'Adopta un hospital', una iniciativa ciudadana para enfrentar la pandemia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

'Adopta un hospital', una iniciativa ciudadana para hacer frente a la pandemia

El objetivo de la iniciativa es dotar a los trabajadores de los hospitales de las herramientas que requieren para su protección
AFP
Por Rosario Carmona Meza
29 de abril, 2020
Comparte

Raymundo Zamora y su familia crearon la iniciativa “Adopta un hospital”, como respuesta de la sociedad civil a las necesidades del personal de salud ante la emergencia por COVID-19.

El objetivo, explica Raymundo, es dotar a los trabajadores de los hospitales de las herramientas que requieren para su autoprotección como caretas y overoles.

Entérate: Protege a un residente, UNAM pide donativos para comprar material de protección a médicos de COVID-19

Hasta el momento la familia Zamora ha fabricado y entregado alrededor de 400 caretas y esperan fabricar al menos 200 caretas más cada día para continuar con las donaciones.

“Es muy triste llegar a los hospitales, incluso los de especialidades, y ver que los propios trabajadores han tenido que comprar, en el mejor de los casos, o crear sus propias caretas, a veces sólo utilizan hojas de acetato que a la larga no les van a servir porque se rompen, eso es lo que nos motiva a ayudar y pedir el apoyo a la sociedad”.

Ya los mexicanos organizados han respondido a las emergencias del pasado y los resultados son extraordinarios, es momento de volver a unirnos, pide.

Raymundo es un enfermero jubilado.

A penas en octubre pasado dejó su trabajo después de 35 años de servicio en instituciones como el Seguro Social, el ISSSTE y el Hospital de la Mujer.
Aunque reconoce que quisiera regresar a trabajar para aportar sus conocimientos y experiencia en el área de infectología, no puede hacerlo. Hace 10 años estuvo a punto de morir, tuvo que ser operado del corazón, una vez más, para cambiar el marcapasos que lo mantiene con vida.

“Estoy viviendo 10 años de vida extra”, dice al recordar que los médicos advirtieron a su familia que se prepararan para lo peor, porque no había muchas esperanzas de que lograra recuperarse. Pero si algo sabe Raymundo es sacar fortaleza de la nada y sobreponerse a las adversidades.

Su historia lo revela y no deja lugar a dudas.

De San Juanico al sismo del 85

En 1984, cuando ocurrieron las explosiones de gas que prácticamente destruyeron San Juan Ixhuatepec, Raymundo estaba recién egresado de la FES Zaragoza.

Sin tiempo para reflexionar convocó a sus compañeros enfermeros y formaron una brigada para apoyar en la atención a los pacientes.

“Llegamos al hospital 1o de Octubre y era impactante ver a las personas en el piso, estaban sobre cartones, con los cuerpos quemados y el grito de dolor que parecía interminable”.

Sin saberlo, dos de sus hermanos estaban en las mismas labores de apoyo.

Lo mismo ocurrió la mañana del 19 de septiembre de 1985.

Te puede interesar: Integrar la comunidad y sus tradiciones, la clave para la reconstrucción después de los sismos

Cuando se registró el sismo de 8.1 grados en la escala Richter, Raymundo alcanzó a ver el grado de la destrucción y como otros sobrevivientes no dudó ni un segundo en romper el cerco que habían impuesto los militares para empezar las labores de rescate en los edificios derrumbados.

“Entre los escombros de los edificios se escuchaban los gritos de auxilio, así que con las manos empezamos a rascar en los montones de tierra (unos 400 edificios quedaron totalmente destruidos) no teníamos herramientas ni experiencia de rescatistas pero nos organizamos,” recuerda.
“Lo que vimos fue tremendo’.

En aquel tiempo Raymundo trabajaba en el Hospital Juárez, aunque temporalmente estaba fuera y tendría que reincorporarse a sus labores ese mismo mes. En cuanto pudo llegar al lugar, se concentró en organizar a la gente en el rescate de sus compañeros y de los pacientes. “Al día coordinaba entre 400 y 500 gentes y no podía dormir, mis compañeros me obligaban a descansar unas 3 horas al menos, pero en cuanto escuchaba el código 5, sabía que una persona con vida podía ser rescatada y regresaba a rascar en los escombros”.

