Cirujanos se niegan a atender pacientes COVID; internistas denuncian abandono
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Cirujanos se niegan a atender pacientes COVID; “nos están abandonando”, acusan internistas

El ‘bando’ de medicina interna acusa a la mayoría de especialidades de dejarlos solos en la atención a pacientes COVID, pero ellos argumentan no tener la capacitación suficiente.
Cuartoscuro
Por Andrea Vega y Manu Ureste
10 de mayo, 2020
Comparte

Es lunes 27 de abril en la sala de juntas del Hospital General número 30 del IMSS, en la Ciudad de México. En mitad de un silencio tenso, los doctores, todos equipados con batas blancas, cubrebocas, caretas, y una mirada cansada, escuchan a un representante de la jefatura de servicios jurídicos del IMSS que les explica que, una vez decretada la Fase 3 de la pandemia, se van a conformar equipos para atender a pacientes COVID.

Los equipos estarán integrados por grupos de cuatro o cinco doctores que estarán liderados por internistas o urgenciólogos, y en el que deben apoyar médicos de otras especialidades, como cirujanos, otorrinos, o urólogos.

Ante los gestos de desaprobación de algunos de los doctores que hay en la sala, que niegan con la cabeza y murmuran contrariados con sus vecinos de pupitre, el representante jurídico alza ambas manos enguantadas de blanco y pide un momento de calma para terminar de explicarse.

Lee: Doctores del Hospital de Iztacalco cierran avenida en protesta por falta de personal; amagan con ir a paro

Entiende que cada médico tiene su especialidad, dice conciliador. Y que sus actividades están delimitadas y que no todos son neumólogos, ni especialistas en enfermedades respiratorias. Pero, a fin de cuentas, recalca, todos son médicos. Todos tienen conocimientos comunes que pueden aplicar en esta pandemia.

-Es cierto, en el profesiograma hay actividades delimitadas. Pero también está el sentido de apoyar en esta contingencia -plantea el representante que, ante la insistencia de los murmullos, deja una puerta abierta a los inconformes.

-Bueno, esto es voluntario -admite -. Es voluntario que conformen ese equipo para sacar adelante a los pacientes que están en situación crítica.

Sin embargo, el llamado a la épica no tiene respuesta. O, al menos, no la esperada.

-Nada más se están pasando la bolita -interviene un médico cirujano, que lleva cubrebocas y una careta de protección-. Como jurídico, solo díganos si es obligatorio o no (atender a pacientes COVID).

-Ya dije que es una cuestión voluntaria -responde el representante-.

-Perfecto -contesta el cirujano-. Porque aquí hay compañeros de otras unidades (…) que los han amenazado de que les van a mandar a (inspectores) laborales. Por eso es muy importante aclarar esto, para que se haga saber a los compañeros que no es obligatorio, que es voluntario.

-Sí, pero si alguien incurre en alguna irregularidad se impondrán sanciones -advierte el representante-.

Lee: Pacientes sospechosos de COVID duermen en sillas y colchonetas: así la saturación en Hospital de Iztacalco

-Pero acá yo estoy hablando de desobedecer la indicación. Es decir, que cuando me digan ‘te vas a ver neumonías de pacientes COVID’ yo puedo desobedecer porque soy un cirujano general, no soy internista, ni neumólogo. No me corresponde ver a pacientes COVID. Y entiendo que, en esta situación, no habrá consecuencias.

-Sí, pero tendrá que acercarse con su jefe de servicio para ver esa circunstancia -insiste el representante sin perder el tono institucional-.

-¿Y por qué tendría que hacer eso? -cuestiona el cirujano alzando la tensión de la sala-. Me están pidiendo una cosa fuera de mis funciones y no tengo que justificarme. Simplemente, lo que digo es: ‘No te voy a obedecer. Punto’.

“No tenemos capacitación ni protección para atender COVID”

La anterior escena en el Hospital General 30 del IMSS fue publicada en un video de Youtube, cuya veracidad Animal Político corroboró con tres fuentes de esta clínica.

Como se expuso en el video, el personal de cirugía general se niega a atender a pacientes COVID porque no forma parte de su especialidad. Pero no se trata de un caso aislado.

En otro video publicado en Facebook, y también corroborado por este medio con varios doctores, se aprecia que en el Hospital General Regional 1 del IMSS, hoy llamado Carlos MacGregor y antes Gabriel Mancera, también en la Ciudad de México, la situación es muy parecida.

Allá también hubo una reunión entre el personal médico y los directivos después de que los especialistas de medicina interna amenazaran con irse a paro por la desorganización del hospital y la carga excesiva de trabajo.

El ‘bando’ de medicina interna acusó a la mayoría de especialidades de dejarlos solos en la atención a pacientes COVID.

En respuesta, el ‘bando’ de médicos especialistas, como cirujanos generales, urólogos y pediatras, entre otros, alegaron no tener la capacitación suficiente ni el equipo de protección necesario para entrar a atender a los afectados por coronavirus. También argumentaron que les hace falta certeza jurídica frente a una posible demanda por la muerte de un paciente.

Además, denuncian que los equipos no se están formando como se debería y no siempre hay a la cabeza un especialista en manejo de infección o de la vía aérea.

En entrevista con Animal Político, un médico especialista de un área no COVID, a quien llamaremos Pedro para reservar su identidad, dice que van dos sábados que le toca atender pacientes con coronavirus y de su equipo sólo llega un integrante más, que no es médico internista, urgenciólogo, ni neumólogo.

“Este sábado 2 de mayo, en el piso 4 en el ala sur había dos médicos para 25 pacientes de COVID, uno era hematólogo y el otro urólogo, a cada uno le tocó de a 12 pacientes”, expone Pedro.

“No había un líder responsable de las especialidades para tratar infecciones o vía área -añade-. En el ala norte estaba igual: ningún líder de esas áreas y solos dos médicos de otras áreas para el mismo número de pacientes”.

Lee: Salud no descarta saturación de servicios funerarios por personas fallecidas de COVID-19

“No nos han capacitado bien”

Ante esta situación, en este ‘bando’ de médicos especialistas las posturas tambíen se han dividido.

Por un lado, hay médicos que han pedido incapacidad o se han amparado para no tener que atender pacientes COVID, o los que simplemente no se presentan a las jornadas en los hospitales, o a los equipos, ante la falta de claridad respecto a si están obligados y las repercusiones que pueden enfrentar.

Y, por otro lado, están los que sí se han presentado a ayudar, pese a toda la incertidumbre, el desgaste y el gasto que eso implica.

“En la reunión con los directivos del hospital les preguntamos qué marco jurídico iba a regir nuestra labor con pacientes COVID, y solo nos dicen que eso depende de la delegación del IMSS y así se echan la bolita. Pero, por ejemplo, una de las dudas es, si un paciente fallece, ¿quién va a firmar él acta de defunción, alguien que por su especialidad no debería haberlo atendido?”

Tras exponer su pregunta, Pedro dice que sí quieren ayudar a atender a los pacientes, “pero nosotros no tenemos el entrenamiento adecuado, no sabemos entubar, por ejemplo. No nos han capacitado bien, mandaron un link como un curso en línea, nos dieron una charla de 30 minutos sobre cómo colocar y quitar el equipo de protección y después nos dieron una charla de una hora sobre el síndrome de insuficiencia respiratoria aguda. Con eso no basta. Es como si metiéramos a un internista a quirófano a hacer una cirugía”.

Además, se queja de que no les dan el equipo adecuado. “Yo me tuve que comprar una mascarilla buena, porque las del hospital no son de calidad, y un traje especial; están carísimos pero tengo familia, no me puedo arriesgar”.

Sobre si los pueden obligar o no a dar la atención, Pedro dice que siguen sin tenerlo claro, aunque plantea que desde el pasado lunes 4 de mayo les pusieron por escrito, en un oficio, la indicación de que deben presentarse para integrar los equipos COVID.

