Un solicitante de asilo muere tras protestas en estación migratoria de Tabasco
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Un solicitante de asilo muere tras protestas en el interior de la estación migratoria de Tenosique

El fallecido era Héctor Barrientos, un guatemalteco que en dos días seguiría con su proceso fuera del centro de detención.
Cuartoscuro
Comparte

Héctor Rolando Barrientos Dardón, guatemalteco de 42 años, murió en la noche del martes en la estación migratoria de Tenosique, Tabasco, tras un incendio registrado cuando migrantes encerrados protestaban por sus condiciones de encierro.

La víctima era solicitante de asilo, según confirmaron fuentes de la Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (Comar). Debía haber sido liberado el jueves para seguir con su proceso fuera del centro de detención.

Además del fallecido se reportó un número indeterminado de heridos, que fueron trasladados en ambulancias a hospitales locales. 

Lee: Albergues suspenden ingreso de más migrantes o aplican aislamiento por emergencia de Covid-19

El guatemalteco había llegado a México con su esposa, de 44 años, para pedir protección al Estado. En lugar de ello, murió al interior de un centro de detención del que estaba previsto que fuese liberado en dos días. 

En este lugar había otros 41 solicitantes de asilo, cuya petición ya estaba tramitando la Comar, que también iban a recuperar su libertad el jueves, y que ahora serán conducidos a un albergue. 

En 2019, más de 70 mil personas, en su mayoría centroamericanos, pidieron refugio en México. 

“Estábamos en la estación migratoria. Hubo un incendio. La policía nos encerró y nos trancó, pero pudimos escapar, gracias a Dios”. Abraham Gómez, de Honduras, era una de las personas que se encontraba en el interior de la estación migratoria.

En un video que testigos de los hechos hicieron llegar a Animal Político, el hondureño denunció que agentes policiales, no especifica el cuerpo, habrían impedido la salida a quienes se encontraban encerrados a pesar del fuego.

Otra de las personas que escapó de las llamas y aparece en un video publicado en Twitter por el Movimiento Migrante Mesoamericano, denunció que los funcionarios no abrieron las puertas a pesar del humo.

“Tuvimos que romperlas”, dijo, tras denunciar que las celdas estaban por encima de su capacidad. “Nos tenían revueltos con mayores porque en la de menores no cabíamos. Vimos humo y rompimos las puertas para poder salir y librarnos de la muerte”, aseguró.

Animal Político consultó a Guardia Nacional e Instituto Nacional de Migración (INM), pero al cierre de la nota no había recibido respuesta.

Al tener conocimiento del motín, al lugar se desplazaron dotaciones de la Guardia Nacional, Policía Municipal de Tenosique, Protección Civil, Cruz Roja y bomberos.

Lee: Hacinados, migrantes en albergues de Ciudad Juárez enfrentan crisis por coronavirus

La Fiscalía General del Estado de Tabasco investiga los hechos. 

Las oficinas en México de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) lamentaron el fallecimiento en Tenosique.

A través de un comunicado, hicieron un llamado a las autoridades competentes a investigar y esclarecer la muerte de una persona y las lesiones de otros 13, presuntamente ocurridas en el marco de un motín e incendio en la estación migratoria.

De acuerdo con las agencias de la ONU, este se dio por la incertidumbre y preocupación ante la emergencia sanitaria por el COVID-19 y la imposibilidad de retornos por el cierre de fronteras de algunos países.

ACNUR acudió a la estación migratoria y gestionó el traslado de 42 solicitantes de asilo a un albergue, desde donde podrán continuar su procedimiento ante la COMAR.

La Agencia apoya a las autoridades del INM y la COMAR en la salida de personas solicitantes de asilo de las estaciones migratorias para que puedan continuar con su procedimiento de asilo sin estar detenidas.

“En el actual contexto por la pandemia de COVID-19, es primordial que todas las instituciones dedicadas a la seguridad de las personas actúen en línea con los más altos estándares de derechos humanos, lo cual ayuda a limitar el riesgo de contagios”, sentenció.

“Lamentamos mucho la pérdida de vida y las personas heridas. Es importante que las autoridades investiguen lo ocurrido”, dijo Pierre-Marc René, vocero de Acnur en México.

Ese mismo día, la institución de la ONU que atiende a refugiados, junto con la OIM, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y la OMS hicieron público un comunicado en el que instaban a liberar “sin demora” a refugiados y migrantes.

El descontento se había extendido en las últimas semanas entre los extranjeros encerrados en estaciones migratorias. La crisis sanitaria provocada por el Covid-19 ha sacudido el proceso migratorio y ha dejado en una situación todavía más vulnerable a los extranjeros que atraviesan México con destino a Estados Unidos. 

Por un lado, Washington anunció que deportará sin pasar por los centros de detención ni tramitar peticiones de refugio. Una medida que México acepta, recibiendo no solo a connacionales, sino también a hondureños, guatemaltecos y salvadoreños. Se trata del mismo modelo del programa “Remain in Mexico” solo que ya no son solicitantes de asilo sino deportados.

