Qué actividades vuelven este 1 de junio, el primer día de la nueva normalidad
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Qué actividades vuelven este 1 de junio, el primer día de la ‘nueva normalidad’ 

Aunque el semáforo epidemiológico está en rojo en 31 de 32 estados, este lunes se reactivan algunas actividades no esenciales.
Cuartoscuro
Por Andrea Vega y Lizbeth Padilla
31 de mayo, 2020
Comparte

La Jornada Nacional de Sana Distancia terminó este sábado 30 de mayo, pero esto no significa que las todas las actividades se reanudarán y que las personas podrán regresar al espacio público el próximo lunes 1 de junio. 

Este lunes comienza la siguiente fase a la que las autoridades llamaron la ‘nueva normalidad’.

“Volver a la nueva normalidad no quiere decir como antes, no quiere decir salir a la calle, que quede clarísimo, no es que a las cero horas del 1 de junio ya se puede salir a la calle a las actividades normales. Tampoco es que comercios, negocios, empresas pueden abrir, no”, explicó este sábado en conferencia el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

Entonces, ¿qué implica la ‘nueva normalidad’ y qué actividades económicas podrán reiniciar? 

Este lunes podrán reiniciar actividades solo tres sectores, que se van a sumar a los que nunca pararon actividades por haberse catalogado como esenciales: la minería, la construcción y la fabricación de equipos de transporte, esto incluye automotriz, camiones, industria aeroespacial, autopartes. 

Lee más: Uso de cubrebocas será obligatorio en CDMX; recomiendan evitar barba, bigote, corbata y joyería

¿Y el resto? De acuerdo a lo que han explicado las autoridades de Salud y lo publicado este viernes 29 de mayo en el Diario Oficial de la Federación, en el Acuerdo por el que se establecen los Lineamientos Técnicos Específicos para la Reapertura de las Actividades Económicas, la reapertura de las demás empresas se basará en un sistema de semáforo de riesgo epidemiológico semanal por regiones (estatal o municipal). 

Este determinará el nivel de alerta sanitaria y definirá qué tipo de actividades están autorizadas para llevarse a cabo en los ámbitos económico, laboral, escolar y social. 

Cómo funciona el semáforo

Los niveles de alerta del semáforo son máximo, alto, medio y bajo, y serán dictados por la autoridad federal.

De acuerdo a lo que explicó el subsecretario de Salud en la conferencia matutina del presidente de este 29 de mayo, el semáforo se basará en cuatro indicadores: cómo van ocurriendo los casos, cómo van ocurriendo las hospitalizaciones, es decir, cómo cambia la curva epidémica, qué porcentaje de ocupación hospitalaria existe en el momento y cómo se van detectando nuevos casos, conforme se detectan más casos la epidemia está más activa.

El resultado de este semáforo se representa en un mapa. Cada martes, la Secretaría de Salud comunicará a los estados en qué nivel de alerta se encuentran. Autoridades federales y locales dialogarán para determinar si es posible reactivar actividades económicas, cuáles y en qué medida. El viernes se hará el anuncio oficial del resultado de este análisis y el lunes siguiente entrará en vigor lo determinado. 

“Donde hay semáforo rojo solo pueden estar en función las actividades esenciales, incluyendo las tres nuevas esenciales que son construcción, minería y automotriz”, señaló López-Gatell este sábado.

Las entidades que tengan semáforo naranja podrán considerar la apertura escalonada de actividades no esenciales, pero de acuerdo a los niveles de utilidad pública, valor social y de personas que participan.

Para simplificarlo, explicó Hugo López-Gatell, hay cuatro categorías: alto y bajo en valor social, alto y bajo en número de personas, y esto nos da estas cuatro situaciones que califican a cada actividad económica.

Hasta el momento, con excepción de Zacatecas (que está en naranja) el resto del país está en rojo. Eso quiere decir que solo abrirán las empresas de los tres sectores mencionados: minería, construcción y transporte. 

Sin embargo, para Zacatecas el riesgo aún es alto. De hecho, el Gobernador Alejandro Tello detalló, en rueda de prensa, que vendrá una reapertura de la economía, “aunque se regirá por protocolos sanitarios, de modo que quienes no presten alguna actividad esencial, deben continuar en casa”. 

