autoridades fían todo el control a que la tripulación reporte que algún viajero presente síntomas.
Alberto Pradilla
Por Alberto Pradilla
14 de marzo, 2020
Comparte

En el aeropuerto de Ciudad de México no hay medidas de control visibles para los pasajeros procedentes de países considerados de riesgo por la expansión del coronavirus, como España.

Lo pudieron comprobar los ocupantes del vuelo Ib 6403 procedente de Madrid que aterrizó a las 18:00 horas del viernes. En el trayecto entre el avión y el exterior no hubo revisiones médicas ni encuestas sobre el estado de salud de los pasajeros, a pesar de que el protocolo difundido por las autoridades sanitarias asegura que se vigilaría a todas las personas llegadas desde zonas en las que la pandemia se está extendiendo con mayor rapidez.

Entre los pasajeros había mexicanos que adelantaron su regreso desde España para evitar posibles restricciones y turistas españoles que aprovecharon que todavía no se había decretado el estado de alarma para abandonar el país. Aproximadamente la mitad de los viajeros contaban con medidas de precaución como cubrebocas o guantes.

El sábado, los medios españoles filtraron un decreto por el cual el gobierno prevé la limitación de movimientos durante los próximos días para contener los contagios, aunque aún no se ha hecho oficial.

En España se contabilizan más de 5 mil 900 casos y 189 fallecidos con el Covid-19, según datos del ministerio de Sanidad.

Según la agencia Efe, un total de 72 países han impuesto restricciones a los vuelos procedentes de España y otros países europeos, convertidos en centro de la pandemia.

Entérate: México suma 11 casos de COVID-19 en un día y llega a 26 contagios

Los más estrictos son Arabia Saudí, Argelia (suspensión de vuelos a partir del domingo), Argentina, Austria (suspensión de vuelos a partir del domingo), Chipre, El Salvador, Eslovaquia, Estados Unidos (afecta a 26 países europeos), Filipinas, Guatemala (a todos los europeos), Guinea Ecuatorial, Honduras, India, Irak, Islas Marshall, Israel (a todo no residente), Jamaica, Jordania, Kazajistán, Kirguistán y Kuwait (prohibición a todo el que no sea nacional).

También hay restricciones en Líbano, Malta, Marruecos (abierto paso terrestre), Montenegro, Omán (a partir del mañana), Perú (suspensión de vuelos a partir del domingo), Qatar, República Checa, Singapur, Sudán, Trinidad y Tobago, Turquía (suspensión de vuelos a partir del 14 de marzo), Ucrania (suspensión de vuelos a partir de mañana) y Venezuela.

Por otra parte, hay un total de 30 países que imponen modalidades de cuarentenas para viajeros cuyo origen sea España: Azerbaiyán, Bosnia- Herzegovina, Burundi, Chile, China, Chipre, Colombia, Croacia, Cuba, Dominica, Estonia, Georgia, Guinea Conakry, Kenia, Kiribati, Kuwait, Laos, Liberia, Lituania, Macedonia del Norte, Mozambique, Myanmar, Níger, Noruega, Ruanda, Rusia (Moscú), Samoa, Tailandia, Túnez y Uganda.

Finalmente, otros 8 países exigen alguna otra medida o imponen algún tipo de control tales como Alemania, Camerún, Corea del Sur, Egipto, Italia, Irlanda, Malasia, y Nepal.

México no aplica restricciones, por lo que los ocupantes del vuelo pudieron entrar en el país sin problemas. Según fuentes del Servicio de Salud Pública de la Ciudad de México, las autoridades fían todo el control a que la tripulación reporte que algún viajero presentaba síntomas y a las cámaras termográficas que detectan la fiebre.

Lee más: ¿Pueden hospitales privados hacer pruebas de COVID-19? Esto dicen las autoridades

El coronavirus puede incubarse durante dos semanas sin presentar evidencias.

“A todos los pasajeros provenientes de países de riesgo se les realiza una encuesta sobre su estado actual de salud, así como revisión médica dentro del área sanitaria del AICM”, dice el protocolo difundido por la secretaría de Salud (Sedesa) y los servicios de Salud Pública de la Ciudad de México (SSPDF). “También se les entrega material impreso con información oficial sobre Covid-19 en diferentes idiomas”, dice la nota.

En la zona de migración del aeropuerto no se cumplía ninguna de estas medidas.

Únicamente, en una mesa se podían recoger panfletos escritos en español e inglés en los que se explican los síntomas y se pide que, en caso de presentar fiebre, tos, dolor de cabeza o dificultad para respirar, se contacte con la secretaría de Salud. Nadie preguntó nada a los viajeros. De hecho, era más visible el habitual control aduanero que la presencia de funcionarios de Salud para vigilar la pandemia. Uno de los agentes de Aduana, que protegía su boca con mascarilla, reconoció que “no se están haciendo controles”.

La pandemia, que comenzó en China a finales de diciembre y se ha extendido a 122 países de todo el mundo, está generando respuestas desiguales. Actualmente el principal foco se encuentra en Europa, donde solo el jueves se detectaron más de 4 mil casos.

