No hay personal y los pacientes están muriendo: médicos de hospital del IMSS
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo / Cuartoscuro

No hay personal ni equipo y los pacientes están muriendo: médicos del Hospital MacGregor del IMSS

En una reunión con el director del hospital, especialistas le aseguraron que 100% de los pacientes graves con COVID-19 están falleciendo por falta de equipo, insumos y personal para atenderlos.
Archivo / Cuartoscuro
28 de abril, 2020
Comparte

La falta de especialistas y equipo adecuado para atender a pacientes con COVID-19 provocó que los integrantes del área de medicina interna del Hospital General Regional #1 Dr. Carlos MacGregor Sánchez Navarro del IMSS (antes Gabriel Mancera) organizaran una protesta y amenazaran este lunes con irse a paro. 

En reunión con los directivos para intentar llegar a un acuerdo, médicos de diversas áreas expresaron sus quejas. Por un lado, los internistas se quejaron de que sus compañeros de otras especialidades los han dejado solos en las largas jornadas de trabajo para atender a los afectados por el coronavirus. 

Los de otras especialidades como cirugía, pediatría o urología afirmaron que ellos no tienen la capacitación necesaria para manejar a esos pacientes. 

Lee: Trabajadores de Hospital La Raza protestan por falta de equipo ante COVID-19

El desacuerdo se ha suscitado por la reconversión de este a un hospital 100% COVID y la llegada de un número cada vez mayor de personas en estado grave, lo que ha obligado al cierre paulatino de los otros servicios y a concentrar la atención en los enfermos de coronavirus, pero sin tener el equipo de especialistas adecuado y suficiente para darles soporte, a decir de los inconformes. 

Óscar, a quien llamaremos así para reservar su identidad, es uno de los ocho residentes que este fin de semana tuvo que apoyar a la única médica adscrita del servicio de Medicina Interna que estaba en el hospital para dar atención a más de 100 pacientes con COVID-19. 

Se supone, explica Óscar, que en fase 3, ya como hospital reconvertido, se harían equipos encabezados por médicos adscritos de especialidades adecuadas para dar respuesta a una emergencia como esta: neumólogos, intensivistas, internistas y urgenciólogos.

Cada líder de equipo estaría apoyado por tres médicos de las otras especialidades, cardiólogos, cirujanos, urólogos, quienes no tienen la suficiente capacitación para atender solos a pacientes afectados con COVID. 

Pero ese plan no se llevó a cabo. De acuerdo al relato de dos médicos de este hospital entrevistados por Animal Político, y al video posteado en Facebook de la reunión de este lunes entre el personal y los directivos, los de otras especialidades dejaron prácticamente solos a sus compañeros de medicina interna.

“El domingo estuvo una médica adscrita de ese servicio como responsable de atender a 112 pacientes con COVID-19 y todavía querían subir de urgencias a otros 26, cuando solo estábamos con ella tres médicos generales de los nuevos que contrataron, que no pueden atender solos a estos pacientes, y ocho residentes de medicina interna”, explica Óscar. 

Además de ellos, agrega, “estuvo un hematólogo, que no entró a ver a los pacientes con COVID, se fue a ver a los pacientes de otras afecciones que estaban esperando traslado a otro hospital. Llegó un cardiólogo que está esperando su cambio al Centro Médico Siglo XXI, con pésima actitud, a hacer lo mínimo, se metió una dos horas con los pacientes y se salió. Llegó una anestesióloga y una pediatra, eso en la mañana”.  

En la tarde, precisa Óscar, “solo llegó otro cardiólogo y en la noche llegaron dos internistas adscritos y un cardiólogo. Los residentes de medicina interna tuvimos que doblar turnos porque los equipos con médicos adscritos no estaban completos. Estamos haciendo hasta 16 horas de jornada, y es un infierno, entre el equipo de protección, los googles que se empañan, la gravedad de los pacientes, la falta de compañeros, es pesadísimo”.  

Lee: Población que vive en municipios del sureste y la sierra Tarahumara, los más vulnerables ante COVID-19

Óscar también señala que los residentes no deberían entrar sin la supervisión de un médico adscrito a ver a pacientes graves con COVID. “Nosotros estamos en formación todavía, no podemos ser responsables de atender a un paciente con la  gravedad con la que están llegando, pero lo tenemos que hacer. Qué hacemos si nos dicen se está muriendo, hay que ir a atenderlo. Pues hay que ir. Pero si muere, quién es el responsable. Vamos a ser nosotros y no podemos serlo”. 

