Bájese, nos va a contagiar: así viven médicos atacados por COVID
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

'Se siente frustración, ¿por qué nos agreden?': médicos son discriminados durante emergencia por COVID-19

En México se han incrementado los casos de agresión o discriminación contra personal médico que lucha contra pandemia de COVID-19.
Cuartoscuro
Por Alberto Pradilla y Andrea Vega
14 de abril, 2020
Comparte

Andrés se dirigía hacia su trabajo a como médico residente en el hospital Balbuena cuando notó que algo no iba bien. Como siempre, se subió en la combi en dirección a San Lázaro. Ya en el interior percibió que, a su alrededor, un grupo de mujeres cuchicheaba entre sí. Hablaban de él. Y no amistosamente.

Primero le invitaron a bajarse del transporte, argumentando que “podía contagiarlas”.

“Bájese, nos va a contagiar a todas”, le dijeron.

La situación se tensó rápidamente.

“Una de ellas me empezó a jalonear y yo solicité mi parada para evitar altercados. Prácticamente me bajaron de la combi”, dice Andrés, que prefiere no dar su verdadero nombre para evitar problemas.

“Es triste y se siente frustración. Después de aquel día nos enteramos de que otros compañeros estaban siendo discriminados, que no les rentaban casas o que los bajaban del autobús”, explica.

“No sé qué creen que ganan con agredirnos. Nosotros somos los que les vamos a curar”, se queja.

Desde aquel día, el hospital les dio una instrucción: ir a trabajar “vestidos de civil” para evitar agresiones.

En medio de la pandemia, la bata blanca es símbolo de admiración en buenas partes del mundo. Son la resistencia contra el virus, las mujeres y hombres que, con medios escasos, se enfrentan al virus todos los días. En Estados Unidos, Italia o España, miles de ciudadanos muestran su apoyo al personal sanitario con aplausos colectivos desde sus balcones, ya que no pueden salir de casa debido al confinamiento.

Entérate: AMLO pide a trabajadores de Salud entregarse a la causa de salvar vidas y que México sea ejemplo contra COVID-19

En México, sin embargo, se han incrementado las agresiones. Llevar el uniforme blanco puede ser motivo para que te bajen de un transporte público o te impidan el paso a un establecimiento comercial. Hay miedo al contagio y los sanitarios corren el riesgo de ser estigmatizados. Aunque, al menos por ahora, hay más casos denunciados en medios y redes sociales que en las instituciones.

“Miedo, desinformación y desconfianza”

En el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) hay registro únicamente de dos quejas sobre temas relacionados a exclusión de sanitarios a causa de la pandemia.

Se trata de una enfermera de Puebla que denunció que no le habían permitido acceder al transporte público y otra sanitaria quejosa de sus propios compañeros que le habían discriminado porque ella era la que atendía a las personas enfermas de COVID-19.

Son pocas denuncias en relación al total de 86 quejas que la institución tiene registradas en relación a la pandemia. La mayor parte de las reclamaciones son por obligar a trabajar a personas en condición de riesgo por tener enfermedades previas, o personas que tuvieron que acudir a su puesto presencial en lugar de quedarse en casa como recomiendan las autoridades sanitarias.

“El miedo, la desinformación y la desconfianza es lo que provoca esto. Las personas piensan que el personal no está suficientemente entrenado para guardar las medidas higiénicas y creen que son objeto de contagio en sí mismo”, dijo Mónica Maccise, titular del Conapred.

Recordó Maccise que este fenómeno se dio con las personas de rasgos asiáticos al inicio de la pandemia, cuando el primer brote tuvo lugar en la provincia china de Wuhan.

“La gente se alejaba y tuvimos información de que les cancelaban los Uber”, dijo.

Ante el miedo al contagio, Maccise explicó que “con las personas con bata blanca lo que tienes que hacer es guardar la sana distancia. No tienes que atacarlo, sino reconocerlo y validarlo”.

“Estas personas son las que van a salvarnos la vida”, dijo. Por ello, hizo un llamado a las víctimas a denunciar estos hechos, recordando que la institución que dirige puede actuar, bien por medio de comunicados o por medio de oficios, para intentar poner fin a las discriminaciones.

