¿Qué hacer en esta epidemia si estás embarazada?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Imagenes

¿Qué hacer en esta epidemia si estás embarazada?

Hay toda una serie de recomendaciones, líneas telefónicas y servicios de salud disponibles para que las mujeres embarazadas tengan la atención necesaria y de calidad. Aquí las presentamos.
Getty Imagenes
14 de abril, 2020
Comparte

Aunque los hospitales han restringido sus servicios y consultas para atender a los pacientes de COVID y la recomendación general para la población es no acudir a las instituciones de salud si no se tiene una condición grave, la atención a las mujeres embarazadas no se puede interrumpir, solo hay que seguir ciertas medidas y acudir al lugar indicado.

De hecho, durante la pandemia, los servicios de salud sexual y reproductiva, y de manera particular, la atención durante el embarazo, parto y puerperio y de la persona recién nacida, se clasifican como servicios esenciales que deben mantenerse.

Lee: Salud reporta 36 nuevas muertes por COVID-19; ya son 332 fallecidos y más de 5 mil casos confirmados

Así lo estipula el Lineamiento para la prevención y mitigación de COVID-19 en la atención del embarazo, parto, puerperio y de la persona recién nacida, emitido por la Secretaría de Salud este 12 de abril.

Y es que de acuerdo con proyecciones del Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva, para el periodo de abril a junio, se estima la ocurrencia de cerca de 260 mil eventos obstétricos en el país, un aproximado de 235 mil nacimientos y cerca de 25 mil abortos.

Además, considerando las condiciones habituales de atención, se otorgarían alrededor de un millón 150 mil consultas de control prenatal y casi 200 mil consultas durante el puerperio.

El lineamiento señala que todas las mujeres embarazadas tienen derecho a recibir atención médica, y para asegurar esto “es fundamental incorporar, como parte del plan de respuesta de cada estado, las medidas para dar continuidad a estos servicios, tanto de las personas sanas como sospechosas y en casos confirmados de COVID-19”.

Es recomendable – señala el documento– que cada entidad designe un equipo coordinador para la implementación de la respuesta, integrado por profesionales de salud con diferentes áreas de especialidad, incluyendo salubristas, ginecobstetras y pediatras, así como garantizar la comunicación entre las jefatura de Epidemiología y de Salud Reproductiva para la toma de decisiones.

Entérate: Elmo y sus amigos de Plaza Sésamo dan consejos a niñas y niños para enfrentar la pandemia

Para asegurar la atención a las mujeres, se pide a los estados identificar unidades del primer nivel que cuenten con espacios para la atención prenatal y obstétrica o aquellas que puedan ser instaladas con mínimas adecuaciones y planificar la instalación de establecimientos alternos y exclusivos para la atención materna y perinatal.

De acuerdo con lo establecido en el “Lineamiento de Reconversión Hospitalaria”, los hospitales enfocados en la atención ginecobstétrica no deberán formar parte de los planes de reconversión para atender casos de COVID.

Sin embargo, hay hospitales de reconversión parcial o total que cuentan con servicios de ginecobstetricia, que podrán ser la primera opción para el tratamiento de casos confirmados de mujeres embarazadas con COVID-19.

Las consultas pre natales se deberán realizar en el primer nivel de atención, con las medidas necesarias de prevención: espaciar la frecuencia de las consultas y reducir el número de personas citadas por día, priorizar la atención a mujeres con embarazo de alto riesgo. En todos los casos se deberá hacer una revisión para descartar riesgo de COVID.

Los casos sospechosos permanecerán en aislamiento domiciliario por 14 días y podrán retomar las consultas si el cuadro respiratorio se ha resuelto.  La indicación para cesárea deberá tomarse cuando esté medicamente justificada y fundamentarse adecuadamente en el expediente clínico.

En caso de presentar síntomas, datos de alarma o dudas sobre COVID-19 se puede solicitar asesoría telefónica en la Unidad de Inteligencia Epidemiológica y Sanitaria: 800 00 44 800, en la línea directa de COVID-19 de cada estado, aquí se pueden consultar: https://coronavirus.gob.mx/contacto/#directorio

También se puede llamar a la Línea MATERNA: 800 628 37 62 (MATERNA), donde brindan información sobre signos de alarma en el embarazo, atención de emergencias obstétricas, orientación para atención en el embarazo, parto y puerperio y apoyo en lactancia materna.

Está también disponible la línea Planifica TEL: 800 624 64 64 del Sistema de atención del Consejo Nacional de Población y el Instituto Mexicano del Segura Social, que otorga información sobre planificación familiar y métodos anticonceptivos, de manera confidencial y personalizada.

Para orientación relacionada con salud mental y prevención o atención de la violencia está disponible la Línea de la vida: 800 911 20 00. Y está también el

9-1-1 que además de atender emergencias en general, tiene capacidad para atender los casos de violencia familiar y de género y para canalizar a las personas en situación de violencia a las instancias de ayuda correspondientes.

