Adelina lucha por traer desde EU restos de su hermano muerto por COVID
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Adelina lucha por traer a Veracruz los restos de su hermano, fallecido por COVID-19 en EU

Adelina vive en un poblado donde no hay buena señal de celular, ni de internet, no habla inglés y no ha logrado contactar al Consulado mexicano para repatriar los restos de su hermano Medel.
AFP
Por Ricardo Ortiz
10 de abril, 2020
Comparte

Llevar a México los restos de su hermano fallecido por coronavirus en Nueva York, epicentro de la pandemia en los Estados Unidos, se convirtió en la peor experiencia para Adelina. Desde el domingo, cuando murió su hermano de 54 años, deambula buscando ayuda para repatriar las cenizas de Medel, uno de los 108 mexicanos fallecidos en este país por COVID-19.

“No nos contestaron y hubo llamadas en inglés y no pudimos responder porque no sabemos inglés”, refiere Adelina Huesca.

Este jueves, tras cuatro días de tocar varias puertas, Adelina conversó con personal del consulado mexicano en Nueva York, quienes le explicaron que le ayudarán después de que ella busque y contacte a la funeraria donde se encuentran los restos de su hermano, y así definirán con qué porcentaje del pago apoyará el gobierno de México.

Hasta el cierre de esta edición, la familia Huasteco Mexicano permanece esperando la respuesta de la funeraria.

Lee: Reportan 108 mexicanos muertos en EU por COVID-19; la mayoría en Nueva York

Tras la publicación de esta nota, el consulado de México en NY informó que su personal ha estado en constante comunicación con la familia de Medel y con el hospital donde están sus restos, para brindar orientación y apoyo en la repatriacion las cenizas a nuestro país.

Señalaron que los apoyos financieros se otorgarán a la familia tan pronto como las funerarias obtengan el acta de defunción correspondiente y haya pasado la contingencia.

“También estamos apoyando a la familia en encontrar una funeraria en coordinación con la morgue del hospital”, agregaron.

El canciller Marcelo Ebrard informó este jueves que de los 108 mexicanos que han muerto en EU, 14 serán repatriados. Aseguró que están en contacto con las familias de los fallecidos para el regreso. 

Para ella y su familia, habitantes de Carretas, una pequeña comunidad veracruzana de apenas 100 viviendas, nacer en ese lugar es su mayor desdicha. Primero, porque la falta de oportunidades obligó a su hermano a emigrar a los Estados Unidos hace 20 años, y segundo, porque están incomunicados pues el internet y la señal del celular vienen y van, tienen que caminar a un monte donde la recepción es un poco mejor.

La última vez que conversó con Medel, el viernes pasado, le recomendó hacerse la prueba para descartar que la gripa que tenía desde hace 15 días no era por el virus que está siendo letal para casi medio millón de inmigrantes hispanos en la gran manzana. 

De acuerdo con datos proporcionados por el departamento de Salud de Nueva York, el 34% de los fallecidos por coronavirus son hispanos, el 28% de raza negra, mientras que el 29% de los fallecidos son blancos. 

“Me dijo que sí se la hicieron pero le dijeron que no era eso (…) tenia tos, dolor de huesos y la fiebre le dío al final cuando se lo llevó la ambulancia”, recuerda.

Medel, quien en el 2000 vio por última vez a su esposa y cuatro hijos en persona, trabajaba por las tardes en una carnicería metiendo y sacando productos de los refrigeradores y por las noches en un supermercado acomodando la mercancía en los casilleros. Durante todo este tiempo no dejó de trabajar, de hecho, su familia cree que fue ahí donde se contagió.

Lee: Suman siete migrantes poblanos muertos en Nueva York por COVID-19

“No sabemos exactamente los nombres de (los negocios) donde trabajó mi hermano, pero supimos por sus conocidos que habían fallecido dos personas de esa infección en uno de los trabajos y ni aún así lo mandaron a cuarentena. 

”Los están agarrando de carnada para trabajar porque no tienen papeles y no pueden dejar de trabajar, están arriesgando su vida. Con qué van a pagar sus rentas, con que van a comer si no trabajan y a ellos el gobierno no los van ayudar”, dice llorando Adelina.

