Médicos con COVID-19 en clínica de Tlalnepantla advirtieron falta de protección
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Médicos en Tlalnepantla advirtieron que no tenían equipo de protección; ahora 19 tienen COVID

19 infectados son médicos residentes, es decir, doctores que acaban de obtener el título y que están realizando una especialidad; aseguran que los atendían sin protocolo ni protección.
Cuartoscuro
Por Manu Ureste y Andrea Vega
9 de abril, 2020
Comparte

Desde antes de que se decretara en México la Fase 2 de contingencia por coronavirus el pasado 24 de marzo, personal médico del Hospital Regional 72 del IMSS en Tlalnepantla alertó a las autoridades sanitarias sobre la falta de insumos y de material de protección sanitaria, sin que nadie les hiciera caso.

Como resultado, a pesar de la alerta del personal médico, que hizo mediante oficios, reuniones con el sindicato y con la directiva del hospital, e incluso por medio de protestas en las instalaciones del hospital 72, al menos 19 médicos dieron positivo por COVID-19.

Los casos fueron confirmados ayer por el IMSS. Sin embargo, el director de esta institución, Zoé Robledo, negó en una conferencia de prensa que exista un “brote hospitalario” entre el personal de esta clínica mexiquense, como sí sucedió en otra clínica de la dependencia en Monclova, Coahuila.

“Se tomaron las muestras a todos los doctores con todos los estudios de contactos y, efectivamente, hay 20 doctores confirmados -luego el IMSS rebajó la cifra a 19-, pero no porque se haya iniciado el brote en el hospital”, subrayó Robledo, que dijo basarse en un estudio epidemiológico que habría hecho la dependencia para asegurar que las infecciones se produjeron fuera de la clínica.

Animal Político solicitó al IMSS copia de ese estudio, pero la dependencia respondió que no era posible entregarlo porque contiene “datos personales”.

Tras las declaraciones del director del IMSS, personal del Hospital Regional 72 de Tlalnepantla, que pidió anonimato por temor a represalias laborales, aseguró a este medio que el número de infectados, entre médicos residentes, médicos internos de pregrado, y personal médico adscrito, incluyendo enfermería y camilleros, es de al menos 34 casos, de los que envió a Animal Político copia de las pruebas de coronavirus con el resultado positivo.

Este medio cotejó el nombre de las personas que dieron positivo con el portal gubernamental Nómina Transparente, y corroboró que, en efecto, son trabajadores del IMSS, aunque en esta herramienta no se precisa para qué hospital o clínica trabajan.

De los 34 casos reportados por el personal médico, 19 infectados son médicos residentes; es decir, doctores que acaban de obtener el título y que están realizando una especialidad.

Animal Político contactó a tres de los médicos residentes que dieron positivo por COVID-19. En entrevista, denunciaron que recibían a pacientes sospechosos de coronavirus y que, a pesar de dar la voz de alarma, tenían que atender los casos sin protocolos ni equipo de protección.

“Los pacientes llegaban muy mal y no respondían a los tratamientos. Más bien empeoraban y en dos o tres días fallecían”, dijo una de las residentes.

“Alertamos tanto a los médicos adscritos, como al jefe de Medicina Interna y al coordinador, que estos casos cumplían con la definición técnica para ser casos sospechosos de COVID-19, pero nos ignoraron, y nosotros teníamos que atenderlos sin equipo adecuado y sin protocolo”, añadió.

Fue hasta que los residentes empezaron a presentar síntomas, como tos y dolor de cabeza, que les aplicaron el cuestionario que le aplican a todo caso sospechoso de COVID-19 para determinar si amerita la prueba.

“A nosotros –afirmó otra de las residentes entrevistadas– ese es el único estudio epidemiológico, si se le puede llamar así, al que nos han sometido, ese cuestionario. Y claro, la prueba que al final sí nos hicieron, aunque nos obligaron a tomarnos la muestra entre nosotros, sin capacitación previa para esto, sin el equipo adecuado de protección, y ahí en una de las aulas del hospital”.

