Hart Island, el lugar donde descansarán los muertos por COVID-19 no reclamados
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Isla que sirvió de psiquiátrico y prisión, la última morada de muertos por COVID-19 no reclamados en NY

Desde hace décadas la pequeña isla es usada como fosa común para enterrar a bebés, adultos y ancianos cuyos cuerpos no fueron reclamados.
AFP
10 de abril, 2020
Comparte

Las autoridades de Nueva York enterrarán los cuerpos de las personas fallecidas por COVID-19 que no sean reclamados en Hart Island, una pequeña isla ubicada al este del Bronx, que desde hace décadas es usada como fosa común.

Freddi Goldstein, secretaria de prensa del alcalde de NY, confirmó a la cadena CNN que los cuerpos que no han sido reclamados en la ciudad ya están siendo transferidos a la isla.

Lee: Reportan 108 mexicanos muertos en EU por COVID-19; la mayoría en Nueva York

Goldstein agregó que, ante la contingencia, los familiares tienen solo 14 días para acudir al servicio forense y reclamar el cuerpo.

“La isla de los muertos”

Además de ser fosa común, a lo largo de la historia Hart Island también sirvió como prisión para soldados confederados de la Guerra Civil; asilo mental; sanatorio para personas con tuberculosis; centro de detención para delincuentes juveniles, y hasta base de misiles durante la Guerra Fría.

En 1868 la isla fue comprada oficialmente por el Departamento de Caridades y Corrección, con el propósito de construir una casa de trabajo para menores de edad.

Pero poco después de la apertura de este proyecto, en 1869, comenzaron los entierros de personas no reclamadas y no identificadas.

Los reclusos de la Penitenciaría de Blackwell’s Island viajaban en ferry acompañados de cuerpos no identificados o no reclamados en la morgue de la ciudad para su entierro en la isla de apenas 53 hectáreas.

Los entierros masivos en Hart Island comenzaron hasta 1875, cuando se implementó un sistema de cuadrícula numerada para facilitar los desenterramientos para su posterior identificación en la morgue.

Lee: Tigre en Nueva York da positivo en prueba de COVID-19

La isla también ha servido para las y los neoyorquinos que no pueden pagar un entierro privado para la persona fallecida.

Hart Island es controlada por el Departamento de Prisiones, pero apenas el año pasado se planteó la posibilidad de que fuera administrada por el Departamento de Parques y abierta al público.

Sin embargo, desde hace muchos años los neoyorquinos conocen a Hart Island como “la isla de los muertos” o “la cárcel de los muertos”.

La isla incluso cuenta con su propia página en la que además de conocer su historia detallada, se indica que desde 1980 se han enterrado 68,955 cadáveres.

El sitio cuenta con un mapa interactivo con la ubicación de las fosas. A su vez, cada una cuenta con la información básica de la persona sepultada, como su edad, sexo y los años que lleva en el lugar.

Hay personas de todas las edades, desde recién nacidos hasta adultos mayores.

En algunos casos hay una breve historia sobre quién era la persona allí enterrada, la cual es realizada por familiares o amigos.

Nueva York sin espacio para cadáveres

Hace unos días, la misma Freddi Goldstein señaló que la decisión de llevar los cadáveres no identificados a Hart Island se debía a la falta de espacios para almacenarlos en hospitales y morgues de la ciudad neoyorquina.

Según la portavoz, antes de la crisis por el COVID-19, Nueva York tenía de 20 a 25 muertos diarios en promedio, y ahora la cifra aumentó a 200 o 215 al día.

Hasta este viernes en NY se han registrado más de 7 mil muertes por COVID-19, además de casi 160 mil casos confirmados.

Con información de AFP y CNN.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo es la primera vacuna de ADN del mundo para COVID-19 (sin agujas) aprobada por India

India aprobó el uso de emergencia de una nueva vacuna de ADN, la primera en el mundo. Te contamos de qué se trata y cuáles son sus ventajas y desventajas.
21 de agosto, 2021
Comparte

El ente regulador de medicamentos de India aprobó la primera vacuna de ADN del mundo contra la COVID-19 para uso de emergencia.

Según un estudio provisional citado por el fabricante de vacunas Cadila Healthcare, la vacuna ZyCoV-D de tres dosis previno la enfermedad sintomática en el 66% de los vacunados.

Las vacunas de ADN anteriores han funcionado bien en animales, pero no en humanos.