Recuerdo por ejemplo que en la escalera estaban atrapados dos médicos Ernesto y Bonfilio. Ernesto tenía las piernas comprimidas por una trabe que le había caído encima. Durante 6 horas rascamos para quitar los escombros, todo ese tiempo platiqué con él, a Bonfilio lo sacamos primero, a Ernesto le dije que era casi imposible salvar sus piernas, dijo que no importaba, pero que lo sacáramos. Cuando ya faltaba una media hora para sacar a Ernesto, se le acabaron las fuerzas y empezó a agonizar. Cayó en paro, primero cardiaco y luego respiratorio, recuerda Raymundo, mientras revive la imagen que no ha desaparecido de su memoria.

“Imagínate lo que se siente. Él tenía la seguridad de que lo iba a sacar…”
Todos esos días fueron de un vaivén de emociones. Como si no hubiera tiempo para detenerse a sentir.

“La mayoría de los voluntarios eran cargadores de la Merced y no tenían conocimientos y yo, de alguna manera, sabía cómo manejar las lesiones de los sobrevivientes así que durante 10 días no dormí, no hubo descanso, mi cerebro no paraba, no hubo tiempo”.

Además, recuerda, yo conocía el hospital así que sabía cómo recorrer los túneles.

“Ahí entré con un brigadista de la Cruz Roja para rescatar a una señora que estaba atorada en su cama, con el piso superior que le había caído encima. Sobrevivió varias horas hasta que su cuerpo ya no resistió, era un rescate imposible, pero la señora siempre mantuvo una serenidad que sorprendía”.

“Son recuerdos que no se superan, son muy fuertes”.

Pero en el otro extremo, siempre quedará la emoción del día 10, cuando Raymundo y los demás voluntarios pudieron rescatar a la última sobreviviente del hospital, una enfermera originaria de Oaxaca que desde el día del temblor quedó atrapada con una compañera.

“Ella nunca se recuperó porque el impacto psicológico fue terrible. Imagínate que durante 10 días tuvo encima de su cuerpo a su compañera que se desangraba poco a poco, hasta que agonizó, sin que ninguna pudiera hacer nada para evitarlo. Cuando al fin la rescatamos nos dijo que había una mujer que gritaba un poco más abajo, decía que estaba con unos bebés y que no la fuéramos a dejar ahí. Pero cuando avanzaba el rescate de la enfermera la señora le dijo que ya no aguantaba más que estaba por desmayarse”.

“No me vayas a dejar acá”, fue el grito que se quedó atrapado en los escombros y en su mente.

Después de eso, dice, estuve varias horas bagando, sin reaccionar, sin entender… hasta que me recobré y pude regresar a mi casa, con 15 kilos menos y el cansancio físico pero sobre todo emocional, tatuado al cuerpo.

Volver a los escombros

“No sé si ya se nazca con esto, si es genética, pero mi hermana mayor, Ricardo el menor y yo, nos forjamos a nosotros mismos. La vida dura y una niñez complicada, nos formaron el carácter. Por eso no es extraño que, sin saberlo, mis dos hermanos y mis sobrinos nos encontramos rascando entre los escombros más de una vez”.

Y la escena se repitió el 19 de septiembre del 2017, cuando el terremoto de 7.1 grados en la escala Richter evocaba el desastre ocurrido el mismo día en 1985.
Esta vez, Raymundo y sus hijos, su hermano y su sobrino compraron herramientas y salieron a ayudar.

Te puede interesar: Después de dos meses y medio hospitalizada, dan de alta a Alejandra, sobreviviente del 19-S

“Mi hijo era el más joven de nosotros y dice que le dio mucho miedo, sobre todo cuando me veía encima de las ruinas haciendo hoyos y sacando piedras. Son experiencias que te marcan, te cambian la vida”, admite Ricardo cuando recuerda que durante el día estuvieron recorriendo las zonas de los edificios derrumbados.

