Suben solicitudes de mujeres violentadas en aislamiento por COVID-19
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Aumentan solicitudes a refugios de mujeres violentadas durante aislamiento por COVID-19

El aislamiento provocó que se disparan reportes de violencia familiar en varios estados; en más de la mitad de casos hubo agresión física.
Cuartoscuro
Por Itxaro Arteta y Arturo Angel
3 de abril, 2020
Comparte

A Lulú nunca le había pegado su marido, hasta que se vieron confinados en casa por la contingencia sanitaria que ha causado el COVID-19. Él es un tipo agresivo y con problemas de adicciones a las drogas, eso lo sabía, pero nunca se había visto en riesgo como ahora.

Lulú (nombre ficticio por seguridad) era quien trabajaba de los dos y pasaba la mayor parte del día fuera. Con las medidas de distanciamiento social, se quedó sin su fuente de ingresos, además de quedarse encerrada con él. Empezaron las discusiones y él comenzó a agredirla, a negarse a buscar una manera de sostenerse económicamente, y después de una semana, la golpeó.

Ella llamó a la policía, que lo sacó de la vivienda. Pero él siguió rondándola y fue a amedrentar a su familia para buscarla. Así que se decidió que ingresara a un Refugio para Mujeres Víctimas de Violencia.

Lee: Gobierno alerta violencia contra mujeres en confinamiento pero frena recursos a refugios

Este caso ocurrió en Aguascalientes, donde ya se duplicaron las solicitudes de albergue desde que empezaron las medias de cuarentena. El refugio Mujer Contemporánea recibe entre tres y cinco casos mensualmente; pero en las últimas dos semanas lleva cinco solicitudes, algo totalmente fuera del promedio, asegura su directora, Roxana D’Escobar.

Su capacidad es para recibir a siete mujeres con sus hijas e hijos, pero ahora ya tiene a nueve albergadas, y hubo dos mujeres a las que tuvo que redirigir a buscarles un lugar seguro en otros estados.

Junto con este refugio de Aguascalientes, en Guanajuato y en el Estado de México ya están al 110% de su capacidad para recibir a víctimas de violencia machista, reporta la directora de la Red Nacional de Refugios, Wendy Figueroa.

En el resto del país, la mayoría de albergues está al 80% de su capacidad y en dos semanas han tenido un 5% de aumento de solicitudes: es decir, 17 mujeres con sus hijas e hijos que ingresaron a algún refugio. Esto ocurrió sobre todo en Coahuila, Yucatán, Chiapas y Ciudad de México, además de los tres antes mencionados, destaca Figueroa.

Entérate: ¿Qué hacer en caso de violencia doméstica durante encierro por COVID-19?

Por teléfono, mensaje de texto, correo electrónico y redes sociales, han aumentado 60% las orientaciones y atenciones que da la Red. Ya desde el 20 de marzo, hace dos semanas, había reportado que estaban recibiendo alrededor de 100 llamadas y 250 mensajes diarios, lo cual ya era un incremento de 40% de mujeres buscando apoyo.

A pesar de esto y de que el gobierno ha catalogado como “servicios esenciales”, es decir, que no deben interrumpirse, apenas este 2 de abril la Secretaría de Hacienda federal liberó los 405 millones de pesos etiquetados en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2020 para el Programa Presupuestario de Apoyo para Refugios especializados para Mujeres Víctimas de Violencia de Género, sus Hijas e Hijos. Falta que la Secretaría de Bienestar publique los Lineamientos para su distribución y operación, por lo que la decisión de Hacienda apenas es el primer paso de un proceso que suele durar más de un mes. Por ahora, llevan tres meses funcionando con sus propias reservas de dinero y donativos.

Tampoco los Poderes Judiciales locales están garantizando que haya personal disponible para girar medidas de protección a quienes lo requieran, ni garantías de pago de pensión alimentaria y convivencia segura con los hijos, según documentó la asociación Equis Justicia.

