AMLO legaliza intervención militar en 12 tareas policiales
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

AMLO legaliza intervención militar en 12 tareas policiales; ONG acusan falta de plazos y controles

El acuerdo oficializa participación de fuerzas armadas en seguridad pública que se contempló hace un año en la reforma de Guardia Nacional, pero organizaciones y experto advierten falta de límites, de plazos y de controles civiles.
Cuartoscuro
Por Arturo Ángel y Alberto Pradilla
12 de mayo, 2020
Comparte

A partir de hoy los elementos del Ejército y la Marina podrán ejecutar legalmente doce funciones de seguridad pública que por definición eran competencia exclusiva de los policías civiles en México, y que van desde la posibilidad de hacer detenciones por cuenta propia, hasta supervisar cruces migratorios o participar en operativos para “reestablecer el orden”.

Lo anterior gracias a una orden del presidente Andrés Manuel López Obrador dada a conocer ayer a través de un acuerdo publicado por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) en el Diario Oficial de la Federación.

Dicha orden se sustenta en una reforma constitucional aprobada el año pasado con motivo de la creación de la Guardia Nacional, la cual habilitaba al presidente a echar mano durante los próximos cinco años de las fuerzas miliares convencionales para funciones policiales.

En el papel se trata, según dicha reforma, de un apoyo solo para situaciones “extraordinarias” y subordinada a un mando civil, mientras se terminaba de conformar y desplegar a la referida Guardia Nacional.

Lee: Opacidad, simulación y dudosa eficacia: La Guardia Nacional a un año de su creación

Sin embargo, especialistas y organizaciones civiles consultadas por Animal Político advirtieron que el acuerdo presidencial no respeta dichas condiciones y por el contrario abre la puerta a una intervención amplia de los militares en la seguridad, sin fijar plazos claros, sin subordinación civil y sin controles externos.

El Colectivo Seguridad Sin Guerra emitió por la noche un posicionamiento en el que acusa que el acuerdo no regula la intervención militar sino, por el contrario le “quita la máscara” al militarismo de la seguridad en el país.

“Un gobierno que esté verdaderamente comprometido con la desmilitarización del país y la construcción de paz, no debería emitir un acuerdo de este tipo, sino reglas claras, objetivos precisos y un sistema de fiscalización y rendición de cuentas mientras continúen en las calles”, señaló el colectivo que agrupa a mas de 30 organizaciones.

La orden: detener, vigilar, asegurar

La orden presidencial publicada faculta a las fuerzas armadas a intervenir y apoyar a en doce acciones distintas de seguridad pública contempladas en el artículo 9 de la Ley de la Guardia Nacional.

Las acciones van desde la implementación de estrategias y operativos para la prevención del delito en general, hasta participar activamente en el resguardo y vigilancia de aduanas, zonas fronterizas, aeropuertos, carreteras federales, puntos migratorios, parques nacionales, instalaciones federales, medios de transporte, entre otros.

También se faculta a soldados y marinos a realizar detenciones o asegurar bienes posiblemente relacionados con algún hecho delictivo, así como preservar lugares relacionados con crímenes y recolectar evidencia en estos. En síntesis, intervenir por su cuenta en caso de que se cometa un delito.

El acuerdo publicado también faculta a las fuerzas armadas permanentes a colaborar con autoridades estatales y municipales en acciones encaminadas a preservar el “orden público” y “reestablecer la paz”.

Control y mando, todo militar

Aunque la reforma constitucional del año pasado establece que la participación de los militares estará subordinada a un mando civil y bajo una estricta fiscalización y control, en realidad el acuerdo publicado ayer no detalla como sería esto.

Lo que se señala es que dicha intervención será “subordinada y complementaria” a la Guardia Nacional, fuerza que aunque por definición es una policía civil en realidad opera bajo un mando operativo totalmente castrense, con más de 80 por ciento de sus elementos adscritos y reclutados por el Ejército, como se documenta en el reportaje Crimen y Violencia en México: la Guerra que no Acaba.

En el punto cuarto del mismo acuerdo se instruye al secretario de Seguridad y Protección Ciudadana a coordinarse con los titulares de la Defensa y Marina para operar la participación militar, pero no señala ni contempla que él se encuentre al mando de esta colaboración.

