Tras denunciar fallas, renuncia a gabinete de seguridad; luego se arrepiente
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Tras denunciar fallas, renuncia alto mando de gabinete de seguridad de AMLO, y luego se arrepiente

En una carta dirigida al presidente López Obrador argumentaba que su decisión obedecía a diversas irregularidades como recortes y desorden administrativo que le impiden alcanzar los objetivos.
Cuartoscuro Archivo
21 de mayo, 2020
Comparte

David Pérez-Esparza, uno de los funcionarios de mayor jerarquía del Sistema Nacional de Seguridad Pública y responsable del manejo de las cifras de incidencia delictiva del país presentó ayer su renuncia al cargo en una carta dirigida al presidente Andrés Manuel López Obrador y al secretario de Seguridad, Alfonso Durazo.

El motivo de la renuncia, según confirmaron a Animal Político funcionarios federales y el propio Pérez-Esparza, obedece a desacuerdos con decisiones que se han tomado en las últimas semanas relacionadas con temas administrativos, operativos y presupuestales que complican alcanzar objetivos clave en temas de seguridad.

Lee: En plena pandemia los homicidios suben en 18 estados y suman más de 6 mil los asesinatos

Pero menos de 24 horas después, en un mensaje colocado en su cuenta de Twitter, Pérez-Esparza modificó su postura y dijo que “tras una intensa reflexión” había áreas de mejora en algunas unidades del Sistema Nacional de Seguridad, pero negó que hubiera presentado su renuncia.

En los hechos, Pérez Esparza sí presentó su renuncia al cargo de jefe del Centro Nacional de Información (CNI) del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), solo que la misma no ha sido aceptada.

En la carta de renuncia, confirmada por un alto funcionario que tiene copia de la misma, Esparza explica que bajo el argumento de fortalecer la “austeridad” se han tomado decisiones que no implican un manejo racional de los recursos, y que han generado una desorganización administrativa que complica el alcanzar objetivos claves.

“Sin embargo, mi ética me impide seguir simulando. Simple y sencillamente no existen las condiciones mínimas, tanto al interior de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), como en el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), para emprender el “Modelo Nacional de Policía y Justicia Cívica”, la reforma policial local -que pudo ser la más importante de la historia de México-, y para la que yo fui contratado”, señaló en la misiva.

Entre dichos objetivos se encuentra el desarrollo del denominado Modelo Nacional de Policía y Justicia Cívica, un programa ambicioso que busca un cambio estructural en las organizaciones de policía para mejorar sus condiciones económicas, laborales y de desarrollo.

Pero como Animal Político documentó en el reportaje Crimen y Violencia: La Guerra que no Acaba, hasta ahora no se le ha asignado presupuesto alguno a dicho modelo y se ha preferido invertir cada vez más dinero en la Guardia Nacional.

Los recortes presupuestales planteados en el CNI contemplan, según funcionarios consultados del área, un recorte del 25 por ciento del salario y la renuncia al aguinaldo. “No existe dinero ni para le jabón de manos” dijo uno de los  servidores públicos que ahí labora a este medio.

Además de las diferencias en temas de presupuesto y administrativas, Perez-Esparza también argumenta su inconformidad con la posición de altos servidores públicos que no han reconocido la violencia sistemática que padecen las mujeres en México. 

Cabe señalar que en los últimos días el propio presidente López Obrador ha señalado en diversas ocasiones que no existe un aumento de la violencia de género ni familiar en el país.

En la misiva, Pérez-Esparza también habría manifestado al primer mandatario que existe una desatención de la evidencia técnica en la toma de decisiones en el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Desde el CNI, entre otras cosas, Pérez-Esparza impulsó una auditoría profunda a las cifras de incidencia delictiva que mes a mes presentan los estados. Animal Político publicó que dicha auditoría encontró deficiencias graves en el manejo de la información, entre ellas la modificación intencional de registros para ocultar casos de extorsión

Pero los resultados de dicha auditoría no se han querido hacer públicos hasta ahora por la negativa de los propios estados.