En el video de la reunión entre el personal del hospital y los directivos, se escucha a una médica internista del turno matutino quejarse de que, el viernes, atendió sola a 26 pacientes, cinco de ellos intubados, porque los compañeros de otras áreas no les están ayudando. 

Ante el reclamo se escucha decir a Arturo Hernández Paniagua, director de este hospital, que los equipos deben estar ya conformados y nombra, de acuerdo a una lista que sostiene en sus manos, a quienes debieron apoyar a medicina interna este lunes por la mañana. Un nombre tras otro, los médicos presentes le responden: no se presentó, no se presentó, no se presentó.  

Del otro lado, Pedro, a quien llamaremos así para reservar su identidad, médico adscrito a uno de los otros servicios de este hospital, señala que él sí acudió el sábado a dar soporte a sus compañeros de medicina interna.  

“Estuvimos toda la mañana con 25 pacientes con COVID solo una anestesióloga y yo. La internista a cargo estaba tan agobiada de tantos pacientes que debía ver que no puedo estar con nosotros, solo nos dijo que los checáramos. Pero nosotros no tenemos el entrenamiento adecuado para atenderlos. No nos han capacitado y no es nuestra especialidad, es como si metiéramos a un internista a quirófano a hacer una cirugía”. 

Pedro dice que sí quieren ayudar a sus compañeros, “pero que nos capaciten, que nos den material. Yo me tuve que comprar una mascarilla buena, porque las del hospital no tienen la suficiente calidad, y un traje especial, están carísimos pero tengo familia, no me puedo arriesgar. Además necesitamos que nos den certeza jurídica. Si un paciente fallece, quién va a firmar el acta de defunción, ¿los que no somos especialistas para haberlo tratado?”.

Tanto los médicos entrevistados como varios de quienes tomaron la palabra en la reunión con los directivos coinciden en que se ha puesto en riesgo al personal del hospital por no tener material de protección suficiente y por la falta de protocolos de bioseguridad. 

Pero también señalan que además de la inseguridad en la que están laborando les preocupa la mala atención a los pacientes.

Lee: En México se ha podido ‘domar’ la epidemia, no se saturan los hospitales: AMLO 

“No se están haciendo bien las cosas para tratar a los seres humanos que están ahí enfermos. Los médicos de otras especialidades seguramente estamos maltratando a la gente, sin intención, porque no tenemos la preparación. Y nos estamos arriesgando para nada, porque no salvamos a nadie. Si me dijeran que me voy a contagiar pero voy a salvar a diez pacientes, está bien. Pero no, la mortalidad en este hospital está siendo muy alta. Aquí todos los pacientes entubados se mueren, porque no tenemos medicinas adecuadas, porque no hay equipo, porque no hay personal, se mueren” denuncia Pedro.

Óscar asegura lo mismo. “El 100% de los pacientes graves está muriendo en este hospital, porque no les podemos ofrecer ni lo mínimo indispensable de manejo ventilatorio. Los ventiladores que tenemos están viejos. No nos dan el equipo adecuado para aspirarlos. Los entubamos y se nos están muriendo”. 

En el video esa misma afirmación de otro residente arranca aplausos de apoyo del personal. “Esto es un asilo de desahuciados. Tenemos el 100% de mortalidad de pacientes entubados en este hospital.  No hay ninguno a quien hayamos extubado en piso. Aquí los pacientes llegan a morirse”. 

Frente a todo lo anterior, los médicos aseguraron al director que no pueden recibir a más pacientes, este hospital tiene planeado recibir hasta a 214, de los que ahora hay alrededor de 116. 

Hernández Paniagua les prometió que se va a reorganizar al hospital, que los especialistas de otras áreas deben apoyar a sus compañeros y que se debe trabajar con estos equipos para funcionar mejor.

Una de las peticiones de los médicos fue hacer una minuta de la reunión, que deberían firmar las autoridades y el sindicato, y acordar plazos para la solución de los puntos principales: distribución de médicos en piso, mejorar medidas de bioseguridad, insumos y medicamentos, equipo médico, participación de todos los servicios de manera uniforme y marco legal.

Pero el director, al menos en la reunión videograbada y posteada en facebook, solo se comprometió a analizar los planteamientos y ver qué se puede hacer. “En corto vemos cuáles son sus sugerencias”, le dijo al médico que al parecer lideró la reunión por parte de sus compañeros, “vemos que se puede modificar y lo que no, pues aunque quiera”.   

En un comunicado, el IMSS informó que, después de la reunión entre personal y autoridades del hospital, el paro de laborales no se realizó y que este mismo lunes y martes llegarán 16 doctores para sumarse a los esfuerzos de lucha contra el coronavirus.

