Ayutla, Oaxaca: sin agua, sin apoyo del estado y bajo la amenaza del COVID-19
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Ayutla, Oaxaca: sin agua, sin apoyo del estado y bajo la amenaza del COVID-19

San Pedro y San Pablo Ayutla, Oaxaca, llevan casi tres años sin agua desde que un grupo armado de Tamazulapan, un municipio vecino, se adueñó del manantial que utilizaban. El gobierno estatal dice que ambas comunidades tienen derechos y alega que no puede intervenir.
Especial
Comparte

“El Estado ha sido omiso con nosotros. Solo ha brindado protección a los agresores. Nos despojaron del manantial de agua, destruyeron el sistema hidráulico y perpetraron otros hechos de violencia contra nuestra comunidad. Y no nos han apoyado”. Yásnaya Elena Aguilar Gil, es lingüista, escritora, traductora y activista por la lengua ayuujk (mixe). Desde 2017 lleva denunciando la situación de San Pablo y San Pedro Ayutla Mixe, Oaxaca, sin agua que llegue a sus domicilios desde que un grupo armado formado por habitantes de la vecina Tamazulapan del Espíritu Santo se apoderó de unas tierras en las que se encontraba el manantial que habían utilizado desde la década de los 70 del siglo pasado. 

La pandemia por COVID-19 y un reciente incendio han agravado la situación de la comunidad, de cerca de 5 mil habitantes. 

Una de las recomendaciones fundamentales por la pandemia es lavarse las manos continuamente. Pero en Ayutla no disponen de agua corriente en sus domicilios más que de forma intermitente. Hasta el momento se ha detectado un único contagio en la Sierra Norte, dice Aguilar Gil. Pero sin la protección del agua diaria y el jabón, en esta comunidad están más expuestos que otros.

Según cifras del Instituto Nacional de Estadística (Inegi), el 96% de los hogares mexicanos tienen agua, aunque solo el 69% lo recibe a diario. En el caso de Ayutla, sus condiciones han retrocedido en tres años. De disponer agua habitualmente a quedarse casi en seco. 

Lee: Se reactiva incendio forestal que amenaza casas en Ayutla, Oaxaca

Por si no fuera poco, un incendio se desató en la zona y arrasó 80 hectáreas. Hay un vecino en el hospital a causa de las quemaduras y la desertificación que provoca el fuego no es buena para la sequía. “Llegó una brigada contra el fuego y, ¿qué pidió? Agua, que es lo que no tenemos”, explica Aguilar Gil.  

Ante la desidia del Estado, incapaz de ejercer la autoridad para imponer una solución, los vecinos tienen que autoabastecerse. 

Semanalmente, un volteo toma agua del mismo manantial y llena algunos tanques del interior del municipio. Hace cinco días llegó un pipa del gobierno estatal.

Pero no es suficiente. 

Antes corría el agua, desde hace tres años ya no lo hace y nadie hace nada por resolverlo. 

“Hay unos que están una semana sin agua, otros 15 días. No alcanza. La única solución es la reconexión”, dice Esther Martínez Altamirano, representante de Bienes Comunales, una autoridad que funciona por usos y costumbres. “Necesitamos una solución”, añade Clemente Antonio Martínez, presidente municipal de San Pedro y San Pablo Ayutla, que reivindica que el agua ha sido siempre propiedad del municipio que él dirige. 

La pregunta es si alguna institución puede hacer valer acuerdos o resoluciones que impliquen que el agua vuelva a fluir como antes. El gobierno de Oaxaca se ha colocado en una posición equidistante y dice que ambas localidades tienen derechos y que tiene las manos atadas. Mientras tanto, el agua que antes llegaba a las casas de San Pedro y San Pablo Ayutla se pierde, porque nadie la recoge, en un momento en el que les necesidades son urgentes. 

Lee: Cesan a funcionario de Salud en Oaxaca que dio positivo a COVID-19 por escupir y toser a personal del ISSSTE

Recientemente, la administración de Alejandro Murat hizo público un comunicado en el que aseguraba que “ambas comunidades están en permanente conflicto por un territorio que les permanece a las dos poblaciones que ha derivado incluso en enfrentamientos armados”. 

