Qué actividades vuelven este 1 de junio, el primer día de la nueva normalidad
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Qué actividades vuelven este 1 de junio, el primer día de la ‘nueva normalidad’ 

Aunque el semáforo epidemiológico está en rojo en 31 de 32 estados, este lunes se reactivan algunas actividades no esenciales.
Cuartoscuro
Por Andrea Vega y Lizbeth Padilla
31 de mayo, 2020
Comparte

La Jornada Nacional de Sana Distancia terminó este sábado 30 de mayo, pero esto no significa que las todas las actividades se reanudarán y que las personas podrán regresar al espacio público el próximo lunes 1 de junio. 

Este lunes comienza la siguiente fase a la que las autoridades llamaron la ‘nueva normalidad’.

“Volver a la nueva normalidad no quiere decir como antes, no quiere decir salir a la calle, que quede clarísimo, no es que a las cero horas del 1 de junio ya se puede salir a la calle a las actividades normales. Tampoco es que comercios, negocios, empresas pueden abrir, no”, explicó este sábado en conferencia el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

Entonces, ¿qué implica la ‘nueva normalidad’ y qué actividades económicas podrán reiniciar? 

Este lunes podrán reiniciar actividades solo tres sectores, que se van a sumar a los que nunca pararon actividades por haberse catalogado como esenciales: la minería, la construcción y la fabricación de equipos de transporte, esto incluye automotriz, camiones, industria aeroespacial, autopartes. 

Lee más: Uso de cubrebocas será obligatorio en CDMX; recomiendan evitar barba, bigote, corbata y joyería

¿Y el resto? De acuerdo a lo que han explicado las autoridades de Salud y lo publicado este viernes 29 de mayo en el Diario Oficial de la Federación, en el Acuerdo por el que se establecen los Lineamientos Técnicos Específicos para la Reapertura de las Actividades Económicas, la reapertura de las demás empresas se basará en un sistema de semáforo de riesgo epidemiológico semanal por regiones (estatal o municipal). 

Este determinará el nivel de alerta sanitaria y definirá qué tipo de actividades están autorizadas para llevarse a cabo en los ámbitos económico, laboral, escolar y social. 

Cómo funciona el semáforo

Los niveles de alerta del semáforo son máximo, alto, medio y bajo, y serán dictados por la autoridad federal.

De acuerdo a lo que explicó el subsecretario de Salud en la conferencia matutina del presidente de este 29 de mayo, el semáforo se basará en cuatro indicadores: cómo van ocurriendo los casos, cómo van ocurriendo las hospitalizaciones, es decir, cómo cambia la curva epidémica, qué porcentaje de ocupación hospitalaria existe en el momento y cómo se van detectando nuevos casos, conforme se detectan más casos la epidemia está más activa.

El resultado de este semáforo se representa en un mapa. Cada martes, la Secretaría de Salud comunicará a los estados en qué nivel de alerta se encuentran. Autoridades federales y locales dialogarán para determinar si es posible reactivar actividades económicas, cuáles y en qué medida. El viernes se hará el anuncio oficial del resultado de este análisis y el lunes siguiente entrará en vigor lo determinado. 

“Donde hay semáforo rojo solo pueden estar en función las actividades esenciales, incluyendo las tres nuevas esenciales que son construcción, minería y automotriz”, señaló López-Gatell este sábado.

Las entidades que tengan semáforo naranja podrán considerar la apertura escalonada de actividades no esenciales, pero de acuerdo a los niveles de utilidad pública, valor social y de personas que participan.

Para simplificarlo, explicó Hugo López-Gatell, hay cuatro categorías: alto y bajo en valor social, alto y bajo en número de personas, y esto nos da estas cuatro situaciones que califican a cada actividad económica.

Hasta el momento, con excepción de Zacatecas (que está en naranja) el resto del país está en rojo. Eso quiere decir que solo abrirán las empresas de los tres sectores mencionados: minería, construcción y transporte. 

Sin embargo, para Zacatecas el riesgo aún es alto. De hecho, el Gobernador Alejandro Tello detalló, en rueda de prensa, que vendrá una reapertura de la economía, “aunque se regirá por protocolos sanitarios, de modo que quienes no presten alguna actividad esencial, deben continuar en casa”. 

Entérate: México termina Jornada de Sana Distancia con 9,779 muertes y más de 87 mil casos de COVID-19 

En caso de registrarse una escalada en la curva de propagación del coronavirus, Zacatecas regresará al confinamiento y endurecimiento de medidas; por ello, las próximas decisiones se tomarán con base en el informe diario del semáforo epidémico, emitido por Gobierno Federal, afirmó Tello.

Gilberto Breña Cantú, secretario de Salud, informó que actualmente Zacatecas se encuentra en Semáforo Naranja, lo cual indica que las clases presenciales continúan prohibidas, así como eventos públicos en foros cerrados.

¿Y las escuelas? 

En cuanto al regreso a clases, este se hará hasta que el semáforo esté en verde. El 10 de agosto inician clases del ciclo 20-21, estando en verde, todas las escuelas de educación básica que comprende inicial, preescolar, primaria y secundaria.

“El viernes 5 de junio damos por concluido Aprende en Casa, pero hay una serie de trabajos que tienen que hacer las maestras y los maestros que le llamamos la carga administrativa porque tienen que cerrar el curso de 19-20, tienen que hacer la evaluación de cada uno de sus alumnas y alumnos, y el curso 19-20 va a terminar el 6 de julio”, explicó el secretario de Educación, Esteban Moctezuma Barragán, en la conferencia vespertina sobre COVID-19 de este viernes 29 de mayo. 

En educación media superior el inicio del ciclo 20-21 será el 3 de agosto con un curso remedial para la nivelación de los estudiantes que o no tenían internet o tuvieron problemas para cursar todas las materias. 

Y en educación superior, precisó Moctezuma Barragán, lo más próximo que podrían iniciar el curso, es el 7 de septiembre; “por ejemplo, la UNAM, ya anunció que va a abrir el 21 de septiembre y esas decisiones son autónomas, precisamente por tratarse de las universidades del área de educación superior”. 

¿Qué deberán hacer las empresas para entrar en la nueva normalidad? 

Para la reanudación de las actividades económicas se ha generado la Plataforma de Nueva Normalidad, con tres elementos: el registro, la autovalidación de las propias empresas y la aprobación o la validación por parte del Seguro Social.

“Son 78 puntos de autovalidación, preguntas binarias de sí o no. Si la empresa cuenta con entradas y salidas exclusivas de personal en caso de que se cuente con un solo acceso, cómo se señaliza, por dónde debe de entrar cada quién y cómo se separan”, explicó Zoé Robledo, director del IMSS, en la conferencia vespertina sobre COVID de este viernes. 

Los puntos incluyen temas administrativos como los filtros de entrada, los horarios escalonados, temas en algunas empresas que tienen que ver con el transporte, asuntos de ingeniería, barreras físicas entre lugares de trabajo.

Ademáss de señalización sobre dónde deben de caminar las personas de un lado a otro, temas de promoción en la salud, seguimiento de los signos y de los síntomas de enfermedad, la etiqueta respiratoria, el uso de equipos de protección personal. 

“Eso es la nueva normalidad ya materializada, cosas nuevas que no existían antes. Una vez que (la empresa) llena todo esto, ya se hace la validación por parte del Seguro Social, así ocurrió y así operó durante estos 14 días para esas tres industrias (minería, construcción, aeroespacial)”, señaló Robledo. 

El procedimiento de autovalidación se les pedirá también a las esenciales que no suspendieron actividades pero con una diferencia: ya no tendrán que esperar la notificación del Seguro Social, la autovalidación bajo protesta de decir verdad se llena y a partir de eso se le da de manera automática. 

Te puede interesar: Qué es la ‘generación confinada’ que sufrirá los efectos económicos del COVID por al menos una década

“Este es el mismo mecanismo – explicó Robledo– que nos va a servir para el registro de las empresas no esenciales que se van determinando a partir de los semáforos; es decir, una empresa que en este momento no es considerada esencial, pero que puede ir avanzando en registrarse y en irse preparando y conociendo qué es lo que tiene que hacer para el momento en el que sea esencial y el semáforo se lo permita, pueda empezar a trabajar”. 