Por otro, las fronteras de Centroamérica están cerradas y únicamente Guatemala permite la llegada de autobuses con retornados procedentes de México. El lunes, de hecho, 437 guatemaltecos fueron devueltos por el INM, según datos de las autoridades centroamericanas. 

Ante la imposibilidad de ser devueltos a sus países de origen, los migrantes en situación irregular se encuentran entonces atrapados. Ni los deportan ni les permiten estar en libertad. Esto ha provocado que se extienda el miedo a ser contagiados por coronavirus en un ambiente cerrado y con gran afluencia de personas como las estaciones migratorias. 

El domingo se registró otro motín en la estación migratoria de Villahermosa, según denunció Ramón Márquez, director del albergue La 72 de Tenosique. “Esto era esperable. Están moviendo a la gente en lugar de ofrecer respuestas. Aquí hay una responsabilidad compartida de organismos internacionales, de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y del INM, que es el principal responsable”, dijo.

En opinión del activista, que fue de los primeros en personarse ante la estación migratoria, las condiciones de hacinamiento se han venido deteriorando en los últimos tiempos sin que nadie haya hecho nada por impedirlo. 

Organizaciones de la sociedad civil que participan en el colectivo de Observación y Monitoreo de Derechos Humanos en el Sureste Mexicano emitieron un comunicado por el que instaron a poner fin a las detenciones por razones migratorias y a liberar a los encerrados en los centros de detención; acceso a los servicios médicos; acciones contra la xenofobia; trámites de regularización y protección a la población mexicana que se encuentra en otros países.

Recientemente, la CNDH emitió una recomendación en la que instaba al INM a no permitir el hacinamiento en las estaciones migratorias para evitar el contagio entre migrantes y trabajadores de los centros de detención. El INM respondió que desde enero se habían   desarrollado las acciones recomendadas por la secretaría de Salud para abastecerse de insumos como jabón y gel antibacterial. 

Hubo muchas señales previas. Ahora faltan las respuestas oficiales. Tendrán que explicar por qué a pesar de todas las advertencias, un hombre que llegó a México pidiendo protección ha terminado muerto en un centro de detención para personas que, según la ley mexicana, no han cometido ningún ningún delito. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Contenido patrocinado

De Belén a Nazaret: cómo se identificaron los primeros sitios fundamentales del cristianismo

Cuando llega la Navidad -aunque este año la COVID-19 hace que todo sea distinto- Belén se transforma en un foco de atención por ser el sitio donde nació Jesús. Pero a partir de qué momento los cristianos empezaron a considerar ciertos lugares como santos?
7 de diciembre, 2021
Comparte

Cada Navidad, Belén se convierte en un foco de atención mundial como el escenario de la Natividad (el nacimiento de Cristo).

Casi todos los años, el centro de la ciudad está lleno de peregrinos cristianos. De hecho, muchas personas viajan a Tierra Santa durante todo el año para visitar lugares de importancia religiosa, ya sea en Jerusalén, Nazaret o alrededor del Mar de Galilea.

Pero, ¿cuándo empezaron los cristianos a considerar ciertos lugares como santos y empezaron a viajar a ellos en peregrinación?

Después de mi trabajo arqueológico en Nazaret, decidí investigar utilizando tanto fuentes escritas antiguas como evidencia arqueológica.

Según los evangelios, Cristo enseñó que no existe algo así como un “lugar santo”. Pero para el siglo III, cristianos prominentes como Alejandro, más tarde obispo de Jerusalén, y el renombrado erudito Orígenes de Alejandría estaban buscando lugares mencionados en la Biblia.

Incluso antes, a mediados del siglo II, el escritor cristiano Justino Mártir sabía de una cueva en Belén que se decía que era el lugar de la Natividad.

El evangelio de Santiago, a veces llamado el Protoevangelio de Santiago -que data del siglo II- también menciona una cueva de este tipo en Belén.

Si bien estos escritores podrían estar refiriéndose a diferentes cuevas, atestiguan que Belén tenía al menos un lugar santo cristiano después una generación o dos de la composición del Evangelio de Juan, el último de los evangelios canónicos.

Iglesias con cuevas

Fuentes escritas muestran otros lugares santos cristianos en una fecha igualmente temprana.

A una cueva en el Monte de los Olivos, a las afueras de la antigua Jerusalén, se le asignó un significado cristiano en los “Hechos de Juan”, probablemente escritos a fines del siglo II.

Capilla del Campo de los Pastores

Getty Images
La Capilla del Campo de los Pastores, un lugar a las afueras de Belén donde se creía que los ángeles habían anunciado el nacimiento de Cristo, es otro de los sitios de peregrinación cristiana.