Entérate: México termina Jornada de Sana Distancia con 9,779 muertes y más de 87 mil casos de COVID-19 

En caso de registrarse una escalada en la curva de propagación del coronavirus, Zacatecas regresará al confinamiento y endurecimiento de medidas; por ello, las próximas decisiones se tomarán con base en el informe diario del semáforo epidémico, emitido por Gobierno Federal, afirmó Tello.

Gilberto Breña Cantú, secretario de Salud, informó que actualmente Zacatecas se encuentra en Semáforo Naranja, lo cual indica que las clases presenciales continúan prohibidas, así como eventos públicos en foros cerrados.

¿Y las escuelas? 

En cuanto al regreso a clases, este se hará hasta que el semáforo esté en verde. El 10 de agosto inician clases del ciclo 20-21, estando en verde, todas las escuelas de educación básica que comprende inicial, preescolar, primaria y secundaria.

“El viernes 5 de junio damos por concluido Aprende en Casa, pero hay una serie de trabajos que tienen que hacer las maestras y los maestros que le llamamos la carga administrativa porque tienen que cerrar el curso de 19-20, tienen que hacer la evaluación de cada uno de sus alumnas y alumnos, y el curso 19-20 va a terminar el 6 de julio”, explicó el secretario de Educación, Esteban Moctezuma Barragán, en la conferencia vespertina sobre COVID-19 de este viernes 29 de mayo. 

En educación media superior el inicio del ciclo 20-21 será el 3 de agosto con un curso remedial para la nivelación de los estudiantes que o no tenían internet o tuvieron problemas para cursar todas las materias. 

Y en educación superior, precisó Moctezuma Barragán, lo más próximo que podrían iniciar el curso, es el 7 de septiembre; “por ejemplo, la UNAM, ya anunció que va a abrir el 21 de septiembre y esas decisiones son autónomas, precisamente por tratarse de las universidades del área de educación superior”. 

¿Qué deberán hacer las empresas para entrar en la nueva normalidad? 

Para la reanudación de las actividades económicas se ha generado la Plataforma de Nueva Normalidad, con tres elementos: el registro, la autovalidación de las propias empresas y la aprobación o la validación por parte del Seguro Social.

“Son 78 puntos de autovalidación, preguntas binarias de sí o no. Si la empresa cuenta con entradas y salidas exclusivas de personal en caso de que se cuente con un solo acceso, cómo se señaliza, por dónde debe de entrar cada quién y cómo se separan”, explicó Zoé Robledo, director del IMSS, en la conferencia vespertina sobre COVID de este viernes. 

Los puntos incluyen temas administrativos como los filtros de entrada, los horarios escalonados, temas en algunas empresas que tienen que ver con el transporte, asuntos de ingeniería, barreras físicas entre lugares de trabajo.

Ademáss de señalización sobre dónde deben de caminar las personas de un lado a otro, temas de promoción en la salud, seguimiento de los signos y de los síntomas de enfermedad, la etiqueta respiratoria, el uso de equipos de protección personal. 

“Eso es la nueva normalidad ya materializada, cosas nuevas que no existían antes. Una vez que (la empresa) llena todo esto, ya se hace la validación por parte del Seguro Social, así ocurrió y así operó durante estos 14 días para esas tres industrias (minería, construcción, aeroespacial)”, señaló Robledo. 

El procedimiento de autovalidación se les pedirá también a las esenciales que no suspendieron actividades pero con una diferencia: ya no tendrán que esperar la notificación del Seguro Social, la autovalidación bajo protesta de decir verdad se llena y a partir de eso se le da de manera automática. 

Te puede interesar: Qué es la ‘generación confinada’ que sufrirá los efectos económicos del COVID por al menos una década

“Este es el mismo mecanismo – explicó Robledo– que nos va a servir para el registro de las empresas no esenciales que se van determinando a partir de los semáforos; es decir, una empresa que en este momento no es considerada esencial, pero que puede ir avanzando en registrarse y en irse preparando y conociendo qué es lo que tiene que hacer para el momento en el que sea esencial y el semáforo se lo permita, pueda empezar a trabajar”. 