¿Cómo van a regresar? 

Los centros de trabajo deberán considerar cuatro dimensiones con el fin de identificar qué medidas deberán implementar para dar cumplimiento a los lineamientos: el tipo de actividades que desarrolla, el nivel de riesgo epidemiológico en el municipio donde se ubica el centro de trabajo, su tamaño y sus características internas.

Se deberán identificar las características particulares del centro de trabajo, considerando lo siguiente:

  1. El personal en situación de vulnerabilidad o mayor riesgo de contagio para cada una de las áreas o departamentos de las empresas y centros de trabajo.
  2. El personal que tiene a su cargo el cuidado de menores de edad, personas adultas mayores, personas en situación de vulnerabilidad o mayor riesgo de contagio.
  3. Las áreas o departamentos con los que cuenta el centro de trabajo (oficinas, bodegas, áreas de atención al público y áreas comunes).

¿Por qué algunos estados no aceptan las medidas del gobierno?

Aunque la autoridad federal es la que señala los cambios en el semáforo, las entidades pueden, según la evolución de la epidemia, considerar si aplican la apertura de actividades no esenciales o no. 

“Las entidades federativas pueden tomar disposiciones adicionales a las nacionales para que sea más restrictiva la movilidad en el espacio público, pero no lo contrario”, dijo López-Gatell.

Esto es que si la autoridad sanitaria federal considera que un estado puede pasar de rojo a naranja o a amarillo pero el gobierno local considera que todavía no es momento de flexibilizar las medidas de confinamiento, es totalmente libre de decidir. 

Este viernes, los gobernadores de siete estados rechazaron el semáforo epidemiológico presentado por el gobierno federal.

Los mandatario s de Coahuila, Nuevo León, Durango, Tamaulipas, Jalisco, Colima y Michoacán anunciaron que aplicarán estrategias propias para la reactivación económica y de actividades. 

“Los siete estados aquí representados manifestamos nuestra inconformidad y rechazo a un semáforo que no refleja la realidad de nuestros estados; por el contrario, pareciera ser que tiene un propósito político para responsabilizar a los estados por los muertos”, dice el comunicado de los mandatarios.

Los gobernadores comunicaron que el proceso de reapertura gradual será tomando en cuenta todas las medidas sanitarias.

¿Qué pasará en CDMX y el Edomex?

El Valle de México es la zona del país que concentra el mayor número de casos, por lo que el semáforo se mantiene en rojo.

Aun así, este 1 de junio regresan a actividades los trabajadores de la construcción, minería, fabricación de transporte, manufactura de autopartes, venta de bicicletas y producción de cerveza. 

También se mantienen servicios funerarios, bancos y servicios financieros, de apoyo a los negocios y manejo de residuos.

Para quienes viven o transitan por la Ciudad de México será obligatorio el uso de cubrebocas. Además del uso de goggles o careta en espacios públicos o cerrados, de acuerdo con los lineamientos para la ejecución del Plan Gradual hacia la Nueva Normalidad que publicó el gobierno de la Ciudad de México en la Gaceta oficial. 

Las autoridades piden no hacer saludos que impliquen contacto físico y mantener la distancia de 1.5 metros entre personas. 

Evitar el uso de joyería, corbata, barba y bigote, por ser reservorios de virus y demás microorganismos. Cada viernes se publicará en la Gaceta Oficial el estado del semáforo. 

En el caso del Estado de México, permanecerá con el semáforo en rojo, por lo que solo se pueden reactivar las tres actividades señaladas: minería, construcción y autromotrices.

El gobierno mexiquense dividió al estado en cuatro regiones: el Valle de México, el Valle de Toluca, el norte y el sur. Cada región evaluará la evolución de la pandemia según la disminución de contagios, de enfermos y de hospitalizados.

Cada semana se dará a conocer el color del semáforo para cada una de estas regiones a fin de que se puedan ir retomando las actividades.

