Médicos y enfermeras hacen fila por un trabajo en hospitales públicos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Andrea Vega

Médicos y enfermeras hacen largas filas para emplearse en hospitales en medio dela pandemia

Pese al riesgo de contraer COVID-19 en un trabajo eventual, cientos de médicos, enfermeras y laboratoristas desempleados o con trabajos precarios hacen fila para encontrar un empleo.
Andrea Vega
14 de abril, 2020
Comparte

Una pequeña multitud invadió este lunes los alrededores de las oficinas de la Sección 33 del Sindicato del IMSS, en la colonia Ampliación Simón Bolívar, en la alcaldía Venustiano Carranza.

La emergencia sanitaria el COVID-19 los congregó ahí: cientos de personas comenzaron a formarse desde la madrugada en busca de un empleo.

“Yo llegué a las 6:20 y tengo la ficha 295. Dieron 400, pero hace rato dijeron que solo van a atender hoy hasta la ficha 300. Los demás hasta mañana”, dice Karen, que prefiere omitir su apellido, una enfermera desempleada que busca aprovechar la contingencia para encontrar trabajo en el sector público.

Entérate: Se usarían hospitales inflables y gimnasios para atender pacientes con COVID-19, según Salud

Karen se quedó sin empleo justo por el COVID. Trabajaba en un hospital privado pequeño. Cuando las cirugías bajaron de número, frente al temor de los pacientes de contagiarse si acudían a la clínica, ella, dos enfermeras más y otras dos personas de limpieza se quedaron sin trabajo.

La enfermera estaba contratada por honorarios, no tenía ninguna prestación, así que solo le dijeron adiós y la dejaron sin empleo y sin ingresos, el pasado 30 de marzo; por eso hace fila hoy en la colonia Ampliación Simón Bolívar.

Karen sabe que corre riesgo al contratarse en un hospital público en plena epidemia de COVID, pero dice que tiene la esperanza de encontrar una plaza permanente en un hospital del IMSS.

“No están prometiendo eso, de hecho en la convocatoria no dice cómo nos van a contratar ni por cuánto tiempo, no sabemos nada, pero no tengo trabajo, mi esposo monta estructuras en la industria de la construcción, está en una obra para gobierno y ahorita no han parado, pero no sabemos cuándo van a parar ni en qué condiciones va a quedar él, tenemos dos niñas y muy pocos ahorros, así que hay que arriesgarse”.

Adelante de Karen está Adrián Rodríguez. Es laboratorista químico. Muchos de los que hacen fila hoy lo son. Tiene la ficha 294 y teme ya no alcanzar vacante pero no se desanima. Está sin trabajo desde enero. Laboraba en el Instituto Nacional de Cardiología, como ayudante de investigador, pero el gobierno federal decidió eliminar la partida de donde salía su sueldo.

“Durante tres años y medio trabajé ahí, muchas veces hasta sábado y domingo y de pronto solo se cerró la partida presupuestal y adiós. No tengo hijos todavía, pero mi mamá y mi hermana depende económicamente de mí, así que necesito el trabajo, según la convocatoria, esto no es para cubrir plazas COVID, pero si así fuera, y tuviera que tomar las muestras para eso, yo le entro, ya hasta tomé una capacitación al respecto en el IPN”.

Minutos después de la charla con Adrián, un letrero aparece en la puerta de entrada del sindicato del IMSS: “se cerró la convocatoria para técnico laborista, laboratorista y médico radiólogo”. A las 2:30 de la tarde esta oportunidad queda cancelada para Adrián.

La ronda para conseguir un lugar

Al otro lado de la calle, en la banqueta de enfrente, hay una fila más pequeña. Los que están formados aquí llegaron más tarde, a las 10 de la mañana, a las 11, hay un par que va llegando, son los médicos generales.

En esa fila está Benito Mojica, que por ahora tiene dos trabajos, pero ninguno es estable y uno se va a terminar pronto. Él es parte del equipo operativo de una red de vigilancia de influenza de un laboratorio privado. Ahí se encarga de procesar las muestras, pero como ahora todo se volcará a COVID, el laboratorio ha decidido terminar el estudio de influenza.

“Igual solo tenía contrato por seis meses, pero la empresa podía terminarlo en el momento que quisiera y eso será el 30 de abril”. Su otro trabajo es en el consultorio de una cadena de farmacias, aunque ahí solo labora los fines de semana. Lo que busca es un trabajo estable pero como médico general no ha podido encontrarlo.

En el sector público, dice, no hay vacantes para médicos generales, quieren especialistas, “pero yo no he podido hacer la residencia. Las becas que dan son de entre 4 y 6 mil 500 pesos quincenales y yo ya tengo un hijo, no me alcanza con eso”.