Las cifras oficiales de llamadas al 911 por violencia de género en todo el país se darán a conocer, como cada mes, hasta el día 25. Por ahora, solo algunas dependencias locales han revelado aumentos en los casos.

La Secretaría de Igualdad Sustantiva y Desarrollo de las Mujeres (Seimujer) de Michoacán informó el 24 de marzo que había aumentado de 60 a 85 el número de mujeres que acuden a pedir ayuda, y que de canalizar una o dos mujeres por semana a refugio, ya iban siete desde que inició la emergencia sanitaria.

Aunque la Fiscalía General del Estado de Michoacán detalló a Animal Político que durante marzo de 2020 se iniciaron 120 carpetas de investigación por violencia familiar, cuando en febrero habían sido 71, casi la mitad; pero que en 2019 habían sido 129 en marzo.

Mientras que en Michoacán, la Fiscalía Especializada en Feminicidios reportó el 23 de marzo un aumento de 35% en delitos contra la mujer.

Se disparan reportes de violencia familiar en CDMX tras contingencia; en 60% de casos hubo agresión física

En la Ciudad de México, el Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia reveló que en marzo, mes en que se puso en marcha la contingencia y confinamiento voluntario por la pandemia del coronavirus, crecieron de forma importante los reportes recibidos en su línea de seguridad por violencia familiar, y que en al menos en 6 de cada 10 de esos casos hubo agresiones físicas.

Los datos del organismo arrojan que del 1 al 31 de marzo se recibieron 65 reportes verificados de este tipo de violencia, cifra que representa un incremento del 33% respecto a la registrada en febrero, y del 70% en comparación con marzo de 2019.

Lee: Las recomendaciones de Salud e Inmujeres para evitar violencia y trabajo desigual durante la emergencia por COVID-19

Nueve de cada diez de esas llamadas fueron realizadas por mujeres que padecieron la agresión o que por alguna razón la presenciaron. En el 66% de los casos la agresión reportada fue física (en contra de la pareja o menores de edad) y en el 33% la violencia fue sicológica y/o emocional.

Un dato alarmante es que en 9 de los 65 casos reportados se reportó que el agresor utilizó un arma blanca para perpetrar la agresión, e incluso hubo un caso donde se usó un machete y en otro un bate de béisbol. Casi la mitad de los reportes provinieron de las alcaldías Iztapalapa, Gustavo A Madero y Tláhuac.

En todos los casos los especialistas del Consejo atendieron a la víctima para solicitar apoyo de la policía u orientarla sobre como presentar una denuncia ante el Ministerio Público. Ello además de brindarle atención con su equipo de sicólogos.

En entrevista con Animal Político el presidente del organismo, Salvador Guerrero Chiprés, dijo que el notorio incremento en los reportes de violencia familiar que recibieron en marzo obedece a que se han facilitado más canales de denuncia y se ha impulsado una campaña al respecto, pero también al confinamiento por la pandemia.

“Hay factores combinados detrás de este incremento, pero no podemos negar y es cierto que potenciales victimarios que ahora se encuentran mucho mas tiempo en casa o por la situación que estamos viviendo (la pandemia) incrementan los riesgos de que esto ocurra. Mas aun si tomamos en cuenta que el 98% de las agresiones que nos reportan ocurren justamente dentro de la casa” dijo.

Ante el contexto de mayor confinamiento que se prevé para las siguientes semanas, Guerrero Chiprés reiteró su llamado para que las mujeres de cualquier parte del país se comuniquen a la línea de seguridad 55 33 55 33 o vía whatsapp al “chat de confianza” 55 33 55 33, donde se dará seguimiento a su caso.

El presidente del Consejo dijo que han reforzado el equipo de atención y su cifra de psicólogos creció de 63 a 89 para dar atención a casos de violencia familiar pero también para dar apoyo sicológico a personas inquietas por la contingencia, para informar sobre la pandemia o sobre apoyos que se estén poniendo en marcha.

