Abril, el mes con más homicidios dolosos de mujeres desde 2015
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Abril, el mes con más homicidios dolosos de mujeres desde 2015

Los asesinatos clasificados como “feminicidio” tuvieron una baja de 10%, mientras que los homicidios dolosos de mujeres en abril subieron 5.1% respecto a marzo.
Cuartoscuro Archivo
26 de mayo, 2020
Comparte

El 9 de abril fue encontrado el cuerpo de una mujer con signos de violencia, heridas de arma blanca y abandonado en un barranco en el municipio de Cadereyta de Montes, Querétaro. Pero este crimen no fue reportado como “feminicidio” en las estadísticas del estado, que se mantiene como el segundo con la menor tasa de ese delito, con apenas un caso en lo que va del año. De hecho, a nivel nacional se ha informado que los feminicidios van a la baja desde febrero, mientras que, en contraste, los homicidios dolosos de mujeres alcanzaron el mes pasado un máximo histórico.

En abril de 2020 se abrieron 267 carpetas de investigación por homicidio doloso de una mujer, la cifra más alta del año y la más alta desde 2015, de acuerdo con el último reporte sobre violencia contra las mujeres del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), publicado este lunes.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha insistido en que la violencia contra las mujeres no ha aumentado durante el confinamiento en los hogares por la pandemia de COVID-19 y apenas el pasado 20 de mayo presumió disminuciones en los feminicidios.

Entérate: Falso que 90% de llamadas de emergencia de mujeres no sean reales, como dijo AMLO

Pero mientras los asesinatos clasificados como “feminicidio” tuvieron una baja de 10%, al pasar de 78 víctimas a 70 el último mes, los homicidios de mujeres subieron 5.1% respecto a marzo y 14.1% respecto a abril de 2019.

En total, 337 mujeres fueron asesinadas en abril pasado, la cifra más alta en lo que va de 2020 y que significa un promedio de 11.2 asesinadas cada día.

Activistas de las organizaciones sociales Amnistía Internacional, Equis Justicia para las Mujeres y la Red Nacional de Refugios coincidieron en que hay un subregistro de feminicidios, porque muchas veces el delito no se clasifica así de inicio, por lo que el aumento de homicidios dolosos debe ser una señal de alerta.

“Los homicidios dolosos de mujeres sí son un indicador sobre violencia de género. El tema de cómo se lleva a cabo la investigación es mucho más complejo y va un poquito después, y después se puede clasificar como feminicidio, se pueden iniciar las investigaciones como feminicidio, pero el dato de incidencia es un dato bruto de lo que acaba de pasar, no de cuál es el resultado de la investigación”, señaló la subdirectora de Equis Justicia, Maïssa Hubert, en conferencia de prensa.

Llamadas de emergencia al 911 siguen por encima del promedio

Los homicidios dolosos, que se investigan de oficio, fueron el único delito con un aumento de carpetas de investigación durante abril, mientras que del resto de delitos, que requieren que se interponga una denuncia formal, tuvieron fuertes caídas.

Sin embargo, no pasó lo mismo con las llamadas de emergencia al 911 por parte de mujeres, que durante el segundo mes de confinamiento por la pandemia de COVID-19 siguen en niveles más altos que al iniciar el año o que el promedio registrado durante 2019. Esto considerando solo llamadas efectivas y no “falsas” que, como se explica aquí, no son consideradas en las estadísticas.

En el caso de “llamadas por incidentes de violencia familiar”, en abril hubo 60 mil 543; eso son alrededor de 4 mil menos que en marzo, pero 8 mil más que en febrero. La discrepancia con las investigaciones abiertas formalmente por este delito es amplia: mientras que las llamadas bajaron solo 6.6%, las carpetas de investigación fueron 28% menos a nivel nacional.

Hubert, de Equis Justicia, aseguró que su organización ha recibido quejas de mujeres que no han sido atendidas cuando intentan poner una denuncia o no han podido estar acompañadas por un abogado o abogada, lo que obstruye su acceso a la justicia.

“El confinamiento, la reducción de la movilidad, la crisis económica, el aislamiento desde tus redes de apoyo, son factores que aumentan la incidencia de violencia intrafamiliar, pero que también complican muchísimo el acceso a servicios del Estado para las mujeres que podrían necesitarlo. Es más complicado tener información sobre los horarios disponibles, es más peligroso salir a la calle y es mucho más complicado para mujeres víctimas de violencia intrafamiliar hasta hacer una simple llamada para tener acceso a esta información”, detalló.

En el caso de llamadas por “violencia en la pareja”, en abril pasado se reportaron 19 mil 692, menos que en marzo pero más que en enero y febrero. Y registradas como “incidentes de violencia contra la mujer” hubo 21 mil 722, que es 32% más que el promedio mensual de llamadas con este motivo en 2019.

La directora ejecutiva de Amnistía Internacional México, Tania Reneaum, también explicó que las cifras de violencia de género son muy complejas y hay que analizarlas en su contexto, porque hay distintos factores que pueden influir, como que con el confinamiento total que hubo en abril, se complicara para las mujeres incluso tomar el teléfono para hacer una llamada de denuncia.

