Bájese, nos va a contagiar: así viven médicos atacados por COVID
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

'Se siente frustración, ¿por qué nos agreden?': médicos son discriminados durante emergencia por COVID-19

En México se han incrementado los casos de agresión o discriminación contra personal médico que lucha contra pandemia de COVID-19.
Cuartoscuro
Por Alberto Pradilla y Andrea Vega
14 de abril, 2020
Comparte

Andrés se dirigía hacia su trabajo a como médico residente en el hospital Balbuena cuando notó que algo no iba bien. Como siempre, se subió en la combi en dirección a San Lázaro. Ya en el interior percibió que, a su alrededor, un grupo de mujeres cuchicheaba entre sí. Hablaban de él. Y no amistosamente.

Primero le invitaron a bajarse del transporte, argumentando que “podía contagiarlas”.

“Bájese, nos va a contagiar a todas”, le dijeron.

La situación se tensó rápidamente.

“Una de ellas me empezó a jalonear y yo solicité mi parada para evitar altercados. Prácticamente me bajaron de la combi”, dice Andrés, que prefiere no dar su verdadero nombre para evitar problemas.

“Es triste y se siente frustración. Después de aquel día nos enteramos de que otros compañeros estaban siendo discriminados, que no les rentaban casas o que los bajaban del autobús”, explica.

“No sé qué creen que ganan con agredirnos. Nosotros somos los que les vamos a curar”, se queja.

Desde aquel día, el hospital les dio una instrucción: ir a trabajar “vestidos de civil” para evitar agresiones.

En medio de la pandemia, la bata blanca es símbolo de admiración en buenas partes del mundo. Son la resistencia contra el virus, las mujeres y hombres que, con medios escasos, se enfrentan al virus todos los días. En Estados Unidos, Italia o España, miles de ciudadanos muestran su apoyo al personal sanitario con aplausos colectivos desde sus balcones, ya que no pueden salir de casa debido al confinamiento.

Entérate: AMLO pide a trabajadores de Salud entregarse a la causa de salvar vidas y que México sea ejemplo contra COVID-19

En México, sin embargo, se han incrementado las agresiones. Llevar el uniforme blanco puede ser motivo para que te bajen de un transporte público o te impidan el paso a un establecimiento comercial. Hay miedo al contagio y los sanitarios corren el riesgo de ser estigmatizados. Aunque, al menos por ahora, hay más casos denunciados en medios y redes sociales que en las instituciones.

“Miedo, desinformación y desconfianza”

En el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) hay registro únicamente de dos quejas sobre temas relacionados a exclusión de sanitarios a causa de la pandemia.

Se trata de una enfermera de Puebla que denunció que no le habían permitido acceder al transporte público y otra sanitaria quejosa de sus propios compañeros que le habían discriminado porque ella era la que atendía a las personas enfermas de COVID-19.

Son pocas denuncias en relación al total de 86 quejas que la institución tiene registradas en relación a la pandemia. La mayor parte de las reclamaciones son por obligar a trabajar a personas en condición de riesgo por tener enfermedades previas, o personas que tuvieron que acudir a su puesto presencial en lugar de quedarse en casa como recomiendan las autoridades sanitarias.

“El miedo, la desinformación y la desconfianza es lo que provoca esto. Las personas piensan que el personal no está suficientemente entrenado para guardar las medidas higiénicas y creen que son objeto de contagio en sí mismo”, dijo Mónica Maccise, titular del Conapred.

Recordó Maccise que este fenómeno se dio con las personas de rasgos asiáticos al inicio de la pandemia, cuando el primer brote tuvo lugar en la provincia china de Wuhan.

“La gente se alejaba y tuvimos información de que les cancelaban los Uber”, dijo.

Ante el miedo al contagio, Maccise explicó que “con las personas con bata blanca lo que tienes que hacer es guardar la sana distancia. No tienes que atacarlo, sino reconocerlo y validarlo”.

“Estas personas son las que van a salvarnos la vida”, dijo. Por ello, hizo un llamado a las víctimas a denunciar estos hechos, recordando que la institución que dirige puede actuar, bien por medio de comunicados o por medio de oficios, para intentar poner fin a las discriminaciones.

De esa sensación de ser observado con sospecha sabe bien Víctor, dueño de un servicio de ambulancias en la Ciudad de México con siete empleados a su cargo.

“Llegas de repente a un comercio y como te ven uniformado y con la ambulancia las personas que están adentro te cierran. Nosotros nos discutimos. La gente está alterada y espantada”, explicó.

Tanto él como sus siete empleados han sufrido estos desplantes y trata de restarles importancia.

