Día Mundial de Vida Silvestre: así salvan a 4 especies de la extinción
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Richard Barrett / WWF-UK

Día Mundial de la Vida Silvestre: estrategias para salvar a cuatro especies de la extinción

Una mirada al trabajo incansable de cuatro científicos que han dedicado sus carreras a la protección del jaguar, del oso de anteojos, la ballena azul y del lobo gris, todas especies en peligro debido a la cacería y pérdida de sus hábitats.
Richard Barrett / WWF-UK
Por Michelle Carrere / Mongabay Latam
3 de marzo, 2020
Comparte

El planeta se encuentra en emergencia climática. La ciencia ha asegurado que la velocidad con la que se deterioran los ecosistemas no tiene precedentes en la historia de la humanidad, además que el problema es de tal magnitud que un millón de las casi 8 millones de especies de animales y plantas que existen en el mundo están en peligro de desaparecer. Las tres cuartas partes del medio ambiente terrestre están deterioradas y aproximadamente el 66 % de los océanos ha sido alterado de manera significativa producto de las actividades humanas.

Lo irónico de este escenario es que el ser humano depende precisamente de ecosistemas estables y saludables para poder sobrevivir. Detener entonces la devastación del Planeta es urgente para asegurar nuestra propia existencia. Es por eso que este 2020 ha sido catalogado como un “Súper año” para la biodiversidad, en el que “tenemos una oportunidad real de doblar la curva de la pérdida de la naturaleza”, señala Inger Andersen, Directora Ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

Diversas reuniones se llevarán a cabo este 2020 para evaluar avances en los compromisos adoptados hasta ahora y acordar nuevos tratados para proteger ecosistemas que todavía se encuentran desatendidos como es el caso de altamar. Pero, además, este es un año clave, pues entra en vigencia el Acuerdo de París —firmado en la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 21) en el 2015—, lo que significa que los países tendrán que demostrarle al mundo que los compromisos climáticos asumidos pueden evitar que la temperatura del planeta se eleve por sobre los 1,5°C respecto al período preindustrial.

De no lograrlo, el Secretario General de Naciones Unidas, Antonio Guterres, advirtió “un efecto dominó en cada gran desafío que enfrenta la humanidad, […] pérdida de vidas debido a emergencias climáticas” y un retraso drástico de la economía global.

En este contexto, el Día Mundial de la Vida Silvestre se celebra hoy bajo el lema “Garantizar el sostenimiento de la vida en la Tierra” y Mongabay Latam rescata cuatro esfuerzos científicos para salvar a cuatro especies de la extinción.

Lee más|Colombia: incendios, amenazas de muerte y operativos militares desatan nueva crisis en la Amazonía

Colombia: nuevos bosques para el oso de anteojos

Este animal (Tremarctos ornatus), catalogado como Vulnerable según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), habita los bosques andinos, los bosques altoandinos y los páramos desde el oeste de Venezuela hasta el norte argentino. En Colombia, el 70% de la población vive en los Andes, en una zona donde los bosques se han reducido drásticamente. Esta situación genera un conflicto entre esta especie y los productores ganaderos de la zona, pues cuando hoy uno de sus animales es atacado, asumen que son los osos los responsables, explica el científico Mauricio Vela. Esto constituye una amenaza importante para la supervivencia de los osos.

“Hay una creencia errónea entre campesinos y ganaderos que piensan que los osos atacan a los animales domésticos”, dice Vela. Sin embargo, el experto asegura que del 100% de los casos, “el 99% no son ataques reales sino por los hábitos carroñeros del oso”. Es decir, los osos suelen alimentarse de la presa cuando esta ya está muerta, pero cuando el campesino llega a “revisar el ganado ve al oso comiéndosela y cree que es el atacante”, precisa el investigador.

 

Para enfrentar este y otros problemas surge el proyecto ‘Conservamos la Vida’, una alianza público privada entre la Fundación Grupo Argos, Parques Nacionales Naturales de Colombia y WCS Colombia que se desarrolla, desde hace cinco años, en la zona cafetera situada en los alrededores del Parque Nacional Natural Tatamá. A través de acuerdos de conservación, el proyecto promueve que algunas áreas destinadas al cultivo de café sean liberadas, para permitir así que el bosque se recupere. A cambio, el proyecto compensa a los productores con el mejoramiento de su sistema productivo.