De esa sensación de ser observado con sospecha sabe bien Víctor, dueño de un servicio de ambulancias en la Ciudad de México con siete empleados a su cargo.

“Llegas de repente a un comercio y como te ven uniformado y con la ambulancia las personas que están adentro te cierran. Nosotros nos discutimos. La gente está alterada y espantada”, explicó.

Tanto él como sus siete empleados han sufrido estos desplantes y trata de restarles importancia.

El pasado sábado, sin embargo, dos de sus ambulancias, que se encontraban en el exterior de un taller en la delegación Iztapalapa fueron atacadas. Según aparece en un video de una cámara de seguridad, una persona se baja de un vehículo y prende fuego a los dos motores. “Llevo 26 años trabajando en esto y 10 como propietario de las ambulancias y nunca me había ocurrido algo así”; explica el paramédico, que también ejerce como comandante de la Comisión Nacional de Emergencia AC, una organización sin ánimo de lucro que presta apoyo en salvamento y emergencias.

Una de las líneas de investigación abiertas por Fiscalía es que el ataque tenga que ver con el pánico al coronavirus.

No sería la primera ocasión que ocurre algo así. La secretaría de Salud informó que el domingo, otra ambulancia perteneciente a su servicio fue atacada, también en Iztapalapa, cuando trasladaba a un paciente con síntomas de Covid19.

La lista de casos es larga. En Yucatán, por ejemplo, una enfermera denunció haber sido rociada con cloro. Lo mismo ocurrió en Reynosa, Tamaulipas, según dijo un enfermero. En Nuevo Laredo desconocidos trataron de quemar un hospital que estaba destinado a tratar personas con Covid19. Y en Mexicali empleados de un supermercado local impidieron y corrieron del establecimiento a una enfermera que llevaba su vestimenta profesional realizara sus compras.

Agresiones en los centros hospitalarios

Las agresiones no se limitan al espacio público. También se han registrado en los propios hospitales.

El viernes 10 de abril, por la noche, un paciente, su madre y otro familiar protagonizaron un enfrentamiento con el personal del Hospital General Regional # 1 Dr. Carlos Mac Gregor Sánchez Navarro, del IMSS, mejor conocido como el Gabriel Mancera, por la calle donde se ubica en la Ciudad de México.

En un video grabado por una integrante del personal de la institución y difundido en redes sociales, se observa el intercambio de empujones y jaloneos entre el acompañante del paciente y este mismo con empleados del hospital.

Esto últimos, según se observa en las imágenes, trataban de impedir que el joven, un supuesto paciente de COVID-19, abandonara el lugar.

La mujer que graba el video, y que sale de un área contigua al triage, afirma que el joven es un paciente con coronavirus. “Está contagiando a todo el mundo, está invadiendo áreas libres y limpias, contaminando áreas blancas, está agrediendo y está infectando”, acusa la empleada del hospital.

Sin embargo, uno de los enfermeros confirmó a Animal Político que tal como el familiar del paciente lo dice en el video, la prueba del muchacho para COVID fue negativa y por eso su madre solicitó el alta voluntaria.

El joven llegó el sábado 4 de abril al hospital, ingresó por el triage de urgencias con insuficiencia respiratoria. Por los síntomas –narra el enfermero– se le ubicó en la zona de pacientes sospechosos de COVID, en el lado sur de urgencias. Se le tomó la muestra para hacer la prueba y se envió esta al Centro Médico La Raza, en donde se ubica uno de los laboratorios autorizados para realizarla.

Pero el resultado tardó en llegar. Fue hasta el viernes 10 de abril cuando el paciente y su familia tuvieron el fallo: era negativo. “La madre del joven pidió el alta voluntaria, argumentando que su hijo estaba en mayor riesgo en el hospital, al estar en la zona de casos sospechosos de COVID y tener además una condición adicional de riesgo, y no es que quisiéramos retenerlo a la fuerza, no podemos hacer eso, pero la familia exigía un documento que no se suele entregar en esos casos”.

El papel que pedían, de acuerdo a lo dicho por el enfermero, era el alta (documento que dice diagnóstico de entrada/tratamiento/ y diagnóstico de salida). “Para que les dieran ese papel fue que empezaron a buscar al médico tratante, y ahí vinieron los jaloneos y empujones con el personal. Tuvimos que llamar a una patrulla, los sacaron y ya no supimos qué pasó”.