“Tenemos indicios claros de que probablemente la prevalencia de la violencia se ha mantenido, y en algunas manifestaciones de la violencia, ha aumentado. No es casual que las llamadas al 911 por violencia intrafamiliar aumentaron tanto en marzo, que empezó el confinamiento, y que puede haber otros fenómenos, por ejemplo, puede ocurrir que aumentaron con todas las movilizaciones del 8 y 9 de marzo, que la sensibilidad estaba más a flor de piel, y puede ser que hayan disminuido en abril porque el agresor estaba cerca y no pueden hablar, o porque las mujeres hacen sus propias estrategias de sobrevivencia para no estar en el riesgo de una violencia mucho más fuerte, y están en espacios de menos libertad y más sometimiento”, comentó.

Ante estas cifras, las organizaciones civiles hicieron un llamado al gobierno federal a hacer menos esfuerzos en dar distintas interpretaciones a los datos y más en tomar acciones contundentes para prevenir la violencia contra las mujeres y garantizar su acceso a la justicia.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué es la "generación confinada" que sufrirá los efectos económicos del COVID por al menos una década

También llamada "generación cuarentena", este grupo de jóvenes se enfrentará a un futuro mucho más duro que el resto de la población durante la pandemia de coronavirus y después de ella.
30 de mayo, 2020
Comparte

Los jóvenes entre 15 y 24 años serán más golpeados que el resto de la población por la crisis económica derivada de la pandemia de coronavirus. Ya se habla de la “generación confinada”.

Y es que las dificultades que enfrentan actualmente en el mercado laboral y las que les esperan en el futuro pospandemia, según un análisis de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Uno de cada seis jóvenes en el mundo ha perdido su empleo desde el comienzo de la epidemia y los que siguen ocupados vieron reducir sus horas de trabajo en un 23%, señala el organismo.

“Es una generación que quedará marcada por el virus”, le dice a BBC Mundo Susana Puerto, especialista en empleo juvenil de la OIT, al tiempo que agrega que los efectos de esta crisis se extenderán por al menos una década, como ocurrió con la crisis económica de 2008.

“Esta vez es mucho peor y por eso pensamos que los efectos serán duraderos“, explica Puerto.

La experta explica que la pandemia no hizo sino agudizar las vulnerabilidades que los jóvenes ya tenían en el mercado laboral.

Y advierte que la situación podría ser mucho más dura de lo que muestran las cifras hasta ahora, ya que las estimaciones fueron hechas con un sondeo por internet y muchos de los empleados jóvenes más vulnerables no tienen acceso al servicio.

El triple efecto de la pandemia

Desde otras perspectiva, como una gran parte de los centros educacionales tuvieron que cerrar su puertas en los momentos más difíciles de la pandemia, existe el riesgo de que algunos jóvenes se retrasen o no regresen al sistema.

En ese sentido, señala la OIT, la pandemia tiene un triple impacto sobre los jóvenes: destruye sus empleos, su educación y pone obstáculos para los que quieren incorporarse al mundo laboral.

Familia en una villa miseria en Buenos Aires.

Getty Images
Las mujeres jóvenes serán las más afectadas en el mercado laboral de acuerdo a las proyecciones de la OIT.

Antes de la pandemia la tasa de desempleo juvenil en el mundo era de 13,6% (comparada con un 4,9% de toda la población activa) y en Latinoamérica de 17,9% (comparada con un 8,1%), lo cual refleja la vulnerabilidad de este grupo.

Además, aquellos jóvenes con trabajo tenían ocupaciones mal remuneradas o pertenecían a la economía informal.

Así las cosas, el panorama no es muy alentador. La experta anticipa un aumento en el número de jóvenes que no estudia ni trabaja a nivel global, con un efecto más pronunciado en el caso de las mujeres jóvenes.

Miedo o desconfianza en el futuro

“La mitad de los jóvenes encuestados siente miedo o desconfianza en el futuro”, explica Puerto, agregando que eso puede llegar a ser peligroso.

“Los jóvenes pueden caer en estados de depresión o ansiedad y eso es devastador”, apunta.

Joven detrás de una reja

Getty Images
Tres de cada cuatro jóvenes activos en el mercado laboral realiza empleos informales que no le proporcionan acceso directo a la protección social.

Tres de cada cuatro jóvenes activos en el mercado laboral trabaja en el sector informal, lo que no le proporcionan acceso directo a la protección social ni a las ayudas de emergencia que está entregando el Estado en medio de la crisis.

Frente a esta situación, la OIT propone la aplicación de algunas políticas que se implementaron tras la Gran Recesión de 2008, que requieren un aumento del gasto público para apoyar la creación de empleo.

El organismo plantea que ante las actuales circunstancias, los gobiernos deben tomar medidas urgentes y a gran escala con el foco puesto en este sector más vulnerable de la población.

Eso requiere, señala la OIT, estimular la economía, apoyar a las empresas, los empleos y los ingresos, además de proteger a los empleados en el lugar de trabajo.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qd1YehNpbV4

https://www.youtube.com/watch?v=6hsbyQAQcWw

https://www.youtube.com/watch?v=SlTSFkTsZL8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.