En cuanto al tema de la fiscalización de la actuación de las fuerzas armadas, el acuerdo solo señala en su punto quinto que la supervisión y control dependerá de los órganos interno del control de la dependencia que corresponda, es decir de la propia secretaría de la Defensa o Marina. Se trata entonces de un control interno militar.

No es regulación, es cheque en blanco

Expertos en temas de seguridad, fuerzas armadas y derechos humanos criticaron el acuerdo publicado ayer pues sostienen que en lugar de regular con límites, plazos y controles el apoyo del Ejército en seguridad durante los próximos cinco años, legaliza una amplia intervención en tareas que constitucionalmente son ajenas a las fuerzas armadas.

“El transitorio de la reforma del año pasado decía que este apoyo tenía que ser fiscalizado, subordinado y regulado, pero en el acuerdo no hay nada de eso. Esto no es una regulación es un cheque en blanco al Ejército. Es un fraude en la ley y en la práctica”, dijo a este medio Catalina Pérez Correa, doctora en Derecho por la Universidad de Stanford e investigadora del CIDE.

Pérez Correa cuestionó además el hecho de que no se haya contemplado una fiscalización independiente o civil, como ordenaba la reforma, y que se permita a las fuerzas armadas supervisarse así mismas para tareas de seguridad pública que no son de su naturaleza.

En ese sentido Alejandro Hope, experto en temas de seguridad, cuestionó que el acuerdo haya ignorado el tema de la participación “extraordinaria, regulada y subordinada” del Ejército en labores de seguridad pública, pues dijo que no se trata de una simple redacción ni ocurrencia, sino de los límites que establece la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para el uso de militares en labores policiales.

Tanto Correa como Hope criticaron además en que el acuerdo contemple simplemente la intervención militar durante el resto del sexenio sin explicar las condiciones o contexto que obligan a echar mano de ellas. Esto se agrava porque ni siquiera se conoce realmente en que grado de avance se encuentra la conformación de la Guardia Nacional, hecho al que supuestamente está condicionada la participación militar.

“Lo que sí es claro es que en realidad todo queda en manos del Ejército. El desarrollo de la Guardia Nacional depende hoy del Ejército y francamente no veo ningún incentivo para que eso cambie”, añadió.

Ayer el Colectivo Seguridad Sin Guerra, y organizaciones como México Unido contra la Delincuencia también emitieron posicionamientos de rechazo a la orden presidencial por la ausencia de controles, de plazos, y en general de todos los límites que deberían ponérsele a un apoyo que en esencia es excepcional, no permanente.

Las organizaciones coincidieron en que se trata de un paso que en cambio profundiza la militarización de la seguridad que desde hace dos sexenios se ha venido impulsando en tareas de seguridad, en menoscabo del desarrollo de las policías en México.

“Expresamos nuestro rechazo a este nuevo golpe. La situación actual derivada de la pandemia no puede ser una cortina de humo para aprobar leyes que menoscaban nuestro sistema constitucional de frenos y contrapesos o para avanzar el militarismo en el país. Este gobierno se ha quitado la máscara”, dijo Seguridad Sin Guerra.

Es una “tomada de pelo”: activistas

José Guevara, director ejecutivo de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH), coincidió con los otros expertos en que el acuerdo del presidente no acota ni regula la intervención militar conforme a los parámetros de la CIDH. En el mejor de los casos legaliza lo que ya ocurría.

“De extraordinario no tiene nada, porque lo ordena. Regulada no es, porque no dice qué puede ni qué no puede hacer, ni objetivos ni tareas. La fiscalización es una tomada de pelo, ya que hemos visto que Sedena no se fiscaliza a sí misma y Marina y Guardia Nacional tampoco. Lo de subordinada es tomada de pelo mayor. Le instruye a Secretaría de Seguridad Pública para coordinarse con secretarios de Defensa y Marina y definir actividades en la que complementarán a la Guardia Nacional. Lo que dice el transitorio es que deben estar subordinados a la autoridad civil, pero aquí les dicen que se pongan de acuerdo”, señala.

“Se perfecciona la política de militarización de la seguridad publicad de López Obrador”, considera Guevara. Reconoce que esto “viene de años atrás” y establece una línea del tiempo desde Calderón, que sacó al ejército a las calles con medidas “inconstitucionales”, Enrique Peña Nieto, que creó una ley de seguridad interior que fue rechazada por la Corte Suprema de Justicia y el actual gobierno. “Fue más allá. Constitucionalizó la militarización de la seguridad pública, en contra de la propia Constitución, de los tratados internacionales y las recomendaciones internacionales”, dice.

