Declaran emergencia sanitaria por COVID-19; aislamiento hasta el 30 de abril
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Declaran emergencia sanitaria por COVID-19; Salud extiende sana distancia hasta el 30 de abril

La Jornada de Sana Distancia contemplaba levantarse el 19 de abril, por lo que se extenderá 11 días más.
30 de marzo, 2020
Comparte

El Consejo de Salubridad General declaró como emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor a la epidemia generada por el coronavirus SARS-CoV-2.

Ante el crecimiento de casos, que este lunes llegó a 1,093 positivos, la Secretaría de Salud anunció que se alarga el periodo de suspensión de actividades no esenciales hasta el 30 de abril.

El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, explicó que esta medida aplicará para los sectores público, privado y social y tiene el objetivo de mitigar la suspensión del virus, que en México ya dejó 28 muertos.

La Jornada de Sana Distancia contemplaba levantarse el 19 de abril, por lo que se extenderá 11 días más. Las clases se mantendrán suspendidas hasta el 30 de abril.

Durante la conferencia de este lunes, el canciller, Marcelo Ebrard aclaró que ninguna disposición de la declaratoria de emergencia se aproxima a un toque de queda.

“El Gobierno de la República no cree en eso. La Guardia Nacional tiene un despliegue en el territorio, continuará haciendo su trabajo y ahora se le encomienda a Sedena y Marina los planes que se les han conferido”, explicó.

Las nuevas medidas

Las actividades que no deberán parar porque están consideradas como esenciales son la que de manera directa son necesarias para atender la contingencia sanitaria: rama médica, paramédica, administrativa y de apoyo en todo el sector salud público y privado.

Las involucradas en la seguridad pública y la protección ciudadana; en la defensa de la integridad y la soberanía nacional; la procuración e impartición de justicia, así como la actividad legislativa en los niveles federal y estatal.

También los sectores para el funcionamiento prioritario de la economía: financieros, el de recaudación tributaria, distribución y venta de energéticos, gasolineras y gas, generación y distribución de agua potable, industria de alimentos y bebidas no alcohólicas, mercados de alimentos, supermercados, tiendas de autoservicio, abarrotes y venta de alimentos preparados.

Además de servicios de transportes de pasajeros y carga; producción agrícola y pecuaria, agroindustria, química, productos de limpieza; ferreterías, servicios de mensajería, guardias en labores de seguridad privada; guarderías y estancias infantiles, asilos y estancias para personas de la tercera edad.

Así como telecomunicaciones y medios de información, servicios privados de emergencia, servicios funerarios y de inhumación, de almacenamiento y cadena de frio de insumos esenciales, logística (aeropuertos, puertos y ferrocarriles), así como actividades cuya suspensión pueda tener efectos irreversibles para su continuación

Y también la conservación y mantenimiento de infraestructura crítica que asegura la producción y distribución de servicios indispensables como ser los de: agua potable, energía eléctrica, gas, petróleo, gasolina, turbosina, saneamiento básico, transporte público, infraestructura hospitalaria y médica de primer nivel, entre otros más que pudieran ser definidas bajo esta categoría.

López Gatell señaló que en todos los sectores y actividades definidos como esenciales se deberá evitar realizar reuniones que congreguen a más de 50 personas, se deberán aplicar las medidas de higiene y guardar la sana distancia.

El subsecretario indicó que se exhorta a toda la población, y a quienes lleguen del extranjero, a cumplir resguardo domiciliario, que será estricto para toda persona de 60 años o con diagnóstico de hipertensión arterial, diabetes, obesidad y/o embarazo, aun cuando su actividad laboral se considere esencial. El personal esencial de interés público podrá, de manera voluntaria, presentarse a laborar.

En cuanto a la operación de los programas sociales del gobierno, estos se consideran esenciales, pero las oficinas públicas harán también una reducción inmediata del personal que esté laborando.

Los procesos electorales, censos y encuestas que impliquen las movilización de personas y la interacción física se suspenden hasta nuevo aviso. Todas las medidas deberán aplicarse con apego a los derechos humanos.

Cuando la emergencia haya pasado, la Secretaría de Salud junto con la de Economía y la del Trabajo emitirán las medidas para el regreso escalonado y regionalizado a todas las actividades.

La Secretaría de Salud será la que determine las acciones para atender la emergencia por el coronavirus, informó el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, al leer los acuerdos del Consejo.

Hacienda, Economía, Trabajo, IMSS, ISSSTE e Infonavit deberán vigilar la protección de los trabajadores durante la emergencia.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Paolo Miranda

El enfermero italiano toma fotografías de la crisis por el COVID-19 en un hospital

Paolo Miranda es enfermero en un hospital en Italia. Sus imágenes cuentan la historia de los trabajadores de la salud que están al frente en la lucha para salvar vidas.
Paolo Miranda
20 de marzo, 2020
Comparte

“Todos nos llaman héroes, pero no me siento como uno”.

Paolo Miranda es enfermero de cuidados intensivos en el único hospital de Cremona, una pequeña ciudad de la región italiana de Lombardía que está en el corazón del brote del nuevo coronavirus.

Allí, hasta el 19 de marzo había más de 2,000 personas contagiadas del virus y unas 200 habían muerto.

Al igual que muchos de sus colegas, Miranda ha estado trabajando largos turnos de 12 horas durante el último mes.