Como Medel, sus dos compañeros de cuarto, también originarios de Veracruz, han estado expuestos al virus y ahora están en cuarentena, con miedo y sin ingresos.  

Te puede interesar: COVID-19: Personal médico se aísla de su propia familia para atender a pacientes y evitar contagios

Según el último informe de la Oficina de Asuntos de Inmigración del alcalde, más de las tres cuartas partes de los inmigrantes hispanos integran la fuerza laboral pero tienen los ingresos anuales medios más bajos (cerca de 26 mil dólares) de cualquier grupo de neoyorquinos trabajadores.

Y aunque el gobierno federal estadounidense repartirá mil 200 dólares en efectivo, como parte del paquete de ayuda por la pandemia, los trabajadores deben haber hecho su declaración de impuestos federales con un número de seguridad social, algo que los trabajadores indocumentados no tienen.

El gobierno mexicano asegura que está apoyando a todos los connacionales en el extranjero, Adelina y su familia luchan por recuperar los restos de su hermano para poder llorarle, aunque también tienen dudas sobre los riesgos de contraer el virus que les arrebató a Medel.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
EPA

5 países en más riesgo de sufrir una hambruna bíblica por el COVID-19 (y uno está en Latinoamérica)

El Programa Mundial de Alimentos de la ONU advierte que se avecina la peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial. ¿Qué países son los más vulnerables?
EPA
24 de abril, 2020
Comparte

El mundo está al borde de una posible “pandemia de hambre”.

Así lo advirtió el Programa Mundial de Alimentos (WFP, por sus siglas en inglés) de Naciones Unidas, mientras múltiples gobiernos de todo el mundo batallan contra la pandemia del covid-19.

A finales de 2019, 135 millones de personas vivían con niveles de hambre “extremos”, pero a causa de las cuarentenas por el covid-19, es probable que ese número aumente a 265 millones, dijo el martes el director ejecutivo del WFP, David Beasley.

“Antes de que el coronavirus se convirtiera en un problema, decía que 2020 enfrentaría la peor crisis humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial por varias razones”, apuntó Beasley. “Ahora, con el COVID-19, quiero enfatizar que no solo estamos enfrentando una pandemia, sino también una catástrofe humanitaria global”.

En una videoconferencia con el Consejo de Seguridad de la ONU, Beasley advirtió que podríamos enfrentar múltiples hambrunas de proporciones bíblicas en unos pocos meses”.

Beasley advirtió que el mundo debe “actuar sabiamente y rápido”.

El WFP recibió 8,300 millones de dólares en 2019 y ahora necesita entre 10,000 y 12,000 millones de dólares para mantener sus operaciones durante este año.

¿Qué países están en mayor riesgo de la hambruna de la que advierte Beasley?

Yemen

Incluso antes de que comenzara la guerra en Yemen, el país era el más pobre del mundo árabe.

Pero desde que una coalición liderada por Arabia Saudita intervino en el conflicto contra los rebeldes hutíes de Yemen en 2015, la situación humanitaria del país se ha deteriorado aun más.

“En 2016, estábamos ayudando quizá a unas tres o cuatro millones de personas en Yemen. Hoy ese número asciende a los 12 millones”, dijo a la BBC el economista jefe del WFP y director de la División de Investigación, Evaluación y Monitoreo, Arif Husain.

Da clic aquí para ver el interactivo

Para empeorar la situación, el WFP dijo a principios de mes que reduciría a la mitad la ayuda a las áreas controladas por los hutíes, entre las preocupaciones manifestadas por algunos países sobre la obstrucción de entregas de ayuda por los rebeldes.

República Democrática del Congo (RDC)

Después de más de un cuarto de siglo de conflicto armado en varias partes del país, en la RDC se encuentra la segunda crisis de hambruna más grande del mundo, según el WFP.

Más del 15% de la población del país sufre de inseguridad alimentaria grave, lo que significa que se encuentran entre las 30 millones de personas en zonas de guerra alrededor del mundo que dependen casi por completo de la ayuda que reciben.

Soldados marroquíes de la misión de Naciones Unidas en territorio Djugu, en el este de la República Democrática del Congo.

