¿Cómo proteger a los adultos mayores del COVID-19?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

¿Cómo proteger a los adultos mayores del COVID-19 y que no se sientan abandonados?

Especialistas recomiendan buscar maneras de integrar a los adultos mayores a la familia y la comunidad, ante la cuarentena por COVID-19.
Cuartoscuro
2 de abril, 2020
Comparte

Los médicos han advertido que los más vulnerables ante la nueva enfermedad por coronavirus COVID-19 son los adultos mayores. Pero además de proteger su salud física, y justo porque saben que tienen mayor riesgo, es importante proteger también su salud mental, ante el temor y la distancia social autoimpuesta.

Organismos internacionales y especialistas en psicología recomiendan buscar maneras creativas para mantener a estas personas con interacción social e integradas a la familia y la comunidad, para que su calidad de vida no empeore con la cuarentena.

Te puede interesar: ‘Nadie entra y si sale ya no regresa’, así viven adultos mayores aislados en asilos por COVID-19

La ONU advirtió este fin de semana en un comunicado que los adultos mayores ya afrontan una discriminación particular por motivos de edad, por lo que se requiere garantizar sus derechos humanos durante la contingencia.

“El distanciamiento social no debe convertirse en exclusión social”, señaló la experta independiente de la ONU Rosa Kornfeld-Matte.

De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), regularmente una cuarta parte de las personas mayores ya sufre vivir “socialmente aislada”, es decir, con poco contacto social de rutina, y más de 40% se sienten solas.

“Se puede estar aislado socialmente sin reportar sentimiento de soledad y se puede estar solo sin estar aislado socialmente, pero ambas condiciones pueden causar daño a la salud física y mental de las personas mayores. Por otra parte, las redes e interacciones sociales robustas mejoran la salud de las personas mayores. Las medidas han de ponderar entre la protección de las personas mayores frente al virus y la disminución de su calidad de vida con la pandemia. El inadecuado equilibrio de las acciones de distanciamiento social puede crear una situación difícil”, expresó el organismo en un comunicado.

¿Cómo explicarle a padres, madres y abuelos que no nos vamos a ver?

La doctora María Montero y López Lena, especialista de la Facultad de Psicología de la UNAM, recomienda, en primer lugar, dejar claro que el alejamiento de los adultos mayores en este periodo no es abandono, sino todo lo contrario: un acto de amor responsable.

Por ello, lo primero es explicar y poner en claro que si por un tiempo no se va a ir a visitar a padres, madres y abuelos que superan la edad de riesgo, es justo porque se les quiere y por una responsabilidad sobre su salud. Y como adultos mayores, entender que cuidarse es también un acto de responsabilidad con sus hijos, para que no vayan a tener que dejar su trabajo o familia propia por cuidarlos en caso de enfermar.

Te puede interesar: AMLO adelanta pensiones a adultos mayores y dice que habrá austeridad

“Lo más importante es que tú estés bien, para que él esté bien. El amor responsable implica, en esta condición, cuidarnos a nosotros mismos y cuidar a la gente que amamos”, comenta.

Si no van a recibir visitas, hay que echar mano de las llamadas telefónicas o la tecnología que sea posible para mantener el contacto. Pero tampoco de manera exagerada; recomienda hablar en la mañana, en la noche, o cada dos días para mantenerse pendiente de que todo esté bien.

“Es importante, para decirles, que le llegue a su conciencia, que están acompañados a la distancia. Que se mantengan en una comunicación permanente, pero razonable, porque si le hablan mañana, tarde y noche, también angustia, para decirles ‘¿cómo estás?, ¿tosiste?, ¿no has tosido’… pues tampoco, las preguntas reiteradas sin razón aparente también generan ansiedad. Llamarles en la mañana, preguntar si se levantaron bien, voy a trabajar, ustedes también hagan sus actividades. O en la noche, buenas noches, que duerman bien, te quiero. Es suficiente. Es hacerles sentir de una manera clara y sencilla: aquí estamos”, explica.

¿Cómo evitar la ansiedad y depresión en los adultos mayores?

Ansiedad y depresión son dos procesos que pueden estar vinculados pero que tienen manifestaciones específicas, puntualiza la doctora Montero, y hay que diferenciarlas para saber qué hacer en cada una.

Para empezar, la mente sana también depende de un cuerpo sano. Así que un consejo es estar activos. Si no se puede salir a la calle a dar un paseo, caminar aunque sea alrededor de la mesa y por la sala de la casa, pero que los músculos sigan ejercitándose. Tener buena alimentación y no comer de más con pretexto del confinamiento. Mantener en lo posible las rutinas, aunque no salgan. Que se bañen, desayunen, se peinen y perfumen; que no se permitan estar en pijama.

Y hacer actividades dentro de casa, sobre todo que estimulen la atención y la memoria: buscar juegos de mesa que fomenten estos dos elementos, que mantengan las funciones cognitivas.

“La atención debe ser también una atención higiénica, porque si prenden el radio o la tele y están escuchando todo el día especiales de coronavirus, pues se van a contaminar. Mejor poner música, si viven en pareja, que saquen a bailar a la pareja, otras cosas operativas o concretas: organizando libros, tejiendo, estar cocinando”, ejemplifica.

En caso de que en algún momento se sientan angustiados, hacer respiraciones profundas es lo primero, ya que oxigenar el cerebro reduce la ansiedad. La psicóloga recomienda incluso hacer ejercicios de respiración varias veces al día.

Y para cuidar la mente, en especial de quienes pasan más tiempo solos, Montero recomienda escribir: aunque a veces para la gente mayor es difícil, lo considera la mejor terapia. Sugiere hacer un “diario de gratitud”. Es decir, que cada noche escriban sobre lo valioso que han tenido en su vida y en ese día en particular, si aprendieron una nueva palabra de las que usan los adolescentes, si se desesperaron pero lograron controlarse y obtener algún aprendizaje de la situación vivida, si se desafiaron para cocinar una nueva receta, o rieron a carcajadas con un buen chiste.

“Hacer un diario de gratitud implica que, lo que está por debajo de esto, lo esencial, es valorar el día que vivimos. Es dar ese mensaje para nosotros mismos: que este día no fue gastado, sino fue útil, para ayudar a hacer un pastel, para organizar los libros, para arreglar un dobladillo… Las pequeñas cosas que hacemos para otros y para nosotros mismos van dando sentido a la vida”, dice.

La depresión, que ya es más severa, se detecta cuando una persona deja de querer hacer sus actividades. Si empieza a levantarse demasiado tarde todos los días, por ejemplo, o no quiere ni bañarse o vestirse y altera sus ritmos de comida, deja de comer o come en exceso. En caso de detectar eso, es momento de buscar ayuda profesional, y quizá solo haga falta una atención psicológica focalizada, antes de que sea más grave y requiera de medicamentos.

En caso de necesitar atención psicológica, la Facultad de Psicología de la UNAM da consultas a distancia solicitándola aquí.

¿Y el miedo a la muerte?

“Obviamente hay una asociación, a mayor edad, mayor probabilidad de muerte. Pero es como ver un vaso medio lleno o medio vacío, lo importante para las personas adultas mayores es que ejerciten valorar lo que han vivido; sí, que vean a veces el vaso medio vacío es inevitable, la gente se muere, pero lo importante es enfocar que el vaso, para estar vacío, tuvo que estar lleno, y entonces valorar las vivencias que han tenido”, explica.

Y para valorarlas sirve hablar con los hijos, los nietos, que les lleguen mensajes de cariño y de que se cuiden, hablar con amigos y saber que tienen una red de apoyo, identificar a quiénes pueden llamar si necesitan algo específico y pedírselo.

No todo mundo tiene la empatía suficiente para hablar del miedo a la muerte, advierte, pero en caso de sentirse con la habilidad y el control necesario de las propias emociones, es útil ayudar a que la persona mayor manifieste sus dudas y temores, que regularmente se asocian más con el temor a la agonía, que a la muerte como tal.

“La otra opción más accesible y que requiere también un esfuerzo de creatividad es desfocalizar la atención de la persona adulta mayor sobre ese miedo y situarla en el aquí y el ahora. No sabemos cuándo nos vamos a morir, esa es la magia de la vida, por eso hay que disfrutar hoy, y ahora te abrazo, ahorita te hago un chiste, y con risas y paciencia te distraigo y te hago olvidar tus pensamientos sobre la muerte con frases de afecto y muestras de cariño. Distraes con amor”, señala.

El especialista en geriatría Rogerio Hurtado coincide en que en estos momentos el exceso de información sobre COVID-19 puede hacer que los adultos mayores se angustien más y empeoren su calidad de vida, que quizá ya de diario es de salir poco a la calle y de estar lidiando con achaques, dolores y enfermedades. Así que pide directamente no ir a comentar con los abuelos o padres las noticias sobre cuántos muertos van o incluso los cientos de fake news que se comparten en redes, porque a edades más jóvenes se procesa distinto la información, quizá en un rato se olvida, pero un adulto mayor puede pensar: me va a tocar a mí.

El mensaje clave, en su opinión, tiene que ser que la vida sigue, con cuidados extra de manera temporal, pero que siga en la medida de lo posible con sus actividades diarias en casa, que sigue el contacto familiar e incluso se fortalezca. Porque para alguien que ya está en sus últimos años de vida, se vuelve más importante que se sienta bien emocionalmente, que lo físico mismo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La inusual estrategia del país que está vacunando primero a los jóvenes y no a los ancianos contra COVID-19

Para proteger a los mayores, sostienen en Indonesia, es mejor primero vacunar a quienes propagan más fácilmente el coronavirus. El enfoque tiene sentido, según algunos expertos.
13 de enero, 2021
Comparte

Como otros países, Indonesia está implementando un programa masivo y gratuito de vacunación contra la covid-19, pero con un enfoque muy diferente al de los demás.

En lugar de vacunar a las personas mayores en la primera fase de aplicación, las primeras dosis -después de los trabajadores de la salud- serán para los trabajadores de entre 18 y 59 años.

El presidente Joko Widodo, de 59 años, se ha ofrecido como voluntario para ser el primero en la fila. El vicepresidente Ma’ruf Amin, de 77 años, no recibirá la inyección pronto, porque es demasiado mayor.

¿A qué se debe este inusual enfoque?

El profesor Amin Soebandrio, quien ha asesorado al gobierno en su estrategia de “la juventud primero”, sostiene que tiene sentido priorizar la inmunización de los trabajadores, aquellos “que salen de la casa a todas partes y luego por la noche regresan a sus hogares con sus familias”.

“Estamos apuntando a aquellos que probablemente propaguen el virus“, dijo a BBC Indonesia.

Explica que este enfoque le dará al país la mejor oportunidad de lograr la inmunidad colectiva, algo que ocurre cuando una gran parte de una comunidad se vuelve inmune a través de las vacunas o la propagación masiva de una enfermedad.

Trabajadores cargan vacunas contra la covid-19 en Indonesia

EPA
Suministros de vacunas para todo el país fueron preparados en vísperas del lanzamiento.

Se sabe que entre 60-70% de la población mundial debe ser inmune para detener la propagación del coronavirus fácilmente. Sin embargo, esas cifras aumentarán considerablemente si las nuevas variantes más transmisibles se difunden ampliamente.

“Ese es el objetivo a largo plazo, o al menos reducimos significativamente la propagación del virus para que la pandemia esté bajo control y podamos hacer que la economía vuelva a funcionar”, dijo el profesor Soebandrio.

Indonesia, con una población de 270 millones, tiene el mayor número acumulado de casos de covid-19 en el sudeste asiático. Según datos del gobierno, el 80% de los casos se encuentran entre la población activa.

Si bien las escuelas y las oficinas gubernamentales han estado cerradas durante casi un año, el gobierno se ha resistido a implementar cierres estrictos por temor al impacto en la economía del país. Más de la mitad de la población trabaja en el sector informal, por lo que para muchos trabajar desde casa no es una opción.

Una mujer recibe una vacuna en Indonesia

EPA
El objetivo de Indonesia es vacunar primero a la población de 18 a 59 años.

El nuevo ministro de Salud del país, Budi Gunadi Sadikin, defendió la estrategia e insiste en que no se trata solo de la economía, sino de “proteger a las personas y apuntar primero a aquellos que probablemente contraigan y propaguen” la enfermedad.

“Nos estamos enfocando en personas que tienen que encontrarse con mucha gente como parte de su trabajo: mototaxistas, policías, militares. Entonces, no quiero que la gente piense que esto se trata solo de la economía. Se trata de proteger a la gente”, señaló.

¿Y los ancianos?

El gobierno también argumenta que ofrecerá protección a los ancianos.

“Inmunizar a los miembros que trabajan en un hogar significará que no llevarán el virus ahí, donde están sus parientes mayores”, dijo la doctora Siti Nadia Tarmizi, portavoz del Ministerio de Salud para el programa de vacunación covid-19.

La mayoría de las personas mayores de Indonesia viven en hogares intergeneracionales y, a menudo, es imposible aislarlas del resto de la familia.

“Entonces, es un beneficio adicional de este enfoque, que al vacunar a las personas de 18 a 59 años, también estamos ofreciendo algo de protección a las personas mayores con las que viven”, dijo.

Una prueba de coronavirus en Indonesia

EPA
Indonesia ha registrado más de 600.000 casos de covid-19 desde que comenzó la pandemia.

Pero esto depende de que la vacuna evite que las personas porten el virus y lo transmitan.

“Simplemente, aún no tenemos esa información“, dijo el profesor Robert Read, miembro del comité de vacunación e inmunización (JCVI) que asesora a los departamentos de salud del Reino Unido sobre inmunización.

“La razón por la que el Reino Unido no ha optado por la población más joven, por supuesto, es que, primero, no contraen una enfermedad tan grave y, segundo, no hemos podido demostrar todavía que las vacunas tengan ningún impacto en absoluto en la transmisión”, dijo.

El enfoque de Indonesia, consideró, necesitaría una absorción de vacunas muy alta: “al menos el 50% con toda probabilidad, para detener la muerte y la hospitalización en su población mayor”.

