Qué actividades vuelven este 1 de junio, el primer día de la nueva normalidad
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Qué actividades vuelven este 1 de junio, el primer día de la ‘nueva normalidad’ 

Aunque el semáforo epidemiológico está en rojo en 31 de 32 estados, este lunes se reactivan algunas actividades no esenciales.
Cuartoscuro
Por Andrea Vega y Lizbeth Padilla
31 de mayo, 2020
Comparte

La Jornada Nacional de Sana Distancia terminó este sábado 30 de mayo, pero esto no significa que las todas las actividades se reanudarán y que las personas podrán regresar al espacio público el próximo lunes 1 de junio. 

Este lunes comienza la siguiente fase a la que las autoridades llamaron la ‘nueva normalidad’.

“Volver a la nueva normalidad no quiere decir como antes, no quiere decir salir a la calle, que quede clarísimo, no es que a las cero horas del 1 de junio ya se puede salir a la calle a las actividades normales. Tampoco es que comercios, negocios, empresas pueden abrir, no”, explicó este sábado en conferencia el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

Entonces, ¿qué implica la ‘nueva normalidad’ y qué actividades económicas podrán reiniciar? 

Este lunes podrán reiniciar actividades solo tres sectores, que se van a sumar a los que nunca pararon actividades por haberse catalogado como esenciales: la minería, la construcción y la fabricación de equipos de transporte, esto incluye automotriz, camiones, industria aeroespacial, autopartes. 

Lee más: Uso de cubrebocas será obligatorio en CDMX; recomiendan evitar barba, bigote, corbata y joyería

¿Y el resto? De acuerdo a lo que han explicado las autoridades de Salud y lo publicado este viernes 29 de mayo en el Diario Oficial de la Federación, en el Acuerdo por el que se establecen los Lineamientos Técnicos Específicos para la Reapertura de las Actividades Económicas, la reapertura de las demás empresas se basará en un sistema de semáforo de riesgo epidemiológico semanal por regiones (estatal o municipal). 

Este determinará el nivel de alerta sanitaria y definirá qué tipo de actividades están autorizadas para llevarse a cabo en los ámbitos económico, laboral, escolar y social. 

Cómo funciona el semáforo

Los niveles de alerta del semáforo son máximo, alto, medio y bajo, y serán dictados por la autoridad federal.

De acuerdo a lo que explicó el subsecretario de Salud en la conferencia matutina del presidente de este 29 de mayo, el semáforo se basará en cuatro indicadores: cómo van ocurriendo los casos, cómo van ocurriendo las hospitalizaciones, es decir, cómo cambia la curva epidémica, qué porcentaje de ocupación hospitalaria existe en el momento y cómo se van detectando nuevos casos, conforme se detectan más casos la epidemia está más activa.

El resultado de este semáforo se representa en un mapa. Cada martes, la Secretaría de Salud comunicará a los estados en qué nivel de alerta se encuentran. Autoridades federales y locales dialogarán para determinar si es posible reactivar actividades económicas, cuáles y en qué medida. El viernes se hará el anuncio oficial del resultado de este análisis y el lunes siguiente entrará en vigor lo determinado. 

“Donde hay semáforo rojo solo pueden estar en función las actividades esenciales, incluyendo las tres nuevas esenciales que son construcción, minería y automotriz”, señaló López-Gatell este sábado.

Las entidades que tengan semáforo naranja podrán considerar la apertura escalonada de actividades no esenciales, pero de acuerdo a los niveles de utilidad pública, valor social y de personas que participan.

Para simplificarlo, explicó Hugo López-Gatell, hay cuatro categorías: alto y bajo en valor social, alto y bajo en número de personas, y esto nos da estas cuatro situaciones que califican a cada actividad económica.

Hasta el momento, con excepción de Zacatecas (que está en naranja) el resto del país está en rojo. Eso quiere decir que solo abrirán las empresas de los tres sectores mencionados: minería, construcción y transporte. 

Sin embargo, para Zacatecas el riesgo aún es alto. De hecho, el Gobernador Alejandro Tello detalló, en rueda de prensa, que vendrá una reapertura de la economía, “aunque se regirá por protocolos sanitarios, de modo que quienes no presten alguna actividad esencial, deben continuar en casa”. 

Entérate: México termina Jornada de Sana Distancia con 9,779 muertes y más de 87 mil casos de COVID-19 

En caso de registrarse una escalada en la curva de propagación del coronavirus, Zacatecas regresará al confinamiento y endurecimiento de medidas; por ello, las próximas decisiones se tomarán con base en el informe diario del semáforo epidémico, emitido por Gobierno Federal, afirmó Tello.