Tanto en la capital del país como en el Estado de México las clases no se reanudarán, y el trabajo a distancia continuará.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El pescador que descubrió el más grande tesoro petrolero de México (y murió en el abandono)

Rudesindo Cantarell Jiménez, un sencillo pescador de Campeche, encontró uno de los mayores tesoros energéticos de la historia de México.
28 de junio, 2020
Comparte
Una plataforma petrolera en Cantarell

Getty Images
El Complejo Cantarell en su momento fue el segundo yacimiento de petróleo más grande del mundo.

Lo que se guardó Rudesindo Cantarell Jiménez durante casi una década era la ubicación de uno de los más grandes tesoros energéticos que la naturaleza le dio a México.

En el año de 1958, el pescador de 44 años había visto por primera vez una mancha negra en medio de las aguas azul turquesa del mar de Campeche, en el sureste del país.

Al principio no le dio mucha importancia, o no quiso dársela, sabedor de que eso podría transformar la vida de Ciudad del Carmen, en Campeche.

“Un día me fui directamente al aceite. Vi que salía una enorme burbuja que se extendía en la superficie… Creí que era petróleo y se me quedó la idea. Un día le dije a mi señora ‘oye, creo que hay chapo (petróleo) en el Carmen'”, le contó Cantarell a la revista Proceso en 1983.

La sospecha era cierta: en aquel lugar cercano a las costas, la compañía estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) encontró el más grande yacimiento de crudo de la historia del país.

Bajo las calmas aguas había 40,000 millones de barriles, un enorme tesoro que en su tiempo solo estaba por debajo del campo petrolero Ghawar, en Arabia Saudita.

Rudesindo Cantarell

BBC
Rudesindo Cantarell iba a bordo del barco camaronero “Centenario del Carmen” cuando se topó con el petróleo.

El yacimiento fue nombrado Complejo Cantarell, en honor al humilde pescador que llevó a los ingenieros petroleros de Pemex a su hallazgo.

Pero también significó tragedia para muchos, incluido el propio descubridor.

“Le sucedió a Rudusindo Cantarell como un accidente y su accionar transformó para siempre el paisaje y la condición social de su isla”, le dice a BBC Mundo el cineasta Rubén Imaz, quien se inspiró e investigó la vida de aquel pescador para producir la película ficcional “Tormentero”.

Un hombre del mar

Como muchos de los habitantes de las costas de Campeche, la vida de Rudesindo Cantarell (1914-1997) estaba en el mar y la pesca.

Su padre lo llevó a trabajar desde los 10 años, relataba, y desde entonces laboró desde pequeñas canoas y embarcaciones pesqueras de la región, hasta grandes buques en los que llegó a Cuba y Estados Unidos.

Pero uno del que se hizo socio en la década de 1950 es el que cambió su historia y la historia de México: “Centenario del Carmen”.

Una vista de Ciudad del Carmen

Getty Images
Ciudad del Carmen se transformó en una ciudad petrolera a partir del hallazgo del Complejo Cantarell.

A bordo de ese barco divisó aquella mancha en el mar que otros pescadores suponían que se trataba de los remanentes del naufragio de alguna nave. Pero él sí sospechaba que era “chapo”.

“Me dio por tirarle el equipo de pesca, pensando que era un barco o algún chalán hundido, pero el fondo salió limpio”, le dijo al periodista Ignacio Ramírez, de Proceso.

Rudesindo Cantarell se lo guardó durante casi una década. No es claro si por desinterés, o porque los camaroneros querían evitar que llegara la industria petrolera a sus aguas.

“Él rápidamente intuyó que era petróleo. (Pero) mucha gente le insistió que no, entonces parece que se lo guardó años”, dice Imaz.

Fue hasta que en 1968 llegó al puerto de Coatzacoalcos, Veracruz, a vender pescado, que les comentó a otros pescadores que había descubierto petróleo en sus aguas.

Pescadores en Ciudad del Carmen

Getty Images
La pesca se limitó enormemente desde que Pemex tomó el control de la región en Ciudad del Carmen.

“Yaaaaa, me decían”, dijo a Proceso, pero tomó el consejo de aquellos hombres de dar aviso a los ingenieros petroleros de Pemex.

“¿Será, señor?”, le dijo uno de los expertos. “Pues yo creo que sí, usted dirá”.

