Trabajadores son forzados a ir a oficinas con riesgo de contagiarse
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

'Acatamos órdenes, pero tenemos miedo': Trabajadores son forzados a ir a oficinas con riesgo de contagio

Trabajadores de empresas e incluso del gobierno reclaman porque sus jefes les piden seguir acudiendo a oficinas, aunque hay pandemia y pueden contagiarse de COVID-19.
Cuartoscuro
13 de abril, 2020
Comparte

Hay empresas que obligan a sus empleados a seguir asistiendo a sus centros de trabajo, a pesar de la petición gubernamental de que la ciudadanía no salga de sus casas para contener la propagación del nuevo coronavirus.

El decreto del 31 de marzo, que estableció de manera general qué actividades productivas son consideradas “esenciales”, ha sido interpretado a discreción por empresas e incluso instituciones públicas.

La falta de una regulación clara al respecto ha dejado margen para que se mantengan en operación, de manera presencial y sin “sana distancia”, trabajadores de maquiladoras, casas de empeño, intendencia, seguridad privada o tiendas de electrodomésticos.

Entérate: Qué es la Jornada de Sana Distancia

A continuación presentamos las historias de empleados de dos empresas, Fundación Rafael Dondé y Grupo Salinas, y de una institución pública federal, el ISSSTE, que denunciaron su preocupación por el hecho de que salir todos los días de su casa a su lugar de trabajo pone en riesgo su salud y la de sus familias.

“El problema es que trabajamos todos juntos”

“Prácticamente nos dijo que nacimos para morir”. Raúl recuerda el mensaje que Eduardo Dondé y de Teresa, presidente de la Fundación Rafael Dondé, empresa dedicada a los préstamos prendarios, dirigió a sus trabajadores el 1 de abril a través de Zoom.

“Él nos pidió que leyéramos, que no fuéramos ignorantes, que todo lo que pasa no nos va a afectar a nosotros, que nosotros estamos en una edad privilegiada para que no nos ataque el virus, que nuestro trabajo es tan importante como el de un médico o una enfermera”, recuerda Raúl, quien pidió no ser identificado por su nombre real por temor a perder su trabajo.

“Él nos dice que no se puede detener el producto prendario”, detalla, “porque es lo que va a ayudarle a la gente, pero nosotros vemos que él está más preocupado por eso que por la salud de los trabajadores”.

En esa videoconferencia, que fue grabada por empleados y publicada en redes sociales, Eduardo Dondé dijo a sus trabajadores, tanto a los administrativos como a quienes atienden las más de 450 sucursales de empeño en todo el país –y entran, por lo tanto, en contacto directo con cientos de personas diariamente-, que la crisis actual exige que todos sigan asistiendo a sus puestos de trabajo.

“Si en algún momento tenemos razón para existir, es en éste”, les dijo el dueño.

“Si en algún momento jugamos un rol indispensable y esencial para la gente que más lo necesita del país, es hoy”.

De acuerdo con la grabación publicada en redes, y que fue confirmada por empleados consultados, Dondé y de Teresa criticó el “pánico injustificado” de las redes sociales en torno a la pandemia de COVID-19.

“Lamentablemente, así como las redes sociales sirven para muchas cosas, en esta ocasión las redes sociales han servido y han dejado de manifiesto que la verdadera pandemia no es el coronavirus, la verdadera pandemia es el miedo y el pánico injustificado”.

Raúl afirma que, cuando menos en la sede de la empresa, ubicada en Mérida, Yucatán, continúan trabajando alrededor de 3 mil personas.

“Solamente nos están dando gel, pero, de ahí en fuera, no hay personas con tapabocas o algo así”, describe.

“Si llegas a tener un síntoma, como tos, ahí sí te tienes que ir, pero el problema es que trabajamos todos juntos, no hay ningún espacio ni nada, en cada oficina hay aproximadamente unas 30 o 40 personas juntas, no son cubículos, son mesas corridas. Los elevadores se siguen saturando, se siguen utilizando, no hay ningún tipo de cuidado. La limpieza es muy normal, sí van las personas de limpieza, pero no es que haya algo especial o que huela mucho a cloro”.

La Fundación Rafael Dondé argumenta que los servicios que ofrece son de tipo financiero y son considerados esenciales.