Finalmente, los tres doctores dieron positivo y enfermaron.

Material de baja calidad, riesgo de contagio alto

Otro médico entrevistado, que está a la espera de los resultados de la prueba, explicó que desde el 20 de marzo, días antes de que se decretara la Fase 2 del coronavirus, se planteó en una reunión en el auditorio del Hospital Regional 72 de Tlalnepantla las inquietudes del personal médico por la falta de protocolos y de material e insumos, luego de que esta clínica fuera elegida como una de las ‘clínicas Covid’ que hay en el país para atender a pacientes con síntomas del virus.

Pero las inquietudes no fueron escuchadas, y el 26 de marzo un grupo de al menos 50 enfermeras y empleados del Hosptial se manifestó al exterior de la clínica para denunciar la falta de personal, insuficiencia de medicamentos y falta de equipos de protección.

En respuesta, se proporcionó al personal médico unas “tarjetas de acción”, en las que se les explicó los protocolos a seguir, el equipamiento que debían de usar, y las medidas de seguridad que deberían tomar tanto ellos, como los pacientes. Además, se determinó que se dedicaría toda el área de cirugía ambulatoria y todo el segundo piso como ‘zona cero’ para atender a los pacientes sospechosos.

Pero, de nuevo, la mayoría de las cosas se quedaron en el papel.

El 3 de abril, el departamento de Anestesiología del Hospital mandó un escrito con sello de recibido tanto por el sindicato del IMSS, como por la dirección del Hospital, y cuya copia tiene Animal Político, en el que denunció que el material de protección sanitaria para atender a los pacientes Covid-19 es “inadecuado” y de “muy mala calidad”, por lo que el riesgo de contagio del personal médico era “elevado”.

Además, en el escrito también se denunció que en la ‘zona cero’ hay barreras físicas, como cadenas, que impiden el libre paso de las camillas y del personal que ingresa al lugar, lo cual puede generar “una contaminación” del personal y de los pacientes que están en esa área.

Sobre este punto, personal médico envió fotografías a este medio en las que se muestra que el personal de vigilancia que custodia la ‘zona cero’ está sin cubrebocas y sin equipo de protección, a pesar de su proximidad con los pacientes sospechosos.

Y no son los únicos.

En otra junta este martes 7 de abril con los directivos del Hospital y del sindicato del IMSS, el personal médico denunció que el personal de laboratorios, camillas, enfermería, y hasta del servicio de limpieza, tampoco tiene la protección adecuada, o los materiales que usan son tan deficientes que prefieren ir directamente con los proveedores y comprarlos de su bolsillo.

Animal Político también guarda copia de facturas, en las que se da cuenta de gastos de hasta 8 mil pesos en la compra de mascarillas N95, protectores faciales con soporte tipo casco, guantes desechables, gel antibacterial, overoles, y lentes de seguridad.

“Todo se salió de control en el hospital, no se siguieron los protocolos de seguridad”; “¿por qué se nos niega el informe quirúrgico?”; “nos están dando equipo quirúrgico reutilizado”; “no nos dan suficientes guantes ni cubrebocas”; “ya llevamos casi un mes de contingencia y este es el primer cubrebocas que me dan”, fueron otros de los reclamos expuestos por el personal médico en la reunión con el personal directivo del hospital y del sindicato de la sección V del IMSS.

Al término del encuentro, se firmó una minuta de trabajo -de la que este medio tiene copia- en la que directivos y sindicato se comprometieron, entre otros puntos, a darle seguimiento a “todos los casos de trabajadores que han estado en contacto directo con pacientes y trabajadores que su prueba ha sido positiva de Covid y casos sospechosos”, y a capacitar a todo el personal del Hospital 72, y a “buscar la estrategia para dotar de mascarillas N95 al personal que trabaja en las áreas con pacientes sospechosos y positivos”.