AFP
En la RDC se encuentra la segunda crisis de hambruna más grande del mundo.

Se necesitan casi 2,000 millones de dólares para asegurar el suministro de alimentos para estas poblaciones para tan solo los próximos tres meses, alertó Husain.

“Esas personas fueron las más afectadas y ahora están aun en mayores problemas”.

Venezuela

Según un informe publicado a fines de febrero por el WFP, casi un tercio de la población venezolana (un 32,3%) padece inseguridad alimentaria y necesita ayuda.

De acuerdo con el estudio, 2,3 millones de venezolanos (7,9% de la población) se encuentran en una situación de inseguridad alimentaria severa.

Es decir, sufren “carencias extremas en el consumo de alimentos, o la pérdida extrema de medios de vida que podría conducir a carencias en el consumo de alimentos o algo peor”.

El país ha perdido más de un 50% de su PIB desde que Nicolás Maduro llegó a la presidencia, una contracción de la economía que ha tenido consecuencias sobre la alimentación de los venezolanos.

Venezolanos cruzando la frontera entre Cúcuta en Colombia y San Antonio del Táchira en Venezuela.

AFP
Muchos venezolanos se han visto forzados a cruzar ilegalmente la frontera con Colombia para comprar comida y medicinas.

La crisis se ha visto acompañada de la hiperinflación, una subida constante y acelerada de los precios, lo que ha llevado a que un 59% de los hogares no cuenten con ingresos suficientes para comprar comida.

Las dificultades se ven agravadas en medio de la pandemia por un éxodo masivo de trabajadores de la salud, según el organismo de la ONU.

Y los problemas no terminan ahí: alrededor de 4.8 millones de personas (o el 15% de la población) han abandonado Venezuela en los últimos años, y cientos de miles de estos migrantes enfrentan inseguridad alimentaria en los países vecinos.

Sudán del Sur

El país más joven del mundo se independizó de su vecino del norte, Sudán, en 2011.

La medida estaba destinada a marcar el final de una larga guerra civil, pero el país cayó en un conflicto violento tan solo dos años después.

Personas de Sudán del Sur esperando recibir comida de la Cruz Roja.

Getty Images
Casi el 60% de la población de Sudán del Sur lucha por encontrar comida todos los días.

El WFP advierte que el hambre y la desnutrición en Sudán del Sur se encuentran en los niveles más extremos desde 2011. Casi el 60% de la población lucha por conseguir alimentos a diario.

Para empeorar la situación, la plaga de langostas que destruyeron cultivos en África Oriental llegaron a Sudán del Sur a principios de 2020.

Y como uno de los países más dependientes del petróleo del mundo, es probable que el país se vea muy afectado por la caída de los precios del crudo registrada durante la pandemia.

Afganistán

Afganistán, otro país devastado por los conflictos, había sufrido casi dos décadas de guerra cuando Estados Unidos lo invadió en 2001.

Un soldado vigila a las mujeres que reciben raciones de comida del Programa Mundial de Alimentos en Herat, Afganistán.

EPA
Un soldado vigila a un grupo de mujeres que reciben comida gratuita en Herat, Afganistán.

Casi 20 años después, más de la mitad de la población vive por debajo del umbral de la pobreza.

Y el WFP estima que más de 11 millones de personas sufren de inseguridad alimentaria severa.

y los nuevos 130 millones

Además de las áreas afectadas por la guerra, los problemas ambientales o las crisis económicas, es probable que muchos más países de ingresos bajos y medianos se vean afectados por la pérdida de empleo y otras dificultades económicas causadas por la propagación del COVID-19 en los próximos meses.

El problema se agravará por presiones económicas similares en países de todo el mundo, lo que significa que las remesas, o el dinero enviado por familiares en el extranjero, caerán en estos países.

“Lo más importante es que haya un tratamiento asequible para el COVID-19 que esté disponible para todos en todo el mundo”, dijo Husain.

“Pero hasta que lleguemos a ese punto, debemos asegurarnos de hacer todo lo que esté a nuestro alcance para salvar vidas y proteger los medios de vida”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=2f3bWviThuQ

https://www.youtube.com/watch?v=BVgNytA9FNs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts