¿Qué es la fase 3 de la epidemia de COVID-19 y qué medidas se toman?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

¿Qué es la fase 3 de la epidemia de COVID-19 y qué medidas se tomarán?

López Gatell dijo que la desigualdad hace imposible que las medidas de resguardo como la cuarentena o la restricción de movilidad se endurezcan.
AFP
21 de abril, 2020
Comparte

El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, informó que  este 21 de abrl inició la Fase 3 de la epidemia de COVID-19 en México por el ascenso rápido de casos.

La fase o escenario 3, como lo llaman los epidemiólogos, es cuando hay brotes regionales que implican ya dispersión nacional del virus, con casos que se cuentan por miles. 

Durante esta etapa,  en la curva epidemiológica se verán un aumento en los contagios diarios por coronavirus y se podría llegar a la “máxima transmisión” de COVID-19 y donde se corre el riesgo de que “se sature el sistema nacional de salud”.

La Secretaría de Salud estima que puede haber más de 26 mil casos de COVID-19, según el Modelo Centinela, con el que solo se confirman 1 de cada ocho de los casos que puede haber.

Lee: ¿Cómo estima Salud que hay más de 26 mil casos de COVID? Así funciona el Modelo Centinela

¿Qué medidas se tomarán? 

López Gatell detalló que la Secretaría de Salud emitirá los lineamientos para hacer operativas las disposiciones que garanticen que las medidas de mitigación se cumplan.

Aseguró que un confinamiento total en México, como ha ocurrido en otros países, es inviable, ya que más de la mitad de la población vive en pobreza.

“La desigualdad hace imposible que las medidas de resguardo como la cuarentena o la restricción de movilidad se endurezcan”, dijo. 

Las autoridades sanitarias determinaron por ahora:

  • Mantener la Jornada de Sana Distancia hasta el 30 de mayo.
  • Continúa la suspensión de eventos y el cierre de cines, teatros, playas y cualquier espacio público abierto y cerrado.
  • Suspensión temporal de las actividades laborales no esenciales, en los sectores públicos y privado.
  • Mantener después del 30 de mayo la protección a grupos vulnerables.
  • Regionalizar la intensidad de las medidas de mitigación.
  • El calendario escolar se aplazará hasta el 17 de julio para poder concluir el ciclo.

Las fases

En la fase 1 los casos son sólo de decenas, todos de importación o de contactos con esos afectados (ámbito familiar).

La fase 2 ya es dispersión comunitaria, con contagios generados en la comunidad, pero todavía focalizados.

La 3 es la epidémica, con miles de casos en todo el país. 

Es por eso, explica Mauricio Rodríguez Álvarez, vocero de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus de la UNAM, que ante esta dispersión generalizada se deben tomar medidas más estrictas de distanciamiento social, “porque ya no se sabe quién puede contagiar a quién”. 

Durante la conferencia de prensa del presidente del 26 de marzo, López-Gatell señaló, “que se va a dar la fase tres, pero la gran diferencia es que, con las medidas de la Jornada Nacional de Sana Distancia, si se instauran de manera disciplinada y en la mayor cantidad de personas, al no salir a la calle, entonces en lugar de tener una curva epidémica inmensa tendremos una menos pronunciada que permita atender a las personas críticamente enfermas”.

De hecho, para tratar de aplanar la curva ascendente de contagios, es que desde la fase 2 se publicó el acuerdo por el que se establecen acciones extraordinarias para atender la emergencia sanitaria generada por el virus SARS-CoV2, que incluyen la suspensión de clases y actividades económicas no esenciales, evitar la congregación de más de 50 personas y el resguardo domiciliario. 

Este es un cuadro con las medidas por cada fase que Salud presentó el jueves 12 marzo, cuando había 12 casos positivos en México.

Con información de Andrea Vega 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cubrebocas contra el coronavirus: ¿a quién protegen de la COVID, a ti o a los demás?

No todos las mascarillas son iguales. Te explicamos cuáles son las que están diseñadas para proteger al usuario y cuáles se utilizan para proteger a la persona que las usa y por qué es importante conocer la diferencia.
16 de julio, 2020
Comparte
Si están bien diseñados los cubrebocas pueden ser efectivos para reducir la extensión de la propagación del virus.

AFP
Si están bien diseñados los cubrebocas pueden ser efectivos para reducir la extensión de la propagación del virus.

¿Debemos usar mascarillas? Le decimos a nuestros hijos que se cubran la boca cuando tosen, de manera que cuando no podemos predecir quién se enfermará o no de covid-19, tiene mucho sentido usar una mascarilla en público.

Pero no todas las mascarillas son iguales.

Pueden dividirse en dos categorías amplias: las mascarillas respiratorias diseñadas principalmente para proteger al usuario, y los cubrebocas, que pueden considerarse que actúan más como dispositivos para desviar la respiración.

Aunque los dispositivos para desviar la respiración ofrecen poca protección, especialmente con las salpicaduras de líquidos, su principal función es evitar que las exhalaciones se alejen demasiado del usuario.

Tiene sentido usar una si el objetivo es evitar respirar sobre otras personas.

Aunque el virus en sí mismo fácilmente puede pasar a través de estos cubrebocas, si están bien diseñados pueden ser efectivos para reducir la extensión de la propagación.

Por eso es que recientemente se ha aconsejado llevar cubrebocas, especialmente en lugares cerrados.

El otro tipo, las mascarillas respiratorias, se presentan en una variedad de tipos y medidas que van desde los equipos de respiración autónoma (ERA), hasta las mascarillas desechables llamadas mascarillas filtrantes parciales (FFP).

En Reino Unido y Europa, las FFP pueden dividirse en tres categorías dependiendo en cuántas partículas de sal (diámetro promedio de 0,6 micrómetros) y partículas de aceite (diámetro promedio de 0,4 micrómetros) dejan pasar, junto con varios otros parámetros (para comparación un cabello humano tiene 75 micrómetros de ancho).

Las mascarillas FFP1 pueden evitar que 80% de las partículas de prueba pasen a través de ellas. Las FFP2 el 94% y las FFP3 99%.

Esta eficacia relativamente alta de filtración de las mascarillas FFP también hace que sea bastante difícil respirar con ellas, así que en ocasiones se les agrega una válvula.

Ya que el objetivo de la válvula es facilitar la respiración del usuario, las válvulas tienden a filtrar el aire que entra, pero no el que sale.

Como resultado, estos dispositivos están diseñados para proteger al usuario del medio ambiente, no al medio ambiente del usuario.

¿A quién protegemos?

Esta distinción entre los cubrebocas diseñados para proteger al usuario y las mascarillas que pueden proteger a otras personas, ha sido central en el reciente debate sobre estos dispositivos.

En los ambientes clínicos, las mascarillas normalmente se usan como parte de un equipo de protección personal (EPP).

Los cubrebocas actúan más como dispositivos para desviar la respiración.

EPA
Los cubrebocas actúan más como dispositivos para desviar la respiración.

Sin embargo, la severa escasez de EPP durante de la pandemia ha llevado a que los equipos más efectivos de EPP queden reservados para los trabajadores salud y otras personas que están en el frente de la pandemia.

Las compras de pánico de EPP pusieron a los trabajadores sanitarios en riesgo.

Fuera de los ambientes clínicos, la situación es muy diferente.

Aunque desde una perspectiva personal a todos nos gustaría estar protegidos del virus, la escasez de EPP significa que el principal objetivo es evitar que el virus se propague en la población general, no proteger a individuos específicos.

Es por eso que, en lugar de EPP, se nos aconseja cubrirnos la boca para desviar nuestra respiración de manera que si somos portadores del virus haya menos probabilidades de que este se contagie a otras personas.

Las mascarillas quirúrgicas son el único tipo de dispositivo para desviar la respiración que está fabricado con estándares específicos (son considerados dispositivos médicos en la Unión Europea).

Cubrebocas

Getty Images
La vasta mayoría de los otros cubrebocas que la gente compra o hace no están fabricados con algún estándar específico, lo que quiere decir que su efectividad varía mucho.

La vasta mayoría de los otros cubrebocas que la gente compra o hace no están fabricados con algún estándar específico, lo que quiere decir que su efectividad varía mucho, aunque los nuevos lineamientos para crear cubrebocas hechos en casa ya están recomendando qué diseños y materiales funcionan mejor.

En lo que se refiere a buen diseño, un cubrebocas bien ajustado debe cubrir la boca, la nariz y la barbilla, con ajustes alrededor de las orejas para asegurar que no quedan brechas a los lados.

Esto es importante porque aunque tu respiración pasará a través de la tela, el objetivo es reducirla para que no se propague tanto.

Irónicamente, si el objetivo es desviar la respiración para proteger a otras personas, un segundo argumento en contra de usar mascarillas diseñadas para los EPP se vuelve irrelevante.

En lugar de desviar la respiración, las mascarillas FFP con válvulas dirigen la respiración hacia afuera en una dirección específica a través de la válvula.

Como resultado, la protección del usuario viene a expensas de aquellos que están parados frente a la válvula.

Prohibidas

Esta es la razón por la que el Área de la Bahía de San Francisco prohibió el uso de mascarillas con válvulas en público.

El departamento de bomberos de San Francisco hizo un video instando al uso de doble mascarilla para asegurar que tanto el usuario como quienes lo rodean estén protegidos.

Otros sugieren cubrir las válvulas con cinta adhesiva.

Mujer con cubrebocas

Getty Images
Sin estándares obligatorios, la efectividad de los cubrebocas siempre será variable.

También hay que notar que estas mascarillas casi siempre se usan con una pantalla facial de plástico en ambientes clínicos para que tanto el trabajador sanitario como el paciente estén protegidos.

Sin estándares obligatorios, la efectividad de los cubrebocas siempre será variable.

Esta variabilidad ha sido la causa de gran parte del debate sobre el uso de los cubrebocas.

Desafortunadamente, ha tomado muchos meses, en particular en las naciones occidentales, entender que la razón por la que debemos cubrirnos la cara en público no es proteger a individuos, sino hacer una pequeña contribución para proteger a todos.

*Simon Kolstoe es profesor de cuidados a la salud basados en evidencia de la Universidad de Portsmouth, Inglaterra.

*Este artículo fue publicado en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí para leer la versión original en inglés.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=JGg3BXeb_Gc

https://www.youtube.com/watch?v=7BDFWi95rm8

https://www.youtube.com/watch?v=yP0AgFBUKVQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.