El pasado sábado, sin embargo, dos de sus ambulancias, que se encontraban en el exterior de un taller en la delegación Iztapalapa fueron atacadas. Según aparece en un video de una cámara de seguridad, una persona se baja de un vehículo y prende fuego a los dos motores. “Llevo 26 años trabajando en esto y 10 como propietario de las ambulancias y nunca me había ocurrido algo así”; explica el paramédico, que también ejerce como comandante de la Comisión Nacional de Emergencia AC, una organización sin ánimo de lucro que presta apoyo en salvamento y emergencias.

Una de las líneas de investigación abiertas por Fiscalía es que el ataque tenga que ver con el pánico al coronavirus.

No sería la primera ocasión que ocurre algo así. La secretaría de Salud informó que el domingo, otra ambulancia perteneciente a su servicio fue atacada, también en Iztapalapa, cuando trasladaba a un paciente con síntomas de Covid19.

La lista de casos es larga. En Yucatán, por ejemplo, una enfermera denunció haber sido rociada con cloro. Lo mismo ocurrió en Reynosa, Tamaulipas, según dijo un enfermero. En Nuevo Laredo desconocidos trataron de quemar un hospital que estaba destinado a tratar personas con Covid19. Y en Mexicali empleados de un supermercado local impidieron y corrieron del establecimiento a una enfermera que llevaba su vestimenta profesional realizara sus compras.

Agresiones en los centros hospitalarios

Las agresiones no se limitan al espacio público. También se han registrado en los propios hospitales.

El viernes 10 de abril, por la noche, un paciente, su madre y otro familiar protagonizaron un enfrentamiento con el personal del Hospital General Regional # 1 Dr. Carlos Mac Gregor Sánchez Navarro, del IMSS, mejor conocido como el Gabriel Mancera, por la calle donde se ubica en la Ciudad de México.

En un video grabado por una integrante del personal de la institución y difundido en redes sociales, se observa el intercambio de empujones y jaloneos entre el acompañante del paciente y este mismo con empleados del hospital.

Esto últimos, según se observa en las imágenes, trataban de impedir que el joven, un supuesto paciente de COVID-19, abandonara el lugar.

La mujer que graba el video, y que sale de un área contigua al triage, afirma que el joven es un paciente con coronavirus. “Está contagiando a todo el mundo, está invadiendo áreas libres y limpias, contaminando áreas blancas, está agrediendo y está infectando”, acusa la empleada del hospital.

Sin embargo, uno de los enfermeros confirmó a Animal Político que tal como el familiar del paciente lo dice en el video, la prueba del muchacho para COVID fue negativa y por eso su madre solicitó el alta voluntaria.

El joven llegó el sábado 4 de abril al hospital, ingresó por el triage de urgencias con insuficiencia respiratoria. Por los síntomas –narra el enfermero– se le ubicó en la zona de pacientes sospechosos de COVID, en el lado sur de urgencias. Se le tomó la muestra para hacer la prueba y se envió esta al Centro Médico La Raza, en donde se ubica uno de los laboratorios autorizados para realizarla.

Pero el resultado tardó en llegar. Fue hasta el viernes 10 de abril cuando el paciente y su familia tuvieron el fallo: era negativo. “La madre del joven pidió el alta voluntaria, argumentando que su hijo estaba en mayor riesgo en el hospital, al estar en la zona de casos sospechosos de COVID y tener además una condición adicional de riesgo, y no es que quisiéramos retenerlo a la fuerza, no podemos hacer eso, pero la familia exigía un documento que no se suele entregar en esos casos”.

El papel que pedían, de acuerdo a lo dicho por el enfermero, era el alta (documento que dice diagnóstico de entrada/tratamiento/ y diagnóstico de salida). “Para que les dieran ese papel fue que empezaron a buscar al médico tratante, y ahí vinieron los jaloneos y empujones con el personal. Tuvimos que llamar a una patrulla, los sacaron y ya no supimos qué pasó”.

El mismo enfermero confirma que, en efecto, el joven estaba en mayor riesgo en el hospital, entre los casos sospechosos, y que el problema principal aquí es que los resultados de las pruebas están tardando mucho.

No volverás a verlo si muere en un hospital

Otra agresión ocurrió el jueves 9 de abril, en el Hospital General 48 del IMSS, ubicado en la colonia San Pedro Xalpa, en Azcapotzalco, Ciudad de México, cuando familiares de un paciente con COVID, que estaba en aislamiento desde el lunes 6, recibieron la noticia de que su familiar había fallecido.

Las personas querían verlo por última vez, pero debido al protocolo sanitario y para evitar riesgos de contagio, no se los permitieron.

En un video, difundido en Twitter por una de las empleadas del hospital, se escucha a uno de los familiares gritar: “déjenme pasar a ver a mi hermano, por favor”.