El mismo enfermero confirma que, en efecto, el joven estaba en mayor riesgo en el hospital, entre los casos sospechosos, y que el problema principal aquí es que los resultados de las pruebas están tardando mucho.

No volverás a verlo si muere en un hospital

Otra agresión ocurrió el jueves 9 de abril, en el Hospital General 48 del IMSS, ubicado en la colonia San Pedro Xalpa, en Azcapotzalco, Ciudad de México, cuando familiares de un paciente con COVID, que estaba en aislamiento desde el lunes 6, recibieron la noticia de que su familiar había fallecido.

Las personas querían verlo por última vez, pero debido al protocolo sanitario y para evitar riesgos de contagio, no se los permitieron.

En un video, difundido en Twitter por una de las empleadas del hospital, se escucha a uno de los familiares gritar: “déjenme pasar a ver a mi hermano, por favor”.

Al no poder ingresar a ver el cuerpo, cuatro hombres y dos mujeres amenazaron con un arma y golpearon a trabajadores del lugar, entre ellos médicos y enfermeras.

Entre los lesionados se encuentran dos vigilantes y un enfermero, quien publicó un mensaje en su cuenta de Facebook: “hoy cuatro hombres y dos mujeres me golpearon porque su familiar murió por COVID-19. Desde el lunes no lo ven, porque está aislado y por la misma razón el paciente tiene un protocolo a seguir. No se entrega así, no tendrás tiempo para despedirlo, no es como otro fallecido, tiene que ser incinerado, ¡no lo volverás a ver si muere dentro de un hospital! ¿Esto nos espera?”

Sin embargo, de acuerdo con el documento “Guía de manejo de cadáveres COVID-19” publicado por la Secretaría de Salud federal, antes de trasladar a la morgue es factible dar acceso a los familiares más cercanos, quienes deberán entrar con equipo de protección y no deberán establecer contacto físico con el cadáver, ni con las superficies que pudieran estar contaminadas.

“El cadáver debe introducirse en una bolsa de traslado para cadáver biodegradable, que reúna las características técnicas sanitarias de resistencia a la presión de los gases en su interior. La introducción en la bolsa se debe realizar dentro de la propia habitación. Una vez que el cadáver esté adecuadamente empacada, se recomienda la desinfección externa de la bolsa con solución de hipoclorito”.

La disposición final, de acuerdo a los lineamientos de la guía, es que el cuerpo se debe cremar; de no ser posible, se practicará la inhumación en sepultura o bóveda. “Si el destino final es entierro este se da en las condiciones habituales. Las cenizas pueden ser objeto de manipulación sin que supongan ningún riesgo”.

Ante el incremento de las agresiones, las instituciones han lanzado llamados a proteger al personal sanitario.

“Todos, si no hemos necesitado un servicio médico, lo vamos a necesitar, siempre, a lo largo de nuestra vida vamos a necesitar de la ayuda de un médico, de una enfermera. Tenemos que respetarlos y apoyarlos, ahora más que nunca tenemos que ser solidarios y fraternos”, dijo el presidente, Andrés Manuel López Obrador.

A esta petición se sumó la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, quien afirmó que “son nuestros héroes y heroínas, ellos son quienes van a enfrentar la epidemia. Tenemos que manifestarles todo nuestro apoyo no sólo de parte del gobierno sino de la ciudadanía”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Vacuna COVID: qué significa el porcentaje de efectividad de la inmunización y cómo se mide

Aunque el dato varía de una vacuna a otra, los expertos aconsejan vacunarse con la que esté disponible y haya sido aprobada en su país.
6 de febrero, 2021
Comparte

Las cifras de efectividad de las vacunas contra la covid-19 se acumulan en los titulares, aumentando las esperanzas de un mundo ávido por superar la pesadilla de la pandemia.

La última cifra conocida fue el 92% de eficacia que un artículo publicado en la revista científica The Lancet atribuye a la vacuna rusa Sputnik-V, que se suma al 95% reportado por la desarrollada por Pfizer-BioNtech, el 94.1% de la de Moderna y el 70% de la de la Universidad de Oxford y AstraZeneca.