Animal Político quiso conocer la opinión de las autoridades de Tamazulapan. Artemio Ortiz Ricárdez, su presidente municipal, respondió por WhatsApp no poder responder nada al respecto y se limitó a hacer referencia a la posición oficial del gobierno del estado. 

Según el ejecutivo de Oaxaca, ambos municipios tienen los mismos derechos y esta es una pelea entre iguales que se ha enturbiado por amparos recíprocos. En esta lógica, no hay referencia a las víctimas de los ataques de hace tres años, todas ellas originarias de San Pedro y San Pablo Ayulta.

Asesinato y secuestros impunes

El conflicto comenzó el 18 de mayo de 2017, cuando vecinos de Tamazulapan del Espíritu Santo, a seis kilómetros y medio de San Pedro y San Pablo Ayulta, llegaron armados y arrebataron 25 solares a sus vecinos, según denuncia Aguilar Gil. En uno de estos terrenos se encuentra el manantial Jënanyëëj, del que se surtían los habitantes del municipio agraviado.

El 5 de junio, la Fiscalía General de Justicia del Estado envió a la zona a un perito y tres agentes estatales para realizar una inspección ocular. El mismo grupo armado los atacó, matando al vecino Luis Juan Guadalupe, hiriendo de bala a otras seis personas y secuestrando a cuatro mujeres, que fueron “agredidas física, emocional y sexualmente”, según el informe de observación elaborado por diez organizaciones de la sociedad que visitaron la zona los días 6,7 y 8 de agosto de 2019.

“Las mujeres fueron remitidas a la cárcel de Tierra Blanca, cuya Agenta Municipal Nicolasa Martínez Juliana toleró e instigó una serie de torturas y malos tratos a las mujeres retenidas, las cuales se encontraban separadas, con los ojos vendados, y sabían de la existencia de las otras por los gritos”, dice el documento. 

El vicefiscal, Alejandro Ramírez, dijo que “se han judicializado algunas carpetas de investigación”. No quiso dar detalles para no entorpecer la acción penal pero aseguró que mantienen comunicación con los representantes de Ayutla.

La violencia no se detuvo entonces. Según recuerda Aguilar Gil, 25 de agosto fue dinamitado el sistema hidráulico que llevaba el agua a Ayutla. El coste de los daños es de un millón 700 mil pesos, según el informe de observación. 

Desde entonces se han celebrado mesas de diálogo, pero nunca se han cumplido los acuerdos alcanzados. Incluso, según denuncia Aguilar Gil, los representantes de Ayutla se mostraron dispuestos a recibir únicamente la mitad del agua que llegaba del manantial, pero el acuerdo fue frustrado, según su testimonio, por la acción de los “grupos violentos” del municipio vecino. 

Lee: Pueblos de Oaxaca piden a AMLO no hacer eventos para evitar contagio de COVID-19

El último gran intento de pacto tuvo lugar en mayo de 2018, cuando el gobernador Alejandro Murat anunció un “acuerdo histórico” que resolvería el conflicto entre ambos municipios. No fue así. En realidad, se celebraron reuniones paralelas y los representantes de Ayutla nunca firmaron la minuta.

A día de hoy, Ayutla exige una reconexión del servicio del agua, mientras que el gobierno de Oaxaca dice que ambas partes tienen razón y que los amparos interpuestos impiden que se puedan llevar a cabo acciones de resolución. No hay menciones al muerto ni a las acciones armadas iniciadas en 2017. 

“Ese terreno nunca fue de ellos. Tenemos un mapa de 1907 en el que especifica bien de cuántas hectáreas tiene de terreno Tamazulapan y Ayutla. Se ve claro que el agua siempre fue de Ayutla”, dice Martínez Altamirano. 

La organización comunitaria es particular en Ayutla. Por un lado, está la administración, representada por el presidente municipal. Por el otro, los representantes por usos y costumbres. Pero no son dos estructuras que funcionen paralelas, sino que el presidente municipal es reconocido por ambas.

