El opaco Censo del Bienestar, la base para dar apoyos por COVID-19
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Censo del Bienestar: opacidad en registros y costos, y ahora la base para apoyos por COVID-19

La Coordinación de Programas para el Desarrollo en Presidencia ha rechazado entregar información sobre este ejercicio; mientras la Secretaría de Bienestar insiste en que solo esa Coordinación tiene información oficial.
Cuartoscuro
27 de abril, 2020
Comparte

El gobierno federal anunció que se utilizará el Censo del Bienestar para entregar créditos y apoyos durante la contingencia provocada por el COVID-19, pero a la fecha de este ejercicio que se realizó entre 2018 y 2019 no hay datos oficiales: no se conoce cuánto costó, a quiénes censó, o detalles de las personas registradas. 

La Coordinación de Programas para el Desarrollo de la Oficina de la Presidencia, a cargo del Censo, ha rechazado tener información; mientras que la Secretaría del Bienestar insiste en respuestas vía transparencia que solo esa coordinación tiene datos oficiales. 

Según el presidente Andrés Manuel López Obrador para realizar el censo se fue a las zonas más pobres del país. Gabriel García Hernández, coordinador general de programas para el desarrollo de la oficina de Presidencia, explicó el pasado 23 de abril que el censo “fue un trabajo que se hizo inmediatamente que empezó la transición de gobierno, duró seis meses con 20 días”.

Explicó que se visitó 300 mil localidades y colonias del país y “se entrevistaron a 30 millones de personas”. 

Lee: Gobierno publica decreto sobre apoyos a microempresas; 27 mil personas ya pueden solicitar créditos

El funcionario agregó sobre este ejercicio que “la transparencia es la mejor amiga de la honestidad, de hecho siempre van de la mano. Lo primero es que se van a poner a disposición y ya están publicados todos los padrones de quienes reciben y eso da un primer nivel de transparencia”.

Pese a ello, no existen datos públicos oficiales que permitan realizar ese ejercicio de transparencia y conocer quiénes fueron las personas censadas, cuáles fueron los resultados del Censo del Bienestar o con qué metodología se realizó. 

Aunque García Hernández reconoció en conferencia de prensa ese 23 de abril que es responsable del Censo del Bienestar, en solicitudes de información vía transparencia hechas por Animal Político, la oficina de la Coordinación de Programas que dirige rechazó tener cualquier dato vinculado a este ejercicio. 

En enero y febrero de 2020, la Coordinación General de Programas para el Desarrollo dijo que no contaba con información sobre: “cuántas personas habían sido censadas, de qué localidades, municipios y estados; información sobre sexo, edad y ocupación de las personas censadas; o recursos ejercidos para implementar el Censo del Bienestar”. 

La respuesta de la oficina de Gabriel García Hernández fue que no contaba con una estructura operativa a su cargo dado que no se había emitido el nuevo Reglamento Interior de la Oficinal de la Presidencia y dirigió la solicitud hacia la Secretaría del Bienestar, diciendo que a esa instancia le corresponde “integrar, mantener y actualizar un sistema de información con los padrones de beneficiarios de programas sociales de la Administración Pública Federal”. 

Lee: AMLO anuncia más créditos para empresas familiares afectadas por la pandemia

Pero aún la Secretaría de Bienestar rechazó tener información sobre el Censo del Bienestar. 

El 17 de enero de 2020 dijo que la única información disponible es que “con fecha de corte al mes de abril han sido censadas 21 millones 327 mil 846 personas, a nivel nacional”. 

“No se cuenta con otra información de sexo, edad, ocupación u otros” sobre las personas censadas; tampoco sobre recursos públicos ejercidos o partidas presupuestales y objetos del gasto de las partidas de las que provinieron los recursos, respondieron a solicitudes de información.

La Secretaría del Bienestar y la Coordinación General de Programas para el Desarrollo indicaron que para conocer los recursos públicos ejercidos en este ejercicio era necesario consultar a la Secretaría de Hacienda. 

Hacienda respondió vía transparencia que no contaba con información y dijo que “el artículo 4 de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria señala que los ejecutores del gasto son los encargados de rendir cuentas por la administración de los recursos públicos”. En este caso, señaló a las instancias de gobierno que ya habían rechazado entregar los datos públicos. 

En marzo de 2020, el Instituto Nacional de Transparencia Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) admitió el recurso de revisión ante la negativa del gobierno federal de entregar datos sobre el Censo del Bienestar. 

El INAI, bajo la ponencia del entonces comisionado Joel Salas, determinó que existía información pública suficiente para determinar que el gobierno federal ha estado “registrando a la sociedad a diversos programas a través del Censo del Bienestar” y, por tanto, debe contar con información pública al respecto que merece ser transparentada. 

Y no solo eso, la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal señala que el gobierno federal cuenta en las entidades con las “Delegaciones de Programas para el Desarrollo” que tienen a su cargo “la coordinación e implementación de planes, programas y acciones para el desarrollo”, en este caso, como ha dicho en múltiples ocasiones el presidente López Obrador, a través del Censo del Bienestar. 