Qué hacer con los viajeros procedentes de España y otros países con altas tasas de coronavirus es una de las grandes interrogantes para naciones como México, que todavía registran tasas bajas de contagios, con apenas 26 casos según el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

La diferencia en el modo de accionar podía comprobarse el viernes desde el aeropuerto de Madrid-Barajas. A mediodía del viernes, en el ala S, únicamente estaba previsto el despegue de dos vuelos: uno, a Lima, Perú. El otro, a Ciudad de México. Los pasajeros del primero sabían que tenían por delante 14 días de cuarentena. Los del segundo especulaban sobre qué encontrarían al aterrizar. Al final, no encontraron nada.

“Ahí dicen que nos van a poner en cuarentena, pero no hay nada seguro. Como somos personal sanitario nos haremos nuestras pruebas”, dijo Marianela Pecho, de Lima, quien adelantó el regreso de las vacaciones con su hermana por temor a quedarse atrapada en España. Su gran preocupación: el recibimiento que podía tener por parte de una población alarmada y que ve a las personas procedentes de Europa como posibles elementos de contagio.

“Han suspendido clases hasta después de Semana Santa. Alla llegas y tienes que estar 14 días de cuarentena”, explicó Mariano Navarro, de 20 años, estudiante de la Universidad de Navarra, perteneciente al Opus Dei.

En la fila de viajeros con destino a México había mayor incertidumbre.

“Llegando a México me voy al departamento de mi hijo, ya está listo con víveres y todo, nos vamos a quedar 14 días sin contacto con nadie. Tengo que tener esta precaución por mi parte, pero no sé cómo esté en México”, explicó Mireia González, protegida con cubreboca y guantes y preocupada por la posibilidad de que la enfermedad se extienda en el país.

La mujer estaba disfrutando de unas vacaciones junto a su esposo, pero tuvo que cancelarlas y adelantar su regreso.

El vuelo entre Madrid y Ciudad de México estaba compuesto, principalmente, por dos grupos de pasajeros. Por un lado los mexicanos que, como Mireia González, regresaban antes por temor a quedarse atrapados en España. Por otro, turistas españoles que decidieron mantener su viaje programado a pesar de la pandemia. Había rumores de que se impondrían limitaciones a los desplazamientos, pero todavía no se habían hecho efectivas.

“Preguntamos al consulado mexicano y nos dijeron que no había ningún problema. También a Iberia y nos dijeron que podía haber restricciones en los próximos días”, explicó Albert, un turista catalán que viajaba a visitar a un amigo. Sus destinos: Ciudad de México y la costa del pacífico.

A la misma hora del embarque, el presidente español, Pedro Sánchez, anunciaba el estado de alarma, lo que permite, por ejemplo, el confinamiento de poblaciones enteras o limitar la movilidad de las personas. Un día después llegaba la limitación de los movimientos. Hay comunidades como la de Madrid que ya han obligado a cerrar todos los comercios que no sean esenciales (gasolineras, farmacias, supermercados). Esto implica, por ejemplo, la clausura de bares y restaurantes, una medida de alto impacto para un país como España, que presume de tener la tasa más de bares por habitante más alta del del mundo.

México ha detectado hasta el momento 26 contagios y está muy lejos de las cifras de España o Italia. Sin embargo, mientras otros países de la región imponen restricciones y cierran fronteras, aquí no hay manera de garantizar que alguno de los turistas que huyen de sus propias cuarentenas pueda convertirse en foco de contagio.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
EPA

El país que ya atraviesa una 'tercera ola' de COVID-19

Mientras numerosos países enfrentan la temida "segunda ola" de casos de coronavirus, y todavía hay lugares que no superan la primera, Irán ya está contando los muertos de una tercera oleada.
EPA
16 de octubre, 2020
Comparte

Mientras numerosos países enfrentan la temida “segunda ola” de casos de coronavirus, y todavía hay lugares que no superan la primera, Irán ya está contando los muertos de una tercera oleada.

Y en el que ya era uno de los países de Medio Oriente más afectados por la pandemia, esa “tercera ola” es la más letal hasta la fecha.

Irán volvió a romper su récord de contagios diarios a mediados de la semana con los 4,830 nuevos casos de COVID-19 del miércoles 14 de octubre, según los registros de la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos).

Pero la nación persa está rompiendo marcas desde el pasado 22 de septiembre, cuando superó por primera vez los 3,574 casos diarios registrados a principios de junio, en lo más alto de su “segunda ola”.

“Aunque la segunda ola de coronavirus fue contenida exitosamente, la tercera ola ha estado emergiendo porque se han ignorado los protocolos sanitarios”, alertó ese mismo día el ministro de Salud iraní, Saeed Namaki, según un reporte de la agencia oficial Iran Press.

Menos de dos semanas después, el 5 de octubre, Irán ya había igualado su récord de muertes diarias, que se remontaba al mes de julio.

Y los 279 muertos registrados este miércoles también son el mayor número diario en un país que, según cifras oficiales, ya suma más de medio millón de contagios y casi 30,000 muertos por la pandemia.