India ha administrado hasta ahora más de 570 millones de dosis de tres vacunas aprobadas previamente: Covishield, Covaxin y Sputnik V.

Aproximadamente el 13% de los adultos han completado su ciclo de vacunación y el 47% ha recibido al menos una vacuna desde el comienzo de la campaña en enero.

Cadila Healthcare dijo que había realizado el mayor ensayo clínico de la vacuna en India hasta la fecha con 28 mil voluntarios en más de 50 centros.

La tercera fase clave de los ensayos clínicos se llevó a cabo en el pico de la segunda ola mortal del virus y esto, según su fabricante, reafirma la “eficacia de la vacuna contra las cepas mutantes”, especialmente la variante delta que es altamente infecciosa.

¿Pero cómo funciona esta vacuna y qué la hace diferente?

Traspaso de información

El ADN y el ARN son componentes básicos de la vida. Son moléculas que llevan información genética que se transmite de padres a hijos.

Vacuna

Getty Images
Una de las ventajas de la vacuna india de ADN es que no necesita temperaturas muy frías para conservarse.

Al igual que otras vacunas, una vacuna de ADN, una vez administrada, le enseña al sistema inmunológico del cuerpo a combatir el virus real.

ZyCoV-D utiliza plásmidos o pequeños anillos de ADN, que contienen información genética, para suministrar la vacuna entre dos capas de la piel.

Estos plásmidos llevan información a las células para producir la “proteína espiga”, que el virus utiliza para adherirse e ingresar a las células humanas.

La mayoría de las vacunas contra la COVD-19 funcionan dándole instrucciones al cuerpo para que produzca un fragmento de la proteína espiga para activar el sistema inmunológico, y hacer que éste produzca anticuerpos y se enseñe a sí mismo a combatir el virus.

Sin aguja

Esta es la primera vacuna de ADN humano contra la covid-19.

Vacunación

Getty Images

Hay una serie de vacunas de ADN aprobadas en Estados Unidos, por ejemplo, para su uso en animales, incluida una vacuna para una enfermedad equina y otra contra el cáncer de piel para perros.

Actualmente, se están probando más de 160 vacunas de ADN diferentes en ensayos clínicos en humanos en EE. UU.

Variante delta

Getty Images

La mayoría son para el tratamiento de cánceres existentes y un tercio para el tratamiento del VIH.

ZyCov-D es también la primera vacuna de India para la COVID-19 sin agujas.

Se administra con un inyector desechable sin aguja, que utiliza un delgado chorro del líquido para penetrar en la piel y distribuir la vacuna en el tejido adecuado.

Ventajas

Científicos dicen que las vacunas de ADN son relativamente baratas, seguras y estables.

También se pueden almacenar a temperaturas más altas (entre -2 a 8° C).

Cadila Healthcare afirma que su vacuna mostró una “buena estabilidad” a 25° C durante al menos tres meses; esto ayudaría a que la vacuna se transportara y almacenara fácilmente.

Desventajas

Las vacunas de ADN desarrolladas para enfermedades infecciosas en humanos han fallado en el pasado.

“El problema es que funcionan bien en animales. Pero no terminan ofreciendo el mismo nivel de protección en la respuesta inmune en humanos”, señaló Gagandeep Kang viróloga y primera mujer india en ser elegida como miembro de la Sociedad Real de Londres.

El desafío, dice, fue cómo introducir el ADN plasmídico en la célula humana para que diera una respuesta inmunitaria duradera.

Jeremy Kamil, virólogo del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad Estatal de Luisiana en Shreveport, EE.UU., comparte su visión.

Vacunas

Getty Images

“Las vacunas de ADN plasmídico se han probado en el pasado. Pero sabemos que es muy difícil introducir el ADN plasmídico en el núcleo de las células humanas, especialmente en los adultos”, indicó Kamil.

Las vacunas de ARNm, que utilizan ARN mensajero, una molécula para producir las proteínas, como Pfizer o Moderna, no necesitan llegar al núcleo de la célula para ser efectivas y ofrecer una mayor eficacia y es probable que produzcan una inmunidad más duradera.

El otro inconveniente potencial es que ZyCoV-D requiere tres dosis, en lugar de dos. El fabricante de la vacuna dice que está evaluando la posibilidad de ofrecer dos dosis.

“Me encantaría que una empresa de vacunas superara los inmensos desafíos para que funcione. Pero es imperativo que los datos de eficacia se examinen de forma independiente”, concluyó Kamil.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=WMr3tw4Igo0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.