COVID-19: Personal médico se aísla de su familia para evitar contagios
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

COVID-19: Personal médico se aísla de su propia familia para atender a pacientes y evitar contagios

Personal médico enfrenta situaciones inéditas como la pandemia de COVID-19 que los pone en riesgo aún mayor al tratar a los enfermos, por eso es que doctores y enfermeros en otros países como China, Italia o España han fallecido al contraer el virus.
Cuartoscuro
1 de abril, 2020
Comparte

Rosaura Benítez, de 34 años, trabaja en uno de los institutos que atenderá a enfermos graves contagiados por coronavirus COVID-19, por eso en las últimas dos semanas ha estado capacitando a todo el personal médico para estar listos cuando llegue el momento de hacer frente desde la primera línea. 

Aunque en este momento ella y sus compañeros aún no están en contacto con pacientes graves, sabe que en algún momento el hospital podría ser foco de infección, y sabe también la facilidad de contagio del coronavirus que hasta el momento ha dejado 34 mil fallecidos en todo el mundo.  

Te puede interesar: Así enfrentará el ‘Comando’ del Hospital Juárez a la enfermedad COVID-19

Por eso, hace 10 días, cuando la propagación en México sumaba apenas 203 casos, (este 31 de marzo alcanzó 1,215 contagios), la doctora Benítez tomó una decisión difícil pero indispensable para proteger a su hija de dos años, su suegra de 65 años y a su esposo. Ellos se fueron a casa de su cuñada a pasar la cuarentena y ella vivirá sola hasta que pase la emergencia, aunque no tenga certeza de la fecha.  

“Eventualmente tendré contacto con personas infectadas, tal vez asintomáticos, si yo me convierto en portador asintomático no me perdonaría ser la transmisora de la enfermedad con mi suegra a quien admiro y aprecio mucho, es diabética, hipertensa y tiene más de 65 años, o sea, reúne todos los factores de riesgo que podría complicar la enfermedad”, dice la doctora en entrevista con Animal Político

Para la especialista en neumología respiratoria, esta es también una prueba personal, cuando cuidar a tus seres queridos significa renunciar a ellos por un tiempo. Recuerda que cuando tenía 9 meses de vida, su madre, maestra de profesión, decidió que ella con sus abuelos se fueran a vivir a Campeche después del terremoto de 1985, para que estuvieran más seguros allá. 

“Siempre pensé que no podría dejar a una hija por tanto tiempo, pero cuando la seguridad de los tuyos está en riesgo, lo haces, ahora lo entiendo”, cuenta en entrevista vía telefónica durante unos minutos libres que tuvo en medio de las capacitaciones que da incluso en horario nocturno. 

Entérate: Habrá “reconversión hospitalaria” para atender a pacientes graves por COVID-19 con 1,283 camas

La profesión médica implica, además de largas jornadas de trabajo, enfrentar situaciones inéditas como la pandemia de COVID-19 que los pone en riesgo aún mayor al tratar a los enfermos, por eso es que doctores y enfermeros en otros países como China, Italia o España han fallecido al contraer el virus.

En su formación, primero en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Campeche, luego como internista en el hospital Fernando Quiroz del ISSSTE, y ya como especialista después de cursar una especialidad en neumología, nunca había estado frente a un panorama como este.  

Por eso, con mayor razón debe mantener la entereza. “Como profesional de la salud no puedes derrumbarte, si estás al frente tienes que dar el ejemplo de cierta fortaleza. Sí es difícil, pero siempre lo hace uno pensando que esto es temporal y luchar con todas nuestras fuerzas desde nuestras respectivas trincheras. Siempre mantener la esperanza de que esto va a ser mejor”. 

Pero su caso no es único, muchos más de sus compañeros han rentado cuartos, se han juntado con otro colega, o quienes no se han podido ir de sus respectivas casas adoptaron “un ritual de limpieza y desinfección antes de entrar a sus domicilios”. 

El cardiólogo Arturo Carrillo, del Centro Médico Siglo XXI, es otro caso. Desde hace dos semanas rentó un espacio para vivir, mientras su esposa y sus hijos de 8 y 5 años se quedaron en casa. 

Aunque a él le tocó enfrentar como médico internista la propagación de influenza H1N1 en 2009, y adoptó medidas de prevención, entonces no se separó de su esposa, pero aún no tenían hijos, por eso la decisión ahora fue distinta. 

Sin embargo, él no lo ve como una tragedia ni situación de extremo. “Hay que ver las cosas como son, ni más ni menos. Uno lo hace por seguridad y protección de la gente que quieres, pero no para estarse lamentando. Hay que hacer lo que se debe de hacer y ya”, dice en entrevista. 

La medida llegó incluso antes que algún enfermo por COVID-19 al hospital donde trabaja, donde de inicio, los pacientes contagiados serán remitidos al hospital de especialidades, aunque si además tienen un evento cardiológico agudo le tocará atenderlo. 

El personal médico, además de los empleados que se encargan de los alimentos y limpieza en los hospitales, forman parte de las actividades esenciales, aquellas que no pararán aun cuando la propagación de coronavirus esté en el punto más crítico. 

Por ello piden a quienes sí pueden, permanecer en casa. De ello dependerá que los médicos puedan atender a todos los que lo requieran sin desbordar la capacidad de los hospitales. 

COVID-19: Muy pocos se quedan en casa y estamos en momento crítico, advierte Salud

Se trata de asumir la responsabilidad que corresponde a cada uno porque cada acción personal repercutirá hacia los demás. En su caso, se preparan afinando los procesos para recibir a los enfermos, se aíslan de sus propias familias, y la población en general debe quedarse en casa para detener la transmisión. 

Personal médico a contracorriente 

México enfrenta la pandemia de coronavirus con déficit de personal médico. La Secretaría de Salud informó en julio de 2019 que había déficit de 123 mil médicas y médicos generales y de 72,000 médicas y médicos especialistas en el país. 

Y mientras la Organización Mundial de la Salud recomienda la existencia de 23 profesionales de atención de salud (incluidos únicamente médicos, enfermeras y parteras) por cada 10 mil habitantes, en México hay 2.4 médicas y médicos y 2.9 enfermeras y enfermeros por cada mil habitantes.

Además, según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Inegi, el personal médico en nuestro país gana en promedio 102.46 pesos por hora trabajada, y al considerar una jornada de 41 horas por semana, la percepción mensual es de 16 mil 146 pesos al mes, de acuerdo con cálculos del Observatorio Laboral de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social. 

Al compararlo con otros países representa casi tres veces menos de lo que ganan los médicos en España o Brasil, casi cinco veces menos que en Francia. Mientras que en Estados Unidos, un médico gana 14 veces lo que un profesional de la salud en México, de acuerdo al análisis “Las remuneraciones del personal de la salud en México: entre el amor al arte y los esfuerzos débilmente recompensados”, realizado por el Instituto Belisario Domínguez, del Senado. 

Y en medio del combate al coronavirus, ciudadanos de otros países han reconocido al personal de salud a quienes llaman “héroes de la pandemia”, y rinden homenajes a través de aplausos desde los balcones en países como España, o Estados Unidos en ciudades como Nueva York. Y en China, iluminando los edificios más emblemáticos con los rostros de los profesionales de la salud que atendieron la emergencia que justamente se originó ahí. 

Sin embargo, en México está ocurriendo lo contrario, a grado tal que el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) emitió un llamado a la población a “evitar actos discriminatorios”, luego de “detectar actos en contra de la integridad del personal de salud debido a sospechas infundadas sobre su estado de salud”

Explica a quienes se dedican al sector salud habría que agradecerles por su labor vital, respetarlos y ser solidarios, porque hay un hecho irrefutable: “El personal médico y de enfermería puede ser quien salve nuestras vidas o la de nuestros familiares”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
ELIZABETH FISCHER, MICROSCOPY UNIT NIH/NIAID

La 'siniestra' transformación que la COVID provoca en las células humanas infectadas

Las células humanas afectadas por el virus que causa la covid-19 desarrollan largos filamentos parecidos a tentáculos que podrían ayudar a la rápida propagación de la infección.
ELIZABETH FISCHER, MICROSCOPY UNIT NIH/NIAID
3 de julio, 2020
Comparte

Desde el inicio de la pandemia de COVID-19 una pregunta que ha obsesionado a varios científicos alrededor del mundo es: ¿cómo este coronavirus invade y reprograma a las células humanas para provocar la infección y causar la muerte?

