Supermercados y farmacias en CDMX restringen compras por COVID-19
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Supermercados y farmacias en la CDMX empiezan a restringir las compras de pánico por el coronavirus

En los últimos días las personas están encontrando avisos en supermercados y farmacias para evitar compras de pánico en ciertos productos.
Cuartoscuro
Por M. Ureste, I. Arteta, S. Aguirre, L. Padilla y M. Blancas
20 de marzo, 2020
Comparte

“Estimado cliente: para favorecer a un mayor número de familias, la venta de artículos de limpieza, sanitizantes y desinfectantes, se limita a 3 piezas por familia”. 

Desde el inicio de esta semana, en la que múltiples estados y la Ciudad de México han comenzado a tomar diversas medidas para contener los contagios de coronavirus, el virus que escaló a pandemia mundial en las últimas semanas, miles de personas se están encontrando con estos avisos en supermercados y farmacias para evitar las compras de pánico. 

En el Superama de la calle Río Sena, en la colonia Cuauhtémoc de la Ciudad de México, hasta cuatro de estos avisos impresos a gran tamaño están distribuidos a lo largo de todo el pasillo de detergentes y desinfectantes.

Lee: COVID-19: Dependencias permiten trabajo en casa a empleados con más riesgo, aunque cada una a su modo

La señora María Garrido, que lleva el carrito de la compra lleno de rollos de papel de cocina, porque el estante del papel higiénico está vacío, lee en silencio los letreros y tras hacer un hueco en la cesta deposita obediente solo tres bolsas de detergente blanco. 

“No sabía que ya estaban restringiendo la compra de algunos productos”, dice la mujer encogiendo los hombros. “Pero es mejor así, ¿no? Para que no haya compras de pánico por lo del coronavirus”. 

En el pasillo contiguo, doña Marcela, que lleva un cubrebocas, guantes de plástico, y una rejilla para el cabello, explica que lleva varios días, especialmente desde el martes pasado, viendo a familias enteras que llegan al súper y arramblan con desinfectantes y cloros, sobre todo. 

Aunque en los estantes de este supermercado también se ven múltiples huecos vacíos en la sección de pastas, insecticidas, aerosoles, lavatrastes, y jabón de manos. En el resto de mercancías, lácteos, carnes, pescado, panadería, etcétera, no se aprecia escasez.

“Lo que se están llevando por montañas es el papel higiénico”, subraya Marcela, que asegura que es lo primero que desaparece de las estanterías nada más abrir el supermercado en la mañana, siguiendo una extraña tendencia que también se produjo en países de Europa afectados por el coronavirus, como España, donde en pleno brote fue de los productos que primero escasearon en los supermercados. 

En este mismo supermercado, un letrero en la puerta pide no acudir con niños, mujeres embarazadas, o adultos mayores, de no ser estrictamente necesario. Y un empleado pega otro letrero que reza que, por seguridad, queda temporalmente fuera de servicio la paquetería.  

En otro Superama, pero en Querétaro, en la sucursal de Jurica, desde el lunes ya se apreciaban amplios espacios vacíos en la zona de venta de agua embotellada, pan, papel de baño y desinfectantes. 

En Walmart, en una sucursal de Cuajimalpa, en la capital mexicana, los mismos letreros en los pasillos de productos de limpieza y desinfectantes, advierten también que las compras están restringidas temporalmente a solo tres productos por persona. 

Mientras que en Bodega Aurrerá de la colonia San Rafael, también en la capital, aunque pertenece a Grupo Walmart no hay advertencia sobre la restricción de productos de limpieza. Pero las toallitas húmedas y el Lysol también están agotados. El cloro solo está disponible de marca propia. 

En esta tienda, la única advertencia que se lee en letreros pegados en paredes y muros son las medidas de higiene extras que se están tomando: aseo diario con soluciones desinfectantes en zonas de mucho tráfico y alto contacto, y personas dedicado solo a limpieza de áreas claves. 

Lee: ¿Qué hacer en caso de violencia doméstica durante encierro por COVID-19?

“En días recientes, hemos observado un incremento en la afluencia de clientes a nuestras tiendas. Por esta razón, estamos enfocados a garantizar el abasto de productos”, asegura el letrero pegado en la puerta. Mientras que, en el acceso principal del supermercado, a un costado del estacionamiento, la tienda oferta papel de baño, que, aunque escasea, sí había en stock hasta ayer en la noche. 

En cuanto a Chedraui, en un recorrido por la sucursal de Eduardo Molina, en la alcaldía Gustavo A Madero, se constató que no hay letreros limitando las compras de productos de limpieza. Aunque sí había letreros con varias recomendaciones, como “venir a comprar solo una persona por familia”, “apoyar a personas de la tercera edad y grupos de riesgo, haciendo la compra por ellos”, “intentar pagar con tarjeta”, y “mantener un metro y medio de distancia entre clientes y colaboradores”. 

No obstante, existen reportes en redes sociales de usuarios que señalan que la tienda Chedraui ha implementado algunas restricciones de ventas de algunos productos, entre ellos el huevo. 