“Somos profesionales, pero nos estamos agotando. En este momento, sentimos que estamos en las trincheras, y todos tenemos miedo”.

Un enfermero frente a una pantalla.

PAOLO MIRANDA

A Paolo le encanta tomar fotos y decidió documentar la sombría situación dentro de la unidad de cuidados intensivos donde trabaja.

“No quiero olvidar lo que está pasando. Esto se convertirá en historia y para mí las imágenes son más poderosas que las palabras”.

En sus fotos, Paolo quiere mostrar la fuerza de sus colegas, pero también su fragilidad.

“El otro día, de la nada, una de mis compañeras comenzó a gritar y saltar de un lado a otro del pasillo”, relata.

“Le habían hecho una prueba de y acababa de enterarse de que no tenía el virus. Normalmente es muy tranquila, pero estaba aterrorizada y no podía contener su alivio. Es humana”.

Una trabajadora de la salud usa máscara de protección. A

PAOLO MIRANDA
Hay más de 35.000 casos confirmados de coronavirus en Italia.

Es un momento de prueba para el joven enfermero y su equipo. Pero están comprometidos y se ayudan mutuamente.

“A veces, algunos de nosotros nos derrumbamos: sentimos desesperación, lloramos porque nos sentimos impotentes cuando nuestros pacientes no están mejorando”, cuenta.

Cuando eso pasa, el resto del equipo intenta hacer que su compañero se sienta mejor.

“Decimos alguna una broma, lo hacemos sonreír e incluso reír. De lo contrario, nos volveríamos locos”, dice.

Un miembro del hospital consuela a un compañero.

PAOLO MIRANDA
El desgaste emocional puede ser muy duro muchas veces.

Italia superó ya a China en número de muertos con de 3.400.

Con más de 41.000 casos confirmados, los médicos y enfermeros del país, particularmente en las ciudades más afectadas del norte, están luchando para seguir adelante día a día.

En los nueve años que lleva ejerciendo de enfermero, Paolo vio morir a muchas personas, ya está acostumbrado.

Pero lo que lo golpeó durante esta pandemia es ver a tanta gente morir sola.

“Cuando los pacientes mueren en cuidados intensivos, normalmente están rodeados de su familia. Hay dignidad en su muerte. Y estamos allí para apoyarlos, es parte de lo que hacemos”.

Por lo general, los familiares y amigos pueden visitar y reunirse junto a la cama de los enfermos.

Pero durante el último mes, eso está prohibido, para evitar el contagio. Ni siquiera pueden entrar al hospital.

“Tratamos a todas estas personas con el virus como si básicamente fueran abandonados”, describe.

“Morir solo es algo muy feo, no se lo deseo a nadie”.

Dos enfermeras hablan en el hospital.

PAOLO MIRANDA
El norte de Italia, donde se encuentra este hospital, tiene una gran cantidad de personas mayores, que son más vulnerables al virus.

Un hospital abrumado

El hospital de Cremona se ha transformado en un “hospital de coronavirus”.

Ahora solo tratan a pacientes con el virus, alrededor de 600, y todas las demás operaciones médicas fueron suspendidas.

Siguen llegando nuevos pacientes, pero se han quedado sin camas en la unidad de cuidados intensivos.

“Hemos estado instalando camas en cualquier lugar que podemos, en todos los rincones. Está tan desbordado de gente”.

Están construyendo un hospital de campaña fuera de la entrada principal, que proporcionará 60 camas adicionales para cuidados intensivos. Pero no es suficiente.

Hospital staff put on protective clothing

PAOLO MIRANDA
Paolo capturó el momento en el que sus colegas se preparan para tratar a los pacientes con coronavirus.

Luz al final del túnel

Entonces, ¿cómo se las arregla Paolo para enfrentar en esta situación?

Él dice que el amor que la gente le está demostrando a los enfermeros en todo el país los mantiene activos.

Muchos fueron aclamados como héroes.

El equipo de este hospital en Cremona recibió decenas de regalos.

“Cada día que entramos en el trabajo encontramos algo nuevo”, cuenta Paolo.

“Pizzas, dulces, pasteles, bebidas… el otro día recibimos mil cápsulas de café con máquina de café espresso. Digamos que mantenemos el ánimo con carbohidratos”, bromea.

Los regalos le dan a Paolo algo de consuelo, pero nunca puede desconectarse por completo del hospital.

Dos enfermeros se abrazan.

PAOLO MIRANDA
Los enfermeros se cuidan unos a otros.
Una enfermera descansa en una silla.

PAOLO MIRANDA
Un breve descanso durante un turno de 12 horas ayuda a recuperar la fuerza.

Estoy destrozado cuando regreso a casa al final de mi turno. Me voy a dormir y me despierto varias veces durante la noche. A la mayoría de mis colegas les pasa lo mismo”.

Lo único que lo mantiene activo es la adrenalina.

Pero esta situación está empezando a pasar factura y Paolo se siente cada día más cansado.

“No veo la luz al final del túnel por ahora. No sé qué pasará, solo espero que esto termine”.

Foto grupal de miembros del hospital.

PAOLO MIRANDA
Los miembros del hospital tratan de mantener el espíritu en medio del brote del coronavirus.
Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=bDSon-ZHCQM

https://www.youtube.com/watch?v=TBuHqj-S9F4

https://www.youtube.com/watch?v=BsXdeTlTQ7c

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts