Contagios dejan a hospitales del IMSS con déficit de médicos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Contagios de COVID-19 en personal de los hospitales 24 y 58 del IMSS causa déficit para atender pacientes

Animal Político entrevistó a personal de ambos hospitales, para conocer la situación que viven tras el contagio de cirujanos, médicos generales, anestesiólogos, enfermeras, secretarias, camilleros, y personas de intendencia.
Cuartoscuro
16 de abril, 2020
Comparte

Cirujanos, médicos generales, anestesiólogos, enfermeras, secretarias, camilleros, personas de intendencia y jefes de los Hospitales Generales de Zona 24 en la Ciudad de México y el número 58 en el Edomex –ambos del IMSS– han sido infectados de COVID-19 en las últimas dos semanas debido a la falta de insumos para atender los primeros casos de pacientes sospechosos de coronavirus que llegaron durante marzo, asegura el personal. 

Esto ha provocado que los médicos fueran enviados a cuarentena, igual que quienes tuvieron contacto con ellos, dejando áreas como cirugía sin un solo médico como en el Hospital 24 o con menos personal para atender a pacientes con coronavirus que siguen llegando al Hospital 58. Hasta el momento, ninguna autoridad les ha informado si enviarán reemplazos.

Leer más: Personal médico del ISSSTE y Hospital Balbuena protestan por falta de insumos

Animal Político entrevistó a personal de ambos hospitales, pero con la petición de anonimato debido al temor de recibir alguna represalia en su centro de trabajo, por eso sus nombres han sido cambiados. 

El brote entre personal médico 

Entre cirujanos, médicos de urgencias, anestesiólogo, jefe de servicio, jefe de enfermería, doctores generales y enfermeras del Hospital General de Zona Número 58 del IMSS suman siete casos confirmados infectados por COVID-19 y tres más están en espera del resultado de la prueba. 

Aunque este hospital es pequeño y, según el protocolo, no atendería pacientes con coronavirus, la realidad los ha rebasado, asegura Mónica, una de las doctoras. Los primeros sospechosos comenzaron a llegar al área de urgencias en marzo, pero el personal no tenía cubrebocas N95 ni googles, los insumos básicos para protegerse de posibles contagios. 

El primer paciente fue un señor mayor de 60 años que falleció antes de que el resultado de la prueba confirmara que estaba contagiado. Lo mismo sucedió con otros que antes de ser confirmados son hospitalizados y la prueba tarda hasta tres días, periodo en el que el personal médico está en contacto con los enfermos. 

Te puede interesar | Personal del Hospital General del IMSS en Tijuana se contagió de COVID-19 por falta de equipo: enfermeros

En abril, los casos han ido en aumento, por eso es que aunque en la planta baja tenían área de urgencias para adultos y pediátrico, trasladaron este último al segundo piso del hospital para separar las urgencias respiratorias y de otros padecimientos, explica Lucía, otra de las doctoras. 

Desde marzo han tenido más de 10 hospitalizados con sospecha y confirmados de coronavirus por día, que son ubicados en los pisos 3, 4 y 5; solo dejando libre el segundo piso de pediatría y el primero, que es administración; incluso han sido canceladas las cirugías para el resto de enfermedades.  

En teoría, los enfermos debían ser trasladados a los hospitales COVID en Toluca, pero también están saturados, además se requieren ambulancias bien equipadas para el traslado de pacientes graves en intubación, afirma la doctora Mónica. 

Esto significa, dice Lucía, que aunque el Hospital 58 no tenga los insumos de protección y atención necesarios porque ni siquiera estaba previsto para hospitalizar a pacientes con coronavirus, lo esté haciendo.

El primer médico general comenzó con fiebre el 26 de marzo, le aplicaron la prueba y resultó positivo y hasta el momento suman siete confirmados, más tres en espera del resultado. 

A eso se agrega que las universidades decidieron retirar a sus becarios y 16 médicos de internado que hacen alguna especialidad también fueron enviados a cuarentena debido a que estuvieron en contacto con los infectados confirmados. 

Esto significa que “no hay ni personal suficiente”, agrega Mónica. “Los becarios y residentes sacaban el grueso del trabajo como hacer estudios, notas, solicitudes”, mientras los médicos titulares atienden al resto de pacientes. 