Restricciones en farmacias

En otro recorrido por farmacias de la capital también se constató restricciones en la compra de múltiples productos. 

Por ejemplo, en Farmacia San Pablo de la colonia Cuauhtémoc, se advierte desde la entrada que se reserva el derecho a limitar la venta de ciertos productos, “con el fin de beneficiar al mayor número de clientes”. 

De cubrebocas, solo se venderá por persona un máximo de 10 bolsas con cinco o 10 piezas; de gel antibacterial, solo tres en presentaciones de un litro o más; cinco piezas de medio a 750 mililitros, o hasta 10 botecitos de 50 a 450 mililitros. 

Y en productos vitamínicos, un máximo de tres piezas de la Línea Redoxon, Aderogyl, Emergen-C y Vitamina C Aurax (marca propia).

Sin embargo, tienen agotados cubrebocas, gel antibacterial y hasta alcohol líquido. Según contó un dependiente, desde la semana pasada empezó a escasear y esta semana, les llegan como 40 piezas al día, pero abren a las 7 de la mañana y alrededor de las 8 ya se les agotan.

En la Farmacia de Dios, en la sucursal de Reforma esquina con Varsovia, también tienen un letrero en la puerta de acceso que advierte que “ante esta situación extraordinaria (por el coronavirus)” limitará la venta de múltiples productos, principalmente el alcohol cutáneo, la vitamina C, el gel antibacterial, y los cubrebocas, que limita a 5 paquetes por persona. 

Mientras que en la Farmacia Benavides, que está ubicada a escasos metros de la Farmacia de Dios, también tiene restringida la venta de cubrebocas y de gel antibacterial, los productos más demandados desde hace varias semanas. 

Lee: México registra 164 casos positivos por COVID-19 y 448 sospechosos

De hecho, en ninguna de las farmacias recorridas se encontró cubrebocas, ni gel antibacterial, ni guantes de látex. 

Supermercados no modifican sus horarios

Por otra parte, algunas publicaciones en redes sociales señalaron que las tiendas de Walmart en México cambiarían su horario de servicio. Sin embargo, Walmart aseguró que todas sus tiendas continuarán abiertas en su horario habitual.

En un comunicado, la empresa advirtió en su tienda en línea que ante la alta demanda de productos, “es probable que haya retrasos” y que su “nivel de servicio se vea afectado”. 

Como acciones específicas para hacer frente al COVID-19, Walmart México informó que han intensificado los esfuerzos de limpieza. También dijo que se enfocan en “garantizar el abasto de productos” en todas sus plataformas.

Y para “gestionar los suministros de la mejor forma”, Walmart invitó a sus consumidores a “ tener un consumo responsable racionando la mercancía que compran”. 

La empresa Soriana también compartió un comunicado con Animal Político en el que señala que ha tomado “medidas precautorias para evitar la propagación de cualquier virus”.

Dice que entre esas medidas están el fortalecimiento de los procedimientos de limpieza en los “principales puntos de contacto de las tiendas” y la “desinfección frecuente de carritos y canastas”. Soriana señala que continuará operando en el horario normal.  

Entre otras cosas, subraya que sus “colaboradores han sido instruidos en el correcto lavado de manos y uso continuo de antibacterial”. También señala que están “asegurando el continuo abasto de productos básicos para satisfacer las necesidades de consumo”. 

Respecto a los empacadores, explica que “todas las medidas preventivas y de limpieza, también aplican para los empacadores voluntarios que deseen seguir realizando dicha actividad. Aquellos que deseen no acudir a las tiendas a realizar la actividad de empacado hasta pasada la contingencia, se les respetará su lugar en la plantilla de empacadores”.

Además, Soriana anuncia que, “por seguridad y por salud”, a paritr de este 20 de marzo sus empacadores voluntarios mayores ya no estarán brindando el servicio de empacado.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Países como Colombia o México 'no tienen alternativa' a seguir con la guerra contra las drogas: expresidente Rafael Pardo

El colombiano Rafael Pardo fue uno de los políticos que tuvo que lidiar con la lucha contra el tráfico de narcóticos, una guerra dirigida por Estados Unidos que, según él, países como Colombia o México no tienen otra opción que acoger.
21 de junio, 2021
Comparte

Han pasado 50 años y la guerra contra las drogas sigue sin ganarse.

Este mes se cumple medio siglo desde que el entonces presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, declarara una lucha frontal contra el tráfico ilegal de estupefacientes.

Una política interna de Washington que marcó profundamente a Colombia, México y otros países de América Latina.

El político colombiano Rafael Pardo es quizá una de las personas que más de cerca vivió esa guerra en la región.

Con 30 años entró al gobierno como consejero de paz y entre 1991 y 1994 fue ministro de Defensa durante el gobierno de César Gaviria.

Desde ahí tuvo que enfrentar al poderoso cartel de Medellín, al mando de Pablo Escobar. En esos años el narco fue detenido como parte de una amnistía, se escapó de la cárcel y mantuvo una lucha violenta contra el Estado que dejó cientos de víctimas y terminó con su muerte en 1993.