“Compramos herramientas para donarlas y queríamos ayudar pero nos regresaban hasta que llegamos con una brigada y mi sobrino era el encargado del almacén, entonces nos incorporó a las brigadas y pudimos apoyar en el rescate de dos personas, lamentablemente estaban sin vida, pero pudimos contribuir”.

Lo que más recuerda Raymundo es que sus hijos, llorando, le narraban lo que habían visto, lo que les tocó vivir. Una pesada herencia que se ha transmitido a las nuevas generaciones y que hoy vuelve a dar fruto para reaccionar ante la emergencia.

“Ahora no puedo ir a rascar con mis manos, pero mi esposa y mis hijos trabajan en el sector salud y la única forma que tengo de protegerlos, de alguna manera, es que sus compañeros estén lo más protegidos posible, por eso decidimos ponernos a fabricar las caretas, para cuidarlos un poco”.

Respuesta solidaria

La iniciativa de Raymundo consiste en que los propios trabajadores de la salud hagan listas y envíen sus requerimientos para que la sociedad organizada, una vez más, responda ante la emergencia.

Raymundo y su familia no tienen un taller o una fábrica establecidos, él es entrenador de taekwondo y cambió temporalmente su escuela por las lecciones rápidas de elaboración de caretas de uso industrial.

Sabemos que la etapa más álgida de la pandemia está por venir y es necesario que la sociedad se organice y apoye a los trabajadores de los nosocomios para enfrentar el riesgo en condiciones más seguras, explica.

“Las caretas que fabricamos son de uso industrial y protegen desde los ojos hasta los costados del rostro. Aunque no teníamos un taller o algo parecido, decidimos comprar el material y empezar a diseñar la caretas. La verdad es que queremos hacer la mayor cantidad posible pero se nos ha complicado mucho encontrar proveedores que cuenten con los recursos para poder continuar con el proyecto. Hacen falta también los overoles pero los precios de la tela se han elevado hasta 600 por ciento y los negocios del centro están cerrados, así que se ha complicado la fabricación, pero vamos a trabajar con lo que tenemos y confiamos en que, en mayo, nos puedan surtir más materiales para tener materia prima y continuar con las donaciones”.

El objetivo de la familia Zamora es fabricar 200 caretas diarias.

Cada careta tiene un promedio de duración de hasta dos meses si el personal las cuida.

En los últimos días su nombre ronda en las redes sociales, en las notas de los medios y sobre todo, entre los muros de los hospitales porque decidió que quedarse en su casa no es suficiente, que una nueva emergencia obliga a la sociedad civil a organizarse y aportar.

Y ese mismo espíritu que lo hizo meterse en los huecos para rescatar cuerpos en los edificios derrumbados durante los sismos del 85 y 17, mientras su hermano Enrique embalsamaba los cadáveres y Ricardo retiraba escombros con las manos o que los llevó a trasladar heridos en las explosiones de San Juanico, es el mismo espíritu que le salvó la vida hace 10 años y hoy lo impulsa a confiar en que los mexicanos además de quedarse en casa tienen la mejor arma para enfrentar la pandemia, la vocación de la solidaridad.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las 2 causas científicas por las que se cayeron las Torres Gemelas tras el impacto de los aviones el 11 de septiembre de 2001

El violento choque de dos aviones contra los edificios más altos de Nueva York fue el comienzo de una secuencia de horror que redujo a escombros los emblemáticos colosos de acero y concreto.
7 de septiembre, 2021
Comparte

MITEl 11 de septiembre de 2001 dos aviones Boeing 767 embistieron las Torres Gemelas, que con sus 110 pisos eran los edificios más altos de Nueva York.

El primer avión chocó contra la torre norte a las 8:45 de la mañana. El edificio ardió durante 102 minutos y luego, a las 10:28 a.m. se derrumbó en solo 11 segundos.