Recomendaciones

Durante la conferencia vespertina sobre COVID-19 de este lunes, Karla Berdichevsky Feldman, directora general del Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva, recomendó a las mujeres embarazadas seguir las medidas de higiene y sana distancia.

“Para este grupo el quédate en casa es crítico, porque además hay poblaciones de mujeres embarazadas con factores de riesgo adicionales”.

Es importante prestar atención a síntomas de alarma para un complicación en el embarazo, como sangrado vaginal o salida de líquido, dolor de cabeza intenso, visión borrosa o ver lucecitas, zumbido de oídos, hinchazón de cara, manos y pies, dolor en la boca del estómago y fiebre.

Por supuesto hay que prestar mucha atención a síntomas que indiquen una infección respiratoria, como tos, dolor de garganta, dolor de cabeza, fiebre igual o mayor a 38 grados. Ante cualquier sospecha de tener coronavirus o que alguien cercano puede tenerlo hay que comunicarse a la línea COVID-19: 800 00 44 800.

Berdichevsky recomendó también a las mujeres embarazadas no quedarse incomunicadas durante la temporada de aislamiento. “Hay que tener a la mano los números de las instituciones donde se pueden consultar dudas o pedir apoyo, y el de un familiar o una amiga”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cuánto debe preocuparnos que aparezcan nuevos brotes de COVID donde ya se levantó la cuarentena

Después de que se levantaran las medidas de cuarentena en varias partes del mundo, volvieron a subir las cifras de nuevos casos. ¿Es esto un fracaso en la estrategia para acabar con la pandemia del nuevo coronavirus?
16 de mayo, 2020
Comparte

En momentos en que gran parte del mundo sigue confinado por la pandemia de SARS-CoV-2, los ojos están puestos en las ciudades y países que han empezado a levantar algunas de sus restricciones para regresar, paulatinamente, a un estado de relativa normalidad.

En lugares como Alemania, Corea del Sur o China, por ejemplo, las autoridades han sopesado con detenimiento la situación, tomando en cuenta factores como la tasa de reproducción (la capacidad del virus de propagarse), el número de casos y la severidad de los mismos, antes de decidir flexibilizar el aislamiento.

Sin embargo, pocos días después de que la canciller alemana, Angela Merkel, diera el visto bueno para relajar la cuarentena, datos oficiales revelaron un aumento en el número de casos.

La tasa de reproducción del virus subió allí a 1,2 y 1,3 por varios días, cuando mantenerla por debajo de 1 era una parte fundamental en la ecuación para relajar las normas.

Algo similar ocurrió en Corea del Sur. Y en Wuhan, la ciudad china donde se originó la pandemia, después que no se registraran nuevos enfermos de covid-19 desde el 3 de abril, aparecieron seis casos el fin de semana pasado, todos en un mismo conjunto residencial.

¿Significa esto que el levantamiento de las medidas ha sido un fracaso? ¿Es inevitable que el fin del aislamiento dé lugar a una nueva ola de contagios? ¿O qué debemos esperar realmente tras la salida de la cuarentena?

Esperable

Lo que está sucediendo en estos países, le explica a BBC Mundo Andrew Tatem, investigador de enfermedades emergentes de la Universidad de Southampton, en Reino Unido, “es lo esperable“.

“No estamos en una etapa en la que se elimina la enfermedad. Hay maneras de frenar la aparición de casos, pero para eso se necesita una vacuna, o que todo el mundo haya sufrido la enfermedad y tenga cierto tipo de inmunidad, y ese no es el caso”.

“La gran mayoría de la población —en algunos casos el 95%— sigue siendo susceptible al virus, que sigue circulando por el mundo. Así que definitivamente esperamos que se produzcan más casos“, señala el científico.

Prueba para detectar el coronavirus

Getty Images
Las pruebas a gran escala han ayudado a limitar la propagación del SARS-CoV-2 en Alemania.

Es difícil saber cuándo este incremento en el número de infectados excede lo esperable y debe ser motivo de preocupación para las autoridades.

“No hay un número determinado. Si por ejemplo un país tiene mil casos nuevos, depende de si están en una ciudad o de si están distribuidos equitativamente en todo el país”, explica Tatem.

“En el primer caso es preocupante y amerita la implementación de medidas, mientras que en el segundo no constituye un problema”.

Lo importante, en opinión del profesor de Epidemiología de la Universidad de Hong Kong Ben Cowling, es “qué potencial tiene la infección de volver a propagarse“.

“Si las medidas se relajan completamente y volvemos a la normalidad, el potencial es muy grande”.

En Alemania, por ejemplo, el Instituto Robert Koch (RKI, por sus siglas in inglés), que asesora al gobierno alemán en temas de coronavirus, afirmó que no le preocupa la tasa de reproducción lleve varios días por encima de 1.

“Los días individuales no son un problema”, afirmó Lars Schaade, del RKI, sino cómo se comporta la tasa en un período de tiempo más largo.