Rafael Pardo

AFP
Rafael Pardo ha sido miembros del establecimiento político durante décadas en Colombia, pero además ha sido escritor de varios libros, entre ellos “La guerra sin fin”.

Pardo luego fue periodista, candidato a la presidencia y a la alcaldía de Bogotá, ministro de Trabajo y ficha clave del proceso de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Su libro “Guerra sin fin” sobre el tráfico de narcóticos se publicó el año pasado por la editorial Planeta.

A propósito del aniversario del anuncio de Nixon, Pardo habló con BBC Mundo.


Usted hizo parte fundamental del establecimiento político que luchó contra el narco durante décadas. ¿Cree que se equivocaron en algo?

En los años 80 ya había pasado el boom de la marihuana y empezaba el de la cocaína. Los carteles estaban en auge. Hoy ya no existen. Pablo Escobar y su cartel de Medellín ya no están y el cartel de Cali fue extraditado.

Cuando era ministro de Defensa, entre el 91 y el 94, fumigamos la amapola y Colombia hoy es un productor marginal de ese producto base para la producción de heroína.

La prioridad era librarnos de narcoterrorismo y nos libramos.

¿Tenían o tienen países como Colombia o México una opción distinta a seguir y apoyar la política antidrogas de Washington?

Nuestros países no tenían ni tienen alternativa a seguir con la guerra contra las drogas.

Es clave, antes y ahora, estar en sintonía con Estados Unidos, porque su influencia nos marca en todo sentido: económico, militar y político.

Y en este gobierno (de Estados Unidos) de Joe Biden no se muestra ningún signo de cambio.

¿Qué impacto tuvo el narcotráfico en la economía colombiana?

La revaluación del peso es uno, y eso le restó competitividad a la economía legal, porque quitó los incentivos para exportar. Colombia sería un país más próspero si no hubiera narcotráfico.

El dólar callejero está tradicionalmente más bajo que el dólar en las casas de cambio o en los bancos.

Pero además hay un efecto cultural. La riqueza fácil, la idea de que todo vale para enriquecerse, marcó a este país. Hasta en los colegios hay cierta admiración por los narcos.

El narcotráfico ha sido una desgracia para Colombia.

Campesino cocalero

AFP

Sabemos que no solo en Colombia, sino en Perú y México, importantes dirigentes políticos recibieron dinero de esa industria. ¿Hasta qué punto el narcotráfico se convirtió en un eje de la política?

Hay un ejemplo en Colombia que prefiero no nombrar. Mejor sí lo nombro: Ernesto Samper (presidente entre el 94 y el 98 cuya campaña presidencial recibió dineros del narco).

¿Quién se ha beneficiado de la guerra contra las drogas?

Los narcos y las agencias antidrogas.

En Colombia se han intentado todo tipo de estrategias para sustituir cultivos ilegales por legales. Pero ¿tiene sentido seguir insistiendo en esas estrategias mientras las drogas sean el negocio más rentable para un campesino?

Sustituir es la opción más sostenible para los campesinos, que son el eslabón más débil, el que menos gana. No hay un solo campesino rico. Solo sobreviven.

Las ganancias no están ahí, sino en los intermediarios.

Pero ¿sustituir es mejor opción que legalizar?

No es tan sencillo. Hay que atacar los problemas que sustentan las actividades de drogas: pobreza, informalidad, exclusión.

Luego romper el prohibicionismo con políticas de descriminalización a pequeñas dosis y de salud pública que ataquen la adicción.

Eso debe ir de la mano de cooperación internacional, porque un país productor no supera este trauma solo.

Guerra contra las drogas

AFP

¿Cuánta responsabilidad se le puede atribuir al narcotráfico en la persistencia de problemáticas como la criminalidad, la sobrepoblación carcelaria o la corrupción en América Latina?

La criminalidad está altamente relacionada con la droga.

La sobrepoblación carcelaria tiene que ver con jóvenes que en su mayoría son acusados de tráfico de drogas.

La corrupción en sentido estricto no tiene que ver con drogas, pero la cultura del “todo vale” es un incentivo para la corrupción.

¿Qué opina de la iniciativa del gobierno de Iván Duque de volver a hacer aspersiones con glifosato para erradicar cultivos de coca?

Estoy a favor de la aspersión para el cultivo de amapola, que es una mata más débil. Pero la coca es más fuerte. La amapola requiere de una aspersión mientras que la coca requiere múltiples aspersiones.

Estados Unidos, que ha estado 19 años en Afganistán, no ha fumigado nunca. Probablemente en Afganistán no tienen en cuenta los efectos cancerígenos, sino que reconocen que la efectividad no está probada.

Considerando los afectos cancerígenos del glifosato, el proyecto de Duque es una locura.

Primero porque su efectividad es nula. Segundo porque va a generar una agitación social en las zonas productoras.

Y tercero porque va a repercutir en costosas demandas legales al presidente, al ministro de Defensa y, en últimas, al Estado.

Es más fácil y más barato sustituir.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=W8JQbeOpsvY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.