“Tenemos miedo de ir al Hospital”

Germán, que pidió que se le llame así para evitar represalias, dijo que, a pesar de estas promesas, el personal médico vive con miedo a los contagios. De hecho, él mismo fue enviado a su casa, “como muchos otros compañeros del Hospital”, porque presentó síntomas de COVID-19.

Hoy le darán los resultados de la prueba que se hizo por su cuenta, en un laboratorio autorizado por el Instituto Nacional de Enfermedades Respirtarorias (INER). Precisamente, sobre este punto, el médico explicó que varios de sus compañeros que fueron enviados a sus casas optaron también por hacerse la prueba por su cuenta, en laboratorios externos.

“Tal vez por eso las cifras del IMSS sean solo 19 casos confirmados. Pero la realidad es que son más”, aseveró.

“Y la realidad es que nos estamos quedando sin médicos y sin personal sanitario cuando aun no entramos a la fase crítica del coronavirus”, añadió Germán, que aseguró que no están pidiendo nada fuera de lugar, “solo equipo adecuado y bien superviado para hacer frente a un problema tan grave”.

La cirujana Janeth, que también pidió que se le modifique el nombre, también está a la espera del resultado de su test. Desde hace varios días tiene fiebre y tos seca, dos de los síntomas del coronavirus.

“Desde mucho antes de que entrara la Fase 2 avisamos de la situación tan deficiente que enfrentamos el personal médico”, recalcó la médica.

“Les preguntábamos qué iba a pasar con nosotros si no teníamos los equipos de protección adecuados. Pero no nos hicieron caso, y ahora el resultado es que muchos compañeros ya están infectados, o estamos a la espera de una prueba para saberlo”, lamentó Janeth, que dijo que ella y muchos de sus compañeros van con miedo a trabajar al Hospital.

“Los niveles de protección son muy deficientes. Deberíamos estar trabajando con niveles de bioseguridad de nivel 4 -trajes de cuerpo entero cerrados con provisión de aire-, porque es un virus desconocido y para el que aún no hay vacuna ni tratamiento. Y, en cambio, estamos sin cubrebocas. Por eso, vamos a trabajar con miedo”, concluyó la doctora.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus: los países de América Latina cuyas economías tardarán más en recuperarse de la pandemia

América Latina será la región más golpeada del mundo, pero algunos países están más preparados que otros. Los analistas apuntan a los más endeudados como los que más tardarán en reponerse del golpe del virus.
13 de octubre, 2020
Comparte
Mujer esperando

EPA
No todos los países tendrán que esperar lo mismo para recuperar su nivel de PIB.

Todos los informes económicos que publican los organismos internacionales repiten la advertencia: América Latina será la región más golpeada por la pandemia de coronavirus.

Para la Comisión Económica de América Latina y el Caribe (Cepal) se trata de la mayor crisis económica en un siglo para la región.

Pese a que empieza a detectar señales positivas inesperadas, el Banco Mundial calculó que el Producto Interno Bruto del área caerá un 7,9% en 2020, un desplome sin precedentes en la historia reciente.

Pero Abhijit Surya, analista especializado en América Latina de la Unidad de Inteligencia Económica de “The Economist” advierte: “Hay países que se van recuperar muy rápidamente, como Chile o Uruguay, y otros que tienen muchos problemas que no lograrán superar hasta probablemente 2023 ó 2024″.

En realidad, determinar cuándo un país se ha recuperado de una crisis no es sencillo y los economistas tienen diferentes ideas sobre cuáles son los indicadores que hay que observar para ello.

Uno de los que más a menudo se utilizan es el Producto Interno Bruto, el valor total de los bienes y servicios producidos en un país en un periodo determinado.

Pese a las dudas que genera sobre el comportamiento de la economía el virus, para el que aún no hay disponible una vacuna efectiva, se espera que el PIB de la mayoría de los países latinoamericanos vuelva a crecer ya en 2021.