Gestionar el agua está en manos de la comisión de agua. Aunque la representante de bienes comunales también participa en la vigilancia del manantial. Dice que la separación de Tamazulapan les permitiría acceder a más recursos, ya que podrían tener delimitados sus límites, obtener la carpeta básica y poder aplicar a ayudas federales.

Ahora sin embargo, la urgencia es el agua. Son tres años sin acceder al manantial y la situación se agrava ahora, en temporada seca. Explica Martínez Altamirano que se utiliza un tinaco con forma de salchicha que distribuye algo de agua a los tanques. Pero denuncia que no es suficiente. 

Recientemente, el gobernador Murat aseguró que no era cierto que los habitantes de Ayutla no tuviesen agua, que ya estarían muertos, algo que enfadó mucho a los vecinos. 

La denuncia de Ayutla ha llegado a organismos estatales, como la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) o el Congreso de la Unión, e internacionales, como la ONU. 

Por el momento no hay respuesta para sus demandas. 

La misión de observación recomendó que el Estado y el Gobierno federal garanticen el derecho al agua y se promueva la coordinación interinstitucional; además, pide que se respeten los derechos humanos de los defensores y que las familias tengan acceso a la verdad, justicia y reparación. 

Ninguna de estas propuestas se han cumplido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus: el extraordinario caso del hombre que dio positivo 43 veces a COVID

Dave Smith es uno de los pocos pacientes que permaneció cerca de 300 días con el virus SARS-CoV-2 activo dentro de su cuerpo y vivió para contarlo.
19 de julio, 2021
Comparte

En marzo de 2020, Dave Smith, un instructor de manejo británico de 72 años, se contagió de covid-19.

Reino Unido estaba en ese momento atravesando la primera ola de la pandemia y Smith tenía una serie de afecciones de salud preexistentes —había sido diagnosticado con leucemia y tratado exitosamente con quimioterapia en 2019— que lo hacían particularmente vulnerable ante el virus.

La mayoría de las personas infectadas con SARS-CoV-2, incluso aquellas que sufren la llamada covid-19 de larga duración, eliminan el virus de su cuerpo en un promedio de 10 días.

En el caso de Smith, en cambio, este se quedó en estado activo dentro de su cuerpo por más de 290 días.

“Las conté. Fueron 43 veces“, le dice Smith a la BBC, rememorando la cantidad de pruebas PCR que dieron positivo.

“Rezaba todo el tiempo pidiendo que la próxima fuera negativa, pero nunca lo era”.

Los médicos confirmaron que no se trataba de una reinfección sino de una infección persistente tras secuenciar el virus en el laboratorio.

Dave Smith y su esposa Lyn

BBC
Smith conversó con su esposa para dejar las cosas en orden, pues no creía que se recuperaría.

Los cerca de 10 meses que Smith pasó enfermo —que incluyeron siete internaciones hospitalarias— fueron una agonía para él: sus niveles de energía eran mínimos, y necesitaba ayuda para casi todo.

“En un momento dado estuve tosiendo cinco horas sin parar. Desde las cinco de la mañana hasta las diez de la noche. No puedes imaginar el agotamiento que genera esto en tu cuerpo”, dice el paciente, que perdió 60 kilos en el transcurso de su enfermedad.

El de Smith es uno de los casos de infección activa por covid-19 más prolongados que se haya registrado hasta el momento en el mundo.

Infección persistente vs. covid de larga duración

El caso de Smith es extremadamente poco común, sobre todo por la cantidad de tiempo que le llevó eliminar el virus, pero es algo que puede ocurrir en personas inmunocomprometidas.

Así se lo explica a BBC Mundo Andrew Davidson, profesor de virología de la Escuela de Medicina Celular y Molecular de la Universidad de Bristol, en Reino Unido, y parte del equipo que investigó el caso de Smith.

“Normalmente tu sistema inmune se deshace del virus produciendo anticuerpos que se le unen, impidiéndole así que infecte a las células, y también con linfocitos T, que destruyen a las células infectadas con el virus y otros mecanismos”, dice.