Segunda ola

La aparición de nuevos casos no significa necesariamente que estamos ante una segunda ola de la pandemia, aunque tampoco hay una definición exacta de qué constituye una nueva ola en términos de salud pública.

Hombre con tapabocas en Colombia

Getty Images
La OMS advierte que es posible que el virus no desaparezca y que tengamos que adaptarnos a convivir con él.

Básicamente, dice Cowling, hablamos de una nueva ola “cuando el número de casos alcanza un nivel en el que los hospitales deben tomar medidas especiales para responder a la epidemia, como por ejemplo liberar camas para crear más espacio para pacientes con coronavirus”.

Pero hasta que se obtenga una vacuna y la mayoría de la población esté inmunizada, es probable que estas olas se repitan y que tengamos que acostumbrarnos a convivir con ellas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) hizo esta semana una advertencia en esta misma dirección, aventurando incluso que el viruspodría quedarse entre nosotros para siempre, como ha ocurrido con el virus del VIH.

“Es importante poner esto sobre la mesa: el virus podría convertirse en otro virus endémico en nuestras comunidades y estos virus podrían no irse nunca”, sentenció Mike Ryan, director de Emergencias Sanitarias de la OMS.

“El VIH no ha desparecido, pero nos hemos adaptado al virus”.

¿Más o menos violenta?

Muchos se preguntan si el impacto de un nuevo brote será menor o mayor que el que el que tuvo el SARS-Cov-2 cuando surgió por primera vez.

Las epidemias y las enfermedades infecciosas se comportan de maneras diferentes. Si nos guiamos por la pandemia de gripe española de 1918 —un evento considerado como la “madre de todas las pandemias” y que dejó más de 50 millones de muertos— sus sucesivas oleadas fueron más letales que la primera.

Enfermo de covid-19

Getty Images
Expertos esperan que, de producirse un nuevo brote, este tenga un menor impacto en la población.

Sin embargo, señala Cowling, “la primera se produjo en verano, mientras que la segunda tuvo lugar en invierno”.

“En cambio, con el coronavirus, (al menos en el hemisferio norte), la primera fue en el invierno y la primavera, y la segunda podría llegar en el verano, con lo cual el clima podría jugar a favor”.

América del Sur está en la situación opuesta. “Probablemente allí represente un gran desafío en los próximos tres o cuatro meses”.

No obstante, más allá del clima, y a diferencia de lo que ocurrió con la gripe española, mucho dependerá de las medidas que se tomen para limitar la propagación.

Por otra parte, ahora las autoridades tienen más experiencia y conocimiento sobre el virus y sus formas de contagio.

“El mundo está mucho más alerta y hay preocupación, por ello espero que si se produce una segunda ola se vuelvan a implementar medidas y que no sea tan extrema”, argumenta Tatem.

No han fracasado

Los expertos consultados por BBC Mundo coinciden en que, dado que es esperable, no se puede considerar la aparición de nuevos casos tras la flexibilización del aislamiento en China, Corea del Sur o Alemania como un fracaso.

“No es lo que querrían las autoridades, pero es algo que esperaban y para lo que han planificado”, dice el científico de la Universidad de Southampton.

“El hecho de que hayan logrado detectar el aumento de los casos muestra cierto éxito en la forma en que han creado sistemas para detectarlos mientras son relativamente bajos”.

Café en Bonn

Getty Images
Con la relajación de la cuarentena, algunos cafés y restaurantes han comenzado a abrir sus puertas.

“Mientras le hagas pruebas a suficiente cantidad de gente y reacciones rápidamente, la evidencia muestra que el virus se puede mantener bajo control“.

No hay que olvidar que las cuarentenas son una estrategia a corto plazo destinadas a reducir el número de contagios que provoca cada persona infectada, para evitar que la tasa de infección aumente a un ritmo exponencial.

Buscan lo que se conoce en términos técnicos como “aplanar la curva” para que los hospitales no se vean desbordados por encima de su capacidad, lo cual hace que disminuya el número de muertes, y permite también ganar tiempo mientras los científicos aprenden cómo se comporta el nuevo coronavirus, desarrollan tratamientos efectivos y trabajan en busca de una vacuna.

Es decir, no tienen como propósito llevar el número de casos a cero.

En esta etapa, los gobiernos se ven en la difícil posición de tener que encontrar un balance entre la necesidad de reabrir y estimular la economía, al mismo tiempo que proteger la salud de la población.

“En este momento es el gran dilema y no creo que haya una respuesta acertada: los países que mantengan la cuarentena por semanas y meses sentirán el impacto en la sociedad y en la economía, mientras que los que no lo hagan, sentirán el impacto en la salud de la población y podrán sufrir una segunda ola”, comenta el experto de Hong Kong.

Ante esta perspectiva, las autoridades deberán estar atentas a los contagios para evaluar cómo, cuándo y qué medidas introducir.


Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=OZghZxbbTdw

https://www.youtube.com/watch?v=kLdwBsIG5bY

https://www.youtube.com/watch?v=SlTSFkTsZL8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.