“En Fundación Dondé proporcionamos este tipo de servicios (esenciales), realizando hoy más que nunca una labor esencial y social. Estos servicios se encuentran regulados por disposiciones del Sistema Financiero Mexicano y en consecuencia (son) actividades permitidas para seguir operando”, indicó Karla Garcidueñas, directora de comunicación de la compañía, vía correo electrónico.

“De manera específica, es importante señalar que nuestros servicios permiten apoyar con liquidez a la población menos favorecida en nuestro país, justo al segmento de la población que no tiene acceso a la banca comercial y que en un gran número de casos trabajan en el sector informal”.

Garcidueñas aseguró que a los empleados considerados dentro de la población en riesgo se les permite laborar desde su casa. Agregó que otros con permiso de ausentarse son los empleados “que no son esenciales en la operación de servicios financieros”, como quienes laboran en los Módulos Educativos Dondé.

Raúl no corrió con la suerte de que su trabajo en la compañía, relacionado con el desarrollo digital, fuera considerado no esencial. A pesar de exponerse a sí mismo y a su familia, señala que él y el resto de trabajadores acatan la orden de no ausentarse para no perder su fuente de empleo.

“Mi mayor preocupación es que yo todos los días llego a casa y estoy exponiendo a mi familia, porque tengo parientes que son asmáticos y que viven aquí donde yo vivo, que tienen diabetes e hipertensión; eso es lo que más me preocupa, y así como yo hay varios compañeros”, comenta.

“Nosotros lo que tenemos miedo es que nos dejen sin trabajo, hay muchas empresas que están despidiendo a muchas personas y eso es como lo más preocupante, entonces tenemos que acatar de alguna manera las órdenes que se están dando, pero uno va con miedo, con incertidumbre”, dice.

“No dejen de venir… porque están revisando”

“Cuida tu salud emocional (escrito con letras mayúsculas). Escribe un diario. Medita de 5 a 10 minutos. Comparte mensajes positivos. Realiza ejercicios de respiración y relajación. Mantén buenos hábitos de sueño y descanso. Reduce el tiempo en redes sociales.”

En la Torre Grupo Salinas, la sede de las empresas de Ricardo Salinas Pliego, fueron colgados carteles con esas recomendaciones para los cientos de empleados que no tienen permitido faltar a su lugar de trabajo.

Con estos mensajes Ricardo Salinas, uno de los asesores empresariales del Presidente de México Andrés Manuel López Obrador, busca convencer a sus trabajadores de que la pandemia de COVID-19 no es tan grave, de que contagiarse no es un camino seguro a la muerte.

“La vida tiene que continuar. La neta, ¿quién tiene miedo a morir por el virus? Yo, un poquito, porque soy de riesgo”, escribió jocosamente el segundo mexicano más rico del mundo -con una fortuna de 11.7 mil millones de dólares, según la más reciente clasificación de Forbes- en una carta enviada a la planta laboral el 24 de marzo.

La carta, compartida a Animal Político por empleados, continuaba en este tono: “paralizar la actividad económica significa hambre”, “urge parar esta locura”, “debemos controlar nuestra imaginación”, “hay que regresar a los niños a las escuelas”, “el coronavirus es una neumonía más”.

Con base en esa directriz, a Gabriela, que trabaja para Grupo Salinas, le impidieron faltar a su lugar de trabajo a pesar de que, tras haber regresado al país de un viaje en el que tuvo contacto con personas provenientes de Europa y Asia, fue identificada como un “caso sospechoso grave” mediante el cuestionario o tamizaje aplicado por el Gobierno de la Ciudad de México.

Con fiebre alta, tos y dolor de garganta intenso, un especialista le recomendó vía Locatel no salir de su casa y mantenerse alerta del desarrollo de los síntomas para evitar contagiar a otras personas, en caso de que su padecimiento fuera provocado por coronavirus.

“Me dijeron (en Locatel) que era totalmente recomendado que no fuera a trabajar, que me quedara en cuarentena y que estuviera al pendiente de mi temperatura. Lo platiqué con mi jefa y ella me dio la instrucción de que tenía que ir así, y así me presenté a trabajar; la verdad es que estoy bien hoy, pero la instrucción de la empresa es que, incluso con síntomas que pudieran indicar algo, y con una indicación médica de que tenía que no ir a trabajar, pues tuve que ir a trabajar”, relata en entrevista.