Dieciocho minutos después del primer choque, a las 9:03 a.m., el segundo avión impactó la torre sur. El rascacielos resistió en llamas durante 56 minutos, tras lo cual, a las 9:59 a.m., colapsó en 9 segundos.

“Luego del increíble sonido del edificio colapsando, en pocos segundos todo se volvió más oscuro que la noche, sin sonido, y no podía respirar”, recuerda Bruno Dellinger, un sobreviviente que trabajaba en el piso 47 de la torre norte.

“Estaba convencido de que estaba muerto, porque el cerebro no alcanza a procesar algo como esto”, dice Dellinger en su testimonio compartido por el Museo y Monumento Conmemorativo del 11 de septiembre en Nueva York.

Trayectoria aviones

BBC

El saldo fueron 2.606 personas muertas.

Torres Gemelas

Getty
Las torres resistieron varios minutos antes de venirse abajo.

¿Por qué se cayeron las torres?

“La respuesta aceptada por toda la gente seria es que las torres se vinieron abajo porque fueron objeto de un ataque terrorista“, le dice a BBC Mundo el ingeniero civil Eduardo Kausel, profesor emérito en el Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

Justo después de los ataques, Kausel fue el líder de una serie de estudios y publicaciones en las que expertos del MIT analizaron las causas de los derrumbes desde el punto de vista estructural, de ingeniería y arquitectónico.

La respuesta de Kausel encierra una serie de fenómenos físicos y químicos que desataron una catástrofe que nadie, para ese entonces, era capaz de imaginar.

Combinación fatal

Los estudios del MIT, que se publicaron en 2002, coinciden en gran parte con los hallazgos del reporte que el gobierno de Estados Unidos le encargó al Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST, por sus siglas en inglés) para averiguar por qué se cayeron las torres, y cuya versión final se publicó en 2008.

Torres Gemelas

Getty
En 2001 las Torres Gemelas eran los edificios más altos de Nueva York.

Tanto el MIT como el NIST concluyen que las torres se derrumbaron debido, principalmente, a la combinación de dos factores:

• El severo daño estructural que causaron los choques de los aviones en cada edificio

• La cadena de incendios que se expandieron a lo largo de varios pisos

“Si no hubiese habido incendio, los edificios no se habrían derrumbado”, dice Kausel.

“Y si hubiese habido únicamente incendio, sin el daño estructural, tampoco se habrían venido abajo”.

“Las torres tenían mucha resistencia”, dice el ingeniero.

El informe del NIST, por su parte, afirma que existen documentos oficiales que indican que las torres estaban diseñadas para soportar el impacto de un avión Boeing 707, que era la aeronave comercial más grande que existía al momento de ser diseñadas.

Torres Gemelas

Getty
Las torres quedaron reducidas a escombros.

Los investigadores del NIST, sin embargo, advierten que no encontraron información sobre los criterios y los métodos que se utilizaron para llegar a esa conclusión.

Lo que sí está claro es que, juntos, el impacto y el incendio, produjeron un desenlace fulminante: el colapso de ambas torres.

Cómo estaban construidas las torres

Las Torres Gemelas tenían un diseño que era estándar en la década de los 60, cuando comenzaron a ser construidas.

Cada edificio tenía en el centro un núcleo vertical de acero y hormigón, que albergaba los ascensores y las escaleras.

Cada piso se formaba con una serie de vigas de acero (horizontales) que partían desde ese núcleo y se conectaban con columnas de acero (verticales) para formar las paredes exteriores del edificio.

El entramado de vigas distribuía el peso de cada piso hacia las columnas, mientras que cada piso, a su vez, servía como un soporte lateral que evitaba que las columnas se torcieran, lo que en ingeniería civil se conoce como pandeo.

Torres Gemelas

Getty
Las torres tenían una columna central a partir de la cual salían las vigas que se conectaban con las columnas exteriores.

Toda la estructura de acero estaba recubierta por hormigón, que funcionaba como un protector de vigas y columnas en caso de incendio.