Dentro de la propia Jerusalén, la tumba del siglo I que más tarde fue reverenciada como el lugar del entierro de Cristo y de la Resurrección (el Santo Sepulcro), pudo haber sido identificada como tal en el siglo II.

El historiador del siglo IV Eusebio dice que Adriano construyó un templo sobre la tumba en oposición a su significado cristiano y, como Adriano construyó templos en o cerca tanto del templo judío en Jerusalén como del santuario samaritano más importante del Monte Gerizim, esto puede ser más que una especulación romana tardía.

El relato de Eusebio también es consistente con la evidencia arqueológica de un edificio romano monumental en el sitio del Santo Sepulcro posterior a la tumba del siglo I y antes de la iglesia de peregrinación del siglo IV allí (la Iglesia del Santo Sepulcro).

Otras siete iglesias de peregrinación del siglo IV se encontraban en sitios con cuevas al menos parcialmente excavadas en la roca, en lugar de ser cavernas totalmente naturales.

Además de la Iglesia de la Natividad en Belén, donde nació Jesús, estas incluían: la Capilla del Campo de los Pastores, un lugar a las afueras de Belén donde se creía que los ángeles habían anunciado el nacimiento de Cristo; la iglesia “Eleona” (olivar) en el Monte de los Olivos, un sitio asociado con la Ascensión cuando Cristo regresó al Cielo; Getsemaní, donde Jesús fue traicionado por Judas, y Tabgha junto al mar de Galilea, cerca de lo que se creía que era el lugar del Sermón del Monte.

También hubo dos en Nazaret, asociados con la Anunciación -el anuncio a María hecho por el ángel – y con el hogar de la infancia de Jesús.

Todas estas iglesias del siglo IV estaban ubicadas en referencia a las cuevas o estaban en realidad dentro de ellas.

Belén

Getty Images
Esta celebración navideña tuvo lugar en Belén en 2019.

Por lo tanto, probablemente se entendió que estas cuevas marcaban la ubicación de los eventos asociados con sus sitios en el siglo IV.

Por ejemplo, en Belén, la Iglesia de la Natividad de principios del siglo IV fue diseñada específicamente para mostrar la cueva como el foco físico principal de la iglesia, y el altar estaba ubicado en la cueva misma.

Versiones respaldadas por evidencia

Solo por motivos arqueológicos, la mejor interpretación de este diseño es que la iglesia y su altar se posicionaron así debido a la importancia religiosa preexistente de la cueva.

Esta interpretación de las cuevas en general está respaldada por evidencia escrita.

Eusebio escribió en su “Vida de Constantino” que tres grandes iglesias imperiales se construyeron a principios del siglo IV en sitio donde tuvieron lugar momentos cruciales de los evangelios: la Iglesia del Santo Sepulcro, la Iglesia de la Natividad y la “Eleona”.

Todos estos edificios, dice Eusebio en su famosa “Historia Eclesiástica”, fueron construidos sobre “cuevas” preexistentes -una en realidad era una tumba excavada en la roca- asociadas con los eventos conmemorados por sus iglesias del siglo IV.

Peregrinación

Si al menos algunas de las cuevas en estos siete sitios fueron construidas o modificadas para indicar lugares de importancia cristiana antes del siglo IV, estas se encuentran entre las primeras estructuras específicamente cristianas conocidas hasta ahora.

Pero nada en ellas indica que hubo más de unas pocas personas locales involucradas en su construcción, y los variados detalles de su tamaño y estructura muestran que son producto de iniciativas separadas.

Capilla en Belén

Getty Images
Esta capilla en Belén es otro sitio frecuentado durante la peregrinación cristiana.

Esta forma de usar las cuevas también puede implicar que fueron visitadas por razones religiosas antes que sus iglesias del siglo IV, quizás la forma más temprana de peregrinación cristiana.

Si los eventos conmemorados por ellos fueran los mismos que las dedicaciones de sus iglesias posteriores, entonces formarían una secuencia narrativa desde la Anunciación hasta la Resurrección, con cada cueva (y la tumba en el sitio del Santo Sepulcro) asociada con un solo evento.

Por ello es posible que, incluso antes de que estos sitios fueran usados para las iglesias del siglo IV, los cristianos viajaran entre ellas en una secuencia siguiendo el orden de esos eventos en los evangelios.

Esto significa que la evidencia escrita y arqueológica indica que los orígenes de la topografía cristiana y la peregrinación fueron anteriores a lo que generalmente se supone.

De ser así, los constructores de iglesias imperiales del siglo IV heredaron -en lugar de crear- una red de lugares sagrados que probablemente había ido surgiendo gradualmente a lo largo de los siglos como consecuencia de iniciativas locales a pequeña escala, y quizás de bajo estatus.

* Esta nota fue publicada en The Conversation y reproducida aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí para leer la versión original en inglés. Ken Dark es profesor de arqueología e historia de la Universidad de Reading, Reino Unido.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ARrMFeZEfmU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.