La misma Ley indica que esto ocurrirá a través de los lineamientos que emitan la Secretaría del Bienestar y la Coordinación General de Programas para el Desarrollo de la Oficinal de la Presidencia. 

Incluso, la ley señala que las Delegaciones de Programas para el Desarrollo estarán adscritas a la Secretaría del Bienestar, pero sus titulares serán designados a propuesta de la Coordinación General de Programas para el Desarrollo, que ha estado a cargo por instrucción del presidente López Obrador. 

Cada una de las Delegaciones de Programas para el Desarrollo en los estados del país respondió a solicitudes de información tras el recurso de revisión interpuesto por Animal Político. 

Todas las Delegaciones rechazaron tener cualquier información sobre el Censo del Bienestar o las operaciones de los llamados Servidores de la Nación —identificados así a quienes, según el gobierno federal, levantaron el censo—. 

Lo que sí dijeron todas las Delegaciones, en respuestas separadas entregadas vía transparencia, es que la información disponible del Censo del Bienestar corresponde a las Unidades de Coordinación de delegaciones que reportan a la Coordinación General de Programas para el Desarrollo de la Oficina de la Presidencia, instancia a cargo del Censo del Bienestar. 

Las mismas Delegaciones remitieron a las Unidades que reportan a la oficina de Gabriel García Hernández en Presidencia, que ha negado contar con estructura operativa para llevar a cabo el Censo  y, por tanto, ha rechazado transparentar cualquier información de este ejercicio.

El pasado 23 de abril, Gabriel García Hernández habló de transparencia para el Censo del Bienestar, pero no es la primera vez que se hace esa promesa. 

En febrero de 2019 el presidente López Obrador dijo: “Llevamos un censo realizado para beneficiarios de los programas sociales que alcanza a 24 millones de personas. Los padrones se van a hacer públicos, se van a transparentar para que todos los mexicanos sepan a quién se está apoyando, a quién se les está entregando una beca, un crédito; un apoyo por ser adulto mayor, por ser una persona con discapacidad. Todo se va a transparentar. Estamos en ese proceso”.

Con la emergencia por COVID-19, el gobierno federal insiste en que el Censo del Bienestar será la base para repartir apoyos, aunque a la fecha, no se conocen datos sobre este ejercicio, cómo se realizó, cuánto costó o quienes son las personas inscritas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ucrania y Rusia: ¿Qué pasó en el primer diálogo entre ambos países para buscar una salida pacífica al conflicto?

Representantes ucranianos y rusos se reunieron este lunes cerca de la frontera de Bielorrusia con Ucrania intentando buscar una salida al conflicto.
28 de febrero, 2022
Comparte

Representantes ucranianos sostuvieron una primera ronda de negociaciones con sus contrapartes rusos este lunes en territorio de Bielorrusia para buscar una salida al conflicto.

Luego de unas horas de diálogo, ambas partes regresaron a sus capitales para realizar consultas antes de una segunda ronda de conversaciones, informó la agencia Reuters citando a la agencia bielorrusa Belta News.

Ucrania dijo que quería un alto el fuego y la retirada de las tropas de Rusia, mientras que el Kremlin dijo que no anunciaría su posición de manera anticipada.

Los negociadores de Moscú solo han dicho que esperan llegar a un acuerdo que beneficie a ambas partes.

Bielorrusia, país vecino de ambas naciones cuyo gobierno es aliado de Moscú, fue la sede para las negociaciones en el quinto día desde que Moscú arrancara la invasión contra su vecino.

Las expectativas de una solución pacífica, sin embargo, no eran altas antes de la reunión del lunes.

Kiev aceptó enviar diplomáticos a una localidad próxima a la frontera entre Bielorrusia y Ucrania, a pesar de reportes de que el presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, se prepara para enviar tropas que se sumen a la invasión rusa.

Antes de arrancar los diálogos, el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky urgió a las tropas rusas a deponer sus armas y pidió que la Unión Europea le otorgara la membresía de la organización.

“Como siempre: realmente no creo en el resultado de esta reunión, pero intentémoslo”, dijo Zelensky.

Cinco días de hostilidades militares

Soldado frente a edificio residencial alcanzado por fuego de morteros en Kiev.

DANIEL LEAL / GETTY

Las hostilidades militares comenzaron cuando Vladimir Putin, presidente de Rusia, ordenó el pasado jueves 24 de febrero una “operación militar especial” para defender a la población rusófona residente en Ucrania, especialmente de la región prorrusa y separatista del Donbás, en el este del país.

Los enfrentamientos entre tropas ucranianas y rusas se han repetido en varias de las principales ciudades del país, aunque de momento Ucrania mantiene el control sobre ellas, incluida Kiev, la capital.

Occidente, con Estados Unidos y la Unión Europea a la cabeza, ha implantado severas sanciones económicas y estratégicas contra bancos, oligarcas y altos funcionarios del gobierno ruso, incluido Putin.

Este domingo, el mandatario ruso ordenó a sus fuerzas de disuasión nucleares ponerse en estado de máxima alerta.

El conflicto está generando miles de víctimas mortales entre militares y civiles, con cientos de miles de ucranianos desplazados que huyen de los enfrentamientos.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=_g8wqDqtsSs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.