El 31 de marzo, luego de que el Gobierno instruyó que debían cerrar sus operaciones las empresas e instituciones de actividades no esenciales, Grupo Salinas envió a sus empleados un nuevo comunicado en el que justificaba por qué todas las compañías del consorcio sí son esenciales y, por lo tanto, todos debían seguir laborando: TV Azteca para informar; Banco Azteca para permitir el acceso a los apoyos de los programas sociales; Elektra porque allí se puede cobrar las remesas; Totalplay porque el internet, el teléfono y la TV de paga son un servicio crítico en la pandemia; Tiendas Neto porque venden productos básicos a los más necesitados; Adamantium y TotalSec porque brindan seguridad privada a otras empresas; Grupo Dragón porque genera energía limpia y renovable.

A partir de ese día, señala Gabriela, se reforzó la vigilancia de los ingresos y salidas del personal y el consorcio comenzó a aplicar descuentos vía nómina a los trabajadores de áreas que, como la suya, decidieron implementar esquemas de horarios escalonados (la mitad de la jornada presencial y la otra mitad con home office) para evitar aglomeraciones en el centro de trabajo.

“Esta quincena a mí sí me descontaron algunos días por haber aplicado esto de los horarios escalonados, lo supe apenas que cobré”, comenta. “La instrucción es que se sigue operando todo de manera regular, y ahorita sí están haciendo algo que no hacían antes, por ejemplo, por lo menos en mi área, checar, hacer un registro, casi auditoría, de tu check in y tu check out con el gafete. Lo sé porque me descontaron días y porque mi jefa nos dijo: ‘por favor, no dejen de venir aunque sea nada más a checar, porque están revisando”.

Gabriela, que solicitó cambiar su nombre por seguridad, indica que, ante la prohibición de ausentarse de los centros de trabajo, hay aglomeración de personas en los torniquetes de acceso, en los elevadores y en las mismas oficinas.

“La gente sigue yendo a trabajar, la mayoría de las áreas están yendo todos los días en horarios completos y trabajando casi hombro con hombro”, expone
En el comedor corporativo, que semeja un mercado con diversos locales de venta, se congregan diariamente, afirma, alrededor de 3 mil personas.

“Ahí no hay ninguna medida de sanidad, la gente sigue cocinando sin tapabocas, es por iniciativa de los propios locales los que deciden tomar ciertas medidas o no; sí se instauró que pudiéramos llevar nuestra comida a la oficina, pero, si tomamos en cuenta que hay gente que trabaja ahí de 8 de la mañana a 10 de la noche, pues comer en ese lugar es su única alternativa”, describe.

A manera de prevención, agrega, la corporación tomó medidas menores como colocar gel antibacterial en todos los pisos de los edificios, inhabilitó el ingreso con huella digital y contrató equipos para “sanitizar” las oficinas.

Uno de los principales focos de riesgo en las oficinas administrativas de Grupo Salinas es que el personal que hace la limpieza son adultos mayores de más de 60 años, lo que los coloca en el grupo de riesgo más vulnerable al coronavirus. Dichos trabajadores pertenecen a la empresa Lava Tap, S. A. de C. V., contratada por el corporativo de Salinas Pliego para prestar el servicio de limpieza.

“La gente de intendencia del grupo son mayores de 60 años, y hay una persona de este grupo de 60 años en cada torniquete (de la entrada) encargada de limpiar cada vez que uno de nosotros pasa por ahí”, detalla Gabriela.

La política de no ausentarse de Grupo Salinas es transversal a otras empresas del consorcio y afecta incluso a los becarios del programa Jóvenes Construyendo el Futuro.

Abi (cuyo nombre fue cambiado por petición de la propia entrevistada) es aprendiz con discapacidad auditiva que trabaja para una tienda Elektra ubicada en Tlalnepantla, Estado de México.

A pesar de la recomendación oficial de que las personas con discapacidad trabajen desde su casa, Abi, de 22 años, aún tiene que acudir todos los días a su centro de trabajo desde Chimalhuacán, un trayecto de alrededor de dos horas en transporte público.