Entierro en Irán

Getty Images
Irán volvió a romper su récord de muertes por COVID-19 en un mismo día.

La cifra real, sin embargo, es mucho mayor: en agosto pasado el servicio persa de la BBC recibió registros gubernamentales filtrados que mostraban que a 20 de julio habían muerto casi 42,000 personas con síntomas de COVID-19, pero el Ministerio de Salud solamente reportaba 14,405 fallecidos.

La cantidad de personas identificadas como infectadas en esos documentos también era casi el doble de las cifras del ministerio.

Y el viceministro de Salud iraní, Iraj Haririchi, finalmente reconoció que el número real de muertos es “significativamente” más alto que el de las cifras oficiales.

Según BBC Persa, Haririchi explicó que las estadísticas oficiales se basan en el número de muertes con prueba de PCR positiva, pero estimó que, dependiendo de la provincia, el número real de víctimas de coronavirus es entre 1.5 y 2.2 veces más alto que el arrojado por esos registros.

El viceministro también advirtió que tanto trabajadores de la salud como suministros médicos están al borde del agotamiento por el empeoramiento de la situación en Teherán y otras regiones del país.

Teherán “cerrada”

En estos momentos, 27 de las 31 provincias del país ya han sido designadas por las autoridades iraníes como zonas “rojas” por el rápido aumento de contagios.

Y la situación en la capital, Teherán, y sus suburbios, ha sido descrita como especialmente “crítica”.

Ambulancia en Teherán

EPA
Los servicios médicos en Teherán están casi al límite de sus capacidades.

El doctor Alireza Zali, quien comanda las operaciones contra el coronavirus en la provincia de Teherán, advirtió este miércoles que la misma vive “los días más difíciles de la tercera ola la enfermedad”.

“Si no se realiza una intervención seria, esta subida no declinará y las condiciones pueden mantenerla así”, agregó Zali, según declaraciones recogidas por BBC Persa.

Para tratar de limitar la propagación del virus, el uso de mascarillas en la capital es obligatorio desde el pasado sábado, con el gobierno anunciando multas de 6.60 dólares para quien salga a la calle sin una.

Y este miércoles también quedaron prohibidos todos los viajes desde o hacia Teherán y otras cuatro grandes ciudades iraníes hasta el mediodía del domingo.

La medida se ordenó un día después de que el líder supremo de Irán, ayatolá Alí Jamenei, pidiera expresamente la prohibición “de ciertas actividades y viajes”.

Mujer con mascarilla en Teherán

EPA
Las mascarillas son obligatorias en Teherán desde el sábado pasado.

“Las regulaciones sobre el corona deben ser soberanas y vinculantes. Hace tiempo que les he dicho al estimado presidente y a los funcionarios que deben hacerse cumplir”, dijo también Jamenei, según su cuenta de Twitter.

El presidente Hassan Rouhani, por su parte, ya había declarado la semana pasada que cualquier persona que oculte una infección por COVID-19 y no se ponga en cuarentena durante 14 días debería enfrentar “el mayor castigo”.

Y el mandatario también advirtió que los empleados del gobierno que incumplan repetidamente las regulaciones podrían ser suspendidos durante un año y que los negocios infractores podrían cerrarse.

Predicciones sombrías

Las nuevas disposiciones son un buen reflejo de la posición oficial, que culpa del resurgimiento del virus a la falta de cumplimiento de medidas como el uso de máscaras y el distanciamiento social.

Y es que aunque el ministro de Salud iraní, Saeed Namaki, insistió esta semana que mantener “sanciones ilegales” durante una pandemia equivale a un genocidio, también aseguró que Irán ha podido satisfacer sus necesidades de medicamentos y equipos de protección, e incluso exportar a otros países.

Iraníes en una celebración religiosa

Reuters
Las autoridades han amenazado con sancionar a quienes no cumplan con las regulaciones.

En un país empobrecido y agotado por años de sanciones, sin embargo, la confianza en la capacidad de las autoridades para lidiar con la pandemia de coronavirus ha ido disminuyendo.

Y hasta el jefe de la Asociación Médica Iraní, quien es nombrado por el gobierno, se ha mostrado crítico, acusando a los funcionarios encargados de lidiar con la crisis de haber ignorado las advertencias de los expertos.

“Algunas decisiones no fueron tomadas por los expertos, como la reapertura de escuelas o el anuncio de protocolos que la gente no estaba obligada a seguir”, dijo Mohammad Reza Zafarghandi, en declaraciones recogidas por el diario The Guardian.

Pero para Mohammad Talebpour, el director del hospital Sina, el más viejo de Teherán, si los iraníes no actúan todos juntos las consecuencias podrían ser todavía más desastrosas.

Talebpour le dijo al mismo The Guardian que, en ese caso, y si la enfermedad persiste por otros 18 meses, el número de muertos podría alcanzar los 300,000.

Más que una ola, un verdadero maremoto para Irán.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Fq8jbuaUW0M

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.