¿Cómo van a regresar? 

Los centros de trabajo deberán considerar cuatro dimensiones con el fin de identificar qué medidas deberán implementar para dar cumplimiento a los lineamientos: el tipo de actividades que desarrolla, el nivel de riesgo epidemiológico en el municipio donde se ubica el centro de trabajo, su tamaño y sus características internas.

Se deberán identificar las características particulares del centro de trabajo, considerando lo siguiente:

  1. El personal en situación de vulnerabilidad o mayor riesgo de contagio para cada una de las áreas o departamentos de las empresas y centros de trabajo.
  2. El personal que tiene a su cargo el cuidado de menores de edad, personas adultas mayores, personas en situación de vulnerabilidad o mayor riesgo de contagio.
  3. Las áreas o departamentos con los que cuenta el centro de trabajo (oficinas, bodegas, áreas de atención al público y áreas comunes).

¿Por qué algunos estados no aceptan las medidas del gobierno?

Aunque la autoridad federal es la que señala los cambios en el semáforo, las entidades pueden, según la evolución de la epidemia, considerar si aplican la apertura de actividades no esenciales o no. 

“Las entidades federativas pueden tomar disposiciones adicionales a las nacionales para que sea más restrictiva la movilidad en el espacio público, pero no lo contrario”, dijo López-Gatell.

Esto es que si la autoridad sanitaria federal considera que un estado puede pasar de rojo a naranja o a amarillo pero el gobierno local considera que todavía no es momento de flexibilizar las medidas de confinamiento, es totalmente libre de decidir. 

Este viernes, los gobernadores de siete estados rechazaron el semáforo epidemiológico presentado por el gobierno federal.

Los mandatario s de Coahuila, Nuevo León, Durango, Tamaulipas, Jalisco, Colima y Michoacán anunciaron que aplicarán estrategias propias para la reactivación económica y de actividades. 

“Los siete estados aquí representados manifestamos nuestra inconformidad y rechazo a un semáforo que no refleja la realidad de nuestros estados; por el contrario, pareciera ser que tiene un propósito político para responsabilizar a los estados por los muertos”, dice el comunicado de los mandatarios.

Los gobernadores comunicaron que el proceso de reapertura gradual será tomando en cuenta todas las medidas sanitarias.

¿Qué pasará en CDMX y el Edomex?

El Valle de México es la zona del país que concentra el mayor número de casos, por lo que el semáforo se mantiene en rojo.

Aun así, este 1 de junio regresan a actividades los trabajadores de la construcción, minería, fabricación de transporte, manufactura de autopartes, venta de bicicletas y producción de cerveza. 

También se mantienen servicios funerarios, bancos y servicios financieros, de apoyo a los negocios y manejo de residuos.

Para quienes viven o transitan por la Ciudad de México será obligatorio el uso de cubrebocas. Además del uso de goggles o careta en espacios públicos o cerrados, de acuerdo con los lineamientos para la ejecución del Plan Gradual hacia la Nueva Normalidad que publicó el gobierno de la Ciudad de México en la Gaceta oficial. 

Las autoridades piden no hacer saludos que impliquen contacto físico y mantener la distancia de 1.5 metros entre personas. 

Evitar el uso de joyería, corbata, barba y bigote, por ser reservorios de virus y demás microorganismos. Cada viernes se publicará en la Gaceta Oficial el estado del semáforo. 

En el caso del Estado de México, permanecerá con el semáforo en rojo, por lo que solo se pueden reactivar las tres actividades señaladas: minería, construcción y autromotrices.

El gobierno mexiquense dividió al estado en cuatro regiones: el Valle de México, el Valle de Toluca, el norte y el sur. Cada región evaluará la evolución de la pandemia según la disminución de contagios, de enfermos y de hospitalizados.

Cada semana se dará a conocer el color del semáforo para cada una de estas regiones a fin de que se puedan ir retomando las actividades.

Tanto en la capital del país como en el Estado de México las clases no se reanudarán, y el trabajo a distancia continuará.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué el ejemplo de España muestra que el mundo necesitará nuevas cuarentenas

El número de contagiados en el país europeo es insuficiente para crear una barrera inmunológica natural e impedir nuevos brotes mientras que no haya una vacuna, dicen los especialistas.
20 de mayo, 2020
Comparte

Uno de los principales desafíos científicos a la hora de combatir el nuevo coronavirus es descubrir el tamaño real de la pandemia.

Hoy día, con la dificultad de hacer pruebas masivas, solo nos hacemos una idea de cuántas personas han sido infectadas.

Conocer la verdadera dimensión del problema es fundamental para comprender dónde estamos y qué esperar en un futuro cercano.

Uno de los esfuerzos más robustos para encontrar estas respuestas se está haciendo en España, uno de los países más golpeados por el coronavirus y donde un estudio nacional acaba de publicar sus primeros resultados que señalan, según los expertos consultados por BBC Brasil, que próximas oleadas de contagio y nuevos períodos de cuarentena pueden ser inevitables.

La investigación realizada por el Instituto de Salud Carlos III, ligado al gobierno español, aplicó pruebas serológicas rápidas a 60.983 personas en todo el país.

El objetivo era buscar anticuerpos para el coronavirus en muestras de sangre y estimar a partir de eso la proporción de la población que fue contaminada.

Los científicos concluyeron que apenas el 5% de los habitantes en España, 2.35 millones de personas, contrajeron el nuevo coronavirus.

Aunque sea bastante gente en términos absolutos, es una proporción muy pequeña en relación al tamaño del caos vivido en el país, que vio su sistema de salud entrar en colapso y se vio obligado a adoptar a mediados de marzo uno de los confinamientos más rígidos del mundo para contener la propagación del virus.

El índice también está lejos de ser suficiente para la llamada “inmunidad de grupo” o “efecto rebaño”, que podría prevenir naturalmente nuevas oleadas de contagio.

Es más difícil ser contagiado en una situación así, y esa barrera inmune evita que un microorganismo se propague y cause un brote.

Sanitarios en Leganés

PIERRE-PHILIPPE MARCOU/Getty Images
El estudio español es uno de los principales esfuerzos para conocer el tamaño real de la pandemia.

“Mucha gente susceptible”

Pero el ejemplo de España, en donde se identificó el primer caso el 31 de enero y, tras poco más de tres meses, solo el 5% de la población fue contagiada, señala que la inmunidad colectiva difícilmente se puede obtener de forma natural a corto o medio plazo.

“Todavía hay mucha gente susceptible de contraer el virus. A partir del momento en que la vida vuelva a la normalidad, la posibilidad de tener nuevas epidemias es grande“, dice la doctora Ana Freitas Ribeiro, del servicio de epidemiología del Instituto de Infectología Emílio Ribas, en Sao Paulo, Brasil.

La proporción de personas con anticuerpos en la población identificada por el estudio español no fue uniforme en todo el país.

La ciudad autónoma de Ceuta, en la costa norte de África, tiene el índice más bajo, de 1,1%. El más alto fue identificado en la comunidad autónoma de Madrid, donde el 11,3% de los participantes tenía anticuerpos.

Pero incluso la tasa registrada en la región de la capital española no sería suficiente, dice Fernando Spilki, presidente de la Sociedad Brasileña de Virología.

“Incluso en las regiones más afectadas, todavía hay muy pocas personas con anticuerpos. La inmunización natural no está ocurriendo como debería para conseguir superar la pandemia”, dice Spilki.

Se da cuando entre el 60% y el 70% de la población ya tiene anticuerpos contra un virus o bacteria.

Si esto sucede, incluso aquellos que no tienen inmunidad contra esta amenaza se benefician indirectamente, porque están protegidos al estar rodeados de personas inmunes.

Click here to see the BBC interactive

Click here to see the BBC interactive

El epidemiólogo Antonio Augusto Moura da Silva, profesor del departamento de Salud Pública de la Universidad Federal de Maranhão (UFMA), en Brasil, afirma que, dadas estas tasas, “todo el mundo va a esperar una segunda ola” de contagios.