El oficio, dirigido a cada médico del Hospital MacGregor, señala que, de acuerdo al artículo 134, fracción III, de la Ley Federal del Trabajo, es obligación de los trabajadores desempeñar el servicio bajo la dirección del patrón o de su representante, a cuya autoridad estarán subordinados.

En otras palabras: los “exhortan” a que “en tanto dure la contingencia” deben “formar parte del equipo para la atención a pacientes COVID”.

Animal Político preguntó al Sindicato de Trabajadores del IMSS, a través de su oficina de comunicación, si los médicos de especialidades como cirugía general, urólogos, etcétera, estarían obligados a atender a los pacientes COVID y cuáles serían las implicaciones de no hacerlo. Sin embargo, la respuesta del sindicato fue que “en este momento no hay una postura al respecto”.

También se le consultó lo mismo al IMSS, pero hasta el cierre de este edición no hubo respuesta.

“Nos están abandonando, la situación es terrible”

Del lado de los médicos que sí se enfocan en atender infecciones respiratorias y vía aérea, entre ellos los internistas y urgenciólogos, el sentimiento que permea es que los de otras áreas los están dejando solos, y tienen enojo y desesperanza.

“El fin de semana estuvimos solo cuatro médicos internistas, acompañados de médicos generales, para atender a 78 pacientes COVID, porque los anestesiólogos y los de consulta externa de 15 especialidades se ampararon para no atender pacientes COVID”, se queja un médico del Hospital General 27 del IMSS.

En otro hospital del IMSS, en el número 30 de Iztacalco, las quejas del personal de medicina interna y de urgencias son idénticas.

Reprochan a sus colegas, especialmente a los de cirugía, que no atiendan a pacientes COVID, a pesar de que el hospital está saturado, tal y como mostraron unas imágenes que Animal Político publicó eL martes 5 de mayo, en las que se aprecia a pacientes durmiendo en colchonetas en el piso y en sillas metálicas.

“Están viendo que nos están cayendo, literal, millones de pacientes. Y lo primero que hacen es decir ‘yo no quiero ver a nadie con COVID’ y ver a qué argumentos legales pueden aferrarse para no ayudarnos y abandonarnos”, expone el doctor Rodrigo, del Hospital 30 de Iztacalco, que para evitar represalias ha pedido que se le modifique su nombre real.

“Más que una cuestión legal -añade-, de si están obligados o no a atender a estos pacientes, creo que es más una cuestión de ética, de formación, y que tiene que ver con la respuesta a una pregunta básica que es: ¿por qué somos médicos?”.

Félix, otro doctor de este hospital al que se le modificó el nombre, lamenta que no solo el personal de cirugía es reticente a atender a pacientes COVID.

“Por ejemplo, los encargados de laboratorio no quieren tomar pruebas, porque no quieren infectarse. Y los radiólogos no quieren tomar tomografías ni ultrasonidos. Y eso no nos permite atender a los pacientes y al mismo tiempo hace que todo colapse. La situación es terrible”, asegura.

Qué ha ocasionado el pleito

Como respuesta a la epidemia de coronavirus durante la fase 3, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, publicó el 27 de marzo un decreto en el que se declaran acciones extraordinarias para combatir la epidemia de COVID-19. En el documento se señala que se podrán utilizar como elementos auxiliares (en la atención de los pacientes) a todos los recursos médicos.

En paralelo, la Secretaría de Salud, a través del subsecretario Hugo López Gatell, anunció que se crearían en los hospitales equipos de trabajo que estarían liderados por un especialista de las áreas calificadas para atender una infección respiratoria grave (urgenciólogos, neumólogos, internistas, intensivistas e infectólogos) y conformados por médicos de las otras especialidades.

Fue el anuncio oficial de que todos médicos le entrarían a la atención de los pacientes afectados por el virus SARS-COV2, y no solo los de algunas áreas.

