México compró insumos para coronavirus 24 días después del primer caso
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

México inició la compra de insumos para coronavirus 24 días después del primer caso; ha gastado 2,309 mdp

2 mil 274 mdp se ocuparon la compra de 2 mil 500 ventiladores; mientras que 35 mdp se han destinado para la adquisición de insumos de primera necesidad.
Cuartoscuro
Por Nayeli Roldán y Francisco Sandoval
9 de abril, 2020
Comparte

El gobierno federal, a través de las direcciones centrales del IMSS e ISSSTE, comenzó la compra de insumos para tratar exclusivamente COVID-19 el 23 de marzo, es decir, 24 días después del primer contagio confirmado en el país. Hasta el 6 de abril suman 2 mil 309 millones de pesos en compras.

Sin embargo, 98% de recursos, es decir, 2 mil 274 millones de pesos, se ocuparon apenas este 30 de marzo para que el IMSS comprara 2 mil 500 ventiladores; mientras que 35 millones de pesos se han destinado a la compra de gel desinfectante, cubrebocas, ropa desechable, guantes, material de curación, entre otros insumos de primera necesidad para hospitales.

Lee: ¿Cómo estima Salud que hay más de 26 mil casos de COVID? Así funciona el Modelo Centinela

De acuerdo con información de Compranet, la plataforma donde el gobierno está obligado por ley a publicar las contrataciones públicas, las compras de insumos médicos para combatir el coronavirus se empezaron a registrar como “COVID” el mes pasado.

El área central del IMSS, a través de la coordinación de abastecimiento y equipamiento, ha hecho siete contratos por 2 millones 266 mil pesos para comprar artículos de aseo, consumibles y material de curación para atender COVID-19. El primero de ellos fue el 23 de marzo para comprar artículos de aseo por 30 mil pesos al proveedor Armando Rojas Jiménez.

El único contrato registrado antes de esa fecha fue realizado por la unidad estatal de Morelos del ISSSTE por la compra de “prendas de protección personal”, pero sólo para el Hospital Rafael Barba Ocampo, y el Jojutla de Juárez, en Morelos, por 270 mil pesos, con vigencia de entrega del 3 al 31 de marzo.  

Los 83 contratos registrados por “COVID” en total han ocurrido entre el 23 de marzo y el 6 de abril, de los cuales 7 corresponden al área central del IMSS; 4 al  Instituto Nacional de Perinatología; uno al el Instituto Nacional de Rehabilitación y uno al Instituto Nacional de Pediatría, de éstas últimas tres instituciones suman 738 mil pesos en compras.

Mientras que 54 contratos, es decir, 65% fueron hechos por unidades estatales del IMSS y el ISSSTE, aunque con montos más pequeños que suman 29 millones 983 mil pesos.

Aunque se trata de las mismas instituciones existen dos procedimientos para obtener equipo e insumos médicos. Una es mediante compras consolidadas que hace la Secretaría de Hacienda, es decir, a nivel Federal, para comprar los mismos medicamentos o insumos a un solo proveedor, que luego se distribuyen a diferentes unidades médicas en el país.

Lee: Insabi distribuirá a estados 560 mil pruebas adicionales para detectar COVID-19

Pero si a los hospitales de los estados no les llegan los insumos o medicamentos que requieren o en número insuficiente, éstos pueden hacer sus compras locales, por eso es que las compras son hechas a nivel central y a nivel local.

Por eso es que de acuerdo a la información de Compranet, las delegaciones estatales han hecho más compras, incluso antes que el área central, pero con montos más pequeños.

Otros insumos

Entre estos contratos también están incluidos 15 que fueron hechos por instituciones ajenas al sector salud como la Secretaría del Bienestar,  el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del IPN (CINVESTAV) y Telecomunicaciones de México (Telecom), que compraron gel desinfectante, cubrebocas y artículos de limpieza por un monto total de 3 millones 359 mil pesos.

Pero también otros servicios como la “adquisición de combustible para vehículos terrestres adscritos a la Secretaría de Bienestar en el Estado de Tabasco, con suministro mediante monedero electrónico y/o vale, para operativos emergentes en el marco de la “Jornada Nacional de Sana Distancia”, por lo que se pagó un millón 627 mil pesos a la empresa Consorcio Lemon el 24 de marzo.