Por otro lado, un comparativo de carpetas de investigación iniciadas por el delito de violencia intrafamiliar proporcionado por la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, también arroja indicios iniciales de un posible incremento de este delito.

De acuerdo con la información proporcionada, del 9 al 25 de marzo (ya en periodo de contingencia sanitaria) se iniciaron 1 mil 608 carpetas de investigación por este delito, lo que representa un incremento de casi 2% respecto al mismo periodo de febrero, y de 38% respecto a enero.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cuarentena por el coronavirus: por qué el tiempo parece pasar volando cuando estamos confinados

Puede que los días se te hagan largos, pero si miras atrás, te parecerá que en realidad el tiempo ha pasado volando. Esta sensación está vinculada, principalmente, a cómo creamos los recuerdos.
25 de mayo, 2020
Comparte
Reloj y calendario

Getty Images
En cuarentena se hace difícil distinguir los fines de semana de los días de labor.

Cuando una parte del mundo ha comenzado a relajar las medidas de confinamiento, muchos reflexionan sobre lo rápido que parece haber pasado el tiempo durante la cuarentena.

Esto no es lo que muchos de nosotros esperábamos cuando nos comunicaron que nuestras vidas se volverían mucho más restringidas, y que estábamos a punto de pasar semanas aburridos, confinados en nuestras casas.

Es muy temprano para contar con investigaciones sobre la cuestión, pero no son pocos los que coinciden en que el tiempo se les pasó volando, y las razones son varias.

Una de las razones es que creamos experiencias subjetivas del tiempo, y eso no siempre se correlaciona con lo vemos en el reloj o el calendario.

Un almuerzo de 20 minutos con un amigo se van volando, mientras que los 20 minutos que pasamos esperando a un tren que viene con retraso pueden parecer interminables, aunque el tiempo sea el mismo.

Menos recuerdos

Nosotros estimamos el paso del tiempo de dos maneras: de forma prospectiva (cuán rápido pasa ahora mismo) y retrospectivamente (cuán rápido pasó la semana o la década pasada)

Durante el confinamiento, aquellas personas aisladas de sus amigos, familia y su trabajo han tenido muchas horas vacías por delante.

La gente ha encontrado todo tipo de soluciones creativas para pasar el tiempo —hornear pan, plantar semillas, grabar videos— pero, inevitablemente, cuando pasas todos los días y noches en casa, los días empiezan a parecerse entre sí.

Muchos descubren que les cuesta diferenciar entre los días de labor y los fines de semana.

Imagen que ilustra el paso del tiempo

Getty Images
En la cuarentena, como todos los días se parecen bastante entre sí, tendemos a crear menos recuerdos.

Esta confusión de días idénticos nos lleva a crear menos recuerdos nuevos, lo cual es crucial para nuestro sentido de percepción del tiempo.

Los recuerdos son una de las formas en la que juzgamos cuánto tiempo ha pasado.

Cuando te vas de vacaciones por una semana a un lugar nuevo, el tiempo pasa rápido porque todo es nuevo, pero cuando regresas, miras hacia atrás y ves que has creado tantos recuerdos nuevos, que sientes muchas veces que has estado de vacaciones más de una semana.

Lo opuesto puede pasar en cuarentena.

Aunque los días se sientan lentos, cuando llegas al fin de semana y miras hacia atrás, y estimas retrospectivamente cuánto tiempo ha pasado, has creado menos recuerdos de lo habitual y el tiempo parece haber desaparecido.

Es una versión menos extrema de lo que le ocurre a la gente cuando está en prisión o cuando está enferma.

El tiempo pasa penosamente lento y no ven la hora de que todo se acabe, pero cuando miran hacia atrás, les parece que el tiempo se hubiese contraído.