El IMSS emitió entonces la Guía para la preparación y respuesta ante la epidemia de COVID-19 con los lineamientos para la reconversión hospitalaria frente a un mayor número de casos y de pacientes graves. El documento contiene un anexo, el 7, dedicado a los recursos humanos.

En este se detalla que se integrarán los llamados Equipos de Respuesta COVID, para que, ante la contingencia, todo el personal médico y de enfermería “participe de manera activa y solidaria en la atención de los pacientes, sobre todo en los tunos vespertino, nocturno y los fines de semana”.

El documento también señala que, “la provisión de Equipo de Protección Personal será oportuno y suficiente”.

Los grupos de trabajo estarán liderado por un Médico No Familiar de las Especialidades en cuya formación se incluye el manejo de la vía aérea y ventilación mecánica: Urgencias, Terapia Intensiva, Medicina Interna, Neumología e Infectología.

El equipo de soporte estará integrado por otros tres médicos con los que cuente la unidad o bolsa de trabajo de cualquier especialidad, o bien por médicos familiares y generales. También se incluirán personal de enfermería.

Cada equipo podrá tener a su cargo 24 camas por turno, y serán sólo ocho pacientes asignados por médico y cuatro pacientes por enfermera general.

Sin embargo, el personal médico entrevistado asegura que, en la práctica, nada, o casi nada de esto, se está cumpliendo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Roe vs Wade: Qué cambia realmente (y qué no) con la prohibición del aborto en EU

La Corte Suprema de EU anuló el derecho constitucional federal al aborto después de casi 50 años de haber sido aprobado.
24 de junio, 2022
Comparte

Tras casi medio siglo en vigor, la Corte Suprema de Estados Unidos revocó este viernes la protección constitucional al derecho al aborto.

Lo hizo al anular la histórica sentencia de 1973 conocida como Roe vs. Wade, un precedente legal que lo garantizaba.

A través de estas cinco preguntas te contamos qué es lo que ha decidido en concreto el tribunal de mayoría conservadora, qué es lo que cambia y qué consecuencias tiene para millones de mujeres en EE.UU.

Lee: Roe vs. Wade: el mapa que muestra dónde estará prohibido o restringido abortar en Estados Unidos

1. ¿Qué decretó exactamente la Corte Suprema de EU?

Con la decisión respaldada por la mayoría de jueces conservadores del tribunal, con 6 votos frente a 3, queda anulado el precedente legal que imposibilitaba a los estados prohibir el procedimiento mientras el feto no fuera viable fuera del útero (lo que hoy se considera ocurre alrededor de la semana 23 de embarazo).

“Lo que hace esta decisión es eliminar el aborto como un derecho constitucional“, le explica a BBC Mundo Grace Howard, experta en criminalización del embarazo de la Universidad Estatal de San José en California.

Dicha protección se remontaba a 1973, cuando una mayoría de jueces nombrados por presidentes republicanos interpretaron que en la 14 Enmienda de la Constitución, que reconoce el derecho a la privacidad, estaba recogido también el derecho de las mujeres a interrumpir el embarazo.

La nueva decisión revierte este criterio y devuelve a las autoridades de los estados la decisión de prohibir o permitir el aborto.

Carteles Roe vs. Wade

Getty Images

“Significa que ya no existe un umbral de protección federal sobre cómo los estados pueden regular o prohibir el aborto. Ahora los estados pueden hacer lo que quieran en cuanto al tema del aborto”, explica Howard.

“Si los estados individuales desean anular los derechos de la persona que estaba embarazada, pueden hacerlo. Si lo desean, pueden hacer que el aborto sea completamente ilegal en todas las circunstancias, pero también pueden hacer que el aborto sea gratuito y esté disponible para los pacientes que lo deseen”, agrega la autora de The Pregnancy Police: Conceiving Crime, Arresting Personhood.

2. ¿Qué cambia ahora con esta decisión? ¿Se convierte el aborto ilegal en Estados Unidos?

La decisión no implica que el aborto se convierta, de por sí, en “legal” o “ilegal” en Estados Unidos como nación.