Aún así Benito piensa aplicar para el siguiente examinen de residencias que será en septiembre, aunque sabe que la posibilidad de obtener un lugar es limitado. “Cada vez son más los aspirantes y apenas hay espacio para unos 10 mil, también por eso hay tanto médico general que no encuentra trabajo, si cada año egresan unos 12 mil médicos, y en los hospitales quieren puro especialista, imagínate”.

El año pasado, 42,680 médicos generales presentaron el examen, pero solo había 9,480 plazas disponibles.

Y si, en la fila las historias de ese tipo se repiten. Personas que después de estudiar medicina seis años se encuentran con que el título de médico general les resulta poco a las instituciones públicas para contratarlos, mientras los lugares para hacer una especialidad son pocos, con becas raquíticas, horarios extremos y riesgo, como el de esta epidemia de COVID.

Les quedan los empleos satélites, en los consultivos de las farmacias, como médicos del área laboral en una empresa o en clínicas como las de hemodiálisis.

En ese caso está Andrés, que también prefiere omitir su apellido, hace dos años y medio se tituló como médico general, buscó trabajo en hospitales públicos pero no encontró. Se tuvo que colocar en una de estas clínicas de hemodiálisis, donde supervisa los trabajos de los pacientes, por eso es que apenas llegó hace 20 minutos (son las 2:30) a hacer fila.

Dice que este es un buen momento para conseguir trabajo en un hospital del IMSS, aunque también está consciente de que no les han prometido que será permanente y desconoce cómo los contratarían.

“No decía nada la convocatoria, creo que esta no es para atender casos COVID sino al resto de los pacientes, pero sí así fuera, pues igual estaría aquí, con tal de tener un mejor trabajo”.

Pero eso no solo no lo asegura la convocatoria, tampoco hacer fila del lado de la acera más afortunada, Benito y su amiga Blanca, que también hace cola afuera de la oficina del sindicato, dicen que ellos ya han hecho un peregrinar por convocatorias sin tener resultados.

Benito fue a una de la Sedena, hasta Ozumba, por Jocotitlán en el Estado de México. Pero le dijeron que solo querían médicos especialistas y afanadoras, que quizá se abrieran otras vacantes pero tendría que volver otro día. Blanca fue a un campo militar del Estado de México para atender otra convocatoria de la Sedena, pero le dijeron que ya no había vacantes.

“Después aplicamos en línea a la del Insabi y nos respondieron que estamos en proceso de validación, eso hace semana y media. Aplicamos también en línea a la del ISSSTE y en esa ni siquiera tuvimos alguna respuesta y ahora estamos aquí”, dice Blanca, quien pidió usar un nombre ficticio.

A ella la contingencia le puso en pausa su plan de vida. Es médico general y estaba ya en una residencia de pediatría pero tuvo que abandonarla por un problema familiar. Esa residencia trunca le ayudó a conseguir trabajo en un hospital del Estado de México, del Issemym. Pero ella quiere hacer su residencia.

“Encontré que en Canadá las becas para hacerla son mucho más altas, así que planeé todo para irme para allá e iniciar el proceso, ya tenía los boletos de avión y todo, pero entonces llegó la pandemia y todo se fue a pique, la aerolínea me canceló los vuelos y ya no me pude ir. Ya había renunciado a mi trabajo y todo para irme, así que no tengo nada que hacer mientras esto pasa y quiero ayudar, además de tener un ingreso, claro”.

Blanca no entiende por qué ella y su amigo no pueden colocarse cuando el gobierno ha dicho que busca a miles de médicos para cubrir los lugares que requiere para hacerle frente a la epidemia de COVID. “No sé qué pasa, no lo entendemos, pero a ver si en esta logramos colocarnos”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Un millón de personas huyen de suelo ucraniano en medio de la crisis humanitaria desatada por la invasión rusa

Polonia ha recibido medio millón de personas en la masiva salida de ucranianos y extranjeros que huyen de la guerra desatada por Rusia.
5 de marzo, 2022
Comparte

La guerra en Ucrania ha llevado ya a más de un millón de civiles a huir de su país, informó este jueves la Oficina de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Los ucranianos, y muchos extranjeros que estaban en el país, están cruzando a naciones vecinas como Polonia, Rumania, Eslovaquia, Hungría y Moldavia.

Grupos más pequeños se han marchado a Rusia y Bielorrusia.

“En tan solo siete días, un millón de personas han huido de Ucrania, desarraigadas por esta guerra sin sentido. Llevo casi 40 años trabajando en emergencias de refugiados y rara vez he visto un éxodo tan rápido como este”, dijo el alto comisionado de la ACNUR, Filippo Grandi.