Guevara recordó que la historia ya ha mostrado que la intervención militar sin control ha abierto la puerta a la tortura, la desaparición forzada y graves violaciones a los derechos humanos.

Por su parte, Luis Tapia, coordinador del área jurídica del Centro Pro, indicó que “si lo vemos desde una primera lectura política, el acuerdo viene en un mal momento. El ejército ha ido ganando terreno en varias decisiones del gobierno: encargándose de construir un aeropuerto, trasladando combustible…”

En su opinión, uno de los puntos relevantes es que habilita al ejército para ser el primero en llegar a escenas del crimen. Se trata de algo que ya ocurría, como en la matanza de Tlatlaya, donde, según recuerda Tapia, la CNDH determinó que los militares movieron cuerpos y armas.

“Desde Calderón, cuando se profundiza en la militarización, empieza a ser habitual que el ejército llegue el primero a escena del crimen”, explica.

Coincide con Guevara al considerar que el acuerdo presidencial rompe con principios del artículo transicional, que decía que la actuación de esta fuerza armada debía ser “subordinada y complementaria” a la de la Guardia Nacional.

“Si actúa motu propio sin participación de ninguna fuerza policial civil pierde estos principios”, dice.

“Otra cosa es el hecho de remitir a los órganos de control interno la fiscalización. Está bien documentada por trabajo de organizaciones que los órganos de control interno han servido de tapadera, que no cumple con el deber de fiscalización”, señala.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Marte: qué nos dice el descubrimiento de lagos subterráneos en el polo sur del planeta

Un equipo de científicos detectó tres lagos subglaciales cerca del polo sur de Marte y confirmó la existencia de un cuarto lago que habían detectado en 2018. ¿Qué significan estos hallazgos?
30 de septiembre, 2020
Comparte

La delgada atmósfera de Marte impide la presencia de agua líquida en la superficie del planeta rojo. Pero el agua podría permanecer líquida bajo tierra.

Esto es lo que muestra la detección de tres lagos subglaciales cerca del polo sur de Marte, según un estudio publicado este lunes en la revista Nature Astronomy.

Los científicos a cargo de la investigación también confirmaron la existencia de un cuarto lago, cuya presencia se había insinuado en 2018.

El agua líquida es esencial para la biología, por lo que el hallazgo será de interés para los investigadores que estudian el potencial de vida en otras partes del Sistema Solar.

Pero también se cree que los lagos son extremadamente salados, lo que podría dificultar la supervivencia de cualquier especie microbiana en ellos.

Reflejos

El descubrimiento de los lagos se realizó utilizando datos del instrumento MARSIS (Radar Avanzado de Marte para el Sondeo de la Ionósfera y el Subsuelo).

Este instrumento es parte de la nave espacial Mars Express, de la Agencia Espacial Europea (ESA), que ha estado orbitando el planeta rojo desde diciembre de 2003.

En 2018, el MARSIS mostró evidencias de un lago subterráneo de 20 km de ancho ubicado 1,5 km debajo de la superficie del polo sur de Marte, un casquete polar grueso formado por capas de hielo y polvo.

El hallazgo en ese momento se basó en 29 observaciones recopiladas por MARSIS entre 2012 y 2015.

Una capa de hielo sobre la superficie de Marte.

NASA/JPL/Malin Space Science Systems
El primer cuerpo de agua líquida en Marte fue hallado en 2018.

Ahora, un equipo que incluye a varios de los mismos científicos del estudio de 2018 analizó un conjunto de datos mucho mayor, compuesto por 134 perfiles de radar recopilados entre 2010 y 2019.

“El equipo detectó algunas áreas de alta reflectividad que, según dicen, indican (la presencia de) cuerpos de agua líquida atrapados bajo más de un kilómetro de hielo marciano”, explica un artículo de la revista Nature sobre el hallazgo.

“No solo confirmamos la posición, la extensión y la fuerza del reflejo de nuestro estudio de 2018, sino que encontramos tres nuevas áreas brillantes“, dijo la coautora de la investigación Elena Pettinelli, de la Universidad Roma III en Italia.