Pérez-Esparza también fue responsable de proyectos clave impulsados este sexenio, entre ellos la puesta en marcha del Registro Nacional de Detenciones;  la sistematización de los datos de las llamadas de emergencia al 911 que, entre otras cosas, permite que hoy exista un reporte mensual sobre las llamadas mensuales relacionadas con violencia hacia la mujer; la modernización del Informe policial Homologado; la creación de la nueva base de datos de números telefónicos de extorsión, entre otros.

Y actualmente se encontraba desarrollando un diagnóstico para medir el impacto que ha tenido el programa Jóvenes Construyendo el Futuro en la disminución de los robos en diversas modalidades.

El aún titular del CNI es internacionalista, con subespecialidad en Prospectiva Estratégica, becado por, y egresado con mención honorífica del Tecnológico de Monterrey. Cuenta además con otros cuatro títulos de posgrado. Es Maestro en Ciencias de la Seguridad, con especialidad en Crimen Organizado, por The Jill Dando Institute de la University College London (UCL).

Desde su nombramiento presidencial, Perez-Esparza coordina un equipo de más de 4 mil funcionarios públicos desplegados en todo el país, incluyendo la federación, estados y municipios.

Esta es la carta íntegra del funcionario.

Lic Andrés M López Obrador
Dr Alfonso Durazo Montaño
Lic Leonel Cota Montaño

Presentes.-

Hoy, 20 de Mayo de 2020, he decidido finalmente presentar mi renuncia con carácter inmediata e irrevocable al cargo de Titular del Centro Nacional de Información (CNI) del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Agradezco muchísimo la confianza depositada en mí desde el pasado 1 de enero de 2019. Siendo honestos, esta experiencia de dieciséis intensos meses al frente del CNI ha sido lo mejor que profesionalmente he vivido.

Sin embargo, mi ética me impide seguir simulando. Simple y sencillamente no existen las condiciones mínimas, tanto al interior de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), como en el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), para emprender el “Modelo Nacional de Policía y Justicia Cívica”, la reforma policial local -que pudo ser la más importante de la historia de México-, y para la que yo fui contratado.

El escandaloso desorden administrativo provocado por las ocurrencias que confunden la austeridad con la irracionalidad, la negación de la violencia sistémica que viven las mujeres, y la evidente desatención a la evidencia científica y técnica, son tres razones más que, finalmente y contra mi voluntad, provocaron mi triste decisión de hoy.

De todo corazón espero que, en un futuro, muy a corto plazo, el Gobierno de México se rodee, escuche y atienda las sugerencias honestas de los cuadros técnicos comprometidos en el ámbito de seguridad, como se lo merece nuestro país.

Hasta entonces, les saludo y agradezco de nuevo infinitamente esta gran oportunidad, que hoy tristemente me veo obligado a concluir.

Que viva México.

Saludos,

Dr David Pérez Esparza (MPP MSS MER)

Ex Titular del Centro Nacional de Información (CNI) del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus: los países de América Latina cuyas economías tardarán más en recuperarse de la pandemia

América Latina será la región más golpeada del mundo, pero algunos países están más preparados que otros. Los analistas apuntan a los más endeudados como los que más tardarán en reponerse del golpe del virus.
13 de octubre, 2020
Comparte
Mujer esperando

EPA
No todos los países tendrán que esperar lo mismo para recuperar su nivel de PIB.

Todos los informes económicos que publican los organismos internacionales repiten la advertencia: América Latina será la región más golpeada por la pandemia de coronavirus.

Para la Comisión Económica de América Latina y el Caribe (Cepal) se trata de la mayor crisis económica en un siglo para la región.

Pese a que empieza a detectar señales positivas inesperadas, el Banco Mundial calculó que el Producto Interno Bruto del área caerá un 7,9% en 2020, un desplome sin precedentes en la historia reciente.

Pero Abhijit Surya, analista especializado en América Latina de la Unidad de Inteligencia Económica de “The Economist” advierte: “Hay países que se van recuperar muy rápidamente, como Chile o Uruguay, y otros que tienen muchos problemas que no lograrán superar hasta probablemente 2023 ó 2024″.