La becaria le informó a su tutora, una empleada administrativa de Elektra, que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) emitió un comunicado el 23 de marzo en el que determinó que, durante el periodo de Sana Distancia, se permiten esquemas flexibles de capacitación remota, lo que implica que los becarios pueden ausentarse de los centros de trabajo. No obstante, la tutora rechazó otorgarle el permiso de ausencia y la obliga a seguir presentándose a laborar, de acuerdo con la becaria.

“No me da el permiso por coronavirus, ella no cree la noticia de la suspensión (de la capacitación presencial)”, cuenta Abi.

Karina, otra becaria que trabaja en la Torre Grupo Salinas, afirma que los tutores del corporativo han convencido a los aprendices de Jóvenes Construyendo el Futuro a renunciar a la capacitación en la empresa para poder ausentarse durante el periodo de Sana Distancia.

“Con la contingencia no nos están enviando a casa, y lo que nos proponen es que nos demos de baja de la estancia en el grupo. Nos dicen: ‘si quieres tomar la cuarentena, nada más te das de baja de Grupo Salinas y ya cuando pase esto te vuelves a inscribir y tu puesto seguirá vacante’”, cuenta la aprendiz.

“Uno se salió justo por eso, porque no estaban dejando que fuéramos a casa, él también es población de riesgo, nos comentó que no podía seguir asistiendo para no comprometer su salud ni la de las personas con la que vivía”.

Funcionarios de la STPS encargados del programa Jóvenes Construyendo el Futuro aseguraron que, hasta ahora, no han recibido ninguna queja o denuncia de parte de becarios adscritos a las empresas de Grupo Salinas.

Para conocer la postura del corporativo, Animal Político buscó establecer contacto vía correo electrónico con Bruno Rangel, director de relación con inversionistas y finanzas; Tristán Canales Najjar, vicepresidente de información y asuntos públicos, y Luciano Pascoe, encargado de las relaciones con medios, pero ninguno atendió la solicitud.

“Nos tenemos que quedar por solidaridad”

La negativa para que trabajadores puedan laborar desde su casa no sólo se presenta en empresas, sino también en instituciones públicas del Gobierno federal. Daniela tiene 23 años de servicio en el ISSSTE y actualmente trabaja en la Dirección Normativa de Administración y Finanzas. Prediabética y con una enfermedad autoinmune que afecta su tiroides, conocida como Enfermedad de Hashimoto, aún es forzada a presentarse todos los días a laborar a las oficinas administrativas de la institución en el sur de la Ciudad de México.

“Les expliqué a mis jefes, de la forma más sencilla posible, que es una enfermedad autoinmune; no quiere decir que yo tenga mayor riesgo de contagio, pero sí implica que mi sistema inmune está alterado y sí puedo correr el riesgo de que con el coronavirus pudiera sobrerreaccionar o pudiera mi sistema inmune no responder como debiera responder y ser de los pacientes de alto riesgo”, explica la servidora pública.

“Mi tiroides está bien, pero es atacada por un sistema inmune que es el que está mal, ataca varios órganos, principalmente la tiroides, afectando su funcionamiento, y como consecuencia tengo otras deficiencias, cuando el sistema inmune está alterado ataca otros órganos, también el páncreas y los ojos”.

El vocero de la dependencia gubernamental, Marco Aguirre, confirmó a Animal Político que la dirección para la que trabaja Daniela fue definida como prioritaria.

No obstante, la funcionaria, quien solicitó que se le cambiara el nombre, asegura que la suya es una tarea que podría realizar desde su casa, ya que no requiere de un software especial. La razón por la que sus mandos no le permiten ausentarse de la oficina, relata, es que todos deben “solidarizarse” con aquellos que deben seguir asistiendo.

“Por la contingencia, baja mucho el trabajo, y para mantenerme ocupada me pusieron a hacer otras labores que no hacía antes”, expone.

“Es un trabajo que puedo hacer en casa, usar mi computadora, y lo saben perfectamente todos mis jefes, pero en mi área me dicen que los demás nos tenemos que quedar por solidaridad”.

En el piso donde labora, detalla, hay 60 personas pertenecientes a otras áreas administrativas del ISSSTE; en todo el complejo, estima, hay alrededor de mil trabajadores que continúan desplazándose y haciendo sus tareas como antes de la contingencia sanitaria.