Entre otros conceptos estuvo el “servicio de desinfección y sanitización para prevenir la contingencia COVID-19” en el CINVESTAV, por el que pagó 705 mil pesos el 1 de abril. Y por el servicio de “impresión para operativo de pago de beneficiarios y volantes de prevención, la delegación de la Secretaría de Bienestar en Tabasco pagó 207 mil pesos el 17 de marzo.

Los contratos

Desde el inicio de la pandemia, personal médico ha realizado protestas en la Ciudad de México, Estado de México, o Coahuila por la falta de insumos suficientes básicos como gel desinfectante o cubrebocas N95 para atender a los casos sospechosos de coronavirus.

De hecho, este lunes y martes Animal Político publicó los testimonios del personal médico indican que han comprado su propio equipo de protección o lo han confeccionado, pero quienes no tienen manera de hacerlo se encuentran en mayor vulnerabilidad al contagio de COVID-19.

Lee: ‘Estamos desprotegidos’: Personal de hospitales acusa falta de protocolos y equipo COVID-19

Sin embargo, del dinero gastado en contratos COVID, sólo 2% (35 millones 225 mil pesos) han sido destinados a comprar insumos básicos que incluyen material de aseo, material de curación, cubrebocas, prendas de protección, y sólo uno por un kit de 100 pruebas para PCR en tiempo real, por 540 mil pesos, comprado por el Instituto Nacional de Pediatría. 

De estos insumos, el contrato más grande fue por 2 millones 939 mil pesos para adquirir material de curación, aseo, equipo instrumental y accesorios médicos para la delegación del IMSS en Puebla. Le sigue otro de 2 millones 586 mil pesos para el mantenimiento preventivo y correctivo a diferentes equipos de aire acondicionado en diferentes centros de la delegación del ISSSTE en Guerrero.

En tanto, los contratos más pequeños fueron por 4 mil 611 pesos para comprar equipo de curación para el IMSS en Puebla; 7 mil 900 en la delegación de Durango.

Mientras que el de mayor monto hasta el momento fue el contrato hecho por IMSS para adquirir 2 mil 500 ventiladores el 30 de marzo pasado por 93 mil 641 dólares, lo que significa 2 mil 274 millones de pesos con el tipo de cambio en 24.28 ese día, lo que significa 98% del total gastado en las últimas 3 semanas. 

 Sin embargo, de acuerdo con una investigación de Mexicanos contra la Corrupción, el dueño de la empresa Levanting Global Sercicios LLC SA, Baldemar Pérez Ríos, fue sentenciado en julio de 2017 por haber servido de supuesto testaferro en el fraude millonario de una compañía “fantasma” que engañó a inversionistas estadounidenses e intentó estafar a Pemex. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué la pandemia está haciendo que las ratas tengan un comportamiento más agresivo

Entre los múltiples efectos que produce en el mundo la pandemia del coronavirus se encuentra un inusual cambio de los hábitos alimenticios de las ratas. Con menos gente en las calles, los roedores hambrientos exploran nuevos lugares donde conseguir comida.
26 de mayo, 2020
Comparte

Que los restaurantes hayan cerrado y que los humanos se queden en sus casas produce varios efectos, entre ellos el cambio de los hábitos alimenticios y el comportamiento de las ratas.

Según una alerta lanzada la semana pasada por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), los roedores, en busca de comida, pueden presentar un “comportamiento poco común o agresivo”.

Según la alerta la agencia, el cierre de los restaurantes llevó a la disminución en el volumen de alimentos disponibles para las ratas, especialmente en zonas comerciales.

“Los roedores dependen de la comida y de las sobras de esos establecimientos, se lee en el comunicado de los CDC.

Hambrientos, los roedores están buscando nuevas fuentes de comida, lo que ha provocado un aumento en su actividad.

En febrero, el famoso Barrio Francés de Nueva Orleans recibió a millares de visitantes que pasearon por sus calles desbordadas por la música que sale de los clubes de jazz, bares y restaurantes.

Expertos consideran que las ratas son "maestras de la adaptación".

AFP
Expertos consideran que las ratas son “maestras de la adaptación”.

Sin embargo, apenas unas semanas después, casi todos los lugares de entretenimiento de ese histórico sitio turístico del estado de Luisiana, en Estados Unidos, tuvieron que cerrar sus puertas por el coronavirus.

Y las ratas, literalmente, salieron de sus escondites… igual que en otras ciudades de EE.UU. como Nueva York o Washington.