Todo en un mismo lugar

Claro que mucha gente está más ocupada durante el confinamiento, tratando de superar las dificultades tecnológicas de trabajar desde la casa mientras ayuda a sus hijos con la escolarización a distancia.

A pesar de ello, todas estas nuevas actividades se desarrollan casi en un único lugar, lo cual hace que creen menos recuerdos de lo habitual y sientan que el tiempo se les pasa volando.

Decenas de llamadas de Zoom hechas en el mismo sitio empiezan a fundirse en una, en comparación con la vida real donde vemos a la gente en diferentes lugares.

Conversación por internet

Getty Images
Con todas las conversaciones grupales en formato digital, estas tienden a fundirse en una.

Me pregunto si nuestra percepción del tiempo durante el confinamiento también se ve alterada por la necesidad de vivir más en el presente.

Cuando dejamos vagar a nuestra mente, en tiempos normales soñamos por lo general con el futuro, pero con menos cosas para planear, nuestro horizonte en el tiempo se ha acortado.

Puede que ahora pensemos en los días próximos o en el futuro lejano, cuando imaginamos que todo esto se habrá terminado.

Cuando lleguemos a ese futuro y miremos hacia atrás, a los tiempos del coronavirus, sospecho que nos resultará difícil diferenciar entre los meses de la cuarentena.

Puede que nos acordemos de cuándo nos enteramos de que el virus llegó al país donde vivimos o de cuándo anunciaron la cuarentena.

Este tipo de recuerdos son comunes cuando ocurren eventos grandes.

Pero por la falta de otros marcadores en el tiempo, una vez que comenzó el aislamiento, puede que las semanas siguientes nos resulten difíciles de diferenciar.

El futuro ¿viene o vamos hacia él?

Con frecuencia podemos deducir cuándo ocurrieron distintos eventos tratando de recordar qué estaba pasando en nuestra vida en ese momento (cuando empezamos un nuevo trabajo o salimos para celebrar el cumpleaños de alguien).

Pero cuando apenas puedes salir de tu casa, esas marcas en el tiempo no están allí y todos los días se funden en uno.

Hay una gran diferencia en cómo cada uno de nosotros percibe el tiempo.

En líneas generales, la mitad de nosotros ve el futuro como algo que viene hacia nosotros, mientras estamos quietos, mientras que la otra mitad lo ve como nosotros moviéndonos hacia el futuro.

Puedes descubrir en qué grupo te encuentras con esta pregunta: “La reunión del próximo miércoles adelantó dos días. ¿Qué día será entonces la reunión del miércoles?”.

Aeropuerto

Getty Images
El sitio donde estamos puede influir en la forma en que percibimos el futuro.

La pregunta tiene dos respuestas posibles y no hay una correcta.

Los que se ven a sí mismos como estáticos, con el futuro acercándose hacia ellos, tienden a responder lunes, mientras que los que se ven yendo hacia el futuro tienden a decir viernes.

Aunque la gente tiene por lo general una preferencia instintiva por una respuesta u otra, ciertas situaciones, como los viajes en tren, pueden alterar las respuestas de la gente.

La psicóloga Lera Boroditsky de la Universidad de Stanford, en Estados unidos, descubrió que cuando la gente está en la zona de salidas de un aeropuerto, donde está obligada a esperar, tiende a decir lunes, mientras que si está en la sala de llegadas donde siente que se está moviendo, tiende a responder viernes.

No puedo demostrarlo, por supuesto, pero me pregunto si la cuarentena nos transformará temporalmente más en gente que responde lunes, obligada a esperar a que el futuro se nos acerque.

*Claudia Hammond es autora del libro “Time Warped: Understanding the Mysteries of Time Perception”

*Esta nota se publicó en BBC Future. Haz clic aquí si quieres leer la versión original en inglés.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=XBfltfjAEZk

https://www.youtube.com/watch?v=Ibw92oQE5vc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.