“Yo tengo mucho miedo, todos los días salgo con muchísimo miedo. Depresión, angustia, es lo que siento cada que salgo, porque sé cuál es mi condición, sé que no cuento con el apoyo de mis jefes por su desconocimiento, porque ellos creen que estando ahí en la oficina están seguros, porque esas son sus palabras. Es terrible, habemos mucha gente en esa situación”, comenta.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La Mona Lisa: el detalle oculto que revela un nuevo significado del cuadro de Leonardo da Vinci

La pintura de 1503 de Leonardo da Vinci es la obra de arte más famosa del mundo. Kelly Grovier explora un objeto que suele ser pasado por alto y que ofrece una perspectiva diferente de la obra maestra.
2 de marzo, 2021
Comparte
Museo del Louvre

Getty Images
La Gioconda es una de las joyas del Museo del Louvre en París.

Algunas cosas son tan obvias que nunca las notas.

Y eso ocurre en una imagen omnipresente como la Mona Lisa.

El inagotable retrato de Leonardo da Vinci de 1503 protagonizado por Lisa del Giocondo, mujer de 24 años, madre de cinco hijos y esposa de un rico comerciante de seda florentino, es sin duda la obra de arte más famosa del mundo.

Sin embargo, ¿cuántos de nosotros hemos notado alguna vez conscientemente el objeto del cuadro que está más cerca de nosotros que cualquier otro: la silla en la que se sienta la misteriosa mujer?

No importa que sea lo único que la modelo de Leonardo agarra con su mano (literalmente todos los dedos de su mano la tocan o señalan), la silla seguramente debe ser el aspecto que más pasa desapercibido de una pintura que ha sido sobreobservada.

Escondida a simple vista, también puede ser la flecha que nos señala el camino hacia los significados más profundos de la obra.

Más allá de la sonrisa

Durante siglos, nuestra atención se ha centrado en gran medida en otro lugar en el pequeño panel de óleo sobre álamo (77×53 centímetros) que Da Vinci nunca terminó por completo y con el que se cree que continuó jugando obsesivamente hasta su muerte en 1519.

Museo del Louvre

Getty Images
La Gioconda es una de las obras más vistas y fotografiadas, pero aún guarda muchos misterios.

La preocupación por la sonrisa inescrutable de Mona Lisa es casi tan antigua como la pintura, y se remonta al menos a la reacción del legendario escritor e historiador renacentista Giorgio Vasari, que nació pocos años después de que Da Vinci comenzara a trabajar en la imagen.

“La boca, con su abertura y sus puntas unidas por el rojo de los labios a los tintes de la carne del rostro”, observó Vasari en sus célebres “Vidas de los más excelentes pintores, escultores y arquitectos”.

“Parecían, en verdad, no ser colores sino la propia piel (…) en el fondo de la garganta, si uno lo miraba con atención, se podía ver el latido del pulso”.

Y concluyó: “En esta obra de Leonardo, había una sonrisa tan agradable que era algo más divino que humano de contemplar, y se consideraba como algo maravilloso, en el sentido de que era algo vivo”.

El fascinante misterio de la sonrisa de Mona Lisa y de cómo Leonardo la aprovechó mágicamente para crear “algo más divino que humano” y, sin embargo, “nada más y nada menos que con vida” resultaría ser demasiado intenso para muchos.

La Gioconda

Getty Images
La sonrisa es lo más estudiado, pero sus manos también guardan secretos.

El crítico de arte francés del siglo XIX Alfred Dumesnil confesó encontrar la paradoja de la pintura completamente paralizante.

En 1854, afirmó que la “sonrisa está llena de atracción, pero es la atracción traidora de un alma enferma que retrata locura”.

“Esta mirada, tan suave pero ávida como el mar, devora”.

Si hay que creer en la leyenda, la “atracción traicionera” de la sonrisa irresoluble de la Mona Lisa consumió también el alma de un aspirante a artista francés llamado Luc Maspero.

Según el mito popular, Maspero, quien supuestamente terminó sus días al saltar desde la ventana de su habitación de hotel en París, fue conducido a una distracción destructiva por los susurros mudos de los labios absortamente alegres de la Gioconda.

“Durante años he luchado desesperadamente con su sonrisa”, se dice que escribió en la nota que dejó. “Prefiero morir”.