Al no poder ingresar a ver el cuerpo, cuatro hombres y dos mujeres amenazaron con un arma y golpearon a trabajadores del lugar, entre ellos médicos y enfermeras.

Entre los lesionados se encuentran dos vigilantes y un enfermero, quien publicó un mensaje en su cuenta de Facebook: “hoy cuatro hombres y dos mujeres me golpearon porque su familiar murió por COVID-19. Desde el lunes no lo ven, porque está aislado y por la misma razón el paciente tiene un protocolo a seguir. No se entrega así, no tendrás tiempo para despedirlo, no es como otro fallecido, tiene que ser incinerado, ¡no lo volverás a ver si muere dentro de un hospital! ¿Esto nos espera?”

Sin embargo, de acuerdo con el documento “Guía de manejo de cadáveres COVID-19” publicado por la Secretaría de Salud federal, antes de trasladar a la morgue es factible dar acceso a los familiares más cercanos, quienes deberán entrar con equipo de protección y no deberán establecer contacto físico con el cadáver, ni con las superficies que pudieran estar contaminadas.

“El cadáver debe introducirse en una bolsa de traslado para cadáver biodegradable, que reúna las características técnicas sanitarias de resistencia a la presión de los gases en su interior. La introducción en la bolsa se debe realizar dentro de la propia habitación. Una vez que el cadáver esté adecuadamente empacada, se recomienda la desinfección externa de la bolsa con solución de hipoclorito”.

La disposición final, de acuerdo a los lineamientos de la guía, es que el cuerpo se debe cremar; de no ser posible, se practicará la inhumación en sepultura o bóveda. “Si el destino final es entierro este se da en las condiciones habituales. Las cenizas pueden ser objeto de manipulación sin que supongan ningún riesgo”.

Ante el incremento de las agresiones, las instituciones han lanzado llamados a proteger al personal sanitario.

“Todos, si no hemos necesitado un servicio médico, lo vamos a necesitar, siempre, a lo largo de nuestra vida vamos a necesitar de la ayuda de un médico, de una enfermera. Tenemos que respetarlos y apoyarlos, ahora más que nunca tenemos que ser solidarios y fraternos”, dijo el presidente, Andrés Manuel López Obrador.

A esta petición se sumó la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, quien afirmó que “son nuestros héroes y heroínas, ellos son quienes van a enfrentar la epidemia. Tenemos que manifestarles todo nuestro apoyo no sólo de parte del gobierno sino de la ciudadanía”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cuarentena por el coronavirus: por qué el tiempo parece pasar volando cuando estamos confinados

Puede que los días se te hagan largos, pero si miras atrás, te parecerá que en realidad el tiempo ha pasado volando. Esta sensación está vinculada, principalmente, a cómo creamos los recuerdos.
25 de mayo, 2020
Comparte
Reloj y calendario

Getty Images
En cuarentena se hace difícil distinguir los fines de semana de los días de labor.

Cuando una parte del mundo ha comenzado a relajar las medidas de confinamiento, muchos reflexionan sobre lo rápido que parece haber pasado el tiempo durante la cuarentena.

Esto no es lo que muchos de nosotros esperábamos cuando nos comunicaron que nuestras vidas se volverían mucho más restringidas, y que estábamos a punto de pasar semanas aburridos, confinados en nuestras casas.

Es muy temprano para contar con investigaciones sobre la cuestión, pero no son pocos los que coinciden en que el tiempo se les pasó volando, y las razones son varias.

Una de las razones es que creamos experiencias subjetivas del tiempo, y eso no siempre se correlaciona con lo vemos en el reloj o el calendario.

Un almuerzo de 20 minutos con un amigo se van volando, mientras que los 20 minutos que pasamos esperando a un tren que viene con retraso pueden parecer interminables, aunque el tiempo sea el mismo.

Menos recuerdos

Nosotros estimamos el paso del tiempo de dos maneras: de forma prospectiva (cuán rápido pasa ahora mismo) y retrospectivamente (cuán rápido pasó la semana o la década pasada)

Durante el confinamiento, aquellas personas aisladas de sus amigos, familia y su trabajo han tenido muchas horas vacías por delante.

La gente ha encontrado todo tipo de soluciones creativas para pasar el tiempo —hornear pan, plantar semillas, grabar videos— pero, inevitablemente, cuando pasas todos los días y noches en casa, los días empiezan a parecerse entre sí.

Muchos descubren que les cuesta diferenciar entre los días de labor y los fines de semana.

Imagen que ilustra el paso del tiempo

Getty Images
En la cuarentena, como todos los días se parecen bastante entre sí, tendemos a crear menos recuerdos.

Esta confusión de días idénticos nos lleva a crear menos recuerdos nuevos, lo cual es crucial para nuestro sentido de percepción del tiempo.

Los recuerdos son una de las formas en la que juzgamos cuánto tiempo ha pasado.