Ahora solo hay tres internistas y dos o tres médicos titulares atendiendo por cada guardia. “La carga de trabajo ha aumentado muchísimo, se requiere más personal”, insiste Mónica, sobre todo por la atención que requieren los hospitalizados por COVID. 

La desesperación del personal llegó al punto de entregar un acta al director del hospital, Javier Andere Montes de Oca, el pasado 10 de abril en la que exponen las carencias de personal, insumos básicos, y transparencia en el tratamiento de casos. 

Esto porque “en los expedientes de pacientes sospechosos no cuentan con algún documento que evidencia que se tomó la muestra para la prueba de PCR. La información de los pacientes positivos no se encuentra en los expedientes, solo se transmite de forma verbal provocando mal manejo de la información  poniendo en riesgo a todo el personal del hospital”, dice el documento enviado también a Animal Político

Lo que lograron fue que este martes 14 de abril entregaran algunos equipos básicos de protección para el personal en el triaje, donde se revisan a pacientes con síntomas respiratorios y detectar posible cuadro de COVID, y para quienes atienden a los confirmados, aunque solo entregan un kit para un médico por turno, lo cual, dicen, es insuficiente. 

Sin cirugías en el Hospital 24 

En el Hospital General de Zona 24, en la alcaldía Gustavo A. Madero en la Ciudad de México, no hay servicio de cirugías en este momento porque todo el personal de quirófano tiene incapacidad. 

El jefe de cirugía del hospital falleció el pasado viernes 10 de abril y un día después el resultado de la prueba confirmó que tenía COVID-19. En la primera semana del mes trabajó de manera cotidiana, tuvo reunión con el cuerpo de gobierno del hospital, laboró con todo el equipo de cirugía y con el resto de compañeros del hospital debido a su extrovertida personalidad, comenta Juan, uno de los doctores. 

A principio de la semana pasada el doctor se sintió enfermo y no pudo ir a trabajar, cuando regresó al hospital fue por una severa complicación pulmonar y aunque fue internado murió al poco tiempo, apenas cuatro días después de presentar los síntomas. 

El martes 7 de abril, otra doctora también presentó síntomas de coronavirus. Días después, ya internada en el INER, envió un mensaje de voz a sus compañeros para advertirlos de su caso confirmado. 

Y aún existe riesgo de más contagios debido a que en el Hospital hay un sector para atender solo a empleados de la Comisión Federal de Electricidad (CFE). El 1 de abril ingresó un trabajador con problemas respiratorios y los médicos creyeron que se trataba de neumonía atípica, pero al no evolucionar le aplicaron la prueba y el 3 de abril confirmaron que era coronavirus. 

“Ni siquiera lo trataron como sospecho, porque esa no era un área COVID”, por lo tanto, el personal lo atendió sin el equipo de protección necesario.   

Por eso es que este fin de semana, la directiva del hospital comenzó la evaluación de quiénes estuvieron en contactos con esos casos y determinó que más de una centena de empleados entre doctores, enfermeras, personal de limpieza, camilleros y secretarias fueran enviados a sus casas con incapacidad, como indica el protocolo.

El impacto más grave para los hospitales es que todo el área de quirófano tuvo que ser enviado a su casa por haber estado en contacto con el jefe fallecido, por lo tanto no se pueden hacer cirugías en este momento, lo que pondría en riesgo a alguien que necesitara alguna intervención de urgencia. 

A ello se suma que otros médicos y enfermeras más también han sido incapacitados porque padecen alguna enfermedad de riesgo de manera “descontrolada”. 

Juan explica que la operación del hospital se está volviendo complicada. Hay menos personal aunque los pacientes siguen llegando, incluidos los contagiados por COVID-19. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

“Es un crimen de guerra”: bombardeo a hospital infantil en Mariúpol atribuido a Rusia causa indignación internacional

Ante el ataque, el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, pidió nuevamente una zona de exclusión aérea para su país, algo que Occidente ha rechazado.
10 de marzo, 2022
Comparte

El bombardeo de una maternidad y hospital infantil en Mariúpol, una ciudad al sureste de Ucrania, generó este miércoles indignación alrededor del mundo.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, responsabilizó al ejército ruso del ataque, y lo describió como “un crimen de guerra”.