Pero como el sistema inmunitario de Smith estaba debilitado, no podía combatirlo.

Esto puede ocurrir no solo con el SARS-CoV-2 sino también con muchos otras virus que pueden quedar dentro del cuerpo de forma permanente.

Mujer enferma

Getty Images
En la covid de larga duración los síntomas continúan pese a que el virus fue eliminado, mientras en una infección persistente sigue presente y activo.

“Algunos virus causan una infección persistente y una vez que te has infectado es muy poco probable que te liberes del virus”, explica Davidson, y da como ejemplo el virus del VIH que se queda dentro del cuerpo, en estado latente.

“Puedes tratarlo con antivirales que suprimen al virus, pero no lo eliminas”, agrega.

El virólogo aclara que la covid-19 de larga duración y la infección de covid persistente son dos cosas diferentes: mientras que en la primera ciertos síntomas como el cansancio o la dificultad para respirar subsisten pese a que el virus ya fue eliminado, en la segunda el virus está presente y activo.

Una hipótesis que está siendo investigada en el caso de la covid de larga duración es la posibilidad de que el virus siga estando dentro del paciente, escondido dentro de algún órgano, y por eso no es detectable.

Hasta el momento esto no ha sido confirmado y esta forma de enfermedad sigue siendo un enigma para los médicos.

El tratamiento de Trump

Smith logró finalmente superar la enfermedad con un cóctel de fármacos antivirales de la farmacéutica estadounidense Regeneron que contienen dos anticuerpos monoclonales (casirivimab y imdevimab).

El tratamiento —el mismo que recibió el expresidente de Estados Unidos Donald Trump— no está aprobado en Reino Unido, pero le fue suministrado a Smith por razones humanitarias, dada la particularidad de su caso.

Después de 45 días de recibir la medicación, la PCR dio por primera vez un resultado negativo.

Expresidente de EE.UU. Donald Trump

Getty Images
Smith fue medicado con los mismos fármacos que se utilizaron para tratar a Trump.

“Fue como haber recibido una nueva vida”, recuerda Smith, quien confiesa que estaba “listo para abandonar la pelea” y que había conversado con su esposa Lyn para “dejar los asuntos en orden”, pensando en que no sobreviviría.

Sus médicos creen que fueron los fármacos lo que permitió curar la enfermedad, aunque estiman que existe una posibilidad mínima de que el paciente estuviera a punto de mejorar por sí mismo y lo que sucedió fuera una coincidencia, más que una relación causa consecuencia.

“La única manera de probarlo es con un ensayo clínico adecuado”, señala Davidson.

Peligros de una infección persistente

Más allá de las implicancias personales de sufrir una infección persistente, la situación crea un riesgo epidemiológico a nivel de la comunidad.

En primer lugar, un paciente con una infección activa es potencialmente contagioso, aunque es difícil saber en qué grado en comparación con una persona que tiene una infección adquirida recientemente.

En el caso de Smith, este no pudo pasar el virus a otras personas ya que, por su debilidad, en la mayor parte del tiempo no salió de casa.

“Pero esto nos hace preguntarnos si no puede haber gente (con una infección persistente) dentro de la comunidad expulsando y propagando el virus”, señala Davidson.

PCR

Getty Images
Con cada prueba positiva, Smith iba perdiendo las esperanzas de recuperarse.

Por otro lado, mientras el virus continúe activo dentro de una persona, seguirá evolucionando y cambiando.

“Sabemos que en este caso cambió rápidamente y algunos de estos cambios fueron encontrados también en las variantes preocupantes”, explica el virólogo.

“El virus tiene la posibilidad de probar todo tipo de mutaciones y ver qué puede hacer, y puede evolucionar para volverse más transmisible”, agrega.

Ahora, fuera de peligro, Smith vive cada día agradecido, como si fuera un regalo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=WhrDWNcNQEM&list=PLLhUyPZ7578f0mEhbsSm_1gcFYotscJgl

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.