Gilberto Breña Cantú, secretario de Salud, informó que actualmente Zacatecas se encuentra en Semáforo Naranja, lo cual indica que las clases presenciales continúan prohibidas, así como eventos públicos en foros cerrados.

¿Y las escuelas? 

En cuanto al regreso a clases, este se hará hasta que el semáforo esté en verde. El 10 de agosto inician clases del ciclo 20-21, estando en verde, todas las escuelas de educación básica que comprende inicial, preescolar, primaria y secundaria.

“El viernes 5 de junio damos por concluido Aprende en Casa, pero hay una serie de trabajos que tienen que hacer las maestras y los maestros que le llamamos la carga administrativa porque tienen que cerrar el curso de 19-20, tienen que hacer la evaluación de cada uno de sus alumnas y alumnos, y el curso 19-20 va a terminar el 6 de julio”, explicó el secretario de Educación, Esteban Moctezuma Barragán, en la conferencia vespertina sobre COVID-19 de este viernes 29 de mayo. 

En educación media superior el inicio del ciclo 20-21 será el 3 de agosto con un curso remedial para la nivelación de los estudiantes que o no tenían internet o tuvieron problemas para cursar todas las materias. 

Y en educación superior, precisó Moctezuma Barragán, lo más próximo que podrían iniciar el curso, es el 7 de septiembre; “por ejemplo, la UNAM, ya anunció que va a abrir el 21 de septiembre y esas decisiones son autónomas, precisamente por tratarse de las universidades del área de educación superior”. 

¿Qué deberán hacer las empresas para entrar en la nueva normalidad? 

Para la reanudación de las actividades económicas se ha generado la Plataforma de Nueva Normalidad, con tres elementos: el registro, la autovalidación de las propias empresas y la aprobación o la validación por parte del Seguro Social.

“Son 78 puntos de autovalidación, preguntas binarias de sí o no. Si la empresa cuenta con entradas y salidas exclusivas de personal en caso de que se cuente con un solo acceso, cómo se señaliza, por dónde debe de entrar cada quién y cómo se separan”, explicó Zoé Robledo, director del IMSS, en la conferencia vespertina sobre COVID de este viernes. 

Los puntos incluyen temas administrativos como los filtros de entrada, los horarios escalonados, temas en algunas empresas que tienen que ver con el transporte, asuntos de ingeniería, barreras físicas entre lugares de trabajo.

Ademáss de señalización sobre dónde deben de caminar las personas de un lado a otro, temas de promoción en la salud, seguimiento de los signos y de los síntomas de enfermedad, la etiqueta respiratoria, el uso de equipos de protección personal. 

“Eso es la nueva normalidad ya materializada, cosas nuevas que no existían antes. Una vez que (la empresa) llena todo esto, ya se hace la validación por parte del Seguro Social, así ocurrió y así operó durante estos 14 días para esas tres industrias (minería, construcción, aeroespacial)”, señaló Robledo. 

El procedimiento de autovalidación se les pedirá también a las esenciales que no suspendieron actividades pero con una diferencia: ya no tendrán que esperar la notificación del Seguro Social, la autovalidación bajo protesta de decir verdad se llena y a partir de eso se le da de manera automática. 

Te puede interesar: Qué es la ‘generación confinada’ que sufrirá los efectos económicos del COVID por al menos una década

“Este es el mismo mecanismo – explicó Robledo– que nos va a servir para el registro de las empresas no esenciales que se van determinando a partir de los semáforos; es decir, una empresa que en este momento no es considerada esencial, pero que puede ir avanzando en registrarse y en irse preparando y conociendo qué es lo que tiene que hacer para el momento en el que sea esencial y el semáforo se lo permita, pueda empezar a trabajar”. 

¿Cómo van a regresar? 

Los centros de trabajo deberán considerar cuatro dimensiones con el fin de identificar qué medidas deberán implementar para dar cumplimiento a los lineamientos: el tipo de actividades que desarrolla, el nivel de riesgo epidemiológico en el municipio donde se ubica el centro de trabajo, su tamaño y sus características internas.

Se deberán identificar las características particulares del centro de trabajo, considerando lo siguiente:

  1. El personal en situación de vulnerabilidad o mayor riesgo de contagio para cada una de las áreas o departamentos de las empresas y centros de trabajo.
  2. El personal que tiene a su cargo el cuidado de menores de edad, personas adultas mayores, personas en situación de vulnerabilidad o mayor riesgo de contagio.
  3. Las áreas o departamentos con los que cuenta el centro de trabajo (oficinas, bodegas, áreas de atención al público y áreas comunes).