Además, el IMSS aseguró que el hospital cuenta con los kits de Equipo de Protección Personal (EPP) para los  trabajadores que están a cargo de atender la emergencia sanitaria.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Homero Zamorano, el conductor acusado de la muerte de al menos 53 migrantes en Texas

El chofer del tráiler en el que murieron decenas de migrantes cerca de San Antonio, Texas, ha sido acusado y enfrenta una posible cadena perpetua o hasta la pena de muerte.
1 de julio, 2022
Comparte

Cuatro días después del hallazgo de decenas de migrantes muertos en un tráiler en Texas, Homero Zamorano está frente a un proceso judicial que podría llevarlo a pasar el resto de su vida en la cárcel o incluso enfrentar la pena de muerte.

El estadounidense de 45 años era el conductor que manejaba el vehículo en el que murieron al menos 53 personas. Es el más grande caso de migrantes fallecidos en EE.UU. del que haya registro.

Zamorano ya recibió cargos federales por “tráfico de extranjeros con resultado mortal”, informó el Departamento de Justicia de EE.UU.

“Si es declarado culpable, Zamorano enfrenta cadena perpetua o posiblemente la pena de muerte”, señala.

Junto a él, otro estadounidense, Christian Martínez, enfrenta los mismos cargos. Dos mexicanos, Juan Claudio D’Luna Méndez y Juan Francisco D’Luna Bilbao, están siendo procesados bajo distintos cargos por su posible participación en el fatal incidente.

Conforme ha avanzado la investigación, han surgido más detalles de quién es Zamorano y por qué se le responsabiliza de la tragedia que ha puesto de luto a decenas de familias en México, Guatemala, Honduras y El Salvador.

¿Qué se sabe de Zamorano?

Zamorano, de 45 años, es originario de Brownsville, una ciudad de Texas fronteriza con México.

Familiares han señalado que desde muy joven hizo su vida apartado de ellos y que sabían que se metía en problemas frecuentemente. Supuestamente trabajaba como empleado de mantenimiento en Houston.

Una ilustración de Zamorano en el tribunal

Reuters
Zamorano tuvo su primera comparecencia ante una jueza el jueves.

“Se perdía durante años y aparecía de vez en cuando. Básicamente se crió a sí mismo”, dijo uno de sus cuñados al diario The Texas Tribune.

“Él siempre ha tenido un problema con las drogas”, señaló la hermana de Zamorano, Tomasita Medina, al diario Los Angeles Times. “Él siempre estaba dentro y fuera de nuestras vidas por eso”.

Según el congresista Henry Cuellar, que ha accedido a detalles de la investigación, un examen toxicológico después del incidente mostró que Zamorano había consumido metanfetamina, una potente droga sintética.

¿Qué se sabe de su participación?

El pasado 27 de junio, Zamorano condujo el tráiler en el que aparecieron los migrantes en la ruta que va de Laredo, en la frontera, a San Antonio, un trayecto de unos 250 km.

Fue captado por las cámaras en un punto de inspección del servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) a unos 50 km de distancia desde Laredo.

El conductor al pasar por Encinal

INAMI
Al pasar por el filtro de revisión del CBP en Encinal, el conductor fue captado por las cámaras de seguridad.

Sin embargo, el vehículo no fue revisado debidamente. El gobernador de Texas, Greg Abbott, aseguró que ocurrió así “porque la Patrulla Fronteriza no tiene los recursos para poder inspeccionar todos los camiones”.

Horas después, cuando ocurrió el hallazgo de los migrantes, Zamorano “fue encontrado escondido en la maleza después de intentar fugarse”, según la investigación del Departamento de Justicia.

En un principio, los servicios de emergencia le prestaron ayuda, pero luego fue detenido por la policía de San Antonio.

La investigación ha revelado que, aparentemente, Zamorano no sabía que el aire acondicionado del tráiler no funcionaba. Los migrantes estaban en el vehículo con mínima ventilación en un día que rozó los 40 °C a la sombra.

Los cuerpos de emergencia que hallaron a los migrantes muertos dijeron que estaban “calientes al tacto”.

Mapa del presunto trayecto del camión

BBC

Según los documentos de la acusación, Christian Martínez envió mensajes de celular a Zamorano para indicarle la ubicación de una casa de seguridad de traficantes donde recogió a los migrantes en Laredo.

En camino a San Antonio, el conductor ya no respondió a los mensajes.

Fue a través de una revisión del teléfono de Zamorano que las autoridades dieron con los otros presuntos cómplices.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=DSeuPF0Fn_g&feature=emb_title

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.