Abril, el mes con más homicidios dolosos de mujeres desde 2015
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Abril, el mes con más homicidios dolosos de mujeres desde 2015

Los asesinatos clasificados como “feminicidio” tuvieron una baja de 10%, mientras que los homicidios dolosos de mujeres en abril subieron 5.1% respecto a marzo.
Cuartoscuro Archivo
26 de mayo, 2020
Comparte

El 9 de abril fue encontrado el cuerpo de una mujer con signos de violencia, heridas de arma blanca y abandonado en un barranco en el municipio de Cadereyta de Montes, Querétaro. Pero este crimen no fue reportado como “feminicidio” en las estadísticas del estado, que se mantiene como el segundo con la menor tasa de ese delito, con apenas un caso en lo que va del año. De hecho, a nivel nacional se ha informado que los feminicidios van a la baja desde febrero, mientras que, en contraste, los homicidios dolosos de mujeres alcanzaron el mes pasado un máximo histórico.

En abril de 2020 se abrieron 267 carpetas de investigación por homicidio doloso de una mujer, la cifra más alta del año y la más alta desde 2015, de acuerdo con el último reporte sobre violencia contra las mujeres del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), publicado este lunes.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha insistido en que la violencia contra las mujeres no ha aumentado durante el confinamiento en los hogares por la pandemia de COVID-19 y apenas el pasado 20 de mayo presumió disminuciones en los feminicidios.

Entérate: Falso que 90% de llamadas de emergencia de mujeres no sean reales, como dijo AMLO

Pero mientras los asesinatos clasificados como “feminicidio” tuvieron una baja de 10%, al pasar de 78 víctimas a 70 el último mes, los homicidios de mujeres subieron 5.1% respecto a marzo y 14.1% respecto a abril de 2019.

En total, 337 mujeres fueron asesinadas en abril pasado, la cifra más alta en lo que va de 2020 y que significa un promedio de 11.2 asesinadas cada día.

Activistas de las organizaciones sociales Amnistía Internacional, Equis Justicia para las Mujeres y la Red Nacional de Refugios coincidieron en que hay un subregistro de feminicidios, porque muchas veces el delito no se clasifica así de inicio, por lo que el aumento de homicidios dolosos debe ser una señal de alerta.

“Los homicidios dolosos de mujeres sí son un indicador sobre violencia de género. El tema de cómo se lleva a cabo la investigación es mucho más complejo y va un poquito después, y después se puede clasificar como feminicidio, se pueden iniciar las investigaciones como feminicidio, pero el dato de incidencia es un dato bruto de lo que acaba de pasar, no de cuál es el resultado de la investigación”, señaló la subdirectora de Equis Justicia, Maïssa Hubert, en conferencia de prensa.

Llamadas de emergencia al 911 siguen por encima del promedio

Los homicidios dolosos, que se investigan de oficio, fueron el único delito con un aumento de carpetas de investigación durante abril, mientras que del resto de delitos, que requieren que se interponga una denuncia formal, tuvieron fuertes caídas.

Sin embargo, no pasó lo mismo con las llamadas de emergencia al 911 por parte de mujeres, que durante el segundo mes de confinamiento por la pandemia de COVID-19 siguen en niveles más altos que al iniciar el año o que el promedio registrado durante 2019. Esto considerando solo llamadas efectivas y no “falsas” que, como se explica aquí, no son consideradas en las estadísticas.

En el caso de “llamadas por incidentes de violencia familiar”, en abril hubo 60 mil 543; eso son alrededor de 4 mil menos que en marzo, pero 8 mil más que en febrero. La discrepancia con las investigaciones abiertas formalmente por este delito es amplia: mientras que las llamadas bajaron solo 6.6%, las carpetas de investigación fueron 28% menos a nivel nacional.

Hubert, de Equis Justicia, aseguró que su organización ha recibido quejas de mujeres que no han sido atendidas cuando intentan poner una denuncia o no han podido estar acompañadas por un abogado o abogada, lo que obstruye su acceso a la justicia.

“El confinamiento, la reducción de la movilidad, la crisis económica, el aislamiento desde tus redes de apoyo, son factores que aumentan la incidencia de violencia intrafamiliar, pero que también complican muchísimo el acceso a servicios del Estado para las mujeres que podrían necesitarlo. Es más complicado tener información sobre los horarios disponibles, es más peligroso salir a la calle y es mucho más complicado para mujeres víctimas de violencia intrafamiliar hasta hacer una simple llamada para tener acceso a esta información”, detalló.