Pero el PIB regional no recuperará los niveles previos a la pandemia al menos hasta 2023.

En algunos países esa ardua senda hacia la recuperación de la riqueza perdida podría ser aún más larga.

Surya indica que “a los países que puedan mantener por más tiempo los estímulos a la economía les irá mejor en la fase de recuperación”.

Deuda fiscal en América Latina. (como % del PIB). .

Como sucedió en otros lugares, cuando el coronavirus golpeó a los países de la región, los gobiernos que pudieron permitírselo comenzaron a adoptar medidas para apoyar a la economía, desde las ayudas directas a las familias puestas en marcha en Brasil por el presidente Jair Bolsonaro, hasta los programas de compra de deuda pública adoptados por los bancos centrales de Chile y Colombia.

El objetivo era apoyar el crecimiento y la actividad en un momento en el que el virus los deprimía sin piedad.

Pero la persistencia de la pandemia obligará a los países a mantener este esfuerzo extra y nadie sabe por cuánto tiempo.

En palabras de Martín Rama, economista jefe para la región del Banco Mundial: “Cuando empezó la pandemia se aplicaron estímulos como si se tratara de un esprint; ahora vemos que va a ser más bien una maratón”.

¿Quiénes son los peor equipados para una carrera de fondo de estas características?

Los economistas lo tienen claro. A mayor endeudamiento, mayor riesgo. Cuanto mayor sea la deuda de un país, menor margen tendrá para seguir apoyando a sus empresas y ciudadanos.

Estos son los países con el pronóstico más oscuro en la América Latina pandémica.

Argentina

Con una de las cuarentenas más largas y estrictas de la región, la de argentina es una de las economías que más ha sufrido y el Banco Mundial estima que el país cerrará 2020 con un 12,3% menos en su PIB y casi el doble de pobres que a comienzos de año.

El gobierno de Alberto Fernández aplicó medidas de estímulo por valor del 3,5% del PIB, pero Argentina, agobiada por problemas de solvencia desde hace décadas no puede mantener ese esfuerzo indefinidamente.

Buenos Aires.

Reuters
La economía argentina sigue lastrada por su alto endeudamiento.

Surya señala que “en algún momento las van a tener que retirar porque no es sostenible fiscalmente”.

Fernández logró un respiro a comienzos de año cuando acordó con los acreedores una reestructuración de más de US$66.000 millones de la deuda vencida.

William Jackson, analista de la consultora británica Capital Economics le dijo a BBC Mundo que “el gobierno actuó rápido en la reestructuración de la deuda, pero en realidad lo que hizo fue aplazar un problema que va volver a plantearse a mediados de la década”.

Alberto Ramos, investigador para América Latina de la firma Goldman Sachs tampoco es optimista. “Argentina tiene mucha dificultad e incertidumbre, pese a la reestructuración, porque tiene un gran déficit fiscal que se está monetizando y esto está generando mucha presión cambiaria”.

Esta dinámica amenaza con agravar la espiral de la inflación, aumento de los precios, en la que la economía argentina lleva años atrapada, un lastre para el crecimiento.

A todo ello se suman los controles cambiarios y de precios que entorpecen la actividad económica y que, a juicio de los analistas, disuaden a potenciales inversores.

El Banco Mundial cree que el PIB de Argentina no recuperará su nivel anterior a la pandemia antes de 2023.

Ecuador

Ecuador también acordó recientemente una reestructuración de su deuda, que alcanza ya el 68,9% de su PIB. Un obstáculo demasiado grande para hacer el esfuerzo fiscal que requiere la situación actual.

Con un déficit fiscal que se ha disparado hasta el 8,9% este año, Ecuador se enfrenta al más difícil reto de aumentar sus ingresos fiscales sin ahogar aún más su ya golpeada economía.

“Podríamos ver un retorno a la austeridad cuando la economía aún está sufriendo”, indica Jackson.