Las vigas y las columnas, además, estaban recubiertas por una delgada capa aislante a prueba de fuego.

Impacto, fuego y aire

Ambas torres fueron golpeadas por modelos distintos de aviones Boeing 767, que son más grandes que un Boeing 707.

El impacto, según el informe del NIST, “dañó severamente” las columnas y desprendió el aislamiento contraincendios que recubría el entramado de vigas y columnas de acero.

“La vibración del choque hizo que el recubrimiento antifuego del acero se fracturara, con lo cual las vigas quedaron más expuestas al fuego“, explica Kausel.

Así, el daño estructural le abrió camino a las llamas, que a su vez iban causando más daño estructural.

Torres Gemelas

Getty
Gran parte del combustible se quemó durante la bola de fuego que se produjo al momento del impactó de los aviones.

Mientras eso ocurría, las temperaturas, que llegaban a los 1.000 °C, hacían que los vidrios de las ventanas se dilataran y se rompieran, con lo cual entraba aire que servía de alimento al fuego.

“El fuego se autoalimentó de aire y por eso se propagó“, dice Kausel.

“Bombas voladoras”

Los datos oficiales estiman que cada avión cargaba cerca de 10.000 galones de combustible (más de 37.850 litros).

“Eran bombas voladoras”, dice Kausel.

Gran parte de ese combustible se quemó durante la bola de fuego que se formó en el momento del impacto, pero también hubo mucho combustible que se derramó a los pisos inferiores de las torres.

Eso hizo que el fuego se expandiera, encontrando a su paso varios objetos inflamables que le permitían seguir avanzando.

Torres Gemelas

Getty
El fuego causó daños severos a las columnas de las torres.

Ese incendio descontrolado tuvo dos efectos principales, explica el ingeniero del MIT.

Primero, el intenso calor hizo que se dilataran las vigas y las losas de cada piso. Esto causó que las losas se separaran de sus vigas.

Además, la dilatación de las vigas también empujó las columnas hacia afuera.

Pero luego hubo un segundo efecto.

Las llamas comenzaron a ablandar el acero de las vigas, volviéndolas maleables.

Eso hizo que lo que antes eran estructuras rígidas, ahora parecieran cuerdas que al arquearse comenzaron a impulsar hacia adentro las columnas a las que estaban unidas.

“Eso fue fatal para las torres”, señala Kausel.

Colapso

En ese momento ya estaban todos los ingredientes para desencadenar el colapso.

Torres Gemelas

Getty
El calor del fuego dilató las vigas, que a su vez empujaron las columnas.

Las columnas ya no estaban totalmente verticales, debido a que las vigas primero las empujaron hacia afuera y luego las halaron hacia adentro, así que comenzaron a pandear.

Así, según el informe del NIST, las columnas iniciaron el colapso arqueándose, mientras las vigas a las que estaban conectadas tiraban de ellas hacia adentro.

El análisis de Kausel, por su parte, añade que, en alguno casos, las vigas halaron tan fuerte de las columnas que destrozaron los pernos que las ataban a las columnas, lo que causó que estos suelos se derrumbasen y los escombros fueran causando sobrepeso en los pisos inferiores.

Esto produjo un estrés adicional a la capacidad de las ya debilitadas columnas.

El resultado fue una caída en cascada.

Torres Gemelas

Getty
Las paredes se derrumbaron “como quien pela un banano”.

Una vez que el edificio entró en caída libre, explica Kausel, el colapso expulsó progresivamente el aire que había entre los pisos, lo que causó un viento fuerte hacia la periferia.

Esto hizo que el derrumbe quedase envuelto en una nube de polvo, y que las paredes externas se derrumbasen hacia afuera, como quien pela un banano, dice el experto.

Ambos edificios se esfumaron en cuestión de segundos, pero el fuego entre los escombros siguió ardiendo durante 100 días.

Veinte años después, el horror y el dolor que causaron los atentados aún no se apagan.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6X6MQcydovo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.