Conocer la respuesta es crucial en la búsqueda de medicamentos capaces de frenar al virus antes de que lleve a cabo esos procesos.

Un equipo internacional de científicos que ha estado explorando esta interacción descubrió varias claves de cómo el Sars-Cov-2 infecta las células.

El hallazgo más sorprendente -que lograron comprobar con extraordinarias imágenes- es que las células humanas infectadas por el coronavirus sufren una siniestra transformación.

Las células, siguiendo las instrucciones del virus, desarrollan largos filamentos, similares a tentáculos, que, se cree, podrían ayudar a la rápida propagación por el organismo.

“Lo que descubrimos es que el virus induce a la célula a crear estas protuberancias, que son como largas ramas o tentáculos”, le dijo a BBC Mundo uno de los autores del estudio, el profesor Pedro Beltrao, investigador del Instituto Europeo de Bioinformática del Laboratorio Europeo de Biología Molecular (EBI-EMBL), en Cambridge, Inglaterra.

Nunca antes se había visto a la célula humana infectada por el coronavirus con este nivel de detalle.

ELIZABETH FISCHER, MICROSCOPY UNIT NIH/NIAID
Nunca antes se había visto a la célula humana infectada por el coronavirus con este nivel de detalle.

“En otros virus se ha visto que (estas protuberancias) desempeñan un papel en la rápida propagación de la infección porque le ayudan al virus a invadir células cercanas, agrega el investigador.

El estudio, en el que también participaron investigadores de la Universidad de California, San Francisco, y la Escuela Icahn de Medicina de Monte Sinaí, Nueva York, ambas en Estados Unidos, el Instituto Pasteur en Francia y la Universidad de Friburgo en Alemania, encontró también que varios medicamentos existentes podrían ser buenos candidatos para frenar la infección.

Estos medicamentos, muchos de los cuales fueron diseñados como tratamientos para cáncer, parecen bloquear las señales químicas que activan la creación de estas protuberancias.

Replicación

Pero los investigadores también encontraron que el virus, además de provocar la creación de estos “tentáculos”, lleva a cabo otras conductas dentro de la célula infectada.

“La finalidad principal del estudio fue tratar de encontrar fármacos que puedan evitar que el virus lleve a cabo cambios en la célula humana”, explica Pedro Beltrao.

“Pero para lograr eso, necesitábamos primero entender cómo el virus toma control de los mecanismos de la célula para poder llevar a cabo su propia replicación”, agrega.

El principal objetivo de un virus en el organismo humano es crear copias de sí mismo para para poder propagar la infección.

El virus utiliza los filopodios para salir de la célula infectada y para infectar otras células cercanas.

ELIZABETH FISCHER, MICROSCOPY UNIT NIH/NIAID
El virus utiliza los filopodios para salir de la célula infectada y para infectar otras células cercanas.

Pero el virus no puede crear estas copias por sí solo. Necesita entrar a una célula, tomar el control de la maquinaria celular y manipularla para reproducirse.

“El virus no se puede replicar solo porque tiene un número muy pequeño de proteínas, así que tiene que tomar control de las proteínas de la célula humana”, explica el investigador.

Entre estas proteínas hay varias que son clave, las llamadas enzimas quinasas, que son capaces de llevar a cabo modificaciones a otras proteínas que ya se ha producido.

Entonces el virus toma control de estas enzimas quinasas para llevar a cabo modificaciones en la célula y regular la actividad de esas enzimas.