“Estamos todavía en la primera y no sabemos cuándo llegará la segunda, pero en algunos países que están saliendo del aislamiento, la epidemia ya comienza a manifestarse nuevamente”, dice Silva.

Otra forma de conseguir el efecto rebaño sería con una vacuna. Sin embargo, la mayoría de los expertos afirman que solo estará lista a mediados del próximo año, es decir, de 12 a 18 meses después de que el Sars-Cov-2, como se le llama oficialmente, o nuevo coronavirus se identificara.

“Mientras tanto, vamos a tener que hacer períodos de aislamiento social siempre que nuestros sistemas de salud detecten un aumento del número de casos”, afirma Ribeiro.

Niña en aislamiento en India

EPA
Sin vacuna y con bajo índice de personas con anticuerpos, es probable que surjan nuevos brotes.

El inmunólogo Renato Astray, investigador del Instituto Butantan, en Sao Paulo, también calcula que nuevas cuarentenas podrían ampliarse a otros países de la región (y del mundo).

“Tan pronto como la gente deje de hacer aislamiento, porque los caos estén disminuyendo, tendremos una tasa de infección no muy diferente de la de España y, en más o menos días, tendremos otro brote. Y como ellos, vamos a tener que tomar medidas de aislamiento más veces, no va a parar aquí”, dice Astray.

Letalidad

La investigación española también reveló algunas informaciones importantes sobre la pandemia del nuevo coronavirus.

Al estimar el número de personas infectadas en España, el estudio permite identifica una tasa de letalidad del virus que sea más próxima al índice real.

Ribeiro apunta que esta tasa se estimó en 11.9% en España, donde hasta el momento ha habido más de 27.000 muertes entre los más de 230.000 casos confirmados, según datos de la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos.

Pero la médica dice que la letalidad pasa a ser del 1,1% cuando se compara el número de muertes con la estimación que ha habido hasta ahora de 2,35 millones de infecciones en el país.

Es un índice mucho más bajo que el anterior, aunque Ribeiro señala que todavía es 10 veces mayor que la del virus de la gripe estacional, de 0,1%.

Personas con un féretro y Rusia

Reuters
Sin medidas de control, como el aislamiento social, millones de personas podrían morir.

Junto con el hecho de que el coronavirus es bastante transmisible —se estima que cada persona infectada contamina a otros tres— esto puede generar una catástrofe.

“Teniendo en cuenta grandes poblaciones, como los casi 50 millones de habitantes en España, sin ninguna medida para contener el virus el número de infecciones aumenta mucho, y el 1% de las muertes significaría la muerte de mucha gente“, dice Ribeiro.

Los expertos en el informe afirman que esto hace caer por tierra cualquier reclamo de usar el “efecto rebaño” como una estrategia para combatir la pandemia, como llegó a considerar el gobierno de Reino Unido, por ejemplo.

El coste social de una infección masiva sería enorme, dice Astray.

“Cuando la gente habla de que todo el mundo se infectará pronto y nos libraremos del virus de una vez, es preciso ver lo que España ya ha sufrido con un 5%. ¡Imagínese si llegase al 10% o el 20%! Sería una situación de guerra“, dice el inmunólogo.

Asintomáticos

Silva destaca otros datos bastante importantes señalados por el estudio: cerca de un tercio de los participantes que tenían anticuerpos contra el nuevo coronavirus dijeron que no tenían síntomas.

“Estábamos detrás de ese número de asintomáticos”, dice el epidemiólogo.

Junto con las personas que dieron positivo y mostraron solo dos síntomas, el grupo pasa a representar el 50% del total de los infectados.

Esto da una mejor idea del tamaño del desafío, que es identificar y aislar a quién fue infectado para romper la cadena de transmisión del virus y controlar la pandemia.

Tiendas en Barcelona

David Ramos/Getty Images
Las investigaciones indican que un tercio de los infectados no tienen síntomas.

“La mitad de las personas que tiene covid-19 no lo saben porque no tienen síntomas o tienen un síntoma muy leve, como dolor de cabeza o secreción nasal, por ejemplo, y eso no está necesariamente asociado con esta enfermedad. Estas personas continúan circulando y transmitiendo el virus”, afirma Silva.