“Al ser EE.UU. una federación, cada estado tiene la potestad de decidir sobre aquellos asuntos que no se consideren como derechos o deberes protegidos por la Constitución del país”, explica Howard.

Para la experta, los cambios que puede implicar la decisión pueden conllevar desde factores políticos hasta sociales e incluso económicos:

  • “Es previsible un aumento de la tasa de mortalidad materna de 21% en los Estados Unidos, que ya es el país industrializado con mayor número de muertes maternas”.
  • “Las personas en muchos estados no podrán acceder al aborto legal, por lo que seguirán practicándose abortos ilegales, con todos los riesgos que esto implica”.
  • “Los estudios que hemos hecho anticipan que muchas mujeres morirá porque se verán obligadas a dar a luz y no están preparadas o no desean hacerlo, aumentando también la carga sobre el estado con mayor número de niños dados en adopción”.
  • “También podemos anticipar muchos arrestos: tanto de mujeres como de otras personas que las ayuden o, incluso, de pacientes que se presenten en los hospitales tras tener un aborto ilegal”.
  • “Muchos médicos podrían verse obligados legalmente a denunciar a una paciente embarazada que hace algo que podría tener un impacto negativo en un embarazo”.
  • “Los estudios muestran que muchas familias se ven sumidas en la pobreza al dar a luz a niños que no desean y que a veces no tienen cómo mantener. Y esto afecta también a los hijos que ya tienen”.
  • “Será un problema también para las mujeres que tengan abortos espontáneos. Muchas se verán sometidas a investigaciones para probar que el aborto no fue provocado y si la encuentran culpable, podríamos ver escenarios en los que las condenen a 10 o 20 años de cárcel”.
  • “Muchas mujeres podrían también ser condenadas por utilizar medicamentos u otros métodos para facilitar el aborto”.

3. ¿Qué estados ya prohibieron el aborto, cuáles se prevé que lo harán y cuáles no?

Misuri y Texas han sido los primeros en restringir el aborto inmediatamente después de conocerse la decisión del Supremo.

Lo han hecho por medio de sendas leyes desencadenantes, también conocidas como de activación o “gatillo”, diseñadas para entrar en vigencia automáticamente o mediante una acción estatal rápida una vez eliminada la protección constitucional.

Hay otros 11 estados que tienen leyes de ese tipo preparados para limitar la interrupción del embarazo.

Mientras, 16 estados, entre ellos Nueva York, California y Washington, las autoridades han aprobado “trigger laws” para proteger el derecho al aborto.

Los límites al aborto que se impondrán también dependerán de los estados: mientras algunos permitirán algunas condicionantes (como los casos en que peligre la vida de la madre) en otros, como en Ohio, estará prohibido incluso si el embarazo es resultado de una violación.

carteles pro aborto en Washington

Getty Images

De acuerdo con el Instituto Guttmacher algunos estados como Alabama, Arizona y Arkansas, lo prohibirán desde el inicio del estado de gestación. Otros como Georgia, Idaho, Iowa y Kentucky lo harán a partir de las seis semanas de embarazo.

Aunque todavía no se han pronunciado oficialmente al respecto, el Instituto Guttmacher pronostica que los Congresos de Florida, Indiana, Montana y Nebraska también se sumarán a las prohibiciones.

4. ¿Entonces irán a la cárcel las mujeres? ¿Cómo se penalizará el aborto en los estados donde se prohíba?

Muchos estados han aprobado ya leyes que penalizan a los médicos y las clínicas que practiquen los abortos, con condenas que van desde la suspensión de las licencias para ejercer hasta la cárcel.

En estados como Texas, los médicos que practiquen un aborto podrían ser condenados a cadena perpetua.

Sin embargo, un hecho poco conocido es que, incluso con Roe vs. Wade, muchas mujeres han ido a la cárcel en Estados Unidos por la práctica de abortos.

De acuerdo con datos de la Universidad de Fordham, al menos 413fueron encarceladas entre 1973 y 2005 por este motivo.