“Les decimos: ‘a cambio de que usted me libere tres de las 10 hectáreas que tiene, yo le ayudo a mejorar la producción en las otras siete’ ”, explica Vela. Esto puede ser a través del mejoramiento del suelo, instalaciones dentro de las fincas para poder cosechar el café, beneficiaderos de café u otras necesidades del productor. Al final, “el café por ser sustentable con el oso de anteojos genera un valor agregado por lo que el producto puede ser vendido a un mejor precio”, explica Vela.

El científico trabaja además en una segunda investigación público-privada que involucra al Parque Nacional Natural Chingaza, ubicado muy cerca de Bogotá, y a los productores ganaderos de la zona. Ahí, los científicos han identificado que el conflicto se da por el número de días que el campesino deja solo al ganado sin supervisión humana, debido a la lejanía de las fincas. Esto hace que los índices de conflicto aumenten porque mientras los animales no son vigilados, “el ganado se puede desbarrancar o morir por diferentes causas incluyendo la depredación por pumas, por ejemplo”, dice Vela. Para reducir el conflicto, los investigadores trabajan con los campesinos para que la supervisión de las fincas pueda ser mayor y más constante.

Ambos ejemplos demuestran que “la conservación va a amarrada al mejoramiento de la producción de las zonas rurales”, dice el científico. “Si conservo vivo mejor, vivo bien”, concluye.

Perú: hotspot de jaguares en Tambopata

De acuerdo con la organización Panthera, los jaguares (Panthera Onca) han desaparecido en un 40 % de su rango histórico en el continente y, según datos científicos publicados en marzo de 2018, se estima que la población mundial bordea hoy los 173 000 ejemplares. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) ubica a la especie en la categoría de Casi Amenazada aunque científicos aseguran que existe la posibilidad de que pase a considerarse Amenazada.

El hábitat del jaguar se ha perdido por el avance de la agricultura y otros usos del suelo, sin contar el impacto significativo que generan las mafias que persiguen a estos felinos para comercializar ilegalmente diferentes partes de su cuerpo y el acoso de los productores ganaderos que consideran a la especie un peligro para sus animales.

Al interior de la Reserva Nacional Tambopata, en la Amazonía peruana, más de 100 cámaras trampa monitorean una zona de 200 kilómetros cuadrados con el principal objetivo de estimar la población de jaguares, saber si está va en ascenso o descenso, si existen crías y calcular el tiempo que estas permanecen con sus madres.

Esta iniciativa, llamada Amazoncam, una de las más importantes del proyecto Wired Amazon de la empresa Rainforest Expedition, comenzó en 2016 y a la fecha ha logrado identificar 24 de estos animales, es decir, 12 jaguares por cada 100 kilómetros cuadrados. Esto representa “una población grande y estable”, asegura Adrian Avellaneda, coordinador de Wired Amazon.  De hecho, es posible decir que se trata del lugar “con la mayor abundancia de jaguares de la Amazonía”, agrega el biólogo, tomando en cuenta que en el Pantanal, en Brasil, que ocupaba esta posición de liderazgo, “se estima que viven entre 6 a 8 jaguares por cada 100 kilómetros cuadrados”, dice el científico.

Cada tres meses, Avellaneda y otros integrantes del equipo de investigación se internan en la selva para recoger las tarjetas de memoria y cambiar las baterías de las cámaras trampa instaladas cada dos kilómetros.

Avellaneda asegura que la primera parte del proyecto, que corresponde a establecer la cantidad de jaguares que existen en el área, ya está prácticamente concluida aunque la población todavía podría subir a 25 o 26 individuos. Ahora, lo que sigue es sumar nuevos datos relacionados a la dinámica poblacional, el tiempo de vida de un jaguar, la tasa de nacimiento anual de estos felinos, así como la inmigración y emigración de una población.