En realidad, determinar cuándo un país se ha recuperado de una crisis no es sencillo y los economistas tienen diferentes ideas sobre cuáles son los indicadores que hay que observar para ello.

Uno de los que más a menudo se utilizan es el Producto Interno Bruto, el valor total de los bienes y servicios producidos en un país en un periodo determinado.

Pese a las dudas que genera sobre el comportamiento de la economía el virus, para el que aún no hay disponible una vacuna efectiva, se espera que el PIB de la mayoría de los países latinoamericanos vuelva a crecer ya en 2021.

Pero el PIB regional no recuperará los niveles previos a la pandemia al menos hasta 2023.

En algunos países esa ardua senda hacia la recuperación de la riqueza perdida podría ser aún más larga.

Surya indica que “a los países que puedan mantener por más tiempo los estímulos a la economía les irá mejor en la fase de recuperación”.

Deuda fiscal en América Latina. (como % del PIB). .

Como sucedió en otros lugares, cuando el coronavirus golpeó a los países de la región, los gobiernos que pudieron permitírselo comenzaron a adoptar medidas para apoyar a la economía, desde las ayudas directas a las familias puestas en marcha en Brasil por el presidente Jair Bolsonaro, hasta los programas de compra de deuda pública adoptados por los bancos centrales de Chile y Colombia.

El objetivo era apoyar el crecimiento y la actividad en un momento en el que el virus los deprimía sin piedad.

Pero la persistencia de la pandemia obligará a los países a mantener este esfuerzo extra y nadie sabe por cuánto tiempo.

En palabras de Martín Rama, economista jefe para la región del Banco Mundial: “Cuando empezó la pandemia se aplicaron estímulos como si se tratara de un esprint; ahora vemos que va a ser más bien una maratón”.

¿Quiénes son los peor equipados para una carrera de fondo de estas características?

Los economistas lo tienen claro. A mayor endeudamiento, mayor riesgo. Cuanto mayor sea la deuda de un país, menor margen tendrá para seguir apoyando a sus empresas y ciudadanos.

Estos son los países con el pronóstico más oscuro en la América Latina pandémica.

Argentina

Con una de las cuarentenas más largas y estrictas de la región, la de argentina es una de las economías que más ha sufrido y el Banco Mundial estima que el país cerrará 2020 con un 12,3% menos en su PIB y casi el doble de pobres que a comienzos de año.

El gobierno de Alberto Fernández aplicó medidas de estímulo por valor del 3,5% del PIB, pero Argentina, agobiada por problemas de solvencia desde hace décadas no puede mantener ese esfuerzo indefinidamente.

Buenos Aires.

Reuters
La economía argentina sigue lastrada por su alto endeudamiento.

Surya señala que “en algún momento las van a tener que retirar porque no es sostenible fiscalmente”.

Fernández logró un respiro a comienzos de año cuando acordó con los acreedores una reestructuración de más de US$66.000 millones de la deuda vencida.

William Jackson, analista de la consultora británica Capital Economics le dijo a BBC Mundo que “el gobierno actuó rápido en la reestructuración de la deuda, pero en realidad lo que hizo fue aplazar un problema que va volver a plantearse a mediados de la década”.

Alberto Ramos, investigador para América Latina de la firma Goldman Sachs tampoco es optimista. “Argentina tiene mucha dificultad e incertidumbre, pese a la reestructuración, porque tiene un gran déficit fiscal que se está monetizando y esto está generando mucha presión cambiaria”.

Esta dinámica amenaza con agravar la espiral de la inflación, aumento de los precios, en la que la economía argentina lleva años atrapada, un lastre para el crecimiento.

A todo ello se suman los controles cambiarios y de precios que entorpecen la actividad económica y que, a juicio de los analistas, disuaden a potenciales inversores.

El Banco Mundial cree que el PIB de Argentina no recuperará su nivel anterior a la pandemia antes de 2023.

Ecuador

Ecuador también acordó recientemente una reestructuración de su deuda, que alcanza ya el 68,9% de su PIB. Un obstáculo demasiado grande para hacer el esfuerzo fiscal que requiere la situación actual.