Cuando te vas de vacaciones por una semana a un lugar nuevo, el tiempo pasa rápido porque todo es nuevo, pero cuando regresas, miras hacia atrás y ves que has creado tantos recuerdos nuevos, que sientes muchas veces que has estado de vacaciones más de una semana.

Lo opuesto puede pasar en cuarentena.

Aunque los días se sientan lentos, cuando llegas al fin de semana y miras hacia atrás, y estimas retrospectivamente cuánto tiempo ha pasado, has creado menos recuerdos de lo habitual y el tiempo parece haber desaparecido.

Es una versión menos extrema de lo que le ocurre a la gente cuando está en prisión o cuando está enferma.

El tiempo pasa penosamente lento y no ven la hora de que todo se acabe, pero cuando miran hacia atrás, les parece que el tiempo se hubiese contraído.

Todo en un mismo lugar

Claro que mucha gente está más ocupada durante el confinamiento, tratando de superar las dificultades tecnológicas de trabajar desde la casa mientras ayuda a sus hijos con la escolarización a distancia.

A pesar de ello, todas estas nuevas actividades se desarrollan casi en un único lugar, lo cual hace que creen menos recuerdos de lo habitual y sientan que el tiempo se les pasa volando.

Decenas de llamadas de Zoom hechas en el mismo sitio empiezan a fundirse en una, en comparación con la vida real donde vemos a la gente en diferentes lugares.

Conversación por internet

Getty Images
Con todas las conversaciones grupales en formato digital, estas tienden a fundirse en una.

Me pregunto si nuestra percepción del tiempo durante el confinamiento también se ve alterada por la necesidad de vivir más en el presente.

Cuando dejamos vagar a nuestra mente, en tiempos normales soñamos por lo general con el futuro, pero con menos cosas para planear, nuestro horizonte en el tiempo se ha acortado.

Puede que ahora pensemos en los días próximos o en el futuro lejano, cuando imaginamos que todo esto se habrá terminado.

Cuando lleguemos a ese futuro y miremos hacia atrás, a los tiempos del coronavirus, sospecho que nos resultará difícil diferenciar entre los meses de la cuarentena.

Puede que nos acordemos de cuándo nos enteramos de que el virus llegó al país donde vivimos o de cuándo anunciaron la cuarentena.

Este tipo de recuerdos son comunes cuando ocurren eventos grandes.

Pero por la falta de otros marcadores en el tiempo, una vez que comenzó el aislamiento, puede que las semanas siguientes nos resulten difíciles de diferenciar.

El futuro ¿viene o vamos hacia él?

Con frecuencia podemos deducir cuándo ocurrieron distintos eventos tratando de recordar qué estaba pasando en nuestra vida en ese momento (cuando empezamos un nuevo trabajo o salimos para celebrar el cumpleaños de alguien).

Pero cuando apenas puedes salir de tu casa, esas marcas en el tiempo no están allí y todos los días se funden en uno.

Hay una gran diferencia en cómo cada uno de nosotros percibe el tiempo.

En líneas generales, la mitad de nosotros ve el futuro como algo que viene hacia nosotros, mientras estamos quietos, mientras que la otra mitad lo ve como nosotros moviéndonos hacia el futuro.

Puedes descubrir en qué grupo te encuentras con esta pregunta: “La reunión del próximo miércoles adelantó dos días. ¿Qué día será entonces la reunión del miércoles?”.

Aeropuerto

Getty Images
El sitio donde estamos puede influir en la forma en que percibimos el futuro.

La pregunta tiene dos respuestas posibles y no hay una correcta.

Los que se ven a sí mismos como estáticos, con el futuro acercándose hacia ellos, tienden a responder lunes, mientras que los que se ven yendo hacia el futuro tienden a decir viernes.

Aunque la gente tiene por lo general una preferencia instintiva por una respuesta u otra, ciertas situaciones, como los viajes en tren, pueden alterar las respuestas de la gente.

La psicóloga Lera Boroditsky de la Universidad de Stanford, en Estados unidos, descubrió que cuando la gente está en la zona de salidas de un aeropuerto, donde está obligada a esperar, tiende a decir lunes, mientras que si está en la sala de llegadas donde siente que se está moviendo, tiende a responder viernes.

No puedo demostrarlo, por supuesto, pero me pregunto si la cuarentena nos transformará temporalmente más en gente que responde lunes, obligada a esperar a que el futuro se nos acerque.

*Claudia Hammond es autora del libro “Time Warped: Understanding the Mysteries of Time Perception”

*Esta nota se publicó en BBC Future. Haz clic aquí si quieres leer la versión original en inglés.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=XBfltfjAEZk

https://www.youtube.com/watch?v=Ibw92oQE5vc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.