México: el lobo gris regresa de la extinción

Hace más de 40 años nació en Estados Unidos una iniciativa científica que buscaba regresar al lobo gris mexicano (Canis lupus baileyi) al sur del país, a un lugar donde esta especie se había extinguido. Como en México aún quedaban ciertas poblaciones pequeñas, se capturaron algunos animales para que, tras reproducirlos en cautiverio, pudieran ser reinsertados en sus lugares de origen.

Cuando los científicos lograron tener 250 ejemplares en cautiverio, comenzaron a liberarlos en los estados de Arizona y Nuevo México. Corría 1998 y una década después, el 11 octubre del 2011, empezaron a hacer lo mismo en México. Dos años más tarde, en 2013, nacieron las primeras camadas en la vida silvestre mexicana y hasta ahora son 20 los cachorros que han nacido en la naturaleza, aunque no todos han sobrevivido.

“Ahora mismo hay entre 35 y 40 lobos viviendo de manera silvestre y en EE.UU. la población silvestre está en 150 animales, es decir, entre los dos países hay 200 lobos”,  asegura Jorge Servín, profesor investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana y precursor del programa de recuperación de la especie en México.

Además, existen entre 300 y 350 animales en cautiverio repartidos en los 55 lugares de reproducción a lo largo de los ocho a diez mil kilómetros que separan el zoológico de Chicago, en EE.UU., del zoológico de Puebla, en México.

Servín asegura que el éxito del programa se debe en gran parte a que este ha sido flexible a lo largo de los años. “Los conceptos de protección, conservación y reintroducción han cambiado mucho”, dice el experto y añade que “el programa ha sabido adaptarse a esos cambios, a las circunstancias de ambos países y a las diferencias en las legislaciones ambientales”.

Una de las buenas decisiones, asegura el científico, “fue que todos los lobos se debían de tratar como una sola población, independientemente de los lugares donde estén en cautiverio”. Por ello, cada año los expertos que trabajan en el programa se dan cita en una reunión binacional para tomar decisiones respecto de cuántos ejemplares se liberarán, dónde se liberarán o cuántas reproducciones en cautiverio se realizarán. Asimismo se toman decisiones respecto al intercambio de animales entre recintos para alejarlos de la endogamia y así reproducir animales que sean genéticamente capaces de reproducirse con éxito en la vida silvestre.

A finales de 2019, cambió la categoría de riesgo del lobo gris mexicano: pasó de ser considerado Extinto a estar En Peligro. El objetivo del grupo, indica Servín, es continuar con la recuperación de la especie para que en 30 años más, la especie esté fuera de peligro y las poblaciones sean autosostenibles…

Lee la nota completa en Mongabay Latam

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Science Photo Library

Cómo el cambio climático está modificando el eje de rotación de la Tierra

Un grupo de científicos acaba de descubrir que el potencial devastador que la acción humana está teniendo sobre Tierra afecta también la forma en la que funciona el propio eje del planeta.
Science Photo Library
26 de abril, 2021
Comparte
Una imagen que representa los movimientos de la Tierra

Science Photo Library
La inclinación de la Tierra, y por tanto su eje, dependen en gran medida de la propia masa del planeta.

Inundaciones y sequías, lluvias torrenciales e incendios infernales, tormentas, temperaturas extremas, extinción de especies…

Los efectos del cambio climático son ya visibles en muchos lugares del planeta y muy pocos expertos dudan de que son una de las amenazas más emergentes para la vida.

Sin embargo, un grupo de científicos acaba de descubrir un nuevo elemento que muestra cómo el potencial devastador que la acción humana está teniendo sobre la Tierra afecta también la forma en la que funciona el propio planeta.

Según una investigación publicada el pasado mes en la revista de la Unión Geofísica Estadounidense (AGU, por sus siglas en inglés) el cambio climático ha estado detrás de una serie de desplazamientos que han tenido lugar desde la década de 1990 en el eje de rotación de la Tierra.

Y es que en los últimos 30 años, el eje del planeta -la línea imaginaria alrededor de la cual gira el planeta en su movimiento sobre sí mismo- ha experimentado un desplazamiento acelerado.

osos polares

Getty Images
El cambio climático está provocando el derretimiento del hielo en los polos.