La confirmación

En la década de 1960 en México apenas y había unas 10 plantas petroleras y una discreta producción comparada con otras grandes productoras de este energético de la época.

Pero los estudios de los ingenieros Javier Meneses, Serafín Paz y Mario Galván, guiados por Rudensindo Cantarell -“ahora sí que yo mero fui”, relató- confirmaron el hallazgo.

En las aguas relativamente bajas a menos de 100 km de las costas de Campeche, Pemex detectó en 1971 un yacimiento como ninguno otro en la historia del país.

Map

Los pozos Bacab, Abkatun, Ku, Maloob, Akal y Nohoch llevaron la producción de crudo a un millón de barriles diarios en la década de 1980, casi 40% de lo que extraía México entonces.

“Yo no lo creía, pero varias personas que trabajaban para Pemex empezaron a buscarme, a llevarme algunos regalitos, a decirme que yo era como un héroe de la nación”, contaba Cantarell en 1983.

Y la riqueza era prometedora, pues se calculó que había unos 40,000 millones de barriles, lo que dio pie a que el gobierno emprendiera grandes proyectos de infraestructura y gasto público.

“Vamos a administrar la abundancia”, se ufanaba el presidente José López Portillo.

Plataformas de Pemex en Cantarell

Getty Images
Bacab, Abkatun, Ku, Maloob, Akal y Nohoch son los campos petroleros principales del Complejo Cantarell.

Pero para Ciudad del Carmen, la invasión de la industria petrolera confirmó los temores de los camaroneros de la región: unos 1,000 barcos pesqueros ya no podían navegar por ahí.

“En cuanto llegó Pemex se clausuró la pesca. Y la tradición de pueblo pesquero de un siglo se desapareció. Y es verdad que los pescadores le dieron la espalda a Rudesindo”, explica Imaz.

“En otro país sería un héroe”

Aquel pescador fue homenajeado y su apellido se convirtió en sinónimo de riqueza petrolera.

Pemex le prometió empleo y el gobierno mexicano le entregó en 1978 una medalla de oro con motivo del 40 aniversario de la nacionalización petrolera con la frase “El petróleo es nuestro”.

“¿Nuestro? Será de quienes lo manejan, ése es el coraje que me da. No es justo que unos cuantos se enriquezcan a costa del petróleo”, le dijo a Proceso tan solo cinco años después.

Una plataforma petrolera en Cantarell

Getty Images
Cantarell llegó a su máxima producción en 2003, tras lo cual ha ido cayendo constantemente.

Y es que después de los reconocimientos y aplausos, Cantarell recibió un empleo -sin contrato fijo- como auxiliar de limpieza en un laboratorio de Pemex en Campeche, con un sueldo muy bajo acorde a ese nivel.

“Fue triste enterarme de eso, que perdió el apoyo de su comunidad. Y las autoridades lo utilizaban como una botarga, para que apareciera en el estrado, pero lentamente se hizo una figura inactiva”, explica Imaz.

El viejo pescador aseguró que las cartas que enviaba a los ejecutivos de Pemex y del gobierno federal nunca le trajeron una mejora salarial ni un buen empleo.

“Estoy jodido”, dijo.

La tumba de Rudesindo Cantarell

Rubén Imaz
Rubén Imaz encontró la modesta tumba de Rudesindo Cantarell en Isla Aguada, Campeche.

En Ciudad del Carmen hoy casi nadie recuerda a Rudesindo Cantarell: “El nombre les resuena a los mayores, pero en realidad su historia y su persona la conocen unas tres personas“, dice Imaz.

“Su vida es desconocida, lo cual me parece una tragedia, en especial en un país como México que es muy dado a valorar a sus héroes. Y de repente alguien que fue tan importante y transformador”, agrega.

Y es que el hombre que llevó a Pemex hasta su más grande descubrimiento murió sin casi ningún patrimonio que dejar en mayo de 1997 a los 82 años.

Pero desde muchos años antes sabía que la suerte del oro negro no le había sonreído a él: “En otro país sería casi un héroe, pero aquí…”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=SZY7ugs_DvI

https://www.youtube.com/watch?v=o6uE-XS3O4w

https://www.youtube.com/watch?v=0imLxAHjGjA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.