En el caso de llamadas por “violencia en la pareja”, en abril pasado se reportaron 19 mil 692, menos que en marzo pero más que en enero y febrero. Y registradas como “incidentes de violencia contra la mujer” hubo 21 mil 722, que es 32% más que el promedio mensual de llamadas con este motivo en 2019.

La directora ejecutiva de Amnistía Internacional México, Tania Reneaum, también explicó que las cifras de violencia de género son muy complejas y hay que analizarlas en su contexto, porque hay distintos factores que pueden influir, como que con el confinamiento total que hubo en abril, se complicara para las mujeres incluso tomar el teléfono para hacer una llamada de denuncia.

“Tenemos indicios claros de que probablemente la prevalencia de la violencia se ha mantenido, y en algunas manifestaciones de la violencia, ha aumentado. No es casual que las llamadas al 911 por violencia intrafamiliar aumentaron tanto en marzo, que empezó el confinamiento, y que puede haber otros fenómenos, por ejemplo, puede ocurrir que aumentaron con todas las movilizaciones del 8 y 9 de marzo, que la sensibilidad estaba más a flor de piel, y puede ser que hayan disminuido en abril porque el agresor estaba cerca y no pueden hablar, o porque las mujeres hacen sus propias estrategias de sobrevivencia para no estar en el riesgo de una violencia mucho más fuerte, y están en espacios de menos libertad y más sometimiento”, comentó.

Ante estas cifras, las organizaciones civiles hicieron un llamado al gobierno federal a hacer menos esfuerzos en dar distintas interpretaciones a los datos y más en tomar acciones contundentes para prevenir la violencia contra las mujeres y garantizar su acceso a la justicia.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El extraordinario caso de Lucy Lintott: pese a tener enfermedad de la motoneurona, pudo tener dos hijos

La EMN es una enfermedad terminal que progresa rápidamente y que impide que los mensajes del cerebro lleguen a los músculos. La mayoría de los enfermos no viven más allá de tres años tras el diagnóstico. Lucy Lintott vive desde hace ocho años con la enfermedad y ha dado a luz dos niños.
4 de mayo, 2022
Comparte

Lucy Lintott siempre soñó con tener hijos, pero cuando le diagnosticaron la enfermedad de la motoneurona (EMN), con solo 19 años, los médicos le dijeron que nunca podría tener una familia.

La mayoría de las personas que sufren esa enfermedad no sobreviven más allá de los tres años siguientes al diagnóstico, pero ocho años después, Lucy tiene dos hijos pequeños y planea casarse con su pareja, Tommy, a finales de este mes.

Se cree que es la segunda persona en el mundo con EMN en dar a luz dos veces.

La EMN es una enfermedad terminal que progresa rápidamente y que impide que los mensajes del cerebro lleguen a los músculos.

La enfermedad hace que gradualmente movimientos como agarrar, caminar, hablar y tragar sean extremadamente difíciles y finalmente imposibles.

Dificultades en la movilidad y el habla

Lucy, quien creció en la ciudad de Garmouth, en el noreste de Escocia, fue diagnosticada con esta condición a fines de 2013.

Fue la persona más joven en ser diagnosticada en Escocia con esta enfermedad, que normalmente afecta a las personas de más de 40 años.

Tres años después, con 22, Lucy le dijo a la BBC que sentía como si se estuviera quedando “lentamente paralizada” y que su preocupación era ir perdiendo poco a poco su “personalidad divertida”.

La enfermedad hizo que necesitara utilizar una silla de ruedas, ya que le resultaba imposible caminar sin ayuda. Su capacidad de hablar también se vio afectada.

Lucy Lintott

BBC
A Lucy le diagnosticaron EMN a los 19 años.

Lucy grabó su voz para que pudiera usarse en caso de perder completamente el habla y comenzó a recaudar fondos para que se investigue su condición.

Pero como comentó en un nuevo documental de la BBC (Ser mamá con EMN), el futuro la aterraba.