Con un déficit fiscal que se ha disparado hasta el 8,9% este año, Ecuador se enfrenta al más difícil reto de aumentar sus ingresos fiscales sin ahogar aún más su ya golpeada economía.

“Podríamos ver un retorno a la austeridad cuando la economía aún está sufriendo”, indica Jackson.

Mujer en Ecuador.

Reuters
Ecuador ha sido muy afectado por el virus y su economía se resentirá.

Los analistas del Banco Mundial señalan que la economía ecuatoriana necesita “reformas estructurales”, pero cuando en octubre de 2019 el presidente Lenín Moreno intentó aumentar los impuestos al combustible para así incrementar los ingresos del Estado se encontró con masivas protestas que le obligaron a rectificar.

Ramos advierte que “el clima de tensión política se mantiene en el país y podría afectar al crecimiento”.

Ecuador es otro de los candidatos a no recuperar su PIB de 2019 al menos hasta 2023.

México

La recuperación será también probablemente mas lenta en México.

Al contrario que a Argentina o a Ecuador, su lastre no será la deuda.

El presidente Andrés Manuel López Obrador llegó al poder con la promesa de sanear las cuentas públicas y reducir el déficit público, y la pandemia no parece haberlo desviado de su objetivo.

“En circunstancias normales eso está bien, pero en este momento necesitas más gasto público”, dice Surya.

AMLO

Reuters
El presidente de México prioriza frenar el déficit y muchos economistas que creen que no es el momento de eso.

El gobierno mexicano ha sido uno de los más reacios a aplicar medidas de apoyo a la economía, lo que probablemente explique en parte que el PIB mexicano vaya a reducirse en torno a un 10% en 2020.

La caída del turismo, clave para México, también ha golpeado la economía, y lo peor es que los expertos coinciden en que ese será uno de los últimos sectores en recuperarse.

El descenso de los precios del petróleo tampoco ayuda a México, que, paradójicamente, podría estar también ante su gran oportunidad.

Los problemas en el transporte y el peligro potencial de restricciones aduaneras han llevado a “una tendencia global a acercar las cadenas de suministro a los mercados, y México está muy cerca del gran mercado que es Estados Unidos”, afirma Surta.

Pero, según señala Ramos, de Goldman Sachs, el gobierno de López Obrador, “no ha creado el ambiente más favorable a los negocios”.

Venezuela

Sin cifras oficiales desde hace años, el Banco Mundial no incluye a Venezuela en sus análisis, pero según apunta Jackson, de Capital Economics, en un contexto de precios del petróleo bajos “las cosas no harán sino empeorar en un país que ya era una tragedia antes de la pandemia”.

La Unidad de Inteligencia Económica de The Economist” cree que el país perderá este año cerca de un 30% de su PIB en 2020, con lo que desde que Nicolás Maduro llegó al poder acumulará una caída cercana al 70%.

El gobierno venezolano culpa a las sanciones de Estados Unidos de sus problemas económicos, mientras que la mayoría de observadores los achacan a la mala política económica del gobierno y a graves problemas estructurales de la economía venezolana.

Ningún informe pronostica cuándo el PIB de Venezuela dejará de caer y tampoco cuándo recuperará su nivel de 2019.

Según la ONU, un tercio de los venezolanos no recibe comida suficiente y millones de ellos han abandonado su país en los últimos años.


Datos positivos inesperados

Pese al sombrío panorama general, el último informe del Banco Mundial detectó algunos datos positivos inesperados para América Latina.

El comercio mundial está volviendo a niveles prepandemia, lo que favorece a los países de la regiónque dependen de las exportaciones de materias primas, cuyo precio en los mercados internacionales se ha mantenido, quizá favorecido por la recuperación vigorosa de la demanda de China.

También se ha mantenido el volumen de remesas. Pese a un pronunciado descenso inicial, los migrantes latinoamericanos siguen enviando dinero que ha ayudado a sostenerse a muchos en sus países de origen.

También han sido más “robustos” de lo esperado las medidas de estímulo aplicadas por gobiernos y bancos centrales.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Y36en98lbNw

https://www.youtube.com/watch?v=B_Gzc2Z7uQY&t=27s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.