“El lago principal está rodeado por cuerpos más pequeños de agua líquida, pero debido a las características técnicas del radar y a su distancia de la superficie marciana, no podemos determinar de manera concluyente si están interconectados”, añadió.

“La interpretación que mejor concilia toda la evidencia disponible es que los reflejos de alta intensidad (de Marte) provienen de charcos extendidos de agua líquida”, dijo el coautor Sebastián Lauro, también de la Universidad Roma III.

Para analizar los datos de MARSIS, el equipo tomó prestada y adaptó una técnica comúnmente usada en las investigaciones con sondas de radar de lagos subglaciales en la Antártida, Canadá y Groenlandia.

Sin embargo, hay científicos que dudan de que los reflejos detectados sean lagos.

“No creo que haya lagos”, dijo Jack Holt, científico planetario de la Universidad de Arizona en Tucson, a la revista Nature.

“No hay suficiente flujo de calor para mantener una salmuera aquí, incluso debajo de la capa de hielo”, señaló el también miembro del equipo científico de la sonda Mars Shallow Radar (SHARAD) en el Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA.

Sales disueltas

Es cierto que en las profundidades en las que se encuentran los lagos no hay suficiente calor como para derretir el hielo de la superficie, por lo que los científicos creen que lo que permite que el agua se mantenga líquida es que contiene altas concentraciones de sales disueltas.

Estas sales químicas (diferentes a la sal de mesa) pueden reducir significativamente el punto de congelación del agua.

De hecho, experimentos recientes han demostrado que el agua con sales disueltas de magnesio y perclorato de calcio (un compuesto químico que contiene cloro unido a cuatro oxígenos) puede permanecer líquida a temperaturas de -123ºC.

“Estos experimentos han demostrado que las salmueras pueden persistir durante períodos de tiempo geológicamente significativos incluso a las temperaturas típicas de las regiones polares marcianas (considerablemente más frías que el punto de congelación del agua pura)”, dijo la coautora Graziella Caprarelli, de la Universidad del Sur de Queensland, Australia.

“Por lo tanto, pensamos que cualquier proceso de formación y persistencia de agua debajo de los casquetes polares requiere que el líquido tenga una alta salinidad”, añadió.

Halófilos

La posibilidad de que haya vida en tales condiciones depende de cuán saladas sean estas piscinas marcianas.

En la Tierra, solo tipos muy específicos de microbios, conocidos como halófilos, pueden sobrevivir en los cuerpos de agua más salados.

Marte

Science Photo Library
¿Hay microbios en Marte?

“Si bien la existencia de un solo lago subglacial podría atribuirse a condiciones excepcionales como la presencia de un volcán bajo la capa de hielo, el descubrimiento de todo un sistema de lagos implica que su proceso de formación es relativamente simple y común, y que estos lagos probablemente han existido durante gran parte de la historia de Marte”, dijo Roberto Orosei, científico jefe de MARSIS.

“Por esta razón, los lagos aún podrían conservar rastros de cualquier forma de vida que podría haber evolucionado cuando Marte tenía una atmósfera densa, un clima más suave y la presencia de agua líquida en la superficie, similar a la Tierra primitiva”, agregó.

“Mientras Marte atravesaba su catástrofe climática y pasaba de ser un planeta relativamente cálido, aunque no está claro qué tan cálido, a un desperdicio congelado, había un lugar donde la vida podía adaptarse y sobrevivir”, dijo Orosei a Paul Rincón, editor de Ciencia de la BBC.

Un comunicado de la ESA publicado este lunes dijo que “el nuevo resultado abre la posibilidad de que exista un sistema completo de lagos antiguos bajo la superficie, quizás de millones o incluso miles de millones de años (de antigüedad)”.

El mensaje añade que “serían lugares ideales para buscar evidencia de vida en Marte, aunque muy difíciles de alcanzar”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=0fHkEolNWFc&list=PLLhUyPZ7578crTFv0q0Lb134UzgFe8735&index=2

https://www.youtube.com/watch?v=8urGTdEioOQ&list=PLLhUyPZ7578crTFv0q0Lb134UzgFe8735&index=10

https://www.youtube.com/watch?v=SZY7ugs_DvI&list=PLLhUyPZ7578crTFv0q0Lb134UzgFe8735&index=17

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.