Las manos y los párpados

Sin embargo, no todo el mundo se ha contentado con localizar el centro de la mística magnetizante de la Mona Lisa en su enigmática sonrisa.

El escritor victoriano Walter Pater creía que era la “delicadeza” con la que se pintan sus manos y párpados lo que nos paraliza e hipnotiza haciéndonos creer que la obra posee un poder sobrenatural.

“Todos conocemos el rostro y las manos de la figura”, observó en un artículo sobre Da Vinci en 1869, “en ese círculo de rocas fantásticas, como en una tenue luz bajo el mar”.

Pater procede a meditar sobre la Mona Lisa de una manera tan singularmente intensa que en 1936 el poeta irlandés William Butler Yeats se vio obligado a tomar una frase de la descripción de Pater, dividirla en versos libres e instalarlos como poema de apertura en el Oxford Book of Modern Verse que Yeats estaba compilando entonces.

El pasaje que Yeats no pudo evitar replicar comienza: “Es más vieja que las rocas entre las que se sienta; como el vampiro, ha muerto muchas veces y ha aprendido los secretos de la tumba; se ha sumergido en mares profundos, y guarda sus últimos días en torno a ella; traficó por redes extrañas con comerciantes orientales, y, como Leda, era la madre de Helena de Troya, y, como Santa Ana, la madre de María; y todo esto fue para ella como un sonar de liras y flautas “.

El retrato “vive”, concluye Pater, “en la delicadeza con que ha moldeado los rasgos cambiantes y teñido los párpados y las manos”.

Manos de la Gioconda

Getty Images
Todos los dedos de la Mona Lisa o tocan la silla o la señalan.

La descripción de Pater aún asombra. A diferencia de Dumesnil y del desafortunado Maspero antes que él, Pater ve más allá de la trampa seductora de la sonrisa del retrato.

Se fija en una vitalidad más grande que se filtra como desde lo más profundo de la superficie.

Al argumentar que la pintura representa una figura suspendida en una incesante lanzadera entre el aquí y ahora y algún reino de otro mundo que se encuentra más allá, Pater señala la esencia mística del atractivo perenne del cuadro: su sentido surrealista de flujo eterno.

Al igual que Vasari, Pater es testigo de una presencia que late y respira -“características cambiantes”- que trasciende la materialidad inerte del retrato.

El agua

La clave de la fuerza del lenguaje de Pater es la insistencia en las imágenes acuáticas que refuerzan la fluidez del ser esquivo de la modelo (“luz tenue bajo el mar”, “sumergida en mares profundos” y “traficó… con comerciantes orientales”), como si la Mona Lisa fuera una fuente inagotable de agua viva, una ondulación interminable en los remolinos sin fin del tiempo.

Quizás lo sea. Hay motivos para pensar que tal lectura, que ve a la modelo como un manantial de eterno resurgimiento que cambia de forma, es precisamente lo que pretendía Leonardo.

Flanqueado a ambos lados por cuerpos de agua que fluyen y que el artista coloca ingeniosamente de tal manera que sugiere que son aspectos del ser mismo de su modelo, el sujeto de Da Vinci tiene una cualidad extrañamente submarina que se acentúa con el vestido verde algas.

La Mona Lisa usa una segunda piel anfibia que se vuelve más turbia y oscura con el tiempo.

La silla pozzetto

Al girar su mirada ligeramente hacia la izquierda para encontrarse con la nuestra, la Mona Lisa no está sentada en cualquier banco o taburete viejo, sino en la conocida popularmente como silla pozzetto.

Con el significado de “pozo pequeño”, el pozzetto introduce un sutil simbolismo en la narración que es tan revelador como inesperado.

Detalle de la cara de la Mona Lisa

Getty Images
La Mona Lisa es un paisaje en sí misma, dicen algunos expertos.

De repente, las aguas que vemos serpenteando con un movimiento laberíntico detrás de la Mona Lisa (ya sea que pertenezcan a un paisaje real, como el valle del río italiano Arno, como creen algunos historiadores, o enteramente imaginarias, como sostienen otros) ya no están distantes y desconectados de la modelo, sino que son un recurso esencial que sustenta su existencia. Literalmente fluyen hacia ella.