“Es posible que si obtienen tasas de cobertura muy altas, habrá algún impacto en la transmisión, aunque obviamente todavía no lo hemos visto”.

¿Qué pruebas ha realizado Indonesia?

Indonesia ha adoptado este enfoque único en parte porque la vacuna que está utilizando no se ha probado en personas mayores.

Un trabajador en Indonesia

Reuters
Indonesia tiene una población joven enorme, pero gasta poco en salud.

El país depende principalmente de la fórmula de CoronaVac, fabricado por Sinovac en China, para inocular a su población, con tres de las 125 millones de dosis prometidas ya entregadas y distribuidas a los centros de salud de todo el país.

Indonesia dice que la vacuna de China tiene una efectividad del 65,3%. Pero el gobierno solo ha realizado pruebas en el grupo de edad de 18 a 59 como parte del ensayo Sinovac en varios países.

“Cada país podría tener un grupo de edad diferente y resultó que se le pidió a Indonesia que hiciera el ensayo sobre la población trabajadora”, dijo la doctora Nadia. Comenzarán a inmunizar a los ancianos, dice, en la segunda ronda de vacunaciones una vez que obtengan datos de otros países involucrados en el ensayo.

Pero incluso si se les hubiera pedido que lo probaran en personas mayores de 60 años, dice que lo más probable es que todavía se concentren en inmunizar a la población trabajadora primero, ya que creen que protegerá a la mayoría de las personas.

¿Cómo ven los científicos el experimento?

“No sabemos si funcionará y es necesario evaluarlo”, dijo Peter Collignon, profesor de enfermedades infecciosas en la Universidad Nacional de Australia, quien consideró que tiene sentido modificar el lanzamiento de la vacuna según las circunstancias de un país.

“Si eres un país en desarrollo, puedo ver una política de protección de tus trabajadores adultos jóvenes, aquellos que propagan más el virus, como un método razonable, porque realmente no puedes decirle a la gente que se quede en casa”, opinó.

Un puesto de vacunación en Indonesia

EPA
En países en vías de desarrollo, dice Collignon, tiene sentido una estrategia como la de Indonesia.

El profesor Read estuvo de acuerdo y dijo: “No nos corresponde a nosotros en los países occidentales ricos decirle a otros países del mundo lo que deberían estar haciendo”.

Consideró que el enfoque de Indonesia “puede ser lo correcto para su país”, y señaló que, a nivel mundial, nadie está seguro de qué es lo correcto en este momento.

El profesor Dale Fisher del Hospital de la Universidad Nacional dijo que Indonesia estaba adoptando un “enfoque pragmático”.

“Dicen que vamos a vacunar a este grupo de edad del que tenemos los datos. Es un grupo accesible y sin duda ayudará a mantener los negocios y la tubería de alimentación en funcionamiento”, sostuvo.

¿Cómo está afrontando Indonesia la pandemia?

El ambicioso despliegue de Indonesia no será fácil.

Su población es la cuarta más grande del mundo, distribuida en un vasto archipiélago cercano al ecuador, por lo que existen importantes desafíos logísticos en términos de la temperatura requerida para las vacunas.

Y los expertos en salud advierten que la política del gobierno centrada en la inoculación y no mucho en contener el virus conlleva peligro, ya que el sistema de salud está sufriendo por el aumento de casos.

Un cortejo fúnebre en Indonesia

EPA
Indonesia tiene una de las mayores tasas de víctimas de covid-19 del sudeste asiático.

Los cementerios en Yakarta, el epicentro de la pandemia, están llenos y los hospitales dicen que están luchando por hacer frente a la cantidad de pacientes.

El experto en salud pública Dicky Budiman, de la Universidad Griffith de Australia, dijo que el gobierno necesitaba hacer más para proteger a los vulnerables, fortaleciendo lo que llamó la estrategia fundamental para la pandemia: pruebas, rastreo y el cumplimiento del distanciamiento social.

La periodista local Citra Prastuti en Yakarta, que acaba de recuperarse del virus, dijo que “salir de su casa es como entrar en una zona de guerra, con el creciente número de grupos familiares: parece que ningún lugar es lo suficientemente seguro para nosotros”.

Dijo que los mensajes de salud pública habían sido confusos y contradictorios. “Se anima a la gente a quedarse en casa durante las vacaciones, pero los hoteles ofrecieron descuentos y no hubo restricciones de transporte”.

Y no hubo seguimiento ni rastreo, como en su caso el cual lo notificó a las autoridades sanitarias locales.

“Así que no sé si estoy incluida en los datos generales de la covid o no”, dijo. “Creo que mucha gente ve la vacuna como una salida fácil, como la cura de todas las enfermedades, como el salvador final”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=jNWIWsKQ-o0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.