Desde 1980, la posición de los polos -que son el punto donde el eje de rotación de la Tierra se cruza con la superficie- se ha movido unos cuatro metros en dirección este, según indica el estudio.

La llamada deriva polar -que indica cómo ha ido variando la posición de los polos a lo largo de la historia- cambió de dirección por completo en 1995, y entre ese año y 2020, la velocidad del movimiento de los polos aumentó unas 17 veces en comparación con lo que sucedió entre 1981 y 1995, según la AGU.

Pero ¿cuál es la causa?

Polos que se mueven

El movimiento del eje de la Tierra, según los expertos, es normal.

Los cambios en la distribución de la masa del planeta hacen que el eje se mueva, y por tanto, hace que también se desplacen los polos.

Su movimiento generalmente ocurre de forma natural, ya sea por cambios en la atmósfera, los océanos o en la parte sólida de la Tierra.

Pero la nueva investigación sugiere que el tipo de desplazamiento que se ha reportado desde la década de 1990 tiene a la acción humana como responsable.

Para entender el porqué es necesario regresar a la física básica que estudiamos en el colegio.

La rotación o el movimiento de cualquier objeto se ven afectado por cómo se distribuye su masa.

Ahora bien, la distribución del peso de la Tierra siempre está cambiando a medida que las entrañas fundidas del planeta se agitan y su superficie se transforma.

Pero en estos cambios tiene un “peso” fundamental el agua, que forma casi las tres cuartas partes del planeta.

Por ello, los investigadores se plantearon realizar observaciones del agua en sí misma, mediciones de la pérdida de hielo y estadísticas del agua subterránea bombeada para uso humano para ver cuál podría ser su impacto sobre el cambio en el eje.

El desplazamiento

La investigación encontró que el agua es un factor clave.

Según el estudio, la principal causa de este movimiento en el eje estuvo en la pérdida de agua en las regiones polares, o sea, el hielo que se derritió y fluyó hacia los océanos.

Masas de hielo polar

Getty Images
El cambio climático está derritiendo las masas de hielo.

La disminución aceleradaresultante del derretimiento del hielo glacial es el principal impulsor de la rápida deriva polar después de la década de 1990“, concluyó el equipo de expertos.

El derretimiento del hielo glacial es una consecuencia directa del cambio climático provocado por el hombre.

Se estima que más de un tercio de los glaciares que aún quedan en el mundo se derretirán antes del año 2100. En cuanto al hielo marino, el 95% del más antiguo y grueso que se encontraba en el Ártico ya desapareció.

Los científicos estiman que si las emisiones continúan aumentando sin control, el Ártico podría quedar sin hielo durante los veranos a partir del año 2040.

Agua para el bombeo

El estudio también señala cómo, en menor medida, la acción de bombear el agua para el consumo humano o la agricultura también tuvo un impacto en ese sentido.

Y es que el agua subterránea se almacena, como su nombre indica, debajo de la tierra; pero, una vez que se bombea, gran parte de ella fluye al mar, redistribuyendo su peso en el planeta.

Los expertos calculan que en los últimos 50 años, la humanidad ha extraído 18 billones de toneladas de agua de depósitos subterráneos profundos, que no ha sido reemplazada.

De acuerdo con los expertos, estos hallazgos sostienen los postulados de que el cambio climático y la acción humana están detrás de los desplazamientos bruscos experimentados por el eje terrestre en los últimos 30 años.

Gotas de lluvia

Getty Images
El agua que se extrae para el consumo humano o la agricultura muchas veces termina en el mar.

“Los hallazgos ofrecen una pista para estudiar el movimiento polar impulsado por el clima en el pasado”, dijo Suxia Liu, hidróloga de la Academia de Ciencias de China y autora principal del estudio en un comunicado.

Con anterioridad, datos recopilados por el satélite Grace, lanzado en 2002, habían servido para vincular el derretimiento de los glaciares con los movimientos de los polos entre 2005 y 2012.

Sin embargo, esta es la primera investigación que demuestra el impacto del cambio climático sobre el eje de rotación de la Tierra en la década previa al lanzamiento de estos sistemas de observación.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarganuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=vBgTbUZ59J0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.