Howard teme que a raíz de la actual decisión de la Corte Suprema el número se pueda incrementar.

“Hemos visto, incluso con Roe vs. Wade, mujeres acusadas de delitos contra sus propios embarazos por cosas como el autocontrol del aborto o dar positivo por drogas durante sus embarazos. Incluso por cosas como sobrevivir a un intento de suicidio mientras están embarazadas”, explica la experta.

“Entonces, si este es cosas suceden con Roe vs. Wade, que establece explícitamente que una persona embarazada tiene derechos, cuando eso desaparezca, creo que solo podemos esperar ver mucho más de esto”, señala.

5. ¿Cómo era hasta ahora? ¿En qué consistía Roe vs. Wade?

En 1969, una mujer soltera de 25 años, Norma McCorvey, bajo el seudónimo de “Jane Roe”, desafió las leyes del aborto en Texas, donde estaba prohibido, excepto en los casos en que la vida de la madre estuviera en peligro.

En 1973, su apelación llegó a la Corte Suprema, quien fallaría a favor de ella al interpretar que el derecho al aborto estaba protegido por la Constitución.

Afuera de Planned Parenthood Reproductive Health Services Center en St. Louis, Missouri

Getty Images

La decisión creó el sistema de “trimestre” que otorgaba a las mujeres estadounidenses el derecho absoluto a un aborto en los primeros tres meses del embarazo, permitía algunos tipos de regulación gubernamental en el segundo trimestre del embarazo y daba a los estados el derecho a restringir o prohibir los abortos en el último trimestre.

“Hay que decir que Roe vs. Wade se volvió con el tiempo un listón muy bajo: en las últimas décadas se ha ido restringiendo progresivamente el derecho al aborto en casi la mitad de EE.UU.”, señala Howard.

Desde la década de 1990, numerosos estados han estado implementando restricciones al derecho constitucional al aborto y en algunos como Texas ya era prácticamente imposible realizarse uno incluso antes de la decisión de la Corte Suprema.

En otros, como Misisipi, solo existía una clínica que facilitaba el aborto en funcionamiento para todo el estado.

En más de una veintena de estados existen requisitos, como que las mujeres jóvenes embarazadas involucren a sus padres o a un juez en su decisión de aborto. Otros han introducido períodos de espera entre el momento en que una mujer visita por primera vez una clínica de aborto y el procedimiento en sí.

“Como resultado, muchas mujeres ya tenían que viajar más lejos y pagar más y esto hace que las mujeres más pobres y las mujeres afroestadounidenses se vuelvan las más afectadas”, señala Howard.

Según el Instituto Guttmacher, una ONG que apoya el derecho al aborto, más de 4.000 mujeres cada año no pueden realizarse abortos en EE.UU. como resultados de las restricciones ya existentes.

6. ¿Puede el Congreso legalizar el aborto en EE.UU?

Por casi 50 años, la decisión de Roe vs. Wade marcó la práctica del aborto en Estados Unidos y no se consideró necesario convertirlo en una ley federal que aplicara para todo el país.

El Congreso de Estados Unidos podría aprobar una ley que garantice el derecho al aborto en el país y las autoridades de los estados tendrían que igualmente seguirlas independientemente de su orientación política.

Sin embargo, dado que se trata de un tema altamente politizado es improbable que una legislación al respecto sea aprobada por una mayoría en el Senado. Para ello se necesitarían al menos 60 votos y los demócratas cuentan actualmente con 50 (más el de la vicepresidenta Kamala Harris).

Howard, por su parte, ve un escenario más probable.

“Si en las próximas elecciones los republicanos ganan el Senado por una supermayoría, ciertamente podemos anticipar que se presente un proyecto de ley sobre la ´personalidad fetal´ a nivel federal (considerar el feto como persona humana). Y, si eso pasa, no hay límite para lo que eso podría significar, incluso para lugares donde sea legal el aborto, como California o Nueva York”, dice.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=R6tfdLm0XAI&feature=emb_logo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.