Presidencia suspende giras de AMLO por la pandemia de COVID-19
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Presidencia suspende giras de AMLO por la pandemia de COVID-19

El mandatario dijo este miércoles que una vez que pase la emergencia retomará sus giras. La primera que realizará será a las seis refinerías.
Cuartoscuro
15 de abril, 2020
Comparte

Por primera vez desde que entraron en vigor las medidas de distanciamiento social debido a la pandemia de COVID-19, la Presidencia de la República suspenderá, desde este fin de semana, las giras del Ejecutivo federal, Andrés Manuel López Obrador, a los estados.

Funcionarios de la Presidencia que cumplen labores directamente vinculadas a las giras de López Obrador fueron informados de que este fin de semana el Mandatario no encabezará ningún evento oficial y permanecerá en la Ciudad de México.

Los servidores públicos consultados afirmaron que se trata de una medida adoptada por recomendación de las autoridades del sector Salud en materia de “sana distancia”, aunque también porque el Presidente quiere atender permanentemente y de manera personal la evolución de la pandemia.

Te puede interesar: Pueblos de Oaxaca piden a AMLO no hacer eventos para evitar contagio de COVID-19

En su conferencia de esta mañana en Palacio Nacional, López Obrador confirmó la suspensión de sus giras hasta que se levante la emergencia sanitaria, como adelantó Animal Político.

“La próxima gira que haga, una vez que pase la emergencia, va a ser a las seis refinerías para definir, junto con Octavio Romero, director de Pemex, y con Rocío Nahle, (Secretaria de Energía), el aumento en la capacidad de refinación de cada una de las seis refinerías”, refirió.

El pasado 16 de marzo, el Ejecutivo federal dijo que suspendería sus visitas a los estados cuando así se lo indicara el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, encargado de la estrategia gubernamental de contención de la pandemia.

“Él me va a decir, en la etapa que de atención que está considerada, porque hay todo un plan, él me va a decir: ‘no es conveniente que se reúna con mucha gente o ya no debe de ir a estos actos, ni saludos, ni abrazos, besos, nada’, él me va a decir cuándo”, comentó durante su conferencia matutina.

El pasado 16 de marzo, durante su conferencia matutina, el Ejecutivo federal dijo que suspendería sus visitas a los estados cuando así se lo indicara el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, encargado de la estrategia gubernamental de contención de la pandemia.

“Él me va a decir, en la etapa que de atención que está considerada, porque hay todo un plan, él me va a decir: ‘no es conveniente que se reúna con mucha gente o ya no debe de ir a estos actos, ni saludos, ni abrazos, besos, nada’, él me va a decir cuándo”, comentó.

Aun durante la contingencia sanitaria, cuando ya se había declarado la fase 2 de la pandemia y la enfermedad causada por el coronavirus COVID-19 había sido reconocida como una enfermedad grave de atención prioritaria, López Obrador mantuvo sus giras de los fines de semana con mítines a los que acudían cientos de pobladores, a los que solía abrazar y besar.

La gira de AMLO en epidemia

El 20 de marzo, un día después del inicio de la fase 2, el presidente saludó de mano a simpatizantes a su arribo a Tlaxiaco, Oaxaca. Al día siguiente, en Guelatao, encabezó la conmemoración del Natalicio de Benito Juárez en un acto público al que asistieron adultos mayores y niños.

A partir del último fin de semana de marzo, el mandatario continuó con sus visitas a los estados, pero ya sin la concurrencia de público a sus actos públicos.

“Decidimos no cancelar nuestra gira, nuestro recorrido; hicimos nada más el compromiso, con los que están llevando a cabo toda la estrategia, de tener sana distancia. Es incómodo porque, imagínense, no darnos la mano, no podernos abrazar, si nos queremos mucho”, expuso López Obrador el 27 de marzo en su visita a Bahía de Banderas, Nayarit.

Desde entonces, se sometió a los filtros que se establecieron en los aeropuertos para tomar la temperatura a los pasajeros.

El 29 de marzo, López Obrador insistió en que no se “aislaría” porque ello abriría un vacío de poder que, advirtió, los conservadores buscarían aprovechar para “apoderarse” de la conducción del país.

Sus visitas a los estados durante la contingencia sanitaria y su interacción con las multitudes le valieron al presidente críticas incluso de medios internacionales, como The New York Times, Bloomberg, The Washington Post y la agencia alemana Deutsche Welle (DW).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'La vanidad puede más que el miedo': cómo es ir a una peluquería tras el confinamiento por covid-19

Uno de los negocios que está volviendo a abrir las puertas en los países que decidieron levantar la cuarentena por coronavirus es el de las peluquerías. Y lo está haciendo con grandes cambios.
7 de mayo, 2020
Comparte
Tanto el peluquero como el cliente ahora deberán usar mascarillas.

Getty
Tanto el peluquero como el cliente ahora deberán usar mascarillas.

Sin salas de espera, revistas o cortes en seco, y con mascarillas obligatorias. El de las peluquerías es un negocio que se está viendo transformado en algunos de los países en los que se ha empezado a levantar la cuarentena por covid-19.

Alemania es uno de ellos.

Allí estos locales y los salones de belleza acaban de abrir las puertas por primera vez desde el 23 de marzo, cuando se decretó el confinamiento.

Y lo han hecho con muchos cambios.