Al alterar los patrones de las proteínas celulares, el virus puede promover su propia transmisión a otras células y avanzar su propagación.

Filopodios

Tras analizar las modificaciones que el virus lleva a cabo, los científicos encontraron tres conductas principales en la célula infectada.

“Una de estas conductas es la creación de las protuberancias, los largos tentáculos”, le dice a BBC Mundo Pedro Beltrao.

Estas protuberancias, llamadas filopodios, no son muy comunes pero ya se han visto que ocurren con otros virus, como el de Marburgo, explica el investigador.

En el pasado se ha visto que otros virus las utilizan tanto para salir de la célula afectada como para infectar otras células cercanas y acelerar así la infección.

Aunque en este estudio no se demostró cuál es la función de los filopodios, los investigadores creen que hay una “alta probabilidad” de que el Sars-Cov-2 también esté usando estos tentáculos para acelerar su propagación.

Filopodios

ELIZABETH FISCHER, MICROSCOPY UNIT NIH/NIAID
Los filopodios no son comunes pero se han visto en otros virus como el de Marburgo.

Lo que sí logró esta investigación es producir unas imágenes impresionantes de la célula infectada, que la muestran como nunca se había visto antes, donde se ven las extrañas estructuras de los filopodios creados por el coronavirus.

Las fotografías, captadas por la doctora Elizabeth Fischer de la Unidad de Microscopía de los Laboratorios Rocky Mountain en Estados Unidos, y científicos de la Universidad de Friburgo, Alemania, revelan cómo el virus brota de los filopodios que se expanden en múltiples ramificaciones.

Pero además de la creación de filopodios, el virus provoca otras modificaciones importantes en la célula infectada.

“Otra conducta que vimos es que la célula deja de dividirse en cierto punto particular del ciclo de división y pensamos que esto crea un ambiente propicio para que el virus se replique”, le explica a BBC Mundo Pedro Beltrao.

“Y la tercera conducta que detectamos es una mayor producción de citoquinas, responsables de la respuesta inflamatoria”.

“Esto es importante, porque creemos que este es uno de los factores que pueden estar causando la exagerada inflamación en las etapas avanzadas de la enfermedad de COVID-19”, agrega el investigador.

Las principales responsables: las quinasas

Los científicos descubrieron que las enzimas quinasas son las principales responsables de estas modificaciones en la célula.

imagen celular

ELIZABETH FISCHER, MICROSCOPY UNIT NIH/NIAID
El estudio investigó cómo el coronavirus reprograma a las células humanas para provocar la infección.

Y la buena noticia, dicen los investigadores, es que ya existen muchos fármacos que podrían regular la actividad de las quinasas y, por lo tanto, podrían ser utilizados para tratar la COVID-19.

Los científicos probaron cerca de 70 fármacos existentes e identificaron siete, principalmente tratamientos anticancerosos y antiinflamatorios, que demostraron tener un efecto para inhibir la actividad de las quinasas.

En pruebas de laboratorio con líneas celulares, los fármacos lograron evitar la respuesta inflamatoria y detener la replicación del virus.

Ahora los investigadores esperan poder empezar ensayos clínicos para probar los tratamientos en humanos.

El estudio, publicado en la revista Cell, demostró una vez más cómo la pandemia de coronavirus está acercando a investigadores de todo el mundo para trabajar juntos.

Y cómo la necesidad para entender más sobre este virus está acelerando los hallazgos científicos.

“Para mí, en lo personal, fue un proyecto científico fantástico, porque no todos los días puedes colaborar con tantos investigadores brillantes de diferentes partes del mundo”, le dice a BBC Mundo Pedro Beltrao.

“Este fue un proyecto que en otra época hubiera tomado entre tres y cinco años, y se hizo en tres meses. Esto, para mi, fue algo increíble”, agrega el científico.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kLdwBsIG5bY

https://www.youtube.com/watch?v=QZ9JbrioTiw

https://www.youtube.com/watch?v=bDR5eXAxyfs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.