El bombardeo, según una declaración del Consejo de la Ciudad de Mariúpol, fue “colosal”. Videos y fotografías muestran los restos del edificio con las ventanas y puertas destruidas, así como su interior.

También se pueden ver autos quemados y un enorme cráter a las afueras del centro hospitalario.

Al menos 17 personas resultaron heridas, algunas de ellas trabajadores del hospital. No se reportaron niños afectados por el incidente. No obstante, una fotografía compartida por varios medios muestra cómo el personal de emergencias socorría a una mujer embarazada en la zona del incidente.

“¿Qué tipo de país es este, la Federación Rusa, que tiene miedo de los hospitales y las maternidades y los destruye?”, cuestionó el mandatario ucraniano en un discurso grabado desde Kiev.

Pavlo Kyrylenko, jefe de la administración militar regional de Ucrania en Donetsk, un área ocupada por separatistas prorrusos desde 2014, dijo que la sala de maternidad, la sala de niños y la sala de terapia del hospital quedaron destruidas.

“No entendemos cómo es posible en la vida moderna bombardear un hospital infantil. La gente no puede creer que sea verdad”, le dijo a la BBC el vicealcalde de Mariúpol, Serhiy Orlov.

La organización Médicos Sin Fronteras, que tiene personal destacado en Ucrania, comentó que su equipo está “horrorizado” ante el ataque.

“En una ciudad en la que el sistema sanitario está al borde del colapso, privar a la gente de la tan necesaria asistencia sanitaria es una violación de las leyes de la guerra“, detalla una declaración.

Mientras, líderes mundiales se han unido para también condenar lo sucedido. La Casa Blanca lo describió como “bárbaro” y el gobierno de Reino Unido como “depravado”.

Ante los hechos, Zelensky solicitó nuevamente una zona de exclusión aérea sobre Ucrania para evitar que sobrevuelen los aviones rusos, petición que Estados Unidos y los miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) han rechazado.

¡Cierren el cielo ahora mismo! ¡Detengan a los asesinos! Tienen poder, pero parece que están perdiendo humanidad”, sostuvo el mandatario en Twitter.

Rusia ha negado anteriormente que su ejército ataque civiles e instituciones de salud.

No obstante, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud, dijo el miércoles que la entidad ha confirmado 18 ataques en Ucrania contra instalaciones sanitarias, trabajadores sanitarios y ambulancias. Los incidentes de los pasados días han causado 10 muertos y 16 heridos, según el funcionario.

Además, la Organización de Naciones Unidas informó que ha confirmado 516 muertes de civiles en Ucrania, pero cree que las cifras reales son “considerablemente más altas”.

https://twitter.com/ZelenskyyUa/status/1501579520633102349

Una escena “apocalíptica”

Ucrania y Rusia habían acordado un alto al fuego en varias ciudades para que los civiles fueran evacuados en seis corredores humanitarios. Mariúpol estaba entre las localidades en las que se llevaría a cabo una tregua temporal.

Pero la ciudad portuaria ha estado bajo el bombardeo ruso durante días.

Edificio de un hospital de maternidad bombardeado por el ejército ruso.

Reuters

La Cruz Roja calificó como “apocalíptica” la situación que viven los civiles allí.

La población ha optado por refugiarse bajo tierra, incluso los heridos, que según informes de la agencia Reuters están sin acceso a alimentos, electricidad o calefacción.

Mientras el Kremlin culpó a Kiev por no detener las hostilidades, el gobierno de Zelensky sostuvo que 30 autobuses y ocho camiones de suministros no llegaron el martes después de que fueran bombardeados en violación del alto al fuego.

Interior del hospital de maternidad en Mariúpol luego de un ataque del ejército de Rusia.

Captura de pantalla presidente de Ucrania

Por otra parte, funcionarios de Mariúpol han dicho que crearon una fosa común para enterrar a las víctimas del conflicto.

“Lamentablemente, hay demasiados cuerpos”, dijo Vitaly Falkovsky, un funcionario local, al Financial Times. “Era una medida necesaria porque no podemos enterrar a la gente de la manera normal. Las morgues están desbordadas”.

Rusia invadió Ucrania el pasado 24 de febrero. Desde entonces, unas dos millones de personas han salido del país en busca de refugio.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=lmqtZZzgAP8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.