¿Por qué algunos estados no aceptan las medidas del gobierno?

Aunque la autoridad federal es la que señala los cambios en el semáforo, las entidades pueden, según la evolución de la epidemia, considerar si aplican la apertura de actividades no esenciales o no. 

“Las entidades federativas pueden tomar disposiciones adicionales a las nacionales para que sea más restrictiva la movilidad en el espacio público, pero no lo contrario”, dijo López-Gatell.

Esto es que si la autoridad sanitaria federal considera que un estado puede pasar de rojo a naranja o a amarillo pero el gobierno local considera que todavía no es momento de flexibilizar las medidas de confinamiento, es totalmente libre de decidir. 

Este viernes, los gobernadores de siete estados rechazaron el semáforo epidemiológico presentado por el gobierno federal.

Los mandatario s de Coahuila, Nuevo León, Durango, Tamaulipas, Jalisco, Colima y Michoacán anunciaron que aplicarán estrategias propias para la reactivación económica y de actividades. 

“Los siete estados aquí representados manifestamos nuestra inconformidad y rechazo a un semáforo que no refleja la realidad de nuestros estados; por el contrario, pareciera ser que tiene un propósito político para responsabilizar a los estados por los muertos”, dice el comunicado de los mandatarios.

Los gobernadores comunicaron que el proceso de reapertura gradual será tomando en cuenta todas las medidas sanitarias.

¿Qué pasará en CDMX y el Edomex?

El Valle de México es la zona del país que concentra el mayor número de casos, por lo que el semáforo se mantiene en rojo.

Aun así, este 1 de junio regresan a actividades los trabajadores de la construcción, minería, fabricación de transporte, manufactura de autopartes, venta de bicicletas y producción de cerveza. 

También se mantienen servicios funerarios, bancos y servicios financieros, de apoyo a los negocios y manejo de residuos.

Para quienes viven o transitan por la Ciudad de México será obligatorio el uso de cubrebocas. Además del uso de goggles o careta en espacios públicos o cerrados, de acuerdo con los lineamientos para la ejecución del Plan Gradual hacia la Nueva Normalidad que publicó el gobierno de la Ciudad de México en la Gaceta oficial. 

Las autoridades piden no hacer saludos que impliquen contacto físico y mantener la distancia de 1.5 metros entre personas. 

Evitar el uso de joyería, corbata, barba y bigote, por ser reservorios de virus y demás microorganismos. Cada viernes se publicará en la Gaceta Oficial el estado del semáforo. 

En el caso del Estado de México, permanecerá con el semáforo en rojo, por lo que solo se pueden reactivar las tres actividades señaladas: minería, construcción y autromotrices.

El gobierno mexiquense dividió al estado en cuatro regiones: el Valle de México, el Valle de Toluca, el norte y el sur. Cada región evaluará la evolución de la pandemia según la disminución de contagios, de enfermos y de hospitalizados.

Cada semana se dará a conocer el color del semáforo para cada una de estas regiones a fin de que se puedan ir retomando las actividades.

Tanto en la capital del país como en el Estado de México las clases no se reanudarán, y el trabajo a distancia continuará.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Vacuna Sputnik V: De generar desconfianza a ser un instrumento para la influencia de Rusia en el mundo

Hace unos meses muchos desconfiaban de la vacuna rusa. Pero demostró ser tanto o más eficaz como las principales vacunas ampliamente aprobadas y podría convertirse en un instrumento estratégico para Putin.
15 de febrero, 2021
Comparte
Bandera rusa con jeringas.

Getty Images
Las cosas parecen haber cambiado radicalmente para la Sputnik V en apenas unos tres meses.

Cuando el pasado noviembre Rusia anunció que su vacuna contra el coronavirus tenía una eficacia del 92%, la noticia fue acogida con esperanza pero también con mucho escepticismo.

El secretismo que rodeó a los ensayos clínicos y la “precipitación” que criticó parte de la comunidad científica no inspiraban mucha confianza, ni siquiera en los propios rusos.

Hoy, a tres meses de aquel anuncio, las cosas parecen haber cambiado en gran medida.

De a poco los rusos comienzan a confiar en su vacuna y recientemente su eficacia fue respaldada por la prestigiosa revista médica británica The Lancet.

Muchos países, en especial en América Latina, tocan las puertas de Rusia para negociar dosis de su prometedor compuesto, y Rusia no ha tardado en responder y ofrecer su apoyo.

Hasta en Europa ha habido interés por Sputnik.

Josep Borrell, alto representante de Política Exterior y Seguridad de la UE, aseguró recientemente que la aprobación para su uso de la vacuna por parte de la Agencia Europa del Medicamento -en fase aun preliminar- “sería una buena noticia, porque como saben nos enfrentamos a una escasez de vacunas“.

Expertos consultados por BBC Mundo aseguran que el éxito de esta vacuna, producida con fondos estatales, resultará en un golpe de imagen positivo y un instrumento geopolítico importante para Rusia en los países de menos recursos.

Pero, ¿cómo evolucionó el escenario en solo unos meses?

Desarrollo “demasiado rápido”

En agosto de 2020 Rusia anunció que el Instituto estatal Gamaleya estaba desarrollando una vacuna contra el coronavirus.

La televisión, también estatal, presentó este hecho como una prueba del liderazgo científico del país, igual que cuando se anunció el lanzamiento del primer satélite hecho por el hombre hace 60 años.

¿El nombre de ese satélite? Sí, el mismo que la vacuna: Sputnik.

Este compuesto utiliza la técnica del vector viral, inyectándose un virus diferente y menos dañino con genes de la proteína espiga del coronavirus para crear una respuesta inmunitaria.

A pesar de los anuncios con bombo y platillo de que la vacuna era tan eficaz como las estadounidenses Pfizer y Moderna, ambas con porcentajes de protección superior al 90%, los rusos no acudieron de inmediato cuando arrancó la vacunación en masa en diciembre.

Dice Oleg Boldyrev, periodista del servicio ruso de la BBC en Moscú, que al comienzo de la campaña había mucho escepticismo por la forma tan rápida en que se había creado la vacuna.

“Muchos rusos estaban desconfiados por la naturaleza opaca de su registro y el entusiasmo excesivo de los funcionarios de gobierno. El presidente Vladímir Putin tampoco se había vacunado. Nada de esto ayudaba a crear confianza”, reporta Boldyrev.

Recuperación progresiva de la confianza

Encuestas recientes en Rusia indican que aunque poco a poco se instaura la confianza en la vacuna, sigue quedando una muestra considerable que no se fía del todo y quiere conocer más evidencias sobre su efectividad.

Ancianos en una residencia esperando para ser vacunados.

Getty Images
Poco a poco, los rusos van ganando confianza en su vacuna, reporta el servicio ruso de la BBC.

Sin embargo, puede que los escépticos empiecen a convencerse después de los datos de efectividad publicados en The Lancet, aunque siguen sin estar disponibles algunos datos de los ensayos clínicos y hay muchas preguntas que el Instituto Gamaleya debe responder.

Los más críticos acusan a los científicos de no ser completamente transparentes, pero “el aval de The Lancet es sin duda un gran impulso de optimismo para la distribución de Sputnik V a nivel mundial”, dice Boldyrev.

También debe tenerse en cuenta que, aunque no requiere las temperaturas extremas de conservación de Pfizer, sí necesita guardarse a temperaturas bajas, de alrededor de 8°C, y esto puede dificultar su distribución, como de hecho sucede fuera de las grandes ciudades en Rusia.

De acuerdo a un análisis independiente, menos de 1,5 millones de rusos han recibido la primera dosis de la vacuna. A este ritmo, tomaría unos tres años vacunar a la mitad de su población de 145 millones.

Oportunidad para los menos ricos

“Este es un momento decisivo para nosotros”, dijo en una entrevista a Bloomberg Kirill Dmitriev, director ejecutivo del Fondo Ruso de Inversión Directa, el organismo estatal que financió la vacuna.

El gobierno ruso reporta que muchas de las ocho millones de dosis ya fabricadas se enviarán a aquellos países que las ordenaron hace unos meses.

Una docena de países ha mostrado su interés. Entre ellos se encuentran aliados de Moscú, como Hungría o Irán, y también un buen número de estados latinoamericanos como México, Paraguay, Venezuela o Colombia.

En Argentina y Bolivia, de hecho, ya se ha empezado a inocular a la población con el compuesto ruso.

Vacunación en Argentina.

Getty Images
En Argentina ya se vacuna con la Sputnik V.

“Sputnik V llega en un momento crucial para América Latina”, asegura a BBC Mundo Vanni Pettinà, experto en relaciones exteriores de Rusia en el Colegio de México.

“Los países de la región no tienen tecnología propia para desarrollar sus vacunas ni el dinero suficiente para comprar las carísimas vacunas privadas que han ido aprobándose”, añade el experto.