Al situar a la Mona Lisa dentro de un “pozo pequeño”, Da Vinci la transforma en una dimensión siempre fluctuante del universo físico que ocupa.

Martin Kemp, historiador del arte y destacado experto en Da Vinci, también ha detectado una conexión fundamental entre la representación de la Mona Lisa y la geología del mundo que habita.

“El artista no estaba retratando literalmente el Arno prehistórico o futuro”, afirma Kemp en su estudio “Leonardo: 100 hitos (2019)”, “sino que estaba dando forma al paisaje de la Mona Lisa sobre la base de lo que había aprendido sobre el cambio en el ‘cuerpo de la Tierra’ para que acompañara a las transformaciones implícitas en el cuerpo de la mujer como un mundo menor o microcosmos”.

La Mona Lisa no está sentada frente a un paisaje. Ella es el paisaje.

El significado del pozo

Al igual que con todos los símbolos visuales empleados por Leonardo, la silla pozzetto es multivalente y sirve más que simplemente para vincular a la Mona Lisa con la conocida fascinación del artista por las fuerzas hidrológicas que dan forma a la Tierra.

La sutil insinuación de un “pocito” en la pintura como el canal a través del cual la Mona Lisa emerge a la conciencia reposiciona la pintura por completo en el discurso cultural.

Este ya no es un retrato simplemente secular, sino algo espiritualmente más complejo.

Las representaciones de mujeres “en el pozo” son un elemento básico a lo largo de la historia del arte occidental.

Cristo y la Samaritana, de Duccio di Buoninsegna (1310-1311)

Getty Images
El símbolo del pozo es habitual, como en la obra “Cristo y la Samaritana”, de Duccio di Buoninsegna (1310-1311)

Las historias del Antiguo Testamento de Eliezer encontrándose con Rebeca en un pozo y de Jacob con Rachel en el pozo se hicieron especialmente populares en los siglos XVII, XVIII y XIX, ya que todos, desde Bartolomé Esteban Murillo hasta Giovanni Antonio Pellegrini, de Giovanni Battista Tiepolo a William Holman Hunt, probaron suerte con estas narraciones.

Además, las representaciones apócrifas de la Anunciación en el Nuevo Testamento (el momento en que el arcángel Gabriel informa a la Virgen María que dará a luz a Cristo) junto a un manantial fueron habituales entre los ilustradores de manuscritos medievales, e incluso pueden haber inspirado el retrato más antiguo que sobrevive de María.

Como emblema infinitamente elástico, como sugiere Walter Pater, la Mona Lisa es sin duda capaz de absorber y reflejar todas esas resonancias y muchas más. No hay nadie que ella no sea.

“Agua viva”

Pero quizás el paralelo más pertinente entre la Mona Lisa de Da Vinci y los precursores pictóricos es uno que se puede dibujar con las muchas representaciones de un episodio bíblico en el que Jesús se encuentra en un pozo manteniendo una conversación críptica con una mujer de Samaria.

La Gioconda

Getty Images
El agua es un elemento fundamental para entender la Mona Lisa, la gran obra de Leonardo Da Vinci.

En el Evangelio de San Juan, Jesús hace una distinción entre el agua que se puede extraer del manantial natural -agua que inevitablemente dejará a uno “sediento”- y el “agua viva” que él puede proporcionar.

Mientras el agua de un pozo sólo puede sostener un cuerpo perecedero, el “agua viva” es capaz de saciar el espíritu eterno.

Las notables representaciones de la escena del pintor italiano medieval Duccio di Buoninsegna y del maestro renacentista alemán Lucas Cranach el Viejo tienden a sentar a Jesús directamente en la pared del pozo, lo que sugiere su dominio sobre los elementos fugaces de este mundo.

Sin embargo, al colocar a su modelo metafóricamente dentro del pozo, Da Vinci confunde la tradición y sugiere, en cambio, una fusión de los reinos materiales y espirituales, una difuminación del aquí y del más allá, en un plano compartido de creación eterna.

En la apasionante narrativa de Da Vinci, la Mona Lisa es ella misma una milagrosa ola de “agua viva”, serenamente contenta al ser consciente de su propia e intensa infinitud.

Lee la historia original en inglés en BBC Culture.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=8lMIdrlIWOQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.