“Hora a hora, minuto a minuto, más personas tienen que huir de la aterradora realidad de la violencia. Son innumerables los desplazados dentro del país”, añadió.

Polonia ha sido el país que ha recibido a la mayoría de los que huyen, con más de 500.000 personas hasta este jueves, el día en que se cumple una semana de la invasión rusa de Ucrania.

Ante esta crisis, la Unión Europea (UE) informó que unos cuatro millones de personas podrían intentar abandonar Ucrania y que recibirá a los refugiados con los “brazos abiertos”. El país tiene 44 millones de habitantes.

La UE y Estados Unidos anunciaron este jueves medidas de protección especial para los ucranianos que huyen de la guerra.

Gráfico

BBC

Los refugiados de Ucrania en países vecinos. . Hasta el 03/03/2022.

¿Cómo están saliendo?

Muchas personas han esperado hasta 60 horas, en un clima gélido, para cruzar la frontera de Polonia. Aquellos que ingresan a Rumania han esperado hasta 20 horas.

Lo han hecho en vehículos terrestres y otros incluso han tenido que caminar, pues se ha vuelto imposible abordar los trenes que salen de las ciudades ucranianas.

Los vuelos comerciales fueron cancelados unas horas después del inicio de la invasión rusa.

Refugiados ucranianos en Polonia

EPA
Polonia ha recibido a la mitad de los refugiados de Ucrania.

A los refugiados se les dice que no necesitan documentos, pero muchos están recibiendo estatus de refugiado con sus pasaportes o con certificados de nacimiento.

Pero deben demostrar de alguna forma ser ciudadanos ucranianos o personas que vivan legalmente en Ucrania, como estudiantes extranjeros.

Es por ello que algunas comunidades minoritarias, entre ellas trabajadores originarios de África, han enfrentado problemas. Algunos han denunciado que sufren segregación.

¿Qué ayuda están recibiendo?

En Polonia y otros países fronterizos con Ucrania, los refugiados pueden permanecer en los centros de recepción si no tienen amigos o parientes con quienes quedarse.

Ahí se les brinda comida y atención médica.

Polonia también está preparando un tren médico para transportar a los ucranianos heridos.

https://www.youtube.com/watch?v=efpU9X6EUA4

Hungría y Rumania están ofreciendo subsidios en efectivo para comida y ropa. Los niños reciben plazas en las escuelas locales.

La República Checa permitirá que los refugiados soliciten un tipo especial de visa para quedarse por algún tiempo.

Grecia y Alemania han envidado tiendas de campaña, mantas y mascarillas a Eslovaquia, mientras que Francia mandó medicamentos y otros equipos sanitarios a Polonia.

Reino Unido podría acoger a 200.000 refugiados ucranianos, dijo el primer ministro Boris Johnson.

Refugiados en un campo de Polonia

EPA

¿Cuántos ucranianos son desplazados internos?

Las estimaciones de la ONU dicen que al menos 160.000 personas en Ucrania que han huido de la guerra están desplazadas dentro de su propio país.

La UE cree que esa cifra podría llegar a siete millones y que 18 millones de ucranianos se verán afectados por la guerra.

El Alto Comisionado para los Refugiados de la ONU dice que está tratando de ayudar a los desplazados internos, pero la guerra hace que el terreno sea inseguro para los trabajadores humanitarios.

La ONU se está preparando para brindar asistencia en el oeste de Ucrania, donde el acceso es más fácil.

Protección especial en EE.UU. y la UE

Los ucranianos que ya estén en Estados Unidos estarán cubiertos por una protección especial.

Aquellos que ya estuvieran en EE.UU. el pasado martes podrán quedarse en el país bajo una nueva categoría especial para no migrantes.

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, anunció la medida este jueves, al decir que el gobierno amplía el Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) a los ucranianos.

El Departamento de Seguridad Nacional estadounidense normalmente designa nacionalidades bajo TPS por conflictos armados, desastres naturales, epidemias y otras condiciones extraordinarias y temporales que impiden que las personas puedan regresar a sus países de origen de forma segura.

En cuanto a la Unión Europea, el bloque acordó otorgarles residencia temporal de hasta 3 años a los ucranianos que huyen de la guerra.

Los ministros de la UE dieron luz verde al plan en una reunión este jueves en Bruselas.

Para hacerlo pondrán en marcha un mecanismo nunca usado antes que les otorga a los ucranianos y sus familias derecho al trabajo, educación y seguridad social.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=pssIzBbUotE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.