En este sentido, Pettinà pronostica que la naturaleza estatal de Sputnik V facilitará su distribución y compra por parte de los países con menos recursos.

Y este hecho, indudablemente, también favorecerá un uso geopolítico que Putin puede utilizar muy bien a su conveniencia.

“Al ser estatal, Putin literalmente puede decidir cuántas dosis dar, a qué precios y a quién. Y todo esto estará condicionado por las evaluaciones políticas y estratégicas del Kremlin”, añade Pettinà.

Vladimir Putin en junio de 2020.

Getty Images
Que la vacuna sea estatal es un hecho que le permitirá a Putin utilizarla muy bien, de forma estratégica, dice un experto.

“Está claro que Rusia usará la vacuna como un instrumento geopolítico para aumentar lo que llamamos ‘soft power‘ (poder blando) entre estados con menos recursos y también otras empresas privadas a las que venda sus patentes”, explica Mira Milosevich, experta en Rusia y Eurasia para el Real Instituto Elcano.

“Durante la Guerra Fría, el poder blando se imponía con el deporte y el ajedrez, ahora los rusos utilizan la vacuna”, añade Milosevich.

Errores y debilidades de EE.UU. y Europa

Mientras que las primeras vacunas, como las de Pfizer, Moderna y Oxford-AstraZeneca, recibían el visto bueno de las autoridades médicas y comenzaban a distribuirse e inocularse, el optimismo se apoderaba de los países más ricos, que comenzaban a verse más cerca del triunfo sobre la pandemia.

La realidad ha mostrado ser más complicada.

Las farmacéuticas han experimentado notorias interrupciones en la distribución, especialmente evidentes en la UE, que hace unas semanas se involucró en una sonada disputa con AstraZeneca tras acusarle de incumplir los plazos de entrega de vacuna.

“Occidente no tiene mucha flexibilidad para manejar sus vacunas porque no las controla, son productos privados, y por eso está más expuesto al chantaje de precios y a contratos poco transparentes”, dice Pettinà.

El académico señala ciertos “errores y debilidades” tanto de la UE como de EE.UU. que Rusia puede aprovechar muy bien.

“La retirada de asuntos de política exterior de EE.UU. durante el gobierno de Trump y la complejidad y lentitud de la estructura política de la UE abren un espacio que el Kremlin puede usar para mejorar su imagen e influencia en países de menos recursos”, explica.

“Esto es fácil de explicar, Rusia es una potencia oportunista y ha visto que mientras EE.UU. y la UE priorizan abastecerse a sí mismos y son incapaces de proveer a países menos desarrollados, aprovecha para llevar la vacuna a estos territorios, también en América Latina”, coincide Milosevich.

Jeringas con el logo de AstraZeneca de fondo.

Getty Images
Vacunas como la de AstraZeneca prometían optimismo en la lucha contra la pandemia, pero la realidad ha demostrado ser algo más complicada.

“Esto hará que Rusia aumente su influencia en la región, ya de por sí más fácil de ampliar por las tradicionales interacciones con Cuba y otros gobiernos socialistas del siglo XXI como Brasil, Venezuela, Argentina o Bolivia”, completa Pettinà.

Largo historial de poderío científico ruso

Sputnik V no será el final de la investigación contra el coronavirus. Hay dos vacunas más que los científicos rusos están alistando.

“Una vez más, seguramente habrá cuestionamientos sobre la veracidad de los datos científicos que acompañen a los anuncios de eficacia”, apunta Boldyrev.

A pesar de las dudas y del secretismo ruso, Pettinà cree que no se debe infravalorar el historial científico y tecnológico de este país.

Vacunación en Irán, uno de los principales aliados de Rusia.

Getty Images
Varios expertos coinciden en que la vacuna rusa podría ser primordial para los países con menos recursos.

“El secretismo está muy vinculado a la herencia de seguridad soviética, pero no debe olvidarse que Rusia fue una potencia durante la Guerra Fría y que sigue invirtiendo mucho en ciencia y tecnología“.

Que la vacuna rusa funcione y tenga tanta eficacia es sin dudas una gran noticia para el mundo, pero, al igual que las otras vacunas, no se libra de las muchas interrogantes que siguen abiertas.

¿Cuánto durará la protección? ¿Será también efectiva contra las nuevas variantes más contagiosas que emergen en el mundo?

Todo parece indicar que aún es una incógnica el tiempo que queda en la lucha contra la pandemia.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=xhM2rTMB9I4&t

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.