Son todos datos alentadores que invitan a pensar que los programas de vacunación masiva deberían servir para poner bajo control al coronavirus SARS-Cov-2, que ya ha causado más de dos millones de muertes en el mundo, y una crisis sanitaria y social sin precedentes en la historia reciente.

Al contrario que las desarrolladas por Pfizer y Moderna, que se basan en una novedosa tecnología que permite la exposición del organismo a un fragmento del ARN del coronavirus, la Sputnik-V utiliza un virus del resfriado común que se modifica para que actúe como vector y provoque una respuesta controlada del sistema inmune que se repetirá si detecta la presencia en el cuerpo del SARS-Cov-2

De acuerdo con las cifras de “Our world in data”, más de 103 millones de personas han sido ya vacunadas en todo el mundo, la gran mayoría en países desarrollados.

Según los expertos, harán falta muchas más para controlar una pandemia que acumula casi 104 millones de casos confirmados y más de 2.24 millones de muertes.

Vacuna contra la covid.

Getty Images
Algunas de las vacunas aprobadas requieren la aplicación de dos dosis.

Pese a que aún no se cuenta con datos concluyentes sobre por cuánto tiempo quedan inmunizadas frente al contagio las personas que reciben las diferentes vacunas, los científicos insisten en que vacunar a cuantos más cuanto antes es la prioridad en este momento.

La experta infectóloga María Elena Bottazzi, del Colegio Baylor de Medicina de Houston, en EE.UU., le dijo a BBC Mundo que “no hay que ponerse a comparar vacunas; hay que ponerse la vacuna que esté disponible en el lugar donde uno resida. Lo importante es vacunarse porque eso reducirá mucho el riesgo de tener una enfermedad grave o morir, y nos ayudará a empezar a controlar este virus”.

Aunque la información disponible es aún escasa, debido a la fase temprana en la que se encuentra la vacunación a nivel mundial y a que tampoco hay evidencia concluyente sobre en qué medida las vacunas previenen la propagación del virus en los pacientes asintomáticos, los primeros indicios apuntan a que la alta efectividad de las vacunas contribuye significativamente a la reducción de los contagios.

Es lo que se ha observado entre los mayores de 60 años vacunados en Israel, donde de las más de 750.000 personas de esta franja de edad que recibieron la vacuna solo un 0.07% dio después positivo por coronavirus.

Según la doctora Bottazzi, “la alta efectividad que están mostrando las vacunas es la mejor noticia que tenemos hasta el momento”.

Gráfico comparativo de las vacunas.

BBC
Cada vacuna tiene características diferentes.

Lo cierto es que cuando investigadores en todo el mundo trabajaban en los laboratorios en busca de una vacuna contra la covid, entre la comunidad científica se consideraba que sería un éxito lograr una que tuviera un 50% de efectividad y pocos pronosticaban que se fuera a obtener una en tan pocos meses, ya que ese es un proceso que suele durar años.

Botazzi recuerda que “la mayoría de las vacunas contra la gripe tienen una efectividad que ronda el 40% y aún así salvan millones de vidas cada año”.

Pero ¿cómo se mide realmente la efectividad de una vacuna?

Eficacia y efectividad

Aunque puedan parecer sinónimos, para los científicos la efectividad y la eficacia de una vacuna no son la misma cosa.

Tal como lo explica el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), “la eficacia y la efectividad de una vacuna miden la reducción proporcional de casos entre las personas vacunadas”. Pero el término eficacia se usa cuando se refiere a “un estudio que se lleva a cabo en condiciones ideales, por ejemplo durante un ensayo clínico”. El término efectividad es el que se emplea en “un estudio que se lleva a cabo bajo las condiciones ambientales típicas, es decir, menos controladas”.

Esto explica que muchos expertos vaticinen que los inesperadamente altos porcentajes de eficacia que han mostrado en los ensayos de laboratorio las vacunas aprobadas descenderán cuando se apliquen en las condiciones ambientales reales de la población, cuando se deje de hablar de eficacia para empezar a hacerlo de efectividad.

Aún así, seguirán siendo junto al distanciamiento social la mejor arma con la que cuenta la humanidad en su guerra contra el virus.

Los doctores David Spiegelhalter, de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, y Anthony Masters, de la Sociedad Real Estadística Británica, propusieron en un artículo publicado en The Guardian una manera de visualizar de qué hablamos cuando nos referimos de la eficacia de las vacunas.