Amigos de la escuela

A pesar de que necesitaba cuidadores profesionales para ayudarla con la mayoría de las tareas, Lucy estaba decidida a mudarse de la casa de sus padres a su propio apartamento en Elgin, una ciudad no muy lejos de donde vive su familia.

“Eso realmente cambió muchas cosas”, dice. “Empecé a ser independiente, así que podía invitar a un chico sin que mi mamá me hiciera pasar vergüenza”.

En 2018, Lucy se reconectó con su antiguo amigo de la escuela Tommy Smith, con quien compartía la clase de estudios modernos.

Tommy cuenta que él era muy tímido, pero Lucy era muy extrovertida y su risa se podía escuchar desde tres clases más lejos.

Él dice que no pudo resisitirse a su sonrisa radiante y a sus ojos enormes. A Lucy le atraían sus camisetas y pantalones ajustados.

Los amigos se convirtieron en pareja.

“Yo no tenía que protegerme a mí misma”, dice Lucy. “Él sabía en qué se estaba metiendo. Él tuvo que lidiar con gente que le decía que yo tenía EMN”.

Ayuda

Tommy le propuso matrimonio en 2019 y posteriormente la pareja anunció que Lucy estaba embarazada.

Su padre, Robert, dice que temían por la salud de Lucy, así como por la del bebé. El riesgo para Lucy era grande porque no se sabía cómo sus músculos irían a reaccionar.

Tommy, Lucy y sus dos hjijos

BBC
La recompensa de ser padres supera los riesgos, dice Lucy.

“Pero la recompensa de ser padres superaba los riesgos”, explica Lucy.

El 13 de febrero de 2020, Lucy dio a luz a un niño, a quien en público llaman LJ.

Tommy dice que Lucy asumió el rol de madre con gran facilidad, aunque tenía que trabajar de cerca con un equipo de asistentes para cuidar a LJ.

“Trabajar con cuidadores consiste en que yo les explique y les describa cómo quiero que se hagan las cosas”, dice Lucy. “Básicamente, ellos son como mis brazos“.

“Aunque usa a otra persona para atenderlos, es ella quien da las instrucciones”, agrega Tommy.

“Muchos le decían ‘no puedes hacer esto’. Lucy está haciendo un trabajo fantástico. Hace un trabajo mucho mejor que el mío”.

Nuevo embarazo

Poco después de que naciera LJ llegó la pandemia. Lucy tuvo que resguardarse y la pareja pospuso la boda.

En el peor momento de la pandemia tuvo que mudarse a la casa de sus padres para proteger su salud y continuar recibiendo los cuidados que necesitaba.

Y, en mayo del año pasado, Lucy y Tommy anunciaron que estaban esperando una niña.

La madre de Lucy, Lydia, cuenta que su hija siempre quiso tener hijos y que fue hermoso cuando llegó LJ.

Lucy, Tommy, y su bebé

BBC
La pareja planea casarse pronto.

“Pero cuando anunciaron que iban a tener otro, pensamos: ‘¡Oh, mi Dios, qué has hecho!”, recuerda Lydia.

La niña, llamada AR, nació justo después de Navidad.

“El parto fue muy duro y aterrador, pero las dos estamos bien y eso es lo más importante”, asegura Lucy.

“Ella es definitivamente la última. No creo que mi cuerpo pueda tolerarlo de nuevo”.

Matrimonio

Lucy cuenta que depende en gran medida de sus cuidadores para que la ayuden con sus niños, pero dice que está constantemente involucrada en sus vidas y ellos saben que es su madre.

“Estoy orgullosa de que la maternidad se me dio bastante fácil pese a ser persona con discapacidad”, señala.

“Si pudiese hacerlo todo físicamente, lo haría. No disfruto mirando a otra gente con mis niños”.

Lucy Lintott

Cortesía Lucy Lintott
Lucy cuenta que de pequeña era muy deportista.

Lucy tiene planeado casarse con Tommy este mes y luego quiere pasar la mayor cantidad de tiempo posible con su familia.

“No soy materialista”, dice. “A mí lo que más me interesa es mi familia y pasar tiempo con la gente que amo, porque no sé cuánto tiempo me queda por delante”.

“Estoy muy agradecida. Sé que soy una de las muy pocas personas con EMN que pudo tener un hijo, menos aún dos. No doy nada por sentado”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Y4SuK4Nr2-s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.