“Los programas de salud ambiental y de control de roedores deben haber registrado un aumento en las solicitudes de servicio relacionadas con roedores e informes de comportamiento inusual o agresivo”, advierten los CDC.

Según Robert Corrigan, uno de los principales especialistas en roedores en Estados Unidos, el comportamiento agresivo no es hacia los humanos, sino hacia otras ratas o incluso propiedades, buscando grietas para poder entrar y encontrar comida.

“No (quiere decir que atacarán) ni morderán a las personas”, dijo Corrigan a BBC News Brasil.

Canibalismo

Los emblemáticos restaurantes y clubes de Nueva Orleans cerraron sus puertas por la pandemia.

Getty Images
Los emblemáticos restaurantes y clubes de Nueva Orleans cerraron sus puertas por la pandemia.

Al menos una tercera parte de los seres humanos han alterado sus comportamientos habituales en los últimos meses debido a la amenaza de la enfermedad covid-19.

En varios países, las cuarentenas que se llevan adelante significan que la basura de la que dependían las ratas ya no esté del todo disponible, y esto obliga a los roedores a adaptarse también.

Desde Reino Unido, la Asociación Nacional de Técnicos de Plagas advirtió a principios de abril que “el cierre de escuelas, pubs, restaurantes, hoteles, atracciones turísticas y otros lugares públicos para hacer cumplir el distanciamiento social tendrá consecuencias no deseadas“.

Si no hay alimentos disponibles, las plagas podrían multiplicarse en edificios vacíos o salir a buscar alimentos envalentonadas por la necesidad, señaló la institución británica.

Basura

BBC
Al haber menos basura las ratas están hambrientas.

Desesperados, los roedores están atacando a otras ratas, incluso dentro de sus propias colonias.

“Una rata hambrienta será muy agresiva con otras ratas”, dice Corrigan, quien se desempeña como consultor especialista en control de roedores para empresas y departamentos de salud en Estados Unidos y en otros países.

Corrigan dice que en áreas donde las ratas solían encontrar comida fácilmente y ahora la comida desapareció, los expertos han visto evidencias de estos ataques y de canibalismo, que son comunes en situaciones de hambre extrema, como la actual.

“Se están atacando, matando y comiendo unas a otras”, dice.

“Maestras de la adaptación”

Las ratas hambrientas “pueden deambular bastante y terminar en un vecindario completamente diferente que no tenía ratas antes”, le dijo en una entrevista anterior Corrigan a la BBC.

El experto señaló que estos roedores son “mamíferos formidables”, muy buenos para detectar fuentes de alimentos y que sus poderosos dientes pueden hacer que las barreras como puertas, plásticos o redes no sirvan de mucho.

“Están en todas partes, y no llegarían a ser completamente globales si no fueran muy hábiles para dominar la adaptación“, indicó.

Aunque ver más ratas no significa que las ciudades serán invadidas.

De hecho, según Corrigan que ahora es el momento perfecto para introducir técnicas nuevas de control.

Rata

Getty Images
Se ve más ratas en horarios y lugares donde antes no aparecían.

¿Por qué las ratas son invitados no deseados?

Un grupo de ratas errantes y hambrientas puede causar estragos, desde daños en los hogares hasta la propagación de enfermedades.

Pueden terminar dentro de la casa, una habitación con niños o dentro de un hogar de ancianos u hospital“, alertó Corrigan.

Las ratas están oficialmente relacionadas con 55 patógenos diferentes, aunque no ha habido informes de ratas portadoras de covid-19.

También pueden roer madera y cables eléctricos, lo que representa un peligro para los incendios domésticos.

Cómo mantener a las ratas fuera de los hogares

Una forma de alejar a las ratas es sellar grietas y agujeros cerca de los cimientos. También tuberías o cualquier otro espacio por donde los roedores puedan entrar.

En interiores, asegúrese de que haya pocos lugares donde puedan esconderse y mantenga las áreas ordenadas.

Es importante mantener la comida en contenedores a prueba de roedores.

Y si se encuentra con ellas dentro de su hogar, Corrigan recomendó llamar a profesionales.

“Si ve ratas de repente en su propiedad como resultado de esta pandemia de coronavirus, deshacerse de ellas no es un trabajo que pueda hacer usted mismo”.

* Esta nota se publicó originalmente en abril de 2020 y fue actualizada con la información proporcionada por los CDC de EE.UU.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.