Mujer en Ecuador.

Reuters
Ecuador ha sido muy afectado por el virus y su economía se resentirá.

Los analistas del Banco Mundial señalan que la economía ecuatoriana necesita “reformas estructurales”, pero cuando en octubre de 2019 el presidente Lenín Moreno intentó aumentar los impuestos al combustible para así incrementar los ingresos del Estado se encontró con masivas protestas que le obligaron a rectificar.

Ramos advierte que “el clima de tensión política se mantiene en el país y podría afectar al crecimiento”.

Ecuador es otro de los candidatos a no recuperar su PIB de 2019 al menos hasta 2023.

México

La recuperación será también probablemente mas lenta en México.

Al contrario que a Argentina o a Ecuador, su lastre no será la deuda.

El presidente Andrés Manuel López Obrador llegó al poder con la promesa de sanear las cuentas públicas y reducir el déficit público, y la pandemia no parece haberlo desviado de su objetivo.

“En circunstancias normales eso está bien, pero en este momento necesitas más gasto público”, dice Surya.

AMLO

Reuters
El presidente de México prioriza frenar el déficit y muchos economistas que creen que no es el momento de eso.

El gobierno mexicano ha sido uno de los más reacios a aplicar medidas de apoyo a la economía, lo que probablemente explique en parte que el PIB mexicano vaya a reducirse en torno a un 10% en 2020.

La caída del turismo, clave para México, también ha golpeado la economía, y lo peor es que los expertos coinciden en que ese será uno de los últimos sectores en recuperarse.

El descenso de los precios del petróleo tampoco ayuda a México, que, paradójicamente, podría estar también ante su gran oportunidad.

Los problemas en el transporte y el peligro potencial de restricciones aduaneras han llevado a “una tendencia global a acercar las cadenas de suministro a los mercados, y México está muy cerca del gran mercado que es Estados Unidos”, afirma Surta.

Pero, según señala Ramos, de Goldman Sachs, el gobierno de López Obrador, “no ha creado el ambiente más favorable a los negocios”.

Venezuela

Sin cifras oficiales desde hace años, el Banco Mundial no incluye a Venezuela en sus análisis, pero según apunta Jackson, de Capital Economics, en un contexto de precios del petróleo bajos “las cosas no harán sino empeorar en un país que ya era una tragedia antes de la pandemia”.

La Unidad de Inteligencia Económica de The Economist” cree que el país perderá este año cerca de un 30% de su PIB en 2020, con lo que desde que Nicolás Maduro llegó al poder acumulará una caída cercana al 70%.

El gobierno venezolano culpa a las sanciones de Estados Unidos de sus problemas económicos, mientras que la mayoría de observadores los achacan a la mala política económica del gobierno y a graves problemas estructurales de la economía venezolana.

Ningún informe pronostica cuándo el PIB de Venezuela dejará de caer y tampoco cuándo recuperará su nivel de 2019.

Según la ONU, un tercio de los venezolanos no recibe comida suficiente y millones de ellos han abandonado su país en los últimos años.


Datos positivos inesperados

Pese al sombrío panorama general, el último informe del Banco Mundial detectó algunos datos positivos inesperados para América Latina.

El comercio mundial está volviendo a niveles prepandemia, lo que favorece a los países de la regiónque dependen de las exportaciones de materias primas, cuyo precio en los mercados internacionales se ha mantenido, quizá favorecido por la recuperación vigorosa de la demanda de China.

También se ha mantenido el volumen de remesas. Pese a un pronunciado descenso inicial, los migrantes latinoamericanos siguen enviando dinero que ha ayudado a sostenerse a muchos en sus países de origen.

También han sido más “robustos” de lo esperado las medidas de estímulo aplicadas por gobiernos y bancos centrales.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Y36en98lbNw

https://www.youtube.com/watch?v=B_Gzc2Z7uQY&t=27s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.