El epidemiólogo Lúcio Botelho, profesor del Departamento de Salud Pública de la Universidad Federal de Santa Catarina (UFSC), en Florianópolis, Brasil, considera ese índice escalofriante“.

Especialmente porque apenas el 2,55% de los participantes del estudio dijeron haber sido testados de covid-19 con exámenes moleculares, que son las que permiten diagnosticar la enfermedad.

“Sin poder realizar pruebas masivas, no tenemos forma de saber quién transmite el virus o no. Esto significa que el aislamiento es esencial, porque es la única forma que tenemos hoy día para impedir que eso suceda”, dice Botelho.

Preguntas abiertas

Finalmente, el estudio español apunta que, entre quienes habían hecho una prueba molecular para la covid-19, el 87% tenían anticuerpos contra el Sars-cov-2.

Eso es una buena señal, porque indica que nuestro cuerpo despliega alguna forma de protección contra ese nuevo virus.

En la investigación, fueron analizados apenas los anticuerpos conocidos como Igg, que son aquellos creados para que el organismo sea capaz en el futuro de combatir la misma amenaza de forma más eficiente.

El inmunólogo Renato Astray estima que la tasa del 13% que no desarrolló anticuerpos puede haber sido causada por un error de diagnóstico, porque las pruebas rápidas utilizadas en esta fase del estudio dan resultados con un índice de precisión de apenas el 79%.

Niña indígena en Brasil

AFP
El bajo índice de niños con anticuerpos intriga a los expertos.

Astray dice que solo será posible confirmar o refutar esta hipótesis en las próximas etapas de la investigación, cuando se realizará un tipo de prueba de anticuerpos de laboratorio que tengan una mayor precisión, de alrededor del 95%.

También será necesario hacer más investigaciones para comprender si esta respuesta inmunológica es realmente eficiente.

“Tener anticuerpos no significa necesariamente estar protegido, porque ese anticuerpo debe ser de tipo neutralizante para evitar que el virus infecte la célula“, dice el inmunólogo.

El virólogo Aguinaldo Pinto, profesor del Departamento de Microbiología, Inmunología y Parasitología de la UFSC, explica que esto no sucede, por ejemplo, con el virus del VIH.

“Una persona que tiene VIH tiene una enorme cantidad de anticuerpos Igg, pero nunca son neutralizantes y el paciente desarrolla sida si no recibe tratamiento”, dice Pinto.

Otro aspecto importante es verificar si esa inmunidad es de corto o largo plazo. El virólogo dice que incluso cuando desarrollamos un anticuerpo, no necesariamente permanece para siempre en el cuerpo.

“Esto sucede con las paperas, por ejemplo, que generan una memoria inmune a largo plazo, pero no con el rotavirus, que causa diarrea en niños. El anticuerpo contra él dura un tiempo y luego desaparece. Descubriremos en qué caso encaja el coronavirus con el paso del tiempo”, dice Pinto.

Barcelona, mayo 2020

David Ramos/Getty Images
En ciudades como Barcelona el número de casos obligó o a adoptar medidas muy estrictas.

También será preciso hacer más investigaciones para comprender un aspecto intrigante de los datos presentados hasta ahora por el estudio español.

La tasa de anticuerpos varía mucho según la edad. Los índices en niños de 0 a 9 años oscilan entre el 1,1% y el 3% y son significativamente menores que los de ancianos, de entre el 5,1% y el 6,9%.

“Se esperaría que la mayoría de los grupos tuvieran la misma producción de anticuerpos”, dice Pinto.

Una posible explicación es que el sistema inmunológico de los niños muy pequeños todavía se está formando, lo que conduciría a una menor producción de anticuerpos.

Pero eso también debería verse en los ancianos porque nuestro sistema inmunológico comienza a deteriorarse a partir de los 60 años, lo cual perjudica su funcionamiento, dice Astray.

“Los diferentes niveles, ¿se deben a que los niños estuvieron menos expuestos al virus o a que no desarrollaron anticuerpos? Esa es la pregunta que queda sin resolver”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=XBfltfjAEZk

https://www.youtube.com/watch?v=oti5ff60UZE

sa

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.