“Imaginen a 100 personas con covid. Una eficacia del 90% significa que de haber recibido la vacuna, solo 10 hubieran caído enfermas. La eficacia de la vacuna es la reducción relativa del riesgo: sea cual sea tu riesgo, se reduce en un 90% si te vacunan”.

Los investigadores llegan a estas cifras en los ensayos comparando las cifras entre grupos de personas vacunadas y no vacunadas. Por eso en los ensayos hay voluntarios que reciben la vacuna en pruebas y otros solo una sustancia placebo, y ninguno sabe qué fue lo que realmente se le administró.

Las vacunas que hasta el momento han publicado datos sobre su efectividad han sido probadas en decenas de miles de personas, y no han presentado mayores problemas de seguridad ni se han reportado reacciones adversas inesperadas..

En el ensayo de la vacuna desarrollada por Pfizer BioNtech, se registraron 8 casos entre las 22.000 personas a las que se administró la vacuna. Entre los otros 22.000 voluntarios que recibieron el placebo, el número de contagiados escaló hasta 162. Eso significa que el riesgo de caer enfermo entre la población vacunada fue de 0,04%.

En cualquier caso, como las condiciones sobre el terreno nunca serán las mismas que las recreadas por los investigadores en el laboratorio, se deberá seguir evaluando la efectividad de las vacunas, ya no su eficacia. La doctora Bottazzi señala que “deberemos seguir monitoreando, también para desarrollar nuevos esquemas en el caso de que la efectividad se reduzca ante nuevas mutaciones del virus”.

Y recuerda: “Los científicos ya estamos trabajando en eso”.

Niño tosiendo en un bus.

Getty Images
La distribución de las vacunas a los países menos desarrollados es uno de los grandes desafíos para poner fin a la pandemia.

Qué pasará ahora con la Sputnik-V

Las vacunas aprobadas varían en función de los países. Hasta ahora, las de Pfizer-BioNtech, Moderna, y la elaborada por la Unversidad de Oxford y AstraZeneca, han recibido el visto bueno en Estados Unidos, Reino Unido y la Unión Europea.

Las chinas de CanSino, Sinopharm y Sinovac han sido aprobadas en China y, en algunos casos también en otros países como Brasil o Emiratos Árabes Unidos. En la India se ha autorizado el uso de emergencia de la del fabricante local Bharat Biotech.

La Sputnik-V despertó recelos entre algunos en la comunidad científica occidental porque apreciaban falta de transparencia en las prácticas del Centro Gamaleya, el laboratorio ruso que la desarrolló. Pero ahora ahora que una prestigiosa revista científica ha avalado sus resultados es posible que su uso sea aprobado también por algunos países que hasta ahora no la contemplaban como opción

Mapa del mundo con una inyectadora.

Getty Images
Expertos estiman que el 60-70% de la población mundial necesita ser inmune al virus para evitar que se siga propagando.

En América Latina, varios gobiernos han suscrito acuerdos para usarla, como los de Venezuela, Argentina y México.

La doctora Mottazzi señala un aspecto en el que la vacuna rusa no parece a la altura de las occidentales basadas en ARN modificado. “Ofrece una alta protección, pero en comparación con otras el número de anticuerpos neutralizantes que induce es bastante bajo”. Esto, señala la experta, podría perjudicar a la duración de la inmunidad que provee y su potencial efectividad frente nuevas mutaciones del virus.

Sin embargo, la experta recuerda que aún no hay información concluyente sobre cuánto dura la inmunidad de otras vacunas y la incorporación de la Sputnik-V al arsenal médico frente a la enfermedad debe ser visto como una buena noticia.

Como dijo dijo el secretario mexicano de Salud, Hugo López-Gatell, en la rueda de prensa en que anunció su aprobación: “Esto es alentador; tenemos una nueva vacuna en el repertorio”.

Teniendo en cuenta que el desafío principal ahora es producir las vacunas en cantidad suficiente y distribuirlas también los países en desarrollo, donde muchas veces no se cuenta con las condiciones adecuadas para su conservación y manipulación, cuantas más se sumen a la lista mayor será la esperanza de terminar con la pandemia.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9eUoEbUOy80&t=1401s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.