Además de las mencionadas al principio de esta nota, entre las medidas emitidas por el Ministerio Federal para la Economía y el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales están el mantener una distancia de 1.5 metros entre los clientes y no usar secadores de pelo.

Asimismo, los peluqueros deben usar guantes para lavar el cabello del cliente y retirar de él cualquier bacteria, aunque se los pueden quitar después, para realizar el corte.

¿Y la famosa conversación de salón de belleza?

También desaparecerá.

No se permite hablar cara a cara, dicen las reglas. Cualquier comunicación sobre el tipo de corte o color de cabello debe hacerse por medio del espejo y debe ser el mínimo imprescindible.

Estas normas son necesarias, señala el ente regulador, por la naturaleza propia del negocio.


Cuando la vanidad vence al miedo

Análisis de Damien Guinness, corresponsal de la BBC en Berlín

“¿Cómo se ven actualmente los peinados de la mayoría de la gente?”, le pregunté a Reno Harms, copropietario del salón Harms en el distrito de Prenzlauer Berg, en Berlín.

“Bastante chistosos. Mucha gente se ha cortado su propio cabello. Algunos incluso se han teñido ellos mismos. Ahora estamos haciendo mucho trabajo de reparación“, dice riéndose.

Sus clientes regulares compraron cupones para usar una vez la peluquería cuando se abrieran las tiendas y ayudar así a que no quebrara por la clausura, como lo hicieron cientos de berlineses con sus tiendas, cafeterías y restaurantes favoritos.

Esa venta previa supuso un 50% de su ingreso normal, gracias a lo cual el salón Harms se mantuvo a flote.

Pero eso también significa que ahora Reno ha estado trabajando casi gratis.

Además, por las nuevas regulaciones solo puede atender a la mitad de los clientes a los que solía cortar el pelo por día, ya que es la única manera de mantener la distancia social obligatoria. Y entre uno y otro debe desinfectar todo el equipo.

Ciertamente, no hay escasez de clientes.

De hecho, en muchos salones en Berlín puede ser difícil conseguir una cita.

Es que muchos clientes llevan semanas sin cortarse el pelo, incluso desde antes del confinamiento, ya que varios cancelaron sus citas por temor a infectarse en la peluquería.

Ahora, Reno tiene la impresión de que la gente sigue estando nerviosa por el tema, aunque no dejan de pedir citas.

La vanidad definitivamente puede más que el miedo”, bromea.


Contacto directo

En las peluquerías los clientes tienen un contacto mucho más cercano con los empleados que en las tiendas, explica el organismo regulador.

Los salones de belleza también tienen que registrar los nombres de sus clientes para que puedan llevarse a cabo los rastreos de infecciones si es necesario.

En toda Europa, los peluqueros están siendo los primeros a quienes se les ha permitido abrir sus negocios con el levantamiento de la cuarentena.

En España, los salones de belleza también reabrieron el 4 de mayo, pero deben funcionar al 30% de su capacidad normal como máximo y sólo con cita previa.

En las peluquerías los clientes tienen contacto mucho más cercano con los trabajadores que en las tiendas,

Getty
En las peluquerías los clientes tienen un contacto mucho más cercano con los trabajadores que en las tiendas,

Cuando el 17 de abril se anunció la reapertura de los salones en Dinamarca, uno de los principales sistemas online para pedir cita se colapsó.

Pero ¿cuán fácil serán de seguir todas las reglas y cómo podrían cambiar nuestros cortes de pelo por ello?

Alison Badrick, quien trabaja como peluquera a domicilio en Inglaterra, está esperando que el gobierno británico de algún lineamiento sobre cuándo podrá regresar a trabajar.

Le preocupa tener que esperar mucho tiempo.

Dice que la mayoría de las regulaciones parecen sensatas, pero difíciles de seguir, en particular la de cortar el cabello de un cliente que lleva la mascarilla puesta.

Y es que las gomas de la mascarilla dificultan el corte en el área que rodea las orejas.

“A menos que produzcan una mascarilla que se pegue a la cara, no sé cómo va a funcionar eso”, dice.

Un hombre con mascarilla en un mercado en Berlín, Alemania

AFP
Alemania es uno de los países que ha comenzado a relajar las regulaciones de cuarentena por el coronavirus.

Así las cosas, todo parece indicar que después del confinamiento, cortarse el cabello será una experiencia muy distinta.

El distanciamiento social significa que los salones no podrán atender a tantos clientes como antes.

La cadena de salones Blue Tit de Londres calcula que sus establecimientos funcionarán al 50% de su capacidad normal.

Su plan es, una vez que puedan abrir, reservar 15 minutos entre cliente y cliente para desinfectar todo el equipo y el local y ampliar el horario de atención.

Además, sean cuales sean las nuevas medidas, todo indica que el precio por los servicios aumentará.

“Esto provocará mayores costos con citas más largas, además del gasto en equipos de protección personal. Pero la seguridad de nuestros clientes y personal será la prioridad”, explica Blue Tit.

¿Y seguirá habiendo cotilleo?

“Lo que pasa es que a los peluqueros nos gusta hablar. Es lo que marca la diferencia”, dice Badrick.

“Gran parte de la experiencia de que te corten el cabello es la plática. Va a ser interesante ver lo que ocurrirá a partir de ahora”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=H_Q1WDFqnT0

https://www.youtube.com/watch?v=Y36en98lbNw

https://www.youtube.com/watch?v=B_Gzc2Z7uQY&t=27s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts